¿De cuánto estamos hablando? O ¿Cárdenas privatizador?

Fis. Alfredo Osorio S.

Cárdenas1

Sin duda el tema de la “Reforma Energética” es una de las actividades político-económico-legislativas más importantes que afectará la vida de los mexicanos. La ancestral ignorancia y domesticación de la mayoría de los miembros del Congreso provoca que se aprueben leyes que implicarán una pobreza más lacerante de las grandes mayorías que habitamos este país. Si el caso es de ignorancia, los diputados y senadores aprobarán lo que en la televisión oficial (televisa y tv azteca y demás) les han estado exhibiendo, casi resucitan al general Lázaro Cárdenas del Río –hay que aclarar el apellido materno, ya que deambulan por los pasillos palaciegos dos descendientes de pacotilla que se “oponen” a la Reforma del Presidente Peña Nieto- para decirnos que era un presidente proclive a la privatización. Si no se trata de ignorancia, entonces los legisladores están actuando con toda la mala fe el mundo. Nos quieren hacer creer que “no se venderá ni un tornillo de la industria petrolera” claro, las “hermanas de la caridad del petróleo” sólo vienen a dar buenos trabajos y salarios a los connacionales. Nada más, no seamos mal pensados, ni vienen por tornillos ni se vienen a escudar en las letras chiquitas de las leyes secundarias, únicamente vienen por los energéticos.

 Cárdenas2

El párrafo anterior lo firmaría un analista político pero no un divulgador de ciencia y tecnología. ¿Qué quiere aportar esta colaboración? Solamente aclarar algo que ha sido poco tratado en las discusiones de la “Reforma Energética”: la cantidad de dinero que está de por medio. Dicha cantidad está en función de las reservas petroleras, éstas, a su vez, están en función de los datos de la Secretaría de Energía, Pemex, CIA, partidos políticos, gobierno norteamericano, diarios nacionales y extranjeros, organizaciones internacionales dedicadas al tema energético, etc., etc. Habrá que aclarar el significado de algunos términos usuales en el argot petrolero (si usted no es especialista), a saber: un barril de petróleo es de 159 litros; existen tres tipos de reservas 1P, 2P, 3P. Las reservas 1P son las reservas probadas. Quiero detenerme en este concepto ya que es central para el entendimiento del problema. En algunas revistas –principalmente norteamericanas- se le asigna un valor de probabilidad, es decir, hay un 90 % de probabilidad de tener éxito, es decir, sacar petróleo de un yacimiento, y un 10 % de fracaso. En las reservas 2P, y 3P, no hay asignación de probabilidades como en el caso de las reservas 1P. De acuerdo, es difícil asignar probabilidades como en el caso 1P. Sin embargo, las compañías internacionales si asignan dichas probabilidades aunque sea de manera arbitraria; lo anterior les da gran ventaja (aunque sea en la especulación), dichas asignaciones sólo las manejan ellas. ¿qué se ganaría con precisar las asignaciones probabilísticas? Bueno, le permitiría a Pemex hacer mejores cálculos para sus finanzas, sus proyecciones, su futuro (y con ello, el de los mexicanos). Aun así, veamos lo que provoca la falta de precisión matemática en el cálculo de las reservas. La revista Energía a Debate, http://energiaadebate.com/pemex-y-las-reservas-petroleras/ por medio de su colaborador Ramsés Pech nos informa que el país poseía reservas 3P – que son la suma de las 1P+2P-  el 01 de enero de 2012, de 43 837 000 000 barriles (apoyada en cifras de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, del día 24 de febrero de 2012) de petróleo, al ritmo de extracción producción actual tendríamos petróleo para 32.3 años. Lo anterior representa, volumétricamente, un cubo de 7 kilómetros de lado. ¿Y en dinero? Sólo hay que multiplicar cada barril – a precios actuales- por 80 dólares (al menos) lo que nos da 3 506 960 millones de dólares. Imaginemos el siguiente ejercicio mental: que esa cantidad se repartiese a la población actual de México, no tocaría de 3 188 145 dólares (más de tres millones de dólares a cada mexicano en los 32.3 años, o, más o menos, cien mil dólares por año a cada mexicano). De este tamaño es lo que está en juego con la “Reforma Energética” de Peña Nieto.

El día martes 17 de febrero de 2009, el periódico “El Universal” publicó una entrevista http://www.eluniversal.com.mx/notas/577412.html con el ingeniero Carlos Morales Gil, a la sazón el mejor buscador de petróleo del país; él informó que una empresa internacional había certificado que en la región de Chicontepec se había localizado un yacimiento casi cuatro veces mayor al de Cantarell, sin embargo, la tecnología nacional e internacional “no ha podido” extraerlo. Veremos que con la Reforma Energética, súbita y mágicamente las petroleras internacionales empezarán a extraer el fantástico tesoro. Si usted cruza información con la cita de la revista Energía a Debate mencionada en el párrafo anterior, verá la luz de esta información. Lo anterior no considera las reservas del pozo Trión I que publiqué el 08 de septiembre del año pasado aquí, en Quidnovi, en esa colaboración mencioné lo que el licenciado Calderón Hinojosa había festejado: que en dicho pozo habría hasta 10 mil millones de barriles más para las reservas nacionales. A vuelo de pájaro, conservadoramente, y en coincidencia con el senador Jaramillo del PAN, reservas totales para más de 80 años. En ese sueño dalileano (del pintor Dalí) una fortuna anual de más de 300 mil dólares para cada mexicano, durante más de 80 años. Es lo que se está jugando con la Reforma de Peña Nieto. Por eso están como demonios.

Cárdenas3

You may also like...

1 Response

  1. Nos interesa la información de su comunidad científica.
    Com podemos obtenerla directamente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *