[xyz_lbx_default_code]

Archiv para octubre, 2010

El que calla otorga; el ladino ausentismo de diputados a la comparecencia de Fabián

.

Están tan ocupados en otros temas que, cumplir con la representación popular en el rubro del medio ambiente, los pone a bostezar. Así se acata la voluntad popular que, a su fuero lo denigra, lo hace basura…

Una vez más vimos que en la medición de fuerzas, el Poder Legislativo blande sus rodillas ante el Ejecutivo. De treinta y dos diputados, sólo veintitrés acudieron a la comparecencia del coordinador de Ecología (CET), y con su ausencia demostraron, la infame representación de la cual disponemos los tlaxcaltecas, cuando la voluntad superior asesta un manotazo en la mesa.

Media docena de legisladores se desgañitó, reclamando la operación de las patrullitas ecológicas de la extorsión.

Digamos que cumplieron con la premisa de, “pan y circo”, pero sin la efectividad que suele tener la Legislatura cuando, esa misma voluntad superior pide a sus operadores la unanimidad, o por lo menos una abrumadora mayoría.

Empobrecidos por la crisis que llegó para quedarse, atemorizados por el clima de violencia –nada más ayer se registraron cuatro matanzas en el país – y sin más alternativa que portar autos un poco viejos (por no decir carcachas incapaces de cumplir con el estándar de emisiones exigido), ahí nos tienes, sobresaltados cuando nos encontramos con un retén de carácter ecológico.

Fabiruchi no sólo encarnó al tristemente célebre Roque Villanueva, cuando hizo el gesto ese nada estético una vez que se aprobaron impuestos lesivos a los mexicanos, sino que nos hizo sentir responsables de posibles niveles de contaminación, tan elevados como llegan a presentarse en la Ciudad de México.

Si las calles no fuesen cerradas por obras de duración perenne; si manifestaciones de inconformes no se dieran en el centro histórico de Tlaxcala, si en lugar de obras faraónicas contásemos con vialidades funcionales, los automovilistas no tendrían por qué generar la emisión de dióxido de carbono, como inevitablemente ocurre durante las crisis viales.

Como usted puede apreciar, la prueba que sin problemas superó el titular de la CGE, tiene más fondo del expuesto ayer jueves en su comparecencia.

Nunca se nos explicaron los criterios utilizados para asignar las concesiones de centros de verificación. No nos dijeron que estas, cual monedas de valioso cuño, fueron regaladas a cuates, diputados, influyentes, en cuya agenda no es prioritario el cuidado al medio ambiente, como sí en cambio lo es el abultamiento de sus cuentas bancarias personales.

De qué sirve enterarse que millones de pesos fueron utilizados para sanear al río Zahuapan, si en realidad se halla tan fétido como siempre.

Esto es un asunto de histrionismo aderezado con cifras que, en la realidad sólo se traduce en ganancia para un solo lado, como lo podemos ver con los dos millones de pesos generados por multas logradas a través de las patrullitas de la extorsión.

Acaso es necesario que demos parte de nuestro raquítico ingreso a un Estado, por el hecho de utilizar el entorno.

Con frecuencia se nos hace responsables del cambio climático y se llega al extremo de cuestionar el gasto individual de agua, oxígeno, en general de espacio.

Pero a esas poderosas firmas (Dow, Femsa, Pemex) que en realidad nos hunden en su inmundicia aquí en territorio tlaxcalteca, lejos de darles el mismo trato, las eximen, las toleran y ya encarrerado el gato, hasta les celebran desde su gasto incontrolable y desconocido de agua, hasta las catástrofes en contra de la naturaleza y de nuestra salud, de las que son los únicos responsables.

Saludo con respeto a los diputados que faltaron ayer a la comparecencia de Fabián Pérez Flores. Sólo les recuerdo que tienen un compromiso con sus representados y un formidable sueldo que, ha de alcanzar dimensiones monstruosas a fin de año, con su inmerecido aguinaldo.

¿Así es como responden a los ciudadanos de quienes demandaron su voto en el proceso del que se hicieron con una curul?

Por eso, el coordinador de Ecología, bien que aprovechó el escenario para hacerles la roqueseñal.

Se lo merecen.

Que el acceso a la información no sea bien disputado por el que se va y el que viene

.

Noviembre, mes de la convocatoria para renovar a la Caiptlax, que los nuevos comisionados tengan el único compromiso de garantizar la transparencia y no de servir a quienes los proponen.

Con la nueva administración, a partir de enero de 2011, una parte fundamental del contexto democrático en el que intentamos introducirnos, la Caiptlax, contará con nuevos comisionados, tras el proceso de renovación que inicia en noviembre, con la convocatoria respectiva.

En un esfuerzo por conducirnos con objetividad, tratamos de respondernos al siguiente cuestionamiento: ¿cuál de los dos gobernadores tendrá manga ancha en el palomeo de los aspirantes?

El régimen que llega a su fin, acostumbrado a una profunda injerencia en cada ámbito donde cabe la mínima posibilidad de introducir la nariz, detenta la prerrogativa de la selección.

Digamos que es un montaje tan bien realizado que, consigue niveles aceptables de credibilidad.

Pero, honestamente, el papel de este ente se ve limitado a la permisividad que conviene al tlatoani y a su burbuja. De tal suerte que los comisionados pueden considerarse fuertes candidatos a recibir un Ariel, mientras los verdaderos alcances de una institución con semejante poder, tienen para subsistir que, ceñirse a la vara más alta.

Mariano o Héctor, serán el tronco del cual surjan las nuevas ramas del acceso a la información. El primero, en un alarde de promesas por transparentar, se ha encargado de generar la expectativa de un gobierno realmente dispuesto a permitir la operación de una comisión como la que nos ocupa.

Hasta dónde su palabra se va a cumplir, eso no lo podemos saber ahora, cuando comienzan a aparecer nubarrones de un doble discurso; el del desdén por reunirse con el mandatario en funciones y, el que nos habla de varias mesas de diálogo, teniendo al gober precioso como convocante de ambos protagonistas. (ya hasta se habla de premiar a Miguel Ángel Marín Torres, con la Secretaría de Salud, por el logro de su carnal).

Ortiz, no dejará de aprovechar la oportunidad de meter mano en el listado de aspirantes. Lo ha hecho en cada convocatoria, bajo la premisa de que en Tlaxcala el viento no mueve a una hoja del árbol, sin su voluntad.

Cuando hemos dicho que el de González, será un gobierno acotado, no lo decimos de broma.

Aun con sus estruendosos silencios y sus hostiles declaraciones, es incapaz siquiera de sobreponerse a la fuerza propia que trae consigo la nueva legislatura, mayoritariamente tricolor.

Y si partimos de la complejidad en la relación con los nuevos diputados, cuya lealtad debería ser incuestionable, ya imaginará usted en los restante ámbitos, el nuevo inquilino de palacio no la tiene fácil.

De todo esto, lamento que la democracia sea en nuestra entidad una asignatura, si no pendiente, sí con muchísimos obstáculos.

La voluntad popular se negocia en mesas previas de élites que inciden en los triunfos o derrotas. Y si para eso se dispone de millones y, se nos hace creer que ahora sí nos ha llegado el alto nivel de libertades con el que tanto soñamos, pues triste nuestra calavera al darnos cuenta que lo más a lo que aspiramos es, al cambio de las estrategias para el mismo fin, el fin de manejar los presupuestos a su conveniencia, mientras a nosotros nos den un trato de perrada, sin más derecho a opinar que nuestras expresiones en medios como el presente.

Verdaderos votos porque la elección de los nuevos comisionados sea un real ejercicio ciudadano. Porque el nuevo gobierno no se represente con un tirano, mentiroso y perverso.

Porque nos provoque verdadero orgullo el nuevo trío que se ostente bajo las siglas de la Comisión de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Caiptlax).

Un poblano en la terna para la Secretaría de Salud en Tlaxcala

.

La cercanía de Mario Marín Torres al gobernador en funciones Héctor Ortiz y al gobernador electo Mariano González, apuntaló las aspiraciones Miguel Ángel Marín para contender por la Secretaría de Salud del próximo gobierno de Tlaxcala.

Un factor clave  para que Miguel Ángel Marín Torres pueda convertirse en el próximo secretario de Salud en Tlaxcala, es su hermano el gobernador precioso de Puebla, Mario Marín Torres.

La razón, es simple, el mandatario poblano ha sido el interlocutor para lograr lo que parecía difícil, que el gobernador en funciones Héctor Ortiz Ortiz y el gobernador electo Mariano González Zarur se sentaran  a dialogar sobre la transición en Tlaxcala.

Aunque el panista y el priista lo niegan, lo cierto es que ya platicaron en dos ocasiones por intervención de Marín.

Su estrategia de ambos es simple, negar los encuentros y mantener la idea de que hay distanciamiento, para que así nadie piense que Héctor Ortiz si ayudó a Mariano González en los pasados comicios del 4 de julio.

Mario Marín es amigo de muchos años de Héctor Ortiz y su cercanía a Mariano González se dio a través de Emilio Gamboa Patrón, quien lo ayudó a enfrentar el escándalo mediático de Lidia Cacho y Kamel Nacif.

Además, el mandatario poblano es bien visto por los priistas tlaxcaltecas, pues de su gobierno salieron apoyos importantes para que ese partido como oposición pudiera enfrentar los últimos comicios estatales y federales que se llevaron a cabo en Tlaxcala.

Miguel Ángel Marín se desempeña actualmente como director del Instituto Tlaxcalteca de Asistencia Especializada a la Salud. Es priista y desde ahora su nombre es considerado por el gobernador electo Mariano González para ocupar la secretaría de Salud o la dirección general del Hospital Infantil de Tlaxcala, reconocido como uno de los mejores nosocomios de alta especialidad en el país.

Cánovas no pierde la esperanza

Aunque Víctor Cánovas Moreno, asesor del gobernador de Tlaxcala, Héctor Ortiz Ortiz, ya dejó de autopromoverse para ocupar un cargo de primer nivel en la próxima administración del poblano Rafael Moreno Valle, lo cierto es que sigue abierta la posibilidad de que éste personaje desempeñe un cargo relevante.

Una ventaja que e gobernador electo de Puebla  ve en Cánovas es que es un político conservador que tiene  interlocución con algunos sectores del panismo poblano como Luis Paredes Moctezuma y Francisco Fraile García.

Además, es un personaje que mantiene buenas relaciones con los representantes de la iglesia católica y con los líderes del Yunque poblano.

Si bien es cierto que los colaboradores de Rafael Moreno Valle que ya ocupan los cubículos de las oficinas que instaló para llevar a cabo el proceso de transición,  lo real es que Víctor Cánovas pueden dar la sorpresa de aparecer como funcionario en Puebla o mínimo como un proveedor consentido de ciertos servicios.

Dios los hace y ellas se juntan

Resulta lamentable y triste escuchar las declaraciones de la nueva delegada del IMSS en Tlaxcala, Margarita Arenas Guzmán,  quien en algunas entrevistas radiofónicas asegura que las instalaciones del Instituto son viejas y obsoletas, al igual que el equipo médico.

Se lamenta de que las operaciones quirúrgicas en Tlaxcala se pospongan o se programen por muchas semanas y que el abasto de medicinas no implique un problema grave para los derechohabientes.

Ante tal panorama, la nueva funcionaria se avienta la puntada de decir en los micrófonos que buscará al gobernador Héctor Ortiz para que invierta recursos al IMSS y que para mejorar los servicios se está ofreciendo al personal cursos de calidad y calidez.

Es decir, ante la cancelación de una operación o la falta de un medicamento o el mal funcionamiento de un equipo, el personal del IMSS tiene que tener la calidez de comentarle al derechohabiente “hoy no puedo atenderte ni resolver tu problema”, con voz amable y dulce para evitar la molestia.

Ante tal postura, no me cabe duda que la ex diputada federal panista  Margarita Arenas Guzmán es recomendada y amiga de la ex candidata al gobierno de Tlaxcala, Adriana Dávila Fernández.

Sedesol, la cabeza de sector en disputa y la sangre que puede correr

.

Si antes nada pidió para sí, hoy su objetivo es la delegación de Sedesol; para llegar a ella, derriba cabezas y amenaza con no dejar piedra sobre piedra en el maltrecho panismo, venido a cero tras el estrepitoso fracaso del cuatro de julio.

En la etapa electoral que transcurrió la candidata de aiga sido, dice haber tenido un comportamiento mesurado hacia sus patrocinadores, “nada les pedía”. Casi cuatro meses después y, con los malos resultados de los comicios, su situación cambió.

Ahora sí pide.

Y nada más hay que ver su codicia por las delegaciones federales. Quien reserva Oportunidades para el señor su cónyuge, ha develado una moral decadente en las cuestiones de la política… un nulo interés por atender a la reacción del colectivo en pleno cambio de percepción, respecto de aquella a quien en su momento dio todo, pese a no haber sido suficiente.

Oportunidades sería el primer peldaño.

La delegación de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) es realmente el objetivo. ¿Será porque es cabeza de sector, y dispone de amplios recursos presupuestales?, ¿Por qué cuenta con obsesión compulsiva los días que al frente de esta vive su otrora amiga y compañera de partido, de cuyo comportamiento antes del cuatro de julio, al menos yo no me atrevería a hablar de un activismo albiazul comprobable.

Dicen que un viaje de esta funcionaria federal con su compañero (ah, pero qué parecido a Joaquín Cosío, “el cochiloco”) a Sudamérica (específicamente a Argentina), habría de coronar el impecable comportamiento hacia la causa orticista, a cuyo tlatoani realmente deben el despertar del susodicho cochiloco y, por añadidura la alianza delegacional entre las representaciones, una en la mira inmediata de la “aiga sido” y la otra, la que atiende al campo… también (¡!).

Así que la cobranza de facturas a causa de aquella jocosa broma respecto a las chanclas usadas en una campaña política, allá por los Cholulas… allá cuando las tres eran inseparables comadres, piensa realizarse con intereses sobre intereses. Con un resentimiento más allá de lo que cualquier humano se puede permitir.

¡Eso es!… rencor, perfidia, venganza, odio, pero mucho odio, lo que mueve a la entraña ¿panista?, de quien en forma deliberada ignora, “la objetividad” de aquellos inmersos en las propuesta de, “Una Patria ordenada y Generosa”.

En este momento y con la hiel acumulada, no ha lugar para semejantes propósitos, más románticos que posibles, más teóricos que provechosos y, enmarcados en una moralidad que al ente herido de la ruptura de barreras, sencillamente se le olvidó.

Las individualidades dotan de vigor al partido azulino en Tlaxcala. Más allá; esas, posibilitan a los grupos. Y si jalan parejo, me quito el sombrero en señal de respeto a su organización.

En el caso contrario, me quito, pero del camino por donde habrán de volar dientes rotos enmarcando a la sangrienta y rijosa reacción de quien debilitada por sus demonios internos, llamó a más de un grupo a considerar el inminente riesgo de contribuir al matriarcado que (para fortuna de todos) no se dio el pasado cuatro de julio.

Un constante llamado al renuevo generacional, sólo como hecho, sin advertir la nula casta en tanto caldo de cultivo para el rencor y la venganza, no germinó en la voluntad de los votantes.

A veces, estos me desconciertan.

Son capaces de sumarse a causas difíciles. Pero solo en la medida de la retribución.

Y eso genera un marco de miseria que nos ha tomado de los hombros y nos ha negado cualquier posibilidad democrática.

Pese a la fortaleza de las instituciones encargadas de organizar y dar seguridad a los procesos electorales, recurrimos al miserable intercambio de dádivas por sufragios.

Reitero, eso nos hace cómplices de la atroz maniobra de gastar millones para instalar casillas, cuando la voluntad popular realmente se da en una mesa con cuatro sillas, a los sumo.

Este entorno de odio, peligroso para todos (opositores, periodistas y ciudadanos que se expresan con libertad) están ahora a merced de la venganza jurada por aquella dispuesta a romper las barreras de la libertad, como le ha dado en ver al pensamiento distinto a su rudimentarismo.

Los abusos en Apizaco tocaron fondo… comenzó a salir la podredumbre

.

Nada más faltaba que el régimen de terror vigente en Apizaco, echara el guante a un reportero, con lo cual colapsó la represa de corrupción, violencia, extorsión y cuanto negocio ilícito quiera usted imaginar en este, el municipio de los bussines en efe…

El encarcelamiento del periodista Pedro Morales González, cuando tomaba imágenes en una de las mansiones del alcalde, Alex Ortiz Zamora, fue la gota que derramó, no un vaso sino toda una represa de corrupción, combinada con un velado clima de terror, a través –por cierto- de un eficiente aparato de inteligencia.

1.- Ganaban todos, desde los policías rasos, hasta los jefes (el director, el sedicente compadre del gober y presumiblemente el alcalde, verdad) con las detenciones arbitrarias de cuanto trasnochador se pudiese, bajo un sistema infalible: teiboldances, prostíbulos y otra suerte de antros, abiertos a deshoras, vigilados con mucha atención por patrulleros macana en mano, prestos a repartir chingadazos, con el propósito de intimidar a sus víctimas.

Por esa causa, los ingresos serían brutales y, decenas de avergonzados entambados, están dispuestos a atestiguarlos, nada más que sin mencionar sus nombres, no vaya a ser que sus esposas les acaben de propinar la madrina por la que, les sacaron la quincena entera o, todo lo que en sus bolsas trajeran, y hasta con el riesgo de que les sembrasen mota, armas, o algo por el estilo.

2.- En el análisis de la cuenta pública de este particular municipio cobró notoriedad una serie de obras por más o menos trece millones de pesos. Lo chistoso es que dichas obras nunca se realizaron. Pero como en Apizaco, los regidores (no todos, eh…) lo mismo portan garras que, colmillos, entonces el asunto devino en una gran pachanga donde todos acabaron encuerados (metafóricamente), mostrando el cobre del que están hechos y lanzando acusaciones mutuas.

Así, bajo esta dinámica, un día como tantos que vivimos en Tlaxcala, el médico alcalde, asaltó por enésima ocasión el palacio municipal, y de él se posesionó, como nada más lo hemos visto en películas de la talla de “La ley de Herodes”.

3.- Los excesos retornaron al ayuntamiento de los negocios “en efectivo, cash, en marmaja”. Y siendo elevadísimo el riesgo de colapso debido a una multiplicidad de causas, zaz, los municipales echaron el guante a uno de los periodistas con más años en el oficio, Pedro Morales, cuando realizaba su labor, en una de las mansiones del nuevo rico de Apizaco.

No, pues con semejante error, uno a uno comenzaron a aflorar las porquerías que, a nombre de la autoridad se elevan al rango de decreto de petatiux, bajo la vista gorda de los regidores (no todos) y demás servidores públicos que, de veras, aquí les llovió en su milpita.

4.- Y también tenía que llegar el día en que la violencia desbordara a una sociedad, a un triz de estallar. Las huestes alcaldistas, se fueron encima de los vendedores ambulantes y, a la voz de “Viva la ley de la macana”, maltrataron, robaron e, intimidaron hasta que se agotaron.

Tras esta maniobra sobrevino un, “conveniente manejo de la crisis” y todo empeoró.

Mire usted, no es el PAN. Ese partido, siendo objetivos ya es un cero a la izquierda.

Es una dolorosa subcultura de fregar al ciudadano. Es el colectivo de corrupción multipartidista que ha de cobrar notoriedad en el entorno global porque, se lo juro, este desorden espanta a los mismos talibanes.

Se adelanta el sexenio del culto a la persona

Podrá ser eficiente o no, el gobierno entrante. Pero en lo que nadie le va a ganar es en las loas al supremo, al hermoso, al señor gobernador.

Y vea si no hay razones para sostener lo anterior: apenitas la semana pasada viose en los jardines del palacio marianista a un peculiar artista del diseño (de casas y jardines). A varios sorprendió atestiguar como descendía de una camioneta BMW color azul y de su cajuela sustraía hermosas plantas, cuyo destino era ser sembradas en alguno de los prados, pero prados (no ching…).

Usted sabe lo mal pensadas que son las gentes. Unas se decían, ay, qué no será Joaquín… pero otras les respondían, no seas buey, cómo crees. Resultó que los primeros tenían razón, se trataba del mismísimo Cisneros, que de ex candidato y ex senador, se convirtió en cuidador de los jardines del señor gobernador.

