Las “bacterias del Apocalipsis” y los gases de efecto invernadero

Por Miguel Angel Méndez Rojas

Clásico. Estás mirando el partido (diferido) entre tu equipo favorito y el siempre odiado ________ (INSERTE AQUÍ EL NOMBRE QUE TIENE EN MENTE) y, ¡zas! Escuchas un estallido en la calle y junto con el transformador de la colonia se esfuma una tarde futbolera sabatina. Un silencio sepulcral invade la sala, mientras tus compañeros del trabajo y amigos se miran nerviosamente unos a los otros, incapaces de murmurar algo distinto al típico -“¡Condenado transformador! Justo cuando apenas y llevaban 10 minutos de juego. Eso pasa por andar colgando tanto diablito.”, “¡Ojala y los de la comisión vengan pronto! ¡Ahorita llamo a mi primo que trabaja ahí!”, y otros comentarios con tintes de reclamos y peticiones al Altísimo. Entonces tú, héroe anónimo de la cuadra, decides romper el hielo e iniciar la plática. Que se note que eres serio, profundo y bien informado. Aunque tus conocimientos se fundamentan en los pies de página de esa revista de ciencias popular que lees –una página sí, cinco no- mientras esperas tu turno en la peluquería.

– “Oye panzón”- le espetas a tu compadre, sentado tres sillas a tu derecha, “¿Sabías que el dióxido de carbono producido por tu camión es uno de los principales causantes del cambio climático? Seguro y que no sabías que es el principal gas de invernadero.” Y cuando terminas de decir esto, obvio, mirándole fijamente a los ojos y dando un trago a tu bebida de extracto de lúpulo, cierras los ojos confiado en que los demás te miran como si fueses una autoridad científica en el tema. En eso tu compadre carraspea, se aclara la garganta y se endereza en su asiento. –“Vaya, Lupe. Tienes un poco de razón, pero no del todo, aunque es entendible que pienses así puesto que nunca ponías atención en la escuela. Te pido perdón por corregirte aquí, frente a mi ahijado el Chino, pero pues no quisiera que se quede con una mala idea de las cosas”.

Y entonces, tu compadre empieza a explicarte (y explicarle de paso al Chino y a tus amigos de farra) que, aunque el dióxido de carbono es el gas de efecto invernadero que más nos preocupa porque las emisiones del mismo causadas por actividades humanas han incrementado rápidamente su concentración en el ambiente, no es el que más impacto genera. El primer lugar le corresponde al vapor de agua, seguido por el metano. Y ya que hay 200 veces más dióxido de carbono que metano en nuestra atmósfera, el metano “sólo” contribuye con 28% del calentamiento global. Así que, mientras los niveles de metano sean bajos, pues no “preocupan tanto”. Y sobre el metano, abunda tu compadre al tiempo que se come un puño de cacahuates japoneses, hay además que decir muchas cosas. Por ejemplo, que el principal responsable de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global, no son ni los autos, ni los aviones ni ninguna otra forma de transporte, sino el ganado. –“¿El ganado?- exclamas sorprendido. –“Si. Vacas, bueyes, y todos esos animales rumiantes que criamos para beneficiarnos de su carne, leche y pieles”. Las emisiones de metano provenientes de los rumiantes suman un 18% del total mundial de gases de efecto invernadero y el incremento en la actividad ganadera, apunta a un aumento en esta contribución. –“Pero no se preocupe compadre, que al parecer hemos alcanzado un equilibrio y los niveles de emisión de metano a nivel mundial se han mantenido estables en los últimos 20 años”. ¿Pero cómo es que las vacas producen metano?, te preguntas. Tu compadre adivina tus pensamientos y continúa explicando. –“Las bacterias metanogénicas (generadoras de metano) que habitan en los estómagos de los animales rumiantes, son capaces de metabolizar carbohidratos complejos como los presentes en la celulosa y otras fibras vegetales, y en el proceso, producen metano como subproducto.” –“¡Ah!”- exclama el Chino, -“cómo cuando mi ‘apa se cena frijoles por la noche”. –“Mas o menos ahijado, más o menos”- responde tu compadre, disimulando la carcajada.

Haciendo gala de su erudición, tu compadre señala que en el número más reciente de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (el famoso MIT) reportó que hace 252 millones de años, un evento de extinción masiva relativamente rápido extinguió a poco más del 90% de todas las especies vivas existentes entonces. –“¿Y eso cómo se relaciona con las bacterias mentadas esas que dice, compadre?”- dices, como tratando de mover la conversación lejos de tus problemas de flatulencia nocturna. –“Pues simple, compadre. Fíjese que según lo que reportaron en ese artículo, todo parece indicar que una familia de microorganismos del tipo Methanosarcina (similares a las que habitan hoy en los estómagos de las vacas), sufrieron una mutación que les permitió crecer exponencialmente y liberar, como subproducto metabólico, enormes cantidades de metano al ambiente. Mucho, mucho más de lo que el ganado genera hoy en día. Y como resultado de ello, tal y como los modelos actuales de cambio climático predicen para una situación similar, se dio entonces un incremento en la temperatura, que junto con la acidificación de los océanos causo la extinción masiva del periodo Pérmico”.

-“’¿Las bacterias del apocalipsis?”- comentas un poco nervioso. Algo así, responde tu compadre, algo así. –“¿Y puede volver a ocurrir?”- insistes con cierta preocupación. Tu compadre responde que ojala y no, pero qué puede decir él al respecto, sí solo es un chofer de autobús de pasajeros, con un doctorado en Geofísica y un postdoctorado en Biología Marina, en un país que no ha sabido dar oportunidades laborales apropiadas a algunos de sus mejores ciudadanos. –“Si me preguntara a mí, yo ya estoy viviendo mi propio evento de extinción”. Afortunadamente regresó la electricidad, justo para ver cómo el delantero metía un gol y los concurrentes a esta reunión futbolera, pudieron alejar sus preocupaciones de estos asuntos irrelevantes y secundarios. –“¡¡¡¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOL!!!!”.

You may also like...

1 Response

  1. rafael dice:

    FELICIDADES Y OJALA EL GOBIERNO APOYE PARA QUE ESTEMOS INFORMADOS Y HAGAMOS ALGO POR DETENER ESTA PROBLEMATICA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *