[xyz_lbx_default_code]

Archiv para febrero, 2010

El efímero liderazgo de moda y el recuento anticipado de daños

.

Su determinación, fuerza, liderazgo… fueron determinantes para que don Ortiz le considere su ficha de ajedrez más valiosa.

Hemos reconocido los altibajos de Mariano González en la construcción de la candidatura priísta a gobernador de Tlaxcala. Nos dicen que le asiste la ventaja en la convención de delegados, por medio de la cual su partido, el PRI, decidirá con quién se la jugará el próximo cuatro de julio.

Sólo que ahora, no se trata de llegar por llegar, sino hacerlo con las mínimas condiciones que le eviten la pena de un bochornoso ridículo ante dos adversarias, más jóvenes que él (Minerva (PRD) anda en los cuartenta, Adriana (PAN) en los treinta y tantos, Perla  (PAN) en los cincuenta y Oralia (PAN) en los cuarenta y tantos.

Así, qué posibilidades tiene un priísta enojón, huraño, un divo entrado en los sesenta y tantos, que ni siquiera hace un poco de ejercicio, pero eso sí, se ha dedicado a promover su bipolaridad, bajo el argumento de que su origen libanés lo llena de pasión y a veces lo enerva, como no debiera ocurrir a alguien deseoso de gobernar a un estado.

A ver, se trata de un vetarro contra dos mujeres plenas. Poca o, ninguna posibilidad tiene.

Pero el PRI cuenta con un personaje fundamental: Lorena Cuéllar Cisneros. Y sería sorprendente que Mariano pusiese incluso a sus incondicionales, a apoyar a Lorena, como un gesto de verdadera vocación partidista para que el PRI tampoco haga el ridículo ante dos adversarias con bastante trabajo.

Flor silvestre

Qué cosas, verdad. Aquél personaje descrito, con el debido respeto, como la serrana que llega con ganas de comerse a puños a los de la ciudad, originó una serie de cambios que, en el recuento anticipado de los daños, a penas está saliendo.

El primero, ya sabemos fue el diputado Julián Velázquez Llorente. Mas su remoción no podría yo atribuirla a las famosas encuestas referidas por el líder panista pirata, Benjamín Ávila, sino al gusto con el que el gobernador  mueve sus piezas del ajedrez, una de las cuales, la más valiosa, es precisamente Adriana Dávila.

Es que esa determinación… esa entereza… ese liderazgo… le han servido de maravilla a don Ortiz para lograr unos jaques… tan importantes en su desino político como el haberse librado de su compadrito, pero con la coartada de que fue a consecuencia de esas virtudes atribuidas a la super amiga de Calderón.

El segundo, se lo apuesto hoy que es 26 de febrero, ha de ser Mariano, por las causas que también respetuosamente hemos expuesto aquí arriba. Un partido que ahora se dice de avanzada, con su lideresa doña Beatriz, no puede arriesgarse a jugar con un esquema de los años setenta, siendo que vivimos en pleno siglo XXI.

Mire usted, ser viejo no es motivo de vergüenza. Se cuenta con experiencia para aconsejar a los jóvenes qué es lo que no deben hacer para no sufrir, con capacidad de perdón para vivir tranquilamente la etapa complementaria de la vida y sobre todo, con gran vocación para pensar. Sí para ejercer ese derecho a la reflexión que, a veces por lo ajetreada vida que solemos llevar lo pasamos por alto.

Mariano es valioso para Tlaxcala. Yo digo que sería de oro para el próximo gobierno, como el gran consejero, como el factor de contrapeso cuando por alguna causa la gobernante sienta que pierde el equilibrio.

El primero paso es aceptar.

No hay visión más dramática que un hombre entrado en años insistiendo en enfundar sus escasas carnes en las prendas que sólo los jóvenes pueden lucir. Seamos realistas… nuestros mejores años pasaron. Hoy podemos ser útiles a nuestro estado, no los mismos caprichosos que fuimos cuando teníamos el gran valor de nuestro lado: la juventud.

La definición panista en dos momentos

.

Uno, digamos que se desarrolla en puras playas, donde al chocar las copas de ron, se signó una traición. El otro… divino, como una serrana recién llegada a comerse a puños a la vida.

Entre los agradables rones de Vallarta (2004) y La Habana (2009) se dio la acidez de un vino muy en la parcela de quien, incapaz de ocultar su aversión por confrontar ideas, apostó a la incondicionalidad, a la sumisión y con ello, tronchó un proyecto de dos, al cual seguramente habrá de compensar con la moneda acuñada en temporada electoral, o sea con candidaturas, menores claro.

Son acciones apartadas del guión. Así no era la cúspide de la historia. Se suponía  que las penas y los gustos se compartirían. Mas este es un desenlace en el contexto del poder, el que no se comparte, el que muestra las aristas miserables del ser humano, el que ajusta como anillo al dedo con la inspiración de Serrat: Rodeados de protocolo, comitiva y seguridad,/viajan de incógnito en autos blindados / a sembrar calumnias, a mentir con naturalidad, / a colgar en las escuelas su retrato. ..

Creo que a lo largo de esta historia se dieron reiterados momentos en los que el uno no dudó en colocarse como escalón. Y el dos dejaría de hacerlo al llegar su turno… es la naturaleza humana.

Y para llenar ese hueco donde el dolor pasa con suspiros de nostalgia, no deja de retumbar el: “no tuve alternativa”, como tampoco se ausenta del aire el: “¿de veras?”.

Ya sabes, así es esto de la política. Quién que destaque en este oficio cumple su palabra (aunque le parta el alma a quien más lo procuró en la vida). No conocen ni a su padre cuando pierden el control, / ni recuerdan que en el mundo hay niños. /Nos niegan a todos el pan y la sal. / Entre esos tipos y yo hay algo personal.

Medio día de un soleado fin de semana en el paradisíaco Vallarta. “Voy a ser gobernador” es una de las frases acuñadas que se acoplan al sonido de un viento placentero. Medio día de otro fin de semana, pero, en las finas arenas de La Habana. “¿Vas a ser gobernador?”, así se escuchó. Pero con tanto ruido no pudo apreciarse si se trataba de una afirmación o una pregunta.

El tiempo confirmó lo segundo. Y también le dio respuesta:

No.

Qué desafío. Borrar con la goma de la traición a quien ha sido un omnipresente factor de bienestar en la vida: Probablemente en su pueblo se les recordará / como cachorros de buenas personas, que hurtaban flores para regalar a su mamá / y daban de comer a las palomas…

Necedad

Alguien debería encargarse del trabajo sucio. Alguien como un gallero. Que jugase el todo por el todo y al final del palenque perdiese todo.

Qué jugadora eficiente resultó aquella encargada de soltar al gallo de navajas chatas. Eficiente porque cumple su palabra empeñada, de pelear y pelear aunque le queden los puros muñones porque las muñecas hayan desaparecido a causa de la bravura propia de la adolescencia perenne en la que se resiste a cualquier acto de lógica.

Llegó sin tener nada. Llegó a aspirar a mucho… tanto que habrá de conformarse con lo mismo que traía encima cuando la revestía una sonrisa auténtica, llena de ilusión y de ignorancia, agradable, como una serrana recién llegada a comerse a puños a los de la ciudad.

Pero el tiempo arruga. No tanto la piel sino los actos.

Y ahí va. Feliz con su derrota anticipada. Satisfecha con tirarle a lo grande. Ese tipo de personas es formidable. Debe de existir…  seguro que debe!!

El desencanto hacia el gobierno de Héctor Ortiz

.

La oposición tiene en la imagen del gobernador un gran aliado para alentar el voto de rechazo hacia los candidatos de su partido rumbo a los comicios del 4 de julio.

Uno de los ejes principales que la oposición en Tlaxcala utilizará en su línea discursiva para ganar votos y adeptos rumbo a los comicios del 4 de julio, será sin duda el nepotismo y el desencanto que desde hace unas semanas registra la imagen del gobierno de Tlaxcala encabezado por Héctor Israel Ortiz Ortiz.

Aunque muy pocos se atraven a decir en público, lo cierto es que los casos de nepotismo, por llamarles de alguna forma, han generado malestar entre los ciudadanos del estado, quienes no ven correcto que familiares del gobernador y de otros influyentes políticos tengan presencia o controlen otras instancias, como es el caso de la Universidad Autónoma de Tlaxcala.

Después de cinco años de gobierno, los electores han percibido que el mandatario no sólo controla el gobierno estatal y el Congreso del estado, sino diferentes instituciones de educación, lo que hoy en día se traduce en un alto nivel de rechazo y desaprobación.

Si bien desde hace algunos meses circulaban por internet varios correos electrónicos con información que revela los casos de nepotismo y control del orticismo a través de algunas familias, lo cierto es que en breve éstos se multiplicarán con la única intención de reforzar el rechazo que existe hacia el gobierno panista de Héctor Ortiz.

Un ejemplo de los correos es el siguiente:

Héctor Ortiz Ortiz. Su voracidad le ha permitido ser rector tres veces de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT). Preside el Patronato de la Universidad, desde donde se nombró a su hermano Serafín Ortiz Ortiz como actual rector.

Serafín Ortiz Ortiz. Rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Fue director de la Facultad de Derecho durante seis años, infringiendo la Ley Orgánica de la Universidad, que sólo permite permanecer cuatro años.

Jacqueline Coromoto Parra Peña. Esposa de Serafín Ortiz Ortiz, es coordinadora de tutorías de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública.

Rodolfo Ortiz Ortiz. Director administrativo del Hospital Infantil de Tlaxcala, construido hace un año con una inversión pública de 180 millones de pesos. También aparece como catedrático de la Facultad de Ciencias Sociales y Administrativas de la Universidad Autónoma de Tlaxcala.

Elvia Ortiz Ortiz. Secretaría de la Facultad de Odontología de la Universidad Autónoma de Tlaxcala.

Rosalba Ortiz Ortiz. Labora en el Departamento de Odontología de la Universidad Autónoma de Tlaxcala.

Efraín Ortiz Linares -medio hermano del gobernador-. Ocupa dos cargos a la vez: es secretario de Extensión Universitaria y Difusión Cultural y director del Centro de Investigación en Genética y Ambiente.

Guadalupe Lozano Tovar -esposa del gobernador-. Presidenta del DIF Estatal, integrante del cuerpo académico de la División de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Imparte materias en el Departamento de Medicina: “Calidad de los servicios”, “Salud pública” y “Nutrición”.

Desde que su esposo asumió la gubernatura, Lozano Tovar aunque no da clases, no ha dejado de cobrar su plaza como parte del cuerpo académico.

Eduardo Lozano Tovar -cuñado de gobernador-. Subprocurador de Justicia de Puebla, cargo al que renunció por estar involucrado en la detención de la periodista Lidya Cacho. Además labora en la UAT donde imparte clases de las siguientes asignaturas:

“Ciencias seguras”, “Política criminal” y “Derechos humanos”, todas en la Facultad de Ciencias Sociales y Administrativas.

Justo Lozano Tovar -cuñado de gobernador-. Trabaja en la Coordinación General de Ecología.

El caso de los López Loyo

María Elena Perla López Loyo. Fue coordinadora estatal del Programa Oportunidades. Ex oficial mayor del gobierno de Héctor Ortiz Ortiz, también se desempeña como catedrática de la División de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Ocupó el cargo de Secretaria de Administración de la Universidad.

Carlos Hernández Carrillo -esposo de Perla López-. Trabaja en la Oficialía Mayor del Gobierno del Estado.

María del Rosario López Loyo. Tiene a su cargo la Secretaría de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UAT, en los campus Tlaxcala, Zacatelco y San Pablo del Monte.

Rafael López Loyo. Es jefe de la Unidad de Inspección de la Coordinación General de Ecología.

Patricia López Loyo. Trabaja en el DIF estatal.

El caso de los Vázquez Galicia

La familia se ha alternado la Rectoría de la UAT cada cuatro años y se distribuían el control de las facultades, secretarías y direcciones.

Héctor Vázquez Galicia. Ex-rector de la UAT. Es coordinador general del Comité de Planeación para el Desarrollo del Estado de Tlaxcala. Fue rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala de 1988 a 1991, en donde también fue Tesorero.

Alfredo Vázquez Galicia. Ocupa el cargo de coordinador general de asesores del gobernador del estado. También fue rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala en el periodo 1996 a 1999.

Ernesto Enrique Vázquez Galicia. Es catedrático de la Facultad de Ciencias Económico Administrativas de la Universidad, donde imparte clases de contabilidad general. También es coordinador sectorial de la zona I del Sistema del Colegio de Bachilleres de Tlaxcala.

Rosa Vázquez Galicia. Es subdirectora de la casa de la cultura del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura.

El caso de los Herrera

Daniel Herrera Murga. Secretario de Turismo.

Alejandra Carvajal González -esposo de Daniel Herrera-. Directora del Patronato del Centro de Rehabilitación Integral (CRI).

Luis Javier Carvajal González -hijo de Daniel Herrera-. Director de Servicios Turísticos de la Secretaría de Turismo.

Correos como este empezarán a circular cada vez más, por lo que la guerra sucia que se avecina será mayúscula.

En el reacomodo, todos ganan, al menos esa es la intención

.

Que a Tlaxcala lo hayan negociado por Veracruz habla de la elevada cotización panista dada a la única plaza que se creía segura para el partido del Presidente.

Pocos esperaban un reacomodo como el que se está viviendo en el PAN y en el orticismo, pero digamos que el mérito en esta muestra de complicidades al más alto nivel es la elasticidad del gobernador tlaxcalteca para no romper con su jefe y amigo, Felipe Calderón Hinojosa y, al contrario, para sacrificar afectos, “en aras del bien del país” (¿?).

Llevar a Tlaxcala al extremo de ser considerada como el único bastión panista es una moneda de alto valor, tanto que, pese a su limitado interés electoral, se cotizó lo suficientemente alta como para catafixiarla con el PRI por Veracruz.

Suena increíble. Pero eso sucedió según pudimos enterarnos ayer, tras la encriptada reunión en el CEN, en la que César Nava, Héctor Ortiz y Julián Velázquez, se sentaron a hacer el recuento anticipado de los daños, procurando dar la vuelta a esa página.

Para el orticismo, lo ocurrido ayer en la trinchera panista es a penas el principio de los grandes desafíos que debe vencer. Pese a su fortaleza en el ámbito local, es vulnerable en el tapete nacional, mas no privado del cacumen y conformidad; el primero para mover con habilidad sus piezas y, la segunda para acallar los lamentos que suelen expresar solo aquellos que no han sobrevivido a los altibajos de este oficio, donde según podemos apreciar, perdiendo una valiosa pieza, el orticismo se reafirma con la sangre nueva, incapaz de ocupar el lugar que le corresponde debido a la enorme disciplina en el contexto generacional.

Quedó demostrado que los intereses de las camadas con más de cuarenta años en estas lides no pueden (ni deben) sobreponerse a la nueva condición que enmarca a la política de estos años, o sea a la actualización, palabra clave para cualquier proyecto inmerso en esquemas de competitividad.

Ni modo… se acabaron las leyendas. La lucha por conservar el poder hizo que los valores doctrinarios fuesen trastocados. Hoy vemos a un Felipe Calderón alentando alianzas con su enemigo, el PRD, con frases tan cínicas como clara es su desesperación para impedir el retorno brutal del PRI, para encabezar otros setenta años en el poder.

Decíamos ayer que en el reparto del botín, a Tlaxcala la negociaron. Que para cumplir a cabalidad compromisos de esta envergadura, se requiere de personajes con un alto grado de eficiencia.

Pues en eso consiste el ajedrez. Sacrificar a un peón para defender a la reina. A unos les gusta, a otros los entusiasma. Gozan más los que viven el momento y no dependen de una conciencia empecinada en vivir con los pies en la tierra.

Y con aquellos asentimientos simultáneos a silbar nerviosamente alguna tonadilla para facilitar el arte del análisis, ahí tiene usted al jefe del orticismo, repartiendo, equilibrando, cediendo, sacrificando, pero sobre todo, asegurando que su futuro inmediato y de mediano plazo, no lo exponga a la frialdad que siente el principal a la hora en que debe entregar la estafeta.

No sé qué cueste más… ser o no ser… por lo pronto, advierto fundados temores en dejar de ser sin que el sucesor demuestre lealtad y apego al contrato original.

Por eso veo en Antonio Velázquez Nava, el cachorro del orticismo, al intenso coeficiente sobre cuyas espaldas descansa la esperanza de miles, amenazada por otros miles sedientos de cambiar el sello del gobierno.

Preparado en vastos terrenos para la sucesión, no había sin embargo, obtenido la concesión a causa de la insuperable resistencia generacional. Y conste que sus tutores eran los primeros en comprenderlo. Pero el alumno no podía ser mejor que el maestro. Y yo creo que aquí les falló el pronóstico. Ahora, no por convencimiento, sino por urgencia deben echar mano de quien hubo de mostrarles rebeldía en su momento y les ocasionó no menos de media docena de jaquecas.

El cachorro es sinónimo del Partido Alianza Ciudadana. Jugando con el orden de las palabras, el PAC es Antonio. Así que las esperanzas del orticismo se ensanchan con este recurso, que aquí entre nos, ha de estar en etapa de preparación para lidiar la lucha de su vida en contra de un Mariano González Zarur, decidido a mover cielo, mar y tierra para que sus patrocinadores le consigan no morir sin el sueño realizado de ser gobernador.

Habrá de enfrentar o aliarse a Minerva Hernández Ramos, la perredista constante y creativa que, duplicó a Mariano en la encuesta del DIA. (Minerva 24, Mariano 12, Rosalía 6) Que concita a miles deseosos de un esperado cambio porque la figura de Ortiz atraviesa por el inexorable desgaste de casi seis años en medio de aciertos y errores, de excesos y maniobras, todos ellos enfocados con un estilo personal para asirse al poder.

Rosalía Peredo no da tregua y, pese a encabezar una discreta campaña no deja de mostrar contenido y la crítica que la gente espera como mejor acto de liberación ante la mayoría de edad que ha cumplido este sexenio.

Ahora bien, entre todo este complicado escenario, un orticista, beatricista y por si fuera poco, priísta, comienza a brillar con la luz propia de aquél a quien la política puede dar la oportunidad menos esperada y con los resultados más elevados: Florentino Domínguez Ordoñez, el factótum de cohesión para las decenas de personajes que han llevado flores a todos los altares.

Habremos de ver cómo se desarrolla este apasionado proceso, del cual por cierto nos hemos enterado de así de detalles y sin reservas los hemos compartido con usted, aunque a veces nos cuestan las más acres bofetadas de nuestros críticos, a quienes de todas formas enviamos un mensaje de respeto y agradecimiento.

Sentirse grande dos meses, después, el amargo despertar

.

Ser amigo del Presidente para que este te sacrifique pero te cumpla el sueño de ser candidata es la pesadilla que a nadie, a nadie se le desea.

Ahora que el PAN tenía grandes posibilidades de triunfo en Tlaxcala, es más, cuando a esta plaza se le consideraba la única segura para el partido del Presidente, parece que este, por alguna causa de orden superior, entregó el territorio a sus adversarios.

Y para no fallar, esa voluntad superior vería en la ex diputada Adriana Dávila Fernández, a la persona ideal.

1.- No sería casualidad el desmantelamiento de la alianza del PAN con Héctor Ortiz, y sólo se puede atribuir a la renuncia deliberada a conservar a Tlaxcala como feudo panista.

2.- En el reparto del botín nacional, a Tlaxcala, seguramente la consideraron un activo importante para el PRI, primero, le da méritos a la dirigente nacional, Beatriz Paredes, pero al mismo tiempo la libera de la eventual responsabilidad de una derrota, ni más ni menos que ante el PRD y, su segura candidata Minerva Hernández Ramos.

3.- Electoralmente, Tlaxcala es el uno por ciento de la votación nacional, así que al pragmático Felipe Calderón, no le costó trabajo sacrificarla, si a cambio acalla las exigencias tricolores que ocasionaron la renuncia del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, a su militancia panista.

4.- En el terreno local, una partida más de cartas se lidia entre dos jugadores con callo: Alfonso Sánchez Anaya –patrocinador del priísta Mariano González Zarur – y el propio Héctor Ortiz Ortiz, quien según nuestras fuentes, ya habría avanzado un importante trecho en el diálogo con Minerva, a cuya causa, ASA dio la espalda, tras evaluar que lo mejor era en ese momento jugársela con Mariano.

5.- Con la asesoría de ASA, el ex diputado Mariano González Zarur, aguantó y generó el escenario de su exclusión, al grado de dibujarse como gladiador acorralado, victimizado, hacia el cual crecerían las preferencias, pues la gente suele condenar que varios perros, grandes todos ellos, muerdan a otro solitario, que , animado porque así es su naturaleza les disputa el hueso.

Así que estamos en la víspera del regreso perredista al poder, tomando en cuenta que las negociaciones entre ambos grupos (PRD y orticismo) les permitan llegar cohesionados como una alianza ganadora de facto,  al cuarto para las doce.

Pero también puede singnificar  la recuperación priísta de la plaza en manos de un político al cual temen sus adversarios pues, a lo largo de estos cinco años, ha acumulado lo mismo resentimientos que deseos de venganza y, todo ello lo ha llevado con esmero a un ventajosísimo terreno, pues el PAN en tanto fuerza infalible  con su aliado el orticismo, fue sacrificado, al considerarlo una moneda valiosa para intercambiarlo por algo, tal vez otra plaza, o tal vez, es una de las predicciones cumplidas de Manuel Espino, al ver sumiso a Calderón ante Manlio Fabio Beltrones.

Si estamos ante este último escenario, ya sabrá usted que un manotazo de Manlio sobre la mesa, es capaz de infundir temor al mismo michoacano, quien no dudó en borrar del mapa a su bastión tlaxcalteca, aunque, también dejó en libertad a los factores locales de poder, de operar tan ágilmente como puedan, de tal forma que cuiden su espalda y se procuren seguir en la nómina.

En esta crisis por venir, qué valioso ha sido para el Presidente contar con elementos como Adriana Dávila. Y es que ahora Adriana debe estar rebosante de contenta por el logro más importante de su carrera.

Ha de saber, sin embargo, que su eventual candidatura le significa el más cruento descalabro, dentro del engaño colectivo usado para encuadrarla en un soñado triunfo, pero sin pensar que su unción no le significa la ayuda de quienes la pueden llevar al poder.

Para los corridos jugadores ASA y Mariano y, para la posible alianza Minerva-Ortiz-Beatriz Paredes, la figura de Adriana resulta hilarante, mas digna de ser respetada, porque su gran amigo el Presidente, la estará enviando al matadero, pero al fin y al cabo le habrá de cumplir su sueño.
Bendito sueño.

Cinismo, razón por la que Benjamín no renuncia

.

Alguien con un mínimo de congruencia habría botado la toalla hace semanas, pero el secretario-presidente del PAN es demasiado aguantador.


Hace falta la pasividad de Benjamín Ávila Márquez, para no renunciar a su liderazgo híbrido en el PAN que lo exhibe sin margen de maniobra, sin autoridad, jugando las contras a la cargada en su partido, de la cual él debería ser impulsor, mas la instrucción ha de ser cumplida al pie de la letra y, esta dice, agacha la cabeza y aguanta.

Cando la mayoría de los consejeros estatales desconoce a este ilegítimo dirigente, en su intentona de impulsar a Adriana Dávila y a Sergio González, en la pugna por la candidatura, está clara la intención:

1.- Montaron el escenario para apaciguar los ímpetus adrianistas lanzándole un salvavidas averiado, de nombre Benjamín Ávila. Así, al utilizarlo –como lo está haciendo – en realidad legitima la perversa maniobra que le da vida artificial para no generar el desprecio colectivo como consecuencia de: “el perro grande mordió a la chica”.

2.- Un aliado de ocasión, en la persona de Sergio González Hernández, surgió de último minuto para hacer compañía a la perdedora en estos rounds. Le ha servido lo mismo para cargar la toalla que para darle valor en esta estóica, utópica y aventurada cruzada en contra del dragón de siete cabezas, apoderado del panismo y, al parecer dispuesto a refrendarlo como partido gobernante en el sexenio 2012-2018, como el proyecto más próximo.

3.- El premio para ambos sacrificados (Sergio y Benjamín) será la medalla al aguante, con un reconocimiento tangible, tan valioso como el recibido por el ex líder panista, Alberto Jiménez Tecpa, quien de dirigente gris y baluarte de la opacidad se convirtió en ¡secretario de la función pública! Aunque usted no lo crea.

En esta sesión de esgrima, la página de Adriana quedó atrás. Por si no se había dado cuenta está aniquilada. Ahora viene la solidificación del proyecto Julián en tanto el personaje al que habrán de rejuvenecer, con el cabello gris, por ejemplo, una sutil manera de matizar la huella de los años:

Volver con la frente marchita / las nieves del tiempo platearon mi sien…

Ahora, la campaña –que ya lleva meses – tiene que sumar adeptos mediante la ecuación Ortiz-Velázquez, conformando la nueva era del “orticismo avelazcado” o, el “velazquismo ortizado”, lo que en palabras menos mamonas significa la mixtura de grupos e intereses de estos, los dos aliados que encabezan una interminable lista de liderazgos, nombres, nombres y nombres que en realidad buscan la inmortalidad del proyecto orignal.

Habiendo visto la mortal falla (políticamente hablando) de Alfonso Sánchez Anaya en el último trecho de su gobierno, estos optaron por aguantar hasta ver la conformación de dos hombres y una mujer (Mariano, Julián, Minerva) en una boleta donde la juventud de la senadora no se apuntalará con otra fémina.

Es decir, los dos viejos, perdón, los dos hombres que aparecerán en la boleta, compartirán la imagen de personajes con vasta experiencia e inmejorable fotografía. Los dos, pueden dar batalla a Minerva, quien aquí entre nos aparece en un excelente trabajo fotográfico combinando tonos magenta y amarillos con la sonrisa dotada de juventud.

Hagan sus apuestas señores. Dos émulos de Kirk Douglas, ataviados muy al estilo western, en contra de una pequeña pistolera con quien han de compartir plomo en el duelo del  próximo cuatro de julio, todos con sombrero roído y llenos de lodo, por aquello de los temporales que los hunden en cada charco…

Oposición ilegítima del líder panista a la inevitable cargada

.

Cuando se contratan actores para un papel lamentable, se logran necedades como las que muestra el “secretario-presidente” del PAN.

Pese a haber acordado con César Nava que será mediante una encuesta como en el PAN se logre contar con candidato a la gubernatura, los precandidatos a ese puesto deben ahora  enfrentarse a la disonante arenga del débil líder estatal de su partido para ceñirse a un proceso de voto de militantes y adherentes.

Eso me suena a juego arreglado… haces como que te opones a la decisión ya tomada para que este proceso aparente realizarse en un entorno democrático. Si el “secretario general con atribuciones de presidente” tuviese así de legitimidad, su llamado tendría necesariamente eco, pero como se trata de un dirigente consorte sus llamados son como los repiques a misa.

La orden real en este asunto debe ser el apaciguamiento de Adriana Dávila, genuina opositora en todo su derecho de aspirar a la candidatura, y del diputado federal con licencia, Sergio González Hernández, cuyos titubeos entre ser orticista y ser opositor a tal grupo, lo privan a estas alturas de la legitimidad que debía respaldarlo como no logran hacerlo los membretes escritos con letra chiquita en la publicidad impresa colocada en distintos rumbos, haciendo elogio de su papel (¿?) como legislador.

Creo que se impondrá la voluntad de la mayoría de los precandidatos pues no depende de decisiones tomadas por un líder partidista de cartón, sino del encargo del dirigente nacional hecho a su infalible aliado, el único gobernador que apabulla en elecciones a sus opositores, o sea el de Tlaxcala, donde en este momento, lo que huele a PAN tiene que ver con importantes posibilidades de triunfo.

Así que el propio sistema, infalible en estos menesteres según lo relata su historial, alienta voces en desacuerdo para que el inevitable dedazo pueda disfrazarse en las mismas proporciones en que lo hacen los priístas con máscara de panistas. Esto, señores, es una suerte de harakiri controlado, tanto, que al incipiente lidercillo albiazul pueden creerle sus parientes más cercanos, no así el importante colectivo de panistas, dispuestos a acatar la voz de ataque en cuanto la dé el jefe del orticismo.

Con el debido respeto al ex secretario de la Función Pública de Tlaxcala, el papel que se ha prestado a hacer –como un verdadero líder de utilería – lo exhibe tan en el mundo del rastrerismo que, no le caería mal replantearse, incluso en los haberes más básicos de su desempeño.

Por cuanto al sueño guajiro de la émula de Ana Tere (aquí a lado) qué bien sería dirigir su mirada al descuerdo que en una entidad con tradición panista tiene la militancia hacia personajes hundidos en la radical arrogancia que, en términos electorales es sinónimo de fracaso.

Es una utopía que dibuja deseos suicidas generados por la corta edad de miras y aun peor, sustentados en un discurso carente de contenido. Sólo en este pobre escenario podría justificarse un líder partidista con la sosedad de Benjamín Ávila, el ilegítimo reflejo de los excesos que todo lo convirtieron en campo fértil para la labranza personal.

Si estos dos, opuestos a la nueva versión de la cargada, mostrasen un mínimo de sustancia en sus respectivas alocuciones otro gallo les cantara que no fuera el del permanente amago del arrebato en razón de no avanzar debido a su visión muy particular de la derrota, a contemplarla como el paso a seguir, a alentar una oposición sin más razón que el “me toca, me toca y me toca”.

Don Julián ya hasta habla despacito… ¿se tragaría un micrófono?

.

Este desayuno de la unidad priísta muestra la cohesión de los respetables personajes a los que por cierto, se les olvidó pagar la cuenta.

Esa sí es una misión imposible. Que el gobernador Héctor Ortiz, acepte a un nuevo ente de poder en Tlaxcala, va a estar difícil, aun siendo de su propia echada.

Hay que ver la mirada cómplice de Perla López Loyo, en la imagen tomada durante el desayuno de “la unidad panista”; la picardía de sus pupilas es incapaz de ocultar el acuerdo no escrito entre Ortiz y Velázquez, para que el uno haga como que no se entera del crecimiento del otro, y, el otro finja que el liderazgo logrado entre los seis es cosa espontánea.

El único que enrarece la foto es el apizaquense Alex Ortiz, quien como médico resultó buen político y, a la hora de hacer política prefiere el estetoscopio. Pero, con todo y lo aldeano del singular galeno, con todo y las pueblerinas tardanzas de la bella Oralia (la cacique del norte), se advierte que este es el grupo como salido de Disney Chanel.

Se les ve felices, sonrientes, como lanzando un llamado a Adriana Dávila (la 99) y a Sergio González (el super agente 86) a que se conformen con su inevitable destino. Pero no saben a qué par se enfrentan.

Ya comenzó usted a notar que a don Julián le bajaron las revoluciones su tocadiscos, o sea, ya habla más pausado… hasta parece gobernador.

Como que los estoy viendo. Han destapado una botella de ron… el mejor y tras unas gotitas de limón y un poco de cocacola, hablan de todo, menos de la dimisión política de uno para que el otro surja como sacando juventud de su pasado: Ya verás lo que vas a aprender / cuando vivas conmigo…

Bajo esas libertades no escritas, como ya lo apuntábamos, el experimentado es presidente de la Comisión de Salud, seguramente ha de analizar lo sano que es ir dando aire a la relación con el compadre… y no es por falta de afecto, sino porque así debe de ser en este, que es un largo, larguísimo momento de muera el rey, viva el rey.

Digamos que el rey uno no va a morir y que el rey dos va a tener que dosificar expresiones, actitudes, forma de sentarse y hasta la lentitud esa con la que ya comenzó a hablar, así como una mezcla entre lo rasposo de Echeverría y el churrigueresco de Beatriz y, tirándole tantito a Calderón, nada más que sin quebrar la voz.

En esta mesa de gente bonita (con su excepción) como que ya se ve quién va a ser el próximo secretario de gobierno y el próximo diputado líder de la bancada panista y las diputadas que han de reactivar su honrosísimo y dinámico papel en la Cámara (ajá).

Pero, sobre todo se puede ver quién va a ser el próximo gobernador de Tlaxcala. Claro, si las cosas no se les salen de control. Si Mariano no da el estirón como el priísmo (lo que queda de él) lo espera, si Minerva le pone ese extra a su muy respetable y abundante trabajo, al que yo diría le falta un poco de sustancia y valor.

En este contexto me parece de lo más nice que reuniones como la del Hotel Posada (donde sirven las chuletas apestosas en el desayuno según Iliana Cervantes de El Sol de Tlaxcala) definan el futuro del estado. Entre cuadros de Armando Ahuantzin y meseros de charol nadie puede negar que se trató de un acto con alto significado, así como para que los electores vayamos entrando en calor.

Por cierto, los seis, muy formalitos y muy monos se olvidaron de pagar la cuenta. Acostumbrados a que el gobierno les cubra sus necesidades, cada uno de ellos se levantó y marchó, lo mismo platicando que estrechándose, pero de pagar… nada… y, lógico la gerente de este restaurante tuvo que alcanzarlos, no precisamente para abrazarlos…

¿Sabrán los diputados lo que van a aprobar hoy?

.

¿Qué vale más para nuestros particulares legisladores, humillar al género o contar con lana para la campaña? * La eficiente polarización para ganar diviritiéndose.

En cómoda butaca, el gobernador de Tlaxcala Héctor Ortiz, limita sus acciones al ejercicio de la observación. Ver cómo pasan frente a él las turbulentas aguas del río le resulta estimulante para asentir discretamente con la cabeza al tiempo de apretar su mentón y, de vez en cuando dibujar con los labios la forma muy de él para silbar, peculiar manera con la que dedica segundos a temas que le significan algún grado de sobresalto.

Polarización. ¿Logro?

Activistas defensores de los derechos de las mujeres están dispuestos a no permitir la suma de Tlaxcala a las entidades donde se condena el ejercicio de género para decidir sobre su cuerpo. Como hoy es la consumación de esta estrategia electoral, en el Congreso, también lo serán las protestas.

En un extremo, la jerarquía católica en tanto aliado funcional que saca raja a este momento. En el otro, una expresión de la conciencia popular llamando a los sectores a no cubrir sus ojos con la venda moralista cuya pretensión es enfundar al sexo débil en un sanbenito  para poder escupirlo a gusto.

Eso es parte de la observación, yo diría diversión  que con ánimo aislado contempla en su diván el más poderoso de la aldea.

En el PRI, dos extremos dos, Mariano y Lorena, han tenido que aceptar su verdad de aniquilarse, como un acto más, polarizado en esta parte de la sinfonía y preludio del éxtasis del cuatro de julio.

Es una riña donde el uno se mira desgajándose, con todo y su pretenciosa arrogancia, mientras la otra persiste en un discurso que habla de una tradición familiar como medio para llegar al poder.

De los dos no haces uno, pero son los que compraron boleto en el PRI. Sostengo que ha de ser menos aburrido verlos hundirse aunque sea con un poco de oxígeno, porque tras la cumbre con Chucho el rey de los negocios Ortega, fue posible seguir cosiendo partes al engendro transexenal.

En la bancada panista, el desencuentro entre Orlando y José Juan Temoltzin (conste que se lo estamos diciendo hoy 16 de febrero) puede ser de tan encono que hasta le resulta divertida al dueño del diván. Algo tiene que sacrificar ese par por cuyas manos (manotas) pasan y seguirán pasando las cifras mágicas que han hecho gente a tipos como Antonio Mendoza y a Víctor Briones, a Aristeo Calva y hasta al diputado de los cheques chuecos, romántico encantador de perros e impulsor de la defensa de las luciérnagas.

Los buenos contra los malos, hoy en la sesión, exhibirán el grado de polarización con el cual se aprobarán las reformas al 19 de la Constitución local. Así, cada mujer pecadora expiará sus culpas en la cárcel. Sí señor. Y de nada servirán fetos hallados en muros conventuales, extraídos con salvaje devoción para maquillar apetitos insanos de seres con sotana, vulneradores de cómplices suyos, de acuerdo o no, pero sometidas a cubrir sus vientres con paños negros y a aplastar sus pechos con vendas almidonadas para no provocar el celo de la bestia, reservada al púlpito.

Comprendo que el peor escenario polarizante tiene que ver con los niveles cognoscitivos de quienes aprueben hoy las reformas que buscan el derecho a la vida (así las llaman). Si la mitad de los decididos legisladores tiene una somera idea de lo que significa levantar su mano, estaríamos hablando de un congreso casi académico. Mas la otra parte puede que alce el brazo como arco reflejo previo a sentir su cartera. Si esta está bien llena (o sea que no reparta Orlando) el voto se da. Si le falta sustancia, el voto tarda (pero se da) y si de plano le sustrajeron demasiado, usted sabe, la campaña de Apizaco, entonces habrá protesta, pero el voto de todos modos se da.

¿Caerá Orlando por su propio peso? O… muerto Orly bailó Temo (ltzin)

.

Aparentan ser los grandes amigos, pero como alguno de los dos ha de manejar los negocios de Ortiz en el Congreso… no dejan de mostrarse los dientes.

La inminente llegada de José Juan Temoltzin Durante, al grupo parlamentario del PAN, tiene en un grito al celoso Orlando Santacruz Carreño, a quien poco le duró el gusto de quedar como operador único del orticismo, o sea, el titular de las entregas (rasuradas) a los centaveros (Víctor Briones, Antonio Romero y los priístas).

La doble vida de Orlando (mitad diputado y mitad aspirante a gobernar Apizaco) lo desconcentran de las obligaciones propias de un líder parlamentario con grandes atribuciones en el Jurídico del gobierno. Entonces así, teniendo tantos amos, pues con todos queda mal, sobre todo con su jefe el gobernador, quien en reiteradas ocasiones ha visto como las grandes sumas dejaron de ser lo que en tiempos del priísmo eran los cañonazos de 50 mil pesos.

Y no es que hayan dejado de ser efectivas, sino que llegan incompletas a sus destinatarios pues, parte de ellas es utilizada como un fondo para paliar las grandes necesidades expresadas en Apizaco a quien, consciente de que with money… dancing the dog, se fue especializando en el arte del dos de bastos dentro de los sobres amarillos con nombres de diputados de doble moral, según lo platican sus críticos dentro del propio orticismo.

A la salida del malmodiento Víctor Hugo Cahuantzi y el coraje que todavía no supera Edilberto Sánchez Delgadillo, tras la tomadura de pelo con la secretaría de gobierno, Orlando quedó como gerente general de las empresas Ortiz con sede en Allende número 31 (colonia Centro), pero como dicen sus biógrafos, le crecieron las manotas y cuando cundió esta información, se armó el escándalo.

Por eso había que contar con otro operador en el Congreso, menos distraído, tan abogado como Orlando y dispuesto a sacrificar su gran prestigio como diputado naranja (ajá) con tal de fungir como factor de estabilidad del estado de Tlaxcala (ajá, ajá).

Quién más podría desempeñarse mejor que José Juan… nadie. Víctor Briones con el gusto del mundo lo habría hecho, pero como se da baños de perredista, pues no le convenía. Antonio Mendoza también, pero cuando se filtró que esta era cosa seria, estos dos nada más suspiraron (chin… se les fue el negocio de su vida).

Una buena carta de presentación serían las reformas al 19, para darle de coscorrones a las viejas que se atrevan a hacerse un aborto, dirían entre ellos un señor de sotana, otro de bigotito y patillas de carnicero y uno más gordito (como dice Beatriz, ora ni modo que por gorda me marginen).

Así, comenzó la operación Temo (de Temoltzin) y así pudieron comenzar a producir gastos bien gruexos como el menaje de su excelencia Moreno Barrón, quien mandó a poner divi-divi la casa que humildemente ocupaba el queridísimo Don Jacinto Guerrero Torres.

Y todo se dio. Los domingos comenzaron las trasmisiones de la Santa Misa (en televisión pública y luego a través de la empresa de cable), Orlando le siguió con su promoción de candidato cool en Apizaco, Víctor Hugo Cahuantzi por fin le dejó el lugar a Beneberto (y le cumplió, se iría siempre y cuando pudiera cobrar el aguinaldo) y todos felices y contentos, bueno, Orlando no tanto, porque seguro se le acaba la cascada áurea, en torno de la cual ya está haciendo fila el conocido legislador a quien sus más íntimos llaman el “peluquero de pueblo”.

Ay cab… no jalen que descobijan

Cuando Reyes Ruiz fue a parar al bote, en cosa de segundos le pasó frente a sí la película de su vida. Ay Diosito lindo… no vaya a ser que… ( escucharon decir testigos de la aprehensión) pero cuando vio que su compañero de celda y uniforme a rayas era ni más ni menos que Joel Molina, el color le regresó. La cosa no era tan mala, se trataba de un asunto relacionado con el SAT que, activó su fuerza tras detectar ocultamiento de información en el paso de ambos por Pensiones Civiles de Tlaxcala.

Híjoles, siquiera nada más fue eso, también se alcanzó a escuchar (jeje).