LA CORRUPCIÓN EN OAXACA

.

EN OAXACA SE SABE, POR PARTE DE LAS COMUNIDADES, QUE CIENTOS DE CONCESIONES MINERAS SE DIERON A UN SELECTO GRUPO DE “EMPRESARIOS Y POLÍTICOS” Y QUE EN LAS ACTUALES CONDICIONES, SERÁN DESPOJADAS DE MILES Y MILES DE HECTÁREAS DE TERRENOS COMUNITARIOS QUE SE UTILIZARÁN PARA ABRIR LOS FUNDOS MINEROS EN PROVECHO NO DE LAS GENTES, SINO DE LOS HAMPONES DE LA POLÍTICA Y DEL “EMPRESARIADO”… EL SAQUEO EN SU APOGEO. En tales condiciones se habla en muchos sitios de diferentes regiones de que se busca militarizar al estado como una forma de invadir o prevenir cualquier protesta o levantamiento en Oaxaca, sobre todo ahora que, la venta del Istmo de Tehuantepec, es una realidad, por medio del regalo de tierras y condiciones para que los “empresarios” saqueen las riquezas de la región y eliminen a los nativos dueños de los terrenos en la zona. Si Benito Juárez y Porfirio Díaz defendieron la zona del Istmo de Tehuantepec, para que no fuera rematada a los imperialistas gringos, hoy, por medio de los “empresarios sin empresa”, buscan el despojo de los terrenos y las riquezas de los oaxaqueños y veracruzanos…Así, con la sensibilidad de un elefante hilando seda, los políticos y ambiciosos “empresarios” buscan generar una confrontación que obligue al gobierno, efectivamente, a “militarizar la región” y eliminar a los rijosos que tienen como delito la defensa de sus riquezas y tierras. ¿Será por esa razón que muchos maestros están tomando el camino de la guerrilla? En la ambición parece que no se dan cuenta los políticos y sus socios y cómplices de que el hartazgo es brutal y que la pobreza y el desempleo son cada día mayores por lo que en muchos sitios solamente falta una provocación para incendiar las zonas, tal como sucedió en Chiapas, donde, desde entonces, el EZLN continua operando.

No se entiende de parte de políticos y sus socios y cómplices de que el Istmo de Tehuantepec es una zona de intenso tráfico de drogas, armas, gentes, dinero, mercancías y que en la región operan los grupos más violentos del crimen organizado que están realizando fuertes inversiones, y sobre todo, manteniendo a sus sicarios en la operación, ante tales condiciones no es raro ver en toda la región a los grupos de operación de la MARA SALVATRUCHA (MS13), LA MARA 18 Y BARRIO 18 REVOLUCIONARIOS, ESOS GRUPOS, AL LADO DE LOS GRUPOS Y PANDILLAS LOCALES, SON LAS QUE MANTIENEN EL CONTROL DE LA REGIÓN y es por ello que por su conducto, se están reclutando a los sicarios y golpeadores para eliminar o “aplacar” a los grupos y dirigentes sociales que protestan ante esta agresión y despojo. Por ello, el aumento del tráfico de armas, la violencia, la prostitución, los secuestros, el cobro de piso, los asesinatos, el tráfico y consumo de drogas y, con todo ello la generación de un estado de inseguridad que al parecer a nadie interesa o cuando menos, las autoridades, dejan que crezca porque así su influencia en el gobierno y el robo de presupuestos es mucho mayor para sus jefes, independientemente de que los ciudadanos de la zona viven en un estado de violencia y de terror que son insoportables.

Esos grupos están ligados con otros grupos de la delincuencia a nivel nacional o con los grupos políticos que les brindan cobijo y documentos que les utilizan para ampararse en sus actividades, por esa misma vía logran enviar grandes cantidades de drogas desde Guatemala, Salvador, Honduras, Nicaragua a México, y por supuesto, miles de armas que son los sobrantes de las guerras internas de la región que son comercializadas por los grupos guerrilleros o por los de la delincuencia, además del tráfico de gentes que van destinadas a la prostitución y como “parejas” a las que casan con gentes que pagan pensando en que con esas uniones, podrán regularizar sus documentos migratorios en México o en los Estados Unidos, y después de que pagan por esos “servicios”, muchos, son eliminados para continuar con el negocio. Los asaltos en la región están protegidos por grupos de políticos o de agentes de “inteligencia” que son los que los usan para conseguir soplones o bien cobrar por su protección e impunidad, de ahí que sea ya una cosa normal la intervención y el espionaje telefónico que esos grupos de policías de “inteligencia” brindan a los delincuentes para que ellos hagan los trabajos en los robos, cobros de piso o eliminación de gentes.

Utilizando esas redes delincuenciales se ha logrado una importante ruta en el tráfico de armas, gentes, mercancías y drogas que van hasta la frontera del norte y es por ello que esos mismos grupos controlan en la zona a los grupos de taxistas y moto taxistas que son los que operan la ordeña de combustibles y sirven como “burros de acarreo”, vigilantes o sicarios de los grandes patrones que, ahora, viven cómodamente en Oaxaca, Chiapas, Veracruz y Puebla. Si anteriormente en la región del Istmo de Tehuantepec se destacaban los grupos de luchadores sociales en defensa de la democracia y las tierras, hoy en día, esos grupos, son apéndices de los grupos criminales y son utilizados para dar el manejo político de las acciones en la región y en la toma de posiciones dentro de la administración pública en muchos municipios y agencias, así, en este enorme desastre social, económico y político se incrementan las protestas al desarrollar las acciones de despojo y robo de los terrenos y riquezas de la zona… de mal en peor, queriendo arreglar las cosas, solamente generan mayor violencia e inseguridad…es lo malo de hacerle caso a los ambiciosos y pentontos que solo piensan en sus ganancias y no en lo que generan…cuando se hace caso a los pendejos se hacen pendejadas… no hay de otra. Y tal parece que nuestros políticos están rodeados de pendejos…por eso tantas pendejadas.