Corrupción en Argentina, el Papa se quita algunas espinas

.

Corría el mes de julio de 2011. La organización La Alameda sacudió a la opinión pública argentina con una denuncia contra el juez de la Suprema Corte de Justcia de la Nación, Eugenio Raúl Zaffaroni. La presentación judicial acusó que en 6 de los 15 departamentos propiedad del letrado se ejercía la prostitución. En ese tiempo la asociación era precedida por Gustavo Vera, un activista por los derechos humanos que ya por esas fechas trabajaba codo a codo con el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires.

corrupZaffaroni sigue siendo integrante del máximo tribunal argentino. Su nominación a ese órgano colegiado se debe al ex presidente, Néstor Kirchner. Por esta razón no pocos analistas lo consideran un “kirchnerista” funcional al gobierno todavía en funciones, esta vez dirigido por la esposa del difunto mandatario y también presidente, Cristina Fernández de Kirchner.

El juez respondió a la denuncia de La Alameda explicando que, como no podía gestionar los alquileres por su cargo judicial, dio mandato para que otros administraran sus inmuebles. Y replicó que la denuncia pretendía el acoso mediático. El escándalo capturó la atención de la prensa argentina, e incluso se llegó a debatir si la prostitución se ejercía en 3 o en 6 de sus departamentos. Finalmente todo derivó en una causa contra Zaffaroni por violación a la Ley de Profilaxis de las Enfermedades Venéreas. En cambio, la organización defensora de los derechos humanos nunca alegó ni “proxenetismo” ni “trata de personas”, que sí constituyen delitos penales.

Traigo a colación estos antecedentes porque así se podría entender mejor una larga parte del discurso que este día pronunció Francisco ante un grupo de juristas del mundo entre los cuales se encontraba justamentte Zaffaroni. Los recibió en la Sala de los Papas del Palacio Apostólico Vaticano. Abajo se pueden leer los párrafos del mensaje dedicados a la corrupción. Fueon pasajes duros, netos, sin medias tintas. Claro que el Papa no se estaba refiriendo específicamente al juez ni a su pasado. Habló más en general a la corrupción como fenómeno. Pero, claro, sus palabras tan  descriptivas son -cuanto menos- sugerentes. Sobre todo considerando que el pontífice todavía mantiene una muy cercana relación con Gustavo Vera, al cual recibió en Santa Marta apenas un par de semanas atrás.

Del “Sínodo virtual” al “Sínodo real”

.

El término “Concilio virtual” lo acuñó Benedicto XVI. Un concepto que explicó detalladamente antes de la entrada en vigor de su histórica renuncia, el 28 de febrero de 2013. Unos 14 días antes, Ratzinger se reunió con los sacerdotes de la diócesis de Roma en el Aula Pablo VI del Vaticano. En esa oportunidad habló de una “versión deformada” del Concilio que llegó de manera eficiente al gran público a través de los medios de comunicación, los cuales describieron al Vaticano II “como una lucha política” y  “favorecieron las corrientes más complacientes con el mundo”. Esa msima frase se convirtió en la fijación de periodistas y eclesiásticos en estos tiempos. Ellos han intentado, por todos los medios, aplicarla al apenas concluido Sínodo de los Obispos sobre la familia. Y en su afán han tenido éxito, pero al revés. Han terminado creando una imagen distorsionada de la asamblea, un relato unilteral. Han logrado construir el tanto denostado “Sínodo virtual”.

ARCHI_235742¿El resultado? La confusión. Una realidad que produce miedo y paraliza, en una Iglesia que erróneamente se acostumbró a las posiciones unívocas y autorreferenciales. Una Iglesia que parecía haber renunciado por voluntad propia a las “disputatio” y no comprendía el aspecto poliédrico propio del “Dios de las sorpresas” y “del espíritu”, invocados hasta el cansancio por el Papa.

Los artífices de esta confusión ahora pretenden imputar la misma a Francisco. Para lograr su objetivo realizan lecturas rebuscadas de los hechos, interpretaciones funcionales a ese “Sínodo virtual”. Pero los acontecimientos son acontecimientos y no se pueden cambiar. Hay que saberlos analizar, con honestidad. Y después sacar las propias conclusiones, alejadas de las visiones (ideológicas) preconcebidas, que esconden otros intereses.

Se trata de un fenómeno peculiar, eminentemente mediático y que nada tiene que ver con las discusiones sobre la doctrina. Al menos no directamente. He aquí algunos ejemplos. El primero tuvo lugar el martes 7 de octubre durante la conferencia de prensa del segundo día del Sínodo de los Obispos. No habían pasado ni 30 horas del debate en el aula y la pregunta ya estaba lista. “¿No creen que estamos ante un Sínodo ‘pre-cocido’, en cierto sentido ya armado?”, disparó una periodista, exponente emblemático de los nostálgicos de Benedicto. La línea a seguir estaba marcada, y todos los hechos posteriores fueron considerados a través de esta óptica. Pero los prejuicios no son un lujo que los periodistas nos podamos permitir.

“El Papa quiere libertad y transparencia”

.

Del Vatican Insider

El Papa quiere una Iglesia transparente, que no tenga miedo de mostrar sus fragilidades. De ahí su decisión de publicar todos los puntos de la “Relatio Synodi”, incluso los pasajes del documento final del Sínodo que no obtuvieron la mayoría calificada de los votos  de los obispos y que se refieren a temas candentes (homosexuales y divorciados vueltos a casar). Así lo considera en entrevista con el Vatican Insider Carlos Aguiar Retes, arzobispo mexicano de Tlalnepantla, presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano y miembro de la comisión que redactó el texto que resumió los debates en la asamblea sinodal.

images¿Cuál es el balance del Sínodo?

En primer lugar muy positivo, creo que el Santo Padre al decirnos al inicio de que debíamos buscar la verdad, hablar con claridad y no tener miedo a decir lo que pensamos, fue una indicación muy importante para que así resultara una puesta en común de las preocupaciones que tenemos cada uno en las respectivas realidades socio culturales de nuestras diócesis.

El Papa insistió mucho en este asunto de la libertad y dijo que no estaba sorprendido por el debate intenso. ¿Se había perdido eso en los últimos Sínodos?

No es que se hubiese perdido, pero en cada Sínodo muchos de los padres sinodales asisten por primera vez y claro, otros tienen más experiencia. En mi caso he participado en tres y he comprobado que algunos de los asistentes no hablaban con total libertad, sobre todo los que por primera vez participaban. Como este era un Sínodo preparatorio era fundamental el aporte de todos, eso se noto especialmente en los “círculos menores” porque allí la participación fue muy amplia y ciertamente con mayor libertad que en otros sínodos ordinarios cuando debíamos precisar las propuestas. Sí era necesario que el Papa lo dijera porque el tema ameritaba y por el debate mediático previo, que él nos aclarara que quería saber lo que nosotros pensábamos.

El abrazo de Francisco a las madres de la tragedia

.

Del Vatican Insider

“La corrupción mata. No bajen los brazos y no pierdan la esperanza”. Fueron palabras del Papa dirigidas a ocho madres de la tragedia. Sus hijos ya no están físicamente, pero hoy las acompañaron en espíritu durante un encuentro íntimo con Francisco. Ellas perdieron a sus familiares en un fatal accidente ferroviario en la estación Once de Buenos Aires el 22 de febrero de 2012. El pontífice les expresó su apoyo en la búsqueda de justicia.

la fotoPor la mañana de este martes el grupo asistió a la misa privada del Papa en la capilla de la residencia vaticana de Santa Marta. Allí las mujeres le entregaron un primer obsequio, una estola litúrgica. A la misma casa regresaron por la tarde, para la audiencia privada que duró una hora.

“Fue sumamente emotivo, muy cálido y tranquilo, hablamos como si nos conociéramos de años. Él estaba muy informado de toda la lucha que hemos llevado adelante. La verdad que nos vamos reconfortadas, felices de haber tenido este encuentro, nos instó a no bajar los brazos. Nos llevamos el aliento para el resto de los familiares, la esperanza renovada y la decisión firme de no bajar los brazos hasta encontrar justicia”, dijo al Vatican Insider María Luján Rey, madre de Lucas Menghini, cuyo cuerpo fue hallado en el tren siniestrado sólo dos días después de la tragedia.

Luego de las presentaciones iniciales, el líder católico le preguntó a sus invitadas los detalles del juicio oral y público que se está llevando a cabo en los tribunales argentinos y por el cual están imputados diversos funcionarios públicos. Un violento choque del tren contra el inicio de las vías dejó 52 muertos (51 más un bebé en el seno materno) y más de 700 heridos.

Francisco ¿el “gran perdedor” del Sínodo?

.

Del Vatican Insider

¿El Papa es el “gran perdedor” del Sínodo de los Obispos? El arzobispo peruano de Ayacucho y presidente de la conferencia episcopal de su país, Salvador Piñeiro García-Calderón, contradice la versión de la prensa anglosajona. En entrevista habla sobre las polémicas en torno a la asamblea de obispos y la decisión de Francisco de publicar todos los apartados del documento final, incluso los que no obtuvieron la mayoría calificada de los consensos.

ppsalvadorpineiro230712El Papa fue muy explícito cuando constató la intensidad de los debates en el Sínodo. ¿Usted esperaba este clima de intensidad?

Dentro del aula hubo mucha fraternidad, se veía que algunos hermanos obispos habían recibido ecos de sus diócesis, por eso es importante el diálogo y abrir caminos. Existen temas sobre los cuales no existe un consenso general, pero un buen número de obispos quiere que se sigan reflexionando, porque en la teología moral debemos estar más instruidos, existen asuntos que el mundo pregunta con tanta pasión, por ejemplo el de la homosexualidad o los divorciados que pasan horas difíciles y muchos de ellos quisieran volver a ser acogidos en la comunión sacramental. Son temas que debemos seguir estudiando.

Aunque dentro del aula el desacuerdo no fuese tan palpable, afuera las divergencias fueron muy duras. ¿Ustedes estaban conscientes de ese ambiente exasperado?

En el círculo menor de lengua española en el cual participé hubo un gran consenso, todas las propuestas fueron unánimes, el diálogo fue fraterno, sin complejos y con humildad en la escucha. Algunos hermanos obispos estaban preocupados por las noticias que recibían de sus países. Pero en general, como no ha recordado el Papa, aquí no hay nada de secreteos, nada que no se quiera comunicar. Existe esa idea que la Iglesia cierra las puertas y es misteriosa pero no, se han publicado los detalles de las votaciones del documento final del Sínodo. Todo con mucho respeto y comunión. Quizás no somos buenos comunicadores, eso nos pasa. A veces pensamos que la gente ya entendió, que los medios de comunicación nos van a ayudar pero ellos están buscando qué se dijo entre líneas. De todas maneras hemos dicho lo que pensamos, sin acomodos.

“Adaptar las vías y los métodos” la misión del Sínodo

.

Del Vatican Insider

Adaptar las vías y los métodos “a las crecientes necesidades de nuestros días y a las mutantes condiciones de la sociedad”. Esa es la misión del Sínodo de los Obispos, según dijo el Papa Pablo VI cuando instituyó esa estructura episcopal. Aquellas palabras fueron recordadas hoy por Francisco, justo durante la ceremonia de beatificación de Giovanni Battista Montini y de cierre de la asamblea sinodal dedicada analizar los desafíos actuales de la familia.

de34e36575Con el recuerdo de esa frase, Jorge Mario Bergoglio explicó indirectamente por qué decidió beatificar a Pablo VI justo este día. Recordó que Montini pedía “escudriñar atentamente en los signos de los tiempos”. Eso fue lo que hizo, en los últimos 15 días, el Sínodo de los Obispos. Incluso en medio de un clima, a veces, de animadas polémicas.

Los “padres sinodales” que protagonizaron ese vivaz debate acompañaron al Papa este día en el atrio de la Basílica de San Pedro. La plaza vaticana lució repleta, bajo un intenso sol. Al inicio de la misa tuvo lugar el rito de beatificación del pontífice que guió a la Iglesia entre junio de 1963 y agosto de 1978.