Archive for 3 November, 2015

¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

.

provincia_20151019_404332834

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

La educación no solamente es importante para dar certidumbre a la sociedad sobre los conocimientos y su importancia en su beneficio y desarrollo, también es un elemento importante para el bienestar de la población y el nivel de esperanzas en mejorar las condiciones de vida y de desempeño social de las nuevas generaciones. Lo terrible del asunto es que a pesar de los esfuerzo que realizan los jóvenes y algunos maestros en este proceso, los resultados mediocres de la misma sociedad para brindar ocupación a los egresados de la educación superior es tal que en vez de alentar en su matrícula, la desalientan, pensando en que es más productivo poner una tortería o una taquería a pasar cinco o más años en la educación para salir sin empleo o para ganar un poco más que el salario mínimo. En tales condiciones, el mismo gobierno tiene mucha culpa de que esto suceda, porque en vez de alentar la contratación de los egresados de la educación popular y darle prestigio a sus conocimientos y a sus egresados, los relegan, y prefieren ocupar a los amigos de los amigos o a los egresados de las escuelas particulares porque son mucho más dóciles y menos conflictivos que los egresados de las universidades públicas.

ESE GRAN NÚCLEO DE EGRESADOS Y DE ESTUDIANTES DE LAS ESCUELAS PÚBLICAS SE VAN UNIEN DO A LOS GRUPOS DE LA MARGINACIÓN SOCIAL QUE SE AGRUPA EN LAS ZONAS MARGINADAS DE LAS CAPITALES, Y CON EL DESALIENTO DE QUE EL ESTUDIAR NO ES LA SOLUCIÓN NI SIRVE DE NADA, SE EMPEÑAN EN   OCUPAR UN  SITIO EN LOS GRUPOS DE LA DELINCUENCIA ORGANIZADA. Este fenómeno lo podemos ver en la Universidad Autónoma de Oaxaca, después de que el proceso de politización de los viejos “revolucionarios y guerrilleros de los años ochenta” dejaron su lugar al porrismo institucional que actualmente tiene copada y controlada la administración y la pésima calidad académica de la misma universidad de tal manera que en vez de servir, como un elemento de formación de los nuevos cuadros políticos que beneficien a la sociedad, se están convirtiendo en los cuadros de control violento de la misma sociedad al encontrase ligados no a la sociedad sino a la misma delincuencia organizada que ahora es un serio peligro para la sociedad oaxaqueña.

La delincuencia organizada ya penetró a los grupos empresariales y a los grupos políticos para mantener su influencia y consolidar su protección e impunidad, ahora, el centro del poder está concentrada en las universidades, no solamente las universidades públicas sino también las privadas de donde tienen la garantía de la venta de drogas por el alto nivel de compra de los estudiantes. En las públicas, su nivel está reducido a controlar la administración y el poder político dentro de la misma para garantizar los contratos de obras y el control de los espacios universitarios y los grupos para poder garantizar un ingreso, pero además, un fuerte control que les garantiza ser un elemento importante por su fuerza y número para ser tomados en cuenta en la acción política del sistema que los utiliza como un nivel de control no de formación de cuadros profesionales que integrarán  la administración pública y administrativa.

Si bien en un momento dado en casos como el de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca ,la preocupación de los políticos era garantizar su nivel de control por el miedo al activismo político de izquierda con un alto nivel de politización y conciencia política, hoy en día la preocupación es el de controlar los puestos y los presupuestos, y de ahí el enorme desgaste económico, administrativo y de formación cultural de los grupos que controlan los recintos universitarios porque solamente están reducidos al manejo de puestos y de presupuestos que tienen una corrupta administración, de tal manera que las investigaciones y las auditorías no se dejan esperar sin que se generen conflictos académicos y sindicales que  estallarán cuando así lo decidan los que hoy controlan los presupuestos y sus desvíos a sus bolsillos. Hoy, dejado de ser útiles al sistema, cualquiera puede controlar los puestos y los presupuestos en una comunidad universitaria que no tiene conciencia social ni política y está sumida en la indiferencia y en el temor del control de los grupos porriles o de la delincuencia organizada que llegan a la represión criminal a los jóvenes que piensan y ven lo que en verdad sucede y de cómo se paraliza la formación universitaria y de cómo se deforman sus planes y programas de estudio, porque éstos se condicionan a los grupos que brindan el blindaje a la actual administración, no importan los costos en los altos niveles de corrupción y en el pésimo manejo y operación de los presupuestos universitarios de tal forma que, en vez de avanzar, la UABJO, va como el cangrejo, para atrás y de mal en peor. Como te extrañan Martínez Neri….