¿Erupción?: Qué hacer ante esta contingencia

Fis. Alfredo Osorio S.

Erupcion5

 Una erupción volcánica puede ser un acontecimiento impresionante y destructivo. A continuación se indican varios consejos para evitar el peligro y saber qué hacer si le sorprende una erupción.

Evacuación1

Consejos de seguridad:

  • Mantente alejado de volcanes activos.
  • Si vives cerca de un volcán activo, prepara un kit de emergencia que incluya gafas de seguridad, una máscara, una linterna y una radio en buen estado que funcione con pilas.
  • Elabora una ruta de evacuación y ten el depósito de gasolina del coche siempre lleno.
  • Evacua siguiendo las recomendaciones de las autoridades para no encontrarte lava y barro, así como rocas y escombros que puede arrojar el volcán.
  • Evita zonas de ríos y regiones bajas.
  • Antes de abandonar tu casa, ponte una camisa de manga larga y pantalones largos; usa gafas de seguridad o normales, sin lentillas. Ponte una máscara de emergencia o envuélvete la cara con un paño húmedo.
  • Si no vas a evacuar, cierra puertas y ventanas, y bloquea la chimenea y otros puntos de ventilación para evitar que la ceniza entre en la casa.
  • Ten en cuenta que la ceniza puede sobrecargar el tejado y puedes necesitar retirarla. Durante la limpieza, lleva elementos de protección
  • La ceniza puede dañar motores y piezas metálicas, así que evita conducir. Si debes conducir, no superes los 55 kilómetros por hora.

Evacuación2

Los puntos anteriores son los consejos que usualmente se encuentran en la red, en particular, el conjunto de recomendaciones anteriores está en alguna de las páginas de Discovery Chanel. Vemos que es hasta cómico, por decir lo menos, hablar de “chimeneas” en el caso de las casas cercanas al Popocatépetl, sin embargo el resto de recomendaciones no es para ignorarlas. En el caso de “Don Goyo” la situación adquiere sus propias características. En los medios poblanos de comunicación he visto declaraciones que mueven a la preocupación; una de ellas, por ejemplo, asegura que se evacuarían 10 mil personas, más o menos, con el concurso de 100 camiones en el caso del Estado de Puebla, recordemos que estarían en la misma situación de potencial peligro, Morelos, Estado de México, Tlaxcala, sin considerar el Distrito Federal. Si bien algunos de los lugareños tienen algún vehículo, la mayoría tendría que utilizar alguno de los 100 camiones que, dicen, habría en caso de una evacuación; ese escenario obligaría a cada unidad –llevando 50 pasajeros- hacer al menos dos viajes hasta algún albergue en Cholula, el tiempo de viaje, en condiciones ideales, duraría al menos dos horas (una de ida y otra de regreso) este tiempo sin considerar el tiempo de logística de buscar a los que serían evacuados; sin considerar algún otro contratiempo que provocaría cuando menos un desastre de organización para la evacuación general (accidentes, carencia de sillas de ruedas para discapacitados, falta de gasolina en los vehículos, tiempo para “convencer” a personas que se resistirían a la movilización, lluvias, si la evacuación es de noche, etc.,  etc.) la situación sería muy desordenada, como ya ocurrió en diciembre de 1994.

 Erupcion3

Una propuesta para los tres niveles de gobierno consiste en lo siguiente: buscar unas dos mil familias voluntarias que tendrían la tarea de visitar a una familia que sea candidata a ser evacuada para conocerse y, en caso necesario, darle albergue cuando ocurriese una erupción que pusiera en peligro sus vidas. Se supone que las familias voluntarias anfitrionas tendrán los recursos necesarios para sostener durante una semana, que es un tiempo crítico de peligro, a las familias que hubiesen salido de las poblaciones peligrosas; el auxilio de 10 grúas para remolcar cualquier vehículo que obstaculizara las labores de evacuación en la principal carretera de salida. El concurso de guías de la región que pudiesen orientar a los vehículos en caso de ser necesario buscar caminos vecinales de emergencia. En fin, hay muchas acciones que emprender, inclusive, criticar las propuestas que he manifestado en esta entrega. Bien vale la pena escuchar, leer, oír, las propuestas de los críticos.

Erupcion2

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *