Participar es lo más padre.

maxresdefault

Guadalupe Aguilar Cazares.

Los temas controversiales suscitan grandes reflexiones  en los que la opinión de las masas  genera el ambiente propicio para la creación  de extremos  inconciliables ideológicos.  El sentido más prístino de los seres humanos como de las especies animales es el sentido  de la preservación de su especie. No importa que tan pequeño o grande sean sus proporciones corporales o el lugar que ocupe en la cadena alimenticia, el hecho es que todos desean seguir ocupando un puesto en los márgenes de la vida natural.  Para lograrlo la procreación de  nuevos miembros en el grupo familiar es de suma importancia y representa un momento trascendental en el que se refuerzan los lazos de fraternidad entre todos los miembros. No solo se realizan los cambios correspondientes a las necesidades del nuevo integrante sino que se adoptan nuevas responsabilidades así como mecanismos de fortalecimiento del grupo familiar.

La figura del padre a diferencia de la madre es una figura que se va construyendo y enseñando al recién nacido para  que este la identifique y aprenda la relación que tiene con él; la paternidad muchas de las veces se caracteriza por relaciones de autoridad, que lleva al distanciamiento de los dos miembros en relación a la figura de la madre. El padre marca los límites y las reglas a seguir en el grupo familiar, no es una ley pero pareciera ser uno de los modos operativos más frecuentes. Para los humanos el grupo social permea los roles en que la madre como el padre debe desempeñar al interior del núcleo familiar como con el resto del grupo social.

Cuando el hombre comienza a organizarse en grupos y establecerse en pequeñas aldeas que se convirtieron con el tiempo en grandes ciudades, surge la  necesidad de identificar a los miembros del grupo así como, de brindarles protección de aquellos hombres y mujeres externos al grupo social.  Los primeros grupos sociales mantenían relaciones  de poligamia al interior grupo, lo que hacía difícil saber quiénes eran los padres biológicos de cada infante nacido; esta incertidumbre posibilito que el grupo social tomara como medida: que la  seguridad y el cuidado de todos los niños nacidos seria responsabilidad de todo el grupo. De esta forma  cada niño y niña al interior del grupo tenían como padres a todos los hombres del grupo, de la misma forma las madres  eran todas las mujeres, aunque esto no dejaba de lado la posibilidad de reconocer a madres favoritas, de las que sabían eran sus madres biológicas.

Con el paso del tiempo la monogamia se impuso a un gran número de sociedades, la procreación de hijos se unifico en un acuerdo nupcial en el que se asignan responsabilidades y derechos sobre los hijos y sobre los padres (ambos)  quienes a partir de esta forma de organización patriarcal se busca garantizar que el hombre tenga plena seguridad en saber que los hijos son suyos y los reconozca como tal. Claro está que este agigantado salto por el tiempo llevo años y muchas formas de reconocimiento hasta nuestros días en las que por mencionar tenemos: 1.- El nombrar al primogénito con el nombre del padre o abuelo para que perdure el nombre masculino.

2.- Como medio de control sobre la reproducción, la insistencia sobre primogénitos varones y el valor sociocultural asignado a la idea de varón.

3.- Llevar como primer apellido el del padre (ahora ya hay nuevas leyes que permiten elegir el orden de los apellido).

4.-La imposición de oficios y profesiones que el padre practica hacia los hijos.

Recordemos que la realidad es mucho más compleja que solo mecanismos y reglas. Actualmente la labor de los padres no solo es de acompañar a la madre y al hijo, su participación es de crianza, de cuidados, de estar presentes en cada uno de los momentos del niño o niña y de estar presentes en el momento del parto cuando con anterioridad, parecería un momento único y exclusivo de las mujeres. Ya no solo se habla en singular, los padres en todo el mundo contribuyen  a la formación de personas más cercanas con sus sentimientos y con el mundo que les rodea.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *