ES POSIBLE REMODELAR EL CEREBRO HUMANO

cerebro

Sandra Vázquez Arana*

Los avances en neurociencias han cambiado aceleradamente las creencias que solíamos tener en relación con nuestro cerebro, sus capacidades y potencialidades. Es común creer que después de alcanzar el desarrollo del cerebro en la madurez se inicia la pérdida de células nerviosas hasta su deterioro; que no se usa la totalidad del cerebro y el cerebro reduce su rendimiento notablemente cuando no se lleva a cabo actividad alguna.

Sin embargo de acuerdo con las investigaciones de la Dra. Lara Boyd (directora del laboratorio del comportamiento cerebral en la Universidad de British Columbia, Canadá) es posible cambiar estas creencias. Se sabe que con cada cosa que se aprende o cada habilidad que se desarrolla cambia el cerebro, a esta capacidad se le conoce como neuroplasticidad cerebral, los estudios de resonancia magnética (RM) han permitido evidenciar notables cantidades de reorganización en el cerebro adulto. Es un hecho, todos nuestros comportamientos y aprendizajes cambian nuestro cerebro y no están limitados por la edad, es posible remodelar el cerebro humano en cualquier momento y a cualquier edad.

La remodelación cerebral sucede a través de  3 tipos de cambio principalmente, el primero es en las señales químicas entre las neuronas lo que origina una serie de acciones y reacciones que estimulan la memoria a corto plazo.

El segundo es alterando la estructura  física de las neuronas en sí, esto es posible  cambiando las conexiones que hacen entre ellas, lo cual lleva un poco más de tiempo y está relacionado con la memoria a largo plazo y el desarrollo de  habilidades.

Estos dos tipos de cambio interactúan entre sí a lo largo del tiempo y permiten consolidar lo aprendido. Mientras solo se estimulen los cambios químicos y no se induzcan los cambios estructurales (físicos) no se logra un aprendizaje a largo plazo, para que éste se dé toma tiempo y requiere práctica constante, lo cual implica que se estimulen áreas específicas del cerebro de acuerdo a la actividad que se realiza.

El tercer cambio que se lleva a cabo es alterar la función de un área específica, volviéndola más excitable y fácil de usar, la cual está íntimamente relacionada con la actividad que se realiza o se practica.

Por lo que la neuroplasticidad cerebral consiste entonces de cambios químicos, estructurales y funcionales que se llevan a cabo de manera aislada o que ocurren en conjunto y son provocados por el aprendizaje.

Sin embargo existen límites que  impiden aprender cualquier cosa que la persona  desee,  que  hacen olvidar cosas o que  dificultan la recuperación después de daños cerebrales. Éstos  tienen que ver  con las grandes dosis de práctica que se requieren para  lograr estos cambios, y con los patrones de neuroplasticidad establecidos, los cuales varían de persona a persona.

El primer conductor del cambio es sin duda el comportamiento, no hay nada más efectivo que  la práctica para ayudar a lograr un  aprendizaje, incrementar el nivel de dificultad y el esfuerzo durante la práctica conduce a un mayor aprendizaje y  a un mayor cambio estructural en el cerebro. Así que el cerebro es tremendamente plástico y moldeable, se modifica con todo lo que hacemos pero también con todo lo que no hacemos.

El problema es que la neuroplasticidad puede funcionar en ambos sentidos,  puede ser positiva cuando se aprende algo nuevo,  y puede también ser negativa cuando se olvida algo que una vez se supo, cuando se presentan adicciones a drogas o cuando se tienen dolores crónicos. Por esta razón es indispensable estar atento y consciente de lo que se desea lograr.

No existe una sola receta para aprender, a algunos les tomara más práctica que a otros aprender algo, por lo que es un proceso único. La estructura y función de cada uno de nuestros cerebros también es única, por lo que el comportamiento que cada persona tenga durante el día cambiara su cerebro de diferente forma. Por consecuencia se sugiere que el aprendizaje  debe personalizarse para atender las necesidades de cada individuo.

Las estrategias empleadas para aprender deben ser diferentes, es necesario estar consciente de lo que se aprende, como es que se aprende, para que nos sirve y en que otra ocasión puede usarse (proceso metacognitivo). Otorgando así a cada persona la posibilidad de ser independiente y aprender a aprender lo deseable para así remodelar su cerebro y aprovechar la variabilidad generando patrones individuales que le permitirán construir el cerebro que cada quien desee tener.

 

Lara Boyd [TEDxVancouver], (2015 diciembre15). After watching this, your brain will not be the same. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=LNHBMFCzznE

Pinzás, J.(2003). Metacognición y lectura.  Pontificia universidad Católica del Perú. Fondo editorial. Consultado en: https://books.google.com.mx/books?id=prH8DC9oohMC&printsec=frontcover&dq=metacognici%C3%B3n+y+lectura.+pinz%C3%A1s&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwj5vp7xp6TUAhVCTCYKHWxzBAcQ6AEIJjAA#v=onepage&q=metacognici%C3%B3n%20y%20lectura.%20pinz%C3%A1s&f=false

Imagen recuperada en red: http://www.laboansaldo.com/index_s.html

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *