[xyz_lbx_default_code]

Archiv para mayo, 2011

Estalla González Zarur contra uno de sus más reconocidos colaboradores, el director del HIT

.

Nadie puede brillar más que el amo, aunque este apueste por acciones retrógradas, tales como condenar el proyecto que pretende tocar puertas en el gobierno federal para quitar a Tlaxcala la carga presupuestal del HIT, que en 2010 superó los 111 mdp.

¿Cuáles son las causas que mueven al gobernador Mariano González Zarur, a empeñarse en mantener al Hospital Infantil de Tlaxcala (HIT) bajo la tutela del Órgano Público Descentralizado Salud de Tlaxcala, y bloquear los trámites para hacerlo un OPD, y por lo tanto, obtener su presupuesto de la Federación?

Ninguna dentro de la lógica.

Y al contrario, denigró los esfuerzos de uno de sus colaboradores más sobresalientes, incluso a nivel internacional, Daliel Romero López, a quien tocó la desgracia de ser medido con la vara de la ignorancia padecida por, “el coordinador de los esfuerzos de los tres poderes”.

No exageramos al decir que la estancia de Romero López, en el HIT dota a este nosocomio de un brillo particular. Que autoridades de países de Centro y Sudamérica, tendrían los ojos puestos en dar recursos y recibir conocimientos de este extraordinario hospital, el cual tampoco escapa de la mirada de naciones europeas en cuyas impresionantes agendas se encuentra el nombre de Daliel Romero López, uno de los investigadores mexicanos más exitosos en el campo de la medicina celular.

Pero para el amo, este especialista no es más que un sujeto a prueba, cuyo paso por la dirección del HIT obedece a recibir de él el beneplácito  del desmantelamiento de la institución, donde según el señor Manchis, al personal médico se le paga dos o tres veces arriba de lo que debe ganar.

Qué criterios utiliza González, para calcular las percepciones de cirujanos y especialistas que, lo mismo se desempeñan en el complejo mundo de los trasplantes, que dan vida y hasta alegría –el 30 de abril la fiesta a los niños fue inolvidable- a quienes por alguna causa depositaron en esta institución sus últimas esperanzas de vida.

Insisto, el gobernador de Tlaxcala aplica criterios contables en un ámbito que le demanda una sensibilidad extrema. Y creo que está difícil convencer a un tipo tan fuera de lo común, por condenar a que alguien brille más que él, del tremendo error  en el cual está inmerso.

Creo que la renuncia de Romero Pérez, va de la mano con la dignidad de un profesionista que abandonó temporalmente su entorno, para dedicarse a promover la imagen de Mariano González, a lado de su gran amiga y aliada, Blanca Águila Lima, alcaldesa de Zacatelco, lideresa moral de los trabajadores de la Secretaría de Salud y factor de estabilidad en el mismo OPD Salud de Tlaxcala.

Pero eso, al señor Manchis lo tiene sin cuidado, pues ya abrió la boca y ahora qué, ni modo de reconocer el craso error en el que incurre. Ni modo de no mutilarse una extremidad más que útil en el ambiente de la Salud, tanto en lo médico como en lo político. Y créame que los médicos son unos grillos…

Romero, se esmeró en un proyecto con el cual el HIT aspiraba a financiamiento federal, alcanzando el nivel de OPD. Lo puso a disposición del gobernador, del secretario de Salud y, estos, lo tendrían que enviar al Congreso para  ser aprobado y comenzar así la aventura ante instancias federales que culminaran con el gran objetivo.

Pero, ¿cómo?

Nadie puede brillar más que el gobernador. Nadie le va a decir al gobernador cómo ahorrar 111 millones de pesos –que fue el presupuesto de 2010- si se está enfrentando al mago de los números.

Así que en lugar de apostar a la amplitud de un OPD, el señor Manchis consideró factible hacer del HIT, “un centrito médico”.

Ojalá no haya estado pensando en el Hospital Central, propiedad de su manita y de su cuñao, el as de la cirugía provincial con la cual hace fortuna y del otro as, el que hace como que es secretario de Salud de Tlaxcala.

El gobernador y sus estilos de capataz, se toparon con muro. No es un esclavo aquel a quien desbordó su ira de mandamás, es un profesionista de altos vuelos, cuya ausencia –si es que así lo decide- significará la devaluación más notoria del manchi equipo, en un tiempo realmente corto.

¿Oiga, y el Puerto Seco?

Ignoro los motivos por los cuales el gobierno de González Zarur, no ha pedido cuentas de las decenas y decenas de hectáreas compradas por su antecesor, en la zona de Atlangatepec, donde se supone sería construido una enormidad de bodegas y otras instalaciones, que generarían miles de empleos.

El proyecto se llama Puerto Seco y la gran extensión, alrededor del aeropuerto de Atlangatepec, quedó en suspenso. Lo que sí le puedo decir es que tiene un nuevo dueño que se llama Gobierno del Estado de Tlaxcala.

A no ser que las hectáreas se hayan escriturado a un particular. No lo dudo eh… pero ni pensarlo, se imagina usted la que se armaría.

Pues, apelando a lo rasposo de nuestro señor Manchis, nos permitimos hacerle la más sentida petición para que se aplique a fondo –como también lo debe hacer su magic team, sí el del peloncito cachondo y el chaparrito picapleitos- para dar con la situación actual de la importante inversión que nos había de colocar como puerta de llegada al mercado más grande del país.

O el manchi equipo es de memoria corta, o no se quieren dar cuenta que tienen en sus manos un caso más, para no regarla como en los anteriores, y para demostrarnos que cobran por un trabajo, no nada más le llega su cheque por andar picándole la cresta al patrón.

Son más de ochenta hectáreas, en las que mucho tuvo que ver un tal Víctor Cánovas.

Andan desorientados

A la titular del Instituto Estatal del Deporte (IDET) le ha molestado la crítica de uno de los colaboradores de e-consulta. Pero de plano devino en una fiera, al sentir las ironías expresas de los múltiples lectores, en este, un sistema interactivo, de la mano con la tecnología de punta.

Hoy, intenta responsabilizar a este proyecto de ciertas opiniones vertidas por seguidores de su trayectoria entre lo deportivo y lo político, hecho que a nosotros nos lleva a recordarle que no es e-consulta quien así opina, sino es en este espacio donde sus seguidores –para bien o para mal- plasman sus ideas y hasta imágenes, subiditas de tono.

Mariano: el conflicto entre lo social del PRI y su formación de hacendado

.

Insiste en hacer del gobierno un patrón y a los productores verlos como acasillados y cuando muy a la fuerza se ha escuchado alguno de sus discursos, viene el remate, alardeando la promoción de inversiones para que cada quien se emplee…

La gira de trabajo del gobernador Mariano González, por Altzayanca, realizada ayer domingo, registró reiterados mensajes para conformar lo que tiende a ser un nuevo entramado electoral, bajo el nuevo estilo marianista, entre un egocentrismo muy marcado y, formas poco amables para formarse en las nuevas filas con la promesa de recibir apoyo.

Por ejemplo, ante productores del campo, González Zarur, ofreció –anteponiéndose a sí mismo- entregar sumas desde 500 pesos, 600 o hasta mil, “dependiendo como venga la producción”.

Es decir, cómo productor búscale como puedas, pero obtén cosechas abundantes, entonces veré –nótese el culto a sí mismo- si te doy 500 o mil, según lo estime con base en parámetros de humillación, pero con un elevado nivel de lealtad y, de sumisión, como parte de las tres eses, (sumarse, sumarse y sumirse) condición inalterable si se desea incorporarse a las divinas huestes del amo.

Oiga, un productor no deja su vida en el campo pensando en conmover al amo para que le dé sus 500 o sus mil si de plano lo ve tan dispuesto.

Una asignación arbitraria de estímulos claro que genera incertidumbre, pues depende del ánimo del tlatoani. Además, un productor requiere de liquidez en este momento, cuando el temporal le ha vuelto a poner una compleja agenda de lluvias.

Creo que los mecanismos que buscarían seducir a los productores para sumarlos y sumirlos adolecen de un lenguaje poco convincente, sustentado en el criterio de un hacendado quien, se obstina en dar a la autoridad un rol de patrón y a los productores, el consecuente papel de acasillados, sólo que ahora en lugar de completar la raya con pulque, aplica su decisión muy personal para ofrecer quinientos, seiscientos o mil pesos, dependiendo del grado de sumisión.

Estamos ante una visión retro de la política, resistente a ver como iguales, como ciudadanos que son, a los productores, a los ancianos, a los ancianos, a las mujeres…

De esta gira, considero memorable la siguiente frase, dicha a ciudadanos de Las Cuevas: “aquí estoy para que platiquemos y en algún momento enfrentemos juntos los problemas”.

“En algún momento…”, y por qué no, “siempre”, “invariablemente”, “con la constancia y la vocación del Estado”, bueno, esta última sonó muy retórica, pero si de ello está compuesta la propuesta tricolor.

“En algún momento”, habla de que no en todo momento se cuenta con la autoridad para encarar los problemas.

Si analizamos estas frases, sabremos que tras ellas hay marianismos (cuando Fox era Presidente, a sus locuacidades se les llamó foxismos) con objetivos difusos desde una perspectiva social, pero muy concretos desde el interés particular de quien los emite.

Tome nota por favor: “dependiendo como venga la producción”, “en algún momento enfrentemos juntos los problemas”, “para los campesinos que de veras trabajan”…

Me hace pensar en la esencia del albur que, siempre busca usar (sexualmente) al contrario y para ello recurre a los juegos más creativos de palabras.

Que el señor Manchis, utilice mensajes raspositos pues es muy su estilo, verdad pero, como “miembro bajo protesta” (pues no tiene papá político) del partido cuya máxima es la justicia social, me parece alevoso que tras los dardos ya citados líneas arriba, nos remate el discurso con aquello de alentar las inversiones públicas y privadas, para que cada quien se procure su propio trabajo.

Mariano padecerá la desconfianza social perenne por el conflicto que vive entre el compromiso con la gente, más que promovido en mesiánicas apariciones personales de Humberto Moreira, y la visión del hacendado, dibujando a un patrón con orejas de lobo estepario, en el mismísimo poder ejecutivo local, por cierto, visto a través de su cristal, como el coordinador de los esfuerzos de los otros poderes, sí señor así lo ha dicho.

En consecuencia, marianismos, serán las muchas ocurrencias convertidas en problemas, aprovechando el fuero de gobernador.

Por ejemplo, advertir a, “sus subordinados” que tienen una pata afuera del gobierno si es que no dan el ancho.

A ver, dispone de algún parámetro para decir tal o cual secretario (ok, subordinado) se va porque no ha demostrado capacidad en el encargo conferido.

Al día de hoy, tal amago no ha pasado de ser un marianismo.

Lo grave es que los marianismos también abundan en materia legal. Desafíos a otras autoridades, alardes de grandezas jurídicas, cuando no dispone de un equipo supremo.

La vacuna contra los marianismos es amarga.

Tiene que ver con poner los pies sobre la tierra. Con desaparecer la telaraña esa que te lleva a verte como un ente etéreo, como tejido a mano en hilo de oro, cuando la teoría política te obligaría a anteponer la inteligencia, el análisis, un real compromiso con la gente.

Para estos estilos, el silencio sería lo mejor.

Una pulcra imagen lograda con un máximo esfuerzo haría falta tras accionar el mute, en tanto una necesidad sagrada para sacar al buey de la barranca, que entre más se mueve, más se hunde.

Hay de negocios a… negocios; de la Sede del Senado a la Plaza del Bicentenario

.

En 2005, siendo el senador Mariano González, presidente de la Comisión de Administración del Senado, comenzó a urdirse la construcción del edificio más caro de la historia, la nueva sede de la Cámara Alta; ya entiendo la falta de arreglos con su antecesor, es cuestión de… dinero

Vaya cambio de percepción en los estilos de gastar mostrados por el contador Mariano González Zarur. En 2005, al ser presidente de la Comisión de Administración del Senado, tuvo en sus manos el proceso de adquisición del terreno ubicado en Reforma e Insurgentes, donde hoy se erige la sede de la Cámara Alta, en el edificio más caro de la historia.

No se trata de reclamos vistos a través de un cristal partidista o de grupo, sino de millones de pesos en juego, cientos o miles de plazas laborales utilizadas con criterios arbitrarios, que se justifican en acciones de extinción de todo lo que huela a su antecesor en el gobierno.

Hoy sabemos que el edificio, “inteligente” donde despachan los senadores costó al país tres mil 20 millones de pesos.

Somos una nación con marcados contrastes y con tremendos enemigos enfundados en piel de oveja. Nuestros vecinos de aquí arriba y otros de su calaña, inundaron con armas a la nación tras reventar como sapos con tanta droga, que les fascina, y hoy nos quieren ver como los malos de la película.

Total, los gringos están fritos con las adicciones y nosotros con su vecindad.

Por si aquello fuera poco, somos incapaces de sobreponernos a una actitud canibalesca, donde el pez grande devora al chico, donde los grandes negocios, los que permiten ganar fortunas a unos cuantos, habrán de ser costeados por la pobreza de muchos.

Desde 2005, en el escritorio del entonces senador presidente de la Comisión de Administración, para la nueva casa de los legisladores se manejaba un presupuesto de mil 699 millones de pesos.

Un informe del Senado atribuye al hoy mandatario local de Tlaxcala, una destacada participación en el Fideicomiso 1705, al cual llegó una erogación de 67 millones 449 mil pesos. Y tan sólo de subsidios federales, aquella cantidad inicial creció 409.56 millones de pesos.

El flujo de riqueza al hoyo sin fondo surgido en 2005 fue constante y, llevado con mano firme por años después había de convertirse en el gobernador de Tlaxcala en medio de la polémica que levantaron sus expresiones despreciativas a su origen político, incluso a su pertenencia ha grupo alguno.

¿Encuentra parecido?

A finales de 2009 y ante fuertes resistencias, el gobierno encabezado por el panista, Héctor Ortiz Ortiz, se hizo de un terreno de dos hectáreas y media, donde casi logra erigir un complejo de estilo mudéjar, casi copia al carbón de uno de los hoteles más famosos de México, en Las Hadas, Manzanillo, diseñado por Luis Ezquerra de la Colina.

Sin consulta previa respecto al diseño (todos tendríamos derecho a opinar sobre el estilo de la Plaza del Bicentenario), las obras iniciaron en diciembre de 2009. Tendrían que terminar antes de septiembre de 2010, para conmemorar precisamente el bicentenario.

Además de que no la concluyeron, los costos se elevaron la cuarta parte. Originalmente se habían presupuestado 300 millones de pesos. Se le han metido 400 mdp y le falta un resto.

¿Por qué la clausura?

Tan en la opacidad el edificio del Senado como la Plaza del Bicentenario, claro guardando proporciones.

Así que es lógica la rabieta del gobernador Mariano González, respecto a los negocios y diezmos tras la construcción referida.

Creo que el problema fueron las empresas constructoras, lentas como ellas solas –sabedoras que con los diezmos o dobles diezmos tenían pagado su derecho a construir mal y según sus propios tiempos- y como era de esperarse, los orticistas comenzaron a experimentar la desesperación, pues la obra estaba a medias y el tiempo se agotaba.

Así que les cayó como anillo al dedo hacer de aquella obra un pleito.

Y Mariano se dio cuenta del pésimo negocio que ha sido no pactar con su antecesor, pues a diferencia del negociazo con la sede del Senado, aquí en Tlaxcala el dinero de la Plaza lo disputaban muchos.

Por ahí del siete u ocho de junio la justicia federal definirá a quién le cabe la razón. Y créame (se lo decíamos ayer) la resolución legal no significa que sea justa.

Los motivos del encono

Quizás la diferencia entre Mariano y Ortiz, estriba en que el primero sólo ha ganado una elección, la de alcalde de Apizaco, allá por 1989. Su llegada al Senado y a la Cámara de Diputados, fue de manera plurinominal, claro, con la venia de aquellos a los que hoy desconoce, esgrimiendo ausencia de papá, mamá y papá político.

Y a la hora de trabarse en un pleito, el señor Manchis, invariablemente va a recurrir a sus padrinos.

Hoy, ante la descarnada disputa por manejar pesos y centavos de la Plaza del Bicentenario, Mr. Manchis, se encuentra más sólo de lo que se imagina. De sus colaboradores no haces uno y a sus jefes no se les ha pasado el mohín, tras la negación de a penas.

A su contraparte la reunión. Porque el orticismo andaba desbalagado tras la derrota de julio, peleado por cuestión de bonos y dividido, como lo dictan los cánones panistas tras haber sido noqueados en un cotejo.

Por la boca muere el pez. Esa es la premisa vigente en este sexenio.

Entonces por qué el silencio

A media semana, el gobernador de Tlaxcala participó en Puebla en una reunión de empresarios del ámbito digital, a la que acudió el presidente Felipe Calderón. Se oyeron las voces de todos. Bueno, no de todos porque faltó la del señor Manchis.

O no iba preparado, o no lo apuntaron en la lista. O será, que no lo tomaron en cuenta.

La verdad, yo esperaba que tan de arranques como lo es, Mariano tomaría el micrófono y movería al país con alguna de sus alocuciones bien planteada ante el Jefe de la nación. Pero no, se quedó calladito, como si su presencia fuera nada más para ocupar una silla junto al Presidente.

Qué pasa con su imagen

De lo más fresco que ha llegado, supimos de la desesperada búsqueda de estilos menos cansados para encarar en medios la gravísima crisis ocasionada por los actuales (i) responsables.

Ya se maneja algún nombre, con un perfil menos tricolor de la prehistoria, con el mínimo de apertura y eso sí, con un compromiso laboral y estratégico, tan difícil de lograr en el bodrio que actualmente despacha allá por la avenida Juárez.

Esa persona trabaja en el DF y conoce Tlaxcala, porque trabajó en el sexenio de Alfonso Sánchez Anaya.

El destino de la Plaza Bicentenario: la UAT pierde, la obra se estanca; la UAT gana y sienta un precedente

.

Sería en la primera semana de junio cuando la justicia federal otorgue o niegue el amparo a la UAT sobre la Plaza del Bicentenario; esto exhibió una de las partes más vulnerables del marianismo: sus colaboradores.

A finales de 2009, tras un accidentado proceso para hacerse de poco más de dos hectáreas y media de terreno en una de las zonas con mayor movimiento de la ciudad de Tlaxcala, inició la construcción de la Plaza del Bicentenario, pretendida obra icónica del orticismo cuya culminación no pudo darse pese a los más de trece meses de labor y, una inversión de más de 400 millones de pesos.

En marzo de este año, la administración de Mariano González Zarur, clausuró la obra.

Indignado por un súbito comodato por varios años a la Universidad Autónoma de Tlaxcala, González Zarur, aplicó medidas bajo una lógica congruente para responder el golpe bajo asestado por su antecesor, quien decidió arbitrariamente dejar la multimillonaria construcción en manos de la institución que cuenta como un activo más en el patrimonio administrado por los grupos políticos afines a él.

El problema de Mariano es haber pensado que contaba con el respaldo de profesionales del Derecho, quienes haciendo mancuerna con otros profesionales, de la construcción, iban a posibilitar a su gobierno tomar el timón de la obra y, por lo tanto, manejar los millones de pesos que aún faltan para su conclusión.

Los profesionistas del marianismo se dedicaron a alentar en su patrón una actitud beligerante, coronada con frases de la talla de: “no puede haber un estado dentro de otro estado”.

La apreciación del señor Manchis es correcta. Pero no asesorarse de los mejores abogados quizá sea su error.

Muy de traje y con sobradas actitudes puede verse en video, un recorrido encabezado por el secretario de la Función Pública, Hugo René Temoltzin y por el consejero jurídico Marco Antonio Díaz, entre otros.

Nadie puede negar que fueron detectadas aparentes fallas en la construcción. Columnas mal coladas, pisos fracturados y otro tipo de anormalidades.

Como chamacos que hallaron el mapa del tesoro, los funcionarios que le platico se dijeron a sí mismos; “no, pues de aquí a la inmortalidad”, y sabedores que sus opiniones pesan en el temperamento de su patrón no dudaron en ofrecerle múltiples cálculos de éxito, en lo legal y en lo técnico.

Yo creo que se excedieron en el culto a sí mismos. Comprometieron la imagen de un gobierno estatal que pudo haberse mostrado ecuánime ante el golpe bajo de Ortiz, comprometiéndolo al cumplimiento puntual de acuerdos a cambio de pactos de alto nivel.

Pero escogieron el camino difícil. “Te voy a demostrar que soy más capaz que tú”.

Y entraron en una espiral estúpida e improductiva.

A los ojos de la gente quedaron como un gobierno durísimo, castigador y sobre todo rudo.

Nada habría que conviniese más a los intereses orticistas que esta actitud cerrada pues, si el problema se circunscribía a la falta de un proyecto y a fallas técnicas, el desacuerdo devino en conflicto de carácter legal, en el que cualquiera de las partes puede aspirar a un triunfo en materia de derecho, lo cual no quiere decir que se trate de un triunfo justo.

Y las corvas de esos dos funcionarios y otra media docena, tiemblan sin control pues se acerca el plazo fatal.

Sería la primera semana de junio cuando la justicia federal falle a favor o en contra de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, respecto del comodato que abarca la construcción y administración de la Plaza del Bicentenario.

Escenario 1

La UAT pierde

El gobierno de Mariano González Zarur, demuestra que contra él nadie puede, ni siquiera la universidad pública, pero su incapacidad de gestión ocasiona que la obra quede por años en el estado que se encuentra, es decir a medias.

Entonces su deterioro será inevitable. Y será colocada una enorme lona, como al modo de narcomanta, con la leyenda: “Yo, el señor manchis, no tuve la culpa de que la obra quedara a medias, todo es culpa del gordito que me antecedió”.

Durante los restantes cinco años y medio la icónica obra quedará varada para aprendizaje de las actuales y nuevas generaciones respecto a cómo no se deben hacer las cosas.

Hay evidencias que respaldan este dicho pues no hace mucho, el rector Serafín Ortiz, propuso –con rotundo resultado negativo- hacer mancuerna con el gobierno del señor Manchis para intentar la gestión ante el gobierno federal. La respuesta la imaginará usted: “¡ni madres!”

Escenario 2

La UAT gana

Ya me imagino la que le espera al juez federal que se atreva a otorgar el amparo a favor de la UAT y su comodato. Primero que nada, será cesado por el señor Manchis. O por lo menos, habrá de recibir todas las ofensas que de la fina expresión de nuestro gober pueden salir más o menos en el tiempo que a sus especialistas en Derecho les llevó tomar la decisión para proponer el aplastamiento del proyecto cultural del pasado gobierno.

Con la pena, pero funcionarios de la Secoduvi tendrían que acatar las instrucciones tomadas en un sitio alterno al Palacio de Gobierno. Y los cientos de obreros concentrados en acabar con el proyecto recibirán su paga en una forma un poco extraña, porque a lo mejor su cheque llevará la firma del señor Manchis y la del rector de la UAT.

Como quieran, pero que acaben la obra

Según el gobernador Mariano González, nadie debe creer que su gobierno sea débil por el hecho de ser tolerante.

La debilidad de su gobierno no podría verse ni en las ganas que él en lo particular le imprime, ni en el violento carácter suyo, capaz de romper registros en número de regaños y saña de los mismos, a subordinados, jueces o lo que usted quiera.

El concepto de fortaleza que maneja el mandatario local, se desvanece con la mediocridad de algunos de sus colaboradores, quienes cayeron en la tentación de permitirse actitudes protagónicas, antes de demostrar capacidades de trabajo.

A lo más que pueden llegar es al berrido público que, aquí entre nos vale para dos cosas.

Esperemos el fallo del juez y veamos las posibilidades de que la gran obra llegue a su fin, o se deteriore durante los próximos cinco años y medio.

Primer distrito: Rolando vs Silvestre; segundo: Serafín vs Anabel o Lorena; tercero: Blanca vs Minerva

.

De antología el enfrentamiento entre panistas y priístas por ganar los distritos electorales federales, al grado que ya preparan a sus mejores prospectos y se disponen a invertir toda la lana que puedan.

Un adelanto de la tremenda disputa por los distritos electorales federales, nos permite ver a varios personajes, sobre todos de PRI y PAN –pues en el PRD campea la desorganización- dispuestos a dar la batalla con tal de dejar el anonimato.

En el primer distrito, con cabecera en Apizaco (son veinte municipios donde contrastan la mejor parte del campo tlaxcalteca y la mayor parte de empresas ubicadas en las tres ciudades industriales) dos personajes tienen rato de efectuar reuniones y calcular alcances.

Por el PAN, el actual secretario general, Rolando Romero López, ex delegado de la Sagarpa –de donde fue echado por decisión de la coordinadora nacional de delegaciones, la ex candidata panista al gobierno, Adriana Dávila Fernández- aprovecha su condición de oriundo de Apizaco.

Su  relación es todavía fresca, con comisariados ejidales y otros líderes campesinos dentro de la bandeja de amigos del ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz.

En los hechos, sería uno de los principales beneficiarios de la estructura campesina lograda por Antonio Velázquez Nava, el ex secretario de Fomento Agropecuario, auto exilado de Tlaxcala debido a su identificación con el grupo orticista y, por consecuencia en la mira del actual gobierno de Mariano González Zarur.

En la otra esquina

Seguramente el nombre del ex alcalde de Tlaxco, Silvestre Velázquez Guevara, actual diputado local, presidente de la Comisión de la Comisión de Puntos Constitucionales y Asuntos Jurídicos, es el que más resuena como la apuesta tricolor para contender por el primer distrito electoral.

El papel promotor de la candidatura de Mariano González Zarur, en el proceso electoral de 2010, dio a Silvestre, el derecho de picaporte a la oficina del patrón, de donde recibiría la instrucción de mantener activa la relación con comités municipales y seccionales, para encarar el reto en la elección de 2012: vencer al orticismo-calderonismo que, tiene en la mira a este distrito, donde habita buena parte de su estructura campesina.

El segundo distrito, muy interesante

Al parecer, será el rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, Serafín Ortiz Ortiz, quien contienda con los colores del PAN por el segundo distrito electoral federal, con cabecera en Tlaxcala de Xichotencatl y con catorce municipios del centro-sur de la entidad.

Al culminar su rectorado en Octubre, un eventual triunfo electoral del académico le posibilitaría un promisorio horizonte, primero al ocupar una curul en San Lázaro, como pasaporte para una vigorosa participación en la sucesión de gobernador, cuya actual gestión concluye en 2016.

Actual líder de los grupos que convergen en la Universidad Autónoma de Tlaxcala, Ortiz Ortiz, es la apuesta de los orticistas para recuperar los espacios perdidos en circunstancias donde mucho tuvo que ver la falta de voluntad del presidente Felipe Calderón, imponiendo a Adriana Dávila, a cualquier costo.

Y del otro lado

Pensar en Anabel Ávalos Zempoalteca, como abanderada una vez más en pos del segundo distrito –tras protagonizar un efímero liderazgo al frente de su partido, es regresar a un escenario donde a la priísta ya le tocó perder, cuando aquél escándalo de las bicicletas de la fundación Vamos México, encabezada por la controversial Marta Sahagún.

Pero le quedaría como anillo al dedo, luego de su maniatada gestión frente a la Secretaría de Gobierno, misma que según gente de palacio, la llevaría a ser factor de sacrificio, primero enviándola a dirigir su complejo partido y luego impulsando una eventual candidatura, a diputada federal por el segundo distrito.

Y es aquí donde añosas adversarias se encuentran, pues tanto suena el nombre de la secretaria de gobierno, como de la diputada local y ex alcaldesa, Lorena Cuéllar Cisneros.

Aunque la mira de la Cuéllar estaría puesta en la candidatura al Senado, no le caería nada mal ser tomada en cuenta como abanderada al segundo distrito, en vista de que los planes del ¿primer priísta de Tlaxcala?, consistirían en ponerle enfrente a su tío el ex senador Joaquín Cisneros Fernández.

Cuéllar, con el reto de una candidatura en estas condiciones es garantía de triunfo para su partido y, como prueba el antecedente de los buenos resultados a la alcaldía, cuando su partido era dirigido por la trágica chiautempense de apellido Munive Temoltzin (trágica porque fue en su gestión como lideresa del PRI cuando ese partido perdió cada distrito local y la mayoría de las alcaldías).

De pronóstico reservado el tercer distrito

Otras dos antiguas adversarias podrían verse nuevamente las caras en este distrito, con cabecera en Zacatelco; el más amplio y complejo –por contar con un mayor número de habitantes- y donde el PRD se desplomó, pese a haber surgido aquí, en Papalotla.

Esos dos personajes son la actual alcaldesa de Zacatelco, Blanca Águila Lima y la actual senadora panista, Minerva Hernández Ramos.

Blanca

Bajita la tenaza, pero la enfermera y gran amiga de Mariano González Zarur, creció en forma exponencial con el triufo electoral del señor Manchis.

En sus dominios se encuentra el Hospital Infantil de Tlaxcala, conservó el liderazgo en la sección XXVII del sindicato de la Secretaría de Salud y hoy más que nunca detenta poder al interior de dicho sector.

Ni qué decir de su hegemonía en Zacatelco, donde hasta se ha dado el lujo de desconocer el activismo en su favor de otrora adversarios, como el anterior alcalde de ese municipio, de quien existen pruebas de un importante apoyo “perredista” a la causa tricolor.

Pues Blanca Águila Lima, también tiene una factura por cobrar a Héctor Ortiz Ortiz, quien en los pasados comicios federales, gastó lo impensable por hacer diputada federal a Perla López Loyo (sí, la hoy priísta que pasea a sus bisnietos en la Plaza de la Constitución, ante la apretada agenda que tiene).

Aquella maniobra despertó una de las más enérgicas protestas de la entonces presidenta del CEN del PRI, Beatriz Paredes, a quien los excesos cometidos por Ortiz le parecieron atroces.

Del otro lado

Cuando Minerva Hernández decidió renunciar al PRD, antepuso un pragmatismo  que, de gran enemiga del Héctor Ortiz, se convirtió en una pasiva compañera de partido, aguardando mejores tiempos.

Quién no recuerda su dimisión a favor de Adriana Dávila Fernández y, su posterior ingreso a la bancada albiazul, pese al persuasivo izquierdismo en el cual pudo alcanzar importante nivel en la política.

Hoy se le considera la candidata natural del PAN  a diputada federal por el tercer distrito electoral federal.

Tiene capital propio y el apoyo de Ortiz. Tiene también el respaldo de Calderón y seguramente hará a la poderosa Blanca Águila, ver su suerte en la próxima elección del tres de julio de 2012.

Claro, se trata de un ejercicio de adelanto.

Pero ya ve… piensa mal y acertarás.

Dirigencias parciales y mucha miseria, afectan a los partidos rumbo a julio de 2012

.

El partido en el poder tiene las instituciones pero está bien pobre, con un líder que no gestiona ni para gasolina; el que acaba de salir, por lo menos tiene el bono sexenal que no pagó, pero , si el PRD fuese equipo de futbol, ya estaría descendiendo.

Aunque en Tlaxcala, el Partido Acción Nacional (PAN) conserva parte de la inercia calderonista-orticista –cuyo raro papel en torno a Adriana Dávila- lo llevó a asegurarse de ahogar la victoria cantada de la protegida del Presidente, cobra fuerza su tendencia cuesta abajo, tras asumir funciones la nueva dirigencia.

Sergio González Hernández, es un líder comprometido con la causa de Adriana. No oculta su parcialidad y padece los ataques que en su momento profirió en contra de Héctor Ortiz, bajo el esquema partidario de miras muy cortas y gusto por el conflicto. Hoy comprueba que sin el orticismo su partido es un zombi.

Y hace esfuerzos sobrehumanos por controlar sus declaraciones, pues sabe que el pez por la boca muere.

El remedo de secretario general panista, Rolando Romero López, no se cansa de verlo como una plataforma para encontrar chamba. Su antiadrianismo disfrazado de súbito culto a la ex candidata al gobierno de Tlaxcala lo dibuja de cuerpo completo.

Creyó que humillándose ante la mujer a la que despreciaba podía conservarse como delegado en Sagarpa, empleo que por cierto le consiguió la senadora Rosalía Peredo Aguilar. Suponía que era posible seguir con la compañera Leonor, su cónyuge, cobrando por partida doble en el gobierno federal.

Y aún con el antecedente, se oponía a dejar la oficina, de la cual tuvieron que sacarlo a emujones…

Estos dos, son los nuevos dirigentes panistas, signos inequívocos del hundimiento de ese partido en toda la República, como cíclicamente ha pasado.

Salvo las candidaturas a senadores, del ex gobernador Héctor Ortiz y la ex candidata al gobierno local, Adriana Dávila, para el PAN la elección de julio de 2012, está muy clara. Los aguardan tiempos de fracaso.

Porque, dígame quiénes le parecen de peso para aspirar a convertirse en diputados federales. ¿Adolfo Escobar, Caritina, Alejandro Aguilar?

Son tiempos de vacas flacas. Mejor que se pongan a trabajar, porque suelen dejar a medias su mediano papel desempeñado y luego hasta regresan a seguir despachando, como una burla al pueblo, cansado de la clase política vigente. Bastante mala, aquí entre nos…

En el PRI

Del resultado en el Estado de México, este tres de julio, veremos cómo le irá a ese partido en el 2012. El personaje clave se llama Enrique Peña Nieto. En torno de él, cientos ya están formados a lo largo y ancho del país.

Tlaxcala no es la excepción.

Tal vez el más cercano a Peña Nieto, sea el calpulalpense Noé Rodríguez Roldán, actual titular de la Coordinación de Planeación (Copladet), por cierto con las manos atadas por el misceláneo-gerente de Tlaxcala.

Digamos que entre los nombres relativamente nuevos, el de Noé, aguantaría el  claro enfrentamiento entre marianistas y beatricistas, tomando al PRI como campo de batalla.

Y de la apuesta marianista al senado, cobra fuerza el ex senador Joaquín Cisneros  Fernández, haciendo mancuerna con la seño Perla López Loyo (a quien le da por andar paseando a sus bisnietos en la Plaza de la Constitución), como para que la gente le exprese su profunda admiración por tan lindo gesto.

En el jaloneo entre marianistas y beatricistas, la fila de aspirantes a diputados federales es larga y con gente muy “valiosa”, como el eterno aspirante a otra cosa, a lo que sea, Fermín Sánchez Varela, el gavilán Ernesto García Sarmiento (cuyo liderazgo en el PRI está en el ocaso, para dar su lugar a la todavía secretaria de gobierno del señor Manchis).

No dudes que muy formado en esa fila se encuentra Pedro Pérez Lira, el superbrillante alcalde de las no obras en Tlaxcala, el de traje de bombero en la granizada, el de traje de polecía ente los gendarmes, el único alcalde huehue, en cuyo corazón se abriga la esperanza de llegar como candidato a la elección federal.

Por cierto, la candidata beatricista que hacía mancuerna con Noé Rodríguez, es Lorena Cuéllar Cisneros, a quien el señor Manchis ve como su sucesora y, por eso trata por todos los medios de aplastarla. Si ponerle enfrente a su tío Joaquín sirve de algo, ni siquiera lo duda.

La guerra entre parientes se pone intensa. Yo creo que es un uso perverso en el que una familia sale perdiendo, pero así es la política en la era del señor Manchis.

Y en el PRD…

Se llama Salvador Méndez Acametitla, y es tan insignificante como su obra en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuyos baluartes (jeje) Mariano Andalco y Narciso Xicohtencatl, dejaron la grilla para entrar de manera formal a la política con el señor Manchis.

Junto al portento de secretaria de Comunicaciones y Transportes (¿?) Gisela Santacruz –y su eterno administrador, Rafael Molina Jiménez- conforman al grupo pesado de lo que alguna vez detentó el poder en Tlaxcala.

¿Salvador Méndez, qué?

Pos ni a cuál irle

Unos por soberbios, otros por peleoneros y los menos favorecidos, por ser una nulidad, pero la política de partidos en Tlaxcala en este momento, se circunscribe:

1.- Al odio personal entre el gobernador en funciones y el ex gobernador. Uno, atizando fuego cada que puede con amenazas de meter al bote al primero que se deje, y el otro nomás moviendo la cabeza, con lo cual le gesta la próxima manifestación.

2.- A tres partidos políticos, con la necesidad de un patrocinador (hoy se le llama padre político) para poder comprender sus mismos documentos.

En otras palabras, con dinero baila el perro. Y aquí en Tlaxcala, no todos tienen dinero.

Unos, como los orticistas, conservan entre otras cosas el bono sexenal no pagado a colaboradores. Pues es una lana (como sesenta millones) para dar la batalla al partido en el gobierno, que está bien quebrado y con un líder incapaz de ir a pedir lana a instancias federales.

Así que la miseria en la que subsiste el partido de chavita (el señor Méndez Acametitla) es el factor de sacrificio en esta época  de las vacas flacas en la política.

Y súmale que son unas peleoneras…

Y Mariano saltó (como todos) de su butaca, cuando Javier Cortés, anotó el segundo gol

.

No se sabe si fue invitado del rector José Narro, o de su querida amiga, la gobernadora de Yucatán, Ivon Ortega… lo cierto es que nuestro manchis se nos está haciendo cada vez más fan de los cotejos deportivos de altura.

Pues a nuestro gobernador Mariano González Zarur, se la hincharon las venas ayer con sangre áurea-azul de puma y, asistió muy quitado de la pena a la final, al palco del rector de la UNAM, José Narro Robles.

Aunque no se sabe si fue invitado con antelación a tan envidiable lugar, lo cierto es la afición del libanés-apizaquense a cotejos deportivos de altura (recordemos su reciente viaje en jet al Superbowl 2011).

En dicho palco de CU se encontró (esa sí fue invitada) con su gran amiga Ivon Ortega, la gobernadora de Yucatán. Cómo no recordar los días meridianos que tan a gusto se pasó nuestro manchis, siendo ya gobernador electo, atendido en forma personal por la primera priísta de la Península (esa sí, con papá, mamá y padre político… no como otros…)

No es por andar fijándonos en pequeñeces, pero así de seguidores de la final en Twiter, de plano reprobaron la presencia de la Ortega en ese partido de futbol; “trae la sal”; “por asistir al estadio, perdieron  los Venados”, y tantos twits condenatorios que el gobierno de Yucatán, desapareció de su cuenta de Twiter, el enlace a su página oficial, donde se narra una especie de visita pendiente al rector Narro, tras la presencia de este en su estado, allá por abril de este año.

Ello fue mediante el comunicado de prensa 2974 de la coordinación de comunicación social de aquella entidad.

Muy de mezclilla y en magas de camisa, nuestro manchis hacía como que le emocionaban las acciones registradas en el estadio olímpico de CU. Y hasta brincó de su asiento (igual que todos) cuando Jimmy Cortés, anotó el gol de antología en la portería defendida por el capitán Federico Vilar.

¡Eso es vida!

Junto a una gran amiga y celebrando el triunfo puma (¿?)… Marcelo, el propio rector y otros gorrones que no desperdiciaron la oportunidad de tomarse la foto a semejante personaje, la pasaron de maravilla, aunque el gober de Tlaxcala ya no fue tomado en cuenta para subirse al pumbabús descapotado, cuya cinco vueltas programadas en la glorieta del Ángel, en Reforma, no fueron más que una, porque la gente se desbordó, más o menos 45 mil fans de los hoy campeones del futbol mexicano.

Enhorabuena a los Pumas y a nuestro manchis, pues también puma, verdad, por haber doblegado a la Monarquía, cuyo penal anulado por chiquimarco derramó en más de uno la bilis, pues la historia pudo haber sido muy diferente.

500 millones de pesos en juego

El conflicto entre Cemex y el gobierno de Tlaxcala se agudizó tras romperse una tregua acordada por ambas partes, consistente en la no ratificación del juicio de amparo iniciado por Rodolfo Zambrano, a petición del titular de la Secoduvi, Roberto Romano Montealegre.

Días después de la clausura de la Central de Abasto de Tlaxcala (CAT) dicho funcionario pactaría  con la constructora la reanudación de los trabajos, a cambio de pedir al grupo Orión (Cemex) suspendiese el juicio de amparo, cuyo contenido alude a fuertes penalidades si alguno de los contratantes incumplía con sus obligaciones.

Interesado en continuar con la CAT, grupo Orión acataría la indicación de Romano Montealegre, mas al pasar de las semanas se toparon con una desagradable respuesta de parte de quien comenzó a fungir como representante del gobierno de Tlaxcala, David Lima Arroyo, servidor público con la peculiaridad de haber realizado estos trabajos durante el gobierno de Héctor Ortiz y, también en la nueva administración, de Mariano González Zarur.

“¿Suspendiste el amparo?… por pen…”, respondería Lima Arroyo al enviado de Orión.

Así que la empresa de Rodolfo Zambrano, volvió a iniciar un juicio de amparo, tras el golpe bajo asestado por Tlaxcala.

Pero en esta nueva etapa del pleito, los representantes de Cemex, se toparon con detalles interesantes, al buscar nuevas formas de arreglo, ahora con Lima Arroyo.

“¿Hay manera de arreglarlo?”, plantearían.

Y para su sorpresa, la respuesta fue afirmativa.

Tendrían que solicitar y pagar por los servicios de una empresa dedicada a obtener dictámenes sobre desarrollo urbano, perteneciente a la particular María del Carmen Lucero Lima, quien resultaría ser la esposa de David.

A los ojos de cualquiera, esto constaría de los suficientes elementos para considerarse un chantaje.

Para Orión fue oro molido.

En el nuevo juicio de amparo promovido por Cemex, el gobierno de Tlaxcala se obliga a cubrir más de 500 millones de pesos, debido a la suspensión de la obra, pese al convenio suscrito entre Orión y el gobierno de este estado, en tanto institución y no, por quien lo encabece.

La obra no sería reanudada y las penalidades activadas corresponden a un errático comportamiento de la administración estatal, desinformada en sus altos mandos sobre el amañado contrato que, coloca en un desventajoso y vulnerable estatus legal al contratante fuera del pacto original.

Ahora, una de las pruebas de peso en poder de Orión, son los cincuenta mil pesos que pagaría en efectivo a la esposa de David Lima.

¿50 mil pesos contra los 500 millones al terminar la tregua legal entre Cemex y gobierno de Tlaxcala?

Otra corriente de información, de la propia Secoduvi, revela una agenda fatal en el corto plazo para, “enterar de la gravedad de la situación al gobernador Mariano González Zarur”, cuyo desconocimiento respecto al contenido del contrato sería una acción consentida por el secretario de Obras, solo para aplazar el seguro regaño y las consecuencias legales.

Lo peor, son los más de 500 millones de pesos que están en juego.

Orión sólo aguarda la decisión del juez.

El cambio, de Anabel Ávalos al PRI, en cualquier momento; ¿llega Flores Leal?

.

Con este enroque concluye una etapa gris de una política que no cupo en un gobierno con más vocación administrativa que política; leal a Mariano, pero formada por Beatriz y aconsejada por Antonio Álvarez Lima, la Ávalos dará rumbo y certidumbre al tricolor.

Existen elementos para sostener la proximidad del enroque de Anabel Ávalos Zempoalteca, a la dirigencia estatal del PRI.

El anuncio se haría en cualquier momento –pues la renuncia de la funcionaria ya está sobre el escritorio del gobernador Mariano González- como inicio de una fase de concordia en el tricolor, y el término de un complejo período casi de acoso, donde la permanente labor de tejer fino padece reiteradas irrupciones de un mandatario entre alocuciones desarticuladas, al condenatorio ente de senectos mas silente respecto a los diez primeros meses de un marianismo con pasividad ofensiva.

Don Manchis apostó por un gobierno sustentado en la administración y no en la política.

Mantiene activas las líneas proclives al desdén social debido a razones muy particulares:

1.- Apoya la teoría de engrosar las cuentas bancarias mediante una política de ahorro, consistente en el exterminio de la burocracia que laboró con su antecesor.

2.- Paraliza programas, como el de apoyo a los ancianos, argumentando (y comprobando) la existencia de listas amañadas.

3.- Opta por apagar los movimientos en su contra, amagando con reprimir manifestaciones a través de su extremidad violenta: la Procuraduría de Justicia.

Ávalos Zempoalteca, más política que administradora, sorteará al dejar la Segob, la etapa más incongruente e inactiva de su carrera, en la cual la misoginia de su patrón utilizó al género para mostrarse progresista, mas nunca le permitió tomar una decisión sin someterla a su endiosado veredicto, desfasado, ignorante y víctima del culto a sí mismo.

