[xyz_lbx_default_code]

Archiv para enero, 2011

Con Mariano, la nueva generación de priístas se formó para aprender de los viejos

.

Del gabinete, sólo Anabel Ávalos, cuenta con un sólido expediente. Uno de los primeros aciertos de Mariano: convocar a ex gobernadores, a conformar un espléndido Old Team…

Entre la condena al nepotismo y la garantía de combatir la corrupción en su gobierno, Mariano González Zarur, comenzó la laberintosa senda como gobernador de Tlaxcala.

Como una especie de maniobra auto regulatoria, convocó a ex gobernadores a conformar un grupo experto.

Es un acierto aunque parcial al dejar fuera a su antecesor, Héctor Ortiz Ortiz. No se trataba de escucharlo al pie de la letra, sino de un mensaje solidario e incluyente, por cierto a un compañero de generación con la salud deteriorada, según lo revelaron gentes de su confianza.

Pero volvamos al grupo de ex mandatarios.

Qué valioso será contar en el sabio consejo de José Antonio Álvarez Lima, en materia de inteligencia; de Alfonso Sánchez Anaya, en el tema de la pluralidad; de Tulio Hernández Gómez, en el terreno social y, de Beatriz Paredes Rangel, en todos los ámbitos de la política.

Luego de reiterados intentos por arribar al poder, Mariano conoce su lado flaco y, seguramente por sugerencia de algún colaborador de buena fe, convocó a dichos personajes. De ellos contará con una sabia opinión, en respuesta a la atención de tomarlos en cuenta, como no lo habría hecho un personaje hundido en el culto a sí mismo.

Ojalá estos viejos, en el oficio de gobernar, no sean aquél retorno del PRI de antes, como González lo anunció en una de sus primeras declaraciones con carácter de desplante a su entonces adversaria panista, a la que acabó por vencer en la urna.

Ahora, veamos esta contradicción. Pese al anuncio aquél, del retorno del viejo tricolor, la mayor parte de los integrantes de su gabinete pertenece a una nueva generación.

Anabel Ávalos Zempoalteca, la secretaria de Gobierno, es el más claro ejemplo de la necesaria actualización de Mariano.

Eliminar cartuchos quemados, nombres incluso molestos y riesgosos de la lista de sus colaboradores, ha sido otro éxito del mandatario, quien para conseguir dicha acción recurrió al viejo truco del tapadismo, hasta la noche del catorce de enero, o sea horas antes de rendir protesta como gobernador.

En la integración del gabinete hay pago de facturas. Conforme avancen los días se verán a qué intereses responden y sobre todo se comprobará qué tan eficientes son los nuevos funcionarios.

Sobre la transparencia, hay que esperar que del discurso se ven hechos concretos, porque es muy fácil decir y muy difícil cumplir las promesas.

Para qué esperar, aquí los nombres, los nombres… los nombres!

.

Por ejemplo, el nombre de Emilio Sánchez Santiago, se tendría como referencia del sanchezpiedrismo, nada más… Carlitos Rojas, en su papel de renovado Cánovas (qué horror) y Noé Rodríguez, dando charolazo como enviado de Peña Nieto, a la Sefoa!

Por fin, hoy en el transcurso de la tarde noche, en céntrico hotel será develado el nuevo gabinete que, ha de conformar al séquito del gobernador Mariano González Zarur, en el acto protocolario en el Congreso, donde proteste como tal.

Cuánto misterio, verdad… como si conocer con antelación los nombres de los nuevos responsables de la conducción del estado fuese una especie de paquete custodiado por la KGB para impedir conflictos globales y hasta el agrandamiento del agujero en la capa de ozono.

Es obvio que el mandatario a partir de mañana sábado 15 de enero de 2011, tiene que responder a compromisos pactados con grupos en su campaña, habrá de cobijar a incondicionales para un camino menos pedregoso y, aceptar a uno que otro recomendado lo mismo del orticismo que del beatricismo y ni tantito lo dudes, de la seño Adriana, hoy muy de traje sastre (espero) en chicho escritorio de la SHyCP.

El propio marianismo ha dejado correr ciertos nombres para los puestos clave. De acuerdo con el número de menciones la lista va de las de aquí:

Ubaldo Velasco Hernández, a la Secretaría de Gobierno. (puesto al que con insistencia se menciona también a Federico Barbosa Gutiérrez y al mismísimo Rubén Flores Leal).

Anabel Ávalos Zempoalteca, a Copladet. Ahí no fallamos al decir a ustedes que la Ávalos funge como secretaria del gobernador electo, y por tanto, se le veía en la secretaría particular del mandatario ya en funciones.

Carlitos Rojas (espero que acuda bañado y afeitado) recibirá su premio de consolación (no sé por qué se auto exilió en Tlaxcala) asumiendo como coordinador de asesores; una especie de Víctor Cánovas (sí hombre, te acuerdas…) por cuyas manos pasen los asuntos con los cuales el amo no quiera mancharse las manos.

Noé Rodríguez Roldán (babyface) sí, el que da charolazo como enviado de Quique Peña Nieto, parece tener asegurado su lugar en la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa) en sustitución del cachorro del orticismo, Toñito Velázquez… hay que aclarar que babyface se impulsa también como sustituto de Juanito Méndez en la Segob.

Alejandro García Arenas, el eterno contador de Mariano y hábil camaleón que lo mismo se adapta a chambiar con panistas que con perredistas, va derechito a la Secretaría de Finanzas. (cargo al que también se menciona a Emilio Sánchez Santiago, como para tener una referencia del sanchezpiedrismo en el gabinete, claro guardando la debida proporción…)

El marianismo conlleva la reaparición de personajes de la talla de Joaquín Cisneros Fernández, ex candidato a gobernador en 1998, como secretario de Turismo.

A Héctor Maldonado, como procurador. Este abogado fungió en el mismo cargo pero en el estado de Puebla, donde hizo un papel relevante sobre todo en la disminución del robo de autos. Hay quien opina que Maldonado es una mejor alternativa para dicha institución si, por ejemplo se le compara con otro abogado, Juanito Temoltzin Durante, cuyo nombre, nada más de pronunciarlo a varios les aparecen ronchas.

Adrianita Moreno Durán, promotora del desarrollo tlaxcalteca en el sexenio de Beatriz Paredes Rangel, parece ser la ungida para la Sedeco, donde Chucho Luévano Escalona, generó una verdadera revolución en los escasos meses que estuvo al frente. Entre sus logros, por ejemplo, se tiene el disco de su jefe Hétor, el cual promete ser uno de los principales factores detonantes del desarrollo (no sé de quién…)

Y un nombre más en este abanico es el de Tomasito Munive, como principal candidato a suplir al pistolero, digo, al amigo de Elba Esther Gordillo, el inigualable Miguel Ángel Islas Chío, sí hombre, el cuate que fabrica conflictos como quien lava la ropa blanca y la de color…

Digo, pues para qué tanto ocultismo en esto de los nombres del nuevo gabinete… ni que fueran a ser mejor por estar tapados.

Ahora, la otra lista… la impronunciable… la que según encuestas serias del propio PRI nunca debe darse, es encabezada por un tal Fermín Sánchez Varela, al que se suman personajes de perfil bajito, bajito, como el de Luis Mariano Andalco y su inseparable Felipe Sánchez Lima, los perversos perredistas, estos dos, cuyo patrón, Alfonso Sánchez Anaya, les ordena qué es lo que deben y lo que no…

PD.- Les propongo estar listos para cualquier sorpresa. Una de ellas podría ser la inclusión de Maricarmen Ramírez García, la talentosa ex candidata perredista al gobierno estatal en 2004… no la pierda usted de vista, porque su potencial arribo ya pisó varios callos…

La omisa expulsión de Berruecos, divisa afianzada con Mariano

.

El inminente gobernador ha de pensar en temas propios de su investidura. Rubén Flores, uno de sus más fieles colaboradores… así que venga el nuevo y pleno sexenio del marianismo… cómo será, sólo Dios lo sabe!

La ganancia del Partido Naranja, al expulsar a su ex líder estatal Eloy Berruecos, luego de haber hecho lo mismo con Guillermo Ruiz Salas, es nula.

Si acaso, cobraron la afrenta del ataque con huevos en aquella inolvidable y vergonzosa ocasión, cuando se anunciaba el adiós de Convergencia a Rubén Flores Leal.

Parecen decir: “oh, qué pena, nos quedamos sin partido… el mismo que le negamos a Minerva Hernández Ramos, el mismo que pusimos a disposición de Mariano González Zarur… con el que contribuimos a su triunfo el cuatro de julio y que hoy nos sirve para exigir el pago por nuestros servicios”.

Pues esta es una muestra más de cómo se utilizan registro, siglas y hasta militancia de los partidos políticos, de acuerdo con la conveniencia de quienes los detentan en el momento preciso.

A partir de 1998, la ideología de los partidos se colocó en una caja de cartón y estos comenzaron a cotizar en la bolsa de los triunfos electorales.

Generalmente los manejaron priístas o ex priístas distanciados con sus colegas empoderados en el tricolor, con tan buenos resultados que, hasta les ganaron, sí señor.

El primer ex priísta en usar a la oposición en Tlaxcala, fue Alfonso Sánchez Anaya. Tan hábil el hombre que hoy se da el lujo de refundar al Partido de la Revolución Democrática (PRD), con cuyas siglas fue capaz de doblegar a su ex instituto político, dentro de un esquema que a los más sesudos les dio por llamar laboratorio político, sí cómo no.

Para 2004, Héctor Ortiz, pasó por un momento semejante. En el PRI no lo quisieron como candidato y, tuvo que buscar camino. Encontró al PAN, acordó aliar a su nutrido grupo, el orticismo, con aquel y en la primera quincena de noviembre, pudo asestar un golpe más al PRI, cuyo candidato entonces era Mariano González, el mismo que ahora cuenta los minutos para comenzar a matratar a sus esclavos.

Parece que el premio por haber hecho del PAN un partido en el poder, será una embajada y, claro, la cercanía con el Presidente (no sé si eso le sirva a Ortiz de mucho).

Tras esas dos experiencias de derrota, el PRI, mejor dicho, su dirigente entonces, Beatriz Paredes, rectificó el camino, no desechó las anteriores experiencias de fracaso, apretó tuercas a su amigo Héctor, panista por circunstancia, y aseguró el gane de Mariano, el menos malo de los dos contrincantes en julio.

Dicho aprendizaje no pasó desapercibido por otros personajes que, guardadas las proporciones lo aprovecharon para obtener beneficio personal y de su grupo inmediato.

Es el caso del Partido Naranja y Rubén Flores Leal. El primero, incapaz de aplicar el olfato para asegurar su futuro, mientras el segundo, ya hasta se olvidó que alguna vez fue dirigente de Convergencia.

A dos de sus incondicionales, Guillermo Ruiz Salas y Eloy Berruecos,  los expulsaron. Pobrecitos!, cómo los afectó semejante medida. No dejan de carcajearse. Y al mismo tiempo se aprestan a ser factores importantes en el nuevo gobierno. El primero  por su reconocida capacidad en el ejercicio del Derecho Electoral.

Eloy, será tal vez el más rastrero de los diputados, aunque para eso pida a cambio el correspondiente pago por haber conseguido la independencia  de ese molesto emblema naranjita.

Así se llega la hora de asumir el poder.

Mariano estará más interesado en otros temas ya como mandatario. Así que el supuesto expediente de uno de sus cercanos colaboradores, Rubén Flores Leal, es lo que menos le preocupa.

Hoy, el célebre Flores Leal sabe que su estrategia rinde frutos.

Las golondrinas a Ortiz y, el jarabe a Mariano…

.

La oferta marianista, de un estado más justo y de, alejar la crueldad del campo, sonaría a sarcasmo cuando el origen del hoy mandatario se hallaba en sus esplendor. Hoy, luego de años de reflexión vuelve a la carga, esperamos que con apetitos contenidos….

La mesa está servida. Los criados van a ser otros, pero las sillas, las mismas.

La fecha llega. En el Congreso, por fin se animaron a barrer y, hasta los tanques de gas guardaron. Llegan nuevos inquilinos con la promesa de no ser tan inútiles como sus antecesores.

Al día siguiente ya tiene que funcionar la nueva vecindad para tomar protesta al más guapo y poderoso de Tlaxcala (es su culto a sí mismo). Y del equipo que se va, ¡Ay de ellos!, cuánta tristeza…

Por lo pronto, está confirmado que Héctor Ortiz, acuda a la ceremonia oficial de toma de protesta. Y conste, ya calculó cómo le va a hacer para esfumarse en cuanto haya entregado la estafeta.

No le va a quedar de otra.

Ni siquiera le pasa por aquí irse a meter al centro de convenciones, donde Mariano gobernador nos tiene reservado el discurso con el que piensa transformar al estado.

Tomemos en cuenta que se trata del mensaje de los hacendados de vuelta al poder.

Debe vendernos algo bueno.

No se trata de hacer polvo a los académicos, a quienes la vida hizo una mala jugada con el presidente de las necedades y su chimoltrufia deschanclada.

Estamos presenciando una nueva historia.

Pero no perdamos de vista su esencia. Regresan los dinos, pero además, los ricos, los herederos de las decenas de hacendados dueños de todo Tlaxcala hasta antes del movimiento encabezado por Natalia Teniza y su pupila Rosalía Peredo Aguilar.

Cómo cambió el panorama.

Y de ello se encargó alguien de la talla de Emilio Sánchez Piedras.

Pero estos líderes se dan una vez en la vida. Hoy, vemos copias piratas, remedos chafas, personajes circunstanciales.

Mariano tiene sobre sus hombros las miradas de sus compañeros los ricos. Lo han de juzgar porque le encontró sabor a convivir con los pobres. Hasta los comenzó a utilizar.

Pero, esos son unos nacos que jamás se podrán mezclar con la crema y nata de la sociedad… pues de eso habrá de encargarse el gobernador-criador de toros.

Lo primero. No incluir gente de mala famaen su gabinete. Ricos y pobres lo están viendo. No se lo van a permitir. Sabe que su gobierno carece de margen de maniobra. Si comete yerros lo va a pagar caro. Si peca de insensible los grupos se encargarán de recordárselo.

Qué curioso. La circunstancia llevó al pueblo a votar por lo que en 1998 eliminó de sus preferencias. Y lo hizo, encauzado por las ciencias electorales de quien aplicándolas se inmolaba. Héctor Ortiz.

Qué caro paga el precio de impedir el renuevo generacional. Así de grave habría sido operar para hacerlo posible. Su grupo, igual que el PAN, fueron los sacrificados.

Dice Mariano que va a detonar el progreso. A acabar con la injusticia en el campo, a pugnar por una justicia pronta y expedita.

En los tiempos del esplendor de sus orígenes, esto habría sonado a sarcasmo. Hoy ha sido un discurso de campaña. Ojalá pueda equilibrar apetitos de ricos con demandas de pobres. Y hacer un buen gobierno.

Más sorpresas aguardan al PRI. Probablemente eche al PAN de los Pinos. Debe estar preparado para controlar su arrogancia.

Sobre todo en casos difíciles como el del nuevo líder tlaxcalteca.

Enhorabuena al nuevo gobierno, pese a su genética.

Llega, tras años de reflexión y hasta me atrevo a pensar que, luego de mucho de negar los excesos en que otrora incurrió.

Trascendidos de fin de sexenio o mátenme porque me muero

.

Quién es el nuevo notario que rindió protesta, pero que no abrió su notaría y que por esa razón podría perder la patente.

Se dice que a finales del 2010 se conoció que una estudiante presentó una denuncia de violación contra un ex rector de la Institución.

La denuncia fue investigada bajo absoluta discreción, pero terminó, la semana pasada, con la detención de Alfredo Vázquez Galicia, quien logró salir de la cárcel gracias a sus buenas relaciones.

Alfredo Vázquez Galicia fue rector de la UAT de 1996 a 1999.

Trascendió que el mandatario actual hizo todo lo posible por evitar que el asunto fuera a parar a los medios de comunicación, pues un escándalo de tal naturaleza podría afectar aún más su deteriorada imagen ante los tlaxcaltecas.

Se dice que uno de los 16 nuevos notarios que fueron designados en septiembre del año pasado por el gobierno de Héctor Ortiz podría perder la patente por  incumplir la ley.

Se trata de uno de los cuñados incómodos del mandatario, pues resulta que Eduardo Lozano Tovar no abrió su notaría en el plazo fijado por la ley y que venció en diciembre. Sus amigos, por así llamarles, tienen documentado el hecho y no descarte que en breve alguien solicite que la patente le sea retirada.

Se dice que Héctor Ortiz dejará Tlaxcala el 15 de enero para trasladar, por unos días, su residencia al Distrito Federal, pues podría ser designado por el presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, como embajador.

Los rumores de su eventual nombramiento aumentaron luego que el aún gobernador de Tlaxcala asistió la semana pasada a la reunión anual de embajadores y cónsules de México.

Se dice que el primero de febrero se conocerá si la impugnación al oscuro proceso para designar a los comisionados de la Caiptlax prosperará, pues para esa fecha se tiene programada la audiencia  en que podría otorgarse el amparo a las personas que se inconformaron con los nombramientos de Mayra Romero Gaytán, Miguel Ángel Carro Aguirre y Claudio Cirio Romero.

Finalmente, trascendió que el hijo de Mariano González Zarur, Mariano González anda loco de contento con su nueva casa que estrenó a finales de diciembre, pues según él, vienen los mejores tiempos, pero no aclaró si para su familia o para Tlaxcala.

Inexorable adaptación marianista a los nuevos tiempos de gobernar… el dinosaurio se resiste

.

El nuevo líder tiene la obligación de seleccionar a los mejores hombres y mujeres para incluirlos en su gabinete; cuasi delincuentes no deben formarse, como complemento del silencio ¿autoritario?, de quien en cinco días tendrá que romper su molesto silencio.

A diferencia de estados como Oaxaca, donde los gobernadores entrante y saliente se hacen acompañar por odios irreconciliables, incluso cargados de venganza, en Tlaxcala somos testigos de la toma de posesión de Mariano González Zarur, en evidentes condiciones de paz social, pese a rumores y comentarios, alimentados por los propios mandatarios y sus respectivos equipos, esos sí chafas y ausentes de tacto.

Para muestra un botón.

Está confirmada la presencia del gobernador Héctor Ortiz, al acto de protesta de su ex compañero de partido, Mariano González Zarur, dos de cuyos principales invitados –además de Manlio, Gamboa y su inseparable Jackson- serán el nuevo presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Humberto Moreira, y por supuesto el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

Para el PRI, recuperar Tlaxcala –aunque en realidad triunfó el menos malo en la contienda- es una deuda pagada por Beatriz Paredes, a petición de Enrique Peña, quien habilidosamente la emplazó en su momento, a despojarse de los históricos y perniciosos rencores, padecidos durante meses por un Mariano, avejentado y hasta flaco en aquél trecho, previo a la candidatura tricolor.

Otro que también ya tiene boleto de primera fila es el rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, Serafín Ortiz Ortiz. Tras el efecto Perla López Loyo, por su escandaloso alejamiento del orticismo, se veía muy lejos una buena relación entre el académico número uno de Tlaxcala y el jefe del marianismo.

Pero el tiempo todo lo cura.

Sí, pero de no ser por la intervención de los medios, los políticos del momento seguirían dejando correr el esquema de incertidumbre, tan nocivo para la gente, como indiferente para ellos.

Eso no se vale en estos tiempos, en que los otrora candidatos apelaron a la voluntad ciudadana en un marco democrático.

Nada más se sintieron con fuero y se olvidaron de la oferta de campaña.

Antes, recurrieron a mil malabares para ganar la confianza de los electores, pero hoy lo que estos sientan o piensen, poco o nada les interesa.

Y yo creo que esto tiene relación directa con el inminente valemadrismo hacia lo que la gente opine cuando llegue la hora de los nombramientos.

Aquí es donde el señor ganadero gobernador debe sensibilizar su proceder como suele tenerlo hacia matadores y empresarios de la fiesta brava.

Cierto, el estilo personal de González, no es más que la pimienta en este importante banquete, pero sus decisiones tendrán que pasar por el veredicto de quienes lo llevaron al triunfo.

Es muy cómodo desaparecer del escenario, desconocer el compromiso con el elector y, luego enviarle mensajes codificados, advirtiéndole que sus decisiones no aceptan discusión.

Imagine usted en puestos de gran poder a personajes con una mala reputación  bien ganada a lo largo de su trágica carrera política.

Que su llegada se acompañe con la desafiante jefatura de un mandatario dispuesto a no escuchar razones y empeñado en difundir el surgimiento de un importante proyecto, cuando en realidad corremos el riesgo de ver entronarse a connotados personajes de mala fama.

En eso no quedamos, dirá el elector.

Yo no tengo compromiso contigo, podría responder el gobernador.

Ese no es el Tlaxcala resultante de la más competida elección cuyo fin llevó circunstancialmente al PRI, a asestar una pedrada al Presidente y a su insignificante incondicional.

Además, si Mariano piensa dedicarle tres días a la semana a sus relaciones nacionales para captar inversiones en Tlaxcala que se traduzcan en empleos y desarrollo, necesitará de un gabinete que le sea leal y que tenga la capacidad de mantener la paz social.

Se supone la llegada de Mariano, como el inicio de una página de justicia, progreso, equidad.

No de descontones y desvalorización de la voluntad popular.

Por fin acabó la pesadilla llamada Alex Ortiz para Apizaco… ya era tiempo!

.

En este ayuntamiento se recuerdan experiencias muy desagradables, lo mismo en el trienio de Mariano González, que en el de Sergio Pintor y ni qué decir del de Ramón Hernández Márquez… pero hoy hay que celebrar la licencia del pernicioso y rebelde panista.

Apizaco y su gente no merecen la pésima carpa en que se convirtió el Ayuntamiento. Este municipio es grande. Así lo han hecho las familias fundadoras, empresarios, comerciantes, religiosos, transportistas.

Pero, algún día tenía que llegar la frivolidad al palacio municipal.

De hecho, en ocasiones anteriores ya se han tenido experiencias desagradables.

Recuerdo un problemón relacionado con autos que cambiaron de dueño en el trienio de Mariano González, o las singulares parrandas en el de Sergio Pintor… y la polémica desatada por obras mal planeadas como ocurrió en la administración de Ramón Hernández.

Nunca, sin embargo, se había presentado semejante corrupción.

Y muchos apostaron por el éxito rotundo del panista rebelde contra todo y todos, el reconocido médico Alex Ortiz Zamora.

Un día despertó y se vio con cara de gobernador. Su narcisismo lo llevó por rutas peligrosas pues lo hizo mezclarlo con enormes dosis de perversidad. Y a varios lastimó. Y no se les olvida. Menos ahora que su situación legal es tan vulnerable.

Al inicio de su gobierno hizo dupla con Gregorio Cervantes, un próspero empresario a quien el capricho de la política ha costado millones. Hoy es diputado local por el Partido Verde. Carece de cualquier formación y ni siquiera tiene un discurso medianamente aceptable. Pero sí la suficiente lana como para comprar una curul.

Ese par gobernó Apizaco.

Hicieron y deshicieron. Y al final de la película, se pelearon. Hasta se amenazaron de muerte.

Qué vergüenza.

Mientras estas afrentas se daban, la comunidad apizaquense aguantó estóica. Nunca bajó la guardia. Su desempeño es ejemplar. Nada más le hace falta una buena autoridad.

A partir del 15 de enero, toca el turno a Orlando Santacruz, otro cuate que gastó lo indecible para triunfar en las urnas. Comprometió a personal del Congreso del Estado para hacer campaña. Hizo lo mismo con el equipo de abogados del Ejecutivo.

Y ganó.

¿Aplausos?

Unos cuantos. Su desgaste es evidente. El reto de un buen gobierno es obligatorio. Costó demasiado su gane. Golpes bajos, descalificaciones usando el aparato oficial y hasta bote a adversarios como el zar del wc, Reyes Ruiz, a quien dejó por una nariz.

Lejos de celebrar la develación del monumento a Rodolfo Rodríguez “el Pana”, el formidable matador, valiente, bohemio, único en su tipo para elogiar a las putas, tenemos que lamentar el grave deterioro de la Ciudad Modelo.

Quedan para las próximas generaciones evidencias del anti gobierno. Fraccionamientos en zonas de riesgo, licencias otorgadas como premios a la tranza, policías amañados para extorsionar, un aparato de inteligencia presto a lastimar a la gente.

Eso, Orlando lo tiene que reparar.

Démosle el beneficio de la duda.

Por lo que queda del PAN, en febrero comenzará la etapa de renovación de la dirigencia

.

Corrupción, engaño y odio, sustituyeron a la ideal Patria ordenada y generosa, propuesta por los fundadores de Acción Nacional… ¿quién es el guapo, o la guapa que le entra a remover escombros y lavar con ácido el desamor de las ruinas del blanquiazul?


Desde sus orígenes en Tlaxcala, como un partido conformado por idealistas, de las hechuras de Luis González Pintor –quien llegó a ser senador- hasta el palenque en que devino, gracias al triunfo orticista en 2004, que se sirvió de su registro para contender, el PAN hizo de esta entidad una especie de ranchito de los dos presidentes de la República emanados de él.

Vicente Fox, vía la polémica gestión de Martita Sahagún, atestó entre otras cosas a Tlaxcala, de bicicletas malhabidas, justificadas a través de la fundación encabezada por esta singular panista. Se supone que aquellas serían para acercar a los niños pobres a sus escuelas, pero se convirtieron en descarada moneda para comprometer votos.

Ni llegaron a las manos de niños pobres, ni mejoraron la grotesca imagen del presidente de las botas, las sábanas ostentosas y las brutalidades a flor de piel.

Pero sí sentaron el precedente de un partido del que cualquiera podía servirse, siempre y cuando hubiese dinero o votos a cambio. Penosamente, el instituto político cuyo abanderado fue capaz de echar al PRI de los Pinos, fue devaluando, hasta convertirse en lo que es hoy, una especie de club cuya membrecía es una especie de boleto premiado de la lotería, aun a costa de su propia destrucción.

Después vendría Felipe Calderón Hinojosa, con su estilo autoritario y sus facturas permanentes por cobrar a quien hubiera osado disentir en el proceso del cual salió ungido. Su prisa por exterminar adversarios fraternos germinó clones suyos, corregidos y empeorados que, en materia de odios fueron capaces de transformar el legado gomezmorinista en una gran bandeja de hiel, donde todos y todas son culpables, “aiga sido como aiga sido”…

Y ese es el momento del antes y el después del PAN en Tlaxcala.

Más allá del uso indiscriminado de sus siglas, en manos de un grupo huraño pero determinado al dominio, lo infectó la amargura a niveles moleculares de quien pintaba para ser la gran lideresa que consiguiera destronar a los viejos políticos, mediante una maniobra histórica conocida como renuevo generacional.

Mas su calderonismo cegó con ira su mirada, de sí muy corta, y la hizo afecta a la agresión, física, legal, pecuniaria, así se llevara entre sus cuartos delanteros a militantes fieles a un romanticismo panista bien raro, por ponerse a salvo del insano pragmatismo con el cual hoy la derecha perdió esencia y emparentó con una izquierda light con el único propósito de morder a su histórico oponente, el PRI.