Lo que es ser riata… con el cabecilla del orticismo, el ex candidato a la mano, se esmeró diseñando y vendiendo casas y terrenos; o sea, hizo negocio. Y ora con el mero machín del zarurismo, anda en las mismas… digo, comienza sembrando unas plantitas y, quien quita verdad, al rato está despachando en alguna de las oficinas del gobierno a partir de enero.

Los demonios andan sueltos

Esta frase célebre de Salinas queda ad hoc al ambiente desatado por la ex candidata del aiga sido. De la inocente pseudo política que se despojaba de las chanclas frente al respetable en uno de sus cierres de campaña, se volvió ofensiva, desafiante, vengativa. También un poco ingenua porque oiga usted… eso de andar colocando al esposo en la delegación de Oportunidades, nada más se le puede ocurrir a ella.

El terror es vigente. Y contribuye el alcalde de Apizaco, Alex Ortiz, exhibiéndose como un cuate dispuesto a ir a pagar con cárcel, si es preciso, el abuso que detenta una vez que retomó las riendas del ayuntamiento.

Ni qué decir de la extorsión telefónica y, la extorsión de las patrullitas ecológicas y las desapariciones de las que poco se habla porque, existe la encomienda de sostenernos, por lo menos en el terreno mediático, como la entidad más segura de la nación.

Ajá…

La UAT la trincera de los orticistas que buscan la guerra

.

El rector de la UAT, Serafín Ortiz, ya dio señales de que su relación con el próximo mandatario estatal será pésima, al grado que se buscará cualquier pretexto para iniciar la confrontación.

El cambio fulminante que el rector de la Universidad  Autónoma de Tlaxcala, Serafín Ortiz Ortiz, hizo en la Facultad de Ciencias de la Salud, confirma dos cosas, la primera que los orticistas harán de la institución su trinchera para enfrentar al gobierno de Mariano González Zarur y que el rompimiento entre Perla López Loyo y Héctor Ortiz fue real y no una simulación.

Cuando a mediados de junio y en pleno proceso electoral se conoció que la diputada federal y ex aspirante panista al gobierno de Tlaxcala, Perla López Loyo, se sumó a la candidatura del priista Mariano González Zarur, las especulaciones sobre esa decisión no se hicieron esperar, al grado que se dijo que Héctor Ortiz la había enviado y que eso demostraba su traición al PAN.

Sin embargo, la decisión de Perla obedeció más a la actitud excluyente de Adriana Dávila para incorporarla a su campaña como coordinadora y para romper su relación con su jefe político Héctor Ortiz, pues se sintió utilizada en el juego de la sucesión que llevó a cabo el mandatario panista.

Los orticistas nunca le perdonarán a Perla López esa maniobra, ya que según las mediciones electorales que se hicieron sobre ese punto en específico demostraron que la intención del voto hacia el PAN bajó cinco puntos porcentuales.

El cese de la Mtra. Ruth López Loyo en la Facultad de Ciencias de la Salud de la UAT ya se esperaba, pues desde hace algunas semanas ya se conocían las intenciones del rector Serafín Ortiz de quitarla de ese cargo.

Si hay un orticista que detesta y no pierde oportunidad para criticar y lamentar la próxima llegada al gobierno de Tlaxcala de Mariano González Zarur, es el rector de la UAT que tratará de ubicarse como el heredero del grupo político que acompañó a su hermano por la administración estatal.

Sin embargo, sólo los orticistas radicales seguirán a Serafín Ortiz y desde la UAT buscarán mantenerse vigentes. Ellos ya velan armas para la guerra que viene y no dudarán en enfrentarse a Mariano a la menor provocación.

El gobernador electo de Tlaxcala es probable que no caiga en ese juego, pues sabe que al inicio de su administración no le conviene enfrentar un problema como el que tiene el mandatario de Jalisco, Emilio González Márquez, con la Universidad de aquella entidad.

La UAT difícilmente recibirá apoyos extraordinarios del gobierno del estado como sucedió en la administración de Héctor Ortiz. El rector ya declaró que no está muy interesado en hablar con Mariano González, pero lo que quizá no sabe es que el gobernador electo lo que menos quiere es establecer contacto con él.

Si Mariano no ha buscado a Héctor Ortiz para establecer los plazos de la entrega recepción del gobierno de Tlaxcala, usted cree que está interesado en hablar con Serafín.

Yo no creo.

La burda estrategia de una panista que busca romper barreras

.

El gobernador Mariano González está más preocupado por el atrincheramiento de los orticistas en la UAT que por los obstáculos que busca ponerle un sector del PAN.


El relevo de delegados en algunas dependencias federales de Tlaxcala está lejos de representar un golpe al actual mandatario panista Héctor Israel Ortiz Ortiz.

Si bien la ex candidata del PAN al gobierno estatal, Adriana Dávila Fernández, pretende vender la idea de que esa medida es un castigo por la supuesta traición de que fue objeto por parte de Héctor Ortiz y sus principales colaboradores en los pasados comicios, lo cierto es que ella y su grupúsculo buscan posiciones para hacerle la guerra a quien fue capaz de derrotarla el 4 de julio y me refiero a Mariano González Zarur.

Y me explico, a menos de 90 días de que Héctor Ortiz entregue el mando del gobierno a su rival, el priista Mariano González, lo que menos le importa es que la administración federal de Felipe Calderón Hinojosa proceda a designar a nuevos delegados en Tlaxcala.

Las razones, es porque los presupuestos que ejercen las dependencias ya están autorizados y canalizados  y en el último de los casos porque será Mariano González el que tendrá que lidiar con ellos para que los programas del 2011 se amplíen y mejoren.

Resulta grave que el gobierno de Felipe Calderón envíe mensajes sicilianos a Mariano González, pues según el columnista de Pulso, Edgardo Cabrera, la candidata perdedora  logró colocar a sus incondicionales en el Centro SCT, IMSS, Conafor y Oportunidades, sin que ninguno de los nuevos funcionarios haya salido a desmentir que responde a los intereses de la señora Dávila.

Lo anterior, quiere decir que el gobierno federal lejos de mandar a funcionarios con el perfil para desempeñar los cargos, envió a amigos de Adriana Dávila para apuntalar, en los próximos meses, sus posibles aspiraciones de contender por un cargo de elección popular en el 2012.

Es obvio que ese grupúsculo del PAN comandado por la señora Dávila buscará desde algunas dependencias federales bloquear el trabajo del próximo gobierno para cumplir con las amenazas que hiciera el pasado 3 de agosto a través de un desplegado publicado en El Sol de Tlaxcala.

Según ese escrito la ex candidata estableció: “Que “no será ni invisible ni anónima” y que regresará a la actividad política el 9 de agosto, cuando ponga en marcha sus oficinas de atención ciudadana para “luchar y lograr el relevo generacional que tanto hace falta al estado”.

Y agregó: “Los invito a ver el pasado con agradecimiento, el presente con pasión y el futuro con esperanzas. No seré obstáculo para ningún gobierno, pero sepan que, en caso de ser necesario, alzaré la voz con toda responsabilidad para que Tlaxcala prospere”.

Además, la panista dijo en ese desplegado que  los habitantes que votaron por ella avalaron una nueva forma de hacer política, donde no tuvieron cabida las mentiras, la difamación y tampoco se lucró con el dolor de las familias.

Aclaró que ella y su equipo de campaña nunca recurrieron a las mañosas prácticas del pasado – que hoy fueron utilizadas – de traer ciudadanos de otros estados a votar con credenciales falsas, sembrar grupos de choque o lograr que personas ya fallecidas emitieran su voto.

La estrategia de Adriana Dávila para hacerle la guerra a Mariano González es tan burda que refleja claramente su forma de hacer política, bien dicen que por eso se codeaba y se habla de tú con los legisladores federales ubicados en el Bronx de la Cámara de Diputados.

Sin embargo, a la panista que rompe barreras se le olvida que se enfrentará al segundo tlaxcalteca con las mejores relaciones a nivel nacional, de ahí que difícilmente Mariano González tratara asuntos con los delegados si es que puede hablar con los secretarios de estado.

En lo personal creo que Mariano está más preocupado por el atrincheramiento de los orticistas en la UAT que por los obstáculos que busca ponerle un sector del PAN que cada vez está más confrontado con todos los actores políticos de Tlaxcala.

Lindos los nuevos hospitales… ¿y los médicos, y las enfermeras, quién los va a pagar?

.

Al próximo gobernador le indigna ser el que apoquine el recurso para la operación de los nuevos hospitales, cuya distinguido corte de listón, correspondió al actual. Entonces, se da un intercambio de inútiles golpes que en nada contribuyen al progreso.

Es el elemento humano y su actuación eficiente, bien pagado gracias al gran respaldo que significa la planeación, la parte medular de los hospitales, erigidos por la actual administración, bajo esquemas de obras impactantes.

El Hospital del Sur es un aliento parcial para 280 mil habitantes de varios municipios. Existe el edificio, un equipamiento en proceso, pero quien lo opere es el gran capítulo pendiente.

Una hazaña plausible es el sistema bajo el cual funciona el Hospital Infantil de Tlaxcala. Al estado le cuesta un ojo de la cara su operación. Pero vale la pena pues, el personal médico es de lo mejor en el país. Insisto, esto cuesta. Y de algún sitio tiene que salir el dinero para cubrirlo.
Sabemos del proceso para sindicalizar al personal y su inminente vigencia en el corto plazo, lo cual ha de cambiar sustantivamente el desempeño de esta gran obra.

En otras palabras, la magia se ha de terminar de manera paralela a los días que restan a esta administración.

Así que el del Sur, el de la Mujer, el del Niño y toda esa infraestructura hospitalaria, sobre la cual el gobernador Héctor Ortiz, deposita el éxito de su gestión, carece de la mitad vital para mantener abiertas sus puertas: el elemento humano y, claro, el respaldo financiero para su existencia.

Es un pendiente. Un gran pendiente que, ha de resolver el próximo. Esa es la percepción del actual.

Pero el equipo marianista parece pensar distinto. Le incomoda saber que una parte importante del presupuesto tendrá que sostener al abundante esqueleto, cuya inauguración con bombo y platillo, no le correspondió.

Si al recurso avenido le hubiesen distribuido en forma conveniente, equilibrada (obra/operación) otro gallo nos cantara. Sí, el gallo de la planeación. La obra, obvio, no sería tan grande, pero habría dinero para pagar médicos, enfermeras, personal administrativo y operación del equipo.

Hablamos de un mundo de dinero. Creo que parte de él pudo haberse ido en los diezmos, dobles diezmos y otras expresiones con alcance escatológico.

El volumen de lo entregado, es directamente proporcional al ensanchamiento de las cuentas de unos cuantos.

Que tengamos los cuartos. Qué bueno. Que haya quien nos recete cuando estemos encamados, mejor. Y si también nos asiste una afanadora bien pagada y un laboratorista satisfecho, entonces esto estará funcionando.

Pero, si los cuartos ahí están y no hay lana ni para sacudirlos, estamos hablando de una tragedia.

Y también intuyo que en el capítulo de la ecología las cosas van por ese rumbo. Hay plantas de tratamiento en las cuales se gastaron muchos millones. Pero no operan. El ejemplo más grave involucra, casualmente, al Hospital de San Andrés Ahuashuastepec y a su sistema de tratamiento de agua residual. No funciona. Es un riesgo bárbaro pues, se trata de desechos infecto contagiosos y todo lo que genera un edificio dedicado a atender enfermos.

Inevitablemente brinca el tema del Zahuapan y la eterna promesa de recuperarlo.

O sea, ahí está la obra. Bien o mal hecha, eso se verá con el tiempo. Pero,  ¿cómo va a funcionar?

Esto enerva al inminente gobernador a partir de enero. Entonces lanza golpes al por mayor. Unos los asesta. Otros se los devuelven.

Y a resumidas cuentas, nada que beneficie a Tlaxcala se consigue.

Acaso votamos para ver una pelea de box, o una película con lenguaje alvaradeño.

No señores. El resultado de las urnas debería señalar a un auténtico ganador. Con mérito de sobra.

Vemos, sin embargo, que la balanza se inclinó por el menos malo.

Y, nosotros no merecemos ser gobernados por entes que pasaron de panzazo.

Las indirectas pueden evitarse si ambos gobernantes, el vigente y el próximo, se liberan de la improductiva carga de soberbia que les aqueja, se sientan a dialogar, reconocen los errores y diseñan la manera como se desatarán los nudos.

Pero, al haber un interminable coctél de corrupción, ineficiencia y acciones de carácter partidista, tal acción es improbable.

Veremos, en consecuencia a dos, lanzando golpes en un diálogo de sordos.

Eso no es democracia.

Matrimonio de tres meses… los muchachos se hieren, desdeñosos…

.

Beatriz y Mariano ahondan diferencias. La primera sostiene una mirada fría y escrutadora en las arrogantes acciones del segundo. Es un odio generacional. * OportunidadesLa nueva adquisición de Adriana; ragalito pa’l marido…

Transcurrieron ciento diecinueve días de la elección. Tiempo suficiente para advertir el divorcio entre los dos factores tricolores que harán del próximo, un gobierno sin cohesión.

Un poco por la naturaleza de Mariano; otro, por la mirada escrutadora de Beatriz. Y, el resultado es una profunda y creciente herida. A nadie beneficia. Son sus intereses, sus lealtades, sus pactos.

Pero, se hablaba de una familia priísta plena y decidida a dejar un sello indeleble, un cambio de rumbo con evidencias asertivas. Desde hoy se siente el frío.

González, por ejemplo, carece de cualquier iniciativa para convocar a la nueva legislatura. Parece no interesarle lo que contenga sustancia paredista. Y si algo caracteriza a la nueva bancada del PRI es el culto a la persona de la lideresa nacional de su partido.

Ya veo a Héctor Martínez (quizás el beatricista más declarado), coordinando al colectivo revolucionario en la sesenta. Y advierto en sus laberintosos discursos el argumento de apoyo institucional al líder (o sea a Mariano), mas en los hechos, una espesura como densas son sus alocuciones.

Insisto en que Lorena Cuéllar Cisneros, y su vocación beatricista, tienen en la mira a la dirigencia del partido, en sus acciones de corto y mediano plazo. Y aun alzando la mano el grotesco Aristeo Calva, todos sabemos que su etiqueta orticista lo ha hecho un apestado a priori con talentos para la autopromoción.

Duele la indiferencia entre dichos entes. Mas le apuesto que no habrán de perder ocasión para fingirse el aprecio que sólo puedo entender como efímeros actos de tolerancia entre hermanos por cuyas venas fluye el desdén.

Hoy que, el gobernador electo libera códigos como: “está re difícil” (al referir la complejidad para seleccionar al gabinete) más lo habría de comprometer la necesidad de reinventar formas para aliarse con Beatriz, como lo hicieron antes del cuatro de julio.

Por los buenos tiempos, que fueron semanas antes de la elección, estos dos factores de poder deberían aminorar sus afluentes de desdén y discurrir que en el creciente odio, en tanto la misma historia evento tras evento, se torna un cielo gris, no solo para los intereses suyos, porque a un pueblo completo lo pasan a perjudicar.

Qué tal si hubiera sido

Hoy, en el reparto del botín, tras la dolorosa derrota, aflora un hambre que atropella, un apetito que no distingue sabores, nada más hace bocados lo que alcance a moverse.

Sin más esperanza que aprovechar medrando este tiempo complementario del calderonismo, la ex abanderada que no pudo derribar barreras, demuestra con delegaciones en el carrito de compras, lo que nos hubiese ocurrido de entronarse aquél cuatro de julio.

Su más reciente adquisición aniquiló a Febe, la orticista que llenó el hueco dejado por Perla López Loyo, cuando cambió de chaqueta. Es Oportunidades y la ocupa Ricardo su cónyuge, sin más preparación que un adecuado afilado queratinar.

En esta historia panista nada tiene que hacer la idea de hacer carrera en la administración. Aquí, traga más pinole el que tenga más saliva.

Este es la amarga infusión dada a nosotros los mortales mediante el aiga sido como aiga sido.

¿Sabe?, han de creer que somos unos retrasados mentales y, hasta somos capaces de aplaudir un abuso como el descrito.

Qué pena por el PAN. Qué pena por Tlaxcala.

Hueyotlipan, catástrofe ecológica con el concurso de Semarnat, Profepa y CGE

.

Desde hace seis años los dueños de una empresa química, se supone que Grupo Fervic, tiran a placer cientos de toneladas de residuos aparentemente peligrosos en un amplio predio de Hueyotlipan. Las autoridades duermen en sus laureles.

Se trata de un vulgar caso de impunidad de carácter ecológico. Y debe contar con el concurso de autoridades, federales, estatales y municipales, porque en Tlaxcala está prohibido el depósito de desechos industriales.

Esos señores de la Profepa que guardan un silencio chicho, que no dicen pío por temor a perder la chamba, que saben nadar de muertito para no hacer olas. Esos, qué daño ocasionan a mi tierra. Ojalá los encarcelaran, aunque sea unos meses, para despojarme de, aunque sea un poco de la ira que me provoca ver su inoperancia en los terrenos de la realidad, pero su brazo fuerte cuando se trata de una campaña política.

Me quejo porque en un predio de Hueyotlipan hay un tiradero de desechos industriales. Así, como les dio la gana colocarlos a los responsables y a los de la vista gorda. Trescientos tambos, decenas de contenedores de varias toneladas, y otros depósitos plásticos, chicos grandes y medianos, como usted los quiera ver.

Ahora mismo emplazo a esa seudo autoridad de carácter federal, a dar un informe sobre el contenido del tiradero. Hay de todo. Lodos, polvos, cascajo.

La gente odia a los responsables y a sus cómplices.

Compartimos el sentimiento. Pienso que ha de ser en general. Son infames. Pero cobran con puntualidad y se enfundan en traje de panistas. Aunque fuesen priístas o perredistas, vaya nivel de irresponsabilidad.

Como cabeza de sector hay una delegación de Semarnat. Pero su titular es un cero a la izquierda. Ejemplo de autismo administrativo, también es ejemplo de un cínico funcionario calderonista dispuesto a mirar hacia la virgen –que nunca le ha de hablar – cuando algún ciudadano molesto lo encara para reclamar detalles como este, del tiradero de Hueyotlipan.

Al ser lunes, querría compartir con ustedes temas menos molestos. A lo mejor poner cara de chango, de esos dedicados a la motivación, a la superación…

¿Superación?, ¿con este tipo de autoridades?

Recuerdo a una turba de Bases Magisteriales. El gobierno de Alfonso Sánchez Anaya, llegaba a su término. Y su secretario de gobierno, Fabián Pérez Flores, era paseado, sin zapatos por las calles adyacentes a la plaza de la Constitución. Luego lo pusieron sobre la vieja suburban (que luego se pierde) y ante la multitud le propinaron media docena de coscorrones.

Los perros obedecen a periodicazos. Funcionarios como Fabián, a coscorrones.

Ese mismo sujeto encabeza ahora la Coordinación General de Ecología. Se encarga de organizar un puñado de patrullitas azules malvistas y peor manejadas. Porque se dedican a la extorsión.

¿Sabe algo ese sujeto del ecocidio en Hueyotlipan?

¿Sí?, o sólo me lo quiero imaginar. Pues no. Esto es cosa seria. Y esa vertiente del gobierno orticista no da una.

¿Qué ha pasado con el llevado y traído proyecto para recuperar al Zahuapan, con las campañas para impedir la tala clandestina en la Malintzin y demás bosques de la entidad, con el listado de políticos (yo diría pseudo políticos) panistas beneficiados con franquicias para otorgar o negar verificaciones vehiculares?.

La verdad, nada. Ahí están, operando como en un principio. Sin rumbo. Salvo el relacionado con carteras llenas y borracheras interminables que acaban en antros de mala muerte.

Ofrezco una disculpa por iniciar la semana con un tema tan incómodo. Pero, si esos malos prestadores públicos no pueden con el paquete, que renuncien (como lo propuso Martí) y yo añadiría, que los procesen y los hagan pagar en la cárcel sus irresponsabilidades.

Una investigación periodística merecedora de un reconocimiento nacional, señala como generadores de esta contaminación al Grupo Químico Fervic, que opera en Texas. Los socios de ese corporativo aquí, son Marco Antonio, José Sergio y Víctor Manuel Juárez Rugerio.

Estos individuos alegan que por ser dueños de un predio, en él pueden hacer lo que les venga en gana. Desde tirar residuos hasta andar encuerados. Saben que están perdidos. Y si no fuera por sus otros socios, los delegados de Semarnat, Profepa y CGE, ya estarían en la cárcel.