[xyz_lbx_default_code]

Archiv para junio, 2009

La congruencia de Beatriz

.

Qué tentador sonaría para cualquiera que, se le mencione como precandidato a la Presidencia, pero a Beatriz, esas loas no la extravían.


Me parece sano el que la licenciada Beatriz Paredes Rangel haya definido su futuro, alejándose de la candidatura a la Presidencia de la República, aunque augurando un tiempo indeterminado al frente del partido, incluso formando una vez más parte de la Cámara Baja.

Paredes es congruente entre el discurso y su acción, pues a qué político no le gustaría que lo mencionaran para semejante desafío. Recuerdo muy bien la manera en que puso quieto a Fidel Herrera Beltrán, cuando este descargó su antipatía por Enrique Peña Nieto, ofreciendo a la tlaxcalteca su respaldo ante su eventual candidatura.

Pero la respuesta lo dejó frío. Fue algo así como, “no pierd el tiempo, en el PRI ya tenemos pre candidato”. La alusión al género planteada por Beatriz, exhibió consigo mismo al mandatario jarocho y desde entonces –hace varios meses – ya la mujer se descartaba, aunque no pocos impulsaban la idea.

El que la actual presidenta del PRI opte por buscar al mejor prospecto, al más fuerte, que garantice un buen resultado para la causa tricolor, fungiendo ella como imparcial dirigente es uno de los deslindes más importantes que político alguno ha tenido en el actual escenario.

Si la esto beneficia a la figura de Enrique Peña Nieto, la actitud de la lideresa Paredes Rangel será reconocida como la de una mujer a la cual los reflectores poco tientan, capaz de hacer a un lado la natural debilidad humana cuando alguien apunta al superlativo en su desempeño dentro de este oficio.

Y conste que también deja libre el camino a personajes como Manlio Fabio Beltrones, cuyo liderazgo jamás fue regateado por la de Tizatlán, pero con críticos, como Manuel Espino Barrientos, dispuesto a dedicar la vida si es preciso, con tal de no dejarlo crecer en su ilimitado propósito.

Es Barrientos quien utiliza la fotografía donde se aprecia a Manlio Fabio, estrechando la mano de un empequeñecido presidente electo, Felipe Calderón, al momento de ofrecer prerrogativas inacabables al entonces empoderado tricolor, en condiciones de facilitar (o no) la protesta que finalmente se efectuó, en ese penoso episodio del que hay quien guarda fotografías posando como pesado lastre a la democracia.

Rosalía Peredo, la senadora panista –por circunstancia – es entre otras personas allegadas a quien Beatriz hizo tal confidencia. Hábil como es, sabedora de que la cercanía con la compañera de género podría significarle la apertura de puertas en el tricolor para el 2010, no desaprovecha el tiempo y se procura las herramientas necesarias para exigir la parte que le corresponda en tanto una aspirante más a tal encargo, y para ello ya dispone de una casa facilitada por la empresaria apizaquense Romilia Espino Barba, a quien hace poco hizo diputada local.

Quien advierta este tipo de cumbres habrá de expresar cuanta sorpresa sea capaz, porque las lideresas que pertenecen a la primera generación no tienen la misma perspectiva respecto al concepto protagonismo.

Una, la actual mandamás del PRI, sabe que encarnar en tal sería un desgastante proyecto, del que hace poco probó la hiel, cuando los gobernadores la emplazaron a dejar el mutismo tras la estrategia descalificadora de Germán Martínez, gracias a la cual al PRI lo bajaron varios puntos del extraordinario posicionamiento logrado merced a los buenos oficios de la tlaxcalteca, combinados con el desencanto con el papel de Calderón.

Pero no todos piensan igual. A Rosalía Peredo ya le dio por movilizar a sus huestes. Prepara los hierros, forja los escudos y afila las lanzas. Lo hace alejada de aquella alianza ciudadana que tanto le produjo en los seis años que están por terminar.

Hoy mira hacia otro horizonte. Una nueva forma de negociar se avecina. Parece que los activos del campo le fueron mermados con una estrategia centrada en los fertilizantes y su entrega directa, sin oportunidad de negociarlos como moneda de cuño corriente.

Ya veremos hacia donde se inclina la balanza.

Por lo pronto, sea la admiración lo que domine a los conceptos vertidos en torno a las acciones y decisiones tomadas por las mujeres de la política tlaxcalteca, que ya superaron los límites de lo local.


El resultado que se palpa y lo que hay atrás de las decisiones

.

Estamos a una semana de la elección federal y las acciones oficiales y partidistas muestran su contenido, clara y diáfano.


Sería temerario suponer que existe colusión entre radiodifusores y autoridades de Tlaxcala, pero cuando uno se encuentra con que la XETT dedicó 72 por ciento del tiempo a partidos al Social Demócrata, se piensa mal, muy mal de quienes tienen las pautas en sus manos.

Ya sé que unos echarán la culpa al IFE y otros también y que a final de cuentas será la mejor coartada, sencillamente porque es lo más cercano a la verdad. Hay que ver si aquel 72 por ciento del que disfruta el PSD obedece a la pauta oficial y en su caso –que es muy probable – la causa por la que tuvieron que sacrificar a PRI a PRD, en vista que el PAN, en Tlaxcala, está por encima de cualquier competencia.

A una semana del importante compromiso con las urnas nos queda claro que lo más probable es el arrasamiento de los tres distritos por parte de los candidatos del albiazul como una necesaria acción que el panista Héctor Ortiz desarrolla en afanosa búsqueda de la embajada que le permita ver su obra en perspectiva y colocarse como uno de los más añosos colaboradores cercanos del Presidente.

Falto del principal activo del calderonismo –que es la juventud – sin embargo el gobernador de Tlaxcala conseguirá con la suma de tres diputados tres a la causa del michoacano un peldaño más hacia la cumbre de los afectos de este, y lo está aderezando con la solidaria suma a de Daniel Herrera Murga a la inexorable derrota de la candidata panista a la gubernatura de Colima.

Quizás por la avanzada edad y los problemas propios de alguien que busca la exclusividad, al secretario de turismo le asentó el clima de las tierras colimenses donde, a lado de Juan Carlos Rico Rondero, entre otros, encarna la otra cara de la moneda respecto a lo que se vive aquí en Tlaxcala.

No es lo mismo arrasar en una elección federal, a perder, pese a los grandiosos deseos de sobresalir y la recomendación de alzar la mano lo más que se pueda para que los operadores del calderonismo se den color de quiénes se solidarizaron con la anticipada desgracia panista en aquella pequeña entidad, así como para anotarlos en la lista de meritorios, junto a quien determinó que se trasladasen a esa paradisíaca tierra.

Y mire cómo se arreglan las cosas. Herrera Murga sencillamente no cabía en Tlaxcala… ya ve que su histerismo lo hace un sujeto peligroso y hasta desdeñoso, como bien pude dar cuenta un señor de apellido Pérez Carro, quien hubo de traer en su boca el zapato de Daniel cuando este, de gira por España y en un hotel Meliá, lo arrojó a una sala donde la presencia de muchos resultó humillante para el subordinado de la Sectur, obligado a ir como un perro a recoger la prenda.

Yo creo que esos excesos hicieron que el director de la orquesta tomase la decisión de mantener a Daniel a buen resguardo pues lo que menos le conviene en este momento son los conflictos. Entonces, lo subió a un avión, lo envió al paraíso colimense y le dio la bendición para que aquí no estorbara.

Ahora, otro grupo que logró ascender al nivel que con afán buscaba es el encabezado ahora por Raúl Cuevas Sánchez, inminente procurador general de Justicia de Tlaxcala, a quien las cosas le facilitaron la llegada a una de las áreas estratégicas del gobierno en un tiempo muy especial, como lo es el fin del sexenio.

Enhorabuena al flamante señor procurador y que sea su sencillez la constante que le acompañe en esta formidable aventura de poder.

Perdón por el adelanto, pero, qué le podemos hacer cuando enfrente le ponen a alguien como Cesareo Santamaría, tan de plano cándido (por no decir otra menos tierna) para que los señores diputados tomen la decisión.


De cómo Ortiz desmitificó a Beatriz… superó el alumno a la maestra

.

Viene la dirigente tricolor a gritar a su otro subordinado que no se pase… que lo estará vigilando… ¿de algo le servirá?


Los bonos de Beatriz Paredes incrementaron su valor tras el debate con los dirigentes del PAN y del PRD, organizado por Televisa. Y así, con ese mérito en la bolsa tiene agendado venir a Tlaxcala, al cierre de campaña de su amiga Blanca Águila Lima.

El detalle es relevante, primero porque se advierte que la esperanza del tricolor está puesta en la dinámica dirigente sindical de trabajadores de SESA –a diferencia del burocratizado Benito Hernández y el obsoleto Justino Hernández, del 02 y 01 respectivamente.

Y también llama la atención porque Beatriz vendrá a su tierra a advertir a su ex aliado Héctor Ortiz que no está dispuesta a consentir excesos.

Anticipamos que con uno de los memorables discursos de la huamantleca , esta advertirá a su ex secretario particular que la política de rompe y rasga no la van a aceptar los tricolores. Que la llamada elección de Estado no le mete miedo a los militantes del PRI y que estos disponen de una estructura amplia y suficiente para cuidar que en las casillas no haya actos de mapachería.

Esto nos permite llegar a las siguientes hipótesis:

1.- Que la estructura de la que tanto presume el PRI, en manos de políticos como Benito Hernández, no es más que una leyenda pues, el ex alcalde de Tlaxcala colocó a personajes tan holgazanes en su equipo que, para qué quiere enemigos.

2.- Que la única causa con una estructura con diversos orígenes partidistas pero todos convencidos de votar por la candidata y su partido, es precisamente la abanderada por el tercer distrito, quien garantizó activistas al tricolor, lo mismo de su sindicato que de otros gremios, organizaciones y hasta partidos como el PS de Rosalía y próximamente Convergencia.

3.- Que sin la sangre nueva entre sus filas el PRI está destinado a ser sepultado por esa desdichada combinación que les asiste a sus militantes: cinismo-soberbia-suficiencia.

4.- Que en Tlaxcala, Beatriz Paredes pasó de ser la cacique a una simple dirigente, desmitificada por su pupilo, Héctor Ortiz, en el esquema aquél de que el alumno superó al maestro.

Desencuentros en el ISSSTE

María Tanivet Ramos Reyes publicó en Reforma un desplegado para quejarse porque fue despedida tras seis semanas de laborar en el ISSSTE. Afirma que la delegada, Aurora Aguilar tenía reservada esa plaza para una amiga suya.

El evento, nada agradable para los altos mandos del instituto no deja de analizar todas las aristas; desde el marcaje personal que sobre la delegada ejerce la diputada federal Adriana Dávila Fernández, hasta la ganancia a río revuelto de personajes surgidos de la nada, como la señora Tanivet, con la solvencia suficiente para pagar un desplegado en el periódico más caro del país.

Al PAN le provoca nausea el desamor entre sus militantes y la sinrazón cuando se trata de mostrar influencias y alcances. Teniendo proyectos que demandan su cohesión, es bien socorrido anteponer cuestiones hasta de carácter hormonal en lugar de hacer frentes comunes contra aquellos que ya les comieron el mandado.


La cruz de los retrasos, ó de cómo comenzó a caer el Secretario de Salud

.

Un secretario que demora cuatro meses en entregar un quirófano es igualito a los que permitieron hacinar niños en una bodega. No sirve.


La protesta de trabajadores de la Secretaría de Salud en contra de las actitudes burocráticas de los altos mandos en el organismo es una buena oportunidad para que el secretario, Constantino Quiroz Pérez, el de las risitas burlonas que se convirtieron en súplicas para que no le crucifiquen, se quite los guantes de box.

Desde que llegó al principal escritorio de SESA, el médico Quiroz Pérez, no ha desperdiciado el tiempo para multiplicar enemigos. Tiene a decenas de proveedores haciendo fila como si fuesen limosneros, a pesar de que ya prestaron bienes y servicios, tal y como lo hacían antes, cuando sí les pagaban.

Hoy, sin embargo, son otros tiempos. Se hacen nombramientos paralelos para conservar el poder, se presumen obras que ni siquiera han iniciado, en pocas palabras se privilegia la política del enfrentamiento y se da licencia a funcionarios, altos y de medio cuño, de hacer alianzas perversas, muchas de ellas disfrazadas de romances.

Es decir, la Secretaría de Salud de Tlaxcala vive tiempos de descomposición que presagian el inicio de un inexorable desplome a falta de liderazgo, conocimiento y acertividad.

Entonces, sobreviene el pánico: “no me crucifiquen”, dice un desdibujado secretario a los trabajadores indignados porque parte de esa política del enfrentamiento tiene que ver con disponer de su propio tiempo, claro en forma arbitraria, hasta para entregar obras como el quirófano y la sala de urgencias del Hospital General.

Sabrá que su crucifixión es precedida por cientos de acciones o inacciones delatoras de un sujeto disperso tan, pero tan ajeno al medio en el que ocupa el lugar más alto que fue incapaz de reconocer que el brote de influenza se generó en el municipio de Ixtacuixtla, del cual es originario. Así lo consignó oportunamente un diario local. El señor Constantino prefirió guardar silencio.

Tal vez supuso que el silencio prevalecería cuando al triplicar presupuestos como el las obras del Hospital General y no entregarlas, nadie iba a alzar la voz.

Se equivocó.

Dejar hacer y dejar pasar en un funcionario de su envergadura es demoledor para el Estado.

¿Sabe usted los mecanismos a los que personal de Salud tiene que recurrir para atender pacientes anta la falta de la sala de emergencias y del quirófano del principal nosocomio público de la entidad?

Pues sí, recurren a acciones básicas, como arrancadas de una lóbrega página de la Revoución Industrial, cuando a los enfermos se les apilaba en pasillos, aguardando su muerte como mejor solución ante la falta de medicamentos y de instalaciones.

Lo peor que las instalaciones ahí estaban, “al 99 por ciento”, según lo asegura el medicazo de Ixtacuixtla.

¿Por qué entonces no se ponen a funcionar si han pasado más de 30 semanas de la fecha en que deberían ser entregadas?

Por la indolencia que le asiste.

Tomemos en cuenta que funcionarios así como el señor Quiroz Pérez, hoy son crucificados por haber permitido hacinar niños en la bodega sonorense que a la fecha ha cobrado cuarenta y siete vidas.

Sabe usted, este tipo de funcionarios difícilmente va a ascender a un primer plano. Pertenece al corredor de las macetas, al creciente mundo de los mediocres, al gremio de los indolentes.


De luchadora social a luchadora de la triple A

.

La neta que ocasionó a la panista Rosalía Peredo dar los votos de su PS al PRI; ó, la tarde de las cachetadas…


Qué ocurrirá con la senadora panista Rosalía Peredo Aguilar. Cíclicamente tiene cambios de actitud evidentes de alguien o convenenciero o visceral. Y son los procesos electorales cuando más se le advierte esa actitud.

En esta elección ordenó apoyar a la priista Blanca Águila Lima, de ahí que sus seguidores del “Partido Socialista”, cuyo registro le regalaron hace poco, trabajan para la causa del PRI en Tlaxcala.

Usted me puede decir que cada quien hace su voluntad respecto al destino de los votos de sus seguidores. Pero no olvide Rosalía al PAN como el partido que la llevó al Senado. Y ya se de su desgastado discurso en el cual afirma que nada es verdad ni es mentira; todo es según el color del cristal con que se mira….

De luchadora social-invasora de haciendas se convirtió en legisladora del partido de los empresarios. Y en esos días se cansó de platicar sobre los libros acabados de leer en los cuales los políticos con tendencia socialista, resultarían chafas si no se colgaban el milagrito de pro empresarios, pues así lo dictan los cánones con los que ella rige su actuación.

Pasaron tres años y hoy, a esos cientos de simpatizantes suyos que conforman al Partido Socialista los envió a apoyar a la adversaria de la panista Perla López Loyo.

Cualquier miembro de Acción Nacional atribuiría al pragmatismo de semejante ser el drástico cambio de dirección en los muchachos comandados por ella para asegurar un botín de carácter político.

Pero no fue así. Fíjese que tal decisión obedece a una sesión de cachetadas, vulgares cachetadas intercambiadas entre la seño Rosalía y la seño Perla López Loyo. Hasta uno se pregunta si esas seños tienen la calidad moral para representarnos en el Senado (una que ya está y la otra que va para allá).

Corrían las campañas de 2006. Por orden del gobernador Héctor Ortiz, todos los candidatos debían hacer proselitismo juntos, para ahorrar lana. Pues resulta que en uno de tantos actos de campaña se van encontrando ambos personajazos y sin pedir autorización al respetable, se fueron haciendo de palabras y, de estas pasaron a las acciones.

Y al ritmo de la cumbia de los luchadores… el santo, el cavernario, blue demon y el bulldog…, la émula de la luchadora de los precios bajos y candidata a diputada federal(o sea Perla López Loyo) se le va a la papada a la entonces gemela de Paquita la del Barrio.

Y que la descuenta… y sus reflejos fueron tan rápidos y furiosos que doña Rosalía no pudo reponerse. Corren versiones que hablan de escenas dantescas, caras de susto, ríos color púrpura, pero la mera verdad es que la agilidad de doña Perla se impuso a la sosedad de doña Rosalía.

De aquellas cachetadas proviene la orden para dar los votos del popular Partido Socialista (ajá) a la abanderada del PRI, Blanca Águila.

La muy hábil Rosalía ganará entonces por partida doble. Primero quedará bien con su supera amiga Beatriz Paredes, de quien ya se dio cuenta cómo aprecia a Blanca. Y en segundo lugar, supone que ya todos nos olvidamos de aquel intercambio de metralla entre ambas estrellas pugilísticas que con todo y el papelazo ante el respetable, de todos modos insisten en la posibilidad de contender por la candidatura al gobierno de Tlaxcala.

Por eso, es importante que entre las obras de gran impacto propuestas por las autoridades para financiarlas con los millones que preste Banobras, la edificación de una arena de lucha libre operada por el dueño de la voz más tipluda de la radio y la televisión, llamado Arturo Rivera, sí el del negociazo de la triple A.

Y cada fin de semana, la lucha estelar deberá ser protagonizada por la senadora todavía en funciones (¿todavía?) y la diputada que quiere ser (¿otra vez?).


Frases aristotélicas en el proceso sucesorio de la PGJET

.

Nadie iba a exponer al doctor Leopoldo Zárate a cualquier tipo de comparecencia… y es que a veces era medio cuatrero…

Pocos se habían puesto a pensar en que los afectos del gobernador Héctor Ortiz, se verían tan afectados para tomar la decisión respecto a quién ha de ser el más indicado para llenar el hueco que dejó el doctor Polo Zárate Aguilar, un día en que recibió la instrucción y, tan obediente y cándido que es, la acató, aunque en ello le fue el final de su carrera porque las cosas no se hacen de una manera tan pero tan alejada de la ley.

Se trataba, nos dicen, de no exponer al hoy ex procurador, a cualquier tipo de comparecencia pues, tal vez por su extremo nivel académico, a veces era medio cuatrero. Digo, eso no es malo, a todos los grandes les llega a pasar. Claro, no con tanta frecuencia pero. Pero aquí lo bueno es que dicho personaje ya regresó a las aulas a seguir poseyendo las mismas ventajas de los sabios sobre los ignorantes que los vivos sobre los muertos.*

Más de una vez recuerdo rostros de frustración en connotados funcionarios de la PGJET quienes equivocadamente pensaban que la circunstancia les facultaba para pensar con un poco más de claridad de lo que atinaba a hacer el agradable doctor don Polo. A lo mejor por dicha causa a esos inquietos subordinados, el hoy ex procurador les aplicaba la siguiente reflexión aristotélica: Así como los ojos de los murciélagos se ofuscan a la luz del día, de la misma manera a la inteligencia de nuestra alma la ofuscan las cosas evidentes.

Como puede usted darse cuenta hoy estamos muy motivados por el inminente movimiento que ha de darse en la Procu y porque esos afectos a los que nos referíamos al inicio de este texto se hallan en un terrible dilema y seguramente han de llevar al ciudadano mandamás a recurrir a la filosofía de Aristóteles, por cierto, evocada a cada momento por Don Polo.

En los afectos del ciudadano, Joaquín Arturo Rojas Díaz y Raulito Cuevas Sánchez, se hallan dentro del esquema siguiente: La virtud es una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por exceso y el otro por defecto.

Pido que no se vaya a entender que ambos sean malos, pero a lo mejor entre ellos dos puede surgir algo menos malo, así como lo plantea el sabio en esta que es una de sus más respetadas aportaciones al lado pensante del ser humano.

Lo que no entiendo es por qué tardar tanto en una decisión tan delicada para el Estado. Se trata del abogado del mismo, aquél que ha de cuidar que los negocios del gobierno jamás se vean trastocados por el furtivo actuar de los tunantes que no escasean para desgracia nuestra. En este contexto a Ortiz sólo le queda aplicar lo siguiente: El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice.

Muy bien, estoy de acuerdo pero que no se la aplique tan de a de veras porque ya nos tiene muy inquietos. Digo si así está de misterioso con la terna del procu, qué les depara a los inquietos grillos de la talla de Enrique Padilla o de Rubén Flores Leal, con sus húmedos sueños de poder. Qué será del temperamento de los que se sienten con el derecho de inscribir su nombre en los anales del estado como aquellos capaces de la enmienda –a la que ya nos cansamos de esperar y esperar.

Y como a esa inquieta turba le conviene estar quieta, ahí les va a manera de conclusión una más de las frases aristotélicas para que se les vaya el sueño y dejen de estarnos molestando con sus tremendas ganas de figurar: Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.

Colima, Herrera Murga, Beatriz Paredes… ¿le dicen algo estas palabras?

.

No es lo mismo mandar a Daniel a Colima que a Enrique Padilla a Guerrero… es como el ser y el no ser…


Consejo y tostón del panismo-orticismo de Tlaxcala a la mega urgida campaña de Martha Leticia Sosa Govea, a gobernadora de Colima es, digamos el valor agregado que el hábil aunque no menos añoso gobernador ex priísta, Héctor Ortiz, aporta a la relación con el calderonismo, a cuyo auto promovido baluarte, hemos dejado de ver y escuchar, como resultado de su inmolación para evitar, a la espiral descendente a la que le lleva el peso de su boca, como al pez que por ese órgano, muere.

Ello es sinónimo de lo sobrado que anda esta administración en los temas electorales para salir a la conquista de nuevos territorios, ya sea en tanto plazas receptivas a la labor de personajes como Daniel Herrera Murga, uno de los más connotados mapaches del orticismo, al cual le conviene hacer boxeo de sombra mientras llega 2010, cuando se dé la hora de la verdad.

Será a partir del lunes seis de julio cuando, a todo vapor se manejen con mayor ahínco los nombres de quienes quieren ser el sucesor de Héctor Ortiz. Mientras llega la fecha, Daniel “el travieso” Herrera Murga le anda asestando puntapiés al pesebre del cual se surtió prácticamente toda su vida de priísta, a la zaga de Beatriz Paredes.

Hoy, sin embargo, son otras las órdenes, otro el directorio y ya ve, la agenda es muy distinta. Mas la eficacia es la misma. Digamos que cumple con el perfil requerido para dar la batalla. Es una ficha más del prianismo del que, cosa extraña, el PRI es factor de sacrificio y el PAN, empoderado, recurre a todo con tal de ganar, recuperar y arrebatar, si así fuese necesario.

Sentarse a la modosita mesa del Presidente sería muy incómodo para el mandatario que el fin de semana así lo hizo, a invitación de su compadre Rolando Romero a comer tacos de carnitas. He ahí el ambiente propicio para que se sienta bien. Pero eso de andarse codeando con los aseñoritados ministros del sexenio no resulta atractivo. Mejor sería demostrarles otras artes, en las cuales andan en pañales, una de las cuales puede ser el mapacherismo.

Créame que a estas alturas ser operador electoral se acompaña con doctorados y encuestas como las de Gisela Rubach, acompañadas por sugerencias tan precisas para alcanzar el éxito que, por eso a la europea se le considera la gurú del priísmo. Guardando la proporción –sí porque ella es una académica y Daniel es un mapache cínico – los dos aportan importantes resultados a la causa que se les encargue.

Pero en el caso de Colima la senadora panista con licencia, Martha Leticia Sosa Govea, es un caso difícil. Creo que aquí el PRIAN poco tiene que hacer contra un PRI definido y fortísimo a la sombra del gobernador Silverio Cavazos Cevallos. Gracias a él, a la fecha su delfín, Mario Anguiano Moreno, quien por cierto no es santo de la devoción de Beatriz, por lo que el papel de los tlaxcaltecas con la encomienda presidencial es más que interesante.

Beatriz podría hacerse de la vista gorda y dejar que fructifique un posible juego sucio, única forma de doblegar al candidato tricolor. Y como ya comenzaron a circular los panfletos con descalificaciones, no digo que el autor sea Daniel el Travieso, pero pues quien se siente capaz de decir lo contrario.

Pero también podría sentir que le pican la cresta enviando a un gallo que se hizo en sus corrales. Entonces, creo que lo mejor es no perder de vista el desarrollo de la campaña al gobierno colimense porque, usted ya sabe qué paisano nuestro anda haciendo y deshaciendo con tal de que la sosa Martha se mueva por lo menos unos puntitos.


El PRIAN en todo su esplendor ó, zapatero el cinco

.

En el régimen del aiga sido como aiga sido, qué tanto es revolver verde, blanco, colorado y azulito…

Los nuevos tiempos del PAN recurren sistemáticamente al “aiga sido como aiga sido…” y, si para lograr carro completo en Tlaxcala es necesario echar mano de la destacada gurú del PRI, Gisela Ruback, ¿cuál es el problema?

Aquí de lo que se trata, vale la pena. Inscribir el nombre de los personajes empoderados del momento en un acta de eficiencia electoral y hacerse acreedores al reconocimiento presidencial que, será fundamental en la elección de 2010.

Aquí, el movimiento de las fichas del ajedrez no acepta el mínimo grado de error. Se está en búsqueda de dos factores: la continuidad y en consecuencia, la cobertura de espaldas para impedir que un equis, o una equis irrumpa en esta fiesta y ponga en riesgo el importante trecho avanzado.

En esta partida, uno de los caballos del ajedrez es la doctora Ruback, quien actualmente se desempeña como coordinadora de los Diplomados en Mercadotecnia Política del ITAM y, además es directora general de Consultores y Marketing Político.

Su acertividad la hizo consultora de cabecera del PRI.

Y he aquí que me cuesta trabajo entender cómo alguien que se habla de tú con los tricolores del momento, comenzando por la lideresa, Beatriz Paredes Rangel, aplique sus buenos oficios en un territorio panista.

Digo, si usted no tiene inconveniente, esto es el PRIAN en su más pura y extrema demostración y, a nivel nacional ya está marcando el rumbo que deben seguir otros gobernadores, atestados de prejuicios y espantados de hacer cualquier trato que huela a PRI.

Y como van las cosas, Tlaxcala será de los escasos estados donde el conocido “zapatero” aplique en cada uno de los distritos en juego.

Siendo realistas, creamos la mitad del contenido de la encuesta de la doctora Ruback. Pues ni así se podrá alcanzar a los panistas. Esto se trata de una ventaja brutal alcanzada mediante el aiga sido como aiga sido.

Al parecer la ex gobernadora de Tlaxcala, Beatriz Paredes y su candidata, serán factor de sacrificio en este prianicidio, en el que se juega ni más ni menos que el proceso sucesorio.

En perspectiva, esto significa que el año próximo veremos en las boletas por lo menos dos nombres: Minerva Hernández Ramos, del PRD y, Julián Velásquez Llorente, del PRIAN. Digamos que la verdadera lucha se va a dar entre estos dos personajes.

En la esquina de los perdedores yace Mariano González Zarur, cuyo coordinador de precampaña, Rubén Flores Leal, habrá de dejar en el momento más indicado para hacerlo, hombre, por eso, el célebre peseta conoce un solo objetivo en sus intereses: él mismo.

Y tal vez en un PRI del que el fenómeno PRIAN haya extraído la médula que da triunfos en las urnas podríamos ver a Lorena Cuéllar, que, por derecho habrá ganado esa oportunidad.

Pero en esta lucha no se puede descartar a la sorprendente Blanca Águila Lima, cuyo principal atrevimiento fue confrontar al aparato-PAN que ¡vaya si está obsesionado con el zapato!

Recordemos que Blanca es el único proyecto de Beatriz Paredes, pero si el cinco de julio los resultados le son desfavorables, las dos habrán tenido una seria caída y en consecuencia, tendrán que revisar qué es lo que falló.

Tal vez, la señora Paredes habrá cometido el pecado de subestimar a su ex secre particular, hoy todo un gobernador prianista, convertido en el centro de un proyecto que va para largo si es que no se le pone enfrente alguien con suficiente peso, político y orgánico.


Rellenamos con escombro, tapamos barrancas, y luego, ¿por qué nos inundamos?

.

En ninguna parte del planeta hay tanta irresponsabilidad como en Tlaxcala, donde los caprichos del suelo nos permiten ser depredadores con licencia.


Es urgente la valoración de las zonas más riesgosas de Tlaxcala porque, se lo anticipamos, no tarda en registrarse un derrumbe ante las bravas lluvias que irán creciendo conforme pase el tiempo, según estimaciones del Instituto Estatal de Protección Civil.

Las caprichosas formas que toma la zona conurbada de la capital obliga lo mismo a vivir cerca del río Zahuapan que, empotrado en salientes que no son de piedra maciza, al contrario, pueden venirse abajo por el reblandecimiento del suelo, si bien tepetatoso pero, incapaz de librar la intensa humedad registrada debido al temporal.

Basta un vistazo a la parte superior de la capilla de San Nicolás, allá por las oficinas de TELMEX, para ver que una gran residencia descansa sobre un debilitado cerro, formando un verdadero ángulo recto. Pero nadie es capaz de evaluar ese factor de riesgo, seguramente porque la residencia en cuestión pertenecerá a algún potentado.

La avenida Independencia de la Capital es en realidad un largo camino a la orilla del cerro. En ambas aceras registra dos fenómenos: las construcciones enclavadas en desniveles y la especulación que, hace práctica común ganar centímetros al vecino, así sea recortando en forma vertical el terreno donde se levanta su domicilio.

Eso lo hacen los vecinos de abajo. Parecen ignorar que ellos mismos provocan un potencial deslave. Usted sabe que las desgracias tienen los orígenes más extraños… y qué tal si un mal día quedan sepultados en toneladas de lodo.

Vivir en la colonia Adolfo López Mateos (por el recinto ferial) implica convivir con un río habitualmente escaso de caudal pero, maloliente porque arrastra descargas criminales lo mismo de aguas negras que, de aguas utilizadas por la industria, río arriba.

Pero cuando se abaten trombas como la de este miércoles, cuando nos hacemos pequeños ante la furia de la naturaleza y vemos que el río ese sin mayor importancia se convierte en un monstruoso caudal, entonces toca la responsabilidad a nuestra conciencia.

Y justo en ese momento nos damos cuenta que habitamos la zona menos recomendable. Vemos flotando el colchón, la comida del perro, los papeles importantes y, nos arrepentimos de no hacer caso a las recomendaciones de las autoridades que, aquí entre nos, blandengues como suelen ser, son incapaces de decretar zona de riesgo a esta parte de la capital… nombre, capaz que los dueños los cuelgan del árbol más alto.

He ahí el fondo del problema: la especulación.

Hace unos meses atestigüé como un particular se apropió de una barranca que daba salida a las aguas almacenadas atrás de “La Virgen” en San Gabriel Cuautla, justo donde se unen la avenida Ocotlán y la Independencia, en un caprichoso nudo.

No hubo fuerza humana capaz de persuadir al individuo en cuestión de dejar por la paz a la barranca. La llenó de cascajo y, le puso el consecuente letrero de “se vende”.

Esta práctica, nos hace un pueblo de quinta y no la capital que debiéramos ser. Y se nos invita a la misma mesa donde comen alcaldesas de la talla de Blanca Alcalá, pero aquí nos conformamos con ver cómo somos capaces de destruirnos, desafiando al temporal, a nombre de nuestra debilidad por quedarnos con lo que no nos pertenece o, de plano, arrebatárselo a la naturaleza.

Somos unos depredadores estimulados por nuestras autoridades.


Agentes federales, estatales, municipales y de migración, en la mira

.

Aventurarse a cruzar México es un infierno que hace ganar 50 millones de pesos a los secuestradores de migrantes.


El paso de migrantes centroamericanos por el estado de Tlaxcala, no solo deja ganancias para funcionarios de migración y policías, federales, estatales o municipales, sino hasta a particulares que convierten sus casas, muy pobres, en sitios de alojamiento temporal, donde alimentan, lavan la ropa y hasta conviven con estos vecinos nuestros a los que nos da por ver tan abajo, como a nosotros nos pasa con los gringos.

Ellos y el valor que se cargan, para viajar en los furgones de la bestia, como muchos llaman al ferrocarril, cuyo traqueteo sobre los añosos rieles ha adormilado a decenas que, incapaces de sobreponerse a las larguísimas jornadas, en ocasiones quedan cubiertos por toneladas de las diversas cargas transportadas por este medio.

Otras, han caído en mala forma a los pies del gigante de acero y han sido cortados, mutilados, a veces muertos y otras más que eso, porque ante un sufrimiento semejante sobreviene la indolencia de nosotros los mexicanos, a quienes se nos vendió la figura del mara tatuado, capaz de arrancar las entrañas de su propia madre, como condición para iniciarse en alguna de las versiones de las pandillas esas, como si así fuera la generalidad de los salvadoreños y hondureños y guatemaltecos y hasta provenientes del Brasil.

Es una de tantas versiones infernales de la pobreza en grado extremo que a cualquier guardia lo hace secuestrador y a cualquier ciudadano soplón, por el solo hecho de hacer una especie de cobro de factura por los pésimos tratos que nosotros recibimos de aquellos hasta organizados como cazadores para llevar nuestras cabezas a manera de escarmiento para que el medio millón anual de paisanos lo piense bien antes de aventurarse en los desiertos compartidos.

A los municipales de Apizaco les causa un placer muy de ellos el cazar a los centroamericanos. He sabido de vejaciones de mujeres, incluso embarazadas quienes, sabrá Dios porqué decidieron aventurarse al averno este, donde los demonios portan placa y los ángeles son escasos, tanto, que hay casas de seguridad en las cuales, salvadoreños han tenido que esperar hasta 73 días para ser liberados, claro, siempre y cuando sus familiares hayan enviado entre mil 500 y dos mil 500 dólares en promedio que, al año, hacen algo así como 50 millones de dólares, tomando en cuenta que los afectados fácil llegan a 20 mil, según estimaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Es urgente que las autoridades reciban la información directa de ese organismo y, sobre todo, que los castigos ejemplares se apliquen a esos servidores públicos capaces de utilizar armas, patrullas y uniformes para intimidar, violar, secuestrar y luego, liberar a estos vecinos nuestros que, muy caro pagan su osadía de vivir su versión propia del sueño americano.

Qué será de quienes perdieron sus piernas en el intento. Y de aquellas mujeres que tras el reiterado ultraje, resultan preñadas. Qué opinarán de los mexicanos los familiares de mujeres y niños vendidos a zetas y maras por unas cuantas monedas, como parte de un asqueroso ritual de corrupción efectuado por nuestros “ejemplares servidores públicos”.

De no ser por la enérgica queja de la CNDH seguiríamos con los ojos cubiertos, viéndolos sí, a bordo del tren como si fuesen pajaritos, como si viajar semanas, meses, asidos al acero de los furgones, fuera motivo de diversión.

Alguien tiene la culpa de que la pobreza nos llegue al cuello. Y desgraciadamente el hilo se rompe por lo más delgado, obligando a pagar a los pobres por los excesos de quienes se sienten los dueños del mundo.