Pues esa sería la única manera en que los sobrevivientes panistas aspirasen a seguir en la lucha. Sin el dinero aportado por su intenso benefactor, Héctor Ortiz, este instituto político es un barquito navegando sin rumbo en aguas turbulentas. Por tanto les urgen aliados, así sea a costa de pisotear sus principios.

Un ejercicio de evaluación de futuras alianzas PAN-PRD en Tlaxcala, fue la dimisión de la senadora Minerva Hernández Ramos, de una respetable y digna candidatura perredista, a la súbita mixtura con Adriana Dávila, sin rumbo, sin definición, pero eso sí, amplia y suficiente para despertar el desprecio de una militancia perredista, a la cual aparecen ronchas cuando alguien les dibuja escenarios aliancistas con los panistas.

En consecuencia, la vida del PAN depende de la voluntad de su mecenas Ortiz, a quien Adriana ya pidió no dejarlos de su mano, pese a ya no disponer de la chequera de la Secretaría de Finanzas del gobierno estatal.

Qué triste verdad… colocar el capital político de un partido en la cartera de una persona, a la que por cierto poco le interesa seguir dando apoyo, a un PAN que le dejó de ser necesario. Aun peor, que hizo fracasar a su grupo político, el orticismo, debido a la verticalidad de Calderón para impulsar a una donnadie.

Pues en febrero, este que no es un portento de partido, realizará los movimientos necesarios para renovar su dirigencia estatal… ¿Quién se apunta para levantar los escombros?

Cerrado el ciclo de su efímero éxito como fuerza electoral, el PAN de Tlaxcala, comenzará desde cero, primero recordando que por las venas de sus militantes debe correr sangre doctrinaria y no el espantoso pragmatismo de Calderón, a quien la historia juzgará como el enterrador del albiazul, ante una ola roja que no cree en nadie.

RIP por el partidazo de seis años en Tlaxcala.

A lo mejor, hasta venden su tremendo edificio para asegurar su sobrevivencia… quién sabe…

Barbosa, Rodríguez, Ávalos, García… los apellidos del nuevo gabinete!

.

Sigue el distanciamiento entre gobernadores, alentado por el lamentable papel de un vocero sobreactuado en el encargo de indignar al gobernador electo y, unificar criterios de marianistas: lo detestan.

Si los ansiosos marianistas, enloquecidos por conocer la integración del próximo gabinete, buscaban a alguien para concentrar su mala vibra, pues ahí tienen a Domingo Fernández, el vocero en agonía a quien le pagan por indignar al sucesor de Héctor Ortiz Ortiz.

Gracias a la queja de Fernández Ahuactzi, de que unos donnadie andaban pidiendo información a nombre del gobernador electo, este aprovecho la calentura del momento para prolongar su infame silencio hasta el mismo día 15 de enero, cuando legalmente se convierta en el mandatario estatal de Tlaxcala.

1.- Yo no sé por qué tanto alboroto… que si no hay comunicación, que si Mariano dijo, que si Héctor respondió… vienen del mismo grupo político parido por Beatriz Paredes Rangel, aunque Manchis diga que nada más reconoce su origen en Emilio Sánchez Piedras.

2.- Hacerla tanto de emoción no va a hacer mejores funcionarios a quienes tocados por la mano del dios ganadero ya se saben con tal o cual  puesto. En cambio, un responsable ejercicio de entrega-recepción habría de generar certeza en esta etapa de vacío de poder, aunque Ortiz afirme que gobernará hasta el último minuto de su período constitucional.

3.- En esta cinta chafa, es el pueblo quien menos tiene que enterarse de los trapos sucios de los políticos… unos, bocones a sueldo, listos para comenzar su pregón demoledor y, los otros, arrogantes, mamones y dispuestos a hacer como si olieran estiércol cada que sus contlapaches les hagan alguna referencia.

Ni que no pudiéramos especular.

Y lo haremos utilizando algunas canciones de famosos para logar una referencia todavía más jocosa:

Interpretando, de Emmanuel, “quiero dormir cansado”, Federico Barbosa Gutiérrez, en la secretaría de gobierno, aunque se dice que el verdadero amarrado en Rubén Flores Leal.

Anabel Ávalos Zempoalteca, en la secretaría particular, cantando “secretaria-secretaria” del grupo español “Mocedades”.

¿Se acuerda de, “de piedra ha de ser la cama…”?, pues el médico Juan José Piedras Romero, al OPD Salud de Tlaxcala.

Alejandro García Arenas, cantará “qué tal te va sin mi”, del divo Raphael en la Secretaría de Finanzas…

Noé Rodríguez Roldán (a) baby face, va que vuela para la Procuraduría, y no en calidad de detenido, sino para entonar la “estupenda” canción de “Mátalas”, claro que se hizo famosa en la voz del potrillo, Alejandro Fernández…

A la guapísima Adriana Moreno Durán (¿?) le tendrían preparada la Coordinación de Planeación (Copladet) y para eso también suena una tremenda canción de Emanuel… “insoportablemente bella, bella”.

Emilio Sánchez Santiago (ese sí es legítimo descendiente de Sánchez Piedras) pues como que no tiene para dónde ir, pero de que va, eso ni lo dude… así que lo podemos ver cantando la de “Mentiras”.

Ya saben, el responsable de alargar la espera para conocer estos nombres, responde al name de Domingo “Sunday” Fernández (que por cierto dicen que se fue a Cancún a gastarse lo de las canastas navideñas)…

Felicidades a los nuevos y, las golondrinas a los que se van!

La torre de babel entre los gobiernos de Ortiz y González Zarur… pero si son lo mismo!

.

Hoy nos salen con que al verse se muestran los dientes… pero si vienen del mismo grupo político, perteneciente a la misma generación opuesta al llevado y traído renuevo generacional, nada más, apasionados en ganar batallas electorales y, después, qué sigue…


Autoridades en funciones y, aquellas a punto de asumir el mando, deberían dejar el tono frívolo que acompaña a las acusaciones mutuas en este evidente vacío de poder, aprovechado por algunos para jalar agua a su molino.

Es el caso del vocero, Domingo Fernández, señalando a personajes del equipo marianista en una práctica que para él podría tener tintes fraudulentos, pues al exigirles su nombramiento, sencillamente se esfuman.

Lo dicho por el aún coordinador de prensa y relaciones públicas, dibuja un caótico gobierno entrante, desinteresado en un proceso adecuado de entrega recepción, con base en la ley, y no actos improvisados y aislados, tan faltos de seriedad como la repentina irrupción en alguna oficina de gobierno esgrimiendo la cercanía del plazo fatal, nada más.

Fiel a su principio de indiferencia, el gobernador electo, Mariano González Zarur, persiste en guardar silencio, grave para el necesario desempeño armónico si pretende atenderse lo conocido como estabilidad social y política de la entidad.

Que personajes como Fernández Ahuactzi, se den el lujo de exhibir la ausente coordinación en la administración marianista, debería encender los focos rojos de esta, acabar con los desplantes con el sello personal de Carlos Rojas y, mostrar un poco de respeto por un pueblo ávido de certeza y rumbo en el comportamiento del próximo gobierno.

Qué significa la atonía marianista en lo que debiera ser el gran concierto tlaxcalteca. Yo creo que un obsoleto culto a la persona, una lesiva centralización de acciones y señales en plena vigencia de la alternancia, pese a tener el mismo origen político del gobernador en funciones y hasta del anterior.

Nos encontramos ante la disputa de dos hermanos inmaduros y malcriados que hoy nos tratan de tomar el pelo alegando pertenencia a tal o cual partido, cuando en realidad son la misma generación de políticos cansados, intolerantes y malos administradores, apasionados por triunfar en una lucha electoral, pero dispuestos a amodorrarse en cuanto tengan el poder en sus manos.

En esas andan, mientras otros vivales surgen aprovechando su incomunicación tratando de inventar nuevas formas de anotarse en alguna nómina o buscar su bono de marcha.

Es el caso de Perfecto Barrales, un rutinario y cíclico sedicente fundador del PRD, dispuesto a emitir toda suerte de quejas, cuando en el trayecto de su particular activismo bien que estiró la mano para recibir casi un millón de pesos de la administración saliente.

Información documentada sostiene que a mister Barrales le brillaron varias veces los ojos, en 2009 con 200,000 para comprar una tostadora de amaranto, de 50,000 para siembra de amaranto, de otros 30,000 para siembra de amaranto; en 2010, un cheque de 350,000 para terminar la compra de la tostadora, 48,000 del programa reconversión productiva y otros 301,646 del mismo programa reconversión productiva y así sucesivamente hasta completar casi un melón.

Hoy, lo podemos ver en huelga de hambre, mostrándose como todo un mártir de la producción de amaranto y, como decíamos al principio, aprovechando la nula comunicación de los marianistas para enterarse por dónde les van a llegar las pedradas.

Lo mismo pasa en la Coordinación de Información y Relaciones Públicas, donde según Domingo Fernández, se presentaron unos tipos a pedir información. En Coracyt y en otras instituciones del gobierno que, viéndolo bien no tendrían por qué negar datos, si estos se solicitan mediante los conductos legales adecuados.

Van bien. Aún no asumen y ya sabemos que les falla la organización.

Qué raro, verdad. Y eso que el gobernador González Zarur, presume de ser un magnífico contador.

Pues lo que quisiéramos en Tlaxcala es, contar con él, aunque sea un poquito.