[xyz_lbx_default_code]

Pesos y contrapesos en Tlaxcala

.

Una soterrada lucha por el control de la campaña de José Antonio Meade Kuribreña es la que se mantiene en Tlaxcala entre marianistas y el actual grupo en el poder. El simpatizante del PRI y ex secretario de Hacienda que busca ser el próximo presidente de México ya generó diferencias y celos que amenazan con generar divisiones en el partidazo.

señorio

 

Sin consultar al actual jefe político del PRI en Tlaxcala y del estado, los marianistas intentaron un madruguete para mostrarse como el principal grupo impulsor de las aspiraciones de José Antonio Meade, situación que fue desaprobada porque está claro que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez no cederá el control de la campaña del virtual candidato tricolor a la presidencia de México.

El ex gobernador Mariano González Zarur mostró una vez más que es un político hábil y mañoso, pues recurrió a uno de sus principales operadores para medir el terreno y conocer hasta dónde se mantiene la lealtad de su grupo político.

Ernesto Ordóñez Carrera, ex secretario de Gobierno en la pasada administración, ofreció una conferencia de prensa para dar a conocer la creación de la corriente priista “Tlaxcala con Meade” que busca apoyar la conformación de una estructura de militantes y ciudadanos que apoyen las aspiraciones del ex funcionario federal rumbo a los comicios del 2018.

Aunque Ernesto Ordóñez intentó desligarse del ex gobernador González Zarur y vender la idea de que se trata de un movimiento alejado de la influencia del hacendado, en los hechos se comprobó que en la mentada red participa la mayoría de los operadores electorales que trabajaron en la pasada administración y que hoy en día se encuentran marginados por el gobierno menista.

Mariano González sabe que su fama pública no es buena en Tlaxcala y por eso optó por la operación soterrada, sobre todo cuando a José Antonio Meade se le busca crear una imagen positiva alejada de asuntos o escándalos de corrupción.

En un solo movimiento el hacendado pudo comprobar que no tendrá el aval del gobernador para hacerse del control de la campaña ni el respaldo financiero para operar la estructura electoral. Mediáticamente fue cuidado por las plumas que alimentó y engordó por seis años, pero eso podría cambiar si insiste en asumir atribuciones que ya no están en sus manos.

El ex gobernador tiene medidos sus movimientos y quizá las reacciones que provocó la aparición de Ernesto Ordóñez era las que esperaba, ya que le dieron los argumentos para acudir con su amigo Meade Kuribreña para hacerse la víctima y quejarse de los obstáculos que enfrenta para operar en Tlaxcala.

Alumno y maestro sostienen una guerra donde cada vez son más notorias sus diferencias. Los pesos y contrapesos ya están en la mesa y sólo falta ver hacia dónde se inclina la balanza.

José Antonio Meade tendrá que decir si juega con el PRI mañoso, corrupto y tramposo que sabe ganar elecciones y que controla Mariano González o con el PRI mesurado, sin escándalos y con un estilo diferente de hacer las cosas que encabeza el gobernador Marco Antonio Mena.

Por lo pronto, me queda claro que el líder del PRI en Tlaxcala, Florentino Domínguez Ordoñez, es una caricatura que nadie pela, de ahí que en la actualidad está convertido en un estorbo para el actual grupo en el poder, pues ni opera ni dirige ni controla nada al interior del partidazo que sigue paralizado y sin ningún liderazgo que imponga orden.

Si así está el pleito por la coordinación de la campaña presidencial del PRI en Tlaxcala, imagínese cómo se pondrá la disputa por las candidaturas al Senado y las diputaciones federales y locales.

Tlaxcala vivirá días de definiciones políticas

.

Salvo que sucediera algo inesperado que frene las negociaciones, lo más seguro es que el Frente Ciudadano por México integrado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano avance y se conozca la repartición final de las candidaturas en Tlaxcala, lo que sin duda provocará las divisiones y confrontaciones internas en esos partidos políticos.

frente tlax

Hasta anoche se daba por un hecho que el PAN se quedaría con la candidatura presidencial del Frente y que el PRD llevaría mano en la designación del abanderado o abanderada al gobierno de la Ciudad de México.

Los partidos que forman parte de esa inminente coalición electoral también modificaron el reparto de candidaturas al Senado y a diputaciones federales, siendo el más beneficiado el PRD que sumó más espacios para su causa.

Para el caso de Tlaxcala el acuerdo final que existe sobre la mesa es que el PRD encabece la fórmula para el Senado con un varón. La presión que mantenía el grupo panista de Adriana Dávila Fernández para evitar lo anterior no sirvió y ahora tendrá que ajustar su estrategia para buscar una posición al diputado federal Juan Corral Mier, quien al parecer no le queda otra más que ser aspirante a legislador local.

Ahora, habrá que ver si el aún líder nacional del PAN, Ricardo Anaya, le cumple a la senadora Adriana Dávila su deseo de aparecer en los primeros lugares de la lista de candidatos a diputados federales por la vía plurinominal que se registrará por la Cuarta Circunscripción conformada por la Ciudad de México, Guerrero, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

Si la tlaxcalteca no queda dentro de los seis primeros lugares de la lista difícilmente llegará a la Cámara de Diputados, por lo que no se descarta que la ex candidata al gobierno del estado opte por convertirse en legisladora local por la vía plurinominal.

En el PRD se vivirá una confrontación entre los grupos internos que se disputan la candidatura al Senado, pues según ellos el Frente será competitivo en la entidad y tendrá posibilidades reales de obtener una buena votación que le garantice por lo menos el segundo lugar.

Si la decisión se ajusta a los lineamientos de la convocatoria del PRD, el candidato a la primera fórmula del Senado tendría que ser Santiago Sesín o Gelacio Montiel, pero si la designación tiene como base la negociación política interna el abanderado será el actual diputado local Alberto Amaro.

En el PAN la disputa por la candidatura al Senado en el caso de que se confirme que es mujer se centrará entre la convenenciera diputada federal Minerva Hernández o la operadora del ex gobernador poblano Aurora Aguilar.

En el PRI también se esperan definiciones. Mariano González Zarur no deja de moverse y hará hasta lo imposible para lograr que las designaciones recaigan en personajes ligados a su grupo y no al del actual mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez.

El PRI está obligado a lanzar candidatos competitivos, porque si recurre a los recomendados y amigos lo más seguro es que haga el ridículo en las próximas elecciones.

Alcaldes al paredón

Un año de gracia tuvieron los presidentes municipales de la entidad y a partir de los próximos meses empezarán a enfrentar el malestar de los ciudadanos que no han visto ninguna mejoría en sus poblaciones.

La lista de alcaldes con familiares en la nómina, transas en las compras, sobre costos en las obras y excesos de gastos personales es larga, por lo que no dude que en breve se registren brotes de inconformidad y hartazgo como el registrado anoche en el municipio de Tzompantepec donde el nefasto edil Arturo Rivera Mora no puede con el problema de la seguridad.

Preocupado más por hacer negocios con los recursos del ayuntamiento, Arturo Rivera ha descuidado la seguridad y los habitantes están cansados de los atracos y asaltos que constantemente se cometen en ese municipio, mismos que se presumen son solapados por los elementos de la policía que son protegidos por el alcalde que ya carga una fama de corrupto y traidor.

Es la segunda ocasión que los habitantes de Tzompantepec recurren a actos de presión para exigir mayor seguridad, lo que demuestra que hay presidentes municipales como Rivera Mora que difícilmente terminarán su periodo de gobierno al comprobarse que no pueden con el paquete.

Nuevo coscorrón del Poder Judicial al Congreso del estado

.

Los diputados locales ya tendrán a quien echarle la culpa por trabajar al vapor en los próximos días, pues resulta que el juez federal que tiene en sus manos el caso del ex magistrado Fernando Bernal Salazar no está satisfecho con las decisiones de los legisladores que siguen simulando el cumplimiento de una sentencia de amparo.

mga

El Poder Judicial Federal emitió una nueva resolución sobre el caso de la ratificación o no del ex magistrado Fernando Bernal Salazar, el cual obliga a los diputados de la LXII Legislatura a tratar de nuevo el tema y abrir una nueva votación, con la salvedad que ahora deberán exponer los argumentos esgrimidos por el abogado que busca su permanencia como miembro del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE).

En pocas palabras, para la Justicia Federal existe un incumplimiento de una sentencia de amparo por parte del Congreso local, de ahí que los legisladores tendrán que sesionar dentro de los próximos tres días siguientes a la notificación del acuerdo emitido por el Juzgado Primero de Distrito para tratar de cumplir con ese mandato judicial.

La decisión del juez federal tiene más que molestos a los diputados priistas encabezados por su líder Mariano González Aguirre, ya que no conciben porque la justicia no respeta los actos soberanos que el Congreso del estado ha asumido sobre el tema que mantiene divididos a los legisladores.

Aunque el asunto de Bernal Salazar se ha sometido a votación en dos ocasiones, es una realidad que hasta el momento no se ha logrado la votación requerida para aprobar su ratificación o rechazarla según sea el caso.

El problema es que los argumentos para impedir su confirmación son débiles y jurídicamente muy cuestionables, sin embargo Mariano González y su super asesora, Elsa Cordero Martínez, presidenta del TSJE, están empeñados en frenar al precio que sea el regreso de Fernando Bernal porque saben que lo anterior complicaría el control que ejercen en el Poder Judicial en Tlaxcala.

Veremos si González Aguirre sigue teniendo los aliados necesarios para oponerse a la ratificación de Fernando Bernal o si en una de esas la oposición comandada por el perredista Alberto Amaro Corona logra los votos requeridos y le pone punto final a ese conflicto que se mantiene vigente desde el 2014.

Resulta lamentable que los diputados no puedan acatar una sentencia de amparo, no sólo porque habla mal de su desempeño, sino porque le dedican tiempo de más a un caso que tiene como origen una venganza del ex gobernador Mariano González contra un ex magistrado.

Los diputados tienen varios pendientes que deberán aprobar antes del 31 de diciembre. De entrada las leyes de ingresos de los municipios de la entidad, así como el presupuesto de ingresos y egresos del gobierno del estado.

También tendrán que avalar las leyes que regularán el Sistema Estatal Anticorrupción y los nombramientos del Fiscal Anticorrupción y de dos magistrados que conformarán el Tribunal de Justica Administrativa de Tlaxcala.

Ojalá hagan bien su trabajo, porque es obvio que tiene inconsistencias que no son toleradas por la justicia federal.

Lo bueno y lo malo del Primer Informe de Gobierno

.

El gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez no se salió del libreto y optó por destacar algunos indicadores positivos alcanzados durante su primer año de gestión. También aprovechó el escenario de su Primer Informe de Gobierno para anunciar megaproyectos que se suman a las promesas que a lo largo de los últimos meses ha realizado y que siguen sin concretarse.

Mena Primer Informe
Lo bueno del primer año de la actual administración estatal es que se lograron cifras positivas en la generación de empleos, en la llegada de inversión extranjera y en el mejoramiento del ingreso de las familias tlaxcaltecas.

Lo malo es que esos logros parecen más una inercia de la pasada administración que una política pública implementada por este gobierno, pues para nadie es desconocido que el secretario de Desarrollo Económico, Jorge Luis Vázquez Rodríguez, le da más prioridad a Baco que a la promoción del estado y a la atención de los empresarios.

Hay que decir que esas cifras son producto de la herencia del gobierno de Mariano González Zarur y no del trabajo que hoy pretende presumir el beodo Vázquez Rodríguez.

Lo bueno es que el gobernador Marco Mena pretende una administración austera y con disciplina financiera basada en un moderno esquema que permita ahorros y una mayor inversión pública, es decir, hoy en día se busca que los recursos se manejen con una actitud y una forma diferente.

Lo malo es que el mandatario parece que está solo y aislado. Son contados los funcionarios de primer nivel que han entendido su estilo y que han asimilado su particular forma de ejercer el poder. No hay continuidad ni continuismo. La ruptura con Mariano González es real y pocos han captado que se vive el menismo con sus defectos y aciertos.

Lo bueno es que habrá de realizarse la modernización de la carretera Tlaxcala-Apizaco, la implementación del Nuevo Programa de Crédito Grupal a Proyectos Productivos, el Nuevo Programa de Prevención en Salud para la Mujer, la edificación de la Galería de Arte para los Creadores de Tlaxcala y el Nuevo Hospital General de Tlaxcala.

Estos proyectos se suman a las promesas que ya se conocían como la implementación del Nuevo Sistema Estatal de Becas, la modernización del estadio Tlahuicole y la inversión en tecnología en materia de seguridad pública.

Lo malo es que esos proyectos y programas serán operados y ejecutados por funcionarios que no han dado resultados.

La Secretaría de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda en manos del gris Francisco Javier Romero Ahuactzi no tiene dinamismo y su lentitud hará que las obras se prolonguen por años.

Además, mientras sea Carlos Bailón Valencia, responsable de la Secretaría Técnica del Gobernador, el encargado de asignar las obras, difícilmente se tendrá transparencia y certeza de que éstas se realizan con la calidad requerida, pues para nadie es un secreto que hay constructores consentidos.

En materia de seguridad sería un error mantener al actual responsable de esa área, Hervé Hurtado Ruiz, pues todos los indicadores demuestran que se ha fallado en esa materia y que no hay indicios de que las cosas vayan a mejorar o cambiar.

Lo bueno es que Marco Mena llegó a su primer año de gobierno con un nivel de aprobación aceptable.

Lo malo es que los ciudadanos no perciben su estilo y sus acciones de gobierno, situación que está siendo aprovechada por los líderes de la oposición para descalificar el primer año de gestión de Marco Mena, quien en las redes sociales también recibió fuertes críticas de los usuarios.

Lo bueno es que el gobernador no cayó en la tentación de utilizar el foro de su primer informe para hablar de política y de los próximos comicios a celebrarse el 1 de julio del 2018.

Lo malo es que la clase política del PRI no recibió ninguna señal, de ahí que tendrán que pasar algunos días más para que se conozca quienes serán los afortunados militantes de ese partido que lograran las candidaturas y participarán en las elecciones para el Senado y las diputaciones federales y locales.

Lo bueno es que ya paso el primer año de gobierno.

Lo malo es que a esta administración le quedan sólo 3 años y ocho meses.

Un Primer Informe sin sorpresas, pero con mensajes

.

El gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez rendirá hoy su Primer Informe de Gobierno, por lo que los asistentes al evento pondrán especial atención al mensaje político para tratar de conocer hacia dónde y con quiénes se moverá el mandatario en las próximas elecciones, pues tiene la consigna de ganar Tlaxcala y evitar que López Obrador arrase en las votaciones del 1 de julio de 2018.

mena 05

Aunque hay quienes esperan anuncios importantes del mandatario con motivo de su Primer Informe de Gobierno, lo cierto es que difícilmente habrá un cambio de estilo y rumbo a lo que hemos visto en once meses, porque el triángulo de prioridades seguirá siendo el mismo y la obra del sexenio que hasta hoy se considera y que es la ampliación del estadio Tlahuicole ya se conoce.

Dudo que el gobernador Marco Mena retome la idea de la gobernanza moderna que nos recetó el primer día de su mandato y sin salirse del guion que utilizó para poner en marcha los foros para integrar su Plan Estatal de Desarrollo, nos volverá a recordar que su administración busca construir y crecer juntos.

Empleo, salud y educación serán los rubros que se destacarán, porque según el gobernador son los únicos fundamentos duraderos de la calidad de vida de una población y los elementos que aseguran mejores oportunidades y criterios tangibles y demostrables de prosperidad.

Veremos cuántos ofrecimientos que realizó en la presentación del Plan Estatal de Desarrollo se concretaron y cuántos siguen en proceso de planeación.

Según el gobernador Marco Mena se crearía el Sistema Estatal de Becas, pondría en marcha el Instituto de Profesionalización del Magisterio, integraría el Consejo de Desarrollo de Capital Humano de Tlaxcala y se instalaría un Consorcio de Investigación Científica del CONACYT para desarrollar proyectos de investigación afines a la vocación económica de Tlaxcala.

También prometió la remodelación de la Central Camionera de Tlaxcala y el desarrollo de un Sistema de Movilidad Regional moderno para potenciar la integración económica y social del estado.

En junio ofreció aumentar en más del 50 por ciento el número de efectivos policiales en el estado, así como de patrullas y equipamiento táctico y tecnológico.

Esos ofrecimientos y otros más deben concretarse y verse en los hechos, porque de nada sirve acumular anuncios importantes si éstos tardan meses en concretarse tal y como paso con las acciones que prometió llevar a cabo el 21 de junio cuando presentó su Plan Estatal de Desarrollo.

El mensaje político del Primer Informe de Gobierno será muy esperado porque la clase política espera conocer cómo se moverá el gobernador Mena para enfrentar las elecciones del 2018.

De entrada resulta desde ahora morboso saber si el ex gobernador Mariano González Zarur asistirá o no al evento oficial, porque su ausencia sin lugar a dudas será interpretada como una clara señal de distanciamiento entre ambos políticos.

Mariano González no ha asistido a ningún acto oficial de Marco Mena desde que el segundo asumió el poder el 1 de enero de este año.

La ausencia o presencia del ex gobernador dará mucho de qué hablar, sobre todo porque están muy cerca las definiciones de los candidatos del PRI al Senado y las diputaciones federales y locales.

El espejismo del desarrollo económico de Tlaxcala

.

Si hay un funcionario estatal labioso es el actual secretario de Desarrollo Económico, Jorge Luis Vázquez Rodríguez, quien ha sabido aprovechar las inercias de la pasada administración para presumir logros que no son suyos, como es la apertura de diferentes plazas comerciales que se planearon en el gobierno de Mariano González Zarur.

adonis

Nadie puede negar los años de atraso que tiene Tlaxcala en comparación con Puebla.

En Puebla el desarrollo de plazas comerciales tiene décadas y hoy en día ese boom se consolidó con la operación de 20 centros comerciales localizados en la capital poblana y su zona conurbada.

Sin embargo, hoy en Tlaxcala se presumen la apertura a ton ni son de plazas comerciales, sin que nadie repare en que se trata de un espejismo que engaña no sólo a los ilusos funcionarios estatales, sino a los tlaxcaltecas que creen vivir tiempos de prosperidad.

La semana pasada se presentó el proyecto de la plaza comercial Parque Vértice que se construye en el bulevar Guillermo Valle en la capital del estado. Contará con 54 locales en los que instalarán marcas como Walmart, Cinépolis, Promoda y el gimnasio Smart Fit, así como ópticas, restaurantes, bancos, entre otros establecimientos.

Esta plaza se ubicará a exagerados siete kilómetros de distancia de Galerías Tlaxcala, otro centro comercial que fue abierto este año y que se localiza por Acuitlapilco sobre el Libramiento Tlaxcala.

La nueva plaza financiada por empresarios poblanos que son propietarios de otros centros comerciales en su ciudad natal han optado por canalizar sus inversiones a este estado, cuando ningún estudio serio de mercado justificaría que en menos de 15 kilómetros a la redonda se construyeran tres centros comerciales si se considera que el ingreso promedio de la población ocupada en Tlaxcala es de 5 mil 607 pesos mensuales.

El 30 por ciento de la población ocupada de Tlaxcala recibe ingresos de entre dos y cinco salarios mínimos y un 44 por ciento percibe entre uno y dos salarios mínimos. Ese es el perfil mayoritario de los consumidores en la entidad.

Hay que tener presente que la nueva plaza se ubicará a ocho kilómetros de distancia de El Gran Patio, primer centro comercial que se abrió en Tlaxcala en el municipio de San Pablo Apetatitlán.

Uno de los inversionistas de la plaza Parque Vértice, Federico Muñoz Couto, también es uno de los dueños del centro comercial que se instaló en Apizaco y que es conocido como La Antigua Estación donde funciona el hotel City Express, lugar donde también existen cuarenta y dos locales que nunca han sido atractivos para los consumidores de esa ciudad.

A Muñoz Couto o le sobra dinero o de plano es un poblano que cree en la pujante economía de Tlaxcala que sólo él percibe. Los pagos en efectivo que los empresarios han llevado a cabo para mover miles de toneladas de tierra en los terrenos que ocupó la empresa Nestlé han sido tantos que el área de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda bien podría darse una vuelta para preguntar de dónde salió tanto dinero.

Federico Muñoz tiene fuertes vínculos con el joven diputado Mariano González Aguirre, así como con el ex gobernador Mariano González Zarur, al grado que en ocasiones se ha llegado a especular que sería el prestanombres de esos dos personajes en los negocios que emprendió en Tlaxcala desde el sexenio pasado.

El otro socio de ese centro comercial es José Chedraui Budib, quien aparte de ser empresario en sus ratos libres se hacía cargo del Comité Municipal del PRI en Puebla. Es ubicado como uno de los poblanos que goza de la amistad del presidente Enrique Peña Nieto y es considerado como un probable candidato del tricolor para gobernar la alcaldía capitalina.

Esos son los empresarios que se dejan consentir por la lengua del secretario de Desarrollo Económico en Tlaxcala, Jorge Luis Vázquez, y que además se prestan a la simulación de ese funcionario.

En las últimas semanas el titular de la Sedeco no se ha cansado de decir que la actual administración respalda al sector empresarial para que invierta sus recursos, sin embargo como es su costumbre nunca precisa los apoyos o estímulos que el gobierno del estado otorga a los inversionistas.

Si existe un programa de estímulos o apoyos para atraer a más empresarios sólo el funcionario lo conoce, así como su séquito de aduladores que se reunió el viernes pasado para celebrarle su cumpleaños y endulzarle el oído con halagos para hacerlo sentir que es el mejor funcionario que acompaña al gobernador tlaxcalteca Marco Antonio Mena.

Vázquez Rodríguez se siente le funcionario consentido no sólo porque acompañó a Mena Rodríguez en su último viaje por Europa, sino porque es el único que puede dejar su oficina a las 16 horas para poder jugar frontón a las 17 horas y mantener, según él, su atractiva figura que lo hacen irresistible.

Se siente el adonis de gabinete y el político más chingón que tiene Apizaco. Ni hablar, las cubas en exceso matan las neuronas, o no.

De grillas priistas hasta grillas baratas entre magistrados

.

Las grillas al interior del Partido Revolucionario Institucional están a todo lo que dan y las diferencias que existen entre aspirantes a las candidaturas al Senado pronto se harán visibles y se demostrará que la unidad priista en Tlaxcala es pura simulación.

priistas

Anabel Alvarado Varela, la actual secretaria de Gobierno y ex compañera de los actuales diputados federales Ricardo García Portilla y Rosalinda Muñoz Sánchez, es ubicada por los legisladores como la responsable del bloqueo político y mediático, así como del golpeteo que sufren, con la clara intención de frenar sus aspiraciones.

El maltrato que dicen enfrentar los legisladores desde hace algunos meses, incluida la oriunda de Chiautempan, Fabiola Rosas Cuauhtle, quien llegó a ocupar el lugar que dejó Anabel Alvarado para convertirse en la mano derecha del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, ha sido notificado al líder de los diputados federales del PRI, César Camacho Quiroz, quien les ha pedido paciencia y prudencia.

Ricardo García y Rosalinda Muñoz no saben si el bloqueo es una instrucción del jefe de Anabel Alvarado o una decisión personal de la funcionaria, quien según las palabras de los legisladores federales está obsesionada con ser la candidata que encabece la fórmula del Senado por el PRI en Tlaxcala.

Ambos legisladores se sienten con derechos de buscar y de ser considerados como aspirantes a las candidaturas al Senado. Ricardo García se bajó de la lucha por la candidatura a la gubernatura y fue el coordinador de la campaña del hoy mandatario Mena Rodríguez.

Lo malo para la secretaria de Gobierno es que en pocos meses ha acumulado muchas afrentas entre los priistas, quienes buscarán cobrarse esos insultos si es que la funcionaria estatal se convierte en candidata al Senado para los comicios del 2018.

De entrada le puedo asegurar que ninguno de los tres diputados federales trabajará para la campaña de Anabel Alvarado si es que se confirma su nominación en los próximos días, posición que también asumiría el grupo del ex gobernador Mariano González Zarur que no baja a la secretaria de Gobierno de ser una desleal y malagradecida.

La campaña de desprestigio de Elsa y Mariano

Alguna mala señal recibieron el diputado Mariano González Aguirre y la actual presidenta del Tribunal Superior de Justicia en el Estado, Elsa Cordero Martínez, quienes están más que dispuestos a llevar y financiar una campaña de desprestigio contra la magistrada Rebeca Xicohténcatl Corona para impedir que asuma la titularidad del Poder Judicial en el 2018.

La intención es sembrar la idea de que la impartición de justicia en materia penal se vende al mejor postor y que la responsable de esa supuesta y mala práctica sería Rebeca Xicohténcatl que encabeza una de las salas penal del TSJE.

Pronto verá como las críticas mediáticas se centrarán en la magistrada y nadie hablará del desempeño del otro magistrado y presidente de la sala penal, Héctor Maldonado Bonilla, quien pretende dirigir el Poder Judicial con el apoyo de Mariano González y Elsa Cordero.

Vaya, son tan obvios que uno de los chalanes de Elsa Cordero tuvo la encomienda de difundir que Rebeca Xicohténcatl se sometió hace unos días a una cirugía estética para mejorar su figura y sus atributos, procedimiento que llevó a cabo en Puebla y que es muy similar a los que la actual presidenta del TSJE se ha hecho para supuestamente mejorar su apariencia.

Ese es el nivel de la grilla en Tlaxcala.

Ni hablar.

Habrá o no castigo para los ex presidentes municipales

.

Aún existen dudas sobre si este gobierno estatal tendrá la voluntad necesaria para proceder penalmente contra los ex alcaldes que presuntamente malversaron los recursos públicos durante sus administraciones, porque los días han pasado y nadie sabe cuál es el estatus que guarda la integración de esos abultados expedientes que han llevado horas y horas de trabajo.

denuncia_17%5b2%5d

La corrupción e impunidad son dos lastres que han golpeado la credibilidad de las autoridades, porque los ciudadanos están cansados de ver y escuchar escándalos que implican el desvío impune de recursos públicos sin que exista una mínima consecuencia para los responsables de esos criticables hechos.

Sería ocioso enumerar los múltiples casos de corrupción que se han registrado a lo largo del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto y del gobierno del ex mandatario Mariano González Zarur.

El nivel de impunidad alcanzado es tal que hoy en día existen dudas si las investigaciones sobre presuntos desvíos cometidos por ex presidentes municipales tendrán un final feliz, debido a que los meses han pasado y no existe ningún ex alcalde detenido y enfrentando un procedimiento penal por los excesos cometidos.

Ya no hablemos de los ex ediles que dejaron sus cargos hace varios años y que se les ve caminando muy tranquilos por las calles, sino de los que en diciembre del 2016 abandonaron sus encargos en medio de serias acusaciones de corrupción como es el caso de los panistas Adolfo Escobar Jardínez, Vicente Hernández Roldán y Jorge Rivera Sosa, o del petista-perredista Antonio Mendoza Romero y del priista Tomas Vásquez Vásquez por mencionar algunos.

La actual legislatura reprobó 28 cuentas públicas del último trimestre del año pasado de igual número de ex presidentes municipales, situación que dio elementos para que el Órgano de Fiscalización Superior y los actuales ediles presentaran las denuncias correspondientes ante la Procuraduría General de Justicia en el Estado.

En septiembre pasado el procurador de Justicia, Tito Cervantes Zepeda, confirmó que la dependencia trabaja en la integración de nueve carpetas de investigación, sin embargo han pasado los días y su labor no se ve reflejada en ninguna acción concreta, lo que hace pensar que los ex ediles están a un paso de recibir su pase a la impunidad.

Evidencias de los presuntos malos manejos sobran, pero al parecer éstas no han sido suficientes para que la Procuraduría General de Justicia en el Estado concluya su trabajo y solicite al juez de la causa penal las respectivas órdenes de aprehensión.

Diciembre será un mes clave para ver si habrá o no voluntad para castigar esas conductas ilícitas.

Dudo que sea en los primeros meses del 2018 cuando se opte por detener a los ex presidentes municipales, pues esa medida podría contaminar el desarrollo de las elecciones federales y locales, de ahí que si un ex munícipe va a ser detenido, éste tendrá que ser llevado a la cárcel en los próximos 30 días.

Hasta ahora no hay ningún elemento que haga pensar que el gobierno del estado está interesado en castigar la corrupción, sin embargo veremos si en los próximos días hay alguna señal que haga pensar lo contrario.

Un millonario final tendrá caso de ex magistrado

.

Si alguien aún piensa que los diputados locales podrían ser multados y destituidos por no acatar una sentencia de un juez federal por el caso del ex magistrado Fernando Bernal Salazar, déjeme decirle que eso no pasará y que en unas semanas más el conflicto entrará en una ruta que conducirá a su solución.

fernando_bernal

Legalmente nadie puede obligar a los diputados locales a lograr una votación de mayoría calificada para aprobar un dictamen que establezca la ratificación o no del ex magistrado Fernando Bernal Salazar, por lo que los legisladores ya libraron la multa y la separación del cargo que tiene implícita una inejecución de una sentencia de amparo.

Por esa razón, es muy probable que los diputados sometan de nuevo a votación el caso del ex magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), quien desde el 2014 inició un litigio para lograr su permanencia como miembro del Poder Judicial de Tlaxcala, pero sin tener la presión de lograr la votación mínima requerida o de cumplir con un tiempo fatal para acatar el fallo de la justicia federal.

Lo que es un hecho es que Fernando Bernal no será reincorporado como magistrado, porque es una decisión que el ex gobernador Mariano González Zarur está empeñado en mantener para demostrar que aún tiene influencia y poder en Tlaxcala.

Dicen que el hacendado habría recurrido nuevamente a la asesoría de su amigo el magistrado del Tribunal Colegiado, Othón Manuel Ríos Flores, para encontrar una solución al conflicto que afecta a su hijo Mariano González Aguirre, quien cobra como presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política en el Congreso del estado.

El mencionado magistrado federal que fue un aliado clave de Mariano González en el pleito legal que sostuvo con los ortinotarios que fueron suspendidos en sus funciones durante su administración, habría recomendado mantener la simulación que existe en el cumplimiento de la sentencia de amparo hasta que se promueva un incidente de inejecución, pues ese procedimiento abrirá la puerta para ponerle punto final a ese conflicto.

Cuando se llegue a ese punto, quedará establecido que los diputados locales no podrán ser multados ni separados de sus cargos por no acatar un fallo de un juez federal, sin embargo la justicia a través de un Tribunal Colegiado tendrá facultades para ordenar que Fernando Bernal sea resarcido económicamente, es decir, que reciba una liquidación y el pago de sus prestaciones a las que tendría derecho como magistrado del TSJE.

Así como algunos ex magistrados han recibido su haber de retiro, Fernando Bernal podría obtener el suyo, así como el pago de todas las prestaciones que han cobrado los actuales magistrados, lo cual tendría que abarcar desde el 2014 a la fecha en que se emita esa nueva y probable resolución judicial.

De esa forma los diputados locales se librarán del problema que al final terminará en el Poder Judicial de Tlaxcala, pues los recursos para cumplir con esos pagos tendrán que salir de sus saqueadas finanzas.

El diputado Mariano González Aguirre y Elsa Cordero Martínez, presidenta del Tribunal Superior de Justicia podrán presumir que ganaron ese pleito y que tienen asegurado el control del Poder Judicial, aunque se hayan evidenciado como malos operadores para solucionar un problema que ellos mismos complicaron por sus exagerados ímpetus de protagonismo y venganza.

Fernando Bernal cumplió con su objetivo de evidenciar al ex gobernador y a los diputados. Su proceso de no ratificación como magistrado fue ilegal, sin embargo ya no dirá nada cuando reciba su abultada compensación económica.

Quiénes pasarán la primera evaluación del gabinete

.

Después del primer informe de gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez, el mandatario tendrá unos días para concretar la evaluación interna de los miembros de su gabinete, porque hay funcionarios que no han cumplido con las expectativas pese a sus abultados curriculums con que llegaron y que con el paso de los meses se comprobó que sólo se trataba de hojas de papel.

gabinete
Si habrá ajustes o no de los integrantes del gabinete estatal en los primeros días del 2018 es algo que sólo sabe el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, quien puede estar satisfecho con el trabajo de su equipo, pero no así los ciudadanos y los diferentes sectores de la sociedad que están desilusionados por lo que se dejó de hacer.

Los tlaxcaltecas no han percibido un cambio real de esta administración con relación a la que encabezó el hacendado Mariano González Zarur. Hoy hay opiniones que refieren que estamos peor en materia de seguridad y en obra pública.

El robo de automóviles se disparó, así como los homicidios y otros delitos como el robo de casas habitación, comercios, de autopartes y de camiones de carga en las carreteras del estado.

La obra pública ha sido escasa y el negocio simplemente cambio de manos. En 2017 no se llevó a cabo ninguna obra de alto impacto y la única que se considera es la ampliación del estadio Tlahuicole, donde se esperan invertir 180 millones de pesos para que el equipo de Coyotes de Tlaxcala pueda jugar sus partidos de futbol.

Hay obras de imagen urbana, de construcción de puentes y la pavimentación de una que otra calle. Ojalá ninguna de esas vialidades que recibió atención por parte de la Secoduvi sea porque un funcionario influyente viva ahí o porque sea la que utilizan figuras del momento para ir a dejar a sus hijos al colegio.

El sector educativo está convulsionado y hay un malestar latente contra las autoridades educativas que puede salirse de control. En el área de la salud las cosas siguen igual y no hay ningún avance en su transformación. La falta de especialista y personal en hospitales y clínicas es la constante. Quizá lo único que ha mejorado es el abasto de medicamentos.

En materia de empleo se pudo capitalizar las inversiones y la inercia que dejó el gobierno de Mariano González. Por esa razón se rebasará la meta de generar 5 mil empleos formales durante el presente año.

En políticas públicas estamos jodidos pese a que el gobierno de Tlaxcala es uno de los pocos a nivel nacional que cuenta con una secretaría creada específicamente para generar esas acciones. El error puede radicar en que esa posición se entregó a un maestro en educación física que lo suyo es la grilla barata entre maestros que forman parte del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

La próxima semana conoceremos el documento oficial del primer informe de gobierno de Marco Mena y veremos que funcionarios si hicieron su tarea y que otros quedaron a deber y podrían dejar su cargo, sobre todo porque los tlaxcaltecas empezarán a exigir cada vez más resultados a las autoridades estatales.

Los cambios para muchos pueden ser necesarios y urgentes, sin embargo también es probable que las cosas se mantengan igual porque bien o mal este gobierno ahí la lleva.