[xyz_lbx_default_code]

Archiv para julio, 2010

Héctor Ortiz y Mariano González, ¿se vieron o no se vieron?, he ahí el dilema

.

Dicen que al divo le salen como ronchas nomás de pensar que se tiene que reunir con el gobernador Ortiz. Otros aseguran que ya se vieron y lo que trataron fue lo del reparto de las notarías… a, pillo, no das paso sin huarache…

Ya no sabe uno a quién creerle. El gobernador Héctor Ortiz asegura que ya se entrevistó con su sucesor, Mariano González, y este asegura a sus íntimos que no quiere ver al que todavía despacha ni en pintura porque, siente que nomás de verlo, se quema ante sus amistades y ante el respetable…

De veras, así se las gasta el divo.

Si alguien no le cae, no para hasta humillarlo.

A ver, si quisiera ya se hubiese deslindado de los huevazos lanzados a los patiños, digo a los dirigentes de medio cuño de Convergencia el día que se animaron a venir a Tlaxcala a destituir ante los medios a Rubén Flores Leal.

Ya nos hubiese dicho que la supuesta charla en corto (o a través de un propio) tuvo que ver con el asunto de las notarías y su agandallada distribución dominada por los cuates de Héctor.

Pero no. Nunca lo hará. Prefiere matarnos de la curiosidad (ajá) y tenernos así, para comenzar cinco meses y medio. Y luego los próximos seis años.

Entonces qué. A poco nos vamos a esperar tanto tiempo para saber que a la peseta no se le va a hacer la secretaría de gobierno y que la más comentada es Anabel Ávalos. A poco nos vamos a quedar con las ganas de saber que a Turismo va a llegar uno de confianza de Joaquín Cisneros y que a la gente de Beatriz le van a cerrar las puertas al gabinete porque ella tuvo manga ancha en presidencias municipales y diputaciones.

Acaso no tenemos derecho a saber que Alejandro Guarneros, es el médico que puntea en la lista de aspirantes a suceder a Constantino Quiroz Pérez en la Secretaría de Salud.

O qué, de plano nos cree tan mal informados para no saber que una de las cuotas para su primo Poncho Sánchez Anaya, es colocar al otro Poncho, Brito Sánchez en la coordinación de información y relaciones públicas.

Pero como dice don Mariano, “si me molesta lo que dicen los periódicos, pues no los leo”.

Igual nosotros. Nos choca que nos tengan en ascuas. Entonces mejor no nos preocupamos si los datos estos que le platico ya los palomeó Mariano o, aunque no los palomee, de todos modos se van a dar.

Está bueno.

Es su oportunidad de sacar la frustración por el ayuno de doce años en el poder. Oye, doce años sumados a los ya corridos casi sin aceite de la bola de políticos, listos como perro afuera de la carnicería para cachar lo que sea, aunque se trate de un trozo de tortilla dura.

Y qué chistoso es escuchar las pláticas de, por ejemplo “el profesor y licenciado” (¿?) Femín Sánchez Varela, cuando dice cosas como, “no, ps.. nunca perdimos, nomás les dimos chance de darse las tres así, tantito…”

O de los cuates esos que bien que le hacen la barba al gobernador, pero conservaron su chamba votando por Mariano y nadando de muertito… uta, de estos hay así, así, que por un lado te dicen, “no, qué te pasa, si yo siempre he sido fiel a la causa orticista”, pero por el otro, te gritan: “oye, no manches… si yo siempre he sido priísta…”

Ajá, hijos de su Pink Floyd…

Ya tenemos la lista de gandallas, nadadores de muertito que ahí los ves cobrando puntualmente cada quincena, pero a la hora de saludar a Mariano, lo menos que le dicen: “amo, siempre estuve con usted, hágame lo que quiera, tome lo que guste de mi casa y mi familia (¡!) pero no me deje fuera de la nómina… a ver, déjeme besarle sus delicados piecesitos de hacendado… yo nunca diré que usted es un vil cacique… preferiría que un rayo me partiera o de plano que un toro me cogiera (un toro de lidia, verdad)”.

Orlando Santacruz rema contracorriente

.

Como Orlando quedó indefenso, no tiene de donde asirse… en consecuencia, Apizaco, el primer dolor de Cabeza para Mariano * Los ausentes en la fiesta del gober *¡Corrieron a las hermanas de Perla, qué barbaridad!

Orlando Santacruz, rema contracorriente. Por lo menos dos problemas lo tienen sin dormir.

Primero, su triunfo en la elección municipal de Apizaco se sostiene con alfileres. En la Sala Electoral Administrativa (SAE) se percibe el aroma a derrota panista. Nada más para darnos una idea, la defensa orlandista se habrá declarado incapaz de pelear en contra de la peor acusación.

¿Recuerda usted el programa de bacheo en Apizaco?, ¿que dispuso de un presupuesto superior a los ochenta millones de pesos?, ¿que dispuso también de una penetrante campaña mediática para convencer a los ciudadanos de su incuestionable conveniencia?

Pues resulta que ello enrareció al proceso electoral, al comprobarse que significaba una tremenda ventaja para el panista. Y conste que se trata de recursos federales.

Y también la difusión provino de la Capital. Yo creo que fue víctima del impulso de operadores panistas de esos que andan perdidos en la inmensidad del país, suponiéndose capaces de descubrir el hilo negro, o de sorprendernos gracias a la creatividad de sus escasas neuronas.

Esa elección no tiene más destino que anularse.

Brincan jubilosos Reyes Ruiz (el zar del WC) y Arturito Rojas (el gallo polvos). Pero esa anulación no permitirá que alguno de los dos gane. Hará de este municipio el primer problema político al que se enfrente el gobierno de Mariano González Zarur.

Sabe qué, le apuesto lo que quiera a que se la juega.

La otra bronca es peor

Por alguna causa, antes de los comicios la secretaria particular del secretario de Finanzas (o sea, la esposa de Orlando) quedó fuera del gobierno.

¿Fuera?…  ah caray, ¿no que muy cuates?

Así comenzó una guerrita. Inició con habladas, siguió con cuestiones de centavos y le siguió hasta con votos para Reyes Ruiz.

¿Cómo la ve?

O sea, Orlando quedó descobijado del lado del gobernador y, nunca lo ha estado de lado del otro gobernador. Esta perdido. Como dicen los chavos, está “pelas”.

Hagan sus apuestas señores. Por el partido rojo, el gallo polvos. Por el verde, el zar del WC. Al otro partido ya no lo aceptaron en este palenque porque es tramposo.

Los ausentes en las pachangas del gober

Claro, la primera ausente fue Perlita, quien se buscó otra casa y otro que le grite. Ni modo, ella se lo perdió. Igualitito como sus hermanas perdieron la chamba… cada una, así como lo oye. Ahora, hay que considerar que nada más son cinco meses y medio. Porque de seguro el amo Mariano (el de ellas) las va a recontratar.

El segundo: Víctor Cánovas (virolo)… quien también se acaba de conseguir otra chamba, nada más que con Rafa Moreno Valle, gobernador electo de Puebla.

Lo curioso en este asunto es que Cánovas cumple años el mismo día que Héctor Ortiz y, también le apuesto que en lo subsecuente va a cumplir años el mismo día que el Rafa… va a ver…

En casa de gobierno, ya sabe usted, las filas interminables de burócratas esperando su turno de besar la mano del gober, muy de pants nuevos, cafecitos y hasta con la etiqueta colgando del ziper. Y en los tres distritos, sendas pachangas organizadas y costeadas por los diputados Julián Velázquez y Oralia López Hernández.

Que alguien regale a Domingo Fernández un catálogo nuevo porque al sombrerito de Eliot Ness ya se le ven hoyos de tan viejo. Le urge un cambio de look…

Felicidades a Prudencia Juárez Capilla

Porque ayer miércoles, el diputado Julián Velázquez Llorente, entregó la solicitud de licencia para dejar su curul en San Lázaro, pues tiene la encomienda de presentarse en breve, muy de traje y muy boleadito a la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tlaxcala.

Y qué va a hacer ahí uno de los operadores políticos más eficientes del PRIAN. Eso tiene jiribilla para 2012.

Afrenta a Adriana Dávila

Cómo que Sergio González y Benjamón Ávila disputan a la ex candidata de progresopatlax la presidencia del CDE del PAN. Acaso están operados de la cabeza?, ¿no saben que Adriana tiene el record histórico de 193 mil votos y también las puertas abiertas de las delegaciones federales para hacer un gobierno paralelo al de Mariano?

Ah, si serán guajes estos dos que no dan su lugar a quien lo tiene bien ganado.

A ver, dígame, cuándo el Benja ha tenido derecho de picaporte con Calderón… pues nunca. Y, cuando Sergio González (el superagente 86) ha tenido alguna misión importante de parte del jefe (el suyo, o sea Calderón), pues nunca.

Ahí está verdad. No nos quieran dar atole con el dedo tratando de disfrazar la llegada de la inminente y obligada lideresa panista. Otra no se las pasamos. Ya ven cómo somos capaces de razonar nuestros votos cuando quieren burlarse de nosotros, como cuando nos quisieron enjaretar a la Mine.

Los consejeros electorales cambiaron una estrella por un tache

.

Ante las inconsistencias y anomalías registradas en la elección para presidente municipal de Apizaco, no se descarta que los comicios sean declarados nulos y se convoque a nuevas elecciones para alcalde.


Si bien los consejeros electorales de Tlaxcala estaban en posibilidades de presumir su trabajo con la organización de los comicios del 4 de julio una vez que el triunfo como gobernador de Mariano González Zarur no fue impugnado, lo cierto es que conforme avanzan los días se conocen más errores en la operación del IET que lejos de dar certeza y certidumbre genera dudas y abren la puerta a conflictos postelectorales.

Los consejeros electorales ya no se vieron en la necesidad de integrar ningún expediente en la elección de gobernador, por lo que quizá pensaron que su trabajo había terminado y optaron por dejar al personal del Instituto Electoral de Tlaxcala la resolución de los casos pendientes con las consecuencias que hoy conocemos.

El PRD en Tlaxcala impugnará ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la resolución del Instituto Electoral de Tlaxcala por cual realizó la distribución de las diputaciones plurinominales, pues en opinión de los líderes del sol azteca su partido resultó afectado en ese proceso.

La Sala Electoral de Tlaxcala desechó la impugnación del PRD porque el expediente fue mal integrado por un error involuntario de la Dirección Jurídica del órgano electoral, según reconoció el presidente del IET, Salvador Cuahutencos Amieva.

Sin embargo, la pregunta obligada es ¿es el único error sin dolo?.

La respuesta es probable que se conozca en los próximos días, pues en la actualidad los diferentes partidos revisan sus documentos para verificar si ellos no fueron víctimas de otros errores involuntarios.

Por lo pronto sería sano que el presidente del IET informe que sanción se aplicará a la persona responsable de ese error, ya que los afectados  -los ex candidatos a diputados plurinominales en los lugares tres y cuatro, Efrén López y Ernestina Ramírez, respectivamente- ya presentaron una denuncia en contra de quien o quienes resulten responsables de alterar el expediente promovido ante la Sala Electoral.

Se repetirá la elección en Apizaco

Aunque el abogado Orlando Santacruz Carreño, candidato de PAN a la presidencia municipal de Apizaco, confia en que la Sala Electoral-Administrativa del Tribunal Superior de Justicia ratifique su triunfo del 4 de julio, lo cierto es que podría llevar se una sorpresa.

Ante las múltiples anomalías registradas en los comicios para alcalde, las autoridades ya han abierto la posibilidad de declarar nula la elección y solicitar al Congreso del estado que convoque a un nuevo proceso.

Si bien la diferencia entre el supuesto ganador de la elección Orlando Santacruz y su más cercano contendiente, Reyes Ruiz del PT, es mínima, lo cierto es que  el comportamiento registrado en algunas casillas pone en duda la credibilidad de los resultados.

Es decir, nadie ofrece una explicación convincente de cómo en las casillas de la zona urbana de Apizaco gana Reyes Ruiz y cómo en las urnas de la periferia logra el triunfo Orlando Santacruz.

Ese comportamiento atípico puede derivar en la anulación de la elección.

Huevazos a Convergencia, ó el autocomplaciente silencio de Mariano

.

Cada vez veo sonrisas entre cínicas y diabólicas, que sólo aguardan la asunción de Mariano, para desbordarse como la plaga que fueron y que para desgracia de todos, retoñó…


Lo que menos conviene al gobernador electo, Mariano González Zarur, y desde luego al pueblo de Tlaxcala, es el resurgimiento del negro episodio encabezado por “pesetas” y “gavilanes”; si en su momento la violencia aterrorizó a familias totalmente ajenas a los conflictos y pasiones de dichas pandillas, hoy, con el fantasma del crimen organizado y con la tremenda soberbia priísta desatada, no deben aguardarnos tiempos aciagos de estilos de gobernar que ya se habían ido, pero por alguna causa, regresaron.

El mal gusto de Mariano, utilizado días después de su triunfo en las urnas, anunciando el retorno del PRI de antes, comenzó a tener sus consecuencias.

Por supuesto que el PRI de antes se identifica con Rubén Flores Leal, quien fue presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del tricolor en tiempos de José Antonio Álvarez Lima.

Y ese mismo personaje envió a incondicionales suyos encabezados por Guillermo Ruiz Salas (qué lamentable ver a todo un académico en este trance) a lanzar huevos, no sin antes proferir las peores ofensas a dos ingenuos y desafiantes dirigentes de Convergencia, Martha Tagle Martínez, vicepresidenta de la Cuarta Circunscripción, y Adrián Wences Carrasco, delegado nacional de ese instituto político en la entidad.

¿Acaso ignoraban el peligro que sus vidas corrían en Tlaxcala, viniendo aquí tratando de humillar con su expulsión de Convergencia, a un sujeto sobre el cual se cierne un expediente sustraído de las mismas entrañas del infierno?

Ser blanco de una metralla de cascarones y su contenido les salió realmente barato.

Este par, lo que debería hacer es denunciar a sus superiores por usarlos como señuelos para medir el odio que desbordó en Tlaxcala por el bodrio que resultó Minerva Hernández Ramos, al echarse a los pies de Adriana Dávila Fernández, como resultado del reparto anticipado del país, devenido en el botín que aparecía en nuestros más temibles pesadillas.

Mira nada más lo que Tlaxcala difunde de su comportamiento: huevos en la humanidad de dos aventureros auto llamados dirigentes.

Y conste que hablamos de la misma entidad federativa a la cual el gobernador electo, Mariano González Zarur, piensa detonar trayendo las inversiones privadas (esto lo dice como curándose en salud por si Calderón bloquea la inversión gubernamental).

Ya imagino a los inversionistas: “-oye, vamos a Tlaxcala… un tal Mariano anda promoviendo a su estado”. “-¿Vamos, estas loco, y si nos agrede a huevazos la pandilla de las pesetas?”.

El silencio de Mariano hasta este momento confirma que su autocomplaciente impunidad para, hacer y deshacer en este inédito esquema paralelo de gobierno, de ninguna manera es invulnerable… cae por su propio peso.

Sabe, con creciente frecuencia advierto parvadas de priístas, legítimos, arrepentidos y advenedizos, sentados a las mesas de cafés y otros sitios, creando cualquier escenario, pacífico o violento, pero eso sí, con la misma sonrisa que a Rubén Flores Leal, lo acompañaba cuando por un teléfono celular, un propio le describía, paso a paso el bizarro espectáculo de los muchos huevos lanzados sobre un par de patiños, desorientados y formidables –a partir de este lunes – promotores de la convencía pacífica que se vive en Tlaxcala (ajá).

A poco no ha visto a Fermín Sánchez Varela (y equipo que lo acompaña); a Mariano Andalco y a Felipe Sánchez Lima, actuando como si de veras fuesen perredistas y no peones de Mariano; al mismo Alfonso Sánchez Anaya, saboreando el hundimiento de la pequeña embarcación en la que Minerva (primero su pupila y después su adversaria) se convirtió, como parte de la izquierda fingida.

Hago votos porque González Zarur, abra los ojos y vea el entorno de terror que él mismo fomentó, en la búsqueda de armas para vencer a sus oponentes.

Ojalá ponga en su lugar a la peseta. Y así como solía actuar “el PRI de antes”, pues que lo bote de la entidad, porque lo que menos nos falta es una especie de jefe de la mafia al cual el propio mandatario le tenga que vivir agradecido por prodigarle su protección y, cuando fuere necesario, propinar una madriza a quien se atreva a confrontarlo.

Ese, compañero Mariano, no es el cambio que Tlaxcala necesita.

¿Necios los comerciantes de Chiautempan o quien sostiene a Wilfrido Domínguez?

.

Ya se advertía la ineficiencia del “arqui compadrito”, a quien corrieron de la Secoduvi por ineficiente, pero sorprendentemente le dieron otra obra, ya como director del Induvit.


Entre la propuesta original, sobre la cual se erige el Instituto Inmobiliario de Desarrollo Urbano y Vivienda del Estado de Tlaxcala (Induvit) y  las acciones que actualmente desempeña, hay un notorio contraste que desafía  incluso, al marco legal que justifica su origen.

Con base en la norma –según lo difundió la administración estatal – dicho instituto se encarga de administrar y operar los fondos de vivienda, construir reservas territoriales, investigar, determinar y gestionar los requerimientos del suelo y la construcción de vivienda.

Así que no me explico las causas que motivaron a las autoridades a determinar que sería mediante el Induvit la construcción del recinto ferial de Santa Ana Chiautempan, digo, nada tiene que ver con sus atribuciones.

Originalmente se presupuestaron catorce millones de pesos (mdp) en una serie de trabajos consistentes en habilitar el bulevar Adolfo López Mateos, nivelar el área de estacionamiento, construir la barda principal y, lo principal: la zona de pabellón con plaza de acceso, los locales comerciales y una malla ciclónica para asegurar toda la obra, de cinco mil metros aproximadamente.

Dada la difusión (por ciento en temporada electoral) de este recinto ferial, uno supondría que se trataba de un complejo arquitectónico detonante del progreso de Santa Ana.

Y no es por ponernos de lado de los comerciantes, pero, hacer la tradicional feria de este municipio en el nuevo sitio, anticipa pérdidas para aquellos acostumbrados al formidable escaparate que resultan las calles del centro para vender los tan famosos cobertores, y demás textiles que, por añadidura generan una importante derrama económica a restaurantes, hoteles y otros servicios durante la temporada ferial.

Ahora bien, trasladar la vendimia al recinto en la comunidad de Texcacoac, sin la previa difusión avizora mermas que pueden significar el fracaso para muchos, aunque unos cuantos hayan resultado con un beneficio que, ya verá usted.

Uno llega a la obra dirigida por Wilfrido Domínguez Peña, y se encuentra con instalaciones muy por debajo de la expectativa generada. De aquellos 14 mdp del proyecto original, sin exageraciones se encuentra con algo que no sobrepasa los seis mdp para no caer en exageraciones.

Lo grave es que de aquellos 14 mdp, los costos se elevaron a veintidós mdp. Es decir 157 por ciento arriba del presupuesto original. Y yo diría que 157 por ciento debajo de lo esperado por comerciantes, ciudadanos y hasta por el entusiasmado alcalde, Alberto Flores Guevara, quien supuso que sería esta una de las obras con las que su nombre quedaría labrado en una placa admirada por las generaciones venideras.

Ahora, de que esa placa existe, ni lo dude usted; pero que la placa responda a la expectativa creada, esa sí es otra historia.

Las condiciones no podían ser mejores para los líderes de comerciantes, que viven de la extorsión. La feria, en consecuencia, se convirtió en causa de desencuentro. Y la inauguración del famoso recinto dejó de contar con el nutrido público que se esperaba, y las autoridades, como que no se explican los porqués usados por los comerciantes para generar el desorden en esta temporada, tan importante para fabricantes y comerciantes de las apreciadas artesanías de lana.

A Wilfrido Domínguez lo removieron de la Secretaría de Obras, Desarrollo Urbano y Vivienda (Secoduvi) por la incapacidad mostrada en ese marco de frivolidad tan de él. No comprendo cómo lo hacen director del Induvit y, en el colmo dan a este la facultad para erigir una obra tan significativa desde el ámbito político, cuya construcción obtuvo resultados contrarios a los esperados.

Priva una insistencia más allá de la lógica. Nadie en sus cabales confiaría a semejante personaje un proyecto como el descrito y, con los resultados tan pobres como ya se veía venir.

Por ahí de enero de este año, el gobernador Héctor Ortiz, acudió a supervisar la mencionada obra. Entonces dijo: “será un recinto digno y decoroso, que no sólo le va a dar a  Chiautempan, una significación arquitectónica de modernidad y de mejor vialidad, sino que ayudará al desarrollo de este municipio”.

La semana anterior, con un aforo bien pobre, al mandatario se le vio entre frustrado y conforme; entre resignado y arrepentido, pero la función tenía que continuar y el listó lo aguardaba para ser cortado.
Y así, como no se esperaba, comenzó la fiesta.

¿De veras el cuatro de julio los votos fueron por un cambio?

.

Ya pasaron tres semanas de la jornada, pero el gobernador electo vive una permanente campaña de proselitismo; en cambio, temas como el presupuestal, avizoran frustraciones pues en la gestión nada tiene que ver, “el PRI de antes”.


A Mariano González Zarur, gobernador electo de Tlaxcala, le aguarda una larga temporada para mantener vigente su imagen, ante la necesidad suya de protagonismo. La acción podría realizarse o no. Y nada relevante ocurriría, porque presenciarla me traslada a la etapa de campaña.

Ahora, con hechos, producto de acuerdos con quienes en su momento fueron adversarios o, simplemente no comulgaron con este proyecto, el estado aguarda para los tan anunciados cambios, en tanto formidables escenarios congruentes con, “el retorno del viejo PRI”.

De manera institucional ya hubo contacto, con el presidente Felipe Calderón Hinojosa, y con el gobernador Héctor Ortiz Ortiz. Resultado de ambos, el discurso cambió. Y en decenas de actos considerados como agradecimiento del antes candidato y hoy mandatario electo, se busca con afán algún tema que refresque al monólogo construido, por cierto, con la vieja escuela tricolor, de un culto a la persona que evidencia desde penosas distracciones, hasta temas que por su insistencia pueden caer en la frivolidad.

Este es el tiempo de la construcción de un gran gobierno, pero la circunstancia es distinta a aquél régimen de Sánchez Piedras, al cual el gobernador electo insiste en reproducir, como si hoy no existiera el Congreso de la Unión y, una compleja estructura administrativa, a las cuales debe atender, al tiempo de dejar atrás la premisa aquella de su padre político, en el sentido que a Tlaxcala no se le puede dar trato de iguales, y con ello reconocernos como una entidad en desventaja.

Lo grave es que situaciones desventajosas provienen de la soberbia de un personaje no dispuesto a despojarse de grandes cantidades de auto elogios, y sustituirlas por agilidad indispensable que nos aleje de le muy probable inconformidad, porque a Tlaxcala no se le dé el trato merecido en el ámbito presupuestal.

Van a cumplirse tres semanas y, no vemos que el gobernador electo conforme un equipo sólido con los diputados federales de Tlaxcala –salvo Perla López, tan menudita a la hora de la gestión – en cambio, se dan largas sesiones de una inexplicable campaña, pese a que la elección ya pasó, y a que las autoridades electorales ya dieron su veredicto.

Escuchamos ofertas genéricas, pláticas imprecisas, románticas historias de un tricolor que dejó de gobernar, por la voluntad de los electores, porque sus integrantes pasan la mitad de su vida en la cubeta de los cangrejos, impidiendo el progreso de sus iguales.

Eso no es un cambio

No hemos escuchado un verdadero compromiso de honestidad. No vemos la creación de aquella contraloría en verdad independiente del poder ejecutivo, ante la cual las cuentas sean realmente claras.

¿Cómo le hará el nuevo con la obra inconclusa del que se va?

¿Supone acaso que como en tiempos de Sánchez Piedras, las cosas se arreglan con una visita al señor presidente?

El triunfo de Mariano es inobjetable. Pero su actualización urge.

Y por lo pronto, no sería nada incómodo que con el verdadero activismo ante cada instancia que se requiera, el indiscutible mandatario nos diese un poco de certidumbre, hablándonos de logros concretos en materia presupuestal, y dejar para mejor momento el tema ese de viejo priísmo de regreso al poder, tema aquí entre nos de pésimo gusto.

El riesgo de ir a Chiautempan

Hasta donde tenemos información, la presencia del gobernador Héctor Ortiz en Santa Ana Chiautempan, para inaugurar la feria entró en una fase de análisis muy serio, pues comerciantes y transportistas resultan, a estas alturas, impredecibles, pese a la presencia de decenas de granaderos.

El alcalde perredista-panista de este municipio, Alberto Flores Guevara, cede, permite, concesiona, y ha de suponer que en medio de sus particulares titubeos, merece la presencia de las autoridades estatales.

La feria en esta demarcación se convirtió en cíclica oportunidad para que irresponsables líderes cobren viejas facturas por reafirmarse como los grandes vividores del raquítico presupuesto municipal, a costa de una constante extorsión. Desde cerrar calles hasta gritar verdades al malquerido perredista-panista, hunden a este polo turístico y artesanal en las catacumbas del caos, investidas – en pleno siglo XXI – de un desbordado fanatismo religioso y una conducta política que sólo entienden los que la protagonizan.

El funeral de PRD en Tlaxcala

.

La probable imposición de Adolfo Escobar como coordinador de los próximos diputados del PAN puede provocar la renuncia de varios legisladores a esa bancada.

Los perredistas tlaxcaltecas están más preocupados por ver como se destrozan que en diseñar una estrategia que les permita recomponer su rumbo y salir del hoyo en que se encuentra hundido ese partido.

La debacle electoral que sufrió el PRD el pasado 4 de julio es responsabilidad no sólo de la ex candidata al gobierno Minerva Hernández, sino de diferentes militantes de ese partido que lejos de apoyar a su abanderada optaron por brindar su respaldo al priista Mariano González que resultó vencedor de la contienda.

Si bien la candidatura de Minerva generó divisiones internas en el partido de sol azteca y enfrentó la quintacolumna perredista, lo cierto es que tampoco existía otro militante con el posicionamiento y presencia que tenía la senadora para disputarle la nominación.

Minerva fue rechazada al decir de algunos perredistas sólo por ser mujer y de esa forma dejó de tener el apoyo de Luis Mariano Andalco López, Arnulfo Corona Estrada, así como del alcalde de Zacatelco Felipe Sánchez Lima y del diputado local Antonio Mendoza Romero.

Además, la candidata nunca contó con el respaldo del ex gobernador perredista de Tlaxcala, Alfonso Sánchez Anaya y Narciso Xicohténcatl, fundador del PRD en Tlaxcala,  lo que implicó que Minerva Hernández dejó de tener la estructura que opera a favor de Andrés Manuel López Obrador.

Es evidente que los perredistas que apoyaron a Mariano González están más preocupados en acomodarse en el gobierno del priista que en lograr la unidad y el relanzamiento del PRD.

Minerva Hernández aún no tiene claro cuáles serán los costos de su decisión dada a conocer el 26 de junio, cuando dejó la contienda por el gobierno de Tlaxcala para sumarse a la candidatura de la panista  Adriana Dávila.

Lo cierto es que la actitud de la senadora generó mucha molestia entre sus seguidores, pues del discurso combativo y críticas al gobierno de Héctor Ortiz y a la abanderada del PAN Adriana Dávila, paso al silencio y al abrazo cómplice.

La postura del líder estatal del PRD, Luis Roberto Macías Laylle, de iniciar el proceso de expulsión de al menos 20 perredistas de Tlaxcala lejos de contribuir a la unidad, alentará las luchas internas y sumirá al partido en una terrible crisis que colocará a la víspera de su funeral.

La disputa por la coordinación de los diputados panistas

Donde las cosas tampoco andan del todo bien es en el Partido Acción Nacional, pues la lucha por la coordinación de los diputados locales que entrará en funciones en unos meses ya inició.

Adolfo Escobar ex secretario de Gobierno y ex diputado federal se siente con derecho a tal cargo, sin embargo sus intenciones no son respaldadas por todos los diputados que ven en su compañero de partido a un político bisoño para enfrentar al PRI.

El impulsor de Adolfo es el “copitas” y que se desempeña como líder del PAN en Tlaxcala, Benjamín Ávila, sin embargo la imposición del ex secretario de Gobierno pude provocar la salida de la bancada del blanquiazul de uno o dos diputados.

Y si no me creen pregúntele a Alejandro Aguilar.

Pronto llegará nuevo delegado del IMSS en Tlaxcala

.

A 17 días de las elecciones locales, hay quienes aún andan buscando culpables de la derrota, cuando no aceptan que ellos fracasaron.


La evaluación de la Presidencia de México al desempeño que tuvieron los delegados de las dependencias federales en Tlaxcala ya concluyó y será a finales de este mes o en agosto cuando se formalicen unos cambios.

Fuentes bien informadas aseguran que el primer movimiento se dará en la delegación del IMSS, la cual permanece acéfala desde hace algunos días tras la salida del panista poblano Juan Carlos Espina.

Ahí llegará el aún diputado federal, Julián Velázquez Llorente. El gobierno federal reconoce en el doctor su experiencia y lealtad, por lo que es cuestión de días para que el ex secretario de Salud asuma la delegación más importante en Tlaxcala.

Julián Velázquez, encabezó por unos meses la presidencia de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, posición que dejó para participar en el proceso interno del PAN para elegir candidato a la gubernatura del estado.

Ese movimiento cuenta con el visto bueno de la Presidencia y ni el gobernador Héctor Ortiz, ni el gobernador electo, Mariano González, fueron consultados.

La intención de dicho movimiento, según las fuentes, es tener no sólo un buen funcionario público en esa dependencia federal, sino un  verdadero operador político que puedan apoyar al PAN en las elecciones presidenciales de 2012.

Los culpables de la derrota

A 17 días de las elecciones locales en Tlaxcala, las versiones para tratar de explicar y justificar la derrota de la candidata que rompe barreras, Adriana Dávila Fernández, son múltiples, pues van desde la traición, hasta la falta de operación por parte del gobernador Héctor Ortiz.

Dávila Fernández aún se niega a reconocer que ella tuvo gran responsabilidad en su fracaso, y quizá por esa razón, no pierde oportunidad para culpar a Héctor Ortiz de su derrota, acusaciones que tienen poco eco en las oficinas de Los Pinos al carecer de sentido.

Y me explico, nadie en su sano juicio puede decir que los 192 mil votos que logró Adriana Dávila fueron captados por el trabajo que ella realizó o por su acertada operación, pues esos sufragios en realidad representan el capital político del mandatario, quien hace seis años ganó la gubernatura con 160 mil votos.

En realidad nadie sabe cuántos votos representa Dávila Fernández en Tlaxcala, ya que nunca ha ganado una elección constitucional y decir que ella captó por si sola 192 mil votos francamente es una barbaridad.

Y si quiere culpar a alguien de su derrota que mejor busque en su equipo cercano de colaboradores o en aquellos delegados federales que recibieron recursos para operar a favor del PAN y que mejor optaron por quedarse con esos billetes.

Incluso, no estaría de más que le preguntaran a ciertos funcionarios de la Delegación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social cuántos votos aportaron el 4 de julio y ver si cuadran las cuentas.

La milagrosa reunión con Calderón y el bálsamo de poder que cura heridas

.

Creo que tiempo de que marianoglez deje de hacer campaña y asuma la grandeza de su responsabilidad; ahí nomás para su agenda, tiene que echarse a la bolsa a los tres diputados federales (panistas), para gestionar un presupuesto a la altura de sus expectativas.


Al gobernador electo de Tlaxcala, Mariano González Zarur, le hacía falta reunirse con el presidente Felipe Calderón Hinojosa, para reafirmar su creencia al sistema presidencialista. Después de todo, son dos años, vitales de su administración, los que deberá convivir con un Ejecutivo Federal de pensamiento opuesto al PRI.

Tras la reunión, se advierten dos momentos en el desempeño del inminente mandatario tlaxcalteca.

Uno, que lo muestra afable, dispuesto y con voluntad, para seguir al pie de la letra la instrucción de Los Pinos, para que los recursos sigan fluyendo a Tlaxcala, con la abundancia que al apizaquense le ha motivado a expresar una extraña combinación de opiniones: qué bueno que haya tanto dinero, pero que malo que no disponga de él…

El otro, tiene que ver con el obligado ejercicio político en el cual deberá moverse, para hacer sus aliados a los diputados tlaxcaltecas (Oralia Hernández, Sergio González y Julián Velázquez), cuya gestión es (por si no se había dado cuenta) vital para la aprobación un presupuesto convenientemente planteado, en la Cámara de Diputados.

¿Verdad que el éxito no depende del golpeteo sistemático al mandatario en turno?, ¿Ya habrá visto marianoglez que su papel debe ser congruente al de una autoridad, estoy de acuerdo, a la que falta un trecho bien largo (hasta el 15 de enero) para asumir la gloria, pero no al de un candidato que aun después de ganar en las urnas siga lanzando consignas como si fuese un adolescente?

Estoy seguro que sí. Tiene que despojarse de la modorra en la que lo tenían sumido años del imperio tricolor, ante el cual no había más que “sumarse, sumarse y sumirse”… tal y como lo pregonaba para la causa suya hasta antes de participar en una elección donde, dos de sus adversarias se encargaron de hacer efímero el momento político más trascendente de su vida.

De lo anterior, supongo que hay elementos para anunciar un cambio de estrategia del gobernador electo; del guerrillero en que se había convertido (abajo hospitales, vamos por la universidad, todo está peor que cuando el PRI gobernaba…), al elemento consciente de que en sus manos se halla disponer de los recursos indispensables para detonar el arranque ese al que tanto menciona.

Fechas, lugares, hora…

Bueno, luego de pasar lista con el Presidente, al gobernador electo tlaxcalteca le queda cumplir con un compromiso no agendado, pero indispensable para aspirar a la transición ideal.

De buena fuente sé que esta reunión será mañana miércoles 21 de julio, en un marco institucional, aprovechando que el hacendado todavía tiene puesto el traje con el cual entró de lleno al mundo del poder y, dejó atrás los resentimientos que le significaban sus derrotas, tanto al interior de su partido, como en la elección constitucional de 2004.

Finalmente llegó. Y lo mejor que podría hacer es gobernar sin resentimientos. O sea, dibujar una tendencia al alza en su desempeño de mandamás, pero manteniendo el equilibrio entre la facilidad suya para decir y ofender, y el compromiso de labrar en mármol el nombre de Mariano González Zarur, como un gobernador que sin duda superará la enseñanza de su eterno mentor, Emilio Sánchez Piedras.

Uno de los grandes temas entre ambos gobernadores es el de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT). A la institución no se le puede regatear el apoyo, pues si hoy es una gran institución, se debe a la simbiosis con la administración estatal y a los apoyos del Gobierno Federal ganados a pulso.

Y parece que mariano asumirá que así como su feudo político se instaló en Lira y Ortega 8 (la sede del tricolor), el de su contraparte lo tiene en Avenida Universidad.

Haciendo a un lado el uso que se dio a las chaquetas de Perla López Loyo, respecto a la especulación de que podría ser ella la próxima rectora de la UAT, a través de la sinergia marianista, es justo decir que la añosa legisladora debiera, si se considera utilitaria, hacer grandes esfuerzos en materia presupuestal para Tlaxcala, dentro del ámbito legislativo en el que se mueve.

Ah!… de Perla y sus inexplicables reacciones, como aquella de agradecer, casi con lágrimas en los ojos a Josefina Vázquez Mota, la amabilidad con la que se le trató dentro de la bancada albiazul y la nostalgia que le embargaba al haberla cambiado por la de enfrente.

Y como resultado de la nueva y obligada postura:

Mariano puede igualar o superar la coordinación alcanzada por su homólogo poblano, Rafael Morano Valle Rosas, cuyo aprovechamiento del tiempo y las energías se enfocó a la correspondiente gestión, de tal suerte que hasta al precioso le va a tocar iniciar obras logradas por el equipo del panista-perredista.

Si pone sus barbas a remojar viendo el comportamiento de nuestros vecinos, el temperamental gobernador tlaxcalteca se dará cuenta que ha perdido horas, días, semanas preciosas, en seguir apachurrándose una herida que ya debería estar bien cerrada gracias a bálsamo milagroso del triunfo.

Tiene en sus manos hacer de su gobierno un portento ante el cual debe uno quitarse el sombrero, o seguir con la tradición de ciertos mandatarios que alardean de su priísmo al tiempo que se pasan a la ley por el arco del triunfo.

Tenemos nuevo gobernador, ojalá le apueste a lo grande.

La actual, legislatura de flojos, grillos y fracasados…

.

En Allende 31, la fábrica de representantes onerosos, irresponsables, pero eso sí muy dignos para cobrar mes a mes lo que les toca, y hacerlo por adelantado (hasta noviembre), por eso poco les importa su trabajo, como dictaminar las cuentas públicas.

Maltrechos, tras haber fracasado en la jornada electoral del cuatro de julio, y con un cerro de pendientes, diputados como Florentino Flores Xelhuatzin (presidente de la Comisión de Finanzas y Fiscalización), como Irma María Izozorbe y, otros panistas, fueron emplazados para presentarse para devengar los muy buenos sueldos que mes a mes cobran.

Dicen que a esos irresponsables servidores públicos, les da igual llegar o no llegar a su curul, porque ya habrían cobrado su sueldo hasta noviembre. De ser cierta esta información estaríamos ante evasivos personajes de graves responsabilidades que, en el caso de la Comisión de Finanzas, provocan un delicado retraso en el análisis, aprobación o rechazo de las cuentas públicas, tanto de municipios como de los propios poderes.

Recibir su dinero por adelantado, nos explica el por qué de los retrasos para tomar protesta a suplentes y, cuando estos pudieron llenar el hueco dejado por el amañado titular, sus ingresos se retrasarían como consecuencia de la administración poco ortodoxa de la actual legislatura.

No hay tiempo para dictaminar cuentas públicas, pero le puedo asegurar que desde ahora ya existe el proyecto para echar la casa por la ventana la próxima noche del 15 de septiembre, como preámbulo del cobro de un jugoso bono, otorgado a tan productivo comportamiento de los señores representantes del pueblo.

Claro, no todos son iguales. Hay casos peores.

¿Se acuerda de Víctor Hugo Cahuantzi González? Imagínelo desempleado (pues tronó como ejote el 4 de julio, gracias a los buenos oficios de Enrique Padilla) y además con la renuncia presentada ante la subsecretaría de desarrollo político de la Segob. Ya se sentía alcalde y hasta los puestos había repartido.

Para que su suplente, Beneberto Sánchez Vázquez, recibiese su primer pago, hubo de pasar mucho tiempo; tanto que, el susodicho se despojó de la chaqueta del orticismo, para enfundarse en la del marianismo, actuó como un correveydile, sustrajo información del priísta la vendió a la candidata panista, y quién metería las manos a la lumbre para asegurar que no actuó en sentido contrario.

Y todo porque siendo un diputado suplente al que le había llegado la hora de asumir la titularidad según lo pactado, se enfrentó a la apatía con la que suelen actuar los integrantes de la legislatura corriente.

Reunión de emergencia con los académicos.

La semana anterior en un restaurante llamado La Finca, los grupos representativos de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT) se reunieron con el propósito de apertrecharse, ante la andanada de ataques que ya se volvió costumbre diaria al gobernador electo.

Así, los Ortiz, los Vázquez Galicia y, desde luego la poderosa estructura de la institución, entrelazaron sus manos con el propósito de blindarla de cualquier suerte de injerencia y, acordaron reforzar el concepto de autonomía,  como para que le midan las autoridades electas.

Cánovas, a la Segob en Puebla.

Como el nayarita Víctor Cánovas, hace tiempo no tuvo más sangre que chupar en Tlaxcala, tuvo el encargo de operar, a buen nivel, en la campaña del candidato de Compromiso por Puebla (PAN, PRD, PANAL, Convergencia) y aprovechando que su cara de pocos amigos puede resultar una herramienta funcional, consiguió colarse en el primer círculo del próximo gobernador poblano. Unos dicen que será el próximo secretario de Gobernación de Puebla.

Ello ocasionará la más sentida protesta de panistas y perredistas poblanos en contra de los tlaxcaltecas, pues al ver su estilo nos culparán de haberles enviado a una verdadera lacra, a hacerla de tirano.

Ah, ya caigo, mientras Moreno Valle dará la cara de un joven gobernante, humanista e inteligente, atrás de él, vendrá el empresario transportista (dueño de la nueva flotilla de ATAH), irresponsable constructor (su contratista Taylor, nunca acabó el tramo carretero a Calpulalpan) y receptáculo de profundos odios de aquellos en cuyos ingresos metió la mano para dejarlos en la calle.

Obra incumplida

El maestro en manejo de crisis, Domingo Fernández, algo tendrá que hacer para aminorar la madriza que a diario procura el gobernador electo, Mariano González, dar a la actual administración, a la cual señala de inversiones erráticas (como los hospitales) hasta de actos de corrupción en todos los ámbitos.

Lo más delicado es que varias obras, como la famosa Plaza Cultural y la eterna construcción de la carretera a Calpulalpan, se van a quedar inconclusas.

Mientras el gobernador en funciones no muestre signos de cansancio por semejante metralla, su sucesor no tiene para cuando detener su poderosa batería misilística.