[xyz_lbx_default_code]

Archiv para noviembre, 2009

Un presidente con calificación de 4 calificará las elecciones de 2010 y 2012

.

No es hacerlo menos,  es el bajo perfil en persona. * Vivimos la sucesión en pleno y sólo algunos se niegan a entender las nuevas reglas de operación.

Si Cesáreo Santamaría Madrid, es una burla como presidente del IET debido a su reconocida y aceptada incompetencia, lo es más la traición de Víctor Briones Loranca y Arnulfo Arévalo Lara, al grupo de diputados opositores que, impotentes vieron como, dos supuestos puntales, en realidad sustraían información y la negociaban. Así que, al abandonar el Pleno el conjunto opositor, dos resultaron con pegamento en el trasero y fueron incapaces de levantarse de su butaca, como también lo fueron para impedir que hilos jalados por operadores del orticismo, los muevan desde la parte superior de este teatro, malo, incompetente y engañoso.

Santamaría Madrid es de cuatro de calificación. En 2010 y 2012, él calificará las elecciones. Eso es un exceso, como lo es que Maricruz Cortes Ornelas, pase de presidenta a chacha del instituto y que en ninguna mujer haya recaído una titularidad. Si por un lado se aprueba la ley anti padrote, por el otro se ejerce este oficio en la política, con la brutalidad que solo en Tlaxcala es posible encontrar. Este es el estilo con el cual se mueve a los encargados de sancionar los actos democráticos en la entidad.

¿Cuánto vale que un perredista deposite su voto en la urna de la impunidad? Seguramente sabe el daño que causa al proceso apoyando la llegada de un incapaz. Tan bajo cayó el PRI que compromete su gran imagen de oposición, aderezada con descalificaciones del líder estatal Ubaldo Velasco al gobernador Héctor Ortiz, pero dispuesto a comer del pesebre al que tanto patea.

Ese perredista y ese priísta, Briones y Arévalo, son nuestros nuevos íconos de la suciedad. El primero desea con todas sus fuerzas ser candidato a la alcaldía de Tlaxcala y abriga la esperanza de dirigir a su partido y luego de ser gobernador. El segundo, intensamente gris, es de los que arrojan la piedra y esconde la mano, de los que toman el teléfono para reclamar que alguien descalifique sus indignidades. Pero ellos, los traidores, alcanzaron un interesante nivel de satisfacción por sus actos. Hasta han de creer que los admiramos. Son despreciables.

La miopía seudo oficial

Yo no sé por qué hay quien se empeña en ocultar una verdad del orticismo y su nueva relación con el campo. Es entre grotesca y ruin la cobertura parcial de la concentración más importante del sexenio, con productores el pasado viernes. Pero, minimizarla es más cómodo que aceptar las nuevas reglas del juego.

Antes, con el campo no se contaba. Este se inscribía en la contabilidad de Rosalía Peredo. Era su principal fuerza, el petate del muerto para espantar a funcionarios castrados políticamente, como Ignacio López Sánchez, aquél que aguantó sollozando que cortaran su corbata y lo golpearan en la cabeza como solía hacerlo Alejandro Suárez con la pájara Peggi.

Hoy, ya forma parte de las cuentas del orticismo y puede que hasta sea fiel de la balanza, si no es que se alza como sector proponente aprovechando la magistral mixtura del echeverrismo faraónico con el aiga sido como aiga sido de mister Felipe Calderón.

Señores, esta es la sucesión  en pleno. Así como pasaba a los muertos necios de la cinta El Sexto Sentido, donde el tierno Haley Joel Osment, se encargó de informar al personaje interpretado por Bruce Willis que hacía tiempo de haber colgado los tenis, pero no quería darse cuenta (en una exquisita y escalofriante película escrita y dirigida por  M. Night Shyamalan), así, igualito, hay zombis orticistas que deambulan creyendo en una popularidad necrológica y hasta suponiéndose lo suficientemente fuertes como para entrar a una elección.

El nuevo software de la política tlaxcalteca contiene datos muy cambiados. Quien se resista a comprenderlos quedará en el rezago. Y créame, en este asunto, viejos como Rubén Flores Leal, parecen haber  rectificado sus pasos, a diferencia de supuestos jóvenes, envejecidos prematuramente por la angustia de contemplar un complejo devenir.

Trascendidos de fin de semana

.

Dicen que unos podrían declinar sus aspiraciones si les garantizan posiciones y la candidatura al senado para los comicios de 2012.

Dicen los que vieron los resultados de la última encuesta electoral que contrató el gobierno de Héctor Ortiz Ortiz, que la ex diputada federal Adriana Dávila salió en una buena posición y que incluso superó ya a los favoritos del mandatario para heredarles el cargo.

Dicen que el CEN de PAN ya tiene candidata a la gubernatura para Tlaxcala y que por eso ya dispuso que panistas de México se incorporen al trabajo que cada día realiza Adriana Dávila.

Dicen que el activismo de la esposa del gobernador Héctor Ortiz, Guadalupe Lozano, no debe pasar desapercibido, porque es evidente que tratará de buscar un cargo de elección popular.

No se sabe si para las elecciones locales de 2010, aunque muchos dicen que podría cumplirse su sueño de ser diputada si el actual legislador federal, Julián Velázquez, solicita licencia para buscar la candidatura del PAN al gobierno o para incorporarse como funcionario en la administración de Felipe Calderón.

Dicen que la lucha por la candidatura entre los miembros del grupo del gobernador Héctor Ortiz cada día se pone mas dura, pues las descalificaciones que se han empezado a lanzar Enrique Padilla y Rolando Romero no tardan en hacerse públicas.

Dicen que Víctor Cánovas ya solicitó a los actuales presidentes municipales hacer su colchón para apoyar las campañas de próximo año. Lo malo es que los alcaldes no saben si en el 2010 respaldarán al PAN o al PRI, porque el hombre de todas las confianzas del gobernador no ha sido del todo claro sobre ese punto.

Dicen que Lorena Cuéllar estaría dispuesta a dejar la puja por la candidatura del PRI al gobierno de Tlaxcala si Beatriz Paredes y Mariano González le garantizan la candidatura al senado para los comicios federales de 2012.

De vender fundas bordadas para baño, a adjudicar obras millonarias ¡qué historia!

.

Su sencilla irrupción como una modesta empresaria nada tenía que ver con el tremendo poder que adquirió palomeando empresas.

Ahora que, es historia en la Secoduvi el nombre de Teresita Salas Hernández, y dejó de representar un riesgo para la impoluta carrera del priísta Adalberto Campusano Rivera – en los ámbitos federal y estatal- no puede dejar de recordarse la ternura con la que irrumpió en el desempeño de esta, la secretaría por donde se da con intensidad la danza de los millones.

Dicen que lo que en realidad enojó a Adal fue lo acotado que lo tenían para incidir en la adjudicación de obras importantes; digamos que le dejaban la morralla y lo que el quería era contar ladrillos (de billetes). Pero, ya sabes, cuando hay modo, los políticos son capaces de cortar cabezas y luego, decir que se trataba de hacer un bien al Estado. Ajá.

Allá por el inicio de este democrático gobierno llegaba una tierna arquitecta ofreciendo juegos para baño, bellamente bordados por sus habilidosas y un poco huesudas manos.

Tanto fue el cántaro al agua que, al cabo de los meses ahí la tienes, como toda una directora de Adjudicaciones y Precios Unitarios, acudiendo a diario a recibir las bendiciones para tal o cual proyecto o informando sobre el avance de la colocación de alguna cenefa o, la sustitución del vidrio que se manchó de mosca, o sea, cosas importantes…

Mucho mucho, no era el caso que le hacían, pero la puntualidad y constancia hicieron patente su sueño americano, o mejor dicho su sueño tlaxcalteca con sentido humano.

Y quién lo diría. De los juegos para baño a sentarse sobre una banca a ver pasar el río.

El primero que pasó, con todo y su enorme parecido al super agente 86 fue el ingeniero Sergio González Hernández actual secretario de la Comisión de Seguridad de la LX y hombre muy cercano a César Nava.

Aunque lo de ingeniero es por la inercia de ostentar un cargo, porque no terminó la carrera, el hoy diputado federal, debió cambiar el uso de cucharas barrilito y flexómetros Truper, por la labor menos exacta de, encargarse de la política interior del estado.

Alguien tenía que llenar el hueco, uno como maniquí o, como muñeco de cera, bueno, se trataba de Wilfrido Domínguez, el tristemente célebre titular de Secoduvi que más tardó en el cargo y al que más regañaron porque nunca dio una. Si no hubiera sido por el respeto que despertaba su calidad de compadrito (un compadre así, buena gente, obediente, pero muy malito como funcionario público).

Ándale, Teresita ahí sentada viendo como pasaba el río (y desde luego, contando sus centavos) observó como el viejecito Wilfrido levantó el trasero para que le fuese estampado el zapatote del gobernador. Luego se puso a construir restaurantes en la Malinche, con la figura legal de director del Instituto de Vivienda… suertudo el añoso amigo (a quien sus más íntimos lo llaman el rey del viagra).

Lo que la muy hábil costurera-constructora no tomó en cuenta fue que, ser dueña de una consultora externa que supervisaba a las empresas colaboradoras del gobierno se fuese a complicar tanto, cuando creó –dicen- otra consultoría para supervisarse a sí misma… haz de cuenta como si metieras un taco árabe en una telera.

Hoy, sus amigos lamentan que haya sido separada de tan importante responsabilidad. Por ejemplo, Chucho Luévano, el constructor de puentes con el rumbo equivocado que, muy gustoso maneja alguno de sus Hummers.

Ni modo. El negocio cambió de manos.

Ojalá Campusano no sea nada más un fantoche que quería ser dueño de todo el pastel para hacer su año de Hidalgo.

Hace falta que ya se diga algo bueno de la Secoduvi.

La nueva y lamentable versión de las chicas superpoderosas

.

La dolorosa venganza de las dos que siguen siendo. *Si espiaron a Beatriz, a quién más le habrán descubierto cosas. * Renace Manuel Campos tras años en el ostracismo.

La llamada de Los Pinos a una ex diputada federal  panista fue terminante. No use más la imagen presidencial para promoverse, fue la advertencia. Dicha comunicación se dio el pasado viernes y, la receptora de ella, quedaría helada al darse cuenta, por fin, de la orfandad en medio de la cual da lastimeros pasos.

Yo creo que eso es la cosecha de una interminable siembra de odios en quienes fueron sus amigos y amigas. De verlos tan cercanos, hoy, en cambio, tiene que aceptar a la distancia como condición imposible de superar, sobre todo con aquellas que en algún momento de su incipiente carrera hicieron equipo con ella.

Esas mismas seguramente le van a cobrar ojo por ojo. Supongo que una, la de florido lenguaje y comprobable cercanía con Margarita Zavala, es la más determinada a sumar a ese factor venganza, dos o tres, o más denuncias penales, a propósito de malos manejos dados a los recursos federales con los cuales se apoyaron proyectos productivos a través de organizaciones fantasma.

Como pueden ustedes ver, la lucha por el poder es cruel.

El escándalo del ex de Cisen

¿Qué otro tema trataría Beatriz Paredes Rangel con la presidenta de Tlaxcala, si no el relacionado con la candidatura del PRI al gobierno estatal?

Pues no creo que le haya llamado para pedirle que por ahora guarde los parquímetros o, para sugerirle algún color en la pintura de las fachadas del bello centro histórico.

Así que una labor de espionaje telefónico descubierta por la PGR en varias partes del país, como aquí en nuestra tierra –según lo consigna Reforma, con base en documentos judiciales – permite darnos cuenta que en el PRI las cosas están polarizadas.

En un extremo se hallan las huestes de Mariano González Zarur, siguiendo a su peleonero líder a donde los lleve. En el otro, se hace institucional la decisión de ungir a la presidenta capitalina.

En pocas palabras, el varón no cede, como tampoco la dupla Paredes-Cisneros (¡!) y, ojo, eso puede arrastrar al PRI a una nueva división en su perjuicio. Ya lo vivió varias veces. Una más no la aguanta.

Y todo esto fue posible conocerlo a través del cartílago de un ex oreja de Gobernación operando como la KGB de petatiux.

Me pregunto qué otros tlaxcaltecas se encuentran en los discos duros de las computadoras incautadas a este singular espía.

Oiga, pues tenga cuidado con lo que habla por teléfono. No dé ni información comprometedora, ni hable de citas clandestinas de carácter cachondo porque al rato aparecerá en las cintas del Cisen… perdón… de tipos que alguna vez trabajaron para ese centro de información… caray, ya ve que a veces la riega uno haciendo suposiciones, ahí nada más como el borras.

Los campesinos y sus tractores

Me pregunto qué podría ser de Tlaxcala si así, como ahorraron en la Sefoa luego de comprar cantidades importantes de fertilizante se actuara en dependencias como la Secoduvi o SESA. Si en el sector productivo pudo ahorrarse para comprar maquinaria, tal vez en el ramo de la obra pública habría para plantas de concreto y en SESA para una relación transparente con los laboratorios y otros proveedores.

Ya veremos al gobernador Héctor Ortiz en la concentración de campesinos, el 27 de este mes, entregando tractores y retroexcavadoras. A lo mejor se le prende el foco y le aprieta el cinturón a más de uno que no conoce el significado de la palabra ahorro.

Algo que ha de resultar muy interesante es el resurgimiento del ex líder magisterial Manuel Campos, y los comités de maestros campesinos, como una medicina de largo plazo para curar la ambición desmedida de su ex pareja, Rosalía Peredo. Ya lo veremos.

Plaza la Aguanaja, o bienvenido Slim a Tlaxcala… saca la cartera por favor!

.

Sobre una tierra bendita por la naturaleza hemos de ver a las meseras vestidas entre tehuanas y papalotes, que te llevan las enchiladas suizas, tan famosas en Samborn’s.

A la pésima atención de Telmex en Tlaxcala, no le podía faltar que las hermanas, como Samborn’s, viniesen, con todo y sus empleados de tienda ataviados con el traje de Tío Gamboín (pantalón azul y chaqueta roja, con camisa amarilla) y del restaurante (con un estilo híbrido como entre tehuana y papalote) a sustraer nuestros centavos con sus enchiladas suizas y sus jugos que saben como a gladiola.

Es cierto, el magnate Carlos Slim Helú, puso los ojos en Tlaxcala, yo no sé si persuadido por Beatriz Paredes Rangel, al acudir alguna vez a la Noche que nadie duerme, en Huamantla, o por alguna de las cajeras vestidas de señor en la oficina de Telmex donde los tlaxcaltecas vaciamos mes a mes nuestros bolsillos.

Dos cosas. Si el gobierno quiere que la Aguanaja valga, debe apuntar en su agenda dos factores cuya solución debe ser de corto plazo:

1.- La tremenda contaminación del río Zahuapan. Oiga, cómo pasa usted a considerar que le traigan sus chilaquiles al estilo Slim, cuando esté usted sentado a la mesa mejor ubicada del Samborn’s Aguanaja, viendo la graciosa espuma de la cual, emana un olor como a demonio. Digo, es cosa de tener un poco de vergüenza para que el dueño del grupo Carso no se lleve una mala impresión y nos vaya a querer pagar con dinero del Banco de los Sueños.

Obviando a siniestros personajes, como el arquitecto Gilberto Reyes Zepeda, sí hombre un cuate igualito a maestro de Daniel San –Karate Kid – que llegó a proponer la limpieza del Zahuapan por dos días en el tramo que alimenta a la cascada del Hotel Misión, cuando tuvimos una de esas visitas de relumbrón,  es menester un eficiente programa de recuperación de este caudal, pero no haciendo negocio con la construcción de las plantas de tratamiento, sino compartiendo el justo deseo de ver limpio al río donde de chamacos se mojaban las patas los entonces amiguitos Hetorcito Ortiz y Marititito Marín Torres (aunque el poblano mataba a las truchas cada que metía las patrullas al agua).

Creo justo que mister Slim invierta una lana seria en la limpieza de nuestro hermoso Zahuapan, que de lindo poco le queda cuando llega a la altura de Panotla –yo creo que por eso es tan diablo el presidente de allá, Xavier, el rey de los conflictos – aunque, desde Tlaxco ya viene arrastrando así de porquerías…

Esa es una buena forma de intercambiar valores. Nosotros le vendemos al dueño de Telmex nuestro hermoso rancho de la Aguanaja, pero él que se ponga la del Puebla para que la bola de alcaldes y empresarios fodongos deje de arrojar su suciedad al río, que para entonces ya estará como para echarse un buche.

2.- La tremenda inseguridad en San Pablo Apetatitlán. No sé si porque de la noche a la mañana tuvo la llegada de la oficina del gobernador, de la Secte y otras menudencias, pero el apacible pueblo de los veintiochos pasó de ser la comunidad de las pequeñas dimensiones en tanto infierno de amplios alcances, al caos citadino con ausencia de servicios que hoy es.

Haga usted de cuenta que el municipio de Antonio Carvajal (como también se conoce a San Pablo) se convirtió en la capital de Tlaxcala, viviendo en medio del más terrible contraste, sin la debida urbanización, con un presupuesto de risa, pero con chorros de oficinas burocráticas que encarecieron la vida, como le pasó a Tuxpan con la llegada de Pemex.

Así que una buena inversión para dar al pueblo donde se asienta la Aguanaja la calidad de vida que sus habitantes y visitantes merece será condición infranqueable para que vendamos con gusto nuestro bello rancho al tal Slim ese, al cual nada le ha de costar hacer un para de llamadas telefónicas para que fluyan los centavos, le añada una lana de su cuenta personal y equipare a San Pablo con la maravilla de proyecto que han de tener debajo del brazo.

Que se acuerde que sus changarros, por cierto edificados por Felipe alias el Bravo Morales –diputado local panista de siniestra mirada pero gran corazón – se van a asentar sobre galerías subterráneas donde abundan manantiales y que, en lugar de hacer esa bola de misceláneas, don Slim debería erigir un monumento a la ecología, un ejemplo mundial del respeto al medio ambiente.

Bueno, conformémonos con que meta su cuchara para que al pueblecito de Apetatitlán se le siga viendo como el asentamiento de los veintiochos, ahí todos pobres y desamparados, mientras en el lado bonito llegan camionetotas de rines cromados y seños con chicos taconzotes.

Llegó la hora del cambio generacional

.

Una mixtura del echeverrismo multitudinario y el “aiga sido como aiga sido” resulta de la trilogía actualizada Velázquez-Ortiz-Velázquez.

Con la incorporación de Antonio Velázquez Nava al PAN, el nombre de este entraría de lleno al juego político de la sucesión, en un entorno que en pocas semanas se fue transformando, con una cauda de factores facilitadores, esos que suelen darse cuando hasta las condiciones climáticas son favorables.

Supimos del interés albiazul por incorporar a sus filas a quien hoy se desempeña como secretario de Fomento Agropecuario. De confirmarse, necesariamente habrá que conjugarlo con el compromiso que crece entre el diputado federal Julián Velázquez Llorente y el presidente Felipe Calderón para incorporarlo como secretario de Salud, en sustitución de José Ángel Córdova Villalobos, quien ya planea su separación de ese cargo, para buscar la candidatura a gobernador de su natal Guanajuato y contender en la elección de 2012.

Y la trilogía Velázquez-Ortiz-Velázquez, puede adelantar el inexorable cambio generacional, al que aquellos personajes angustiados por lo que no conocen, renunciaban sin la mínima oportunidad de debate.

El crecimiento del cachorro del orticismo se fue dando sin tregua. Ciertamente en un entorno discreto, pero su consistencia fue indiscutible. Lo ha de demostrar con la última entrega de apoyos a este sector, el próximo 27 del actual, al darse la concentración que mezcle la irrenunciable carga tricolor del echeverrismo con el pragmatismo calderonista, en plena vigencia del “aiga sido como aiga sido”, cuando en perspectiva se advierte una elección harto complicada, donde la operación beatricista para fraguar una alianza entre PRI y PRD es, hoy por hoy el máximo desafío del orticismo-panismo-velazquismo.

El río dejó correr bastante agua.

Aunque otros personajes insisten en escenarios de cuentos de hadas, la madre de todas las batallas electorales en Tlaxcala comienza a tomar forma. De batirse en duelo solo dos personajes, aglutinando cada cual a los grupos más poderosos y a los partidos más convenientes, esto se avizora de pronóstico reservado.

Si por el contrario, la senectud de uno que insiste en seguir figurando lo convence de que él es, llevará la elección a tercios y, sencillamente no podrá conseguir sus obsesiones antiorticistas, porque de él depende el surgimiento de una tercera opción, tan debilitada como su propia integridad y tan enfrentada  al desfasamiento generacional, ese al cual la trilogía que citamos al principio parece estar superando.

Es la lucha de los viejos obcecados contra los jóvenes corregidos y aumentados. El cambio generacional que se presenta con los más estruendosos dolores de parto, porque los viejos se resisten hasta que los jóvenes los revienten.

He aquí la vigencia cobrada por la garantizada distancia del dirigente nacional panista, César Nava a la elección tlaxcalteca y el indiscutible Merlín Ortiz, infalible para ellos, los panistas, afectados por el fenómeno de muchachitos pendencieros, cuyo centro del huracán no tocó ni un pelo al panismo-orticismo en la contienda del pasado julio, cuando avasalló.

Todavía no les cae el veinte a los viejos. Y yo creo que no les va a caer. Unos, como Rubén Flores Leal, cambiaron el rumbo, muy a tiempo. Y enfilaron sus activos hacia esta nueva versión híbrida del panismo inserto en una nueva generación para la cual el fin justifica los medios.

El güerito de rancho puso los ojos muy alto

.

Ahora que ASA le avanzó a la reingeniería del PRD, su eterna compañera, Maricarmen lo acompaña en sus planes de apoderarse de la dirigencia amarilla.

Aquello de que tras un gran hombre hay una gran mujer no aplica con el senador Alfonso Sánchez Anaya, pues pese al importante papel que le toca desempeñar en su partido, la mujer tras él, Maricarmen, parece reafirmar el papel de poder tras el trono que detentó durante años en el gobierno de Tlaxcala.

Y hoy, los dos le tiran a la dirigencia nacional de su partido. Les ha tocado preparar con empeño la mesa a la que han de sentar a viejos y nuevos perredistas, a fundadores y recién llegados, pero sobre todo, presentar a ellos la reingeniería en la que metieron al partido.

Me consta que el pragmatismo al que se ha visto forzado el ex gobernador de Tlaxcala, tiene que ver con la preocupación de que su partido tenga un papel digno en las once entidades donde hay en puerta elecciones.

Pero en estos propósitos refundatorios, me pregunto qué sería de Alfonso sin Maricarmen y de esta sin Alfonso. Conforman una alianza idílica con avances incuestionables y, también con agrios momentos compartidos.

Tan no se doblan que, primero cambiaron de objetivo, para reconocer que poco tenían que hacer en Tlaxcala, mientras Héctor Ortiz detente el poder omnímodo que tiene. Ya les costó la dolorosa derrota en el primer distrito, cuando las apuestas estaban cargadas a favor de Maricarmen.

Luego de aquella aceptación vino un período reflexivo. Y acabaron por poner los ojos en el partido. No dudo que terminen encabezándolo. Treinta y ocho años de priísta, seis de gobernador perredista y lo que va de la legislatura, de senador de ese partido –con el paso de Maricarmen, también por el Senado- hacen de esta pareja una dinámica empresa que no se detiene a lamer sus heridas.

¿Otra vez dejará Aurora la delegación del ISSSTE?

Pues parece que sí.

Y también parece que será para incorporarse al equipo de campaña de Miguel Ángel Yunes Linares, como candidato del PAN al gobierno de Veracruz.

Dicen que cuenta con tanto apoyo del presidente Felipe Calderón que, es capaz de ganar al negro Fidel Herrera Beltrán y sus planes transexenales.

Lo cierto es que el PAN está dispuesto a todo con tal de dar la pelea en próximas elecciones, consciente de que para 2012, el reto de vencer al PRI-Peña es demasiado alto.

Por lo pronto acopian personajes con probado panismo y lealtad a Calderón a toda prueba. Parece que Aurora es uno de esos factores y por eso la van a jalar a la campaña.

¿Apoyo a Calderón?

Así, con todas sus letras, la diputada federal Perla López Loyo, diría en corto a su compañera de legislatura, Beatriz Paredes Rangel, que la intención de su jefe Héctor Ortiz Ortiz, es jugársela con el presidente Calderón y no con la que mucho tiempo fue su jefa y formadora.

Por eso, en la elección de julio se ve que priístas y panistas de Tlaxcala se van a dar con todo. Dejarán de lado aquella alianza perversa prianista que les estuvo produciendo buenos dividendos, pero hoy por hoy, Beatriz tiene puesta la mira en coaligarse con el PRD.

Ya veremos quién encabezará esa alianza, si Minerva, con un trecho cuidado con esmero, o Lorena, que ya anda a punto de dejar la alcaldía.

Alianza mata Alianza, pero lograrla entre PRI y PRD se complica

.

Planta baja del Meliá, en el café Miró; Mariano se ve por primera vez en perspectiva, como complemento de una alianza infalible.

Respecto a los resultados obtenidos  en Tlaxcala por dos casas encuestadoras en la última semana de octubre (Parametría y Consultores y Marketing Político), habrá que percatarse del golpe de timón en el comportamiento de los partidos políticos.

Según Parametría, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) dejó el penoso 12 por ciento, del cual le era imposible salir, bajo la dolorosa premisa de que no se votaría por ese instituto en circunstancia alguna, tras reiteradas demostraciones del caos en el que sus militantes incurren.

Y se situó en 23 unidades.

A varios esta cifra les parece un exceso. Pero es la conclusión a la que llega aquella firma y, mientras no se demuestre lo contrario, pues por lo menos hay que dar el beneficio de la duda.

El PAN, por su lado, no podía encontrar mejor calificación que la dada por Consultores en Marketing Político: 56 de cada cien lo aprueban. Yo creo que por eso más de uno empeñaría su misma alma para ser favorecido como abanderado.

Es descubrir el hilo negro, pero con esta lectura caemos en la cuenta de que es imposible un eventual triunfo del PRD, de no aliarse con el PRI el cual, gracias a la inercia a nivel nacional ha pasado de la tercera fuerza, a una segunda.

De tal forma que hablar de una alianza PRI-PRD nos hará ver en julio de 2010 una elección equilibrada, con enormes posibilidades de que ese binomio –aderezado con la chiquillada – será capaz de hacer lo que Fox con el PRI.

Claro que dicha alianza requiere una verdadera vocación de conformar un equipo que, como están las cosas sería encabezado por una candidata joven, Minerva Hernández Ramos, y secundada por los activos de quien se perfilaría como factor de sacrificio que, a la larga pudiera alzarse con un triunfo mucho más significativo que colocarse los laureles en la sienes.

Acertó. Me refiero a Mariano González, cuyo arrastre es indiscutible entre priístas y un gajo de los perredistas, pero que ya dio de sí y comprobó que sus canicas, quizá no son suficientes. Al grado que, su principal promotor, el responsable de la refundación del PRD, el senador Alfonso Sánchez Anaya, llegó a conclusiones poco halagüeñas para el maduro priísta.

ASA diría al respecto que, en calidad de refundador de su partido tiene que inclinarse por algo con cierto grado de seguridad. Y eso no está ligado al papel del ex alcalde apizaquense, vamos, no garantiza que el grupo político del senador pueda aspirar a un cobijo. Y ya no aguantan.

Veremos entonces qué actitud toma el temperamental criador de reses bravas pues, en su lenguaje parece no existir la palabra humildad y, en consecuencia, resultaría un exceso verlo como un segundo de a bordo en el equipo que piensa ir a la caza de Héctor Ortiz.

He aquí el riesgo de que la elección se componga por tercios y que, el señor González conforme un híbrido de alianza, con el Partido Verde y hasta con Nueva Alianza –son escenarios posibles – con lo que acabará por restar votos a la frustrada alianza PRI-PRD, quitar votos a la apuesta perredista y, por tanto, beneficiar al candidato o candidata orticista-panista.

Y mire que González así lo dibujó en el Miró en una reunión de hace poco, donde no le quedó más que reconocer que el trecho entre él y Beatriz se ahonda, como también se enrarece la posibilidad de que se corone con los colores del tricolor.

A final de cuentas esa cumbre coincide con el resultado de Parametría en la medición hecha en el PRI, donde la alcaldesa de Tlaxcala está por arriba del ex diputado federal.

Una amenaza que Aurora Aguilar pretende consumar con un acto arbitrario

.

Sin ninguna explicación, la encargada del despacho de la Delegación del ISSSTE pretendió correr al Tesorero del Instituto, sólo porque no la apoyó en sus aspiraciones en la asamblea estatal del PAN para elegir consejeros.

La venganza es un platillo que se come frío. Quizá nadie le ha dicho esa frase a la aún encargada del despacho de la Delegación del ISSSTE en Tlaxcala, Aurora Aguilar, quien el pasado viernes trató de despedir de la manera más arbitraria al Tesorero del Instituto.

Sin más explicaciones, la funcionaria federal le comunicó que estaba despedido y que necesitaba su renuncia. La respuesta del Tesorero no pudo ser otra. No le doy la renuncia y si me quiere despedir presente los argumentos que justifiquen la rescisión de mi contrato.

Obvio, la postura del funcionario provocó, como ya es costumbre, la ira de Aurora Aguilar, quien aún así decidió enviar a las oficinas centrales del ISSSTE la baja del Tesorero del  Instituto, pero sin que ese documento fuera acompañado con la renuncia o los motivos jurídicos para despedirlo.

La decisión de Aurora Aguilar no sólo llama la atención por la prepotencia con que hace las cosas, sino porque demuestra que como política es una intolerante que se deja guiar más por el hígado que por la cabeza, además de que es incapaz de aceptar su derrota en los procesos internos del PAN.

Y me explico, en la pasada asamblea estatal del PAN para elegir consejeros, la funcionaria federal amenazó a los empleados del ISSSTE que asistieron a ella con despedirlos si es que no apoyaban a su grupo, amenaza que intentó cumplir el pasado viernes.

El Tesorero apoyó al grupo identificado con la ex diputada federal Adriana Dávila y aunque también buscó ser consejero estatal, no obtuvo los votos suficientes para ganar una posición en ese órgano partidista.

Lo peor es que Aurora Aguilar podría enfrentar la segunda demanda ante la Procuraduría General de la República por su actuación como funcionaria del gobierno panista de Felipe Calderón Hinojosa.

En la actualidad, se integra una averiguación previa por abuso de autoridad, misma que presentó en septiembre pasado Rafael Andrade, quien se desempeñaba como subdirector Administrativo en la delegación del ISSSTE.

Ese ex funcionario argumentó en su denuncia que el pasado 31 de agosto fue desalojado de manera violenta de sus oficinas por Aurora Aguilar y los guardias privados de seguridad. También recibió una serie de amenazas por parte de la funcionaria.

El Tesorero junto con otros funcionarios y personal de la delegación de ISSSTE podrían presentar varias denuncias contra Aurora Aguilar por el ejercicio indebido del servicio público, las cuales de prosperar serían el pretexto que necesitan en México para darle las gracias, sobre todo ahora que se conoce su perfil psicológico, el cual, le juro, le daría miedo al mismo Dr. Hannibal Lecter.

La candidatura del PRI al gobierno de estado una prioridad para Mariano

.

Mariano González ya aprendió y no cometerá los errores del pasado, por lo que trabaja en las alianzas que le permitan cumplir su sueño de gobernar Tlaxcala.

Mariano González está decidido a conseguir no sólo la candidatura del PRI al gobierno de Tlaxcala, sino hacer realidad su sueño de dirigir los destinos del estado, de ahí que cada día está dedicado a tejer las alianzas que le permitan sumar más voluntades a su causa.

El ex candidato a la gubernatura no cometerá los mismos errores en los que incurrió en la pasada elección cuando perdió frente al actual mandatario estatal Héctor Israel Ortiz, por lo que busca que su nominación tenga el respaldo de diferentes grupos y sectores de la sociedad tlaxcalteca.

Aunque tiene información de que la líder nacional del PRI, Beatriz Paredes, impulsa y apoya las aspiraciones de la actual presidenta municipal de Tlaxcala, Lorena Cuéllar, lo cierto es que el ex diputado federal presionará para que el candidato sea electo en una consulta abierta o en una asamblea de delegados.

A diferencia de otros aspirantes a la gubernatura de Tlaxcala, el priista por el momento no está preocupado en su posicionamiento, sino en asegurar su nominación como aspirante del PRI. Sabe que los ciudadanos del estado lo conocen y que en una intensa campaña mediática de corto plaza recuperara su presencia entre los electores.

Si la alcaldesa de Tlaxcala, Lorena Cuéllar, quiere contender por la gubernatura en los comicios de julio de 2010, tendrá que mandar señales más claras y contundentes a los priístas y electores de estado, porque quizá su posicionamiento no sea suficiente para obtener la candidatura.

Es decir, para enfrentar al PAN en Tlaxcala que es gobierno, se requiere de una estructura y operadores en todo el estado, elementos que si se ven en la estrategia de Mariano González y no en la de Lorena Cuéllar.

Hay que tener presente que el PRI viene con un impulso a nivel nacional que lo hará competitivo en Tlaxcala y quienes piensen que en julio no dará la batalla por la gubernatura está equivocado, de ahí que la prioridad de Mariano González sea la de lograr la candidatura.