Sexo y alcohol

¿El alcohol tiene algo que ver con el desempeño sexual masculino? ¿Los ingredientes tóxicos que contiene el alcohol interfieren de manera negativa en la forma en que nos relacionamos y respondemos a estímulos sexuales? Descúbrelo.

El alcohol, como los demás tóxicos (tabaco, marihuana, cocaína) afecta mucho la sexualidad. A nivel cerebral, el alcohol actúa predominantemente sobre el lóbulo frontal alterando la capacidad de juicio y el autocontrol, modificando en consecuencia la percepción y las conductas del individuo.

El alcoholismo crónico produce polineuritis de los nervios periféricos y afecta al árbol vascular, por lo que resulta interesante diferenciar la intoxicación aguda y la crónica.


Intoxicación aguda. La relación dosis - efecto es muy directa, de 0,04 a 0,40 grs. % de concentración plasmática.

Clínicamente se manifiesta desde pequeñas alteraciones en la coordinación de la marcha hasta el coma y la muerte.

Pequeñas dosis de alcohol - 1 a 2 copas:  Desinhiben y facilitan el contacto social, esto ayuda especialmente a las personas tímidas, volviéndolas más conversadoras y alejando sus temores de contactar con los demás. Hay una graduada liberación bajando las resistencias morales.

El deseo sexual esta estimulado, ambos sexos están más proclives al "galanteo" y las actitudes seductoras así como la risa, surgen con mayor facilidad y en la mayoría de las mujeres, facilita la obtención de orgasmos.

En muchos hombres hay resultados controvertidos: en algunos aumenta la erección y en otros la disminuye, pero en general hay una demora en obtener la eyaculación que es usada por algunas personas a modo de "tratamiento", con el agravante de dificultar la obtención y mantenimiento de la erección.

Dosis moderadas: Variable para cada individuo, aparecen trastornos motores, de la memoria y del juicio y prolonga en ambos sexos la etapa de excitación y hay en el hombre dificultades para obtener una erección satisfactoria.

Dosis altas: La erección es insuficiente, la mujer no se lubrica, no hay capacidad para la penetración, no se alcanza el orgasmo y el hombre tiene una eyaculación retardada y no muy placentera.

Para adjudicar a la intoxicación alcohólica la producción de una disfunción sexual deberían cumplirse tres condiciones:

1) Que la disfunción sexual no sea pre-existente al episodio alcohólico.
2) Todo el cuadro clínico es explicable por la intoxicación alcohólica hasta 30 días después de la misma.
3) Hay una alteración significativa de las relaciones interpersonales.

Alcoholismo Crónico: Es una de las mayores causas físicas de impotencia en el hombre y pueden provocar lesiones neurológicas y tróficas a nivel de los testículos y de los nervios periféricos, así como alteraciones hormonales, ya que la afectación del hígado altera el metabolismo de las gonadotrofinas apareciendo aromatización de andrógenos en estrógenos, lo que baja el deseo sexual.

En la mujer hay baja de libido, amenorrea e infertilidad.

Algunos autores lo colocan como la principal causa de impotencia y los actualizados informes del Instituto Kinsey señalan que aproximadamente el 50% de los alcohólicos crónicos presentan bajo apetito sexual y trastornos en la eyaculación.