Terremotos

Fis. Alfredo Osorio S.

“Hacer predicciones es muy complicado, especialmente si son sobre el futuro”

Niels Bohr

Todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos sentido el pánico, el terror, el asombro que nos produce un terremoto. Uno de los más recordables es el que ocurrió el 19 de septiembre de 1985. La cifra exacta de las víctimas quedará en el misterio. La incapacidad gubernamental, la falta de organización social, la necesidad presidencial de ocultar la cifra más cercana a la realidad, se impuso; el señor Miguel de la Madrid, a la sazón presidente de México, afirmó que el número de muertos no llegaba a mil, sin embargo, las, incipientes, organizaciones gubernamentales calcularon en más de 30 mil la cantidad de muertos en aquel inolvidablemente trágico temblor de 8.1 en la escala de Richter. Pero ¿qué es un terremoto? Veamos.

De  acuerdo con Wikipedia encontramos la definición siguiente:

Un terremoto  (del latín: terra «tierra» y motus «movimiento»), también llamado seísmo o sismo (del griego σεισμός: «temblor» o «temblor de tierra») es un fenómeno de sacudida brusca y pasajera de la corteza terrestre producido por la liberación de energía acumulada en forma de ondas sísmicas. Los más comunes se producen por la ruptura de fallas geológicas. También pueden ocurrir por otras causas como, por ejemplo, fricción en el borde de placas tectónicas, procesos volcánicos o incluso ser producidos por el hombre al realizar pruebas de detonaciones nucleares subterráneas.

El punto de origen de un terremoto se denomina hipocentro. El epicentro es el punto de la superficie terrestre directamente sobre el hipocentro. Dependiendo de su intensidad y origen, un terremoto puede causar desplazamientos de la corteza terrestre, corrimientos de tierras, tsunamis o actividad volcánica. Para la medición de la energía liberada por un terremoto se emplean diversas escalas entre las que la escala de Richter es la más conocida y utilizada en los medios de comunicación.

Las cusas de un terremoto son varias. La principal procedencia de un sismo es la actividad tectónica y volcánica de la corteza terrestre; las variaciones violentas de la presión atmosférica en los huracanes; las modificaciones de los cauces fluviales, etc.

Existen dos puntos importantes durante el inicio de un seísmo: el hipocentro que es el punto interior de la Tierra donde se origina el temblor, y, el hepicentro que es el punto que está sobre la superficie del planeta a una distancia más corta del hipocentro. Una vez iniciado el terremoto se propagará, en general, de tres maneras: por medio de ondas P (primarias) a una velocidad entre 8 y 13 kilómetros cada segundo, este tipo de ondas son longitudinales –como los aros plásticos que se venden en las ferias; después, se siguen con las ondas S (secundarias y perpendiculares a la dirección de propagación) viajando a una velocidad entre 4 y 8 kilómetros cada segundo; y, finalmente,  las oscilaciones viajan sobre la superficie terrestre por medio de una combinación compleja de ondas P y S a una velocidad de 3.5 kilómetros por segundo, siendo éstas las más destructivas, las que producen efectos como los que aparecen en las fotografías que acompañan esta entrega.

Dejo para mejor ocasión un sinnúmero de temas que tienen que ver con los sismos: medición, predicción, los más devastadores de nuestra era, sin embargo, es pertinente tomar conciencia de que, independientemente de que las normas de construcción nos lo exijan, debemos considerar las más elementales exigencias de seguridad. Recordemos los casos de Haití y Chile en el más reciente lustro; han tenido sismos de intensidad parecida, sin embargo, los resultados han sido significativamente más trágicos en Haití que en Chile. La razón es muy simple: en Chile se han respetado las normas de construcción mientras que en Haití no. Todo esto tiene que ver con la economía, la educación y, principalmente, el grado de corrupción gubernamental. En México la situación se parece más al caso haitiano que al chileno.

De neurona a neurona:

“La civilización es, simplemente, una serie de victorias sobre la naturaleza.”:

William Harvey

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *