Archiv para noviembre, 2013

¿Quién dice que en Ixtacamaxtitlán pasa algo?

.

¿Es que aquí no pasa nada?

¿Qué ocurre en Ixtacamaxtitlán? ¿Qué pasa con el proyecto minero de la empresa canadiense Almaden Minerals? ¿Por qué no ha podido vender el proyecto Ixtaca  a una compañía minera que lo convierta en explotación? ¿Y por qué no han dicho claramente los mineros a los pueblos lo que significa “explotación minera a cielo abierto? ¿Y qué pasa por la mente de los campesinos de la región de Tuligtic que desde hace cuatro años ven ir y venir barrenos, helicópteros, geólogos güeros y morenos encasquetados y encamionetados por su territorio? ¿Las laptops y sillas de rueda que han regalado los canadienses serán suficientes para que las comunidades acepten el tajo de dos kilómetros que se les vendría encima? ¿Crecerá el movimiento opositor al proyecto minero como ha ocurrido en la vecina Tetela?

“Escúchenos”, volvieron a decir en rueda de prensa en Profética la semana pasada representantes de las comunidades y asociaciones civiles del vecindario del proyecto Ixtaca en Ixtacamaxtitlán. “Sí hay descontento entre la gente. No queremos que se sigan dividiendo las familias. Pedimos respeto a la autodeterminación de los pueblos. ¿Qué es lo que pretenden los gobiernos?”

¿Por qué no hay una respuesta seria a estas preguntas? ¿Por qué no hay una discusión a fondo, rigurosa, informada, pero pública y transparente sobre las consecuencias sociales y ambientales de llevar adelante los proyectos industriales mineros e hidrológicos en la Sierra Norte?

¿No pasa nada?

+++++

 

El 2 de noviembre realizaron una “caravana por la vida” en Ixtacamaxtitlán. El 23 de noviembre, este sábado que viene, realizarán otra movilización en contra de la instalación de la explotación minera. Son muchos los pueblos que afirman que sí está pasando algo en Ixtacamaxtitlán. Y son muchos ya los que dicen no a la mina, como en Tetela.

 

+++++

 

Los barrenos no pasan, perforan. Y lo presumen los ejecutivos de la empresa canadiense Almaden Minerals a sus socios apenas el 19 de noviembre: le acaban de “pegar” en sus perforaciones a 30 metros de 3.38 G/T de oro y 239.8 G/T de plata en su “su cien por ciento propiedad Ixtaca Zone”.

Y para darnos una idea, ellos mismos han realizado esta animación en video que expone sin ningún empacho la extensión del programa de exploración que esta empresa canadiense ha llevado adelante en los últimos tres años en Ixtacamaxtitlán.

 

 

Y así llevan todo el año, con centenares de perforaciones a las que la SEMARNAT no ha puesto objeción alguna. Los estudios de impacto ambiental aprobados afirman que la exploración minera no produce afectaciones fuera de las normas previstas por la ley. Así que ha perforar, muchachos, al fin y al cabo, ¿a quién se le ocurre que a la exploración le sigue la explotación a cielo abierto?

 

+++++

 

Algo sí pasa en Almaden MInerals:

“Ernesto Echavarría Salazar es el número uno de los empresarios agrícolas sinaloenses, y es un hombre sencillo, práctico y austero, cualidades que ha tatuado en sus empresas.”

Así define el portal Noroeste.com al inversionista principal de Almaden Minerals desde el 17 de julio del 2013, cuando compro 2,800.000 acciones de la empresa a un costo de 1.25 dólares (3.5 millones de dólares) (Ver www.marketwatch.com http://tinyurl.com/ktowrjd)

Así describe una investigación reciente al agricultor reconvertido en minero: “Ernesto Echavarria, el accionista más grande de Almaden; es contador y tiene inversiones grandes en MegaCable Holding Sab y también en Franks Distributing que distribuye frutas y vegetales; es  director y inversionista en Copper Fox Metals Inc. Y varias otras empresas mineras actualmente.” Y para para prueba, hace apenas una semana, Echavarría compro acciones con valor de 2.96 millones de dólares en la empresa canadiense Prophecy Platinum que lo llevaron al control del 17 por ciento de esa minera (Marquetwired.com http://tinyurl.com/m2bnqwg).

Y la noticia la dieron muy exaltados los propios directivos de Almaden:

“Este grupo de personas tienen sus intereses en México y están entusiasmados con el potencial de nuestro proyecto de oro y plata en Ixtaca y el proceso de generación de prospectos que Almadén sigue. Estamos convencidos de que estos inversionistas proporcionarán un apoyo importante para la empresa en el desarrollo de este emocionante activo en México. Lo más importante es que este financiamiento nos permite continuar con confianza nuestra exploración en Ixtaca y su programa de desarrollo, mismo que la Compañía había considerado previamente modificar en el contexto de un mercado financiero muy complicado. Estamos muy contentos de poder continuar nuestros esfuerzos de exploración con un ritmo conservador y prudente.”

 

+++++

 

Pero no pasa nada dicen los canadienses de Almaden Minerals. O mejor, los geólogos mexicanos que trabajan con ellos.

Bueno, algo ha pasado: en los años que lleva de operación Almaden con sus filiales Gavilán y Gorrión –sí, les gustan los pajaritos–, han extraído para el análisis 110 kilómetros de piedra en cilindros que sacan las barrenadoras (Ver nota de Edgar Barrios en El Sol de Puebla del 17 de agosto del 2013: http://www.oem.com.mx/elsoldepuebla/notas/n3091326.htm).

Y es que invitaron a algunos reporteros a visitar el territorio “de su propiedad” –dos concesiones, Cerro Grande, Título 219469, hasta el año 2053, y Cerro Grande 2, Título 23343, hasta el año 2059–, para que vieran que ahí todo el mundo está muy contento, que no pasa nada:

“Las manifestaciones contra el proyecto minero Pro Ixtaca –escribió Miguel Lobato para Milenio (http://tinyurl.com/n5z24rl)–, fueron provocadas con fines electorales y como consecuencia de la ignorancia acerca de la minería, señaló Daniel Santamaría representante y geólogo de la minera El Gorrión filial de la empresa canadiense Almaden Minerals.

Entrevistado, Santamaría aseguró que las protestas se redujeron tras finalizar el proceso electoral del 7 de julio pasado en el municipio Ixtacamaxtitlán en donde se desarrolla el proyecto de exploración minera.

“En cierta medida se deben a la ignorancia con respecto al tema de la minería en general y también a que hace poco pasamos por las elecciones locales y se utilizó a la minería como una herramienta política, pero hoy en día ya disminuyó”.

Y para que pasara algo Almaden también organizó su manifestación de respaldo al proyecto minero el 19 de junio:

 

Y así lo explicaron en la nota que dieron a conocer en su sitio: http://www.almadenminerals.com/blog.html

“Residentes locales, los trabajadores y sus familias de las localidades en torno al Proyecto Ixtaca realizaron una manifestación en apoyo de la exploración en curso. La administración y los accionistas de Almaden están comprometidos a trabajar en armonía con el medio ambiente y con las comunidades. Agradecemos sinceramente las muestras de apoyo en estos tiempos económicos difíciles, Almaden continúa desarrollando este proyecto.”

 

+++++

 

Tres días antes, el 16 d junio, los candidatos a la alcaldía de Ixtacamaxtitlán firmaron una carta en la que se comprometieron a rechazar la instalación de la minera en caso de ganar las elecciones. Y en cualquier caso, se pronunciaron por la realización de “una consulta pública como condición para garantizar la paz, la convivencia y la salud comunitaria.”

Entre ella está la firma de Eleazar Hernández, el candidato del PRI que ganó la presidencia municipal en la elección del 2 de julio.

+++++

 

No les importa el dicho a los mineros. Esto declararon a la prensa unos días después. Dijo en agosto el geólogo Santamaría, por Almaden Minerals:

“Durante la campaña los candidatos a la alcaldía firmaron un pacto en el que se comprometían a no entregar permisos para la operación de la minera El Gorrión, pese a que los permisos son entregados por las autoridades federales y los ayuntamientos no tienen injerencia en la operación. En cierta medida se deben a la ignorancia con respecto al tema de la minería en general y también a que hace poco pasamos por las elecciones locales y se utilizó a la minería como una herramienta política, pero hoy en día ya disminuyó.”

 

+++++

 

“No pasará la mina”, dicen sin embargo las autoridades de los pueblos en Ixtacamaxtitlán. Y no son pocos:

El Comisario Ejidal de Tecoltemic. El Juez de Paz de Tecoltemic. El Inspector de Tenzoncuanigtic. El Juez de Paz de Tenzoncuanigtic. El Inspector de Tuligtic. El Juez de Paz de Tuligtic. El Juez de Paz de Ocotla. El Comisario Ejidal de Ocotla. El Inspector de Cuahuigtic. El Juez de Paz de Xopanac.

Firmaron un documento, que aquí reproduce Mundo Nuestro. Y lo trajeron a Puebla para presentarlo en una conferencia de prensa en Profética la semana pasada.

“Rechazamos rotundamente –escriben– la explotación minera en el municipio de Ixtacamaxtitlán y en la Sierra Norte de Puebla porque contamina el medio ambiente, daña a la salud, altera la dinámica social y pone en riesgo nuestra vida.”

Y anuncian una nueva manifestación para este sábado 23 de noviembre –la llaman “Caravana Informativa”–, que recorrerá las comunidades que no pudieron visitar en la movilización del día 2.

Mundo Nuestro presenta una galería fotográfica de lo ocurrido a principios de mes en Ixtacamaxtitlá. Y un video que reseña la movilización contra los trabajos de la empresa canadiense Almaden Minerals

 

 

 

+++++

 

Así que algo pasa en la Sierra Norte. Y lo que ocurre no siempre se quedará oculto en las cañadas serranas.

Por ejemplo el oro.

Los canadienses están a la espera de que suban los precios del oro que vuelva rentable el proyecto Ixtaca. La onza perdió 500 dólares en el último año, y hoy ronda los 1245 dólares. Con todo, si se les cree a los geólogos de Almaden que afirman tener “en su propiedad” una cifra cercana a los dos millones de onzas, puede estimarse la producción de una mina en esas montañas de Ixtacamaxtitlán en los 2,500 millones de dólares.

El oro, con su valor en dólares y su discurso de salvación de las comunidades sumidas en la pobreza.

Así lo dicen los mineros canadienses de Almaden:

Buscamos oro, cobre y plata. Estos son metales muy apreciados que son vitales para el bienestar humano y para los que hay cada vez más aplicaciones. Por ejemplo, el cableado de plata es parte integral de muchos proyectos de energía alternativa, incluyendo el de generación eléctrica por medio de energía solar. La minería es una industria altamente sostenible, ya que los metales pueden ser reciclados constantemente a diferencia de la madera, los productos orgánicos o el petróleo que se consume. Pero no hay suficiente metal en el mundo a ser reciclado a fin de sostener las necesidades de crecimiento de la población en zonas rurales y en desarrollo. La exploración moderna ayuda a llenar ese vacío. Las minas nuevas bajan el costo de bienes tales como computadoras, automóviles y el cableado para las personas más pobres del planeta. http://www.almadenminerals.com/Spanish/Bievenidos.html

 

+++++

 

Tal vez lo vean así los políticos como Rafael Moreno Valle. Porque él y sus funcionarios se comportan como si en Ixtacamaxtitlán no pasara nada. Para ellos no hubo una manifestación el 2 de noviembre por las carreteras de Ixtacamaxtitlán en contra de la instalación de una mina a cielo abierto en esas montañas. Y si se lleva a cabo una nueva movilización de los pueblos serranos el próximo sábado 23 –como la han convocado–, tampoco les merecerá comentario alguno.

Y si la empresa Almaden Minerals organizó su propia manifestación de respaldo en el mes de junio, también es asunto de ellos.

¿Para qué ocuparse de echar una mirada más allá del cerro en esa cañada en la que arranca su carrera el río Apulco? ¿No se puede detener el progreso que ofrecen los mineros? ¿Tampoco se detendrá en Tetela?

Porque para el gobierno estatal tampoco pasa nada en Tetela. Para los políticos en el gobierno del estado –desde el gobernador para abajo–, el hecho de que la movilización encabezada por Tetela hacia el Futuro haya derivado en la decisión del gobierno federal de exigir la realización de una consulta indígena –en los términos del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo– para todo lo que tenga que ver con el proceso de instalación de una mina a cielo abierto en La Cañada, no tiene nada que ver con lo que ocurra en Ixtacamaxtitlán. Tal vez porque queda al otro lado del cerro.

Que lo que ocurra, pase, dirán los funcionarios. Problema del gobierno federal si lo autoriza. Problema del gobierno federal si dio las concesiones. Problema de otros pensar una visión estratégica, social y ambiental, para la Sierra Norte.

Aquí no pasa nada.

 

 

El fracaso de la planeación urbana

.

Tercera Parte

Milagro en Puebla: Contra el Estado de despojos y crímenes la acción civil inteligente y organizada

Las fotografías sí pueden marcar el paso del tiempo, son espejos insobornables que revelan  cuánto puede cambiar un rostro, una ciudad. Y que no hay engaño posible.

+++++

A la vista esta vieja fotografía de la ciudad de Puebla, en 1937. La mandó tomar mi abuelo, el doctor Sergio Guzmán Esparza cuando era presidente municipal. No duró mucho en el cargo, pues el gobernador Maximino enfureció por el hecho de que en unos meses el doctor puso en números negros las finanzas de la Tesorería municipal, y  lo mandó matar. Así de fácil era. Mi abuelo renunció al cargo en 1938, sobrevivió a la ira del dictador teziuteco, quien se conformó con verlo salir de la alcaldía a su casa con una copia de esa fotografía, con su escudo poblano muy formal, su rosa de los vientos y su texto que da testimonio de la iniciativa de sobrevolar aquel caserío que guardaba todavía la compostura de su trazo colonial.

El abuelo la colgó en su salón de villar en la azotea de su casa en el barrio de Santiago, en la esquina de la 11 Poniente y la 15 Sur. Monumental, la veíamos de niños sus nietos en 1965, colgada en uno de los rincones de aquel salón de ensueño que tenía el abuelo. Con una lupa jugábamos a identificar a los liliputienses que caminaban por aquellas calles blancas o imaginábamos que salía de su casa en Xonaca aquel tipo que mandaba en la ciudad con tal descaro que mandaba arreglos florales a las viudas que velaban a sus maridos asesinados por él. O mejor volábamos con el avión por los rumbos insospechados de los volcanes a los que poco veían nuestros ojos de niños.

Era una ciudad pequeña y asoleada tomada al vuelo en una mañana de julio de 1937, todavía con los campos sembrados cercándola a la altura de la 23 poniente en El Carmen y la 25 Sur en la Avenida Juárez, aquel prócer mirando los maizales desde su cuerpo prestado de otra estatua de la que descabezaron a Benjamín Franklin, un don Benito que no veía la hora en que finalmente lo alcanzara la ciudad. No esperaría mucho tiempo.

Setenta y seis años después bajo de Google Earth estas dos fotos del satélite con la vista del valle de Puebla-Tlaxcala. A la izquierda, 1984, la mancha gris de la ciudad se pierde contra el verde del campo; la metrópoli ya es, pero todavía en una escala menor, que no se ha desbordado sobre Tlaxcala, le queda lejos Valsequillo y los pueblos cholultecas guardan su parsimonia rural. A la derecha, 2013, refleja el concreto delirante extendido como cáncer sobre los pueblos alcanzados por carretera: las Cholulas han caído, la orgullosa Tlaxcala se descuelga desde Zacatelco y Santa Ana Chiautempan, igual que la ruta Amozoc-Tepeaca, y Texmelucan, al tiempo; Valsequillo, arrugado en el lirio es la frontera que contiene a los caseríos proletarios en el suroriente, que no ve venir desde el poniente la voracidad espesa de los fraccionamientos residenciales de Lomas de Angelópolis.

+++++

 

También marcan el paso del tiempo las estadísticas:

En 1940 la ciudad de Puebla tenía según INEGI 148 mil habitantes.

En 1950 llegó a 234 mil.

En 1970 alcanzó los 546 mil.

En 1990 rebasó el millón siete mil.

Ahora tiene 1 millón 550 mil. Y se calcula que todos los días entran a la ciudad más de un millón de personas desde la zona metropolitana.

Y más números demoledores:

En 1970 vivían en el centro histórico de la ciudad 300 mil personas. Hoy no duermen ahí más de 120 mil.

Y en ese mismo 1970 había 230 personas por hectárea en el municipio de Puebla. Hoy no hay más de sesenta.

¿Cómo ha ocurrido esto?

¿Imaginamos que el campo era inagotable?

 

++++

 

A la vista un hecho histórico inconstetable, como las fotografías de nuestro crecimiento inalterado: el fracaso del ordenamiento territorial. Apunto algunos elementos que lo identifican:

  • Expansión a costa de la tierra campesina y los pueblos originarios. Quiebra sociedad rural.
  • Especulación inmobiliaria criminal impulsada desde los gobiernos.
  • Planes de desarrollo al margen de las instituciones generadoras de conocimiento.
  • Imposición de la lógica del capital contra el interés público.
  • Aplazamiento de problemas estratégicos: rehabilitación del bosque en la Malinche e Izta-Popo, agua potable sustentable, saneamiento Valsequillo, crecimiento armónico ciudad-campo.
  • Crecimiento desbordado, económica y ecológicamente insostenible, con consecuencias ambientales y sociales catastróficas.

 

 

El paso del tiempo en la ciudad de Puebla: 1803-2005

 

+++++

 

Resumo nuevamente lo que llamo “la derrota campesina”:

El área metropolitana de la ciudad de Puebla abarca ya 23 municipios, de los cuales 10 son poblanos y 13 tlaxcaltecas.

35 por ciento de ese territorio ha pertenecido a 87 ejidos fundados sobre poco más de 59 mil hectáreas y con alrededor de 19,450 ejidatarios; como no más del 7 por ciento de esa tierra es de riego, la agricultura que se genera es de subsistencia.

Son más de 32 mil productores y, contra lo que pudiera pensarse, seis mil de ellos pertenecen al municipio de Puebla, poco menos de la quinta parte.

De 1976 a 2005 la zona urbana pasó de 6 mil 550 a 18 mil 248 hectáreas, lo que equivale a 1.1 hectáreas de tierra urbanizadas diariamente durante esos 29 años. Y precisa: durante ese periodo se transformaron en zona urbana 7 mil 78 hectáreas de agricultura de temporal y 635 hectáreas de agricultura de riego y bosques cultivados.

De esta forma, las tierras agrícolas aportaron en su conjunto 66 por ciento de la superficie.

 

+++++

 

La otra cara de esta derrota: la pobreza urbana guardada en los asentamientos irregulares año 2000:

En regularización: 113. Irregulares: 132. Total: 70.4 Km cuadrados.

 

 

2010, el mapa de la irregularidad y el rezago:

Las cifras que le dan a Gali: 160 asentamientos irregulares. Apenas 17 regularizados en 13 años.

160 o 200, sean las que sean, son el retrato fiel del fracaso de la planeación del desarrollo urbano.

 

+++++

 

En el fracaso de la planeación apunto dos momentos históricos y un hecho fundamental:

Primero, la intervención desarrollista: 1960-80. Con el decreto de 1962 que corrió las fronteras de la ciudad a costa de los municipios cholultecas y los pueblos de Valsequillo. Con el eje industrial-carretero (VW-Autopista), que acabaría por emplazar el desarrollo fabril en el norte de la ciudad, con los corredores tlaxcaltecas hacia Zacatelco y Santa Ana Chiautempan. Y con la inversión en equipamiento e infraestructura urbana: el entubamiento criminal del río San Francisco; las Avenidas Hermanos Serdán y 5 de Mayo; los estadios con su monumento al Taco; la CAPU embutida contra el llamado Bloulevard Norte, la Central de Abastos en San Pablo Xochimehuacán, y por años sin acceso desde la autopista; los mercados periféricos tardíos y nunca terminados para enfrentar la movilización social de los comerciantes de la 28 de Octubre.

Consecuencia está a la vista: conurbación Puebla-Tlaxcala y el hacinamiento de las colonias populares en el corredor Xoxtla-Cuautlancingo-Papalotla-Caleras- Hueyotlipan-San Pablo del Monte-La Resurrección-Xonacatepec-Chachapa-Amozoc

 

Segundo, la intervención despótica 1991-1995. El llamado entonces Programa Regional Angelópolis, fundado en una primera expropiación federal de más de mil hectáreas en San Pedro y San Andrés Choula con el gobierno de Piña Olaya, recuperada y extendida después formalmente por Manuel Bartlett. El proyecto se presentó con un objeto principal de ordenamiento urbano, con la definición de un programa completo de vialidades que incluía el Periférico Ecológico y con la inversión estratégica en la modernización del sistema de agua potable y saneamiento.

Expropiación de tierra campesina con cambios de uso de suelo hacia los usos comercial y habitacional-residencial que contradicen la causa de utilidad pública y dejaron de lado los propósitos de reordenamiento urbano, que precisamente no lo fue, pues dejó las regiones norte y suroriente por completo fuera del proyecto.

Conflicto territorial por decreto 1962 no resuelto.

Crecimiento anárquico conurbación cholulteca.

Consecuencia: especulación inmobiliaria y crecimiento hacia zonas de urbanización inviable (Valsequillo)

Y por último, como hecho fundamental, la oportunidad perdida: la negación del conocimiento generado desde los centros de investigación de las universidades locales –al final, uno de los principales valores del Estado de Puebla– para la investigación y la planificación del desarrollo de la ciudad.

– La pérdida por ausencia: 1950-1990.

– La pérdida por política: Bartlett y  los 34 millones de dólares al consultor Mackensy en los años noventa. La burla con los COPLADES y las llamadas contralorías sociales, abandonadas por el gobierno estatal y municipal por lo menos en todo lo que va del nuevo milenio.

– La criminal ausencia: los años marinistas. Aquí apunto, además, y para subrayarlo, el involucramiento de los rectores de la Universidad Autónoma de Puebla Dóger y Agüera, quienes, reconvertidos en políticos, se han vinculado directamente en el proceso inmobiliario y han logrado exponer a la institución pública como un ente cada vez más alejado de la problemática social de la ciudad, a pesar de los esfuerzos probados de académicos como los descritos en esta ya larga reseña del Milagro catastrófico de Puebla.

Consecuencia: desvinculación de las instituciones del conocimiento especializado local del proceso de planeación del desarrollo urbano. A la precariedad social, la precariedad del conocimiento.

 

+++++

 

De esto he hablado en un foro organizado por el equipo de transición de Tony Gali. No creo en los foros. Diré mejor, no creo en los políticos que realizan foros. Bartlett hizo foros. Y Melquiades, ¡y Marín! Ni qué decir que Moreno Valle escuchó mil opiniones.  Alguna ventaja tenía Maximino: no hacía foros. No le preguntaba a nadie qué había que hacer.

+++++

 

¿Por qué participo en este Foro? Me pongo serio. He leído esto en el foro:

Quiero contribuir en la construcción de una alternativa al Estado patrimonialista y despótico que conocemos. Un gobierno que se piense Estado democrático. Una alianza Gobierno-Organizaciones de la sociedad civil-Universidades para la investigación y la planificación del desarrollo urbano.

Una fotografía que nos revele una sociedad distinta dentro de treinta años.

Difícilmente estaré aquí dentro de treinta años.

+++++

Leí un párrafo de la segunda parte de esta crónica iniciada hace dos semanas (http://mundonuestro.e-consulta.com.mx/index.php/cronica/item/milagro-en-puebla-la-derrota-campesina)

Mirar la ciudad desde sus extremos:

Dos fronteras campesinas sometidas por todas las pasiones que se contienen en el frío par de vocablos tan antiguo como la primera de las guerras: especulación inmobiliaria. Las dos mantienen sus maizales y quelites. Las dos prueban la derrota de los pueblos: la pérdida sistemática del uso campesino económico y cultural de la tierra por procesos estructurales catastróficos en sus consecuencias sociales y ambientales.”

Pero desde ahí intento una nueva manera de mirar la ciudad:

Una investigación social y urbana, sistemática, rigurosa, desde la universidad pública como centro de producción de conocimiento vinculado a la realidad mexicana.

Especialistas que construyen con las familias en los barrios pobres alternativas en vivienda, saneamiento y salud sustentables.

Activistas de organizaciones civiles que respaldan con su experiencia y capacidad la generación de movimientos sociales que construyen un mejor país.

En este mismo reportaje hemos documentado dos esfuerzos que permiten mirar así a la ciudad:

  • Proyecto San Juan Tulcingo (Saneamiento) BUAP

http://tinyurl.com/m8jfzku

http://tinyurl.com/mw9w85o

  • Proyecto San Andrés Azumiatla (Vivienda)  BUAP/UDLA

http://tinyurl.com/kqrkp95

  • CECACVI/ Escuela de Enfermería BUAP  (Salud)

 

+++++

 

En la coyuntura de otoño del 2013, ¿otra planeación posible? Tal vez la que está a la base del recientemente aprobado Plan de Gestión Ambiental desarrollado por el Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN). O los estudios que sentaron las bases de la Declaratoria del Tentzo y del proyecto de Humedales de Valsequillo, dinámicas desarrolladas por Amy Camacho en su paso breve por el gobierno de Moreno Valle.

Pero ninguna ha estado asociada de manera institucional y regulada en ley a las instituciones de educación superior y sus institutos de investigación científica. Ni a la participación de las organizaciones de la sociedad civil. Ni mucho menos a los grupos organizados en las colonias de la metrópoli, con sus historias particulares y su conocimiento de la problemática concreta acumulado año tras año de vivir en la precariedad material y legal.

Por ello la propuesta de convertir al IMPLAN en un instituto de Estado con las características siguientes:

Organismo autónomo intermunicipal facultado en ley.

Independiente de los gobiernos.

Financiamiento público para la investigación regulado en ley.

Participación decisiva de institutos de investigación científica.

Participación decisiva de organizaciones de la sociedad civil.

Para construir el milagro de una ciudad de Puebla metropolitana democrática e inteligente, aliada de sus pueblos originarios y solidaria con sus ciudadanos pobres.

La inmensa mayoría de sus ciudadanos.