TURISMO EN OAXACA

.

Bueno, los que vivimos en Oaxaca, estamos acostumbrados a ver a grupos de extranjeros que hacen un recorrido por la entidad y siguen a Chiapas y Quintana Roo. Sin duda alguna no nos equivocamos cuando decimos que esos turistas no vienen por la marihuana o por el turismo sexual con niños y niñas, no, son hombres y mujeres que tienen un alto nivel de estudios y se les ve con libros sobre la zona y siempre están ocupados en las tareas del conocimiento cultural, etnológico y arqueológico de la región del sur del país. Saben cuáles son los grupos étnicos que les interesa conocer, los sitios arqueológicos que recorren con gran interés y conocimiento, la cultura culinaria de la región, el arte popular de muchos indígenas que van desde los bordados, los tejidos de tapetes, los alebrijes, las obras de barro, los pintores, los músicos, en fin, son hombres y mujeres que no llegan y se van como si solamente hubieran estado en un punto del turismo, no, son seres de conocimiento que se transforman en los promotores de la región en sus países de origen.

Y cuando nos sorprendemos de la forma tan simple, cotidiana, cursi, comercial, estúpida en que los funcionarios de turismo ven a esos grupos alegando que no son grupos que “gasten en los hoteles y en las briagas” y no les prestan atención ni buscan la relación con ellos para mostrarles mucho más de la cultura y de los valores y grupos étnicos de la zona, de la historia, del arte, estamos claros que los funcionarios de este nivel, solamente, buscan cómo favorecer a sus intereses en los ramos hoteleros y restauranteros y que en ese manejo buscan cómo desviar los recursos del estado en las promociones a sus bolsillos o a los de sus cuates y socios. Por tal motivo, jamás, se han relacionado con esos grupos que ahora son tan golpeados en la región del Istmo, de la costa y en especial en la zona de Palenque, en Chiapas, donde grupos de enmascarados detienen los camiones o transportes para asaltarlos y, curiosamente, en cada tramo, se van apareciendo patrullas de la policía federal que en forma extraña acompañan por tramos, y cuando se aproximan a los sitios de los robos, desaparecen como por arte de magia, lo que nos indica una enorme complicidad entre esos policías y los bandoleros de caminos. De esta forma, en la zona de Misol en Chiapas, fueron asaltados 28 turistas alemanes que se dirigía a Palenque, y todos coinciden que, extrañamente, los policías federales les acompañaron por tramos, pero antes de llegar a la zona del asalto, desaparecieron…

En el sexenio de Gabino Cué, el ex secretario de Turismo en Oaxaca, Jaime Zorrilla, terminó haciendo obras y negocios para él, su grupo y familiares, pero no generó una política de turismo que sirviera a la entidad. Como que los gobernadores en vez de colocar en esos puestos a expertos, solamente colocan a sus social, cuates o cómplices en los negocios, y es por esa razón muy extraño que no se vean reflejadas las políticas de promoción y de cultura en este sector y que sean cuates, los que operen el sector y no los profesionales. Una cosa es ser un “empresario exitoso” porque siempre ha mantenido relaciones importantes con los político que les dan canal a sus negocios y recursos, y otra es que, esos “comerciantes o empresarios”, tengan una visión social de la promoción turística y cultural que deben generar para que este rico filón apoye el desarrollo de muchos lugares, donde los mismos artistas populares y sus familias, son los que han generado unas empresas y sostienen las tradiciones, la cultura y sus valores, pero ahí no llegan los funcionarios de turismo, no salen de su zona de confort que es oficinas y andar atrás del gobernador para que los vea que son “solidarios” en sus acciones, aunque no sepan lo que andan haciendo, además de sus negocios y transas.

En Oaxaca, por ejemplo, los ciudadanos estamos ciertos de los grandes negocios y desviación de recursos que se generó en ese medio por parte del ex secretarios de turismo y el apoyo que recibió de Gabino Cué, sabemos de su deshonestidad y de su “enriquecimiento inexplicable”, y estamos ciertos que el actual secretario, hombre de empresas, no está dispuesto a consignar e investigar esos saqueos y robos al pueblo de Oaxaca, bajo la tendencia de que: “Chinto, tapa a Chinto” y que, entre “empresarios, no se dan cornadas”, ni “perro, come carne de perro”, así que estamos ciertos de que la impunidad se mantendrá en este sector, porque es la mejor forma de garantizar que los fondos y recursos canalizados a los cuates, socios y cómplices lleguen sin problemas a los bolsillos y que los saqueadores y transas sigan en la impunidad, porque: entre cuates, no se pican los ojos.

La inseguridad en la zona de la costa de Oaxaca también ha generado una gran inquietud, porque los grupos de delincuentes siguen con su violencia y los asaltos, en las carreteras se sabe de los asaltos que sufren los viajeros y nadie habla del tema porque se ocultan los datos, o bien, como política, se mantienen bajo discreción para “no generar inquietudes”, pero es una realidad que en las carreteras oaxaqueñas se mantienen con un alto nivel de robos y asaltos con bandoleros que no son investigados, y curiosamente, las policías, no hacen absolutamente nada… cómo es cierto aquel viejo dicho de los mismos policías: “Si quieres llegar a viejo, hazte el pendejo”…pero si además de esto, recibe alguna participación o gratificación de los delincuentes para no investigar, seguramente, tendrán garantizados recursos suficientes para cuando los corran o se jubilen. En fin, entre ineficientes, cómplices, negociantes y funcionarios en la impunidad, el sector turístico tiene que lidiar con ellos, además de las protestas de los “revolucionarios” que mantienen en paros y bloqueos la región y la entidad… en tales condiciones, nadie sabe cómo superaremos la crisis en el sector turístico…y tal parece que el gobernador hace muchos esfuerzos, como la inversión en la que se han comprometido muchos millones de dólares para hotelería en la región de Huatulco y Puerto Escondido… y ¿dónde están las acciones de los secretarios?… insistimos, Alejandro Murat, anda como el “llanero solitito”… solamente él opera y trabaja, mientras sus “funcionarios” en la hueva… o en la pende-….tratando de conocer la entidad y sus actores.