LAS GRADUACIONES SON COSA DE TODOS

007-entrega-diplomas-2006

Guadalupe Aguilar Cazares

La fiesta y la algarabía son elementos imprescindibles de los grupos humanos. Los momentos en donde se hacen presentes suelen estar cargados de un gran número de emociones colectivas que llevan al grupo social a compartir una experiencia, que a su vez genera un estado de trascendencia para los participantes.

El presente mes, Junio adquiere una característica particular para todos aquellos alumnos y alumnas que terminan sus estudios en los diferentes niveles educativos; que en conmemoración al cierre de un ciclo escolar se llevan a cabo las clausuras o graduaciones de miles de estudiantes por todo el país; las hay desde agradecimientos en templos religiosos, ceremonias protocolarias de entrega de documentos escolares hasta festejos lúdicos de cena y baile para los recién egresados y sus invitados. Pese a lo que se pudiera pensar  hoy en nuestra época, sobre la realización de estas prácticas como algo reciente y propio de nuestro tiempo; la realidad es muy diferente, las celebraciones llevan años de trayectoria y han cambiado con el paso del tiempo, en relación siempre del contexto social e ideológico  que de forma diversa le dan forma a cada festejo.

El cumpleaños es la celebración más importante que tenemos como personas, es aquella donde contamos el paso del tiempo por nuestra vida y las experiencias obtenidas en un año. De la misma forma ocurre  con las celebraciones en los diferentes momentos de la vida, en ellos encontramos un momento de reflexión, un respiro profundo de presente y un recuerdo que traemos del pasado. La celebraciones o fiestas tienen un papel muy importante en la vida del grupo social son el espacio/ tiempo de aquello que determina una transición, aquello que está por comenzar.

La ceremonia de graduación no solo da constancia de que se ha concluido los estudios, en mucho de los casos tiene mayor significado que la propia documentación donde se plasma el nivel obtenido. La ceremonia se vuelve la representación de todo el tiempo invertido en los estudios, donde no solo celebra el graduado sino la familia, los amigos y los maestros que estuvieron durante todo este proceso; de ahí que su significado sea más emotivo, acompañado de un reconocimiento social en el que es muy importante destacar el final del ciclo, para que de esa forma,  el inicio se vea permeado de un lapso de preparación; donde el egresado  se presentara ante la sociedad más experimentado; lo que le valdrá el respeto y reconocimiento ante los demás. El tiempo en que trascurre los preparativos  y la celebración construye el espacio/tiempo de transición  que marca con fuerza transformadora el final y el inicio del ciclo.

Así que las celebraciones  ya están a la vuelta de la esquina, esperando la presencia de todos aquellos que entre vestidos largos, corbatas y zapatos engalanan  el cierre de ciclo escolar; en espera, con los brazos abiertos  de recibir la briza fresca de una nueva etapa que esta por comenzar.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *