[xyz_lbx_default_code]

Archiv para 16 febrero, 2011

La Central de Abasto… todos pierden, pero más los comerciantes!

.

Ni siquiera alcanzaba el nivel de central de abasto… sería un mercado de medio mayoreo, pero se persuadió a comerciantes para comprar las bodegas destinadas a ventas mediocres; pero el mal estuvo en el súbito cambio de terreno… ahí está el negocio!

El ex secretario de Desarrollo Económico, Jesús Luévano Escalona, reapareció tras la clausura de la Central de Abasto de Tlaxcala, para advertir al gobernador Mariano González Zarur, que se las va a ver con Rodolfo Zambrano…

Es una declaración desafiante que, si bien aborda desesperada el tema del miedo de potenciales inversionistas para traer su lana a una entidad rijosa, pasa por alto el descontón propinado por Mariano, a él y a su mánager, Héctor Ortiz, pues no hay peor castigo que regresar los diezmos, o los dobles diezmos, como era costumbre este tráfico en la construcción del sexenio ido.

Lo infernal en este asunto es el papelito de David Lima Arroyo, quien comió del régimen anterior y hoy se ha prestado a patear el pesebre del que por años se alimentó.

1.- Nadie quisiera estar en los zapatos de ese sujeto chiva, quien se hizo de un enemigo de cuidado en la persona de Luévano. Esto no se va a quedar así, seguramente dice a su interior el célebre diablo, al ver el doble juego de Lima Arroyo, de quien dicen sus íntimos, se le ha ido el sueño y el hambre y, sabe que en cualquier momento algo le puede ocurrir…

2.- Ese sujeto debería darse cuenta que Mariano lo utiliza como detonante de la guerra contra su antecesor, pero aprovechando que se trata de un ex empleado del régimen pasado. En otras palabras, este tipo es la parte más delgada del hilo, que ha de reventar por la presión de ambos enemigos, a quienes hace falta alguien para descargar toda su ira.

3.- Es el típico caso del traidor a su causa original. Y como Mariano actúa bajo la premisa de, el que traiciona una vez… traiciona siempre, ya le debe haber fabricado su ruta al bajo mundo, donde pertenece esta clase de bichos.

Estamos ante la monstruosa complicación originada por una burocracia sosa, capaz de hundir cualquier proyecto al son de, “tómalo con calma”…

Si esta obra hubiese cumplido con los tiempos planteados por el constructor secretario de Desarrollo Económico, estaríamos hablando de un negocio consumado, de comerciantes afectados por el engaño respecto al potencial de ventas a Puebla-Veracruz-Hidalgo-Tlaxcala-DF, pues según estudios del Gobierno Federal, la zona se encuentra demasiado cerca de poderosos mercados con decenios de existencia y clientela cautiva.

Es decir, esta obra fue indebidamente llamada central de abasto, cuando su nivel si acaso daba para un mercado semi mayorista.

Así que el problema va más allá de lo que mister Zambrano y su próspera Cemex, van a reprochar a Tlaxcala, pues hay un tercer involucrado: el comercializador que ya logró vender más de la mitad de las bodegas, según información actualizada de la particular central de abasto.

Creo que no había más que detener la obra, corregir los deliberados errores en contra de los confiados bodegueros, hablar con la verdad respecto al escaso mercado debido a la cercanía de verdaderos gigantes, como las centrales del DF y Puebla, y como siempre, ofrecer una disculpa a quienes iban a caer redonditos en un negocio que, por la lentitud de constructores y burócratas, devino en el fracaso que todos conocemos.