[xyz_lbx_default_code]

Archiv para junio, 2010

Desquicia al IET provocación de Lincoln Rodríguez contra el representante del PRI

.

En el IET, el lunes 28 de junio, el nuevo representante del PAC, Lincoln Rodríguez, retó a golpes a su homólogo del PRI, Martín Cásares… la violencia, que podría reventar la elección, comenzaría en las propias instalaciones del organismo árbitro.

Existen elementos para asegurar que es Tlaxcala, la entidad donde los comicios del cuatro de julio serán, “reventados”, por medio de actos violentos, cuya consecuencia se deliberará en los tribunales, de los cuales se busca obtener la nulidad del proceso.

Informaciones obtenidas, tanto en la trinchera adrianista-orticista, como en la marianista, dibujan escenarios que van del robo de urnas a las agresiones entre grupos, todo para generar un clima de violencia que impida el ejercicio del sufragio y ello redunde en actos de vandalismo y violencia.

Es más, de la sede del PRI saldría la versión en el sentido de que son cinco los municipios (no se especifican los nombres) donde, “pandillas tricolores provenientes del Estado de México”, tendrían la orden de iniciar desmanes buscando una crisis electoral, si el resultado de las votaciones es adverso al Revolucionario Institucional.

Primeras agresiones

Si el enfrentamiento entre simpatizantes de Adriana Dávila y Mariano González, llegó hasta la detonación de armas de fuego en Acuamanala de Miguel Hidalgo, lo que ocurrió este lunes28 de junio, en la sala de sesiones del Instituto Electoral de Tlaxcala (IET) no es menos delicado.

El nuevo representante del Partido Alianza Ciudadana (PAC) ante el organismo electoral, Lincoln Rodríguez (quien sin mayor explicación sustituyó a Patricio Lima Gutiérrez) irrumpió en una reunión de trabajo alrededor de las diecisiete horas y, sin mediar razones retó a golpes al representante del PRI en el IET, Martín Darío Cásares Vázquez, según quedó documentado en los registros del instituto.

“¿Quién es el representante del PRI ante el IET?”, preguntó Lincoln escandalosamente, tratando de intimidar Cásares Vázquez, quien –según testigos – saltó de su asiento como un resorte y, encendido aceptó el desafío, de salir a los jardines de la ex hacienda, a enfrentar al súbito agresor que, hecho un energúmeno, traería línea de un vocero con licencia, un secretario particular y un coordinador de campaña, quienes lo instruirían para, “poner quieto al tabasqueño que nos quiere venir a intimidar”, dijeron otros testigos.

Para consejeros y otros representantes de partidos políticos (que pidieron discreción) la agresión perpetrada por Lincoln Rodríguez, es un error grave y delicado del equipo de Adriana Dávila, “mordieron el anzuelo tirado hábilmente por Mariano (González) a través de Martín Darío Cásares, con un amplio expediente avalado por el CEN tricolor, en denuncias contra panistas y perredistas que, prosperaron y obtuvieron generalmente los resultados que buscaba el PRI”.

Tan caldeado estaba el ambiente que, fue necesaria la intervención del presidente del consejo general del IET, Salvador Cuauhtencos Amieva, para calmar al agresivo representante del PAC y a un representante priísta que jamás se intimidó. Es más, trascendió que el Partido Liberal de Tlaxcala, uno de los aliados del candidato González Zarur, nombraría a un suplente de representante ante el instituto, con la única encomienda de “partir la madre al violento Lincoln Rodríguez”.

El nombramiento de Lincoln sería hecho a espaldas de la candidata Adriana Dávila Fernández, a quien indignaría a tal grado (lo primero que reprobó fue el antecedente de Rodríguez como un golpeador de mujeres) que ordenaría su salida inmediata, según pudimos enterarnos.

Si la sede del árbitro electoral registra este tipo de desmanes, lo más seguro es que en todo el estado se reproduzcan imitaciones de la provocación del representante del PAC ante el IET. Entonces, sobrevendría la violencia, que es el estado ideal para quienes se adelantan a una eventual derrota en las urnas este cuatro de julio. Es lo que priístas y panistas buscan, en caso de que los resultados no les sean favorables.

Aparece el peine

Tras la sanción de siete mil 500 días de salario mínimo, impuesta por el IET a la administración Ortiz, por no retirar al menos 56 anuncios promocionales de logros de gobierno, como lo mandata la lay electoral, el responsable de dicha falta –un vocero con licencia – buscaría provocar un escándalo como distractor, pues según puede apreciarse no está dispuesto a aceptar su culpa.

La inteligencia reacciona

Al trascender el dato de los cinco municipios en riesgo de estallar la violencia si los resultados son desfavorables al PRI, el Centro de Información y Seguridad Nacional (Cisen), habría sugerido la instalación de operativos de vigilancia, en accesos y zonas con una elevada densidad poblacional.

Ya pueden verse retenes del Ejército Mexicano en accesos de la entidad, operando las veinticuatro horas.

El Cisen enviaría asimismo a la Secretaría de Gobernación (Segob) el reporte completo sobre el comportamiento agresivo del nuevo representante del PAC ante el IET, así como los nombres de los responsables de su nombramiento (un vocero con licencia, el secretario particular del gobernador y el coordinador de la campaña de Adriana Dávila), recomendando su reconvención o de plano, su separación, al existir elementos probatorios sobre una conducta que, “en nada ayuda al desempeño del proceso democrático que conforme se acerca se da en medio de una fuerte tensión pues no cede ninguna de las partes” (PRI y PAN).

La elección más competida en manos de un árbitro débil

.

El paquete de arbitrar esta elección es enorme, ni marianistas ni adrianistas van a aceptar el mínimo error, pero el presidente del IET, Salvador Cuautencos, quiere dar legalidad a la dimisión de Minerva por Adriana. Y la elección se halla en inminente riesgo.


A cinco días de los comicios, el árbitro electoral da muestras de una terrible incapacidad. El consejero presidente, Salvador Cuautencos, reprobó el  que los representantes legales de Minerva Hernández no comuniquen oficialmente su dimisión al instituto (IET) y en consecuencia, agrega, “los votos por la perredista no contarán como votos para la panista”.

Seguro que no, señor Cuautencos. Minerva hizo un llamado al voto útil, por el proyecto mejor posicionado, considerando que un voto inútil será aquel a favor de una causa perdida –la suya. Bueno, esa es su forma de justificarse, pero quien vote por Minerva, sumará votos a Minerva, aunque esta haya dimitido –por órdenes superiores –  y el señor consejero presidente ya puede dormir tranquilo porque con toda seguridad no se lo van a informar de manera formal.

Comparémoslo con la suma de Perla López Loyo, a la causa de Mariano González Zarur. Sólo tiene un valor mediático. Es, como dice el divo, un bazucazo al cerebro del gobernador. Así que la dimisión de Minerva ha de ser un misil para los intereses del tricolor.

Lo que sí ocurre es la operación extrema de quienes mueven los hilos en el orticismo-adrianismo, convenciendo sin tregua a grupos de perredistas para que hagan efectivo ese voto útil que tan de moda se puso. Me imagino que su apuesta es convencer a una fracción de los simpatizantes de Minerva, ya sea ofreciéndoles dinero en efectivo (que es lo más eficiente), cargos en la próxima administración u otras formas de convencerlos.

En números redondos esa fracción tras la cual van los patrocinadores de Adri, debe rayar por los 20 mil.

Y con esa cantidad de votos la elección se gana.

Aquí lo importante es que los priístas tienen las mismas posibilidades para convencer a los simpatizantes de Minerva. Dicho sea con respeto para los peones de Mariano disfrazados de perredistas (Felipe Sánchez Lima, Mariano Andalco y otros) de poco sirven en este momento las críticas a la senadora con licencia si no son capaces de sumar votos reales a la causa de su patrón. Y en las mismas se halla el otro senador perredista, Alfonso Sánchez Anaya, quien hoy se da baños de pureza perredista, cuando en su momento se empecinó en apoyar a la señora su cónyuge paraqué lo sucediese en el cargo de mandamás, a pesar de la división y destrucción de un perredismo que de haberse manejado con responsabilidad todavía siguiera en el poder.

Retomando el asunto del IET, es de destacar la tremenda crítica hecha por la ex presidenta de la Sala Electoral de Tlaxcala, Alicia Fragoso, a la incapacidad de los integrantes del consejo general. En pocas palabras les dijo que se encuentran al frente del instituto debido a las componendas de otros incapaces, como lo son buena parte de los integrantes del Congreso del Estado. Unos y otros responden a un juego donde el único lenguaje que se habla es el del dinero.

Las consecuencias saltan a la vista. Un presidente del IET lo suficientemente débil como para ignorar que la dimisión minervista es un acto político, sin cinco centavos de legalidad. Pero él, ingenuo personaje que vive un permanente 28 de diciembre, está dispuesto a lograr el caos.

Como que no se da cuenta del paquetazo que tiene en las manos. Mariano no le va a pasar una. Tampoco Adriana. Pues entonces qué espera mister Cuautencos para dejar sus actos de brutalidad y mostrar aunque sea así de mesura, sobre todo de conocimiento.

Regateo oficial en la seguridad de candidatos

El horrible asesinato de cinco personas en Tamaulipas, entre las que se encontraba el candidato del PRI al gobierno de ese estado, Rodolfo Torre Cantú, nos debe mover a una profunda reflexión en el ámbito de las campañas electorales. Son los abanderados de todos los partidos el blanco ideal de ¿el crimen organizado?, ¿de sus detractores?, ¿de otros frustrados abanderados?

Lo más cómodo es atribuir esta barbarie a lo desconocido. ¿Qué es el crimen organizado?, ¿lo contrario del crimen desorganizado?

Yo creo que es el motivo para que los responsables de la logística de cualquier abanderado se despojen de la improvisación. Es mejor que los candidatos utilicen vehículos blindados; que sus rutas dispongan de la insustituible avanzada y, sobre todo que, sin distingos el Estado brinde la protección a cada uno, sin regateos.

Y en cuanto los actos masivos, no sé si protagonistas y organizadores se han percatado de que se trata de la mejor forma de exponerse y hacer lo mismo con miles y miles de personas que, por obligación o a lo mejor espontáneamente (ajá) acuden a una concentración de esta naturaleza.

Hace unos meses los masivos estaban prohibidos. Decían que al haber tanta gente uno podía contagiarse de influenza AH1N1. Nada más llegaron las campañas y casi por decreto el virus causante de aquella enfermedad pasó a segundo plano. Y por enésima vez caímos en propagandas excesivas, molestias a los ciudadanos, cierre de calles y avenidas, demostraciones que cuando se juega a las vencidas siempre va a haber alguien capaz de doblegar al contrincante.

¿Quién escribió el discurso a Minerva?

.

Este domingo, Mariano González reunió a 20 mil en el zócalo en su cierre de campaña, los adrianistas calculan juntar 60 mil en la explanada del mercado.


Convencer a la perredista Minerva Hernández Ramos, para que dimitiese a favor de la panista Adriana Dávila Fernández, fue una labor del equipo de la avanzada de Marcelo Ebrard Casaubón, inminente candidato de la alianza entre perredistas y calderonistas, a quienes mueve una obsesión: no permitir que el PRI regrese en 2012 a Los Pinos.

Está claro que la elección del cuatro de julio es una muestra del comportamiento de la izquierda y la derecha juntas;  ya veremos qué tan eficiente resulta en estados como Puebla, Oaxaca y Veracruz, donde el descarado activismo de los gobernadores Mario Marín, Ulises Ruiz y Fidel Herrera, es prácticamente infranqueable para la causa calderonista, pues es el Presidente quien realmente diseñó este plan antipriísta, lo conformó,  lo comanda, y está determinado a activar el aiga sido como aiga sido para entregar  a Marcelo la banda presidencial, pero jamás al PRI.

Consciente de este movimiento, Beatriz Paredes Rangel, no tiene más alternativa que echar toda la carne al asador a proyectos como el de Mariano González Zarur, pues es Tlaxcala el pequeño estado en disputa con un alto significado para ambos bandos (PRI y PAN), pese a la cifra tan pequeña de sufragios que representamos.

1.-  Para Calderón sería una afrenta perder la elección en el estado donde impuso a una muchacha a su imagen y semejanza. Entonces, al darse cuenta que el priísta Mariano González Zarur, es en estos momentos imbatible, instruyó a uno de sus principales operadores, el dirigente del DIA, Manuel Camacho Solis, para que convenciese a Minerva Hernández Ramos, de renunciar a su candidatura llamando a sus seguidores a emitir el cuatro de julio el voto útil, a favor de Adriana Dávila.

Claro que hubo resistencia porque a la perredista la movía un liderazgo tan definido en el compromiso social que, a pesar de las formas afables y afectuosas con el líder de los chuchos, había diferencias de fondo, pues para Ortega, el caso Tlaxcala se podía vender bien si se dejaba crecer como se hizo. Así que en cuanto pudo le puso precio. Y cambió sus críticas de corrupción y nepotismo contra Héctor Ortiz, por solidaridad y entendimiento en cuanto salió de las audiencias solicitadas para poner en marcha la dimisión minervista.

2.- Para Beatriz Paredes, Tlaxcala y Mariano, comienzan a ser prioritarios, aunque un poco tarde porque los mensajes donde entrelineaba su desprecio  por el de sangre libanesa, le dejaron de ser utilitarios, ante el crecimiento de su verdadero enemigo, el Presidente, formando en sus filas a otros enemigos del priísmo. A esto, Paredes lo llama “capricho cupular”, mas pretende ignorar que fue por su ambivalencia inicial (Mariano nunca fue su candidato) que su partido sufrió daños irreparables. Ahora, no le queda más que sacar de la manga su desgastada retórica aludiendo teponaxtles, faldas de la Malinche y cuanta metáfora fue en su tiempo acorde con la inacabable melena coronando miradas como de actriz del cine mudo, claro, investida en voluminosos y vistosísimos huipiles (imagen que aquí entre nos requiere con urgencia algunos cambios para aminorar el sobresalto que a cualquiera le ocasiona) cuya combinación con una especie de pantalones de mezclilla y tenis del siete y medio, hacen de ella un multicolor mosaico humano, acaso la inescrutable personalidad de quien aguanta, aguanta, aguanta, hasta que revienta a aquellos con quienes debió hacer equipo desde el principio.

Por ahí del miércoles anterior, la avanzada para sumar a Minerva con Adriana, estuvo encabezada por el senador Pablo Emilio Madero. La sondeó y llevó el resultado a Manuel Camacho (fíjese la forma como ya comenzó a operar el team Calderón). Este, a su vez, anotó en su agenda ordenar a su peón, Jesús Ortega Martínez, citar a Minerva para, sin regateos, diseñar lo que sería el premio a su dimisión: “encabezar una de las principales coordinaciones de la campaña de Marcelo”. No suena mal eh. Sobrevino la redacción del discurso que ya metida en el histrionismo tragicómico leyó Hernández Ramos, ante su querida Adriana, la misma a quien semanas antes le dijo que su candidatura podía compararse con pasar del kínder a la universidad, cuando otras (como ella) hasta doctorado tenían.

Llegó el día de la cita. Todos, con la carita lavada se reunieron en el Posada y ahí tienes, para la historia, Minerva pisoteando el trabajo de meses, estrechando ni más ni menos que a César Nava y en el colmo de la simulación, llamando “querida”, a la muchacha esa del kínder (a lo mejor aludiendo a la especie de academia donde cursó sus estudios de “ciencias de la comunicación) con quien co-gobernará a partir de que los votos le den el triunfo.

Desde luego que otros proyectos políticos vigentes decidieron decir que no, hacia afuera, pero poner la mano, hacia adentro. Así, la imagen de congruencia no sufre deterioro, pero, tú sabes, esto es un negocio y si no aprovechas ahora que tienes algo de fuerz, pues, que será mañana, cuando, no sabemos verdad, qué tal si te enfermas, o de plano te mueres.

Lo cierto es que Mariano reunió 20 mil este domingo en el zócalo de Tlaxcala. Y Adriana, bueno los que le hacen la campaña, piensan reunir 60 mil en la explanada del mercado Emilio Sánchez Piedras. Además van a estar cinco gobernadores, todo el gabinete de Calderón y como cereza del pastel, ni más ni menos que Marcelo Ebrard (ojalá no traiga a la esposa, Mariagna Prats, cruda o chachalaca porque ya ves que lo mete en cada lío con sus discursos alcoholizados…) desde luego, no podía faltar Margarita Zavala, nada más para dar fe que en Tlaxcala se están haciendo las cosas como su marido lo ordenó.

El cuatro de julio se acerca. Ante la dimisión de Minerva, los vivos que siempre apoyaron a Mariano, aprovechan cuanto reflector hay para lanzar pedradas a la chaparrita. Unos dicen que los votos útiles del PRD se van al PRI, los más, andan tristones porque la mayoría tiene una concepción real de la izquierda y, a lo mejor anulan su voto. Unos y otros se tiran todo el lodo que pueden. Los verdes dicen que ellos son los buenos, y los azules-amarillos también.

Tras la reunión de emergencia de anoche, renuncian Velázquez, Islas Chío y Quiroz

.

Al conocer las dos encuestas (Mitofsky y Milenio) que dan como ganador a Mariano González, el adrianismo movió a sus tres generales más fuertes, encargados de el campo, el magisterio y el sector salud.

Ante la tremenda fuerza que alcanzó el factor Mariano González (cuya ventaja en intención de voto es reconocida por prácticamente todas las encuestas), el orticismo no podía quedar pasivo. Hoy mismo, según fuentes confiables, dejarán el cargo tres personajes a quienes se puede considerar fundamentales, en el intento por llevar a Adriana Dávila a Palacio. Sus nombres: Antonio Velázquez Nava (hasta hoy secretario de Fomento Agropecuario), Miguel Angel Islas Chío (secretario de Educación) y Constantino Quiroz Pérez (secretario de Salud).

Hombres de confianza de Héctor Ortiz, han tenido bajo su mando los principales sectores que reafirmaron en el poder al orticismo y le permitieron nuevos aglutinamientos, como el caso de la Sefoa, a través de la cual Velázquez Nava, fue capaz de reunir 27 mil campesinos en torno de un gobernador que se reponía de un manifiesto deterioro, sobre todo de ánimo.

En el caso de Islas Chío, es evidente el interés de (la maestra) Elba Esther Gordillo Morales, por aceitar el engranaje del magisterio para presionar a cada miembro de este a fungir como entregados activistas pues, saben del valioso botín. Hay que recordar aquella llamada de la controvertida lideresa al gobernador Ortiz, cuando más o menos le dijo “oye gobernador, me buscó un tal Mariano (González)”. Y ese telefonema tenía la intención de mostrar la preferencia de Elba Esther por el gobierno panista de Tlaxcala, antes de dar apoyo “al pesado ese cretino” que la buscó sin que mediase vínculo alguno.

Al gobierno de Ortiz se le promovió a través de su obra en salud. Los hospitales Infantil, de la Mujer, cirugías, injertos, la lucha para combatir la influenza AH1N1, fueron de los principales logros en este rubro que, a Tlaxcala le permitieron accesar a mayores dineros federales. En realidad era la forma de preparar el camino para la llegada de Julián Velázquez Llorente (quien se desempeñó como secretario de Salud) primero a la candidatura y luego al gobierno. Pero cuando este renunció para contender por la diputación del primer distrito electoral federal, alguien, Constantino Quiroz Pérez, compadre de Ortiz, ex alcalde de Ixtacuixtla y eficiente operador de la causa orticista, llegó a encargarse de la dependencia. Hubo de sortear el activismo de un poderoso sindicato, el de Trabajadores de la Secretaría de Salud, contra cuya lideresa, Blanca Águila Lima, declaró varias veces su impotencia, pero, en términos generales es un elemento valioso para la causa orticista.

Estos tres tienen a su cargo, ya fuera del gobierno, robustecer el aparato que ha definido dos momentos en el actual proyecto panista.

1.       La candidata Adriana Dávila Fernández, en tanto persona; con alcances muy limitados en el conocimiento de la política y, dependiente de su frase de batalla: “romper barreras” como en realidad fue su irrupción como abanderada: quebrando al orticismo.

2.       La candidata Adriana Dávila Fernández, en tanto cabeza del adrianismo, una corriente que engloba tres grandes aliados: el panismo tradicional que recientemente se manifestó con la presencia de Santiago Creel y Alberto Cárdenas; el calderonismo, inventor de esta aventura y responsable de las reiteradas visitas lo mismo del Presidente que del líder nacional del PAN, César Nava, y el orticismo, cuyo líder supo siempre que tenía que ceder la perla de las elecciones, pues tuvo manga ancha para ganar abrumadoramente los dos procesos previos (sobre todo el más reciente, donde logró carro completo). De esta forma, la abanderada de la alianza progresoparatlaxcala se observa magnánima, y hasta llegó a verse invencible, gracias a la suma de grupos y liderazgos locales, combinados eso sí con mucha habilidad por el gobernador, quien para entes con intereses en Tlaxcala como parte de sus bienes regionales (Carso) es en sus encuestas propias un factor que aporta dos puntos a lo que pueda conseguir la candidata.

Campo, magisterio y salud, son los generales del orticismo que van al campo de batalla a enfrentarse a un comandante que superó expectativas a pesar de la molesta compañía que le significan decrépitos líderes en los que abundan los recuerdos de lo que fueron y las formas abusivas como lo lograron. ¿Le despiertan buenos recuerdos los nombres de Ariel Lima Pineda, Federico Barbosa Gutiérrez, Fermín Sánchez Varela, Linda Marina Munive?

O sea, ambos ejércitos tienen fortalezas y también debilidades.

Pero el peor obstáculo al que Mariano se enfrenta es el alejamiento de Beatriz Paredes en términos reales. No hay química. A la Paredes le conviene que Mariano gane, pero sólo para guardar las formas. Si llegara a fracasar no le causaría mayor pena. Se trata de una histórica pugna que se remonta a la mismísma fecha en que la hoy lideresa tricolor fue impuesta como candidata del brutal priísmo a candidata a gobernadora, pasando por la voluntad de todos, principalmente de un joven inquieto, destacado colaborador de Emilio Sánchez Piedras, sí, le atinó: Mariano González Zarur, el mismo que no dejaba de maldecir el momento en que “la mujer esa greñuda” había pasado por encima de los machos de Tlaxcala. Y no solo eso, sino que estos se declararon dispuestos a adorarla como su tlatoani, que con el tiempo llegó a ser.

Oiga, los seis puntos de ventaja en intención de voto de Consulta Mitofsky, los casi tres de Milenio y las demás cifras registradas en una cauda de apuestas, generalmente a favor de Mariano González, serían el claro anuncio de que el cinco de julio amaneceremos con un nuevo gobernador.

Nada más que el orticismo no está muerto. La ventaja tricolor de hoy pudiera ser la información requerida por los doctores en ciencias electorales al servicio de Felipe Calderón y su protegida, Adriana Dávila. Y ya sabe usted que en el la época del aiga sido como aiga sido, nada está escrito, nada es seguro hasta que ya lo registra la historia.

En el peor escenario, los dos proyectos consideran llevar la elección a los tribunales. Y pugnar por su anulación ante la mínima sospecha de error del oponente.

La desesperada búsqueda de una elección en pares

.

Andan desatados los integrantes de una tripleta cuasi invencible, conformada por panistas de cepa, calderonistas y claro, orticistas, todos ellos enfundados en un traje bajo las siglas del adrianismo.


Nadie quiere perder en la elección del cuatro de julio. Creo que es lógico, ¿verdad? Pero, en el pensamiento de los candidatos, advierto, se desborda la siguiente idea: si yo pierdo, nadie gana. Y sobrevienen frases como aquella de que nos acercamos a unos comicios judicializados.

Vemos a un sobreactuado representante del PRI en el Instituto Electoral de Tlaxcala (IET), Martín Darío Cásares Vázquez que no deja títere con cabeza y, de lado de Adriana notamos como los dos ex presidentes de dicho órgano ciudadano, Jesus Ortiz Xilotl y Patricio Lima Gutiérrez, se encuentran atrincherados esperando el momento de descargar metralla en contra del tabasqueño.

Seguro. Esa es la apuesta de varios. Que la elección se anule si los resultados no me favorecen; y tienen calculados escenarios que posibiliten este fracaso electoral.

Se diluye elección en tercios

Nos parece que los candidatos de las alianzas Progreso para Tlaxcala, Adriana Dávila y, Unidos por Tlaxcala, Mariano González Zarur, son quienes llegarán al final del proceso.  Por lo pronto, disputan lo que se mueva para subirlo a su carro. He ahí el ejemplo de la diputada federal Perla López Loyo y su reciente cambio de chaqueta, del PAN al PRI.

Disponemos de elementos que nos permitirían sugerir el siguiente escenario, luego del “bazucazo al cerebro del gobernador Héctor Ortiz” (así describió Mariano la suma de Perla a su causa):

1.- Entiendo que la reciente gira del senador Santiago Creel Miranda, a tierras tlaxcaltecas no constó sólo de participar en actos como el de San Pablo del Monte, donde el güero totalmente palacio demostró su habilidad para hacer discurso partiendo de unos cuantos datos. En realidad sus motivos obedecían a temas más elevados. Acompañado por el otro senador panista, Alberto Cárdenas Jiménez, encabezaría una mesa para persuadir a su gran amiga, la senadora panista (todavía y parece que por mucho tiempo) Rosalía Peredo Aguilar, para sumarse a la causa adrianista a cambio de enormes, portentosas prerrogativas, entre las cuales se hallan el compromiso de ese poderoso PAN al que representan para que las gestiones de la luchadora social sean incluidas en el Presupuesto Federal del próximo año. Se trata de una causa multimillonaria que aseguraría cantidades soñadas solo por quien las propuso, Rosalía, para detonar una nueva etapa en los ámbitos productivo, industrial y sobre todo social. Por si fuera poco, en la próxima administración (si así lo deciden los votos del cuatro de julio) los espacios de cogobierno asignados a Rosalía ( Finanzas, Fomtlax, Protección Civil, entre otros) no sólo se conservarían sino que podrían incrementarse. Como puede verse, la exitosa campaña –aunque modesta – de la pupila de Natalia Teniza, plantea potenciar desde la vida de su partido, el Socialista –con un desempeño diez veces superior al partido del gobernador, Alianza Ciudadana (PAC) –  hasta el bienestar de su influyente y creciente grupo. Lo que le piden es la actitud de una política con causa –como es el aceptar el apoyo a Adriana a cambio de las ventajosas condiciones planteadas – que si bien habrá de aceptar que no aún le asiste la suficiente fuerza electoral como para participar en una disputa pareja por la gubernatura de Tlaxcala. Sin embargo, al representar más de la décima parte de la votación (sus dirigentes aseguran que los respaldan 40 mil sufragios) el aspirar a que se active el mecanismo de voto diferenciado faltando nueve días para el cotejo, podría ser la verdadera estrategia no sólo del orticismo, sino de un vasto equipo que incluye al PAN doctrinario, desde luego al del presidente Felipe Calderón y, nada más por no dejar, al del gobernador Héctor Ortiz (a la larga el principal activista de la campaña de Adriana Dávila).

2.- Si el adrianismo (ya vimos que en este momento esta corriente engloba por lo menos tres poderosas fuerzas: PAN-Calderón-Ortiz) consigue parte de los cuarenta mil votos de Rosalía Peredo, mediante el voto diferenciado (que parece ser una de las herramientas con las que los partidos pequeños pero actualizados tienen listas para activarlas cuando así convenga a sus intereses) no puede dejar de lado la enorme oportunidad que en este momento lo liga con un aliado, el PRD, con el cual comparte el rechazo a que el PRI regrese al poder. Sabemos que en la reciente reunión del líder perredista nacional, Jesús Ortega y el gobernador Héctor Ortiz, se analizó ante todo la impresionante fuerza del candidato priísta, Mariano González, quien en este momento ganaría sin mayor problema, gracias al tres por ciento de ventaja sobre su adversaria de progresopatlax. Entonces, comenzaría a trabajarse en idear los mecanismos para que la candidata de Transparencia y Honestidad, Minerva Hernández Ramos (al día de hoy la mujer más valiosa para el perredismo nacional, debido a su preparación académica, a su rendimiento parlamentario y a su disciplina como política) recorra los caminos que la lleven a una suma de facto, sin que esta se considere una dimisión entendida como fracaso electoral. Y algunos de los escenarios analizados tienen que ver con el crecimiento exponencial de Minerva como causa, apoyada por un partido que aspire a una estructura decente, con base en las prerrogativas indispensables para un desempeño alejado de los sobresaltos económicos. Qué tal el impulso de Minerva para sustituir a Jesús Ortega en la presidencia del Comité Nacional perredista; qué tal dinerito suficiente para que el perredismo tlaxcalteca deje de pensar en que en este momento ya gastaron hasta lo que correspondía a diciembre. El partido está en bancarrota, pero la candidata brilla con luz propia. Y el vendedor más grande del mundo, también conocido como Jesús Ortega Martínez, ya tuvo su audiencia con el gobernador Héctor Ortiz Ortiz. Al parecer estos que, mostramos aquí arribita, serían los temas que trataron y que para nada se me hacen lejanos en esta lucha a muerte por hacer de la siguiente una elección en pares y por tratar de superar el “bazucazo al cerebro del gobernador”.

With money dancing de dog (con dinero baila el perro, criatura, como lo diría Piporro) y dicho sea con honestidad a muchos les conviene bailar ya sea como bóxers o como xolozcuintles, pero por lo menos tener la esperanza de bailar en este tiempo en el que parece inexorable el retorno del PRI al poder, primero, por ser el proyecto con la suficiente trayectoria para poder utilizar las ideas de experiencia y prestigio; lo que no sucede con el PAN, sometido al suicidio en los últimos diez años, cuando le ha tocado gobernar, ya sea a través de acciones como las emprendidas por Vicente Fox y su frustrado intento de desafuero a AMLO, o ya por el aiga sido como aiga sido, alejado de todo principio demócrata como lo plantean los fundadores de este partido desde 1939.

¿Interesa el desarrollo del país, la convivencia entre personas con distinta filiación, la democracia?, no, creo que lo único que le interesa al gobierno de Calderón es defenderse como gato panza pa’rriba de la ola roja que, en estados como Tlaxcala, donde las cosas pudieran ser desventajosas para el tricolor, se las está viendo negras. Imagine usted lo que se vive en Puebla, Veracruz o Oaxaca, donde el gobierno federal ha tenido que recurrir al espionaje para lanzar las peores descalificaciones no le aunque que se recurra a la ilegalidad como aquello de difundir las grabaciones, eso sí, viles, de Fidel Herrera, ante el beneplácito de Felipe Calderón.

¿Una ofrenda en pleno julio?… estrategia equivocada

.

La insistencia de Mariano por convertir en doctrina la memoria de Emilio Sánchez Piedras, lo hace correr el riesgo de perder más de la cuarta parte de los potenciales votantes, quienes carecen de información suficiente respecto a dicho personaje.


Una sugerencia al contador Mariano González Zarur, cuando evocativo de las grandezas de Emilio Sánchez Piedras, hace de la memoria de este una especie de doctrina a la que trata de jalar a miles de potenciales votantes, que pueden estar interesados en el proyecto plural, por medio del cual quiere llegar a gobernador.

Resulta que más de la tercera parte de los votantes son menores de 29 años. Y la enorme mayoría de ellos desconoce el legado de Sánchez Piedras. Se les vende un mito al que difícilmente aceptarán pues ese importante sector social, también suele ser exigente con los argumentos por medio de los cuales, los candidatos y sus coaliciones o partidos intentan agruparlos.

La apuesta de alguien que quiere llegar al poder debería ser de vida y no de muerte. Don Emilio, querido y respetado político, puede entonces lesionar con las frecuentísimas evocaciones a su obra, el creciente número de simpatizantes del apizaquense. Si este considera que la tercera parte de sus votantes debería por lo menos tener una información más clara respecto al significado del mandatario con quien inició el despegue de Tlaxcala, también comprenderá que corre el riesgo de dogmatizar su proselitismo, pues de otra forma sería imposible convencer a los jóvenes.

Teniendo en cuenta que ya son 29 los años de la desaparición de Sánchez Piedras, el candidato tricolor, en realidad apuesta a una campaña entre viejos. Hay que ver la abusiva repartición de candidaturas de nombres prehistóricos (Héctor Martínez, Federico Barbosa, Flores Nophal, entre otros) o aquellos relacionados con la corrupción (Fermín Sánchez Varela, Linda Marina Munive). Y a estas alturas lo menos que se puede esperar del experimentado contador son errores como este, de montar ofrendas en julio, cuando lo que debe hacer es generar una verdadera descarga eléctrica entre votantes de treinta años y menos.

La Gran Alianza

Con gran solemnidad fueron convocados alcaldes perredistas para una reunión de emergencia el próximo viernes. El tema, es probablemente la gran alianza que sin duda habrá de conformarse, al menos para lograr un impacto mediático, días antes de la elección.

Si Mariano asegura que otra diputada orticista, Oralia López Hernández, ya se encuentra comiendo de su mano, su contraparte el gobernador, parece haber avanzado en la negociación de sumar al barco adrianista (a solicitud o indicación del gobierno del aiga sido como aiga sido) al importantísimo contingente de perredistas tlaxcaltecas, dispuestos a dar la batalla para que su lideresa se considere una contrincante de altura, pero también conscientes de que una derrota no les garantiza seguir viviendo fuera del presupuesto.

Así que el factor Rosalía Peredo Aguilar, cobra un interés extremo, pues su eventual suma (también en el terreno mediático) a uno u otro proyectos ( el de Adri y el de Mariano) será la forma de inclinar la balanza y en consecuencia ayudar con el triunfo a alguno de los que en este momento andan que no creen en nadie.

Felicidades por el cambio de actitudes de la jerarquía católica

Cristobal Gaspariano Tela, es el nombre del vocero de la Diócesis tlaxcalteca, cuyo mensaje en la víspera de la elección, evidencia un cambio importante en la actitud de los religiosos. Se nota el contraste entre lo propuesto por Gaspariano, ayer en rueda de prensa, estimulando las propuestas entre candidatos para impedir el abstencionismo y, aquella descarada invitación a sufragar por una abanderada en particular hecha por el obispo Francisco Moreno Barrón, pero a través de una tabla de mandamientos a la que llamamos ley Barrón cuyo contenido, lo menos que hacía era llamar pecador a quien no votase el cuatro de julio.

Y ese no era el problema más grave, sino la concatenación amañada de premisas, de tal forma que a los pecadores no votantes (he aquí la más cínica parcialidad) se perderían de decidir su voto anteponiendo la fe de su candidato y, considerando una falta grave el tener presentes a partidos que apoyan a las mujeres para que sean ellas quienes decidan sobre su cuerpo y no,  las santas cofradías del reclamo.

Enhorabuena a Cristobal Gaspariano Tela, muestra de la mesura en que deben conducirse todos los religiosos, sin importar las cantidades de fieles que dicen tener y, sobre todo, dirigiendo su mirada al ejercicio de autocrítica realizado por el Papa Benedicto XVI, respecto a las abyecciones registradas en cientos de ministros, devenidos en pederastas, corruptos y cuanto calificativo pueda darse a quienes, con los defectos (y también virtudes) del ser humano, sacaron ventaja a su liderazgo espiritual para atentar contra los valores de los seguidores suyos, pese a lo devaluados que se encuentran.

El chucho mayor y su reunión de ayer con Ortiz… ¡huele a gran alianza!

.

Además, el paralelismo de Beatriz con Adriana… de cómo en 1986, una imposición de De la Madrid, hizo gobernadora a una atractiva y alocada política de 32 años, la misma que hoy reprueba a quien realmente es su renuevo generacional.

Cada que recordamos el documento perredista ese, enviado la tercera semana de mayo a representantes y candidatos perredistas en el país, para, “hacer campañas paralelas, dimisiones, acciones que beneficien al PAN, o de plano, conformar alianza de facto” a muchos les salen como ronchas del coraje. Pero es verdad.

Como es verdad que ayer lunes 21 de junio, el líder nacional del PRD, Jesús Ortega Martínez (el vendedor más grande del mundo) solicitaría audiencia con el gobernador de Tlaxcala, Héctor Ortiz.

Y como uno es mal pensado, y como existe el antecedente del documento ese que le platico, emanado de Presidencia (supongo) y enviado a todo el país para estimular a los perredistas a conformar una gran alianza para impedir que el tricolor regrese al poder, pues no queda otra que expresar nuestras nuestras dudas respecto a las razones que movieron al mercenario… perdón al señor líder de los chuchos, a visitar el palacio de gobierno de Tlaxcala.

Ahora, no seamos ingenuos. Ningún tipo de alianza formal procedería a estas alturas del proceso. Pero ya ve usted lo que es la mediatización de ciertas acciones, como ocurrió con Perlita “la popis” López Loyo, que se fue nada más con su vivienda y su auto (pobrecita verdad, pero creo que Domingo está por sacar el expediente secreto de la humildísima nutrióloga) a la tienda de enfrente. En realidad lo que Mariano y sus guajiros (Gamboa y Manlio) aprovecharon, fue el escándalo logrado gracias a la dimisión de quien semanas antes levantó la mano de Adriana y el domingo lo hizo con Mariano… pero qué malvada forma de devaluar la política tiene esta seño… ni modo…

El paralelismo de Beatriz y Adriana

Hace 24 años Tlaxcala se estremeció con la noticia. El presidente Miguel de la Madrid, por sus fueros y atendiendo a lo que entonces se consideraba como cuota ( no de género, sino de grupo) en el PRI, destapaba a la acelerada activista (sustraída de un verdadero movimiento radical de la izquierda en Tlaxcala) Beatriz Paredes Rangel, de 32 años de edad, bella y respetable priísta, entre cuyas virtudes se hallaba el canto desafinado, la minifalda y las botas (desafiando su desapego a cualquier acto depilatorio), pero sobre todo, el gran apoyo del entonces gobernador Emilio Sánchez Piedras.

Por esos ayeres, el contador Mariano González Zarur, se encargaba de gritar a los cuatro vientos su coraje porque “la greñuda esa” andaba queriendo gobernar a Tlaxcala. ¡Nunca llegará” era lo menos que entonces afirmaba el joven divo (que con el tiempo se hizo un divo más viejo… jeje)

Resulta que a estas alturas de la vida, la greñuda de hace 24 años se indigna porque por otra decisión presidencial una muchaha es su verdadero renuevo generacional.

¿Verdad que no se había fijado en este detalle?

O sea, las greñudas de ayer, se espantan de las chancludas de hoy.

Nada más que al paso del tiempo, la greñuda acopió conocimientos, siguió sin titularse en la UNAM y llegó a obtener un cartel nacional e internacional tan vasto, como  generosos son los kilos que le acompañan a cada acto de su vida.

Ya caído eh…

Desde ese inolvidable 1986, viene la rivalidad entre los carnales herederos de Sánchez Piedras. Ello confirma la hipótesis manejada en este espacio, en el sentido del potencial fratricidio entre estos dos chamacos traviesos… bueno un poco maltrechos por el paso del tiempo, pero dispuestos a sacarse los ojos para que el uno no llegue a donde la otra pudo.

No dudo que estemos en los albores del surgimiento de una nueva lideresa tlaxcalteca que ha de brillar como ella sola, nada más que hay que pulirla… qué digo pulirla, hay que inventarla…

De veras quieren evitar el fraude electoral?

Creo que a la propuesta hecha por Mariano González para no permitir la portación de teléfonos celulares a quienes concurran a sufragar el próximo cuatro de julio, se debería sumar la imposibilidad de llevar cámaras digitales y hasta las discretas lentes de video, tan pequeñas que se pueden ocultar relativamente fácil.

He sabido del paso constante por alguna unidad estacionada a prudente distancia de la casilla equis, donde el mapache (también equis) paga en efectivo una cierta cantidad , doscientos pesos por ejemplo, a quienes presentan pruebas de haber depositado su voto a favor de alguna causa, previamente acordada.

Ah, que tampoco pasen niños acompañando a los ciudadanos, porque luego resulta que los chamaquitos son los encargados de tomar la foto; o sea, desde temprana edad se colocan el antifaz de mapache, como lo narra Serrat en su canción Algo personal: “Probablemente en su pueblo se les recordará / como cachorros de buenas personas, / que hurtaban flores para regalar a su mamá / y daban de comer a las palomas…

Entonces, también hay que vigilar en varias cuadras a la redonda de la casilla, que no lleguen vehículos con cortinas o cristales obscurecidos, porque seguro en su interior hay alguna ratota con antifaz de mapache repartiendo lana a cambio de votos.

Pero, si Mariano es parejo, bueno sería que las autoridades prohibieran el acarreo de personas, ya sea en autobuses, microbuses, combis, ichivanes o, de planto en camionetas pickup y hasta en carretas. Ya ve usted que esa es la preocupación de los mentados organizadores de la tranza…

Habría que colocar en cada hoja de tamales (que ese día se van a repartir por miles) la leyenda “vote usted por quien mejor le parezca, el presente (o sea el de rajas, mole o salsita verde) no es condición para votar por el PRI-PAN-PRD o las siglas que usted prefiera…

A lo mejor lo toma usted en son de broma, pero es la puritita verdad. Ahí tiene usted a los ricachones del pueblo (ataviados con traje de don Perpetuo, uno de los protagonistas de la cinta Calzonzin Inspector) lista en mano, yendo de aquí para allá, supervisando que no le falte uno solo de sus movilizados, para poder dar buenas cuentas a quien le aguanta sus abusos y actos de corrupción a cambio de votos el mero día.

Mire, a once días de la elección más cochina de la historia los señores consejeros del Instituto Electoral de Tlaxcala (IET) podrían (si quieren) gestionar ante las autoridades:

1.- La prohibición a unidades del servicio público a circular fuera de sus rutas, bajo la advertencia que su concesión será retirada porque el día de la elección, los camioncitos de Apizaco nada tienen que hacer en San Pablo del Monte, los olorosos ATAH, menos tienen que ver en comunidades alejadas.

2.- La prohibición a particulares para movilizar a grupos en sus camiones, camionetas, carretas, vanes, combis, y toda unidad que nada tiene que hacer cerca de las casillas con varias personas a bordo.

3.- La vigilancia estrecha para llevarse al bote a los vehículos sospechosos de que en su interior se esté repartiendo lana a quienes demuestren haber votado por cierto partido.

4.- La advertencia a los tamaleros de que si no colocan en las hojas de sus picantes creaciones la leyenda “vote por quien le dé la gana”, le será recogida la mercancía hasta que haya concluido la jornada.

Oiga, estos son miserables ejemplos de complicidades colectivas llevadas al grado del cinismo el día de la elección.

¿Quién tiene más votos?, el que logre movilizar a más ciudadanos desde temprano.

¿Quieres sexo en la noche y desayuno caliente?, ve a votar antes del medio día.

¿Te gustaría una gorra, una playera, unos posters de quien ya sabes poniendo cara de yo no fui?, pues sal temprano a votar.

¡Aguas con estas frases! Se trata de proposiciones de viles mapaches haciéndose los graciosos.

Una buena frase para la democracia sería “Haz patria… combate a los mapaches…”

Perla López, de buena samaritana a, destructiva mujer despechada… (La verdadera historia)

.

A los sesenta le cayó el veinte de que una mujer debe tener fortuna, sobre todo si para merecerlo comprometió todo, hasta la progenie… pero ahora, nada más tiene su vivienda y… su auto… ¡pobrecita!

Hace como tres semanas –según narración de Perla López Loyo –, “un amigo al que quiero mucho y respeto, me dijo que no sirvo para la política porque soy una samaritana y solamente me preocupaba por quienes menos tenían y, para ayudarlos…”

Hay elementos para suponer que ese respetado y querido amigo de Perla, es el gobernador Héctor Ortiz Ortiz, quien hace más o menos esas tres semanas aludidas por López Loyo, la echaría de Tlaxcala, “porque lo de querer ser gobernadora se lo tomó en serio” –confiaría el mandatario a varios de sus confianzas. Entonces, la envió con su amigo Rafael Moreno Valle, el candidato de Compromiso por Puebla (PAN-PRD-Panal-Convergencia) al gobierno de ese estado, para ayudarlo a armar un sistema de aglutinamiento de mujeres, parecido a las redes que funcionan aquí (algo para mantener ocupada a Perlita, porque de abnegada colaboradora, capaz hasta de comprometer la vida misma y su progenie, pasó a una tremenda activista del despecho y reclamante de la escasa especie con la que en estos momentos cuenta, nada más su vivienda y su auto, se queja, en una entrevista al final de su adhesión a la causa marianista, donde utiliza su acostumbrado tiple un poco de niña boba, otro poco de ya ves?, con todo y mi ingenuidad y mi título académico de doctora, soy capaz de hacerte daño porque ya no me quieres <aquí  exaltaría el tonito ese como de Popis, el personaje encarnado por la grotesca Florinda Meza, en El Chavo.

La diputada de los folders vacíos y el interminable subir y bajar por los pasillos de San Lázaro, de súbito se dio cuenta que a los sesenta y tantos años, las mujeres deben tener fortuna, y no deben permitir que alguien las mande, y que prácticamente les dirija su vida… porque como es una mujer inteligente y responsable – así se describe en la mencionada entrevista – no está bien que nada más la tomen en cuenta cuando (su relativo intelecto) haga falta y se olviden de que es una mujer de carne y hueso que piensa y siente y sabe que puede… (aquí, para qué le voy a decir, si usted ya sabe que está escuchando a Popis).

(Ese grosero de Héctor) hace como tres semanas me dijo que yo no servía para lo política porque era una samaritana y solamente me preocupaba por quienes menos tenía y para ayudarlos… y yo creo que en la política tiene que haber del todo (sic)… nosotros, los samaritanos como (el malo, cruel y lépero de Héctor) me etiquetó, también necesitamos estar en la política porque nuestra gestión puede ayudar a quienes menos tienen.

Perlita, su inseparable escudero Luis Girón (quien salió del Partido Alianza Ciudadana, PAC, como tapón de sidra, cuando calzó los zapatos de la diputada y, sin tomar en cuenta su naturaleza de empleado, malito, malito, se aventó la puntada de “dejar a los militantes de su partido en libertad para que diesen su voto a quien mejor les pareciera”… bueno, hay que ser bien claros, Girón habló en esa oportunidad, un poco porque su jefe se lo ordenó <pues con eso acalambraron a Adriana y a su equipo de soberbios e ignorantes> pero el resto, no le costó trabajo alguno, porque así, como el pez que por la boca murió, tapó como el gato hace con sus heces, su falta de labor al frente del partido que si por él fuera estaría en serio riesgo de perder su registro) y el despecho, se combinaron  en una especie de tira cómica (Pinky y Cerebro) y comenzaron a planear la forma de regresar a Tlaxcala, porque oiga usted no era vida ir y venir con folders vacíos allá en los pasillos de la casa de campaña de rafamoreno, donde al parecer sí trabajan y, como una doctora con título de diputada ( o al revés) no está para esos esfuerzos (es más fácil espantar con el petate del muerto) entabló contacto con sus cuates integrantes de la bancada priísta en San Lázaro y tomó esta decisión de sumarse a Mariano (un hombre con experiencia, con trayectoria, con compromiso… no con fuerza… no rompiendo nada… sino al contrario… sumando <este es el discurso con el que la temblorosa Popis, también conocida como Perla López Loyo, entregó su virtud (ejem…) a Mariano.

A lo mejor, si Popis Loyo, escuchara la seguridad con la que su gran amigo, querido y respetado, augura ganar la elección para Adriana Dávila, dudaría con su natural capacidad de sentir miedo por cualquier cosa, en tomar la decisión que la colocó este domingo bajo los reflectores, eso sí, dignos de aplaudir de nuestros queridos camisas verdes, quienes gustosos levantaron su mano, igualito que ella lo hizo hace más o menos “tres semanas” a la mismísima Adri (claro esos eran tiempos de disciplina disfrazada de panismo).

Ahora bien, falta ver qué harán los otros dos diputados federales orticistas. Ya ve, Oralia López Hernández, fue la primera en hacer gestos un poco raros que el rostro muy de ella no los irradió así como que muy estéticos, pero al final de cuentas se disciplinó. Julián Velázquez (y conste que es amigo comprobado de Beatriz Paredes) también se sulfuró, al grado de mostrar su disgusto –temporal – por cualquier tema que le recordara a su compadrito. Nada más que con el paso de las semanas y la ya inocultable cucharota del presidente Calderón para que la sucesión saliera de acuerdo con sus indicaciones, pues no le quedó otra más que reencontrarse y hasta sentarse a la mesa a cenar, en aquella simpática ocasión en que una candidata invitada opinó de su conyugue, “pues se dedica a las labores del hogar”. Aplausos para semejante ejemplo de sacrificio, quien lleva siempre junto a él una bolsa en cuyo interior, sólo a los muy de confianza se les revela que van las históricas chanclas para que cada que se pueda descansen las adoloridas panteras sometidas a largos trechos de subir y bajar en esto que suele llamarse campaña política.

El malogrado debate… de la que nos salvamos…

.

A ver, qué íbamos a escuchar, ¿descalificaciones, piquetes de ojos, pisotones?, y eso en que beneficia a la conciencia colectiva, ávida de por lo menos un discurso, uno solo que conmueva a Tlaxcala.


La cancelación del debate entre los candidatos a la gubernatura de Tlaxcala decepcionó a muchos, ansiosos de escenarios violentos en lo que pudo ser el intercambio de metralla. Mas dicha acción no obedeció, como dice el diputado con licencia Sergio González Hernández, a las múltiples descalificaciones contra Adriana Dávila, sino a una supuesta mejoría en las encuestas de las que dispone el  PAN y que apuntan a una ligera ventaja de la apizaquense.

En consecuencia sería ocioso –según la percepción de los operadores adrianistas – exponer a su candidata al fuego cruzado entre Mariano González (PRI-PVEM) y Minerva Hernández (PRD-PT-Convergencia) de quienes hasta llegaron a pensar que podrían intercambiar tarjetas informativas para utilizarlas contra la comunicóloga egresada de la Universidad del Altiplano.

A todos les convino rajarse

Al  Instituto Electoral de Taxcala, porque sus inexpertos consejeros ya perlaban su frente de sudor, de ese sudor ocasionado por el pánico de quien llegó sin merecimientos a sentarse en el escritorio más grande de San Manuel.

A Adriana, porque sin su presencia en una tribuna teniendo enfrente a Mariano y a Minerva, no será necesario escuchar alocuciones tan largas como el invierno polar y tan faltas de contenido como los parlamentos de Mario Moreno en la cinta Si yo fuera diputado (dirigida por Miguel M. Delgado).

A Mariano, porque su misoginia, negada y defendida por Martha Palafox (la diputada boxeadora) Linda Munive Temoltzin (el fracaso priísta en persona) y por Blanca Águila (que se ve rete guapa con 15 kilos menos), por lo menos no tuvo el riesgo de desbordarse  al tiempo que una de sus manos comenzara a moverse sin control. Además, según la más reciente encuesta (de Mendoza Blanco y Asociados) anda cinco puntos arriba de Dávila, entonces ese ejercicio de potencial violencia innecesaria, ¿para qué?

A Minerva, porque su campaña va para arriba en las encuestas, gracias al discurso propositivo de la senadora con licencia, quien está demostrando al país entero, la forma en que una mujer, solita, es capaz de despojarse de la mala sombra de un partido chueco, con dirigentes que lo venden al mejor postor y con integrantes tan, pero tan sorprendentes (¿?) como el  candidato a alcalde de Panotla (un empleado de la Segob llamado Lowel Taylor).

Por gracia divina nos libramos de un intercambio de frases vanas y de argumentos virulentos que, a estas alturas son más que innecesarios.

Nada más que tal cancelación también evidenció que entre el discurso muy particular de cada candidato se han producido errores graves, como aquél accidente que cobró la vida a dos personas y que retrató de cuerpo entero la caótica campaña de Dávila; como la misoginia combinada con androginia expresadas en uno de los arranques de Mariano, quien hizo pomada al inocente de Domingo Fernández (ajá) luego que este irrumpió con un maravilloso nivel de manejo de crisis (¿?) cuando a Adri le tundían por aquí y por allá (yo sé que con el tiempo le va a hacer bien… ¡¿queeé?!)

Al día de hoy no he podido escuchar un solo discurso que me ponga la piel chinita, vamos, ni siquiera de parte de Beatriz Paredes, que ayer muy de huipil pidió a los gobiernos federal y estatal que saquen las manos de la elección, pero haga de cuenta que se convirtió en estatua de sal cuando le preguntaron si metería las manos al fuego por el tranza de Fidel Herrera y, las nuevas grabaciones tan parecidas a las del gober lindísimo de Puebla.

Ese no es el tema, respondió. O sea, hasta esas vacas sagradas de la política caen redonditas ante la picardía de los reporteros.

Cede Patricio Lima a su imparcialidad para apoyar a Adriana, pupila suya en la universidad

.

Patricio Lima fue invitado por Adriana (y aceptó) ser el representante de la alianzapalprogreso ante el IET; su incorporación a ese equipo tiene mucho más fondo del que se alcanza a ver.

A veinte días de los comicios, dos personajes destacados en el derecho electoral, Jesús Ortiz Xilotl y Patricio Lima Gutiérrez, fueron convocados por Adriana Dávila Fernández, candidata de la alianza Por el Progreso para Tlaxcala, para fungir como representantes ante el Instituto Electoral de Tlaxcala (IET), el primero por el PAN y el segundo, por la coalición (PAN-PANAL-PAC)

Ortiz Xilotl tuvo que renunciar al cargo de presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHT), dejando atrás una muy modesta cauda de logros, mucho menor a la cantidad de fiestas –algunas en medio de verdaderos excesos – según versión de amigos de quien pasó a formar parte de las nuevas contrataciones adrianistas.

La incorporación de Patricio Lima, obedecería a la invitación hecha por Dávila Fernández, para encargarle el aspecto político de su proyecto, trascendió en las instalaciones del IET, en San Miguel Contla, mientras que Ortiz Xilotl, tendría a su cargo el lado legal.

El movimiento, a iniciativa de Adriana y con un creciente apoyo del orticismo, equilibra la balanza que, a partir de este mes se inclinó a favor del mandatario, cuyos principales operadores políticos irrumpieron en la víspera comicial, unos con probados aciertos, aunque de la mayoría se observe el acecho en un contexto oportunista y luego de sonoros fracasos cuando se asumieron en potenciales candidatos.

Lima Gutiérrez y Ortiz Xilotl, fungieron como presidentes del IET en distintos momentos y, los dos tuvieron un papel relevante en los comicios que organizaron. A sus nombres se sumarían tres o cuatro reconocidos profesionistas, todos con la misma suerte: fueron excluidos del nuevo consejo general, el cual finalmente quedó integrado por aquellos que obtuvieron las calificaciones más bajas en los exámenes aplicados por el Congreso.

Claro, ello exhibió la ínfima calidad de los organizadores, dispuestos a dar la batalla con tal de defender los presuntos recursos ilícitos gracias a los cuales repartieron juego con baraja amañada.

Cuando aquello acontecía, pocos tenían clara la inminente medición de fuerzas que con posterioridad acabó por imponer a la inexperta panista.

Convocar a Lima Gutiérrez parece ser el primer tema en el que realmente coinciden la candidata de Calderón y los orticistas, aunque no pueden dejarse de tomar en cuenta por lo menos dos factores:

1.- En tanto uno de los docentes que mayor huella dejó en la formación académica de Dávila, el hoy convocado a representar a la alianzapalprogreso en el IET, es el adrianista sin partido con el mayor nivel de confianza, cuya labor será fundamental en el desempeño de quien fuera su pupila en las aulas de la Universidad del Altiplano.

2.- Cual cerillo que se enciende ante la menor chispa –uno de sus grandes parecidos con Calderón- Adriana logra con Lima entre sus principales colaboradores, la estabilidad emocional del sujeto que le significa certidumbre en este turbulento océano, donde la depredación camuflada es la constante que puso el término de dos años al matrimonio por conveniencia (temporal), cuya duración, bajo esta variante, podría prolongarse hasta el término constitucional, gracias al oficio político que emane de la unión que al convocado le significa la pérdida de la imparcialidad con la cual procuró conducirse hasta hoy, y a  convocante, la firmeza en términos docentes para cambiar las vulgaridades por una perspectiva con sustento académico.

Es lógico que no a todos los involucrados en este, uno de los proyectos políticos más destacados que irán a las urnas en veinte días, les resulte simpático. Y sin embargo, parece que van a tener que deglutirlo como la amarga medicina que les espantaría los fantasmas del cerebro.

Las chaquetas de Beneberto

Cuando al diputado Beneberto le quedaban mal los orticistas en aquél convenio fifty-fifty de tiempo en la diputación cuyo titular es winnie the poo (también conocido como Víctor Hugo Cahuantzi), a este se le ocurrió vender la causa con el de enfrente. Y ándale que se reúne con Mariano González en una mesa del Vips, donde incluso le fueron tomadas varias fotos, publicadas después en El Sol de Tlaxcala.

Yo creo que Bene suponía que de ambos lados trataba con aficionados y le dio por imaginarse que podría formarse en ambas filas para recibir mesadas religiosamente. Para sorpresa de todos ponía las dos manos y a lo mejor supuso que así se sobrepondría a la crisis económica ocasionada por la necedad de Poo para dejar de cobrar en el administrativo de Allende 31. Sin embargo, tenía hasta chamba de subsecretario en el gobierno de Ortiz, pero eso tampoco le importó.

Hoy podemos ver en Bene uno de los casos más escandalosos de chaquetería en pleno siglo XXI, descubierto por ambos bandos de los que suponía servirse. No se imaginaba que estos cruzan información y que lo usaban como bandeja para llevar y traer. Tan ingenuo se vio que a ninguno sirve ya pues, se descubrió como un ineficiente correveydile y se condenó a ser el apestado de lo que le falta a la actual legislatura.

El hoy diputado chaquetero fue el que entregó al equipo de Adriana Dávila el directorio de los contactos y operadores municipales de Mariano González, si así como ve de ese es el tamaño de su traición.

Con esos aliados para que quieren enemigos los candidatos.