La baraja como inminente lideresa de su partido, consta de más cartas que las jugadas por el beatricista, Ernesto García Sarmiento, quien hasta hoy ha calentado el sillón de presidente, prolongando el desencuentro entre el sedicente gobernador sin partido (sin papá, mamá, ni padre político) y su enemiga generacional, quien desde su mismo nacimiento a la política en 1974, le ha significado el obstáculo infranqueable y, aun peor, la ayuda ocasional que no ha podido despreciar, aunque después berree y golpee el pesebre.

Anabel, leal como nadie al atropellado marianismo, pero con vocación beatricista y hasta formada ideológicamente por José Antonio Álvarez Lima, culminará por tanto, una etapa bien gris en la apuesta a los destellos de genialidad retro de su jefe el gobernador, a quien apenas el sábado anterior, la dirigencia nacional de su partido lo llamó a apaciguar conflictos existenciales bajo las premisas de un PRI de avanzada, pero congruente con sus orígenes revolucionarios.

Sin duda dará certidumbre a un partido local urgido de rumbo y confrontado con el primero priísta del estado.

Quién llega a la Segob

Es muy probable que Mariano tenga la mira puesta en un operador nato, con docenas y docenas de relaciones, pero con una imagen mal vista por numerosos sectores.

Rubén Flores Leal, haría el enésimo protagónico desde el líder priísta que fue, cuando Álvarez Lima llega sin oposición al gobierno, hasta su renuncia a ese partido, el raro apoyo a Maricarmen Ramírez, pero en formado en las filas de Héctor Ortiz, con quien cobraba como coordinador de asesores, y ahora, con un marianismo extremo, pese al amago de perder la patente de notario.

¿Acaso es la adustez de Flores Leal, lo que se sobrepondría al rasposo estilo marianista, al cual estorbó la decencia de Anabel?

Aparentemente al señor Manchis lo aburre el pánico que provoca y que por lo menos en tres ocasiones siendo ya gobernador, barrió con todo su gabinete, sobajándolo, humillándolo, al encontrarlo como la orquesta desafinada, cuyos trompetistas y violinistas han sido incapaces de leer la partitura, que cambia según se alumbre y también como se encuentre de ánimo el sostenedor de la batuta, el de los oídos tapados y la arritmia genética.

Prolongar el conflicto

Tras solicitar cita con el gobernador, el rector de la UAT, Serafín Ortiz Ortiz, sostendría con Anabel Ávalos, un encuentro con miras a alivianar la carga respecto al comodato de la Plaza del Bicentenario.

La UAT requeriría el concurso del Ejecutivo local, para proseguir con la gestión de importantes partidas federales, para seguir la edificación de la disputada obra.

La secretaria de gobierno tomó nota y lo consultó con su patrón, quien además de negarse a coordinación alguna con el académico, no tendría las mejores expresiones para la intentona de superar la discrepancia respecto a la multimillonaria obra.

Pero hay de obras a obras

La constructora, hija de Roberto Romano Montealegre, secretario de Obras, Desarrollo Urbano y Vivienda (Secoduvi) efectúa el remozamiento de la casa de gobierno, de Tizatlán.

Hay que cambiar; hay que gastar lana con tal de extinguir olores, recuerdos o detalles relacionados con el antecesor.

Y consciente de ello, la potentada presentó presupuestos escandalosos. Y en la obra, gente de Finanzas le solicitó prudencia, pues en plena administración de la caja de cristal y el resarcimiento del tejido social, sería incongruente tirar el dinero de semejante forma.

Y la respuesta de la seño no tardó: “oye pen… esta es la secretaría de mi papá y a mí me vas a dar lo que te estoy ordenando”…

Lo demás no lo publicamos porque se me hace de mal gusto el reunir tantas majaderías, sobre todo de una profesionista con ventajas, digamos propias del manchismo.

Dan obra de Tecnológico de Tlaxco a compadre de funcionario y no a constructoras acreedoras

.

Nomás se oían los regaños en la Oficialía Mayor, por el cinismo de un funcionario para seguir con un proceso amañado, que se otorgó a una de las constructoras más caras, pero eso sí, perteneciente a un compadre… ¿Y con quienes hay compromiso?… ¡ que se aguanten!

Hace poquito, en la Oficialía Mayor de Gobierno, se analizaban ciertos detalles de una obra educativa, convocada a través del Instituto Tlaxcalteca de la Infraestructura Física Educativa (Itife), a  cuyo titular, Homero Barocio Suárez, lo tienen bajo la lupa desde ese día.

Veintisiete constructoras concursaron.

Se trataba de importantes obras de ampliación en el Instituto Tecnológico de Tlaxco.

Nada más que al Oficial Mayor no le cuadraría, primero que, mister Barocio, hubiese palomeado a una de las empresas con el presupuesto más alto y, segundo, que el mismo representante legal plasmase su firma en dos constructoras distintas.

Se supone que el tono del jefe de dicha oficina se elevaba; pero eso al señor Homero no lo afectaba, porque es de esas personas que le echan concha a sus errores, sobre todo si estos les generan la añorada ganancia cortoplacista, muestra del hambre atroz de varios personajes incrustados en la actual administración.

De los ojos del Oficial Mayor saldrían chispas, al rastrear que la constructora beneficiada, algo así como “Asesoría en Construcción”, pertenece al compadrito del servidor público que se la adjudicó.

No daba crédito al cinismo de Barocio pues dicha constructora era la número veinte, de las mencionadas veintisiete, con el presupuesto más elevado, pero de todas formas había sido palomeada.

Entonces uno reflexiona, verdad y se reconforta pensando que el Oficial Mayor exigía honestidad en plena época del manchismo; aunque esa dicha no dure tanto, verdad, porque luego nos enteramos de las verdaderas causas de la tremenda regañada al titular del Itife.

Sí, porque tenía que otorgar la obra, pero a alguna de las empresas poblanas que meterían centavos a la campaña (que digo centavos… millones de pesos). Dos para ser precisos, con un hilo conductor a un nombre bien conocido por usted y por su servilleta: Mario Marín (a) el precioso, uno de los principales patrocinadores de la manchicampaña (no me haga mucho caso, pero se supone que esas constructoras se dedican a lavar lana).

¿Ya ve?

¿Y la caja de cristal?

¿Y por qué el tal mister Barocio se pasó por el arco del triunfo las instrucciones del amo, y se animaría a palomear a una firma amiga, en un proceso tan, pero tan puerco que ya hiede como si fuese un perro atropellado hace ocho días en el camellón de la avenida Tlaxcala?

Desde ese día, los pasos, las conversaciones, reuniones y demás acciones  relacionadas con un foco rojo que pudiera resultar en corrupción (¿apoco?), son seguidos por el aparato de inteligencia del gobierno, pues se sospecha que, dados los antecedentes de tremendas uñas en el sexenio de Alfonso Sánchez Anaya, el funcionario este que le platico, quiera seguirse haciendo gracioso, anteponiendo la conchota esa , tan necesaria para no ser afectado así fuera por una maltratada del amo… con todo y zapes.

Por lo pronto, dirijamos la mirada a las próximas obras de ampliación en el Instituto Tecnológico de Tlaxco, no vaya a ser que además de meter gol con el proceso amañado en cuestión, también utilicen materiales de quinta, escuadras descompuestas y plomos chuecos.

Ahorrar centavos y perder pesos

Según el Estatus de Evaluaciones de Control de Confianza a Altos Mandos, de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), a estas alturas, o sea a cuatro meses de gestión, el gobierno del estado de Tlaxcala no ha proporcionado información relativa a subsecretarios de Seguridad Pública y jefe de la Policía Preventiva.

Junto a Yucatán, somos de los pocos estados que se dan el lujo de mantener vacantes puestos estratégicos en materia de Seguridad.

El programa de ahorro de centavos, descuidando pesos, es decir, acabar con plazas estratégicas, sin mirar más allá de sus propias limitantes, llevó al gobierno tlaxcalteca a prescindir de tres elementos fundamentales en la lucha contra el crimen.

Lo peor es que hay evidencia de una crisis en seguridad, con todo y levantones, asesinatos, robos (hasta en la misma casa del gobernador), ante un incompleto organigrama detectado y exhibido por la SSP del gobierno federal.

Tomasito Munive, reprobado en ortografía

Con la pomposa y delicada rúbrica del Secretario de Educación Pública de Tlaxcala, apareció ayer miércoles en el periódico de mayor circulación un desplegado así de grande… tanto como el esmero de los profes encargados de su publicación.

Y con el mismo tamaño de letras aparece dos veces la palabra “SUPERVISIÓN” , la primera escrita como la puede usted leer  al principio de este párrafo, y la segunda: “SUPERVICION”, muy al estilo de de la indefinición (¿?) de Tomasito Munive, el mismo que garantiza las condiciones idóneas para la Prueba Enlace.

Dycho zea con rrezpeto al zecretarryo, ora zi ze bieron muy sorras (jejeje).

Sáquese, sáquese, inche Ortiz

El gobernador Mariano González Zarur, sugirió al ex mandatario Héctor Ortiz, que se vaya de Tlaxcala si es que no va a portar decente a la hora de hacer política.

En otras palabras: sáquese de aquí o lo  agarro a escobazos.

Sí, porque en otra intervención, el gobernador dijo que Lichita Fragoso, la procuradora, ya tiene instrucciones para meter al bote a quien se quiera pasar de listo.

Lo que no entiendo muy bien es por qué no se ha reafirmado la denuncia contra la directora del zoológico, Paty Vilchis, en contra de quien hay elementos graves.

Ojalá no se trate nada más de palabras estruendosas y sin resultados.

Ortiz, aprovecha el papel suicida de Mariano; todos pagamos los platos rotos

.

A diez meses de detentar el poder (seis antes de rendiré protesta y cuatro ya todo un mandamás) Mariano González, actúa como un suicida. Niega a su partido, ofende, descalifica y en el peor de los casos, golpea. Las facturas comenzaron a llegarle de montón…

Un tema es el profundo placer sentido por el ex gobernador Héctor Ortiz, viendo a cientos de senectos hechos unos energúmenos frente al Palacio de Gobierno, y otro, la dolosa parálisis de la administración encabezada por Mariano González Zarur.

Hoy, la aún secretaria de Gobierno, Anabel Ávalos Zempoalteca, condena la manipulación de viejecitos para ponerlos en contra de González, pero no ha justificado los seis meses echados al caño, luego que su jefe ganó la elección, más los cuatro meses ya con el timón en la mano, caracterizados por una pasividad vergonzante.

Son varios los momentos y las circunstancias de esta tremenda crisis:

1.- Como se recordará, Héctor Ortiz, entregaba en propia mano los mil 400 pesos a cada uno de los ancianos apuntados en su mañosa lista. Que esta daba chance dobletear a unos y, tripletear a otros, pues resultaron excelentes promotores de una causa política haciendo a un lado su edad.

De esa forma mantuvo vivo el vínculo con un sector social, tan efectivo como la red de mujeres, tan leal como la burocracia a su servicio y lo mejor para sus intereses: realmente barato, pues sus ingresos los completaba haciendo, y cacareándolo, descuentos a los sueldos de los servidores públicos.

2.-  Otro sector aprovechado desde el ámbito electoral fue el campesino. Tractores, implementos, fertilizante, invernaderos (la mayoría quedó a medias) y hasta computadoras, fueron entregados a ejidatarios y pequeños propietarios, en tanto una inversión más, para aprovecharla al momento de ir a las urnas.

3.- La maquinaria orticista fue capaz de mantenerse lubricada y presta a entrar en acción, pero enfrentó una serie de imponderables. Primero, el presidente Calderón se empeñó en hacer candidata a Adriana Dávila, ocasionando el primer desencanto, sobre todo de los operadores. Luego, ya próxima la elección, vino la advertencia de Beatriz Paredes –entonces lideresa nacional priísta- para no impedir el triunfo de Mariano González.

Entonces muchos de aquellos operadores desencantados trabajaron para el triunfo marianista. Es decir, primero por la decisión presidencial de apuntalar a Dávila, y luego por la intervención de Beatriz, el orticismo colapsó.

4.- Mariano ganó la elección. Pero no estaba preparado para ello. Se sabía David frente a una elección de Estado, maquinada por Goliat. Para su sorpresa las cifras lo favorecieron. Entró en conflicto. El triunfo se lo debía a la mujer que más repulsión le despierta: Beatriz.

En consecuencia, comenzó a comportarse como un suicida. Abrió mil frentes, se declaró huérfano de partido y, atribuyó la falta de éxito de su gobierno a la herencia administrativa de Héctor Ortiz. Si algo andaba mal, la culpa era de quien lo antecedió.

Sólo que sus mensajes fueron tan predecibles como de exterminio al orticismo. Y logró remontar el colapso en el que esta corriente política se hallaba. Mejor dicho, unió en su contra a orticistas, adrianistas, panistas, universitarios, ex servidores públicos y ex operadores políticos.

5.- Ortiz tomaba nota de cada acción. A más de uno le comentó que no era necesario trazar ataques contra su sucesor, pues su propia actitud autodestructiva le estallaría tarde o temprano. A cuatro meses del nuevo gobierno, el propio Ortiz fue incapaz de contener a sus enardecidos incondicionales. Y hubo de ceder a maniobras como la de ayer martes, en la que los ancianos, perfectamente coordinados, movilizados y arengados, se mezclaron con campesinos y, acabaron con la habitual paz del centro histórico de Tlaxcala.

De lo que puede concluirse

Uno por perverso y el otro por… inmaduro, pero vivimos una crisis que nos avergüenza ante todos los estados que, cierto con mil problemas pero los van superando.

Aquí, la disputa por senadurías y diputaciones federales, pudo costar la vida de servidores públicos, en cuya eventualidad, Ortiz habría dicho: “fueron los viejitos, yo no se nada”; y Mariano habría respondido: “fueron los condenados orticistas, manipulando ancianos”.

Pero el gobernador es Mariano González Zarur. Y la responsabilidad por su inacción en estos diez meses desde su triunfo sólo recae en él.

Y el primer saldo negativo lo verá en la elección federal, en 2012.

Por más ofensas y vociferaciones huecas, González debe entender que es el gobernador de todos los tlaxcaltecas. Su comportamiento dibuja a un político sectario, incluso en contra del mismo partido que lo llevó al poder y eso no funciona.

El Ejecutivo tlaxcalteca debe aceptar que su mediocre papel suicida demostrado hasta hoy, comenzó a cobrar facturas. Ahora, muchos lo saben vulnerable y no van a detenerse hasta doblarlo.

Mal hace el libanés-apizaquense en agazaparse y no pensar que tan errático como ha actuado, puede hacerse realidad un movimiento social tan robusto que deba dejar el poder.

Ortiz ya le mostró el músculo. Otros no tardan en hacerlo.

Si persiste en su actitud lépera y autodestructiva, el fracaso lo aguarda. De ello estamos seguros.