[xyz_lbx_default_code]

Archiv para noviembre, 2010

Cuida El Gavilán el lugar destinado a Lorena… Beatriz sigue acaparando espacios

.

Qué dirá Mariano González, respecto a toda la grilla en el partido, donde el triunfo no le asiste, donde la hegemonía de Beatriz se hace presente en cada movimiento.

Era natural que Ubaldo Velasco Hernández, dejase la dirigencia estatal del PRI, pues la sumisión con la que actuaba hacia el gobernador electo, Mariano González Zarur, no garantizaba la cohesión de los grupos tricolores, sobre todo, de esa multitudinaria militancia fiel a Beatriz Paredes Rangel.

Así que esta, aprovechó los tiempos (de no ser necesario habrían pasado meses sin cambios) y colocó a Ernesto García Sarmiento, en esta posición estratégica para cuidar el negocio los meses subsecuentes, mientras preparan la llegada de Lorena Cuéllar Cisneros, cuyo nombre no perdamos de vista pues, habrá de posicionarse dentro de un contexto con interesante análisis.

1.- Es el personaje ideal para iniciar el renuevo generacional, sin que esto signifique el desplazamiento de los viejos cuadros, sino al contrario.

2.- Sus nexos con un PRI de tendencia conservadora (Joaquín Cisneros, Alfredo Ríos Camarena, Roque Villanueva) se equilibran con la súbita incondicionalidad hacia Beatriz Paredes Rangel, a quien demostró lealtad a toda prueba y una capacidad inacabable para realizar campañas exitosas.

3.- En consecuencia, cuenta con la gracia necesaria para no chocar con el marianismo-beltronismo-peñismo, de tal suerte que en 2012, encabece a un recuperado tricolor, alguien que pueda jalar con uno u otro grupos en histórica disputa al interior del partido.

4.- No perdamos de vista una potencial fórmula Beatriz-Lorena para el Senado en 2012, si es que a la todavía lideresa nacional no se le hace ser la abanderada a la Presidencia (nada más no levanta en las encuestas).

Será interesante la respuesta de Mariano González Zarur, al juego planteado por la de Tizatlán, pues hasta ahora no las tiene consigo en la conformación de la bancada tricolor, en los nuevos ayuntamientos priístas y, ni siquiera en el partido, en cuya cúpula se ha tenido que conformar con la unción de Sergio Pintor en la secretaría general.

Por el momento, la marianista más destacada, Anabel Ávalos Zempoalteca, se encuentra demasiado ocupada en detalles de la entrega-recepción, como para ver el 2012 en perspectiva. Insisto, esto deja un camino muy libre a la todavía alcaldesa de Tlaxcala con licencia, a cuya obsesión por continuar una ascendente carrera, nada le afecta.

El avión… el avión…

Hay que ver el desgano de los diputados salientes, “trabajando a tambor batiente” para desahogar una agenda a la poco caso hicieron cuando transcurría el tiempo adecuado.

El debate en esta legislatura dejó de tener vigencia. Y en su lugar surge la aceptación de considerables fallas, como el reconocimiento del priísta Arnulfo Arévalo, a la actuación a destiempo en los casos Calpulalpan, Teacalco y Apizaco.

Esta pasividad denota el deseo de la mayoría de la Asamblea, por pasar la estafeta a sus sucesores. Gana de hacer algo por sus representados ya no es prioritario para quienes engrosaron un expediente nada envidiable.

Entre esos despropósitos, me llamó la atención de Aristeo Calva, el presidente de la Gran Comisión, concediendo entrevistas este inicio de semana, en las cuales consideraba un hecho el éxito en la gestión legal de Alex Ortiz, ante la justicia federal, respecto a concederle de manera formal un amparo para seguir despachando como alcalde de Apizaco, a contrapelo del dictamen del Congreso.

Inquieta la declaración porque será hasta hoy martes cuando los términos del litigio permitan al juzgador tomar la decisión respecto a dicho amparo. Calva es incapaz de ocultar su interés por bien librar a su amigo Ortiz Zamora del grave problema legal al que se enfrenta, o al menos así lo aparenta dando por hecho situaciones en pleno proceso.

Martes de audiencia para Congreso y alcalde… ¿cuánto vale ser inconsistente?

.

El Congreso de Tlaxcala demostrará entre hoy y mañana ante la Justicia Federal, de qué material están hechos sus dictámenes, y qué tan comprometidos están sus integrantes con un dictámen que, debiera ser inapelable.

El Congreso del Estado de Tlaxcala, a través de su jurídico, nos dirá con la argumentación utilizada para suspender al alcalde de Apizaco, Alex Ortiz Zamora, qué tan coludido está en asunto de las gestiones paralelas (una, para castigar al edil y la otra para conseguir un amparo ante la justicia federal).

Propios y extraños concentran sus miradas en la respuesta del juez federal, ante la hipotética acción injusta del Poder Legislativo, contra una autoridad municipal.

A ver dime –seguramente planteará aquella autoridad al representante de la legislatura – y este, convencido de la justeza de tal dictamen lo defenderá como perro (… se acuerda de JLP?), a no ser que sea este un grotesco acto de simulación (lo cual no sería nada raro).

El ejecutivo local ya pintó su raya. Héctor Ortiz consideró justa la suspensión de Alex y los otros dos alcaldes, de Calpulalpan y Teacalco. Incluso su área jurídica (ya bien instalada en sus oficinas, tras el triunfo de julio, casualmente en Apizaco), echó más leña a la hoguera de su equivalente en el Legislativo…

Si el juez encuentra inconsistencias en la argumentación del ongreso tlaxcalteca, ni la duda nos debe caber que, siempre hubo mano negra. Y así como esta tomadura de pelo, imagine usted las que hubo a lo largo de su vigencia.

Tenía que llegar este momento. Las complicidades muy bien simuladas tenían que llegar a un término en el que fuese tal la presión de fuerzas favorables y opuestas que, el pueblo entero se percatara de los niveles de engaño o efectividad a los que sus diputados y diputadas los sometieron.

No me cabe la menor duda de la heterogeneidad de actitudes al interior del palacio de Allende 31, pero, por qué no denunciar este tipo de excesos, por qué no alzar la voz pese a la desaprobación de quienes resultaron beneficiarios de esta dizque alternancia.

Le digo una cosa. Disfrazado de proceso democrático este trecho significó un escandaloso retroceso, donde el debate de ideas se limitó a simples manotazos en la tribuna, pero sin un resultado tangible para la vida de los tlaxcaltecas.

Alcanzar acuerdos tras la confrontación de ideas bien definidas es la hipótesis de la alternancia. Pero aquí ocurrió algo muy particular. Ciertos personajes se arrogaron potestades sin fin y, una vez
cumplida la encomienda del poder superior, aprovecharon cualquier resquicio para buscar riqueza.

De las cuentas públicas a la asignación de consejerías, del concurso para nombrar procurador a la dación de notarías, corrieron ríos de dinero para conseguir las votaciones necesarias.

En eso no quedamos cuando dimos nuestro voto a quienes ahora preparan maletas para acabar, a ver cuando, los fajos almacenados a lo largo de los meses agraciados, de los meses en los que el esfuerzo se limitó a firmar pólizas o a recibir efectivo. Ah, eso es pesado, los fajos cansan…

Pero los ríos de efectivo no se dieron en una sola dirección.

De los municipios, como esta que nos ocupa, hacia el Congreso, ya se supo de los movimientos impresionantes de lana, en cantidades suficientes como para mover el tapete a un dictamen aprobado por una abrumadora mayoría.

Las nuevas autoridades deben tomar nota de estos excesos, pues ciertos municipios son una mina inacabable de riqueza. Estamos hablando de Apizaco, donde el dinero fluye, según vemos, las 24 horas del día, los 365 días del año.

La nueva legislatura no puede mostrarse ajena a esta situación. Debe crear nuevos mecanismos vigilantes y contables de los negocios del Estado sobre los cuales ni siquiera tenemos una idea.

En Apizaco, por ejemplo, es un próspero negocio el alquiler de sanitarios en los mercados, antes en manos de líderes. Es otro negocio, muy sucio por cierto, la aprehensión arbitraria de ciudadanos con apariencia de sospechosos. Si lo son o no, eso ya generó miles de pesos a las arcas municipales.

Ni qué decir del otorgamiento de licencias de construcción, por ejemplo en zonas de alto riesgo; del elevado costo de licencias de negocios y hasta la prostitución da forma al ayuntamiento y sus recursos humanos, de los primeros proxenetas del país con uniforme y licencia para justificar la explotación de mujeres y hombres susceptibles de extorsionarles.

Es acaso la gran ciudad del Altiplano, capaz de competir con demarcaciones como Tijuana, Nuevo Laredo, Monterrey?

Es un desorden con antecedentes de tal desde que el hoy gobernador electo fungió como alcalde. Hay tanto que recordar de aquellos negocios turbios que… lo dejamos para otra entrega.

De la misma autoría, el dictamen contra Alex y, el amparo ante la justicia federal

.

Hoy es un día de luto para el estado de Tlaxcala; asesinaron a sangre fría la credibilidad del Poder Legislativo. Conseguir impunidad costó 300 mil pesos y permitió al mismo personaje urdir un dictamen perfectamente vulnerable. Lo lamentamos.

Si tuviera usted en su contra la presión oficial por el manejo dado a una fortuna superior a los treinta millones de pesos, ¿qué haría?, ¿buscar aclararlo por todos los medios?, ¿afrontar su responsabilidad, si es que la tiene?, o ¿seguirse hundiendo, maniobra tras maniobra; mentira tras mentira?

Ya sé. Mejor, acudir a otra instancia legal y solicitar la protección de su estatus, mediante un amparo.

Si lo consigue, estará disfrutando del más cínico y temerario nivel de impunidad al que un ente de gobierno puede aspirar, aprovechando los recovecos jurídicos existentes en nuestro país.

¿Qué necesita?

Un asesor de grandes vuelos. Digamos, un abogado tan talentoso que sea capaz de adelantarse a las medidas tomadas por la autoridad. En este caso por el Poder Legislativo de Tlaxcala.

Pues dígame dónde puedo consultar a semejante portento del Derecho, porque créame, no me alcanzan los dedos de una mano para enumerar a los profesionales con este nivel de eficiencia, en todo el país.

A no ser que se trate de alguien perfectamente enterado de los movimientos de dicho Poder, y gracias a tal virtud pueda actuar con singular y admirable agilidad.

Híjoles, y qué tal si se trata de quien elaboró aquél dictamen, mediante el cual la legislatura tlaxcalteca determinó suspender de sus funciones al alcalde de Apizaco.

No… eso sería infernal!

Nadie en su sano juicio sería capaz, siquiera de imaginar a un miembro de ese colegiado, jugándole chueco al Estado.

No, porque sobre él caería la maldición completa de los apizaquenses y en general, de todos los tlaxcaltecas y, de otras autoridades con problemas semejantes pero, sin las mismas oportunidades de solución a través del cochupo.

Viviríamos un escandaloso acto de corrupción que, al descubrir al o los responsables, el país entero se sentiría avergonzado y pediría un castigo ejemplar.

Con la voluntad del pueblo no se juega. Y menos se medra.

Sabemos a cabalidad que el personaje tras esta porquería cobró trescientos mil pesos y, aprovechó su influencia para urdir paralelamente la decisión legislativa y la tramitación del amparo ante la justicia federal.

Aquí cabría la duda: ¿Qué se ideó primero, el dictamen del Congreso o la gestión del amparo?

Con dinero baila el perro.

¡Qué vergüenza de Poder Legislativo horadado!, ¡Fueron votos inútiles para hacer vigente un sistema vividor a costa de la economía del estado!

¿Y, de dónde provienen los 300 mil pesos?

Es mucho dinero como para pensar que surgió como por arte de magia.

Algún origen tiene. ¿el crímen organizado, más corrupción, extorsiones, robos, secuestros?

¿Somos tan ingenuos que no nos damos cuenta de esta atrocidad?

¿Qué clase de autoridades planea nuestro destino, detenta el monopolio de la violencia y, últimamente, dispone de los eficientes aparatos de inteligencia, como para sacarles un beneficio personal?

Hoy es un día de luto para el estado de Tlaxcala. Hoy, hicieron mierda la credibilidad de un poder.

Cual clandestino, comienza en Palacio el proceso de entrega-recepción

.

El prolongado silencio de González Zarur, dio vida a personajes tan ilusionados con incrustarse en el poder, pero con perfiles tan faltos de actualización que, en cuanto hable el próximo gobernador, se derrumbarán como momias sustraídas en alguna excavación.

Encabezado por Anabel Ávalos Zempoalteca, el equipo marianista de transición, se apersonó en Palacio, para comenzar con la entrega-recepción.

El evento se dio en un marco de absoluta discreción y volvió a evidenciar el nerviosismo de las huestes de González, desesperadas porque fiel a su palabra, el gobernador electo no se ha pronunciado por personaje alguno para los puestos claves de su administración.

Y en estos lapsos de incertidumbre es, cuando personajes con los antecedentes de Rubén Flores Leal, filtran por donde pueden lo que estiman como inexorable protagonismo en el régimen por comenzar el 15 de enero del año entrante.

Lo menos que voy a ser es, secretario de gobierno o procurador”, se le ha escuchado a quien sin embargo, detentaba el puesto de coordinador de asesores de Héctor Ortiz Ortiz.

Si bien Mariano, ha preferido el mutismo respecto a quienes configurarán, “el retorno del PRI de antes al poder”, debiera también pensar en parar en seco este tipo de versiones, a las que se suman otros personajes con reputación, digamos relajada.

Tal es el caso del aún diputado José Juan Temoltzin, de quien sus críticos condenan el insistir en su inminente llegada a la Procuraduría General de Justicia.

En las mismas anda el ex alcalde interino Rogelio Camarillo, quien hace poco sufriese una violenta agresión en su propio domicilio, atribuido a supuestos desencuentros con el gobernador aún en funciones.

Camarillo difunde que será el próximo secretario de Turismo.

Igual que el actual, Daniel Herrera Murga, para quien unas palabras cruzadas con Mariano, su familiar político, le sobraron para ufanarse ante sus subordinados, sobre lo que llamó su inminente inclusión en el nuevo gobierno.

De hechuras muy medianas, de desafortunada apariencia y con un antecedente pletórico de abyección, el ex alcalde chiautempense, Femín Sánchez Varela es otro de los sedicentes funcionarios de alto nivel en el gobierno de González Zarur.

Habría que observarlo en desafortunadas actuaciones en sitios públicos.

Todos ellos deberían considerar las posibilidades reales de su inclusión, basados en sus obscuros expedientes. Pero con el triunfo tricolor del pasado cuatro de julio, parecen vivir la mejor etapa de sus respectivas carreras, sustraídas de un prolongado ayuno y dependientes de una fuerza superior como la lograda por el hoy gobernador electo.

Sus propios subordinados lo describen con talento: “Mariano como causa alcanzó un nivel tan poderoso que, hasta a la basura arrastró”.

Habría que sumar a las decenas de orticistas, gracias a cuya operación al priísta le fue posible proclamarse triunfador.

Muchos de ellos tienen puesta la mira en la diputada federal Perla López Loyo, su contacto con la nueva versión de poder tlaxcalteca.

Ánimas por que se cante el Réquiem a la actual legislatura

.

Dudo que en otro momento se haya dado un colectivo de inacción, partiendo de las disposiciones de una facción y, me apena confesarme decepcionado por la oportunidad tirada al caño por diputados, quienes hasta aquí llegaron en la política…

Parece que a las señoras y señores diputados de la actual legislatura, les agobia el inevitable descanso luego de unas vacaciones de tres años, en las cuales, si acaso vivieron alguna emoción al dejar temporalmente la curul para aventurarse en algún reto, “cuesta arriba en sus carreras”.

Y algo hay que hacer.

Se trata de, por lo menos aparentar algo de ganas en el último trecho.

Unos, los más vivos vislumbran el final del camino donde día tras día hubo oportunidad de hacer negocios. Lo gracioso en sus carteras es que, así como llegaron las carretillas de dinero, se fueron. Digamos que a causa de un tren de vida transcurrido entre lo etílico, el pago de guaruras y, las infaltables aventurillas de todos unos donjuanes de petatiux.

Hoy, teniendo todo para labrar sus nombres como unos grandes representantes populares, es tiempo de ensañarse con casos como San José Teacalco, donde el alcalde es un portento de necedad, así como para no dejar…

Pero, los peces gordos superaron al final la prueba.

Nadie aguanta un cañonazo de, digamos un millón (1mdp), para defender como un perro la cuenta pública por la que antes desgarraba sus prendas para hundirla en el rigor del Órgano de Fiscalización (OFS).

Digo, hay señalamientos concretos hacia dos diputados, muy activos a últimas fechas (y por tanto fáciles de identificar) quienes exigieron eso, dos mdp (uno para cada quien).

No me crea mucho, pero allá por donde hornean los mejores muéganos del mundo se dio dicho intento de extorsión. El alcalde, respaldado por la seguridad de su tesorería, rechazó caer en las garras de aquellos, a quienes justo al final de su aventura depredatoria como legisladores, les asistió un talento desconocido antes, o sea, el manejo de los medios de comunicación.

Mira, un día lanzaban un discurso incendiario en la tribuna, o de plano lo hacían aprovechando sus relaciones con comunicadores.

Al día siguiente, era segura la llamada del alcalde equis o ye, reclamando espantado que lo etiquetaran como un ratero.

La cosa era esperar a que esos medios, ávidos de notas, sustrajeran más información por su cuenta. Y todos ganaban.

Los medios, lectores. Esos diputados, miles de pesos, favores, plazas, licencias y, cuanto producto del cochupo se pueda usted imaginar.

Por eso, cuando Aristeo Calva, elevado a la quinta potencia de la moral, propuso tasar los sueldos de alcaldes, se le cayó el teatro, pues cómo no.

Por eso el convergencista José Juan Temoltzin, anda tan chirrisco con tirios y troyanos.

Para fortuna de todos, esta desangelada legislatura está en la última fase de su cuarto menguante. Que la alternancia no traiga consigo a este tipo de alimañas, con la cruz en la diestra y el acero en la siniestra.

Me apena ver a ciertos legisladores con tantas ganas de trascender en la vida del estado, pero sometidos al colectivo cómplice, cual gajo del crimen organizado, donde nadie hace más que lo permitido por la conciencia del grupo.

Y la conciencia anda en manos de una facción, esta palabrita tan de moda a últimas fechas.

¿Y para quién será el boletaje de la corrida en honor de El Pana?

.

Sabemos que la fecha tan emotiva, la regaló Alex Ortiz, buscando que le deban un favor; pero, el empresario, Marianito, a quién va a darle cuentas de los ingresos. Ojalá lo donen a la señora madre de El Pana, y no solo lo usen como producto para vender, vender y vender.

Bastaron unos minutos de conversación con Mariano González Zarur, para que el secretario de Turismo y, presidente del patronato de la feria, Daniel Herrera Murga, declarara a sus incondicionales, “ya me dijo… voy a repetir en el cargo”.

De los más ingenuos a los menos, recibir tal noticia los puso frenéticos. A unas, les daría por ceder a la eterna petición (de presta pa’la orquesta), a los demás, a seguir apostando sus mermados activos a un proyecto, de veras en la senda de lo inverosímil.

Era lógica, y además de esperarse, una mentira más de Danny. Una entre los miles gracias a las cuales se afianza, se nutre con nuevos negocios y hasta se adjudica la autoridad para ordenar el restablecimiento de actividades en los antros donde  se protagonizó un despliegue de alcoholizados jóvenes, algunos de los cuales hasta llevaban el uniforme.

Dicen los encargados de la perla de la feria, el restaurante La Cabaña: “a diario, tenían que utilizarse varios transportes para proveer de cortes de carne a tan singular negocio”.

Pero de ello, nadie sabe detalles.

Sí en cambio, se sabe que la mayoría de expositores tuvo las ventas más bajas de los últimos cinco años. Esto se fue a pique. Cambió el concepto, de escaparate del progreso, a enorme cantina, donde se protagonizaron enfrentamientos entre policías y muchachos.

Cuando Herrera Murga, miente a sus subordinados, debería pensar en su pésima imagen ante el estado entero. Quién, con un poco de materia gris lo recontrataría en un cargo tan delicado. Espero que Mariano no sea la excepción.

Creo que no.

Me enteré de lo entusiasmados que andan en su equipo, por recuperar a la fiesta de los tlaxcaltecas como una de las mejores en la República, comparable incluso con eventos tan tradicionales como la Feria de San Marcos, en Aguascalientes, o la de Querétaro, donde realmente hay inversiones dispuestas a sacar del anonimato a esas capitales.

Pero aquí, fue una cíclica caída. Fue el comportamiento faccioso –como condena Mariano – lo que nos envileció y nos hizo cínicos, porque permitimos a instalaciones del gobierno, funcionar con cantinuchas donde nada más faltaba la presencia del crimen organizado, con asesinatos masivos, como para sentirnos completos en el renglón de las desgracias, partiendo que la primera tiene nombre y sigue despachando en Turismo.

La inteligente estrategia mercadotécnica de las corridas del 25 de diciembre y 1 de enero.

Para empezar, la corrida de navidad estará dedicada a Rodolfo Rodríguez “El Pana”, el formidable brujo de los ruedos, capaz de conmover al público, pese a sumar días de juerga a sus apariciones, pese a aparecer aun contra la voluntad de uno que otro timorato.

Pues qué mejor estímulo para el respetable, en Apizaco y en toda la entidad que, homenajear a tan singular personaje, el de la solidaridad expresa a las mujeres de la vida galante, cuya perfidia es para él como la casta de los enemigos en la arena. Apasionante.

Habrán de develar una estatua en su honor y de ofrecer un cartel, tan atractivo, como lo es contar con Uriel Moreno “El Zapata”, quizás el matador más valiente de los cosos mexicanos.

Ayer proponíamos utilizar dichas corridas para un noble fin.

Ciertamente una causa fuera de serie, es la de entregar lo recaudado a quien más lo merezca. ¿Quién si no la señora madre de El Pana, consuelo de sus aflixiones y soporte de sus constantes desvaríos.

Ya sabemos el origen de la fecha (se la regaló el “singular” Alex Ortiz) ya sabemos que el empresario es Marianito (el novillo).

Ahora, de ellos depende que los admiremos o, nos sintamos defraudados.

Mucha suerte.

Toros, toros en la monumental… cómo se urdieron las corridas del 25 de diciembre y 1 de enero

.

Hemos de ver si la transparencia esgrimida por Mariano González como una constante de su gobierno es cierta ó, se trata de nada más de dichos para evadir problemas de fondo. Mientras ello acontece, Marianito prepara dos espléndidos cartelazos en las corridas más esperadas del año.

Dos fechas dos, emblemáticas porque reúnen a las familias apizaquenses en sendas corridas de toros a las que es bienvenida la clase política tlaxcalteca.

Veinticinco de diciembre y primero de enero. Algo así como garantía de una monumental plaza llena. Y seguramente así habrá de ser, pues Marianito (el novillo) hará empresa para presentar un cartel, ya sabe usted, de super lujo.

Fíjese que esas dos fechas, con su éxito asegurado, habían de ser aprovechadas por el junior y su papi, para apoyar alguna noble causa. Qué le parece, por ejemplo, que con los ingresos de las dos corridas, se adquieran juguetitos para repartirlos el día de reyes, de tal forma que todos los niños tengan aunque sea un cochecito de plástico, como detalle del gobernador y su retoño.

Aquello de reunir cobertores es otra de las acciones que pueden realizar ambos políticos, el papá (que es un grillo de primera) y el hijo (que también es un grillo de primera, aunque de menores dimensiones, está chaparrito).

No nos vayan a salir con que las dos corridas son para engrosar sus cuentas bancarias. Recuerden que ya son personajes públicos y cada cosa que hagan tendrá un significado.

El origen de las corridas

Dirá usted, pues qué casualidad que los empresarios taurinos más poderosos de la entidad sean los encargados de organizar las tales corridas.

Pues se trata de un fino gesto de de uno de los políticos más, controversiales –por no aplicarle algo más fuertecito – para el cual aquellas fechas se interpretan como moneda de cuño corriente.

De quién más estaríamos hablando si no de Alex Ortiz Zamora, de quien corren dos versiones.

The first one en el sentido de un cínico flirteo hacia el ganadero gobernador, a quien esas dos fechas en la monumental, no le cayeron nada mal. ¿A quién le dan pan que llore?

A cambio, la talentosa recreación de Hipócrates, quedaría con un favor, un buen favor en su agenda, para poder cobrarlo, ya sabe usted, al paso de los meses y cuando algo se ofrezca.

Veremos ahora si la transparencia a la que Mariano González cataloga como necesaria parte de su acervo en gobierno, es cosa cierta o, depende de su estado de ánimo.

Todos y no nada más este medio deberían saber de acciones como esta, digamos en los terrenos de las cosas buenas que parecen malas. Y por eso proponíamos la donación del boletaje a causas menos antipáticas como sumar una raya más al tigre que cobró fama como cobraba puntual el cheque de Procampo.

The second one tiene que ver con el cobro de la cuota exigido por el de los bisturíes con asiento en la presidencia de Apizaco y, la simultánea visita a Adriana Dávila, para cobrar su “efectiva participación” en el proceso electoral de apenitas el cuatro de julio.

Se le echaron muchas ganas, nena, y aunque perdiste, pues por ganas no paramos, diría el médico político a quien antes lo apoyó hasta hacerlo alcalde panista (craso error).

A cambio, se conformaría digamos con, la delegación de la Sedesol, por no dejar, no le caería mal y al contrario, se daría por bien pagado.

Lo que son las cosas y lo que es el cinismo.

Dos visitas al mismo tiempo. A una le cobra y al otro le da. Gracioso, verdad.

Ahora, estemos atentos al destino de Ortiz Zamora, porque entre el enorme daño ocasionado a las finanzas y al tejido social de Apizaco y, el papelito que quiere hacer, más o menos como todo un capo.

Que, ¿querrá vernos la cara de mensos?

Ya ni la amuela.

Adriana… ¡se nos va de subsecretaria!, y Guadalupe Lozano, al senado…

.

Todo esto se da en el marco de la elección del nuevo líder nacional del PAN, lo curioso es ver cómo tanto Adriana como Héctor, apuestan al mismo gallo, el senador Gustavo Madero, nada más que una con dos votos de consejeros nacionales y, el otro, con seis… es cuestión de números.

Dos muy probables movimientos panistas en las altas esferas estatales, incluso con impacto nacional, me tienen sorprendido. El primero es la incorporación de Adriana Dávila Fernández, al gabinete calderonista –crece la versión de que será como subsecretaria en la SHyCP, aunque podría ser también en otra dependencia.

El otro, saca de la jugada electoral de 2012 a Héctor Ortiz.

El propio gobernador declinaría la posibilidad de contender por un escaño en el Senado de la República, pero no se privaría de impulsar a alguien de su confianza, además con una fuerte estructura partidista para garantizar buenos resultados en la próxima jornada electoral.

¿Quién?

Guadalupe Lozano Tovar. Esposa de Ortiz, cabeza de las llamadas redes de mujeres y sobre todo, disciplinada primera dama, siempre en un segundo plano.

Su nombre habría sido propuesto por el propio mandatario, como una medida que lo aleje de la confrontación con su sucesor, Mariano González Zarur.

La estrategia orticista, y ahora también lozanista, propone la irrupción de “Lupita” en un entorno claramente machista, como sus analistas encuentran las cada vez más frecuentes apariciones del ganadero gobernador, rodeado de una especie de pandilla, en la cual sencillamente no hay mujeres.

Con Adriana Dávila ocupada en el nuevo encargo en el gobierno federal (ojalá cumpla con el perfil), y con Héctor Ortiz apertrechado, el inicio del marianismo abrirá incluso nuevas vacantes buscando equilibrarse.

Nombres como el de Minerva Hernández Ramos, seguramente volverán a brillar, tras el desgastante cambio de camiseta, al que se sometió en julio pasado.

Buscando el jaque en esta partida de ajedrez hay jugadas interesantes.

Es obvio que la de más corto plazo es el proceso de renovación de presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN). Y aquí lo interesante es que los contrincantes, Héctor y Adriana, apuestan porque les conviene, al mismo gallo, el senador Gustavo Madero.

Este, ávido de apoyo para conseguir los 381 votos de consejeros nacionales para alzarse con el triunfo, no ve con malos ojos, ni los dos, ofrecidos por la Dávila, y tanto menos, los seis de Ortiz.

Ahí sí es cuestión de números.

Y es interesante ver el mismo juego de silencio, aguante y misterio, con el cual Héctor suele actuar en eventos como este.

Finalmente -ha de reflexionar- carece ya de futuro político, pero nada más por no dejar, lo veremos poniendo piedras en el camino de Adriana.

Benja, falto de convocatoria

Es exasperante la pasividad de Benjamín Ávila. Siempre lo fue. Sobre todo ahora, cuando se muestra incapaz de unificar criterios entre los consejeros estatales para posibilitar la elección de un verdadero líder de este partido. (sí, porque él es como un alma en pena… mira que secretario general con atribuciones de presidente, resultó en una nulidad desde la perspectiva que le quieras dar).

Calpulalpan, Tlaxco, Apizaco… una vergüenza nacional

.

Alcaldes que lo mismo podrían ser parte del crimen organizado, con pruebas fehacientes de su quehacer delictivo, enmarcan una trilogía de irresponsabilidad, exceso y cinismo, tan lesivos para Tlaxcala como no lo llega a ser la pobreza, las enfermedades renales o la influenza… así de graves estamos…

A la tremenda crisis política, administrativa y social de Calpulalpan nada más le faltaba el involucramiento de su alcalde, Juan Antonio García Espejel, en el crimen organizado. Resulta que en uno de los cajones de su escritorio almacenaba ciento cincuenta cartuchos de R-15, un eficiente rifle de asalto, con dos características: primero es de los más usados en los tiroteos entre bandas del crimen organizado y luego, manejar este tipo de armas se limita al Ejército.

Las balas halladas al alcalde –suspendido sesenta días por el Congreso – son la punta de un hilo conductor que ha de llevar a la inteligencia tlaxcalteca a localizar desde el arma con la cual se utilizaba, hasta las causas para detentar ese tipo de fusil.

Recordemos. En la región poniente de la entidad, los asaltos a traileros principalmente, aunque los atracadores no discriminan a nadie, son el pan nuestro de cada día.

Sabe, me da escalofrío nada más imaginarme a un alcalde incapaz de comprobar 32 millones de pesos (mdp) y, con pruebas de haberse auto prestado cinco mdp, metido en líos de este tipo. Ojalá me equivoque, pero todo apunta al escándalo más grave ocurrido en este castigado y alejado municipio.

Ahora corresponderá al síndico calpulalpense, añadir a la correspondiente denuncia en contra de García Espejel, por peculado y otras gracias, el acopio de parque para abastecer un rifle sobre el cual se yergue la más incierta cauda de sospechas.

‘Onde anda Sosita

Manuel Sosa Salinas, el todavía alcalde de Tlaxco, es la excentricidad en persona. Hoy se cumplen veintidós días que no se presenta a desempeñar las labores de mandamás en ese ayuntamiento.

Lógico, los integrantes del Cabildo (bueno, la mayoría) decidió destituirlo y se constituyó ayer en la capital tlaxcalteca para gritar su coraje, pues al titular de esa presidencia, nada más le dio una crisis de depre, o tal vez la emprendió a algún destino turístico en cualquier parte del mundo, o lo que usted prefiera, pero ¿por qué no aparece?

Siendo tal vez el hombre más rico de Tlaxco y, uno de los más ricos de la región, la ausencia de Sosa Salinas, me obliga a pensar mal, incluso en un posible secuestro.

Instancias de inteligencia y seguridad tlaxcaltecas, deben mostrarse sensibles ante esta ¿desaparición?, y no descartar ningún escenario mientras no aparezca el próspero hombre de negocios metido a político.

Ahora, si el alejamiento de sus obligaciones obedece a cuestiones fatuas, reciba la más fuerte crítica por la irresponsabilidad mostrada.

Oiga, de veras nos tiene más que preocupados.

Apizaco, la vergüenza

Describir el trienio de Alex Ortiz Zamora, es un asunto penoso. De la importante oportunidad de gobernar a este pujante municipio, al bodrio de político en que devino, me apena confesar a todos ustedes la decepción de los muchos grupos que con su voto le permitieron ocupar en forma inmerecida una silla muy importante.

Entre la pésima administración, en manos de un sujeto que hoy es diputado electo, como el acto más bochornoso de compra de inmunidad, y la inteligencia y seguridad, manejadas con criterios muy parecidos a los que operan bandas del crimen organizado, a esta demarcación nada más le hacía falta ver saqueada su alcaldía porque ahora debe enfrentar una serie de laudos.

Lo más gracioso del señor médico político, es que soñó con ser gobernador de Tlaxcala. Se ufanaba de una relación amistosa super productiva con el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero. Y tal vez suponía que era tanto su magnetismo que, el propio presidente Calderón lo habría de ver como un híbrido en el agreste surco del Altiplano.

Cuando uno despierta de la borrachera, lo agobian terribles dolores y un insoportable hedor a vómito. Nada describe mejor a quien mal gobernó al ombligo político y económico de Tlaxcala.

Dinero y poder en manos de alguien como el médico-¿político?, son dinamita.

Qué miedo.

Fue por mayo, dos chaparritos y un galán pactaron en Casa Puebla… ¡extra, extra!

.

El resto, ya usted lo conoce… vino la etapa de la deschanclización como sello de garantía de un resultado gracias al cual la entidad no acabó de cabeza… * Si los diputados proponen tasar el salario de alcaldes, ojalá hagan lo mismo con las fortunas que mes a mes reciben.

Mayo, el mes de las reuniones en lo obscurito

Fue en Casa Puebla por ahí del mes más florido del año, cuando a instancias del minúsculo mandamás de tal recinto, arribaron cada quien por su lado los dos sujetos más poderosos del vecino estado… uno del PRI y el otro… también, nada más que enfundado en piel de panista.

Se trataba de obtener el apoyo del vigente, por lo que el de hechuras preciosas fue al grano. –Échale la mano al amigo, va?… ya ves que en julio, por ahí de los primeros cuatro días se van a poner difíciles las cosas, cómo ves, amigo…

-No pos, así como que pronunciarme públicamente a favor de ese proyecto, y así como me lo pides, me resulta bochornoso, porque, ya sabes, tengo mi palabra dada, ahí para ponerle ganas con una amiguita…

– Se te pide como cuates… por los viejos tiempos… va?

-Mmmm… pues, nada más porque cada cosa que pides, nada más no se te puede negar… le voy a echar la mano a nuestro amigo (quien impasible era el principal testigo de este aquelarre de tres), aunque la forma de ayudarlo será no moviendo un dedo por aquella.

El resto, usted ya lo conoce.

Por aquellas mismas fechas vino aquello de tomar las riendas de una, cómo se llama, a sí, de una campaña, acompañada por harto despliegue, pero lo necesariamente moderado para no hacer olas, como quien dice para contribuir en los resultados conocidos por el respetable…

Ya sabes, vino la etapa de la deschaclización, aplaudida por muchos pues, con ello se garantizaba el resultado prometido a los dos esos que te platico, reunidos a tomar la copita allá por los Fuertes de vecino estado, y en medio de exageradas medidas de discreción.

El que no era tan chaparrito dibujó chica sonrisota, no dejaba de frotarse las manos y algo así como lo siguiente planteó, a manera de respuesta a tan finas atenciones:

-De aquí, pa’l real… como que te voy a madrear de vez en cuando para que la perrada piense que andamos de la greña, pero ya sabes, en el fondo cuenta con esta mano amiga, hacedora de favores a quienes demuestran semejante fineza.

Y así, concluyó aquella reunión, porque el chaparrito anfitrión tenía que ir a atender otros negocios.

¡Qué lindos!

Hay que ser parejos

Si la propuesta del ¿priísta?, Aristeo Calva, de tasar los sueldos de los alcaldes, fuese paralela a hacer lo mismo con los ingresos de los legisladores (no todos, aclarémoslo), estaríamos ante una justa petición hecha por un auténtico representante del pueblo tlaxcalteca.

Enterarse, sin embargo, de las fortunas distribuidas cada que se tira línea para apoyar determinada causa, nos iríamos de espaldas.

Calva carece de solvencia moral para meterse con los bolsillos rotos de los alcaldes, maltrechos, quebrados y hasta con bote seguro, como el de Calpulalpan –quien se auto financió con cinco millones de pesos y no los puede devolver – quien empeñó hasta las unidades de limpia con un prestamista en el estado de Hidalgo.

Me parece de lo más sano que por ley, los tlaxcaltecas nos enteremos de que nuestras autoridades ganan lo justo por el esfuerzo devengado. Oiga, pero cuando lo aconseja el campeón de la discrecionalidad, el enemigo de la transparencia, la tapadera de las tranzas administrativas, gozoso beneficiario de tales prácticas, esto suena a pitorreo.

Sería formidable que el señor Calva se auto obligara a transparentar los montos por compensaciones y premios legislativos a una ostensible falta de rendimiento y, como lo critica el gobernador electo, a prácticas facciosas con intereses muy definidos, siempre apuntando al beneficio económico y político de unos cuantos.

Veremos el debate generado por la iniciativa. Si procede, pues que sea en un marco integral y no sólo dirigida al llamado cuarto poder, como muchos conocen a las autoridades municipales, sino incluyendo a los tres poderes.

Le garantizo un estado libre de deudas morales con aquellos, los pobladores, a quienes siempre les toca bailar con la más fea, cuando les toca presenciar informes ricos en simulación, en prosas devaluadas, pero infames por cuanto datos de un verdadero manejo honesto y sostenido.