EL CINE LUX DE PUEBLA

Sergio M. Andrade Covarrubias

A mi abuela Guadalupe

 

Cuenta una historia familiar que a la tía Magdalena, con tal de quitarle de la cabeza la idea de meterse en un convento, y presentarle muchachos de su mismo abolengo con la finalidad de casarla bien, su padre la llevaba de paseo, a bailes, mascaradas, viajes en tren a Veracruz, días de campo, en fin, ocupaba variadas estratagemas para salirse con la suya, incluidas las proyecciones de filmes, sobre todo los que presentaba el afamado y elegante cine Lux.  Éste, habilitado en las estancias y patios de la “Casa de los Muñecos”, ubicada en la antigua calle Primera de Mercaderes, hoy Calle 2 Norte, acogía lo más granado de la sociedad poblana que iba a divertirse con la graciosidad de Max Linder, Charles Chaplin o el malogrado Fatty Arbukcle (conocido en español como “Gordito”, mientas que Harold Lloyd era Delgadillo) o las aventuras del primer actor mexicano triunfante en Hollywood Ramón Novarro Mazariegos, de Antonio Moreno y de Douglas Fairbanks, además de las de René Cresté como “Judex” o los dramones de las divas italianas Pina Menichelli, Francesca Bertini y Lydia Borelli, como también películas documentales, alguna hecha en nuestra ciudad sobre las “Fiestas primaverales” o del desfile del 16 de septiembre, daba cabida también en su escenario a espectáculos teatrales, de zarzuela y de baile, así como a conferencias de tipo científico y literario, como las del aclamado Eduardo Zamacois o del folklorista asturiano “Cuchinchi”, o también de los sorteo del diario “Crónica”.

Imagen: Diario “Crónica”, de la hemeroteca “Juan N. Troncoso” del Gobierno del Estado de Puebla.

Inaugurado el 4 de julio de 1920 (es decir hace 99 años) con la comedia actuada por el famoso cómico carpero Leopoldo “El Cuatezón” Beristain, titulada “Viaje redondo”, donde por cierto hacía su primera aparición cinematográfica el gran actor Joaquín Pardavé, el Lux tuvo una efímera existencia, ya que tan sólo diez años después, el día 20 de octubre de 1930, cerró sus puertas definitivamente, dejando en el recuerdo del público poblano las graciosas matinés dominicales, así como las tandas vespertinas que resultaban muy aclamadas, superando, según las crónicas de la época, a las de sus competidores el “Variedades”, el “Olimpia”, el “Palacio”, el “Edén Parisiense”, el “Venecia” y el “Popular”.

Imagen: Diario “Crónica”, perteneciente a la hemeroteca “Juan N. Troncoso” del Gobierno del Estado de Puebla.

La crónica de su cierre se puede leer en el diario “La Opinión” del día siguiente:

 

“Fue clausurado ayer en definitiva el cine ‘Lux’

El cine ‘Lux’ ha desparecido después de que este salón de espectáculos llegó a ser el lugar de cita para la aristocracia durante diez años.

La situación que reina en todas partes de la República obligó a su propietario a clausurarlo, procediéndose anoche mismo a desbaratar todo para dejar el edifico en el mismo estado que cuando era el Hotel Francia.

El señor Carlos Ríos proyecta utilizar todo el material del desaparecido cine ‘Lux’ en la construcción de un teatro, aún cuando no ha resuelto si en esta ciudad o en alguno de los Municipios.”

Imagen: Diario “Crónica”, perteneciente a la hemeroteca “Juan N. Troncoso” del Gobierno del Estado de Puebla.

Incluso, en la edición del día siguiente se afirmaba que: “… La muerte de un cine, que a esto equivale el cierre, no deja de contrariarnos a todos los que más o menos hemos saboreado la discreta y suave penumbra de un salón de proyecciones cinematográficas. Los enamorados han perdido un rincón donde apretujarse blandamente para hacerse el amor, sin preocuparse maldito el caso, del argumento de la película, de las ‘estrellas’ y de los vecinos de butaca”.

 

Poco tiempo después de su desaparición, que  coincidió con el surgimiento del cine parlante, comenzaría la era de las grandes salas cinematográficas, habilitadas con los grandes adelantos técnicos de la época y con las comodidades apropiadas para un público más numeroso y exigente. Así, se abrirían los cines “Reforma”, “Coliseo”, “Colonial” y posteriormente el “México”, el “Puebla” y los cinemas “La Paz” y “Continental”, cuyo reinado llegaría a su fin a mediados de la década de los años noventa del pasado siglo.

 

Por cierto, al final, la tía Magdalena logró cumplir con su vocación de religiosa, llegando a completar su vida viendo en favor de sus prójimos, socorriendo a las víctimas de los bombardeos de los aliados sobre la ciudad de Roma del año 1943, así como a sus alumnas del terremoto en nuestro país del 19 de septiembre de 1985, terminando sus días siendo muy apreciada y querida por todos aquellos que la conocimos.

Antes de ser la Casa de los Muñecos era el cine Lux

La primera película que se estrenó en el cine Lux (actualmente Casa De los Muñecos) fue "El viaje redondo" en donde debutó el actor Joaquín Pardavé #ElMurmullodelosPortales

Posted by Periódico Econsulta on Monday, July 8, 2019

Un comentario sobre “EL CINE LUX DE PUEBLA

  • el Julio 10, 2019 a las 9:26 pm
    Permalink

    EXELENTE INVESTIGACION ,MUY INFORMATIVO,REALMENTE LO DESCONOCÍA

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *