[xyz_lbx_default_code]

Archiv para abril, 2009

Lorena Cuellar, la chilindrina, y… ¿Benito Hernández, de Peluchín?

.

lorena cuellar de chilindrinaAhora, a la alcaldesa de Tlaxcala, Lorena Cuellar Cisneros, le salió lo cómica. Ataviada como la chilindrina, encabezó la celebración del día del niño.

Ver a la autoridad capitalina en un entorno de frivolidad resulta grotesco cuando surge la sospecha de que no es el divertimento de los infantes lo que la mueve a caracterizar a la chilindrina, sino un desesperado acto por posicionarse como aspirante a gobernar Tlaxcala.

Recuerdo que a Tulio Hernández le daba por hacerla de mamarracho, sobre todo cuando andaba con exceso de pulques, que una vez Linda Marina Munive, se colocó tremendas pestañas para ver el carnaval de Chiautempan.

Y todas esas experiencias no fueron positivas. Al contrario, en el caso de Linda Marina, hoy candidata plurinominal a diputada federal, incrementaron la sospecha de su ingobernable afición a las bebidas alcohólicas.

lorena cuellar cisnerosUno se acostumbra a la formalidad de las autoridades. Atestigua que así, en un marco de seriedad republicana, alcaldes, diputados, gobernadores, logran avances importantes con discursos memorables.

Cuando uno escucha evocaciones a la progenitora: “Gracias mami…”, o recuerda a una alcaldesa haciéndola de virgen en una pastorela (claro era Lorena, que hoy la hizo de la chilindrina) no tiene más alternativa que advertir la falta de ideas, con el consecuente uso de muy lamentables caracterizaciones.

Imagine usted al gobernador Ortiz haciéndola de Ñoño, y a Domingo Fernández de El Chavo; a Benito Hernández, del perrito peluchín chin chin y a Adriana Dávila, de Doña Florinda.

Sería un escenario patético, solo comparable con la cara de sorpresa y risa a la fuerza de los colaboradores, cercanos y no tanto, de la alcaldesa, los mismos a los que disminuyeron sus ingresos, los mismos a los que traen cortos porque antes entraban y salían de la alcaldía como los borrachos de las cantinas.

De repente, la responsable de todos esos cambios, aparece ante ellos, con el traje de la chili, y canta peluchin chin chin, peluchón chon chon, mi perrito chiquitín…. No pues más de uno salió huyendo de semejante surrealismo.

Automedicarse es provocar un suicidio

.

La secretaría de Salud, en Tlaxcala o, en cualquier estado, no puede enfrentar la mínima improvisación. Es un engranaje que debe funcionar a la perfección porque cualquier falla generaría muerte.

Y tienen que aceptarse las carencias. Seamos honestos. No contamos con áreas de aislamiento. Así que en caso de que el brote de influenza porcina, que a este momento mantiene a cuatro bajo observación, ya nos puso a trabajar a marchas forzadas.

Es, en este momento, cuando autoridades y trabajadores deben superar sus diferencias, de colores y de pensamiento, porque nada más hay un objetivo: dar la batalla al enemigo mutante H1M1 que se originó en Perote y que a estas alturas ya habrá constado la vida a cerca de doscientas personas en todo el país.

Es hora de recordar que en materia sanitaria los mexicanos tenemos de donde echar mano, tratándose de personajes eficientes. Uno de ellos, Julio Frenk, con toda seguridad el mexicano con más autoridad para opinar sobre la emergencia.

“Es una situación muy seria, pero que la estábamos esperando; la comunidad mundial se había estado preparando para esto con la constitución de reservas estratégicas de medicamentos y con los pasos claros par enfrentar la emergencia”, dijo el ex secretario de salud a la cadena CNN.

Cuando Frenk señala que ya nos estábamos preparando, necesariamente tengo que dirigir la mirada al sector salud de Tlaxcala y preguntarme si la labor de preparación se tenía en esa instancia de acuerdo con lo planteado por el especialista.

Y llego a conclusiones. Como aquella que me sugiera falta de continuidad en las políticas. Cambios súbitos y arbitrarios que se dan como acciones del grupo del secretario en turno y no toman en cuenta el perfil del personal ideal.

Ayer, el actual secretario, José Ángel Córdoba Villalobos, había reconocido 149 muertes cuya causa fue muy probablemente el virus mutante detectado por primera vez en Perote.

Sobre este tema, el doctor Frenk consideró que los únicos muertos reportados cometieron durante su padecimiento el error de auto medicarse sin conocer la gravedad de la enfermedad que afecta a adultos jóvenes, tal y como lo reporta un informe de trabajadores del Sector Salud de Tlaxcala.

“Ahora sabemos que los medicamentos (antivirales) son eficaces, pero sólo funcionan si se empiezan a usar en las primeras horas después de (la aparición de) los síntomas”, dijo Frenk.

Cuántas veces no ha llegado usted a alguna farmacia y actúa como si de veras tuviera conocimientos de medicina. Recuerde usted que de una decisión tan grave como esta depende la vida de sus seres queridos.

Y, respecto a las decisiones tomadas por las autoridades para enfrentar la crisis, el hoy directivo en Harvard apoyó la capacidad de reacción:

“Las acciones enérgicas, que en un principio podían parecer excesivas, muestran la seriedad con la que se ha tomado el tema. Estamos mucho mejor preparados que cuando el SARS ocurrió, el mundo antes estaba desprevenido, pero las lecciones aprendidas nos ayudan ahora”

Usted debe tener la precaución de informarse con precisión antes de tomar decisiones que pueden cambiar el destino de los suyos.

Y, guardando la proporción, el gobierno también debe procurarse personas bien informadas en estos puestos clave, porque los riesgos que corremos en esta crisis que ya sabíamos llegaría, son mayúsculos.

Y de veras, nadie quiere morir.

Un particular que acapara tierra y multiplica por diez sus ganancias

.

Uno supone que en Tlaxcala serían cosa del pasado los cacicazgos esos a los que llegó a condenarse porque medraban con el patrimonio de los campesinos. Pero al ver el comportamiento de individuos asentados en la parte poniente de la entidad, no queda más que atestiguar el renacimiento de tiempos que se creían idos.

En cuanto las autoridades vieron en la zona de Atlangatepec el lugar ideal para ofrecerlo como posible asentamiento de la refinería de PEMEX, apareció una ínsula opositora que, en cuanto pudo tasó en precio de oro la hectárea.

Y eso no estaría del todo mal si los beneficiados fuesen los legítimos propietarios. Pero cuando uno se entera de prácticas acaparadoras de tierra que, compran barato y venden caro a la voz de, “esto se puede convertir en un San Mateo Atenco”, puede uno vislumbrar que quien esté detrás de tal actitud, carecería de escrúpulos.

Y qué tal si la paraestatal hubiese encontrado en Tlaxcala razones de peso para enviar los casi 10 mil millones de dólares que cuesta la refinería. Pues el primer grave problema  habría sido tratar con alguien que de la noche a la mañana resultó dueño de grandes extensiones, pero que ha podido influir en decenas para tasar en cantidades formidables la tierra donde se habría asentado dicha nueva instalación de Petróleos Mexicanos.

Se trata de Julio González Muñoz, quien de acuerdo con versiones de un creciente número de labriegos, acapara lo mismo la hectárea pagando 30 mil pesos por cada una de ellas, para luego ofrecerlas a 100 mil, que, roba descaradamente 50 kilos por tonelada a los productores de cebada que emplean su báscula para pesar su grano.

En otras palabras, mientras el gremio del campo se esfuerza por actualizarse y las nuevas generaciones ya tienen acceso a mejores estadios de preparación, hay la fuerza retardataria que, instalada en la vieja práctica del acaparamiento que permite ganancias exponenciales a costa de la quiebra de los verdaderos campesinos.

Y todo el mundo sabe que en esta zona de Tlaxcala existe el proyecto del Puerto Seco Multimodal. Mas pocos saben de cómo ha destacado uno solo entre cientos en el arte de los negocios en uno de los sectores más sentidos como lo es el campo.

El caso González Muños no plantea incrementos lógicos. Multiplica por diez sus pretensiones. Tasa a conveniencia en un millón de pesos la hectárea que él mismo adquirió a 30 mil o menos a quienes, inermes sólo ven como uno, solo uno se beneficia a sus costillas.

Es necesario que los diputados y otras instancias que pueden, investiguen el acaparamiento que se da entre Atlangatepec y Buenavista y que, tiene a un solo beneficiario, acumulando amplias extensiones con prácticas que ya deben pasar a la historia.