[xyz_lbx_default_code]

El cambio súbito de los analistas: PRI a la baja, hoy, ganaría Lorena

.

Una vez más quedó de manifiesto que el que paga manda. Y en esta caso, las empresas encuestadoras cumplen con endulzar el oído de sus clientes

Ricardo Anaya Pega PRI, Felipe Calderon Lo Calla Por Guadalupe Sanchez Santiago, Tlaxcala En Linea

Algo pasó en esta etapa de la campaña, que en varios espacios de opinión ven a un PRI y a su candidato, Marco Antonio Mena Rodríguez, en un estancado tercer lugar; como si el embrujo de Manlio Fabio Beltrones, y su raro olvido del nombre del abanderado en aquél acto en la Plaza de Toros de Apizaco hubiese enllagado al abanderado tricolor al paso de los días.

Por ejemplo, Roberto Rock, de El Universal describe el odio irreconciliable entre  las senadoras Adriana Dávila (PAN) y Lorena Cuellar (PRD), lo que hace imposible que a estas alturas alguna decline en favor de la otra. Sin embargo si hoy fueran las elecciones, dice Rock, ganaría Lorena Cuéllar.

En Frentes Políticos, de Excelsior tuvieron hace tres días una opinión semejante. Dicen que tras el debate, Lorena Cuellar tomó fuerza, pues al exponer su plataforma alzó las preferencias. Tal vez al autor de Frentes Políticos le platicaron una película distinta pues si algo tuvo el debate fueron resultados adversos  en la puntuación de la perredista.

Ese mismo espacio aprovecha la oportunidad para amagar con revelaciones en contra de Adriana Dávila quien de acuerdo a los cabilderos de la zona, el PRD le prepara; golpe del que no se va a levantar.

Yazmín Alessandrini, de Siempre, es aún más cruda con el PRI. Ve una desventaja de Marco Mena, hasta de diez puntos, mientras que Adriana y Lorena se hallan en un empate técnico.

Por eso, algo tiene que hacer el PRI pues pese a los números alegres manejados por una encuesta muy a modo que desbordó su soberbia (19.1 para el tricolor, 16 para el PRD Y 13.1 para Acción Nacional), hoy las tendencias le amanecieron en contra.

Y eso que los opositores han omitido denunciar que el gobernador Mariano González Zarur, pasó por su arco triunfal el acotamiento legal a sus actividades promoviendo obras.

Y también que de nueva cuenta aparecieron monederos electrónicos repartidos inconcebiblemente por el Partido Verde, en ese contexto vituperado del negocio hecho con los pobres.

Según Enrique Aranda, en Excelsior, ahora en Tlaxcala, y como parte de la formal protesta que por uso ilegítimo de las mismas prevé presentar la próxima semana el equipo de campaña de la panista Adriana Dávila Fernández, contra sus opositores de PRI y Verde Ecologista, y su candidato Marco Antonio Mena.

¿Estos verdes serán de veras aliados del PRI?

Porque así, muchos muchos votos que le representen, pues no verdad… pero el problema en el que lo metieron, con el reparto de tarjetas a discreción –a cambio de la credencial del INE- es hoy un material bienvenido para la oposición, consciente que el primero en azotar dentro de esta etapa de la campaña, no se levanta ni aunque le entonen el Himno Nacional.

Está muy claro que el odio en la misma familia provoca puntapiés y piquetes de ojos, pero ya no por debajo de la mesa, sino abiertamente y pasando por alto la memoria de quien fuera secretario particular del presidente Gustavo Díaz Ordaz. Se trata de una disputa entre parientes, usando a terceras personas con orígenes marginales de la opulencia pero a las que no les disgusta sentarse a la misma mesa y soñar con fortuna tras haberse arrojado al agujero avernal donde se están dando con todo.

Ricardo Anaya, tiene que cuidar sus expresiones

Sí, porque ayer, en varios actos de respaldo a la abanderada de su partido al gobierno de Tlaxcala, Adriana Dávila Fernández, soltó candela contra el PRI y su aliado el partidillo ese llamado verde y los polémicos monederos.

Pero cada vez que lo hacía, alguien cerquita de él, la priísta Guadalupe Sánchez Santiago, nada más alzaba los hombros como a quien de esa manera intentaba sentir menos dolor por dichos garrotazos.

El PAN se queja de las marranadas de un PRI, y sin embargo abrió las puertas a una delegada tricolor, tan brava que sin dejar pasar un día más, una mañana hizo público su pedigrí priísta, ante los espasmos de indignidad de muchos, muchos panistas que han esperado toda la vida la oportunidad que a Sánchez Santiago, le llegó así, sin complicaciones.

La influencia de los medios nacionales

Nos parece que en sus batallas, al menos los punteros han labrado un tribunal en los espacios de opinión de medios nacionales.

Lo hacen seguramente porque restan importancia a los cronistas locales cuyo conocimiento de los detalles de esta singular campaña pueden funcionar a la inversa de lo que exigen los intereses de corte corporativo mediante los cuales desean manipular a una opinión pública que le tiene un lugar aparte a los periódicos impresos o redactados en la Ciudad de México.

Pasan los candidatos por alto que medios locales junto con las poderosas redes sociales, abonan en la democratización que organismos como el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE) prefieren o el mismo Tribunal Electoral de Tlaxcala, prefieren pasar por alto porque invariablemente salen trasquilados.

Adelantos del cochinero

Por ejemplo, los integrantes del consejo general del ITE es la fecha en que no entregan un informe detallado sobre los registros de candidatos a alcaldías y sus planillas.

No es fortuito que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, haya echado abajo el rechazo del ITE a por lo menos 85 candidaturas porque incumplieron con los plazos establecidos por la Ley, una ley que se estira o deforma según los intereses de este organismo, al cual ya le valió madre haber sido evidenciado abajo, por los candidatos perjudicados y por los medios de comunicación, y arriba, nada más por la máxima autoridad electoral en el país.

Pruebas del cochinero

Otro ejemplo. Nos dicen que en el PRI –al más puro estilo del delegado del CEN Javier Michell– el singular líder estatal, José Luis Ramírez Conde, tuvo que pagar una severa factura por la actitud mostrada en contra de los candidatos y sus planillas.

Se corrió la voz que una candidatura podría costar 50 mil pesos. Ya con muchos regateos o tratándose de plazas que no le interesan al alto mando, el precio podría bajar a 25 mil.

Pero vino la venganza de Xicohtencatl.

Decenas de candidatos acordaron cobrarla a Ramírez Conde.

Dejaron pasar el tiempo, hasta que los nervios estallaron al presidente tricolor.

-“¿El tiempo se agota, a qué hora vienen a registrarse?”

-“Conque te interesan nuestra planillas. Bueno pues cuestan 50 mil pesos.

O sea, le aplicaron la misma fórmula ratera.

Por eso el tiempo se vino encima. El PRI tuvo que hacer negociaciones mil, devolver el dinero que antes les habían quitado a los aspirantes.

Y quedó al descubierto la suciedad con la que el tricolor solía jugar. Nada más que lo tonto se les quitó a sus militantes y hoy se la aplicaron… eso fue genial.

Ya entiendo por que la llamada y el regaño de Manlio Fabio Beltrones a Ramirez Conde.

Encuestas… los contactos… el negocio, las interesantes coincidencias

.

Conque ya vimos cómo se fraguaron los bisnes entre candidatos y encuestadoras; aunque lo interesante es que al final campean los empates técnicos

Rosalia Peredo Destapa Beatriz Paredes 2018 Eleccion, Tlaxcala Enlinea

Hay que ver el comportamiento de los candidatos en las cada vez más coincidencias entre casas encuestadoras. Por ejemplo, El Universal y su encuesta en hogares, encontró hace tres semanas –del dos al seis de abril- a la panista Adriana Dávila con 19.3; en segundo lugar a la perredista Lorena Cuéllar con 18.7, en tercero al priísta Marco Mena con 17.6, en cuarto a Martha Palafox, de Morena con 7.9. Edilberto Algredo, de Movimiento Ciudadano está en quinto sitio con 2.3.

Hay que tomar en cuenta que estas cifras corresponden a una fecha previa al debate, incluso antes de las dos movilizaciones, primero del PRD en un Parque de Apizaco repleto de simpatizantes y tres días después, de los priístas en la Plaza de toros, cuando se registró la pifia –Marco Adame– dicha con toda saña por Manlio Fabio Beltrones.

Otra encuesta a la que tuvo acceso el columnista José Ureña, dio a conocer el 26 de abril que Adriana puntearía con 19 unidades, seguida de Lorena con 18.5, y Mena con 17.9.

Según este analista, a quien gane Tlaxcala le habrá sido posible con una votación entre 25 y 27 por ciento del padrón (820 mil electores), y eso es un presagio de los porcentajes con los que en 2018 se defina la elección presidencial.

Hay que consultar también la encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) de Liébano Sáinz y Federico Berrueto, con Lorena al frente alcanzando 20.6, luego Adriana con 19.2 y Mena con 17.6. Aquí el negocio lo fraguan Lorena y Milenio a través de estos dos personajes, que dicho sea de paso no fueron requeridos en el CEN del PRI, y bueno, pues tienen que buscar clientela.

En el caso de la panista con El Universal, nos dicen que el contacto habría sido del controversial Ciro Gómez Leyva, y su súbito activismo albiazul, al menos para impactar en el estado más chirris de la República.

Y la centaviza del CEN tricolor se mantiene en el más absoluto misterio. Dicen que Manlio no suelta prenda. Yo no sé de dónde salen números tan alegres. Hasta parecen hechos en una oficina de Insurgentes, sin dinero –pues se lo acabó Cesar Camacho- y usados más como estrategia para filtrarlos, aunque carentes de un respaldo metodológico.

Según el propio Ureña, en la encuesta en poder del PRI los datos son distintos: con una holgada ventaja para el tricolor, con 19.1, seguido del PRD con 16 y Acción Nacional con 13.1.

Hoy, las encuestas son el gran negocio. Considerarlas como cifras definitorias es arriesgado.

A Tlaxcala sobre todo, las empresas de este tipo la consideran un fácil botín, donde se gana mucho, se influye mucho y se invierte poco. Todo depende del cristal con que se mira. Por ejemplo, Mariano González Zarur sostiene que su gobierno tiene una desaprobación de 47.9, promedio uno de los más bajos a nivel nacional. Solo falta ver el dato paralelo, pero sin el financiamiento oficial, cuyo indicativo de desaprobación llega a 65.9, es decir el peor gobernador evaluado.

Eventos como el debate, por ejemplo costarían entre tres y cuatro puntos a Lorena Cuéllar. La pasividad de Adriana con que inicia la campaña la pone en un tobogán. La arenga hecha en casa de Gobierno por Mariano González a grupos y liderazgos de su partido, advirtiéndoles del inminente riesgo, hacen subir a Mena luego de formar a los priístas, quienes antes se encontraban entre desconfiados y pasivos.

Di no a las alianzas

Todo depende del ángulo con que se vea la alianza entre el PRI y el PAN. La negativa de Adriana Dávila para ver en Lorena Cuéllar a quien encabezase a un proyecto aliado entre ambos partidos habría sido un golpe demoledor para el Revolucionario Institucional y para el gobernador Mariano González.

Pero vino la estóica defensa adrianista de lo que consideró su legítimo derecho a negar cualquier alianza que pudiera desplazarla del protagonismo con el que suele actuar.

No mostró hambre de triunfo colocándose como un factor de poder tras el trono.

Lo mismo opera para Lorena. En ningún momento consideró posible que su homóloga panista liderara el proyecto.

Y es precisamente en la competencia de ambas donde radica el boleto ganador de lotería de un PRI que a partir de ese rechazo entre políticas toma bocanadas de oxígeno, logra credibilidad para su abanderado y forma a todos a trabajar, como los autómatas que son.

En este momento de transformaciones, el propio CEN del PRI toma al toro por los cuernos, desplaza a Ricardo García Portilla en la coordinación de la campaña y comprueba como Manlio Fabio Beltrones no tenía razón cuando expresó su decepción por el candidato Mena y lo dio por muerto en puntillosos comentarios… Tlaxcala y Veracruz están perdidos, dijo a Joaquín López Dóriga.

Insisto, de esos tres, quien se caiga en lo que resta de la decena trágica –termina la semana entrante- difícilmente volverá a la pelea.

Según Ricardo Alemán, en Milenio, para que la oposición gane en Tlaxcala Adriana o Lorena, tendrían que hacer una cumbre, de la cual saliera una al frente y la otra en suma.

Falta una nueva gira de Andrés Manuel López Obrador, seis y siete de mayo. Tal vez de los ocho puntos alcanzados por Morena y su abanderada Martha Palafox, haya un avance notable. En las cifras el Movimiento de Regeneración Nacional, es damnificado del despegue tricolor que, según se ven las tendencias está en un contexto de crecimiento sostenido, a diferencia de la panista, en franco declive.

La falta de credibilidad del TET

El Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET) fue vergonzosamente exhibido por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ante acciones parciales como aquella de perdonar al PRI por usar accidentes geográficos para pintar su propaganda.

Lo había denunciado el PAN, los integrantes del TET lo tomaron a la ligera, pero una instancia como el TEPJF nunca dejó de monitorearlo y por unanimidad los integrantes acabaron por reprenderlos.

Vicios del TET tienen en las juergas desenfrenadas de los amigos del vocero la forma de atender primicias, pero estas, de parte de una institución sin credibilidad no valen.

Para tira cómica

Una le ayuda a la otra. Bueno, una inventó a la otra. La cosa es que hace poco los priístas pusieron en cuarentena a Rosalía Peredo, al descubrir que sustraía información para mantener al día a su amiga la embajadora de México en Brasil.

Tuvo que pasar la titulación un poco complicada de la paisana en la UNAM –ahora sí le podemos decir lic- para que la política con el mote de barril sin fondo se apresurara a destaparla entre los cuates como la buena para el PRI en 2018.

La guerra sucia en serio; dos bandos activaron su artillería

.

Claro que hay más de dos contrincantes en este campo de batalla, solo que el objetivo es uno… yo diría que una, y miren que tras el debate y otras maniobras ya la afectaron

betty muy de mezclilla 1

Una ficha que faltaba en la disputa del poder es la súbita aparición del ex gobernador José Antonio Álvarez Lima a lado de la candidata del PRD a la gubernatura, Lorena Cuéllar Cisneros. ¿Cuánto la beneficia?, es una buena pregunta, cuya respuesta más acertada sería avistar el encono entre dos miembros de una sola familia, capaces de contar cada uno con los grupos políticos más poderosos. Y usarlos para destruirse.

Y parte de ese desamor llevado al extremo ha sido llevar a balcón el tema patrimonial de la abanderada perredista. No pasemos por alto la cercanía del operador principal de los tricolores, Fabricio Mena, tan hábil como para hacer una incisión quirúrgica en el menaje de inmuebles incluidos en la declaración 3 de 3, de una mujer a quien tampoco debería afligir su riqueza, como para haberla declarado en un contexto titubeante y por momentos inverosímil.

Omitió actualizar los costos de adquisición y de ahí salen argumentos ofensivos de fincas que pareciera haber adquirido un subastas de nula credibilidad.

Esa información fue manejada con demasiada torpeza, y podría detonar la descalificación magnificada como la que el PRI desató contra Miguel Ángel Unes Linares en Veracruz, a quien se han encargado de bajar del podio de triunfadores en las encuestas, usando su cuantiosa fortuna como dardo envenenado contra las militancias del PRD y del PAN, hoy con el recelo de haber abierto la puerta a un ex priísta que resultó más de lo mismo, opaco, corrupto, e inmensamente rico.

Cuidado porque lo mismo le puede pasar aquí.

Sería una lástima, porque esta candidata tiene por momentos en sus manos, el fenómeno del crecimiento exponencial de su popularidad. Está metida hasta el tuétano de un electorado al cual le interesan los cambios, pero también le inquieta no definirse de manera precipitada.

El rojillo Álvarez Lima, aparece en escena apenas salió a relucir el dardo de los bienes de Lorena.

Y si alguien dudaba que este enfrentamiento entre familiares está retumbando en el estado, aquí tiene la prueba y los equipos completos, formados en un campo de batalla, unos contra otros en medio de la guerra sucia, de la guerra de trincheras y según vemos, de los ataques con precisión quirúrgica.

Hay recuerdos no gratos en el ambiguo actuar del pelón Álvarez Lima; cosas que hoy actualizan quienes menos afecto le guardan; cosas como el camioncito cargado con camisetas corrientes, dadas en 1998 como el tremendo aporte de su administración al candidato que entonces dejaron perder solo y sin dinero, y sin una defensa tras la elección pues acabó por comprobarse que se trató de una concertacesión, para paliar el hambre de los promotores de la Izquierda de entonces, a quienes con algo tenía que premiáresles el equivalente a lo que hoy es el Pacto Por México (entonces fue nuestro ingreso a la globalización con el Tratado de Libre Comercio, obra cumbre de Salinas).

En este río revuelto, los pescadores con ganancia vienen –como Beatriz– a titularse tras más de cuarenta años de llamarse licenciada. Otros como Álvarez Lima, salen de su clóset particular gritando, mírenme aquí sigo, estoy vivo.

Nuestra insistencia es, pasada una semana más rumbo a la jornada comicial, aquél proyecto que caiga no se repondrá ni yendo a bailar a Chalma.

Es mucho trabajo para los creativos de Lorena. Dos fueron los obstáculos con severos daños. Para empezar, desafortunadas reacciones en el debate, equivocaciones, titubeos, errores básicos. Sus consecuencias en las encuestas fueron automáticos.

El otro, el tema de las casas, a las cuales ya nos referimos.

La realidad, ¿será temporal la pérdida de la agenda marcada por la Cuéllar en las primeras semanas? Eso depende del manejo de crisis.

A estas alturas es un flaco favor incorporar a personajes del calado de José Antonio Álvarez Lima.

1969-2016

Nada más 47 años le tomó titularse a la paisana Beatriz Paredes Rangel. Hoy ya es socióloga egresada de la UNAM.

Nos dicen que tuvo algunos problemas, sobre todo con lenguas extranjeras, exigidas para obtener el tan ansiado documento. Ni el inglés, ni el alemán, ni el francés se le dan a la embajadora, quien argumentó un relativo dominio del portugués.

Nada más que este idioma no se encuentra en los requisitos de la Máxima Casa de Estudios del país.

De todos modos, la paisana ya es licenciada. Qué hábil, ¿no?

Enemiga oculta

Ha de ser por eso que los reportes cifrados de un PRI que nada perdona, tienen que ver con el monitoreo a la embajadora en tierras cariocas.

La consideran el enemigo público número uno.

Ha de ser porque en numerosas ocasiones, a nombre del tricolor ha obtenido importantes canonjías, y eso ya colmó el plato de un partido determinado a dar la batalla por conservar la plaza, así se trate de la más pequeña del país.

Hoy la oposición suspira por la alianza que pudo ser pero no dejaron ser

.

Adriana a la baja, Lorena la alcanza y Mena se coloca en la tercera posición… en esta guerra de encuestas, los escenarios no son como los pintaron al principio…

Marco Antonio Mena, Julio Cesar Hernandez, Apizaco, PRI PAN Caricatura Tlaxcala En Linea

Al líder nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, le hace falta sincronizarse. Cuando tuvo en sus manos la conformación de alianzas con el Partido de la Revolución Democrática (PRD), se mostró extrañamante pasivo. Y dejó ir la oportunidad. Hoy, con una anticipación manifiesta para el 2018, se da cuenta de lo valioso que sería lograr esa alianza con los amarillos.

Solo le falta promoverse como el candidato de esa alianza.

Bueno, aterricemos esos escenarios, sin dejar de sentir nostalgia por la alianza que en Tlaxcala pudo haber sido… y no fue. Porque ninguna de las dos senadoras, hoy candidatas del PAN y del PRD, Adriana Dávila Fernández, y Lorena Cuéllar Cisneros, respectivamente, asumiera un papel más allá del protagonismo de aparecer en las boletas.

Les hizo falta vislumbrar el campo fértil para una candidatura respaldada por una alianza, francamente competitiva, yo diría: inalcanzable. Ya ourrió en Oaxaca con Gabino Cué y en Puebla con Rafael Moreno Valle. Pero en esta coyuntura ninguno de los dos partidos contó con la soberbia de Felipe Calderón y Margarita Zavala, quienes hicieron del PAN su rehén y amagaron por tomar la ruta de una candidatura independiente.

Su petate del muerto eran los millones de votos en el puño del ex presidente y, el supuesto liderazgo de Margarita, fuera de este mundo.

Sin proponérselo, hicieron el trabajo sucio al PRI. Y actuaron tal vez con la vehemencia de Héctor Bautista y Jesús Ortega, en el combate a las alianzas, o mejor dicho a las alianzas siempre y cuando consiguieran dividendos para sus propios intereses.

Estos porros pagados por el PRI-Presidencia tuvieron la espontánea ayuda del matrimonio Calderón-Zavala.

Y de ahí para abajo. Guardando proporciones pasó lo mismo en Tlaxcala. Las alianzas fueron combatidas bajo argumentos de soberbia por una Adriana que, en este momento frente a la candidatura o como poder tras el trono tendría la posibilidad de sumar los treinta puntos propios y la misma cantidad de Lorena Cuéllar.

Volvemos a lo mismo. Sin proponérselo hicieron el trabajo sucio al PRI-manchis para el cual la división garantizada por dos hembras alfa en postura de ataque, fue un respiro en el proceso de ratificación de Marco Antonio Mena, cuyo despegue ha costado mucho-mucho trabajo.

Y en esa condición tenemos la evidencia para afirmar que entre antes y después del debate, Adriana descendió, Lorena la alcanzó y mena se colocó en segundo lugar.

Es decir, nuestro pronóstico de que en un lapso de diez días aproximadamente cae uno de los tres comenzó a ser vigente. Es cosa de que cada quién aplique las ecuaciones necesarias y llegue a conclusiones.

El ITE una caja de sorpresas

Oscila entre el cinismo de suplicar apoyo de última hora para restrasmitir su debate, a hacer un nuevo descubrimiento en su desordenado concepto presupuestal.

A los consejeros les acaba de caer el veinte respecto a una lana que les hará falta para el Programa de Resultados preliminares (PREP).

Y hoy 26 de abril, a poco más de un mes de la madre de todas las elecciones, coincidieron en que es necesario pedir al ejecutivo cinco millones de varos para cubrir ese dichoso PREP.

¿No les parece que estos consejeros son unas irresponsables veletas que reaccionan según la dirección en que sople el viento?

Estoy seguro que mañana se darán cuenta que no tienen dinero para pagar horas extra a los empleados del instituto, cuyas condiciones laborales son peores que en tiempos de la Revolución Industrial.

Entonces organizarán la sesión, al término de la cual concluyan en que hay que pedir una lana para hacer el colchón con el cual puedan pagarle a los chambeadores emergentes, esos en cuyos hombros descansa todo un proceso electoral.

Sí, porque en los hombros de los consejeros-activistas (de Mena) descansan pero los collares de frutos secos para aliviar las crudas y los empachos a causa de las comilonas para a las cuales dedican la mayor parte de su tiempo.

No cualquiera tiene el mérito de ser palomeado para ser parte del árbitro cuyos miembros inferiores cada vez más se hunde en el fango.

Los juanitos

Y en esa dinámica de complicidades oficiales, el ITE ha guardado un silencio bien chicho respecto a las chicanas ejecutadas por al menos un par de hoy activos candidatos a puestos de elección popular. Uno, el controversial Alberto Amaro Corona, para cuyo registro –nos dicen- fue necesario el registro de un propio… un Juanito así como el registrado en Iztapalapa para renunciar y permitir la asunción de Clara Brugada, hoy insigne morenista.

Así lo operaron las gentes de Amaro.

Así también operó el equipo jurídico de Francisco Román, hoy abanderado panista a la alcaldía de Zacatelco. Fue registrado creo que su sobrino –mientras él superó el asunto del abuso aquél de confianza por el que lo guardaron en la procu- luego se presentó en el ITE y con el concurso de consejeros bien cuates, a ver quién se acuerda de ese detalle… nadie verdad.

Lo cierto es que hay la consigna de que, ¡todos pasen!

De un poder superior les llegó la orden de dar facilidades a aquellos a quienes con toda seguridad hoy, el que dio la orden… ¡hombre, manchis!, los tiene pescados de donde más les duele. Por consiguiente su eventual llegada al poder va a ser con evidente condicionamiento.

El botón de Apizaco

Por si a los consejeros del ITE les da por pensar que la gente es taruga y no advierte sus marranadas, hay que notar la… ingenuidad electoral, con la que actúa el abanderado del PRI a la alcaldía, el empresario Javier Rivera.

Nos dicen que algún detalle permite hoy a los perversos de la elección tenerlo sujeto de ahí donde tanto duele, a lo mejor para colocarlo como relleno, porque las cosas son bien interesantes.

Vean ustedes: el candidato tricolor a la gubernatura, Marco Mena ha llegado a encontrarse con el abanderado del PAN a la alcaldía de Apizaco, el camionero Julio Cesar Hernández. Cualquiera diría, se van a hacer una mueca y luego cada quien su rollo.

En realidad no les molesta. Bueno sería mejor decir, les gusta dejarse ver juntos, mientras el relleno Rivera ha de estar bien metido en la reflexión…

Ya ven que en Apizaco así se las gastan. Dicen que cierto personaje con mucho poder, y bueno para el negocio, vio con ojos futuristas una verdadera joya.

Aprovechar los terrenos de Rohm&Hass para construir una central de autobuses, agenciárcela y condionar al pulpo camionero su entrada a cambio de concesiones. O sea, que lo dejen tener sus camioncitos.

¡Cuidado, es el abordaje de los piratas a ATAH!

Y por eso dicen que a Mena y a Hernández, hasta lea acomoda hacer campaña… el PRIAN en una versión… apizaquense jeje.

Arman candidatos rompecabezas en el dabate: el estado se encuentra en ruinas

.

Nadie ganó en este primer ejercicio democrático organizado atropelladamente por el ITE, pero el daño causado por Mariano, eso lo reconocieron de alguna forma los ocho

caricatura candidatos debate ITE

Más allá de cuestiones banales que han llevado a muchos a proclamar vencedor o vencedora del debate, organizado por el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE), conviene armar el rompecabezas con fichas aportadas por cada uno de los participantes.

Hecho esto, puede verse la magnitud del daño ocasionado por el priísta Mariano González Zarur, a casi seis años de asumir el poder.

Fueron educación y seguridad los dos temas abordados por Adriana Dávila (PAN), Martha Palafox (Morena), Lorena Cuéllar (PRD), Marco Antonio Mena(PRI-PANAL-Verde-PS), Felipe Hernández (PAC), Edilberto Algredo (MC), Federico Barbosa (PES) y el independiente Jacob Hernández.

Al público más cercano a los candidatos los movió la emoción de considerar esta confrontación de ideas, un episodio más del ya desaparecido programa de la televisión mexicana,  conducido por la peruana Laura Bosso, una hábil manipuladora de desagradable imagen, cuyo vulgar mesianismo casi la hizo invulnerable en México.

Pero la crítica vertida por los ocho abanderados en el Xicohtencatl sirvió para contar con un diagnóstico crudo de las dramáticas condiciones que en estos dos rubros guarda la entidad.

Y transitamos de los 83 mil analfabetas, expuestos por Barbosa a las escuelas sin electricidad y con piso de tierra, planteado por Adriana Dávila. Fuimos de la desaparición de Karla, una menor cuya ausencia duele más por la indolencia de la autoridad, abordado por Martha Palafox, a los negocios con útiles y uniformes, señalados por Lorena Cuéllar.

Con una desafortunada conducción y serios problemas para su retrasmisión debido que el ITE todo lo dejó para la última hora, en este ejercicio democrático sí hubo un perdedor: Mariano González, cuya partida es, según concluimos tras el debate de los ocho, un tema de apremio, y como apuntó el priísta Marco Antonio Mena: las escaleras se barren de arriba hacia abajo.

Fue acaso uno de los mensajes más dramáticos del debate. Hablar de incremento a las fuerzas del orden y ver escenarios donde el robo, el secuestro, el asesinato, son el pan nuestro de una administración capaz de devolver recursos federales porque según su necia postura, somos uno de los estados más seguros del país.

El trabajo de los candidatos consistió en refrescarnos la memoria, para tener muy presente que solo aquí los custodios personales de los mandos más altos purgan una sentencia porque asesinaron a un federal y dejaron lisiado a su hermano.

Solo aquí sucede que un mando tan alto como el subsecretario de seguridad haya sido descubierto en su involucramiento con secuestradores y maleantes que integran al crimen organizado.

¿Qué daña más a los tlaxcaltecas, el ambiente de terror en las calles, maquillado como si se tratara de exageraciones o las descaradas pintas del nombre de Mariano González hecho grecas en las fachadas de las escuelas?

Uno a uno los abanderados presentes deshojaron la margarita. Y en el fondo, ni el mismo priísta halló razones para sacar el tema de la continuidad.

Sobrevinieron escarceos entre Dávila, Mena y Cuéllar. Panista y priísta la emprendieron contra una perredista, cuyo nerviosismo se hacía notorio en escena. El priísta estimó las propuestas de Cuéllar como fuera de contexto presupuestal; la panista le demandó transparencia respecto a su fortuna personal.

Era acaso ese momento el esperado por las clientelas de cada bando. Y a pesar del intercambio verbal, nunca dejaron de fluir los datos, que descargaban en las ruinas dejadas por quien vive el complemento de su administración.

Entonces Cuéllar pidió a su igual panista dejar los gritos, que así no se gobierna dijo, y al tricolor lo responsabilizó de la tendencia lesiva en contra del estado.

Tras las exposiciones y las réplicas, lo preparado con antelación fue sustituyendo a la ausencia de afectos entre los confrontados.

Becas, transporte gratuito para los estudiantes, crear la Universidad de Tlaxcala, una cascada de propuestas de quienes no bajaron la guardia hasta el último minuto, cuando llegó la hora de las fotos, la hora de enfrentarse a multitudes llevadas a vitorearlos como si el debate hubiese sido una sesión de lucha grecorromana.

Afuera del Xicohtencatl, vecinos de Ocotlán, sin agua desde hace varias semanas. Se manifestaban seguros que irrumpir en la tranquilidad dominguera de la tarde movería al alcalde panista Adolfo Escobar, del mullido sillón donde seguramente disfrutaba de la trasmisión de Coracyt.

En conclusión, ¿qué ha pasado por la cabeza de la autoridad tlaxcalteca al devolver recursos federales, con lo que laboralmente estamos hundidos?

Recrudecen las sospechas de desvíos, más cuando la Auditoría Superior de la Federación tiene a Tlaxcala en la mira. Ya son cien millones documentados de daño patrimonial. Y eso de 2014. Falta 2015. Falta saber si ante la cascada de señalamientos sale Mariano por lo menos librado de ir a la cárcel porque motivos legales sobran para ello.

Si de algo sirvió el debate fue para abrir colectivamente los ojos, a la mitad de esta caída libre que ha de tener el direccionamiento que la gente le dé el próximo cinco de junio. Cada quien y su concepto de estado llevará en la conciencia hacia donde dirige su voto.

Y así, cada uno de los espectadores a distancia, escuchas o lectores del debate y su cobertura también tendrá la capacidad de juicio estético a los candidatos, o del aplausómetro en cuanto el abanderado de sus preferencias tovo el turno al micrófono.

No puede omitirse el tema técnico. La forma grotesca como a las emisoras FM Centro de Apizaco y Radio Universidad, de Tlaxcala, les fue comunicado unos días antes del debate que la señal les llegaría por medio del satélite. Se notó la mala leche pues ninguna de las dos contaba en ese momento con los receptores necesarios.

A los medios de comunicación se les trató con exclusión, aunque con el cinismo de demandarles su atenta colaboración para retrasmitir la señal.

Al moderador, Salvador García Soto, le pagaron por un trabajo francamente malo, que evidenciaba desconocimiento de la plaza, de los personajes, que lo llevó a omitir el nombre de la candidata de Morena, Martha Palafox, justo cuando el debate iniciaba.

Con todas estas ineficiencias, los medios se volcaron a retrasmitir el debate y a darle puntual cobertura.

Se calientan el proceso en municipios; el regaño de Beltrones a Ramírez Conde

.

Cada municipio tiene su historia propia, pero en todos desborda una pasión participativa, coronada por abanderados de PRI, PAN, PRD ** Rescata llamada de Beltrones al PRI en Xaloztoc

Jose Luis Ramiez Conde Chivo Tamales Xaloztoc PRI, Manlio Fabio Beltrones, Tlaxcala En Linea

Toca el turno a los aspirantes a alcaldes. Y las pasiones suben de tono. Digamos que es la etapa esperada en este proceso electoral, donde advertimos que PRI, PAN y PRD, tienen una considerable ventaja sobre los demás partidos participantes.

Por ejemplo Apizaco, una demarcación donde hace rato el PRI dejó de tener el monopolio en la galería blanco y negro de alcaldes, desde aquella irrupción del PT, allá por 2004, y las tres al hilo de panistas (aunque el actual decantó por el marianismo tricolor).

Para empezar, este panismo apizaquense denota una tendencia conservadora de la plaza. Y conste que desde 2010, un hijo tal vez no predilecto pero, al fin nacido en Apizaco, Mariano, ha tenido una actitud generosa, notablemente superior que con otros municipios –como Huamantla, por ejemplo, un caso de marginación presupuestal extrema.

¿Sería porque las millonarias obras resultaron bofas?

Lo extraordinario es que aquí, los empresarios juegan un papel fundamental en la competencia electoral. Hay grupos con convocatoria y dinero. Así que la creencia aquella que, por el dedazo de un poder superior el triunfo está garantizado, es un rotundo mito.

Tres empresarios,  el abarrotero Javier Rivera (PRI), el camionero, Julio Cesar Hernández (PAN) y el panadero Enrique Aguilar (PRD), avivan esa pasión participativa a la cual, sumaría al distribuidor de enseres domésticos, Ramón Huitrón, candidato independiente.

Se van a dar con todo.

Varias cosas pueden ocurrir. Primero, que el PAN se reafirme. Alguna virtud debe tener para que la gente mande al archivo muerto actuaciones como las de Orlando Santacruz o Alex Ortiz, incluso el cambio de preferencia partidista de Jorge Luis Vázquez Rodríguez. Lo que es un hecho es el espíritu de competencia de los apizaquenses.

En la capital

Creo que aquí las cosas tienen orígenes distintos.

Como se han ido sumando los aspirantes, es la priísta Anabell Ávalos Zempoalteca, el objetivo a vencer de los demás participantes.

Por el PAN, Víctor Briones Loranca, encabeza un trabajo consistente, aunque obligado a encarar las divisiones generadas en su partido por las acciones, de aislamiento y división atribuidas a Adriana Dávila Fernández. En este escenario más vale solo que mal acompañado.

La reciente aparición de Alejandra Ramírez Ortiz (PAC), y la posibilidad de amarres con el lorenismo la ponen como otra de las competidoras que, al definirse el papel del PRD con Paco Hernández, permitiría ver hasta dónde las alianzas tienden a ser competitivas rumbo al cinco de junio.

En Chiautempan

Parecería que el perredista Humberto Vega Vázquez, va en caballo de hacienda, compartiendo esa compleja estrategia del perredismo santanero, volcado hacia Marco Antonio Mena en la gubernatura y hacia el mencionado Vega, hacia la alcaldía. Acaso los acuerdos entre el hoy aspirante a sustituir a Toño Mendoza, y el propio alcalde en funciones, alcanzaron el nivel que los hace competitivos.

No la tienen sencilla. Enfrente tienen a Héctor Domínguez con un ponch importante en el PRI, más que interesado en recuperar la alcaldía, aunque con múltiples administraciones alejados del palacio municipal.

Dieron nota

El líder estatal del PRI, José Luis Ramírez Conde, y su operador en Xaloztoc, Luis Álvarez, a quienes los intereses más obscuros los tenían paralizados en el palomeo de candidatos a presidentes de comunidad.

Así que fue necesaria la llamada personal del líder nacional, Manlio Fabio Beltrones Rivera, para emplazar a este par a asumir una actitud distinta a la ladina inacción de dejar perder la plaza para beneficiar a un partido opuesto al tricolor.

Muy de madrugada esta crisis se fue superando, pero Ramírez Conde y Álvarez, quedaron fichados por la dirigencia nacional, como dos sujetos de raro proceder a quienes a partir de ya se les da un monitoreo detallado.

Una más del ITE

¿Otra, pues cuántas más faltan?

Hoy, los consejeros de la improvisación y la pose, pagan las consecuencias de los meses destinados a hacerse tontos presumiendo haber sido palomeados. La norma aprobada por el Pleno de ese organismo ha resultado ser una copia gogleada de la legislación vigente, pero en procesos federales.

A las y los consejeros, sus banalidades no les permitieron aplicarse a fondo en el tema por el cual reciben una envidiable paga: los asuntos electorales locales.

Entonces tenemos a un ITE pasando por alto tiempos, aplicando criterios arbitrarios en registros, organizando debates bajo la creencia que es un experimento, dejando pendiente una difusión intensa de la redistritación.

En pocas palabras, este consejo general es un improvisado que carga con la inminente crisis postelectoral, causada precisamente por los vacíos deliberadamente dejados en normas hechas sobre las rodillas.

Hay que resaltar la confrontación entre ellos mismos. Son una mata de conflictos en potencia, descarados activistas al frente de un organismo cuyo sustento es la imparcialidad.

Politizan derribo de espectaculares; sirvió para dar aire a las raquíticas campañas

.

Es un tema tan simple que sin embargo sirvió para llenar un poco de los huecos a los que los candidatos no se animan a entrarle; hoy, hablan de reponerlos

Beatriz Paredes Pide Informacion Rosalia Peredo, Caricatura, Tlaxcala En Linea

Los dividendos del derribo de los espectaculares apenas comienzan a verse; por un lado trascendió que los siete de Martha Palafox y los tres de Lorena Cuéllar, serán reinstalados (¿apoco a la autoridad la oprimieron medios y raza?); sean o no repuestos, la raja político-electoral de semejante metida de pata dejó huella.

La orden, nos confían, viene de muy alto.

Y a lo mejor de allá mismo llegó otra indicación: para abajo bola de espectaculares, ¡de Marco Antonio Mena!

Quien se haya precipitado a tumbar los primeros anuncios no imaginó el efecto dominó que ocasionaría. Parece que la conciencia no dejó dormir a algún alto mando y entonces procedió a curarse en salud.

No tengo ojos de adivino, pero ya veo que también los espectaculares del PRI, a final de cuentas serán repuestos, y habremos sido testigos de cómo autoridades de un nivel, de otro, y árbitro electoral, son capaces de tirar el dinero al caño –parafraseando a manchis cuando se refería a los pensionados- cuando es precisamente por falta de dinero que las personas padecen en los centros de salud. No hay oxígeno, no hay medicamento; pero sí para pagar a los que primero tiran y luego levantan los anuncios.

Tema superado

Así debería ser. Porque nadie me ha de negar que el atropello este de parte del Centro SCT y el gobierno estatal, bien que sirvió a los candidatos para llenar un poco el hueco ocasionado por la falta de contenido en las propuestas.

A estas alturas nadie, por ejemplo ha ofrecido remediar la regada de tepache de manchis y sus aliados en el Congreso para aplicarnos su reforma electoral, cuyas consecuencias ya estamos padeciendo. No hay quien se haya metido a fondo al análisis de los múltiples pleitos legales iniciados por la administración, financiados por ella misma, pero que resultaron en rotundos fracasos.

Es decir, hay una serie de pendientes que de plano a los candidatos parecen no llamarles la atención, tal vez porque electoralmente no sean rentables.

No podemos seguir en un nivel tan básico cuando lo que está en disputa son los próximos cuatro años y ocho meses de la conducción del estado.

El debate

Tres días nos separan de ese acto democrático que limitó a siete minutos la participación de candidatas y candidatos al gobierno. Y apenas a los señores consejeros del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE) se les prendió el foco para darlo a conocer.

Dicen que esta vez se dedicarán a Educación y Salud.

Deben estar conscientes que de su actividad solo una mínima parte del electorado, tan escasa como un dígito está enterada.

¿Saben ustedes cuántas personas están enteradas del debate? No es por echarnos porras pero si desde hace semanas no lo difundimos en este medio a la gente del ITE lo tendría sin cuidado.

Hoy por ejemplo dicen que es posible que medios digitales puedan sumarse a la difusión del debate. Si así como fueron parcos para anunciarlo, ¿se imaginan su grado de ineficiencia para informar sobre el o los canales digitales a través de los cuales se pueda captar su señal?

¿Por qué dieron a la Coordinación de Radio y Televisión del gobierno la exclusividad de la trasmisión? Y si dicha dependencia lo sabía desde hace meses, ¿por qué ha regateado su promoción si se supone que va a ser un acto de democracia donde todos los aspirantes al gobierno tengan la misma oportunidad de tiempo?

Les aseguro, si Coracyt no fuese un estorbo y el ITE lo hubiese concesionado a particulares, el estado y nuestra región estarían pendientes del debate entre las mujeres y los hombres tlaxcaltecas que luchan por ser el próximo titular del poder ejecutivo local.

Vaya sorpresa

Trascendió en el equipo de campaña del priísta Marco Antonio Mena, que a Rosalía Peredo Aguilar, la non miembro de la mega alianza con la que piensan arrasar, tendría una función más aparte de andarse pavoneando con aquello de que el abanderado tricolor va a ganar gracias a su convocatoria, a sus miles de seguidores, a sus formidables contactos.

Pues los priístas fueron sumando evidencias y llegaron a la conclusión que la Peredo, además de supuesta aliada, tendría la intención de sustraer información.

O sea es una espía.

Y la pusieron en cuarentena (como si fuera un troyano) y no le dieron cargo alguno, y no le quitan la vista de encima.

Alguna indiscreción del equipo de la Peredo, permitió a la inteligencia priísta enterarse que la activista millonaria disfrazada de defensora de los pobres, llevaría esa información a su comadre Beatriz Paredes Rangel.

No han resultado más que ridículos pavoneos la supuesta carga impresionante de simpatizantes y estrategias para ser ella el famoso factor de triunfo del abanderado tricolor.

Bienvenida… licenciada

¿Será que la venida de la paisana Beatriz a Tlaxcala no nada más es para presentar el examen de socióloga en la UNAM, sino para dedicarle más tiempo a la campaña de Lorena Cuéllar Cisneros?

¿Será que su carrera diplomática tendrá otro tiempo fuera a causa de la desconfianza que, de incipiente ha crecido de parte de quien le concedió tal prerrogativa en Brasil, o sea el presidente Enrique Peña Nieto?

Recordemos el aparatoso truene de Miguel Basañez como embajador de México en los Estados Unidos, por actitudes menos… desafiantes que las demostradas por la doña de las tremendas ojeras.

¿Tendrá alguna relación la cuarentena de Rosalía con la venida de Beatriz?

Craso error el derribo de espectaculares; destaparon un productivo negocio

.

Políticamente el atropello cometido al alimón por los gobiernos estatal y federal, victimizan a una oposición que de estas tontas acciones pide su limosna

Mariano Gonzalez Zarur Derriba Espectaculares Caricatura Tlaxcala En Linea

No es tumbando anuncios espectaculares como el partido en el poder sea capaz de ganar adhesiones. Al contrario, arrojó sobre él puños de arena que le han privar de la escasa visión de la realidad con la que cuenta.

Pero esto tiene más fondo.

Resulta que la empresa propiedad de Pedro Weber, nos dicen, detentaría la exclusividad del territorio tlaxcalteca para operar los anuncios espectaculares. Este sujeto sería el mismo que en la campaña de 2010 hizo caricatura el rostro del entonces candidato Mariano González Zarur.

Y también lo colocó en decenas de anuncios espectaculares.

Al favorecer los resultados a su cliente, la empresa creció. Yo diría se desbordó en el estado. Y uno de sus principales clientes fue el propio gobierno estatal que, a través de un propio –de todos conocido- posibilitó con dicha firma la colocación de propaganda con los más distintos temas; desde loas a los informes marianos, hasta la presunción de obras o la invitación a pagar tenencia y emplacar en Tlaxcala.

A veces no había qué anunciar y entonces aparecían números telefónicos. Y claro, no contestaban o lo hacían con evasivas. Pretender un anuncio de esos era pedalear la bicicleta de los grandes. Imposible.

A cómo serán chuecos que al iniciar este proceso electoral a todos vendieron los anuncios. Aplicaron sus tarifas y hasta se ofrecieron a podar arbustos o follaje que impidiese una amplia visibilidad de los mismos.

Clientes de ellos que pagaron billete sobre billete: las senadoras Martha Palafox y Lorena Cuéllar. También Adriana Dávila y desde luego, el diputado pritísta Marco Antonio Mena.

El orden expuesto obedece al tiempo aprovechado por dichos personajes para promover, primero partidos, luego informes parlamentarios, y últimamente sus diseños de campaña.

Todo esto ocurría mientras en el PRI escenificaban tremendas batallas. Los del CEN contra los estados. Presidencia pedía mano para palomear candidatos y a veces le atinaba. Otras no. Y se repitieron escenarios semejantes: fulano punteaba en las encuestas, pero zutano resultó ungido.

No nos salvamos de esa riña. Por alguna razón la apuesta original de Peña Nieto dejó de serlo. Las semanas transcurrieron y la división entre grupos tricolores tuvo que ser superada. Los partidarios de Osorio Chong, recogían los escombros dejados por Manlio Fabio Beltrones. Entraron al quite, Videgaray –y su eterno fracaso con el destino de PEMEX-, Aurelio Nuño –y el odio ganado a pulso en el magisterio-, José Antonio Mead –heredero de las estrategias de Rosario Robles-, y por supuesto la titular de Sedatu, recuperando algo de lo extraviado durante su desplazamiento de Sedesol.

Todo era un caos. Se aderezó con el desfalcó del PRI ocasionado por el más ratero de sus dirigentes nacionales, Cesar Camacho Quiróz –con razón no halla dónde poner tantos rolex- y tuvo que llegar el Presidente a poner orden. “Si no saben, pregunten”… los reprendió. Y por arte de magia, se unieron las piezas del ajedrez.

¿Pruebas?

Míren ustedes la maniobra de ayer. Personal de la SCT retirando anuncios espectaculares que según su norma se encontraban sobre el derecho de vía. Precisamente se dio cuenta ayer, cuando los candidatos habían completado su menaje promocional.

Pero no aplicó el mismo rasero. Quitaron los anuncios de Morena, donde aparecían la candidata al gobierno, Martha Palafox Gutiérrez y el presidente de ese partido, Andrés Manuel López Obrador.

Quitaron los de Lorena Cuéllar Cisneros, quien desde hace semanas había sufrido el acoso oficial con sus promocionales.

Pero no lo hicieron con los espectaculares de la panista Adriana Dávila Fernández, y tampoco con los de Marco Antonio Mena Rodríguez.

1.       La acción sirvió para que la clase política participante en el proceso electoral se diera cuenta que atrás quedó el distanciamiento entre el PRI de Tlaxcala y el del centro. Si uno poseía los cochineros, el otro trae el peso de la aplanadora y de los programas sociales.

2.       Una maniobra tan evidente, como retirar unos anuncios y otros no, dibuja el escenario de preocupación de un gobierno federal que ve como Veracruz se le va de las manos y ha comenzado a hacer hasta lo imposible para detener ese fenómeno. Tlaxcala es prueba de ello.

3.       Salió a flote la empresa de Pedro Weber. Es obligación del Sistema de Administración Tributaria (SAT) informar a todos los candidatos el comportamiento de este raro espécimen con evidencia de estar sumergido en actos ilícitos, vil corrupción, clientelismo y tarifas estrafalarias pagadas sin chistar por una administración irresponsable.

El PRI tiene que cuidarse de semejante demostración de fuerza. El mensaje quedó claro. Tanto que puede convertirse en voto de castigo. Es lo que faltaba para coronar terrorismo fiscal y descuento arbitrario directo a nómina de cuotas partidistas.

Por si no se da cuenta, está victimizando a las candidatas de Morena y del PRD, Martha Palafox Gutiérrez y Lorena Cuéllar Cisneros.

Imagino el rosario que les rezará AMLO en su nueva gira, seis y siete de mayo en la entidad tlaxcalteca. El tabasqueño de eso pide su limosna.

En Zacatecas y Durango tiraron a sus candidatos. Amenazó con retirarse de las trece contiendas y mire al INE, se dobló ante la votación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Tirar los espectaculares sin tomar en cuenta el antecedente de los mismos es oro molido para el Peje.

Lo es también para la dirigencia nacional del PRD. Esta es una señal inequívoca de que su candidata en Tlaxcala, Lorena Cuéllar Cisneros, ha movido el tapete al PRI y su mega alianza.

El tiro les saldrá por la culata porque, el candidato oficial dispone de 300 anuncios espectaculares en todo el estado. Por cierto, la SCT le tiró uno, la directora del Centro SCT, debe haberlo hecho por consejo de su afectuoso consejero, Miguel Ángel Osorio Chong.

¿No les parece una exageración?, ¿No es acaso el peor exceso con resultados contraproducentes en la clientela por ejemplo de Lorena, que por años ha recibido algún detalle vía la fundación de la Cuéllar?, ¿Saben cómo van a reaccionar los grupos cautivos de AMLO, sobre todo en las comunidades más alejadas, y hasta dónde pueden influir con pruebas tan pesadas, tan asburdas como esto ocurrido ayer con los espectaculares?

En el Xicohtencatl

El próximo domingo 24 de abril en el Teatro Xicohtencatl a partir de las diecinueve horas tendrá lugar el debate entre los ocho candidatos.

Pues con el derribo de espectaculares ya tienen tema, relacionado por cierto con la demandada transparencia. Habrá que hurgar en la ratonera habitada por el operador de dichos anuncios. Esa es una hebra para llegar a la obra pública y las atropelladas formas de adjudicarla. Las nuevas constructoras. Los nuevos ricos.

Temas forzosos son la inseguridad, que ha alcanzado niveles graves en Tlaxcala, pese a la insistencia en colocarnos como ejemplo de lo contrario.

Dejar de tocar el tema de la salud sería algo imperdonable. Aquí nos morimos por falta de equipo, pero más de 160 millones no se han aclarado en el manejo del Seguro Popular.

Pero es tan corto el tiempo que, ya caemos en los porqués alguien tomó la decisión de reservar apenas cinco minutos para abordarlos.

Malos los viejos como los jóvenes priístas, ¿esta es la nueva generación?

.

He aquí la historia de Ricardo García Portilla, un diputado federal que dejó su brillante carrera parlamentaria para venir, de mal modo, a ayudar en la campaña de gobernador

Margarita Zavala Ataca Mariano Gonzalez Complice Adriana Davila Mal Gobierno, Tlaxcala En Linea

Se trata de una especie de yupi haciendo números alegres porque así le conviene. Haber truncado su carrera de diputado federal porque no tuvo opción –le habría costado la peor ración de zapes.

Además, qué mala onda que las otras dos compañeras suyas carezcan de compromiso alguno porque lo suyo se dio merced a la querencia con sendos influyentes (al menos en la voluntad del señor manchis)  y se la pasan nadando de muertito, o más bien como maniquíes viejos, de esos medio gordos que nada más se usan para hacer bulto.

Ricardo García Portilla recurre entonces a la aritmética electoral. Y aplica la ecuación –que tanto se le da- para ponerla de ejemplo aunque el entendimiento pleno de ello, ni él lo tenga. Ese término en el Congreso significa la suma de los votos de los partidos minoritarios con algún fin. Hoy nos lo viene a presumir.

Seguramente se refirió a los miles de votos que conseguirá Rosalía Peredo Aguilar (el barril sin fondo), sumados a los de los vivales, que cierran circos para que no exploten a los pobres animalitos, pero explotan la imagen de un tucán para darnos la idea de que no son unos oportunistas sino todos unos ambientalistas. O de los maestros, bien enojados con el tirano Aurelio Nuño, pero con buena cara para no quedarse sin chamba.

Sí, porque solo el PRI no puede con el paquete. En ese sentido va la idea del ex de los zapes. Y además nos advierte que en el caso (aquí se le nota un… en el remoto caso) de que triunfe Mena el cinco de junio, no piensa regresar a San Lázaro… allá que le aproveche a Teodardo Muñoz, otro cuate a quien la fortuna hoy le permite comer con manteca.

Es la soberbia de la nueva generación.

Sí, porque la de los que apestan a cadáver es la siguiente: “todo lo tenemos bajo control, el triunfo está garantizado, ya hasta repartimos los puestos”.

Y claro, necesitan a uno que parezca candidato, fuerte, alto, de espalda ancha…

Pero también ignoran sus capacidades.

O sea, estos genios de la aritmética electoral, y de todo bajo control, actúan con base en el manual de triunfos de un tricolor incapaz de pensar en la alternancia.

De manera muy curiosa, el diputado defenestrado coloca lo que entiende como fortaleza del tricolor por encima del abanderado, que dicho sea de paso ya lo imagino haciendo lo mismo si el candidato hubiese sido García Portilla.

Pues qué mal andan.

Sus apuestas no son en favor de la persona, sino de las ruedotas y los rielesotes de la locomotora, sobre cuyos lomos se han asido con la idea de haber aportado la parte proporcional de ideas, porque a quien piensan llevar al triunfo, para ellos no dispone del suficiente cacumen.

En eso consiste la dificultad para que Marco Antonio Mena ascienda en las encuestas.

Es un ramillete de flores negras; fuego amigo disfrazado de chispas de chocolate… la conjunción de irresponsabilidad, soberbia, sobredad, y mamonería cuyo cociente es: ausencia de liderazgo.

Bien verdad… para la aritmética electoral de García Portilla, el resultado de su división: fra-ca-so.

Por eso el señor manchis los reunió la semana antepasada en la casa de gobierno y casi como Peña Nieto lo hizo anteayer con su gabinete, los puso como lazo de cochino: “nos va a allevar”.

En otras palabras, el peor enemigo del PRI… ¡es el PRI!

Deshojando (a) la Margarita

Como era de esperarse vino muy propia a respaldar las aspiraciones de su afanosa pupila, Adriana Dávila Fernández.

Y lo primero que hizo fue usar el tono mesiánico de la mujer sin glamour para lanzar pedradotas al mal gobierno del inocente señor manchis.

Pues qué mala voluntad de los escribanos adrianistas y hacedores de análisis como en forma de textos motivacionales, porque no advirtieron a Margarita Zavala, que ese mal gobierno al que se refiere, contó con el concurso de Adriana y sus individualidades.

Que gracias a esa mancuerna hoy tenemos la peor Ley Electoral del país, mala no por chueca sino por atestada de hoyos negros. Bueno para alcanzar esa proeza hasta contó con la destacada actuación del PRD y la seño Eréndira.

Hay que voltear a ver a Rafael Moreno Valle, como quien dice el anticristo de los Calderón Zavala, quien les lleva bastantes puntos porque al menos se muestra cauto a la hora de aventar madrazos… hoy lo vemos muy recatado con su escoba, barriendo las toneladas de ceniza que al tal Gregorio le dio por arrojar la madrugada de ayer.

El doloroso pendiente

¿Por qué Margarita Zavala no usó el mismo maso para sonarle a Guadalupe Sánchez Santiago y su cínico desmarque del panismo a cuyos principios no tiene cara para hacerles el desplante, porque así lo firmó en la carta compromiso mediante la cual fue a pedir al PAN la oportunidad?

¿Son tan elevados los costos de la radiodusora apizaquense que, superaron el malestar de la militancia enterita, a favor y en contra de la seño Adri, como para haber pagado con la plurinominal de su partido un convenio de publicidad?

Tienen, Margarita, Adriana, Felipe y Juanito, que sentarse a arrastrar el lápiz, porque de aquella fortuna traficada en 2010 y usada parcialmente (¿por eso perdieron?) poco sabe el Sistema de Administración Tributaria (SAT), digo, Hacienda tiene ahí un trabajo bien interesante para realizar, ahora que una chamba periodística nos dejó con la boca abierta al publicar el caso Panamá Papers.

Hoy resulta insuficiente la marmaja para que operan los candidatos, unos que de plano convencieron porque ya no tenían más de dónde escoger, pero, ¿y esos sobrantes, quiero decir, ese cofre del cual nada se informó en la farsa hoy conocida como 3 de 3?

Organizan para el domingo 24 debate de una hora… extraño regateo

.

Además con la cobertura exclusiva de Coracyt y el parcial Héctor Párker; a cada candidato le darán menos de 5 minutos para exposición, réplica y contrarréplica

Corregida Graco Ramirez Apoya Lorena Cuellar, PRD, Elecciones Caricatura Tlaxcala En Linea

Sesenta minutos son un impensable lapso, cuando en ese tiempo han de confrontar ideas y razones ocho candidatos a la gubernatura de Tlaxcala.

Pero así lo determinó la autoridad electoral.

El debate, primero de dos que por Ley deben ser organizados en este proceso, tendrá lugar en el Teatro Xicohtencatl, el próximo domingo 24 de abril a partir de las diecinueve horas, y será trasmitido por las radiofifusoras y televisora de la Coordinación de Radio, Cine y Televisión (Coracyt).

¿Quién tomó esta decisión?

Pues seguramente aquellos preocupados en no exponer demasiado a un candidato, fácil presa de sus competidores. Pero en ahí va implícito el tomar uno de los avances más notorios de la democracia, pisotearlo, neutralizarlo, pero sin omitirlo.

Aunque su cumplimiento es mediocre, nadie podrá reclamar al árbitro electoral haber pasado por alto dicha actividad.

Es una prueba más del distanciamiento entre aquellos que se sienten dueños del estado y los ciudadanos.

Tenemos derecho a ver, a escuchar, a analizar las capacidades de Adriana Dávila, Martha Palafox, Lorena Cuéllar, Marco Antonio Mena, Felipe Hernández, Edilberto Algredo y Jacob Hernández.

La Ley les da dos oportunidades para aparecer en igualdad de condiciones.

Esta vez la Ley ha pasado por el filtro autoritario apanicado por una posible sobre exposición de su abanderado. Y ha movido sus influencias para impedirlo. Y nos volvió a mandar un mensaje: manejo a conveniencia la conducta de los consejeros, solo un milagro me podría doblar, y como no creo en los milagros… se friegan.

Simulacro

19:00 horas, el (o la) moderador del debate saluda: muy buenas noches a los ciudadanos de Tlaxcala, bienvenidos a este primer acto de confrontación de ideas, parte fundamental del ambiente democrático que se respira en el estado libre y soberano de Tlaxcala. (ya va un minuto, pues suponemos que este saludo se mezcla con algún fondo musical y seguramente se valdrá de tomas de los participantes, paneos aprovechando la belleza del recinto y el característico ritmo de una institución de gobierno bajo el mando de un Héctor Párker Vazquez, vetusto, lerdo, pasado de moda.

19:04 (moderador) Doy la bienvenida a las y los candidatos (sí tiene que acentuar el respeto a la paridad) (luego los nombra uno por uno y hace referencia a los partidos por los cuales participan).

19:10 (moderador) Esta es la temática y estas las oportunidades que tendrán nuestros participantes de exponerlas: tema uno: sociedad (esto es ficción) tema dos: seguridad pública (también) tema tres: compromiso de gobierno (digo, se trata de hacer tiempo).

19: 20: (moderador) Comenzaremos estrictamente por orden alfabético y sin ventaja alguna a los participantes. Tiene la palabra la candidata del Partido Acción Nacional Adriana Dávila Fernández. Tiene la palabra hasta por cinco minutos. Le tiene que echar ganas porque en ese tiempo ha de caber exposición, réplica y contrarréplica, además deberá estar muy atenta al tiempo porque si no, la cortamos.

Así que ni siquiera son sesenta minutos. El formato consistente en saludo, presentación y demás cosas que salgan de la brillante mente del añoso Parker, reducen el tiempo de cada abanderado, al grado de contar con un minuto para réplica. Y eso si bien le va.

¡Por Dios! Esto no es un debate. Es un remedo de pasarela en el cual el moderador deberá tener un látigo para apresurar a los participantes. Ellos, han de saber que un cada renglón, con cuarenta golpes (entre palabras y silencios) equivale a un cuarto de minuto. Así que ocho candidatos no nos van a explicar cómo le piensan hacer en tan breve espacio.

¿Por qué el regateo de tiempo?, ¿Por qué la intervención de Coracyt y el parcial Párker?, ¿Por qué despojar a los candidatos de la oportunidad de mostrarse a los tlaxcaltecas en igualdad de condiciones que los demás?

Eso es parte de aquello a lo que llamaremos fraude anticipado, una estela de colusiones y complicidades entre un despreciable marianismo, cuyo rehén el PRI y demás acompañantes, gozan del privilegio de consejeros vendidos y medios oficiales.

Estimamos que el debate solo tendrá éxito con base en la intervención de candidatas y candidatos. Serán ellos, su concepto del tiempo y apego a la claridad de sus ideas lo que puedan dar un poco de dignidad a este remedo de pasarela.

Vino Graco a apoyar a Lorena

Y se dio cuenta que en Tlaxcala la gente no lo abuchea, como seguido le pasa en su estado, Morelos, donde Presidencia determinó dejar de enviar representante de Peña Nieto, para evitar desaguisados como el del diez de abril del año pasado, cuando Graco cayó con todo y su pelona, cuando huía de Chinameca –al lado del secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza– al helicóptero que los salvó de una turba, por cierto encabezada por el bisnieto de Emiliano Zapata, un joven normalista que logró burlar todos los cercos de seguridad en torno a la conmemoración de un aniversario más del asesinato del Caudillo del Sur.

La referencia es porque este 10 de abril, la ex hacienda de Chinameca se perdió de la presencia de tan destacada figura, Graco, quien prefirió mandar un mensaje –ese sí con más abucheos- desde Cuautla, en la tumba donde descansan los restos de Zapata.

Aquí en cambio fue hasta aclamado cuando echó sus porras a la abanderada perredista, una Lorena Cuéllar que del desayuno en el Mesón Taurino, se trasladó a Ocotlán, para dar a Graco Ramírez, el más peñista de los gobernadores, una cálida recepción.

Dos semanas y no vemos claro

Digamos que son dos momentos: el round de sombra –mis operadores son mejores que los tuyos, a mí me quiere más la raza- y el de las encuestas, una clandestina y las demás con interesantes coincidencias, pero considerable adelantadas para decantar por alguno de los participantes.

A estas alturas no hay favorito o favorita. Exaltar las encuestas es precipitarse con calificativos que no demuestran sino la parcialidad de quien así lo estime.

Sí hay que reclamar a los candidatos el silencio sepulcral que han guardado respecto a temas tan manoseados, como el debate, tan pendientes como la redistritación y tan delicados como el activismo de consejeros electorales, a quienes mejor les convendría incorporarse a la campaña de Marco Antonio Mena.

Que se notan cortos cuando hay que señalar lo hostigoso de un Mariano González, quien por salud propia debería –como Vicente Fernández– despedirse de los escenarios porque en el caso particular del apizaquense, su presencia ya es muy molesta.