Y, LA POLICÍA SE PARALIZA: CIUDADANOS DE CAMARGO ENFRENTAN A LOS POLICÍAS CANTANDO EL HIMNO NACIONAL…

.

Y DE PRONTO, VEMOS, POR AVENIDA UNIVERSIDAD, que van decenas de camiones con soldado y policías, ahí en CU sesiona el Comité Nacional de Huelga del CNH. La Universidad se ve rodeada, se pierde la famosa autonomía por la que se trasladó el CNH para allá, porque se suponía que eso garantizaba la seguridad de todos, pero no, de pronto se rompen las reglas, se hace juego a la represión, se dejan las formas y los fondos y se opta por el uso de la fuerza… llegan los soldados por las calles de la Universidad, van entrando a cada escuela, en muchas, salen los jóvenes cantando el himno nacional y haciendo la V de la victoria, los suben a los camiones y van cantando y tomando fotos, la toma es sin resistencia. Nadie da cuenta de que después de la “peregrinación” universitaria programada por el Rector, ordenada por Díaz Ordaz y Echeverría para quitar la dirigencia al Consejo Nacional de Huelga, la respuesta es mínima, y solamente algunos grupos universitarios se dejan manipular, por esa razón como no les sirve el esquema, optan por la represión y la toma de instalaciones. Salimos corriendo algunos por las calles hasta llegar a las salidas programadas y estudiadas desde días antes. Se pensó que con esa toma en los amplios espacios universitarios, en el Politécnico y la Normal se lograría la toma con más facilidad pero ahí se equivocan todos, los jóvenes del politécnico y de la Normal, vienen de las calles, de los barrios, del infeliciaje, acostumbrados a la lucha por la sobrevivencia y luchan y se defienden de tal suerte que la represión es brutal y se generaliza la pelea entre los soldados y policías contra los jóvenes, de allá, se lanzan mentadas de madre y cohetones, del otro lado balazos y acciones represivas de alto impacto, pero tardan horas para desalojar las instalaciones… todos, se van refugiando en las casas de estudiantes o en los departamentos de maestros y alumnos a continuar con la lucha, se llevan los mimeógrafos y los micrófonos, los altavoces para continuar, los gobernícolas nos quitan las instalaciones pero no doblegan la capacidad de la lucha… hoy, vemos lo mismo, represión con violencia en muchos lados, aliento de saqueos en otros para implementar la violencia y la represión como esquema aprobado por la sociedad, porque no saben que todo se hace desde los sótanos de los genízaros en el gobierno… y comienzan las acciones, pero de pronto, al revés que en el 68, en vez de utilizar acciones de respuesta violenta de los manifestantes, se inician las nuevas formas: se canta el himno nacional y se hace la resistencia pacífica, hay nuevos sistemas de imponerse en la información, los celulares son pistolas de la conciencia y todos vemos las acciones y se sabe claramente quién empieza la represión, y esto es clave para sostener una lucha social con sentido y con esquema de hartazgo y desconfianza al gobierno en turno que se le reconoce inútil, represor, corrupto.

En 1968, las protestas se inician en los centros escolares, en el 2107, las protestas están en las calles, las casas, los hogares, las gentes están violentamente afectadas por la corrupción, los engaños y el robo de los recursos públicos. Doce gobernadores son acusados de saquear al país dejando un quebranto de más de 245 mil millones de pesos y están impunes, gozan de impunidad y de cinismo, ahí están, todos lo saben y lo condenan, pero nadie los consiga porque sabemos que hay complicidades entre los de abajo con los de arriba. Las condiciones de la lucha social cambian, hoy, es la sociedad que puede contaminar a los centros de estudio y de ahí a las clases medias que son directamente afectadas por las corruptelas y engaños de los políticos, y esto sí que arma un esquema distinto a los movimientos anteriores. Pero al presidente le vale o no le importa, porque es un gran solitario de palacio, solamente acompañado por los consejos de Videgaray que le ordena Trump.

Antes, se golpeaba a los jóvenes que eran en sus propias casas reprimidos por la formación de los padres que era formal y reaccionaria, no teníamos una crisis económica, y así fue creciendo el movimiento de tal suerte que generó malestar y miedo a los poderosos mandos del gobierno que en vez de buscar salidas en la negociación y el diálogo optaron por la represión, no tenían experiencia en otro tipo de salidas, el gobierno no dialogaba, imponía y violentaba. hoy, las cosas son diferentes, están obligados, la cultura política es diferente, los intereses los son, los jóvenes son guiados por sus padres que sabían que deberían protestar y apoyar a sus hijos y lo hacen con una nueva visión de solidaridad con otros grupos, y esto, también, lo saben los gobernantes, y por esa razón hay una gran inconformidad en el ejército, de tal suerte que, ahora, exigen otro trato y otras instrucciones; en las policías conformadas por muchos jóvenes que no tuvieron más opción que su ingreso en esos grupos porque no obtenían empleo en ningún otro lugar, saben que no tienen vocación represora… los grupos de la iniciativa privada, antes incondicionales del gobierno, hoy, también, al ver afectados sus ganancias e intereses, se molestan y exigen cambios. Los partidos políticos o los grupos mafiosos que controlan a los grupos, no saben cómo reaccionar porque tienen miedo de que las bases les rebasen y se salgan de su control. La realidad es que hay cambios y que las cosas no son iguales. hoy, insistimos, la protesta inicia en las calles, en las plazas, en las casas y esto cambia porque ya entran los jóvenes a las escuelas y en las escuelas muchos toman conciencia y organización en la lucha callejera y en la lucha política, así que, como se les niegan recursos a la educación y sus centros están deteriorados y no hay esperanza de nuevos empleos y nuevos campos, las protestas están a flor de piel, y de un momento a otro, las calles, tendrá manifestaciones de millones de gentes en la protesta contra un gasolinazo que enciende la rebelión popular y el desencanto por la política entrando en una violenta escalada de protestas que nadie sabrá cómo controlar sino es con la terminación de los ciclos políticos y de las acciones que puede generar represiones, pero también, violentas respuestas populares… ya no es 1968, es 2017, y las cosas son diferentes, se cantará el himno nacional, pero la protesta estará en cada casa y en cada calle y en cada escuela, y cada día, el gobierno y los políticos, más aislados de la raza… la que manda, la que pone y quita… y, a saber lo que pasa…Mientras, llorará en la soledad de Los Pinos, al lado del Virrey, las desgracias que le llegan en cascada, como en cascada llegó en contra de los mexicanos la corrupción , los despojos, los engaños, la inseguridad, la muerte y la utilización de los fondos y recursos públicos, de todos, para que un pequeño grupo haga sus negocios privados…. y después se quejan de que los repudie la gente…El masoquismo y la pendejez, la cobardía y la indiferencia, tienen un límite…