Mexicanos al grito de guerra, el petróleo aprestad y el cañón

Por Francisco Guerra

@kaifrank

“La reforma (energética) que pretende el gobierno va precisamente en contra de la ideología, de la política, de todo lo que Lázaro Cárdenas hizo en vida”

Cuauhtémoc Cárdenas

 pemex (2)

No veo mucha televisión, pero no hace falta verla para darse cuenta de la estrategia maquiavélica que el gobierno mexicano ha dedicado para hacernos creer lo importante que es aprobar la propuesta de reforma energética planteada el pasado 12 de agosto por el ejecutivo. En radio, periódico, Twitter, Facebook y otras redes ha aumentado la lluvia de anuncios en favor de dicha propuesta de reforma. Anuncios sin un pelo de tontos y con una cabellera de desfachatez.

El eje central de la propuesta de reforma energética es la opción de otorgar contratos de utilidad compartida (por medio de la modificación de los artículos 27 y 28 constitucionales), es decir lo que gana PEMEX y lo que idealmente podría ganar con la inversión privada se repartirá entre PEMEX y empresas privadas. ¿Qué necesidad hay de repartir lo que actualmente ya se gana? No lo sé y tampoco lo entiendo.

El futuro esta cerca

En México, el costo de extracción de un barril de crudo (159 litros) asciende a 20 dólares (de 4 a 10 dólares dicen algunos), el resto (80 dólares) son materialmente ganancias (considerando el precio de un barril de crudo a 100 dólares), un negocio redondo para PEMEX, sin duda. La propuesta de reforma energética plantea repartir, literalmente, esos 80 dólares de ganancias (por barril) entre PEMEX y el sector privado que, obviamente, colabore con la exploración y extracción del petróleo. Y además con una frescura sin igual el gobierno limita la repartición de estas ganancias a sólo el 50%, ¡que amables! El sector privado que invierta en PEMEX no podrá ganar más de 40 dólares por barril.

No quiero decir que nuestros gobernantes y postulantes de esta reforma energética actúen de mala fe, pero es claro y latente el peligro de entregar las ganancias de PEMEX a los más poderosos en el consorcio petrolero. Siendo honestos lo único que pretende esta dichosa reforma energética es repartir con los privados las fructíferas ganancias que el petróleo le ha dado a México históricamente y que en buena medida han permitido sobrellevar, en el mejor de los casos, los problemas nacionales. Que contratos de utilidad compartida ni que mis polainas. Para qué repartir y arriesgar las ganancias que año con año entrega el petróleo a México.

Para los que creen que el petróleo es un tema secundario de discusión en México cabe recordarles que de cada $100 del presupuesto nacional, 38 pesos provienen de los recursos obtenidos del petróleo. La repartición presupuestal para los rubros de educación, salud, economía, alimentación, vivienda y demás provienen en buena medida del petróleo.

pemex (1)

De mi parte hay un temor latente y de mucha probabilidad de ocurrencia pues es de todos sabido que la televisión en México es meramente una vergüenza, los programas transmitidos en cadena nacional mantienen encandilados a la mayoría de la población y nos persuaden de los problemas de coyuntura y que requieren verdadera atención. Sobra decir que la televisión mexicana funciona como un arma de subliminal calibre que permite incidir en las decisiones de la población de a pie. El temor, pues, radica en la posibilidad de que tanto anuncio permee en la población, maraville a los espectadores y al final del día logre su cometido, ganar la confianza del pueblo para permitir este atropello.

En esta campaña mediática por captar la aprobación popular de la reforma energética, el gobierno mexicano se escuda en la imagen del Gral. Lázaro Cárdenas para sustentar que la inversión privada es necesaria para el desarrollo nacional. La realidad es que el presidente Lázaro Cárdenas nunca expreso su apoyo favorable a la inversión privada en el petróleo mexicano. Esta situación de no haber externado su desagrado por la inversión privada es la bandera de la actual propuesta de reforma energética. Esta omisión se resarció con la reforma constitucional de los años 60’s donde quedó asentado lo siguiente: “Tratándose del petróleo y de los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos o gaseoso no se otorgarán concesiones ni contratos, ni subsistirán los que se hayan otorgado y la Nación llevará a cabo la explotación de esos productos, en los términos que señale la Ley Reglamentaria respectiva”. Esto es lo que quieren cambiar con la propuesta de reforma.

aguila¿Será que los gobernantes quieren sacarle mayor provecho a PEMEX? Imagino que sí. Entonces habría que voltear a ver la estructura interna y el funcionamiento de esta empresa pues al parecer cambios en su organización podrían traer mayores ganancias y menores riesgos que los planteados en la actual propuesta de reforma energética. Hay que recordar que el pescado se pudre por la cabeza.

Para finalizar, es trascendental discutir plenamente la propuesta de reforma energética, como población es nuestro derecho y obligación informarnos a conciencia, ponderar los escenarios, calcular los riesgos y buscar la mejor alternativa para México, de no ser así la historia y los futuros mexicanos nos lo cobrarán. Es necesaria la movilización.

Entre adagios y paremias:

“Mas si osare un extraño enemigo profanar con su planta tu suelo, piensa ¡Oh Patria querida! que el cielo un soldado en cada hijo te dio.

Fragmento del Himno Nacional Mexicano


You may also like...

3 Responses

  1. alfredo tovar dice:

    solo olvidaste mencionar que en la actualidad el sindicato y los directivos y algunas concesiones de distribucion se han enriquecido durante muchos años, eso tambien es compartir las ganancias, sin disciplina alguna

  2. pedro pueblo dice:

    todos son una bola de rateros en pesando con los del sindicato petrolero y los partidos politicos por que los mexicanos nunca en visto un centavo de las ganancias del petroleo todo se lo reparten los politicos
    y el gobierno mexico no es pobre pero esta gobernado por puras ratas de los politicos nos dan atole con el dedo
    en mexico pagamos mas por la gasolina que otros paises que no tienen petroleo

  3. pedro pueblo dice:

    tu sabes endonde se reparte la ganacia del petroleo que es de miles de millones por dia los politicos y el gobierno selos reparten en mexico ay 8 o 9 familias que son dueñas del pais ellos mueben el pais como quieren son dueños delos partidos politicos mexico no es pobre esrico en petroleo agriculture pesca turismo remesas oro y plata sin contar que su jente estrabajadora pero los partidos politicos y sus dueños nos tienen en la miseria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *