Vino tinto: saludable, pero no solo por su alcohol.

El consumo moderado de vino tinto se asocia con mejor calidad de vida y disminución de los problemas cardiacos,

Según un estudio reciente, el consumo moderado de vino tinto se asocia con mejor calidad de vida y disminución de los problemas cardiacos, aunque el papel central lo jugarían sus componentes no alcohólicos

Aproximadamente cinco años atrás, cuando se conoció la noticia de que el los componentes alcohólicos (fenoles) de ciertos vinos podían ser útiles para prevenir ciertos problemas cardiacos, seguramente muchos brindaron con sus copas llenas por el nuevo descubrimiento, que era casi una revancha para su encendida defensa del alcohol.

Hoy en dia, estos consumidores pueden seguir festejando, pero deben saber que no es tanto el alcohol del vino lo que hace que esta bebida sea útil para la salud, sino otros componentes con los que cuenta, que aumenta la producción de oxido nítrico en las células.

El infarto y su prevención

Para entender las razones de este fenómeno, es necesario primero comprender como se produce un infarto. Los infartos de miocardio se presentan cuando se muere parte del músculo cardiaco por falta de irrigación sanguínea, lo cual sucede cuando se acumula grasa en la pared interior de una arteria coronaria, ya que la misma suele formar placas que, una vez que se rompen, impiden la llegada a de la sangre.

Así, en una obstrucción arterial, se muere el 30 por ciento de las células de las zonas afectadas. La acumulación de grasas suele deberse a la obesidad,  el tabaquismo, el colesterol y el sedentarismo.

Como el resveratrol, presente en los vino tintos, aumentaban las cantidades de oxido nítrico (ON), un elemento que mantiene abiertos los canales de potasio en las mitocondrias de las células cardiaca, y las protege de las consecuencias de la falta de oxigeno.

Este mecanismo hace que mueran menos células, y podría disminuir hasta en un 50% la mortalidad celular luego de un infarto.

En estudios anteriores, llevados a cabo en Italia, Japón, y Francia, el vino, especialmente

El tinto, demostró ser muy beneficioso para aumentar la reserva coronaria y disminuir las mortalidades por enfermedad cardiaca, al comparar las poblaciones de estos países con otras que llevaban adelante dietas similares pero con menos consumo de alcohol.

Como resultado de estas investigaciones, se postulo que beber vino en forma continua y moderada aumenta el colesterol bueno el flujo coronario, inhibiendo la formación de placas en las arterias. Estos efectos se atribuyeron a la acción de los polifenoles presentes en el vino, que evitaría que se “endurezcan” las arterias, y tendrían efectos antioxidantes y de aumento del colesterol “bueno”.

Los vasos cortos conducen probablemente al abuso

Un estudio medico, conducido por la revista British Medical Journal confirma que las personas (incluyendo barmans con experiencia) tienden a servir mas alcohol en los vasos bajos y anchos que en los altos y estrechos.

Un estudio publicado esta semana en la revista medica British Medical Journal afirma que la gente se sirve hasta un 20 o 30% mas de alcohol en los vasos cortos y anchos que en los altos y estrechos del mismo volumen, ya que creen erróneamente que los vasos altos tienen mas capacidad.

A pesar de que los camareros contaban con una media de 6 años de experiencia, estos profesionales servían hasta un 20.5% mas en los vasos cortos que en los altos. Los que se concentraban y ponían mas cuidado y atención reducían este efecto, pero no lo eliminaban.