[xyz_lbx_default_code]

Archiv para septiembre, 2010

Hieden las patrullitas, pero ¿los verificientros a quién se los regalaron?

.

Fabián Pérez Flores, que no es un portento de servidor público, tiene el deber moral de exhibir un listado de los propietarios de verificentros, así como dar el nombre del empresario a quien se otorgó la concesión para extorsionar a quienes carecen de verificación. Hay de todo en el negocio del medio ambiente, desde diputados hasta funcionarios de primer nivel.


Pues ahora sí, la falta de moral que, en ciertas dependencias de esta administración panista es crítica (en otras es espantosa) oblgó al coordinador de Ecología, Fabián Pérez Flores, a sacar de circulación a las molestas patrullitas, en tanto expresión de terror del Estado, hacia ciudadanos incapaces de reponerse de tantos cobros (tenencia, estacionamiento, declaraciones a Hacienda, colegiaturas y hasta el pago doble de consultas médicas porque en el Sector Salud la desatención alcanza niveles grotescos.

Decíamos falta de moral porque hay por lo menos tres temas en el ámbito ecológico, para sentir una pena profunda… para sacudir a los servidores públicos enfundados en prendas de aparente defensa a nuestro maltrecho medio ambiente, cuando en la realidad, lo que interesa es recolectar en canastas un tributo más, el correspondiente al uso del aire y, claro sustentado en el impacto causado por los viejos y humeantes motores, de autos pertenecientes siempre a las personas que más los necesitan.

1.- Tenemos cinco años (casi seis) aguardando por un proyecto atribuido al Instituto Politécnico Nacional (IPN) cuyo propósito es la recuperación del río Zahuapan. Como veo las cosas, seguiremos esperando hasta el fin de los tiempos para contar con ese estudio. Y también seguiremos viendo cómo las autoridades piden dinero para construir nuevas plantas de tratamiento de aguas residuales, mientras las ya existentes han dejado de funcionar por falta de recursos.

Está claro el interés de quienes gestionan y logran dicho recurso para construir obras tan infladas como inútiles; que les permitan adornar discursos con una presunta lucha en contra del deterioro ambiental, “culpa de todos nosotros” y así, puedan justificar el cobro semestral de una buena lana, para hacerse de la vista gorda porque nos atrevimos a andar jalando un viejo carro, con combustible a penas necesario para no quedar varado y, con las llantas tan lisas y delicadas que, hemos de procurar cuidados de más para circular, digamos en Apizaco, donde entre baches y obras no realizadas, cualquiera puede colapsar en la más insignificante jornada.

¿Sabe?, así como van las cosas, al río jamás lo van a recuperar. Que no nos engañen. Que no vengan personajes como el gober precioso a recordar aquellos ayeres en los cuales se divertía con su amiguito -también hoy en el ocaso de poder- introduciendo sus delicados piesecillos en un cuerpo de agua donde había carpas y ajolotes (y no las descargas tóxicas de Dow Química, defendidas a capa y espada por funcionarios que nos suponen unos imbéciles).

2.- ¿No cree usted que es amoral dar un uso político a los depredadores del bosque? Pues claro. Por un lado nos informan de operativos intimidantes para dar lecciones épicas a familias que por generaciones han subsistido gracias a los recursos boscosos, y por el otro nada nos dicen de la destrucción de vastas áreas mediante el uso de maquinaria pesada y alta tecnología, en una especie de guerrilla depredadora, capáz de ocasionar un incendio forestal si se precisa de este para impedir el acceso a cualquier servidor público despistado con la creencia de que es posible defender un recurso tan nuestro (así lo queremos ver) como la Malintzin.

Los años pasan y seguimos acariciando el mito de recibir recursos de la comunidad internacional debido al esmero con el que cuidamos nuestras montañas.

Pero al ser incapaces de anteponer el interés colectivo de nuestra emblemática Doña Marina, al particular de las gavillas bajo un desempeño propio del crímen organizado, pues a los euros que podrían venir, sencillamente les salen alas, y se esfuman. No conviene a los verdaderos amantes de la naturaleza hacer tratos con políticos tan descastados como los mexicanos.

3.- ¿Por qué no exigimos a la autortidad un listado de propietarios de los centros de verificación vehicular?

No me crea mucho pero, dispongo de información en el sentido de que el botín de los verificentros fueron otorgados a puros cuates. Son algo así como patentes de notario que aseguren el futuro de los beneficiados. Y cuando se puede hurgar en esta pachanga, no deja uno de sorprenderse al conocer los nombres de los grillos metidos a supervisores del medio ambiente.

Por favor… si ellos mismos son incapaces de controlar sus vapores etílicos y se envenenan a sí mismos con el tufo que despinden y, queremos responsabilizarlos de cuidar el aire que respiramos.

Oiga, no seamos tan ingenuos.

A ver, usted sabe que las ganancias de las patrullitas de la extorsión, se reparten fifty-fifty entre el concesionario y la autoridad.

Depede de nosotros dejar que nos hagan sus puerquitos.

AMLO-PRI, barruntos de una temible alianza

.

Hay que verlo en la parcela local; a la fuerza de AMLO, cómo le hace bien mover el tapete al sistema del aiga sido. ASA recobra una fuerza innegable en el perredismo de Tlaxcala y hasta es probable que su esposa incursione en el gobierno de Mariano González Zarur.


El desahucio a priori del calderonismo en Los Pinos, aceleró la exhibición del maridaje alcanzado entre el PAN y el chuchismo y, nos obliga a hacer atisbos respecto a una potencial alianza entre la pureza ideológica del amlismo utópico y un robustecido priísmo, con pruebas, como lo registra el Edomex del “beneficio espontáneo” que al tricolor le puede significar cualquier gesto de Andrés Manuel.

Si lo trasladamos a la parcela local podemos ver a Alfonso Sánchez Anaya, quien ostenta aquí con esmero la representación del movimiento de López Obrador, guardando para sus propios intereses una amplia relación con el gobierno entrante, al grado que ya hay quien habla de la incursión de Maricarmen Ramírez García, en un área tan atractiva en la administración de Mariano González, como lo puede ser la Secretaría de Turismo (Secture).

Vivimos una etapa en la cual los cambios de fondo dibujan escenarios impensables hasta hace poco.

Alguien en nuestro país detenta a la definición como constante. Su nombre es Andrés Manuel. Otros viven para obstaculizarlo. Le tienen pavor. Si él decidiera abonar su desempeño con un poco de flexibilidad, cuidado con los escépticos, porque al cambio no lo paran ni los gringos.

Reitero, hay que ver el contexto en los estados. El nuestro nos enseña a un inminente perredismo, con la mayor parte de sus integrantes boquiabiertos por la medida tomada por Minerva Hernández y Ricardo Olivares.

También nos deja ver a ASA sin más opción que tomar al partido por los cuernos, debatirlo, refundarlo y definirlo, ya sin los rescoldos de los chuchos, cuya acción en la izquierda acabó por descubrir al PAN como la energía a la cual le fueron funcionales.

Oiga usted, la imagen de los nuevos panistas fue aprovechada por una desaliñada Adriana Dávila Fernández, para dejarse ver de nueva cuenta, pero con el mismo rostro.

Ni quien dude de su intercesión para agilizar el arribo de Minerva y el necesario reflector de Ricardo.

Ambos denegaban pertenencia a la casta divina de los buenos tiempos del perredé en Tlaxcala (1998-2004), mas los dos llegaron al CEN del PAN como seguramente lo llegaron a vislumbrar, sabiendo que no hay plazo que no se cumpla.

Qué cosas, verdad. Si la abanderada albiazul este cuatro de julio hubiese sido Minerva, otro gallo cantara a los panistas locales.

En su momento reclamamos la lunática actitud del inventor del aiga sido, para llevar a las últimas consecuencias a quien, descalza, resultó una conferencia magistral de lo que no se debe ser, ni hacer en la política.

La perspectiva desde el otro lado de la acera nos enseña a otra política, Minerva, con el interés legítimo de no tirar por la borda su plausible hacer legislativo.

Que tire la primera piedra el que se sienta libre de culpa.

Total, lo único que se pierde en estos episodios es la definición.

¿Qué más da en los albores de esa gran alianza (PRI-AMLO) que podría marcar una nueva etapa en la vida de todos los mexicanos?

Total (de nuez) a quienes tienen una real vocación de izquierda, los entusiasma que en la época del marianismo, por lo menos no hay esquemas tan hechos y cerrados como ocurre con el estertóreo orticismo.

Las razones de Minerva

.

Perdió la pelea en el PRD con Alfonso Sánchez Anaya, quien la sometió a una constante metralla a través de los sicarios de nombre Mariano Andalco y Felipe Sánchez lima -entre otros- sumisos a Mariano, promotores del PRI y, pendientes de renunciar, por congruencia, al PRD.

Una de las cartas de presentación de Minerva Hernández Ramos, durante la campaña a la gubernatura de Tlaxcala, fue la considerable productividad como miembro del Senado, sin duda la más destacada actuación del PRD.

Sin embargo, su ruptura con el también senador perredista, Alfonso Sánchez Anaya, tuvo un elevado costo.

Sicarios de ese partido, encabezados por Mariano Andalco y Felipe Sánchez Lima, se encargarían -por orden de Alfonso y sumisión a Mariano- de golpetear día a día a Minerva, quien aquí entre nos, aguantó vara, aunque al final del proceso exhibió el grave daño de ser la abanderada de un partido caótico, en disputa.

Ella lo llama doble moral en la carta mediante la cual justifica dejar al Sol Azteca.

Saúl Hernández, el secretario general del PRD -gente leal a Hernández Ramos- también lo considera un acto congruente, pero añade la invitación a los sicarios de los que le comenté aquí arriba, que reununcien también a este partido, pues fue más que evidente su activismo por el PRI y su abanderado, Mariano González Zarur.

Pero, ¿usted cree que ese par va a dejar las filas perredistas?

De ninguna manera. Hoy más que nunca son útiles al inminente mandatario estatal, para encabezar a la izquierda tlaxcalteca, procurando de ella la sumisión (como parte de aquella premisa de sumarse, sumarse y sumirse).

Minerva Estorbaba. Era la pieza sin encajar en el nuevo rompecabezas llamado perredismo en los tiempos de Mariano.

Seguramente lo evaluó y decidió llevar sus canicas a otro patio, donde por cierto le deparan un destino halagüeño.

Fíjese. Es casi un hecho que Minerva encabezará la Comisión de Desarrollo Social del Senado. ¿Le parece poco para una legisladora que mantiene elevado su record de iniciativas y propuestas, presentadas y registradas.

No, pues se estaba tardando.

Otro de los párrafos de puño y letra de Minerva, describe su formación basada en los principios de la izquierda.

Llegar al PAN, al grupo de Gustavo Madero, uno de los más destacados tiradores a la dirigencia nacional bajo el lema que combate la feudalización de ese partido, suena atractivo para la senadora tlaxcalteca, quien hubo de hacer tripas corazón cuando aceptó presentarse en aquella tristemente célebre rueda de prensa, al lado de Adriana Fernández, hecho que sería la tumba para ambas.

Tampoco perdamos de vista la vocación aliancista de Hernández, quien en su carta reafirma entrelíneas su apego al proyecto aquél planeado en las oficinas de Manuel Camacho Solís, para conformar coaliciones o alianzas en torno de Marcelo Ebrard Casaubón, quien por su lado ya reconoció que va con todo en búsqueda de la candidatura perredista a la Presidencia. Yo creo más que factible que esa candiatura sea común con el PRD de los chuchos, tan fiel a los interteses de Calderón.

Aún hay más. Se supone que Minerva dirigirá el apoyo a Ebrard, desde el ala panista a la cual recién llegó, a través de la Fundación Equidad y Progreso, por cierto muy avanzada en su consolidación y a punto de arrancar, pasado mañana jueves, para ser precisos.

Desmenusados los motivos del éxodo minervista puede que no suene tan descabellado.

Marianizarse no le funcionó, entonces Orlando se adrianizó

.

Fue el primero en hacer bulto en los foros organizados por Mariano, con lo cual poco logró pese a poner a Apizaco a los pies del  hoy gobernador electo; entonces decidió recurrir a una relación del pasado (Adri) con quien hizo un ejercicio de catarsis política y optó por repartir el botín, digo el ayuntamiento, si es que gana en segundas nupcias.

Consciente de la debilidad de los alfileres de los cuales pende su triunfo electoral en Apizaco, el ¿efímero?, presidente municipal electo, Orlando Santacruz Carreño, se muestra dispuesto a aliarse con el mismo demonio, si con ello implica sumar aliados para la batalla que sostiene con su adversario histórico, el zar del WC, Reyes Ruiz Peña.

Aliado -con quien sea- el portento de la abogacía en Tlaxcala aspira también a conservar derechos que le permitan ser de nueva cuenta el candidato de “su partido”, el PAN, ante la probable resolución en sentido negativo a sus intereses en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En estas condiciones adversas, lo que un político angustiado hace es, regatearse por cuanto alianzas estratégicas (yo diría convenencieras).

Así que sin perder el tiempo, mister Orlando buscó una cumbre con la seño Adriana, con quien entablaría los siguientes compromisos, a cambio de su intercesión en el partido del cual resultó ser (porque no había de otra) la lideresa moral con amplias capacidades al interior, para poder influir en aquello de la candidatura en segundas nupcias.

1.- Los aliados convinieron dejar atrás las náuseas que uno sentía del otro cada que lo oía hablar.

2.- Convendrían repartir el botín, perdón, la plantilla de confianza del ayuntamiento rielero para equilibrar la presencia de ambos en lo escaso que a final de cuentas se habrá podido conservar tras la complicada elección del cuatro de julio anterior.

3.- Harían hasta lo imposible para tocar puertas, las que sean en los altos niveles de la política panista, buscando clemencia en el fallo del Tribunal (y aquí expreso mis dudas, pero ya sabe usted, en el sexenio del aiga sido todo puede suceder).

Lo que son las cosas, verdad… enemigos declarados durante la campaña, como las cosas no resultaron según lo esperado (por ellos) hoy no tienen más alternativa que ver su lado bonito (¿cuál?) procurando superar la creencia de que Orlando sería uno de los promotores del llamado voto diferenciado.

Orlando, de los primeros en hacer bulto en los foros marianistas, cede la mitad de “su ayuntamiento” a Adri, buscando su ayuda. Caray… lo que es la adversidad, verdad…

Es probable que la defensa de la plaza Apizaco, recurriendo a los cuates en todos los niveles, sea una magnífica oportunidad para que Adriana Dávila Fernández, se aplique a fondo como la nueva lideresa moral del PAN.

Como anillo al dedo le cae este encargo, con el cual otorga un perdón masivo a todos los colaboradores que le fallaron, según los reportes de cierto asesor guanajuatense, quien a estas alturas ya está a suficientes kilómetros de distancia, nomás acordándose de los platos rotos en la placita esta de Tlaxcala, donde pudo adquirir chorros de experiencia sobre cómo no se debe actuar cuando le confían a uno la campaña de alguien con dinero de sobra, respaldo presidencial, aunque con bastante ausencia de perfil.

Chipi chipi de trascendidos tlaxcaltecas

.

Es muy probable que en la próxima administración la procuraduría general de Justicia quede en manos de una mujer. Las encuestas y la mala evaluación que tiene el actual mandatario Héctor Ortiz.


Se dice que será en estos días cuando el gobernador electo de Tlaxcala, Mariano González Zarur, retome sus encuentros con secretarios del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, con el propósito de hablar sobre los proyectos que su administración pretende poner en marcha el próximo año.

Un encuentro ya confirmado es con el secretario de la Defensa, Guillermo Galván Galván, por lo que una parte importante de la agenda del mandatario electo se empezará a desarrollar en la capital del país.

Se dice que será a finales de octubre y a principios de noviembre cuando Mariano González tenga definido los nombres de las personas que lo acompañarán en su gobierno.

Des de ahora no descarte que a la Procuraduría General de Justicia del Estado llegue una mujer con experiencia y que en las últimas semanas se ha ganado la confianza del priista.

Se dice que la percepción que hay del gobierno de Héctor Ortiz Ortiz no cambiará en lo que resta de su administración, pues según diferentes encuestas el mandatario panista recibe una calificación reprobatoria de sus gobernados.

Hace unas semanas salió mal evaluado en un estudio realizado por el Gabinete de Comunicación Estratégica y hoy se confirman esos datos con la encuesta elaborada por el periódico El Universal.

Se dice que el director general del IMSS, Daniel Karam Toumeh, anda buscando al nuevo delegado del instituto para Tlaxcala, pues es un hecho que el diputado federal Julián Velázquez, se mantendrá como legislador.

Se dice que otro funcionario del gobierno de Héctor Ortiz —aparte de Víctor Cánovas Moreno— que podría formar parte del próximo gabinete del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas es Miguel Ángel Islas Chío.

Islas Chío es uno de los operadores políticos de la lideresa nacional del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales y se menciona que podría ser secretario de Educación en Puebla o mínimo subsecretario.

Se dice que el sindicato de reciente creación en el Hospital Infantil de Tlaxcala tiene molesto al equipo de Mariano González, pues el actual director administrativo de ese nosocomio apoyó esa decisión con dolo y mala fe.

Según los datos que llegan a los priistas, cada vez hay más evidencia de que en todas las dependencias de gobierno panista se lleva a cabo una basificación de trabajadores, lo que en su momento podría generar un problema a la próxima administración.

Las cataratas de Mariano (o de Héctor), la nueva versión de ni los veo ni los oigo…

.

Nada aportan a Tlaxcala los ridículos pleitos entre el gobernador Ortiz y su sucesor; hasta los reporteros salieron raspados cuando el mandatario, enchilado porque el divo llamó cínico a su gobierno, les dibujó nubes en los ojos, como no lo hizo con el autor del ataque…


El gobernador Héctor Ortiz Ortiz, creó su propia versión de: ni los veo, ni los oigo, cuando varios reporteros solicitaron su postura ante reiteradas descalificaciones hechas por el gobernador electo, Mariano González Zarur, a su administración.

“No me explico de dónde sacan esto de la opacidad…han de tener nubes en los ojos, porque no ven, han de tener cataratas, quizá… entonces a lo mejor lo que necesitan es un buen cirujano oftálmico…”

¿Quién padece cataratas?, ¿Los reporteros?

No, éstos fueron utilizados sin su consentimiento, como blancos donde se clavaron dardos envenenados cuyo verdadero destino era Mariano.

Los comunicadores quedaron enmedio de los odios desbordados de uno y otro gobernantes, el actual, de reconocida habilidad para hundir puñales aparentando una alegre convivencia y, el segundo, ávido del reflector, cómo si ya quisiera su turno legal para aplicarse a fondo en un constructivo ejercicio de gobierno.

Ni el ataque frontal de Mariano, ni la defensa en tercera persona de Héctor, hacen bien al estado de Tlaxcala.

Sí en cambio demuestran incapacidad para no anteponer fobias, sus fobias, a lo que podría ser un productivo cierre al alimón, con proyectos de relevancia, lo suficientemente grandes como para aguantar a los dos superlativos del poder en un sistema al que urge reformar, de ese asqueroso culto a la persona en el que, sin remedio caen esos que tras un proceso electoral ganan todo, incluso la impunidad cuando los votos les favorecieron.

Veamos la actitud de Rafael Moreno Valle, en Puebla. Ha dejado la descalificación al gober precioso para otro momento y, se dedicó a explotar la euforia calderonista para sacarle proyectos de tipo carretero. Al igual que aquí, en dicha entidad vecina es tan larga que, hay tiempo suficiente para que Marín corte listones de obras gesionadas por su sucesor.

No, pero aquí, ¿cuándo el de APizaco tendría la mesura para aligerar sus acometidas, si ya anunció que viene con la espada desenvainada, para meter a la cárcel por lo menos a tres de los operadores orticistas que más daño le causaron?

¿Cómo librarnos de ser el receptáculo de maldiciones entre dos políticos, dispuestos a cualquier cosa con tal de perjudicar al contrario?

No hay manera.

Según Ortiz, cuatro meses es un plazo amplio para planear un encuentro entre ambos gobernadores.

Nosotros sabemos que el encuentro entre ambos abortó porque uno de ellos prefirió olvidar la agenda, para atender un compromiso de última hora.

Entonces el otro (sin desperdiciar la oportunidad de cachetear al gremio de los comunicadores) se arroga cualidades fuera de este mundo, para tener una serie de cortesías con su sucesor, sobre todo en el tema presupuestal. Como que le da chance de opinar (pero bien que piensa que no debería) en este rubro, planteado con un incremento de catorce por ciento -según gente de Finanzas- aunque la estimación de Ortiz fluctúa entre un siete u ocho por ciento, con relación al ejercicio actual.

¿Eso es todo lo que pueden hacer?, ¿Tener ciertas cortesías?, ¿Y por qué no, como gente en cuyas manos está el destino de los tlaxcaltecas, asumen su responsabilidad y fijan una fecha para sentarse, teniéndonos a todos de testigos, para ponerse de acuerdo sobre el tema de la entrega recepción.

Así como fueron buenos para hacer campañas donde corrieron ríos de dinero para ganar votos, que lo sean para elaborar una agenda sobre las urgencias de Tlaxcala.

Yo propongo en primer lugar el asunto de las obras inconclusas (la plaza del bicentenario, los cuatro carriles a Puebla, el libramiento y las porquerías de Marco Tulio Munive).

Luego, el incremento de la parada mínima, considerando un acto delincuencial la propuesta de Rubén Darío Domínguez (el transportista que se cansó de besar los pies a Ortiz y ahora lo hace con Mariano) (fíjese, de 4.50 lo quiere subir a 7.50, está como operado del cerebro).

Mariano dejó correr la versión de un supuesto cambio sustancial en sus acostumbrados berrinches. “Es otro”, “la virgen le sonrió”, “se levantó con el pie derecho”, “ya milita en un club de optimismo”. Ah, pero en cuanto pudo mirarse en un espejo, arregló su bigote, colocó su pulgar bajo el mentón y, se dijo a sí mismo, “tu eres el gobernador”.

Lo mejor sería que siguiera su trabajor y se guarde las descalificaciones para mejores momentos.

Por su lado Ortiz, bueno, creo que el de las nubes en los ojos es él, y se empeña en ver eficiente a su administración cuando muchos opinan lo contrario.

Me generan muchas interrogantes escuchar al vocero Domingo, incluso frente a su jefe: “nosotros esto, nosotros aquello…”, como si fuese el socio y no el funcionario “experto en manejo de crisis”.

El cuarto Poder ó, hay que hacer algo para frenar la impunidad del OFS

.

¿No hay diezmo?, olvídate que tu cuenta apruebe… ¿No aceptas a mi recomendada? Te costará muy caro… es la espeluznante historia del cuarto poder, sobrado, opaco, hijo rebelde de diputados y diputadas dedicados a cualquier cosa, menos a vigilarlo.

El Órgano de Fiscalización Superior (OFS) se erigió en el cuarto poder. No existe ente fiscalizable a salvo del impune fuero mostrado por el terrorista mayor de las auditorías y sus secuaces.

Son dos formas bien distintas del concepto “auditable”.

Una parte transita por las calles del desorden.

Caro pagan su atrevimiento, facilitando la operación tiránica de Crispín Corona y sus guajiros, entre cuyas proezas del terror fue documentado por autoridades de San José Teacalco, el rechazo sistemático de la cuenta pública 2009, por la negativa de dicho ayuntamiento a colocar en la nómina, a una mujer que vigilaría de cerca los pasos de la comuna.

De nombre Saraí Castillo, la señalada fue motivo para denunciar al auditor ante la Procuraduría de Justicia de Tlaxcala.

¿No la aceptan?, pues no se aprueba la cuenta pública. ¿Cómo la ven?

En teoría, los movimientos del OFS serían sancionados por el Congreso. ¿Sancionados?, por favor… ves la rogación y no te hincas! La mayoría de legisladores a penas puede con la gestión puntual de sus ingresos, y les pides examinar a la cueva donde operan Alí Babá Corona y sus cuarenta ladrones.

La novedosa forma institucional parecida al crimen organizado.

¿No hay diezmo? No pienses que tus cuentas van a pasar.

¿No accedes a mis peticiones de carácter político y personal? Simple, olvida cualquier relación armónica en el plano institucional.

Entre una legislación coja y la concentración brutal de poder en un elemento, nefasto, obscuro, oculto en alguno de los muros que resguardan, dentro del palacio legislativo, alguno de los incontables negocios, realizados en función del miedo.

Hoy, la extorsión se pintó de auditoría a la fuerza, con el despacho que convenga y con el precio dentro de los generosos excesos para la conveniencia de quien los ordena.

Ahí tienes a quienes fueron elegidos autoridades. Luchando entre sus miserias legítimas y su desconocimiento para sumar, restar y aplicar factores eficientes para el auditor tlaxcalteca aunque, lesivos para municipios o dependencias.

Ese cuarto poder tiene que refrenarse.

Pero hoy, como sucede muy a menudo, los diputados tienen otros asuntos (fiestas, borracheras inconclusas, tranzas, amantes aguardando mejores momentos) para ocuparse de revisar la legislación bajo la cual opera el OFS.

¡Salud por el cuarto poder!

¡Salud por la corrupción y la impunidad!

Crearon a un monstruo. Ahora no saben como controlarlo.

Unos que se van, otros que deberían irse

Tras la tragedia electoral panista del pasado cuatro de julio, unos se quitaron las máscaras y supusieron que mostrar su cinismo los haría más felices.

Otros decidieron cambiar su residencia, lejos del estruendo que consigo trae el inicio de un nuevo gobierno.

Es el caso del secretario de Fomento Agropecuario, Antonio Velázquez Nava, temporal operador que posibilitó sumar votos al PAN como no existía precedente.

Sabemos que se va. Suponemos que antepone el no contaminar el desempeño del sector campesino en esta etapa coyuntural.

Como quien dice, procedió a soltar los activos en ese rubro, conseguidos por el orticismo a lo largo de un esfuerzo de años. ¿Lo hará para que el marianismo se asuma líder; para que regresen liderazgos del pasado; o para que alguien aproveche el buen momento de organización que lega en el sector?

No sabemos.

Pero de que se va, se va.

En cambio, hay subsecretarios (de Educación), tan frescos que poco caso hacen a la no apetencia despertada en Mariano.

Suponen a su cínica expresión un salvoconducto para ablandar al gobernador electo. Craso error. Lo enervaron y, ya ve como se las gasta el libanés.

Mejor sería actuar como el otro libanés, por cierto cerrando a tambor batiente su papel en la Secretaría de Desarrollo Económico.

Guardó el bajo perfil, entendió el temperamento de Mariano (tan parecido al propio) y pudo colocar hasta la última palomita en la lista de pendientes en la dependencia cuyos anteriores titulares se debatían entre la falta de identidad y la venta de lencería (por cierto baratona…)

Sector Salud, tiran su edificio, rentan carísimo, compran inflado, ¿Qué ocurre?

.

Si alguien le ofrece una Coca-Cola en doscientos pesos, lo más seguro es que lo mandará al diablo. Eso no sucede en Salud de Tlaxcala, donde los medicamentos se compran diez, veinte o más veces más caro de su costo promedio.


Entre la resistencia del diputado panista Florentino Flores Xelhuantzi, para llevar al Pleno del Congreso la ley de entrega-recepción y, el comportamiento escandaloso de instancias como la Secretaría de Salud, tiene que haber una relación perversa de complicidad.

Compras de medicamentos autorizadas por el secretario Constantino Quiroz Pérez, con costos veinte veces arriba de la media nacional, el pago de rentas exorbitantes por un espantoso edificio particular adonde debió mudarse el aparato burocrático de este organismo para permitir la demolición de las instalaciones propias en el predio donde hoy se puede ver la faraónica obra inconclusa del sexenio, llamada Plaza del Bicentenario.

Esas son las atrocidades que hacen odioso a un político, descrito a sí mismo como “gente buena” (yo diría que para robar), cuando a cuatro meses del plazo fatal, lo que urge son funcionarios con eficiencia, no con bondad.

Algo me dice que a algunos médicos debería prohibirse participar en la política. Generalmente son malos, aunque su formación académica los obligue a verse superiores a la mayoría de vulgares enfermizos que algún día hemos de caer en sus manos.

Pero, lejos de asumirlo una obligación –dado su relevante papel con la gente – se empeñan en entrar a la pachanga del poder, con la imbécil creencia que por la bata blanca en la que suelen arroparse va uno a dejar de ver sus crecidas uñas y afilados colmillos.

Quién ignora el caso de las computadoras adquiridas con gabinetes vacíos, o los robos de medicamentos con esquemas de perfección, porque las cámaras de seguridad no los detectaron (se trata en realidad de las grandes estafas del sexenio) pues, sólo se reflejaron en reportes, destinados al archivo muerto, aunque muertos de necesidad a los enfermos pobres, sencillamente se les negó el medicamento. “Nos robaron”. “Nos saquearon”. “Nos sorprendieron”… qué manera de responder… qué talento para engañar!

Mire el uso de la lógica cero en este rubro:

a) Pago miles a un amigo para llevar a su edificio a los empleados revoltosos e improductivos.

b) Robo cuanto puedo en el rubro adquisiciones y además niego el pago a numerosos proveedores, curiosamente los que dan más barato.

En conclusión: ¡Felicidades! Es usted un político panista exitoso. Bueno, se dice panista, aunque de este partido lo único que porta son las camisas y chalecos de campaña, porque aquello de: “por una patria ordenada y generosa”… hombre, ya pasó de moda… no hay que ser aguafiestas y menos ahora que faltan unas cuantas semanas para entregar el negocio a quienes lo ganaron el cuatro de julio anterior.

A reserva que lo escuche, a ver qué opina usted del papelazo de Constantino ante los micrófonos de W Radio. Transcribo sólo parte de la entrevista, pero, créame, escuchar al secretario de salud de mi estado, defendiendo lo indefendible, me decepcionó, me avergonzó:

(locutor):  -“Hay cosas que nos sorprenden, por ejemplo, acetasolamida, precio de referencia quince pesos con dieciséis centavos, en Tlaxcala dice (un informe nacional) que se compró a ciento cincuenta y cinco pesos con setenta y tres centavos”.

(Constantino Quiroz): -“Sí, mire, normalmente para la compra de los medicamentos hay una licitación nacional y federal para poder hacerlos… esa licitación, bueno pues tiene un proceso donde participan varios distribuidores, varias empresas y, normalmente se saca la licitación a quien mejores condiciones de precio den (sic) para cada uno de los estados”.

Normalmente, dice Quiroz Pérez, se compra a quien dé mejor precio. Insisto, normalmente. Pero Tlaxcala parece estar inmersa en un esquema de anormalidad porque los medicamentos, desde 2009 se adquirieron entre diez y veinte veces más de su costo promedio.

Esto, a lo que el funcionario tlaxcalteca intenta explicar con sus balbuceos, es un cínico acto de latrocinio.

Así que la negativa de Florentino, presidente de la comisión de Finanzas del Congreso, está en todo caso fuera de la lógica de la transparencia, pero dentro de la lógica del latrocinio.

Técnicamente se llama colusión.

Y aquí entre nosotros, lo hemos de llamar abierto acto de corrupción.

Quiroz Pérez, jamás pudo explicar al conductor de W Radio, las causas por las cuales Tlaxcala tiró el dinero al caño, o ¿será que el dinero fue a dar a su bolsa? Eso nadie lo sabe, y según vemos, puede quedar como la gran duda, gracias a la contribución del incomparable Florentino.

Yo creo que por eso, el PAN reventó en la elección.

Si quiere escuchar la entrevista de aproximadamente dos minutos, esta es la dirección: http://www.wradio.com.mx/oir.aspx?id=993423 . También puede reproducirla abajo. No sé como terminar, si recomendándole que la disfrute o, que la lamente.

La caída del poderoso cura de Tequexquitla

.

Desde junio decidió colgar los hábitos; ¿dónde quedaron influencia, perversidad y liderazgo?, yo creo que enterradas en el cementerio de la depravación.


El obispo de Tlaxcala, Francisco Moreno Barrón, tiene la obligación de hacer suya la premisa expresada por el Papa Benedicto XVI, respecto a ministros católicos involucrados en actos de abuso a menores.

Anteayer, antes de iniciar un histórico viaje a la Gran Bretaña, Joseph Ratzinger, reconoció que la Iglesia Católica en su conjunto, es decir, los obispos y el Vaticano, no han sido suficientemente vigilantes, veloces y decisivos a la hora de afrontar los casos de abusos sexuales a menores, en los que sacerdotes católicos fueron responsables.

El mayor escándalo de abuso sexual del que Tlaxcala tenga memoria, se gesta en el municipio de El Carmen Tequexquitla.

Es el resultado de una denuncia por violación interpuesta en contra del cura José Rojas Valadez, por los padres de un menor de diez años ante la Procuraduría General de Justicia de Tlaxcala (PGJET).

Más de veinte años frente a la parroquia de El Carmen en este municipio, dieron a Rojas Valadez, un poder raro, impune, temible.

Testimonios recogidos dentro y fuera de dicha demarcación dibujan a Rojas como un hábil pseudo profeta a quien podrían detectarse peligrosas patologías no sólo relacionadas con la pederastia, sino con otra suerte de perversiones, en demérito de la institución a la cual numerosas generaciones han sido ciegamente leales.

Las mismas autoridades trataban con reserva a este sujeto, quien contaba con una agenda inacabable de exigencias, sobre todo de carácter económico, pero determinado a inferir en los ámbitos laboral, de justicia y por supuesto, en la política.

En más de una ocasión escuché referencias poco admirables sobre el comportamiento asumido por el susodicho dentro del confesionario. Creo que no habría quien dejara de estremecerse ante el uso de expresiones de lo más vil pese a suscitarse en la llamada casa de Dios.

Hoy, aguardo con devoción la postura que sobre este particular exprese el inflexible párroco de San Luis Obispo y enlace interinstitucional de la Diócesis tlaxcalteca, Ranulfo Rojas Bretón, por cierto, sobrino de José o, Blas Rojas Valadez.

La dureza de Rojas Bretón, no conoce límite, sobre todo cuando ha condenado a las autoridades en relación con el complejo, sorprendente y mítico asunto del robo sacro.

O cuando rechaza la injerencia de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en el incumplimiento de servicios religiosos por los cuales, ha habido el pago exigido y, hasta existen recibos extendidos por los responsables.

El mismo personaje, investido por sus fueros en autoridad moral para fieles y pecadores (habrá que ver cómo los define esta excelencia) debe ahora consultar al obispo Moreno Barrón, para convocar a los medios (a los cuales sabe dar el uso conveniente siempre y cuando sea por sus intereses) con el propósito de ofrecer el posicionamiento oficial respecto a las vilezas denunciadas de su señor tío, quien decidió colgar los hábitos por ahí de junio de este año, cuando seguramente se miró al borde del precipicio, luego de la consignación de la denuncia por violación a un juez, quien por su lado, obsequió una orden de captura.

Qué vergüenza para los católicos el tener un cura desertor con este antecedente.

Y más lo será si aspira a la impunidad a pesar de “la obra” de decenios perpetrada en Tequexquitla, una tierra de gente tan buena que no tuvo impedimento en seguir las instrucciones de su pastor.

Esperamos que Tlaxcala marque la pauta con una Diócesis dispuesta a la enmienda, reconociendo su desapego a la vigilancia, velocidad y decisión, para afrontar los denunciados casos de abuso sexual que señalan a uno de sus más controvertidos aunque célebres ministros, como lo es José Rojas Valadez.

Anteayer, el Santo Padre expresó lo siguiente: “tengo que decir que siento una gran tristeza. Tristeza también porque la autoridad de la Iglesia no ha sido lo suficientemente vigilante, ni suficientemente veloz, ni decidida, para tomar las medidas necesarias”.

Aquí en Tlaxcala, supongo, hay autoridades religiosas dispuestas a reconfortar esa gran tristeza. Porque las otras autoridades, las terrenales, en cuanto tengan en sus manos a Rojas Valadez, lo habrán de juzgar con toda severidad, como lo aguarda un pueblo muy lastimado (y probablemente otras víctimas).

Islas Chío, el bueno, el malo y el feo, en el conflicto normalista

.

El señor secretario de Educación, supone que todos ignoran el multi papel que desempeña para responder a su título de delegado de Elba Esther; entonces, a la admirable organización de las normalistas, no podía desaprovecharla.


¿Dónde quedó el muertito? Seguramente en el proyecto para engrosar la cuenta bancaria de quien reclama el mito.

Si es la dirigencia del Movimiento de Bases Magisteriales (MBT) –que no el movimiento – la responsable del supuesto (claro, con maña), alguien que la protege y anima al protagonismo debe tener una tremenda cola que le pisen.

Y el despropósito de la presencia del secretario de Educación y director de la USET, en las instalaciones de Panotla, me parece de lo más extraño.

Miguel Ángel Islas Chío, dispone de un “completo” equipo de negociadores, de quienes, se supone habría sido sencillo superar la crisis con la estudiantes.

Pero esto me suena a ocultamiento de factores externos para sazonar una toma de la normal y subsecuentes manifestaciones, lo suficientemente grandes, como para pensar en una negociación conveniente. Digo, si no se alcanza el nivel óptimo de conflicto, cómo va a justificarse después el egreso pecuniario para apagar el fuego.

1.- Las estudiantes de la Normal Benito Juárez, plantearon demandas justas, pero su activismo se da en una forma tan bien organizada que, otros mañosos lo aprovecharon.

2.- Así que fueron contactados varios sujetos procedentes de Oaxaca y Michoacán, una especie de esquiroles disfrazados de maestros democráticos, pagados por el ente interesado en negociar con Tlaxcala.

3.- Escudados en encabezar la causa normalista dieron rienda suelta a reprobables actos como, el secuestro de dos autobuses ocasionando daños graves a las unidades, pero lo peor, el desvalijamiento de cada pasajero que viajaba en ellos.

Extrañamente, Islas Chío permanecía al interior de la Normal.

Hay quien llega a decir que desde ahí organizaba los movimientos de buenos y malos en este conflicto, hasta conseguir la pacífica entrega de las instalaciones, ¿cómo la ve?

No, pues tenemos un secretario de Educación de oro, ¿verdad?

Capaz, según el atamiento de cabos, de mover todas las piezas del ajedrez según su conveniencia, primero para aparecer como el rotundo líder bajo cuyos buenos oficios el problema llegó a su fin, en apariencia.

Sí, porque bien sabe de los alcances de uno y otros involucrados en enfrentamientos con la autoridad.

Al grado que ya se reclama un muertito.

Claro, es un mito que habrá de crecer hasta que se llegue el momento en el que mister Islas Chío, pueda actuar de nueva cuenta para darnos seguridad, para mostrarnos que, como delegado de la maestra Elba Esther Gordillo –y también como titular de la USET, debemos estar tranquilos, que su buen juicio, todo lo ha de arreglar (ajá).

Y, ¿a los pasajeros desvalijados de las unidades secuestradas, quién los va a contentar. A los dueños de los camiones, quienes les van a pagar los desperfectos. A los activistas de Michoacán y Oaxaca, quién les paga sus gastos. Al dirigente de Bases Magisteriales, quién lo pone quieto, hoy, día del Bicentenario?

Y lo más importante, ¿qué va a pasar con las justas demandas de las normalistas?

De resistencias sin lógica

El hijo de un influyente político de Tlaxcala se encargó de organizar la corrida del Bicentenario en la plaza Jorge “el Ranchero” Aguilar, pero no pensó en toparse con resistencias inexplicables de una diputada electa que dejó encargada la oficina, a quienes queda ad hoc la siguiente expresión, muy de Beatriz Paredes: son tan pen… pero tan pen… que no se dan cuenta de los pen… que son.

Estos, en cuanto se enteraron del proyecto de corrida, sencillamente rechazaron toda posibilidad de facilitar la plaza, con el argumento de que nada más no les daba la gana.

Al grado, que para conseguir el coso, tuvo que darse una llamada de ese influyente político Tlaxcalteca, a cuya orden, aquellos grillos de los que le platico, no podían explicarse cómo se había llegado a tal extremo.

Bueno, pero a final de cuentas, sí habrá corrida del Bicentenario, como un adelanto de lo que a Tlaxcala le espera en materia de festejos, sobre todo taurinos (aunque aquí se incluye a la Feria como el potencial e infinito escaparate que debe ser y, no el concentrado de cantinas que le venden a menores de edad por orden de Daniel Herrera Murga)
La que no quedó nada bien es la que se opuso a la corrida. Sus subordinados (comenzando por el alcalde de la eterna copa en el Mesón de Rosendo) dio muestras de estar tan, pero tan bien enterado que, ya comenzó con el pie izquierdo su relación con el que en breve mandará en Tlaxcala.