Matemáticas del crimen organizado (y desorganizado)

Fis. Alfredo Osorio S.

crimen1

La mayoría de nosotros ignora el trabajo que algunos científicos están realizando para combatir el crimen. Seguramente usted no conoce a J. Brantingham; Chainey S; Ratcliffe J; Eck J, Weisburd D; Taniguchi TA, Rengert GF, McCord ES, Andrea L. Bertozzi, J. Rivero, J. Núñez, X. Villavicencio, etc. Dentro del etcétera anterior se esconde la injusticia de no mencionar  a todos los científicos que de una u otra forma contribuyen a expresar, por medio de ecuaciones, la situación, el diagnóstico, y el destino de la criminalidad en diferentes partes del planeta. Saber utilizar sistemas de ecuaciones simultáneas, ecuaciones diferenciales parciales, todo el arsenal de los métodos estadísticos, los programas computacionales, etc., en íntima conjunción para saber las estrategias que ayuden a vivir con tranquilidad a la sociedad.

 crimen2

Sabemos desde niños que aprender (comprender) la matemática exige dedicación. Cuántas veces creíamos ver monstruosidades dentro de las expresiones matemáticas (siempre he pensado que ha sido deliberadamente, con el fin de que la mayoría de las personas tengan “terror” hacia esta cumbre del pensamiento evolutivo del homo sapiens y, así, mantener el estado de servidumbre universal de cualquier sociedad en cualquier tiempo). Por fortuna, día tras día, los sistemas computacionales nos permiten aterrizar, materializar y conjugar diversos temas de la misma matemática. Vemos que con toda naturalidad se empiezan aplicar toda la diversidad de áreas como ecuaciones diferenciales, álgebra lineal, funciones especiales, métodos de optimización, lógica simbólica, álgebra Booliana, ecuaciones estocásticas, etc., etc., a los más inimaginables problemas de la vida cotidiana. Particularmente, para esta colaboración, quiero señalar, brevemente, los esfuerzos que están haciendo matemáticos eminentes en la aplicación, por ejemplo, de la ecuación de difusión parcial:

crimen4.jpg

Desde luego, no se trata de impresionarlo (a). Sencillamente, quiero que vea la utilidad de la ecuación anterior que, en buen romance, nos indica la variación en el espacio tiempo de las víctimas y victimarios. Se puede modelar con esta ecuación los “puntos calientes” de una ciudad, es decir, los lugares y los tiempos para la realización de los más variados tipos de delitos en diferentes circunstancias. Se puede, por ejemplo, conocer las probabilidades de que los criminales puedan establecer “núcleos de poder” de alguna especialización del crimen; qué lugares son más susceptibles de ser robados (coches, casas, negocios, etc.; en dónde hay mayores probabilidades de venta y consumo de drogas; las áreas más peligrosas para ser asaltados, etc., las combinaciones de los distintos parámetros que están en la ecuación anterior los puede hallar en la siguiente dirección:http://www.pnas.org/content/107/9/3961.full. Sin duda, una maravillosa ecuación. Pero es sólo una de la gran cantidad de ecuaciones que pretenden modelar el crimen en sus distintas facetas.

crimen3

J. Bodman, un matemático australiano ha diseñado un sistema de tres ecuaciones simultaneas para representar las diferentes interrelaciones sobre la actividad criminal y su prevención; M. Saudelin, en Suecia, ha diseñado un sistema de tres ecuaciones con la misma finalidad que Bodman con las circunstancias, desde luego, de Suecia. En Chile, Jorge Rivera, Javier Núñez y Xavier Villavicencio hacen lo propio con un sistema de cuatro ecuaciones simultáneas (http://www.econ.uchile.cl/uploads/publicacion/48a4780d3101afb2f8f246a8f10d75733bb78289.pdf). En todos los casos, los modelos matemáticos tienen que ser alimentados con los datos estadísticos de la región en estudio. Invariablemente, uno de los parámetros que están en las ecuaciones se refiere a un término que en México conocemos como ineficiencia policiaca y jurídica y que, en el fondo, se trata simple y sencillamente del parámetro de la corrupción. Dicho parámetro de estudio explica que podamos tener delincuentes en los ámbitos policiacos, ejecutivo y judicial. A pesar de esto es muy interesante conocer el potencial que hay en el mundo científico y, por desgracia, no se sepa (más bien, no se quiera) aprovechar.

You may also like...

1 Response

  1. 18 junio, 2013

    […] Blog de ciencia y tecnología del periódico e-consulta.com  […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *