Gorilas en Trova

Pocahontas, diplomática y princesa, desvela sus secretos

Pocahontas, diplomática y princesa, desvela sus secretos

Febrero 26, 2021 / Por Maritza Flores Hernández

Ahora que están de moda las biografías, ante nuestros ojos transitan las vidas de héroes, actores, investigadores, políticos, deportistas y un largo etcétera. ¿Cuál elegir? Por cierto, ¿Usted, por qué se interesa en uno u otro personaje?

Existen multitud de biografías; unas, muy serias; otras, informales. Algunas han sido trasladadas al comic o historieta, de manera que todos los lectores tienen la posibilidad de enterarse de los avatares y creaciones de hombres famosos por su arte, ciencia y también por sus actos ruines o despreciables.

Sin embargo, resulta verdaderamente interesante saber cómo y por qué un autor indaga, durante semanas o años, sobre un determinado ser humano. ¿A Usted, quién le motivaría para hacer todo este trabajo?

Marcel Schwob, cuentista, ensayista, crítico literario, traductor, explorador de la historia y de los movientos artísticos, escribió sobre la princesa Matoaka. ¿Qué es lo que llamó su atención?

Probablemente, el rostro de esta joven mujer, contenido en el grabado del artista y escultor Sinmon van de Passe, del año de 1616, despertó su curiosidad.

Debemos considerar que había leído y estudiado a importantes historiadores y filósofos como: Aristóteles, Plutarco, Ateneo, Aulio Gelio, Diógenes Laercio, Boswell, Milton y Aubrey, quienes a su vez relataron la vida de grandes pensadores, dignatarios y hombres notables.

Es decir, conjuntar los sucesos de otros, no era una novedad. Mas legó al mundo la posibilidad de mirar la vida de otras personas a partir de su singularidad, y no de sus grandes ideas, pues estas son patrimonio de la humanidad, como él mismo lo sostuvo en su colección de cuentos Vidas Imaginarias.

Regresando a Matoaka, Schwob decidió recrear su vida en todos aquellos aspectos no buscados por los historiadores. Dicho de otra manera, aunque no se aparta de la historia, definitivamente sí inventa todo aquello omitido por los expertos. Ello con el fin de explicar el porqué su vida fue única, especial y de alguna manera extraordinaria. Desde luego, la biografía resulta irreal y fabulosa.

Matoaka, según las inscripciones contenidas en el grabado de su retrato, es hija del príncipe imperial del pueblo de Powhata, en Virginia. Convertida al cristianismo, bajo el nombre Rebeca, y esposa de John Rolff.

Ella, antes de todo esto, era conocida como Pocahontas. Sí, tiene Usted razón: se trata de la célebre protagonista de las películas de Disney, donde se presenta una historia alejada de la realidad, si bien atiende a la idealización hecha por un país.

Dejando a un lado este tema, es necesario aclarar que el cuento “Pocahontas”, publicado en 1892, se refería —en aquella época—, a un mujer poco conocida para las grandes mayorías; y para otros, era parte del folklore.

Tanto en aquella época como en la actual, nos preguntamos ¿cómo sería el padre de Pocahontas?, ¿cómo era su cotidianidad?

Nada de eso nos dice la historia, así que el Schwob, a partir de lo ya existente, imita y reconstruye usando su imaginación. Es por ello que los cuentos de Vidas Imaginarias, entre otros “Pocahontas”, no alude a hechos reales y, al mismo tiempo, sí lo son; esto es: no obstane ser ficticios, son verdaderos.

Ahora bien, el literato, en su cuento “Pocahontas”, relata:

 

…Pocahontas era la hija del rey Powhantan, quien reinaba sentado sobre su trono en forma de cama y cubierto por una gran capa de pieles de mapache cosidas, de la que todas las colas quedaban colgando. Fue criada en una casa tapizada de esteras, entre sacerdotes y mujeres que tenían la cabeza y los hombros pintados de rojo encendido y que la entretenían con sonajas de cobre y cascabeles…

…A veces la llevaban al bosque junto al gran río Rappahanok, y treinta vírgenes desnudas bailaban para distraerla. Estaban teñidas de diversos colores y ceñidas con hojas verdes, llevaban en la cabeza cuernos de chivo y pieles de nutria en la cintura y, agitando sus mazas, saltaban alrededor de una hoguera crepitante. Terminado el baile, dispersaban las llamas y acompañaban a la princesa de regreso a la luz de los tizones…

 

Según el literato, oriundo de Chaville, Francia; nacido en 1867, Pocahontas gozaba de la riqueza del reino de su padre y recibía la atención propia de su alta jerarquía. Además, todos los individuos, con excepción del rey y de Pocahontas, se pintan la cabeza y los cuerpos de distintos colores, portan pieles de animales; y para entretenerla, en sus juegos incluyen saltar alrededor de una hogera.

Continúa el cuento:

 

…. En el año 1607, la tierra de Pocahontas fue turbada por los europeos…

…fueron a atracar en el río Potomac, y construyeron chozas de tablones. A esas chozas les dieron el nombre de Jamestown y a su colonia la llamaron Virginia…

… en medio de los dominios del gran rey Powhatan. Los colonos eligieron presidente al capitán John Smith…

 

De acuerdo con Schwob, se permitió a los extranjeros habitar dentro de las tierras del rey Powhatan. Pero esa cordialidad no duró mucho, fue aprisionado John Smitih:

 

…Se lo llevaron en medio de terribles alaridos a una casa comunal donde fue custodiado por cuarenta salvajes. Los sacerdotes, con sus ojos pintados de rojo y sus rostros negros atravesados por grandes franjas blancas, rodearon dos veces el fuego de la casa de guardia con un reguero de harina y de granos de trigo. Luego, John Smith fue llevado a la choza del rey. Powhatan estaba vestido con su capa de pieles y los que se hallaban a su alrededor tenían el cabello decorado con plumón de pájaro. Una mujer le llevó al capitán agua para lavarle las manos y otra se las secó con un manojo de plumas. Mientras tanto, dos gigantes rojos colocaron dos piedras planas a los pies de Powhatan. Y el rey levantó la mano, lo que significaba que John Smith iba a ser acostado sobre las piedras y que le aplastarían la cabeza a mazazos…

…. Pocahontas tenía apenas doce años y asomaba tímidamente la cabeza entre los consejeros pintarrajeados. Gimió, se lanzó hacia el capitán y puso la cabeza contra su mejilla. John Smith tenía veintinueve años…

… Le dijeron que el nombre de la hija del rey, quien le había salvado la vida, era Pocahontas. Pero ése no era su verdadero nombre. El rey Powhatan hizo las paces con John Smith y lo puso en libertad…

 

¿Por qué la gente del rey ocultó el verdadero nombre de Pocahontas?

Algunos explican que eso evitaría que un maleficio cayera sobre de ella.

El escritor da entender que el nombre es importante en esa nación, es parte de la identidad de la persona, y ante extraños, equivale a señalarla.

El relato continúa:

 

…Pocahontas le tocó el hombro al capitán. Había atravesado, sola, las terribles penumbras del bosque. Le susurró que su padre quería atacar a los ingleses y matarlos mientras cenaban. Le suplicó que huyera, si quería vivir…

 

De este modo, Pocahontas se transforma en un ser único: pues ha salvado, en dos ocasiones, la vida a Smith. Se comprende que ella, a pesar de su corta edad, tiende un puente de amistad entre ambos pueblos.

Por otra parte, el cuentista indica que Smith fue expulsado por los colonos y regresó a Inglaterra; luego, agrega:

 

… Hacia 1612, un tal capitán Argall, luego de ir a comerciar con los potomac (que eran el pueblo del rey Powhatan), se llevó por sorpresa a la princesa Pocahontas y la encerró en un navío como rehén. El rey, su padre, se indignó; pero no le fue regresada. Fue así como languideció presa hasta el día en que un caballero de buenas maneras, John Rolfe, se prendó de ella y la tomó por esposa. Se casaron en abril de 1613. Se dice que Pocahontas le confesó su amor a uno de sus hermanos, que fue a verla….

…Pocahontas llegó a Inglaterra en el mes de junio de 1616, donde suscitó, entre las personas de sociedad, una gran curiosidad por visitarla. La buena de la reina Ana la recibió cariñosamente y mandó que le grabaran un retrato…

 

En otros términos, mientras, la alta aristocracia inglesa convivía con ella; las masas no imaginaban su existencia.

Así que Schwob la sacó de la fantasía y del grabado de Sinmon van de Passe, para informar de su auténtica existencia.

Pues ella realmente fue secuestrada, sin que sus captores aceptaran ninguna clase de rescate ni intercambio por los presos ingleses, por lo que se comprende la importancia de que la joven omitiera su nombre y su linaje.

Después, casó con un inglés, adoptó sus costumbres e incluso fue recibida por la “buena” de la reina del país invasor y tratada con amabilidad.

En este punto es clara la ironía ya que, recalca, mantienen a Pocahontas bajo el dominio del conquistador, y, al mismo tiempo, son “buenos”.

Igualmente acentúa su diplomacia e insistencia para sostener un convenio amigable en favor de su pueblo. O sea, la protagonista hace honor a su padre y a su pueblo al conservar en secreto su verdadero nombre.

Con lo anterior, desvela su fidelidad y obediencia al rey, su padre. Pues da gusto a sus captores, sin olvidar sus deberes; por el contrario, se sujeta a ellos con la esperanza de que eso auxilie a su gente.

Schwob valora sus cualidades y cómo, con sus pequeños recursos, consigue ser recibida y reconocida como la hija de Powhatan, rey de Potomac, Virginia, en esos días colonia de Inglaterra. Simbolizando el reconocimiento a una nación, lo que en aquel tiempo, igual que ahora, es imprescindible para realizar cualquier actividad, por ejemplo el comercio.

En seguida, el autor sostiene que la heroíana, de 22 años de edad, se encuentra con Smith, en Inglaterra; han pasado ocho años desde su última entrevista. Querido lector, ¿puede imaginar lo que conversaron? ¿Habrán cruzado reproches o abrazos? Claro que recrea esa escena, conviene leerla y, de paso, saber cómo murió en la vida real.

Todo lo anterior sirve para explicar porqué el literato seleccionó a Matoaka, para escribir su vida en menos de tres páginas.

Cane aclarar que no la discriminó, pues todas las biografías las redactó en más o menos en el mismo número de cuartillas; ya que creía que lo substancial y particularidad de cualquier ser humano, destacado o no, se puede explicar en pocas líneas.

La princesa Matoaka nació en 1595. Su presencia era símbolo de paz entre las dos naciones, Potomac e Inglaterra. Murió en Londres, el 21 de marzo de 1617, ocasión en que se cumplieron los antiguos designios, conforme a sus creencias.

 

 

Maritza Flores Hernández

Cuentista, ensayista y también abogada. Egresada de Casa Lamm, donde hizo la Maestría en Literatura y Creación Literaria. Considera el arte, la ciencia y la cultura como un todo. Publica dos columnas literarias cada semana, en distintos diarios. Su obra ha formado parte de la antología de cuentos “Cuarentena 2020”.

Maritza Flores Hernández
Los meandros de Murakami

Abril 20, 2021 / Por Maritza Flores Hernández

Freud escritor de cartas

Abril 20, 2021 / Por Antonio Bello Quiroz

El álter ego y la gracia olvidada

Abril 20, 2021 / Por Márcia Batista Ramos

Elogio de Baudelaire

Abril 16, 2021 / Por Jesús Bonilla Fernández

Peregrino entre hojas

Abril 16, 2021 / Por Fabiola Morales Gasca

En pocas palabras

Abril 16, 2021 / Por Márcia Batista Ramos