Obama, Romney, Chávez, Ford, Chevrolet y las encuestas

Fis. Alfredo Osorio S.

Las cifras no mienten, pero los mentirosos también usan cifras

Anónimo

A las 8 horas de este día 06 de noviembre (momento en que estoy haciendo esta entrega), se está realizando el “supermartes” electoral en USA. Las encuestas (a esta hora) marcan 50% y 49% para Obama y Romney con una incertidumbre de más o menos 3%, respectivamente. Cualquiera de ellos puede ganar. De ninguna manera se trata de alabar el sistema electoral norteamericano, aún no se olvida la manera tramposa en la forma en que Bush (hijo)  se hizo de la presidencia. Lo único fiable en las encuestas que hacen los norteamericanos se apoya en que no las realizan Consulta Mitofsky, Parametría, Gea-Isa, Berumen y Asociados, Ipsos, BGC Ulises Beltrán, etc. Recordemos la pasada elección presidencial donde el PRI “aventajaba” al candidato de la izquierda hasta por 23 puntos porcentuales, Televisa-EPN- PRI, en perfecta armonía. De risa.

Venezuela, la oficialmente República Bolivariana de Venezuela, el 07 de octubre recién pasado celebró sus elecciones presidenciales, para hacerlas creó el Consejo Nacional Electoral (CNE), el equivalente técnico –que no moral y ético- del IFE mexicano. Las predicciones estadísticas fueron casi perfectas: Hugo Chávez ganó con 8 125 120 (55.1%); Henrique Capriles  quedó en segundo lugar con 6 583 426 (44.3%); los otros cuatro contendientes se repartieron el resto de la votación. La elección fue tan confiable que inclusive el candidato de la derecha (Capriles) tuvo la decencia civil de reconocer que las elecciones fueron totalmente limpias, dos semanas después de la elección los venezolanos manifestaron su aprobación (80%) a éste instituto electoral de Venezuela.

Hagamos un retroceso en el tiempo. Ya hace 4 mil o 5 mil años, chinos y griegos ya  hacían inventarios para tener controlados sus bienes; casi a la par, los egipcios llevaban las rentas y el control de la población; en el siglo VIII de nuestra era, Carlomagno mando a hacer un detallado estudio de las propiedades de la iglesia. Recordemos el pasaje bíblico del Libro II de lo Reyes, capitulo XXIV, cuando David es castigado por haber hecho un censo de las tribus de Israel (800 000 soldados, contabilizados por sus generales que tardaron 9 meses con 20 días), dicho castigo consistió en escoger: “o por siete años será tu país afligido por el hambre; o por tres meses andarás huyendo de tus enemigos que te irán persiguiendo; o, por lo menos por tres días habrá peste en tu reino. Habiéndose escogido la peste por tres días, murieron 70 mil hombres, desde Dan hasta Betsave”. Será en otra colaboración revisar las opciones sanguinarias e injustas que están en la propuesta divina y la respuesta infame del rey David.

No obstante, de manera más real, se tienen registrados los esfuerzos del inglés John Graunt, el 25 de enero del  año 1661, cuando en una misiva dirigida a su “Muy Honorable John Lord Roberts, Barón de Truro” le avisó sobre una tarea a realizar: las “Tablas de Mortalidad” que han sido consideradas  como los primeros registros estadísticos en el mundo; en estas tablas iban a ser reseñadas cifras sobre en enfermedades y accidentes, culminándose este primer trabajo el 29 de diciembre de 1603. En estas Tablas se publicaron datos como los siguientes, a guisa de ejemplo: abortos, 445; cáncer y lupus, 10; ahogados, 34; asesinatos, 7; suicidados, 15; muertos en la calle y hambre, 7. Así inició la estadística (descriptiva).

La estadística inferencial ha sido, como siempre, un resultado de un esfuerzo colectivo desde el siglo XVII, como resultado de la teoría de la probabilidad (ver la correspondencia entre Pascal y Pierre de Fermat); en el siglo XVIII, la “Opera Miscelanea” (1722) de Roger Cotes, para cuantificar los errores; los intentos de Laplace para conjuntar, y deducir, una regla de probabilidades (1774). En el siglo XIX, se produjeron los trabajos de Legendre (1805) para, también, reducir los errores por medio de una tecnología matemática  conocida como “Método de los mínimos cuadrados”; en siglo XIX, los trabajos de Dedekin, Lacroix, Pearson, De Morgan, Boole, entre otros, pusieron a punto la moderna teoría de la estadística. En el siglo XX, el matemático soviético Andrés Kolmogorov juntó los conocimientos necesarios de la teoría de conjuntos y el análisis real, para axiomatizar la probabilidad –y por ende la estadística-. La estadística se volvió una teoría -y práctica- más exacta. Estos resultados han permitido un avance extraordinario en todas las áreas del conocimiento y la técnica. Las encuestas no son la excepción. Los verdaderamente expertos dan pronósticos altamente confiables; las encuestadoras mexicanas no tienen pretexto y, la única explicación es que fueron “maiceadas” por el PRI y sus patrocinadores, para dar los lamentables resultados de la más reciente elección presidencial. Bien valdría la pena evitar las encuestas políticas presidenciales hasta por un año antes de una elección, para evitar que los grandes monopolios de la información difundan resultados que hagan parcial los comicios presidenciales y, de paso, ahorrar millonarias cantidades que tenemos que pagar los ciudadanos como usted, como yo.

Finalmente, quiero comentar una pregunta verdaderamente estúpida que se han planteado los consorcios de la televisión mexicana: ¿usted, si pudiera, por quién votaría, por Romney o por Obama? Los paisanos que han caído en el garlito de la pregunta debiesen recordar la canción del compositor cubano Carlos Puebla, intitulada “Autos de uso”, que entre otras líneas tarareaba: &&… cuando quitaron a Nixon y pusieron a Ford a mi me preguntaron que opinaba… pues mire usted, pues mire usted, a mí me parece Ford lo mismo que Chevrolet… 78%  de los mexicanos consultados contestó que prefieren a Obama sobre Romney. Debiesen saber que Obama ha sido el presidente norteamericano que más deportaciones de mexicanos ha realizado hacia nuestro país: 400 mil en cuatro años. Tal parece que Obama es olvidadizo de la historia de los afroamericanos en USA; hasta hace pocos años fueron tratados como esclavos, los Ku kux Klan han quedado en el olvido presidencial. Lástima, ahí está Romney para recordárselo. Obama es insensible al terrible dolor de separar a 400 mil familias (sólo de México).

De neurona a neurona:

“Un estadístico podría meter su cabeza en un horno y sus pies en hielo, y decir que en promedio se encuentra bien.”

Anónimo

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *