Benedicto XVI y el cuarto “secreto” de Fátima

.

El cuarto “secreto” de Fátima ¿existe o no? Hasta esta semana los católicos creíamos conocer absolutamente todas las revelaciones místicas de la Virgen a los pastorcitos portugueses en 1917. También estábamos seguros de la interpretación teológica del tercer “secreto”: con la imagen de aquel “obispo vestido de blanco” que sucumbía a las balas María había querido representar la persecución a la Iglesia en el siglo XX y el atentado contra Juan Pablo II. La seguridad de esa “versión oficial” se acabó, fue destrozada de un plumazo nada menos que por Benedicto XVI.

Este día el Papa defendió la validez actual de las profecías de Fátima, durante la homilía de una misa que presidió ante unas 500 mil personas en la explanada central del santuario portugués, y dijo claramente: “se engañaría quien pensase que la misión profética de Fátima se ha terminado. El hombre ha podido desencadenar un ciclo de muerte y terror, pero no logra interrumpirlo”.

Con estas palabras, el pontífice desmintió en los hechos la versión oficial del Vaticano con respecto “tercer secreto”, al menos la afirmación que sostenía que las predicciones de la Virgen se cumplieron plenamente con el atentado del 13 de mayo de 1981 contra Karol Wojtyla.

La tercera parte del mensaje de Fátima fue publicado en el año 2000, durante la beatificación de los videntes Francisco y Jacinta Marto, luego de permanecer más de 50 años en el hermetismo. En esa ocasión estuvo presente la tercera vidente, sor Lucía dos Santos. Durante las ocho apariciones (entre mayo a octubre de 1917) los niños tuvieron tres visiones: las primeras dos, el infierno y la conversión de Rusia, fueron difundidas en 1941 y discutidas ampliamente por teólogos.

La tercera visión correspondió a un “obispo vestido de blanco” que recorría ciudades en ruinas y caminaba sobre cadáveres acompañado por sacerdotes, obispos y laicos el cual, al llegar a una cima junto a una cruz de madera rústica, sucumbía bajo las flechas y las balas de un ejército.

Hace 10 años Juan Pablo II estaba convencido que Fátima era un mensaje para el siglo XX, con sus convulsionadas persecuciones y el comunismo asediando a los católicos. Hoy Benedicto XVI piensa distinto, sabe que las palabras de la Virgen tienen absoluta vigencia y presagian futuras crisis para la Iglesia, como el actual escándalo por los sacerdotes pederastas.

Así lo dijo el martes último cuando, a bordo del avión que lo trasladó de Roma a Lisboa, precisó que en el mensaje de Fátima “además de la gran visión del sufrimiento del Papa, que en primera instancia podemos referir a Juan Pablo II, se indican realidades del futuro de la Iglesia que poco a poco se van desarrollando y mostrando”, y argumentó: “por ello es verdad que, más allá del momento indicado en la visión, se habla, se ve la necesidad de una pasión de la Iglesia, que naturalmente se refleja en la persona del Papa y por lo tanto son sufrimientos de la Iglesia que se anuncian”.

Más adelante apuntó: “en cuanto a las novedades que hoy podemos descubrir en este mensaje encontramos que los ataques al Papa y a la Iglesia no sólo vienen del exterior, sino que los sufrimientos de la Iglesia proceden de dentro, del pecado que existe en la Iglesia”.

“Esto se ha sabido siempre –insistió-, pero hoy lo vemos de una forma aterradora: que la persecución más grande a la Iglesia no procede de enemigos externos, sino que nace del pecado en la Iglesia”.

Con estas declaraciones el obispo de Roma cambió, en tres días, 10 años de interpretaciones marianas e introdujo innovadores elementos para la reflexión. Según esta interpretación en clave ratzingeriana se avecinan tiempos difíciles para la cristiandad. ¿La confirmación de que, finalmente, existía el tan negado “cuarto secreto”?

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario