Miguel Ángel Quintana (1877 – 1951)

PARIAN Y BARATILLO

Sergio M. Andrade Covarrubias

Ciento cuarenta años ha que Miguel Angel Quintana Avalos naciera en la ciudad de Puebla, un 2 de agosto. Profesional de la Economía Política, seguramente más conocido por su biografía dedicada a Esteban de Antuñano (Estevan de Antuñano, fundador de la industria textil en Puebla, publicada póstumamente en 1957), transitó de los empleos más básicos hasta gerencias de bancos, incursionando incluso en negocios propios.

A partir del año de 1927 pasó a radicar a la ciudad de México, donde ingresó a estudiar a la Escuela de Comercio y Administración, llegando a ser profesor de la misma durante seis años. Posteriormente, ya siendo maestro en escuelas secundarias y en el Instituto de Perfeccionamiento para Profesores de Escuelas Secundarias, comenzó a colaborar en revistas especializadas en estudios económicos como la denominada “El Economista” de la Secretaría de Hacienda y más adelante en periódicos como “El Nacional”, con artículos de la más diversa índole (al respecto hay que decir que, aparte de Antuñano, su más admirado personaje lo fue el presidente Benito Juárez, al cual le dedicó varios estudios).

Además de su fecunda labor periodística y académica, el señor Quintana brindó sus servicios en diversas comisiones y organismos económicos, tales como la de estudios sobre la plata o la de conciliación entre las empresas periodísticas y las fábricas surtidoras de papel. Al mismo tiempo figuró como miembro de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, la Academia Nacional de Ciencias “Antonio Alzate”, y el Ateneo Nacional de Ciencias y Artes, entre otras más.

Su obra fecunda abarca más de trescientos títulos (si nos atenemos a la cuenta aparecida en el Boletín de Bibliotecas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, base de este artículo), con temas que van de estudios sobre el insigne escritor alemán Thomas Mann , la crítica la guerra, o su preocupación sobre la educación, aunque sobresaliendo sobre todos ellos los dedicados al estudio de la economía en sus diferentes facetas.

Finalmente, don Miguel falleció un 19 de agosto de 1951, justo después de cumplir setenta y cuatro años de vida, sin mayor alharaca, olvidado por sus paisanos, por lo que hoy pretendimos hacer patente este pequeño recuerdo de uno de los pioneros de la ciencia económica en el país, el cual deber ser rescatado como uno de los personajes que de algún modo ayudaron a forjar la historia de esta ciudad y de este estado.

Don Miguel Angel Quintana Avalos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *