Archiv para junio, 2013

Cierra junio, ni idea del agua… Y se atreven a pedir el voto

.

 

IMG_2407

Estos cuates no van a resolver la bronca del agua.

Se cierra junio, y yo sigo de reojo las campañas municipales. Muy de reojo. Me aparecen los activistas en las esquinas. Esta semana veo más a los de Gali que a los de Agüera, por lo menos en mis rumbos sureños. Como no veo tele ni escucho mayormente la radio –en ambos casos sólo me engancho con el futbol–, estoy a salvo de la propaganda que por ahí llega. No he ido al cine, así que también quedan fuera los anuncios previos que, me dicen, presentan las coaliciones Puebla Unida y 5 de Mayo.

A salvo, pues, del ruido electoral, aunque agredido por espectaculares y carteles en todos los ángulos en que mire uno. Por la 11 Sur veo un espectacular de Gali: aparece de medio cuerpo, trajeado y mirando con firmeza hacia el norte de la 11 Sur, por el rumbo de Agua Azul. Agua suficiente, alcanzo a leer. Ese sí es tema, pienso, y bueno hubiera sido que lo enfrentaran a fondo en su mal debate. Agua para dos millones de personas. Vaya bronca.

Manuel Bartlett como gobernador y buen déspota ilustrado, contempló en su proyecto Angelópolis la perforación de pozos en Nealtican, que hasta la fecha abastecen a buena parte del sur de la ciudad. Lo demás son pozos y más pozos en la propia ciudad de Puebla, más algunos de Xoxtla. Supongo  que centenares de popotes (¿cuántos pozos legalizados o no habrá en la ciudad?), más o menos profundos, en el mismo vaso. Gran parte de ellos, y por ello la dureza del agua, van más allá de los mantos superiores de agua dulce, que han mermado con los años, y cuyo peso no es tan fuerte como para impedir que los mantos inferiores con agua con mayor contenido de minerales rompa las galeras y se mezcle con la cristalina y dulce. Como quiera, con Bartlett, y nunca más desde entonces, se planteó el problema desde una perspectiva más amplia, que incluía a los municipios de las Cholulas, Cuautlancingo, Xoxtla, y alrededores. Una visión metropolitana que no incluyó a los tlaxcaltecas, como si nos separara un mar de su territorio y no estuviera de otro lado de las lomas de San Jerónimo Caleras y Barranca Honda, y como si la Malinche no fuera mucho más suya que poblana, y como si el río Zahuapan, con toda su carga de desechos humanos e industriales sin tratamiento no entroncara con el Atoyac justo en los bordes norteños de la ciudad.

Y todo organizado y operado por el SOAPAP. Con una deuda de la que ya mejor no se habla.

Pero ahí está Gali, al menos hablando del tema desde el espectacular que veo en esta tarde de sábado y con el cielo a punto de caer sobre mi cabeza. El sábado 29 llueve como suele llover en junio en la ciudad de Puebla, en una tormenta de las memorables por los rayos y las avenidas anegadas, no tan extrema como la del 21 de junio de 1996, cuando el río Alseseca recuperó su cause cortado por la avenida Vicente Suárez, allá por la 25 zona militar y se llevó la vida de varios ciudadanos que intentaron cruzar con sus carros el caudal. O cuando el Atoyac hizo lo propio e inundó a ricos y pobres en sus colonias burguesas o proletarias asentadas en las vegas urbanizadas a lo largo de la hondonada que desde la autopista cruza la ciudad hasta el sur. El agua bronca y los ríos de una ciudad que ni por sus políticos ni por sus académicos ni por sus agrupaciones civiles logra detenerse un rato para preguntarse si no sería bueno hacer algo al respecto.

Pero voy nuevamente a sus portales de los candidatos Agüera y Gali en línea, y con un tema, el agua. A él he llegado por la investigación periodística que empecé esta semana en la sierra norte a partir de los conflictos por el bosque, la tala clandestina y el asesinato reciente de un campesino que peleaba contra las bandas de talamontes.

Antes tengo a la vista lo dicho por un especialista en materia de agua en México. El doctor Alejandro Guevara es director de la División de Estudios Sociales de la Universidad Iberoamericana, y señala la distancia que existe entre la magnitud del problema y la conciencia que la sociedad tiene del mismo, y yo confronto sus palabras con la lluvia de esta noche de sábado, espectacular, que colapsa los drenajes del techo de mi casa.

“Respecto a las medidas para enfrentar la sequía y la desertificación Guevara mencionó que hay dos, la adaptación y la mitigación. La primera aplica a corto y mediano plazo, y de manera local en cada país.

“Adaptarse implica comenzar por reconocer que hay una precipitación pluvial anual menor, consecuencia de lluvias más exiguas; o caso contrario, mayor frecuencia de tormentas tropicales y huracanes cuya gran cantidad de agua se pierde porque no tenemos capacidad para almacenarla.

“México cuenta con una Estrategia Nacional de Cambio Climático, misma que plantea como objetivos estratégicos: reducir la vulnerabilidad al cambio climático de los mexicanos que viven en situación de riesgo así como fortalecer su capacidad de adaptación, disminuir la vulnerabilidad de los sistemas productivos y de la infraestructura estratégica ante contingencias climatológicas, fomentar la capacidad de adaptación de los ecosistemas a los efectos del cambio climático, acelerar la transición energética hacia fuentes de energía limpia, Reducir la intensidad de consumo energético mediante esquemas de eficiencia y racionalidad, transitar hacia modelos de ciudades sustentables con sistemas de movilidad inteligentes, gestión integral de residuos y edificaciones de baja huella de carbono; impulsar mejores prácticas agropecuarias y forestales con esquemas de reducción de emisiones por deforestación y degradación, y disminuir las emisiones de contaminantes de vida corta, como el carbono negro y el metano, para mejorar la salud y bienestar de todos los mexicanos.”

Y sigue el Doctor Guevara:

“Mitigar el cambio climático implica reducir las emisiones de bióxido de carbono o capturar al mismo por medio de proyectos de reforestación. Ambas son estrategias de largo plazo que serían una contribución para reducir ese problema atmosférico global de gran magnitud. “

El doctor Alejandro Guevara actualmente participa en dos investigaciones conjuntas sobre temas ambientales. La primera, llevada a cabo con colegas de Francia, investiga cómo inciden los subsidios para servicios ambientales de reforestación y captura de carbono en espacios territoriales de ejidos y comunidades. El otro proyecto, que se realiza con la Agencia Alemana de Cooperación, analiza los costos-beneficios de medidas de adaptación ante el cambio climático.

Confronto sus planteamientos contra lo que encuentro en las sección “Propuestas” de ambos candidatos.

Así que agua suficiente me digo en mi rutinario recorrido por la hospitalaria 11 Sur. Tendré que ver qué dicen en sus portales.

Empiezo por Gali, el del espectacular agua suficiente:

Encuentro esto en el capítulo Propuestas:

“Mejorar la calidad de vida de nuestros habitantes significa agua potable suficiente”.

Y ahí la número 5: “Llevar drenaje, agua entubada y piso firme a las localidades municipales con muy  altos grados de marginación.”

Y luego algo que quiere ser un diagnóstico:

“Aun cuando ha habido un incremento en la dotación de servicios públicos municipales, persiste un déficit en la prestación de algunos servicios públicos y hay la posibilidad de incorporar los nuevos servicios que la población actualmente demanda.”

Y en la 11: “Desarrollar, en coordinación con el Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado (SOAPAP), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y los municipios conurbados, proyectos estratégicos que permitan ampliar la cobertura de electricidad, así como el abastecimiento, conducción, almacenamiento y conducción de agua en el municipio, haciendo énfasis en la interconexión de redes, drenaje, colectores y plantas de tratamiento, así como en la sustitución de las redes de agua que presentan una antigüedad mayor a cuarenta años.”

Con lo de la cobertura de electricidad entiendo que está pensando en más pozos. Incluye a los municipios vecinos, muy metropolitano, pero ni idea de lo que quiera decir con “proyectos estratégicos”.

Nada más.

Y qué dice Agüera:

“Puebla ordenada, sustentable y con servicios públicos de calidad.

“Infraestructura Sustentable para el Abastecimiento de Agua en Zonas Marginadas.”

Nada menos. Al menos apareció la palabra “agua”.

Ninguno de los dos tiene una visión estratégica. ¿Qué platicarían con un doctor Guevara? Ninguno de los dos ofrece información mínima sobre el abasto actual, con un análisis de lo que se nos viene encima en los siguientes, inmediatos años, los suyos, cuando cualquiera de los dos gobierne la ciudad por 4 años y ocho meses. No se menciona a la Maliche, la montaña que compartimos con Tlaxcala y Amozoc, ni mucho menos hay alguna referencia a Canoa, Aparicio o la Resurrección. Ninguna relación con el bosque y su recuperación. Ningún planteamiento sobre la vinculación entre los tres niveles de gobierno.

Suficiente, me digo. Estos tipos no van a resolver la bronca del agua.

 

 

La ciudad y su destino los condena

.

IMG_2366

 

La ciudad y su destino los condena

 

¿En el griterío quién ganó? ¿En el debate quién perdió? Preguntas ingenuas, sumidas en el desvarío que sigue a un mal debate-muestrario de tarjetas informativas y notas de prensa aprendidas a golpe de sesudos equipos de comunicación social, y de las que los candidatos extraen frases y a veces números que en la reyerta de las porras he olvidado ya.

A las nueve de la noche estoy atorado en el lobby del hotel Camino Real, atado entre camisetas rojas y blanquiazules que envuelven cuerpos jóvenes que alguna razón en su existencia han encontrado para desgañitar incoherencias firmadas con las palabras Agüera y Gali. Calculo que entre porras, reporteros y fotógrafos y miembros de los equipos de campaña seremos unos 300 que nos apretujamos al borde de una indiferente avenida Atlixcáyotl. En el apretujón ya no hay partido que valga. Aturdido, me envuelvo en la batalla de las porras. Los candidatos han escapado por la puerta trasera, en medio de caravanas de los trajeados rectores de Actívate por Puebla. Hago el ánimo por valorar este esfuerzo, pero me gana el peso contundente de un proceso electoral poblano todavía perdido en las burocracias de los partidos, incapaces de ceder  la democracia a los ciudadanos. Las campañas pueden tener un quiebre en los debates. Este no lo provocará.

Carteles en todos los postes. Debates que no lo son.

boruca en el camino real boruca galista

 

+++++

 

A las 5.55 de la tarde las huestes de Agüera se preparan para el combate. Ya han tomado el camellón que separa  al hotel de la avenida Atlixcáyotl. Se reparten muy alegres camisetas rojas y blancas con consignas. Mujeres con cartulinas que las ubican en la colonia Minerales del Sur, allá más allá de Balcones me dicen, y yo imagino el oro verde del lirio del lago de Valsequillo, parejo y festivo criadero de nubes infernales de moscos que ya para esta hora se lanzan sobre nosotros.

Por no dejar interrogo a uno de los rojos. Viene de Buenavista Tetela. “A mí me trajeron –me dice–, por eso estoy aquí”. Muy bien, eso está en el libreto.

Un grupo de chamacas también cumple con el libreto: vienen de la facultad de Psicología de la BUAP.

No veo porra panista. No han llegado al menos.

 

+++++

 

A las 6 de la tarde ya están muy paraditos los señores de Actívate por Puebla. No veo entre ellos a ninguna mujer. Y sé de dos que han estado metidas en esto. Pero para el evento los señores. Toño Gitani, del Club de Empresarios, me dice que por favor, atrás de la raya. Impecable, otro de los trajeados me dice que es imposible pasar. La prensa quedará fuera del lobby y ya los fotógrafos lo han entendido, a la espera como  están de que lleguen los candidatos.  Y aquí no se televisará el debate, y si lo quiero ver, ya me puedo ir al hotel Presidente, allá hasta un cafecito me ofrecerán. El impecable se llama Pepe Mata, y representa a la Universidad Anáhuac, la de los Legionarios. Y me deja porque ya llegó Derbez, muy sonriente, justo cuando el griterío exterior anuncia que ha llegado Agüera.

El ex rector no acusa el golpe recibido en la mañana con la información de sus propiedades en Miami presentadas por el diario Reforma. Ya han salido a negar los voceros de la coalición 5 de Mayo y a acusar a Gali de un golpe bajo más en la guerra sucia.

Enrique Agüera viene serio, con un paquete bajo el brazo que reconozco utilizará en el debate. Atrás quedaron sus porras, camina solo y encara a los fotógrafos en las escaleras de acceso del Camino Real. Lo veo bronceado, y ya en el debate nos dirá que en estos días ha caminado mucho por la ciudad.

“Estoy listo”, les dice a los señores de Actívate, que ya lo esperan muy formaditos. Y lo ponen en medio, a un metro de la puerta para que los fotógrafos no se metan, y les toman la foto.

Estoy listo, confirma, y remata: “Es lo bueno de saber lo que va a pasar.”

Y camina solo a la sala de espera. Derbez lo sigue, y de reojo les dice a sus colegas de Actívate:

“Es que yo quiero mucho a ese hombre.”

 

+++++

 

Gali también sube solo las escaleras. Casi sorprende a los de Actívate. Algo trae también bajo el brazo, una pequeña carpeta. Las gráficas que presentará en el debate las cargan sus asesores.

Nada dice. Igual lo ponen en medio y se toman la foto.

A la vista está Agüera. Se dan un abrazo.

Y luego Actívate y sus trajes y sus severidades se los llevan a su debate.

 

+++++

 

“No importa quién, sino cómo nos gobierne”, dicen los de Actívate por Puebla.

Y en el pecado los ciudadanos llevaremos la penitencia.

Eso escribí en mi libreta al acceder con el celular al portal de Actívate para ver en vivo lo que se dicen estos señores.

 

+++++

 

foto sur de la ciudad en google

 

IMG_2407

IMG_2390

Son apenas las 6.30 de la tarde. Tengo tiempo para pensar en los candidatos y en la ciudad que se disputan.

El futuro que prometen los dos es el pasado que los condena. Eso también lo apunto en mi libreta. Y escribo más, con el sonsonete de la porra de Agüera como fondo y una cerveza para paliar la rigidez a la que han tenido que llegar los de Actívate para asegurar la presencia de los candidatos en su debate.

La ciudad que se disputan no mira el debate. Deambula por la Atlixcáyotl en territorio cholulteca, observa de reojo el ruido de las porras y pasa de largo. La ciudad se acuartela en las colonias entre las luminarias y la penumbra y mira mejor las telenovelas. La ciudad que se disputa tiene mil rostros a estas horas, va cargada en centenares de camiones que corren por la 11 Sur, ellos sí en disputa cruel por el pasaje hacia los barrios innumerables tendidos a su libre albedrío de su historia de carencias en la inmensa llanura de Castillotla, al oriente del río Atoyac, y hasta quedar varadas en la orilla insalubre del lago de Valsequillo. La ciudad que se disputan no mira a los candidatos, no se detiene en detalles y minucias de programa. La ciudad que se disputan está cortada por el río, el río cerco, el río frontera, el río pobre, el río rico, el rio bravo, el río muerto, el río a pesar de todo vivo.

La ciudad que se disputan ha soportado el sol más inclemente de la primavera, en un miércoles sin lluvia, sin sombra, sin huella del viento templado. Es la ciudad del sol plano, absoluto, de rencor insondable contra el pavimento.

Por la mañana recorro el río del sur. El Atoyac frontera entre los ciudadanos reales, pobres y ricos, que viven más allá del periférico: al poniente la ciudad Lomas de Angelópolis, con cinco kilómetros de orilla del río y terrenos comprados en el mejor de los casos a 80 pesos el metro a los campesinos, y vendidos en el mejor de los casos para el feliz colono clase mediero a 3,500 pesos el metro; al oriente la llanura de las colonias innumerables y las miles de casas revueltas entre unidades del Infonavit y paracaidismo de los años noventa. Es el río de las muchas ciudades nombradas en el frente de los autobuses con su proletario cargamento o en el amontonamiento de autos en las dos únicas entradas a la exclusividad de la residencia que se rifa en todas las rifas anuales de las universidades poblanas. O es la ciudad única, inalterable que se atraganta en esa cloaca que no sabe de apellidos ni nóminas y nos iguala en el único destino que no es futuro, nuestros diarios y absolutamente humanos desechos.

Es la ciudad plasmada en la 141 Poniente.

IMG_2372

La ciudad que se disputan estos políticos tiene la avenida 141 Poniente que nunca conocerán los candidatos. La que recorro en este miércoles de debate fundido por el sol que por hoy ha dejado fuera a la lluvia. Voy en busca de la unidad habitacional Hacienda de Santa Clara, con sus siete mil casas con crédito Infonavit, con su pie de casa de cincuenta metros cuadrados. Siete mil casas en alrededor de 70 hectáreas. Y una sola calle para llegar, la 141, que atraviesa 1.6 kilómetros con sus doce metros de ancho desde la 11 Sur.  No hay un parque público para las 7 mil casas de Santa Clara. No hay un parque público para las decenas de colonias que encierran contra el río a esa unidad proletaria. Por supuesto que tampoco hay una cancha de futbol.

No lo hay. No lo encuentro en la unidad Hacienda de Santa Clara, esa unidad enorme del crédito proletario –285 mil pesos el pie de casa de sesenta metros cuadrados–, con sus siete mil viviendas pegadas al río, al final de la 141 Poniente, y frente a Lomas de Angelópolis al otro lado del río. Bien, miremos desde más arriba. Y voy al mapa de google y enmarco ese inmenso infortunio: pinto un polígono desde la esquina del río Atoyac y el Periférico, y tomo al oriente sobre esa avenida hasta los límites de San Francisco Totimehuacán; y de ahí al sur hasta la orilla del lago de Valsequillo, y luego al poniente hasta los pliegues del río en el puente de la 11 Sur, y sigue la ruta del Atoyac al norte de nuevo hasta la esquina del periférico. Es un tranco largo, un perímetro de poco más de 22 kilómetros, tal vez 30 kilómetros cuadrados de calles de tierra y avenidas de pavimento. Me reto a encontrar en el google a uno: ahí está, el jardín en la unidad de Agua Santa. Bien, voy por otro. Ahora los reto a encontrar más de tres.

Y los reto a que encuentren más de diez canchas de futbol.

¿Cuándo ocurrió todo esto? En los últimos veinte años, compartidos por cinco  gobiernos priistas y tres gobiernos panistas.

Anoto de nuevo en la libreta que a los candidatos y a sus partidos la ciudad y su destino los condena.

 

IMG_2374

 

 

+++++

 

Son las 9 de la noche. Los candidatos han escapado por una puerta lateral. Eso no lo saben sus porras. La de Agüera vio llegar desde las ocho, a medio debate, a sus rivales panistas. Por eso habían cerrado el cerco sobre el acceso al hotel, y habían tomado prácticamente las escaleras. Pero los de Gali también han jugado su estrategia y se han colado, uno por uno, al lobby, y por un momento ya tienen más gente adentro que los rojos de Agüera. No importa, son más, rápidamente tomaron el lobby sin que los de Seguridad del hotel, inermes, pudieran impedirlo.

No es el momento de valorar si Agüera nos convence con lo que llama un nuevo clima social, o si Gali nos persuade de que él representa el éxito de Moreno Valle.

Es el momento de los gritos.

Ninguna de las porras estuvo aquí para el debate. Unos y otros se desgañitan. Unos y otros han cumplido con las estrategias de sus sesudos dirigentes.

De ellos es la ciudad que los candidatos se disputan. Unos y otros buscarán su sitio junto al río.

 

IMG_2407 IMG_2390

Boca de polen y Voces de la tierra, alternativas de comunicación

.

boca de polen

 

Boca de Polen y Voces de la tierra

Son imágenes del campo, abiertas y sonoras. Boca y voz, polen y tierra. La vida se esparce y se regenera, y a pesar de los tiempos sombríos que nos llegan por los medios de comunicación, o que nos tocan de lleno y quiebran el alma, también hay tiempos buenos que afirman contra todo pesar la esperanza.

Con Boca de polen y Voces de la tierra me acerco a los acontecimientos recientes en la Sierra Norte de Puebla. Son dos proyectos de comunicación construidos desde abajo, con la emoción del trabajo colectivo que se capacita en una nueva manera de hacer periodismo.

 

Algunos acontecimientos recientes en torno a los conflictos generados por los proyectos industriales en la Sierra Norte (mineras e hidroeléctricas) alumbran un proceso que está a la espera de una mejor discusión y análisis en Puebla.

Por supuesto, la jornada del domingo pasado (2 de junio) en Zapotitlán de Méndez, documentada en Mundo Nuestro con la crónica de Leticia Animas. El evento dio una muestra clara de la emergencia que se vive en muchos pueblos originarios cada vez más alertas ante la posibilidad de que en sus territorios se instale alguno de lo que en la sierra llaman “proyectos de muerte”.

El 25 de mayo pasado se llevó a cabo la primera asamblea informativa sobre los trabajos de la empresa minera canadiense Almaden Minerals, en Ixtacamaxtitlán, que revela una de las consecuencias más graves provocadas por estos proyectos: la división de las comunidades.

El 23 de mayo pasado se publicó de manera extemporánea en la Gaceta Ecológica de la SEMARNAT el resolutivo que aprueba la instalación de la presa de jales y la planta de beneficio de la empresa china JDC Minerales, en Tlamanca, municipio de Zautla. Esto tiene que ver con la mecánica institucional que acompaña estas decisiones, fundada sobre todo en una gran desinformación de los procesos administrativos contemplados en la decisión gubernamental, y que se ejemplifica con el manejo de los resolutivos de la SEMARNAT dados a conocer a través de la llamada Gaceta Ecológica y en su portal de trámites.

La asamblea en Ixtamaxtitlán se alumbra con una noticia absolutamente positiva: el desarrollo de nuevos medios de información de los movimientos sociales que se generan en México como respuesta a estas iniciativas industriales. En particular el que se expresa desde Chiapas, pero que cada día adquiere una gran presencia en el país: Boca de Polen, Red de comunicadores (http://www.bocadepolen.org/), proyecto de comunicación que respalda a su vez a iniciativas regionales y locales como Voces de la Tierra, en la Sierra Norte de Puebla.

 

La asamblea en Ixtacamaxtitlán

 

El 25 de mayo, en la comunidad de Tensoncahuitic, en Ixtacamaxtitlán, se llevó a cabo una asamblea informativa con la participación de vecinos de diez comunidades de la zona.  El colectivo Voces de la Sierra, formado por comunicadores campesinos asesorados por el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural (CESDER), lo reportó así a través de del portal Boca de Polen (http://www.bocadepolen.org/), en una  nota informativa del 28 de mayo pasado, que se puede escuchar en el siguiente link:

http://www.bocadepolen.org/wp-content/uploads/2013/05/27-05-2013_Asamblea_Ixtacamaxtitlan_Pue_VocTierra_cap.mp3

Cañada del Apulco

 

Así lo ha resumido Hipólito Molina, del Colectivo Voces de la Tierra:

 

“Con motivo de informar a la población sobre los riesgos que ocasiona la minería a cielo abierto, el 25 de mayo se llevó a cabo, en el municipio de Ixtacamaxtitlán, Puebla; la Primera Asamblea Informativa en la que las autoridades locales de Santa María Sotoltepec expresaron su preocupación por las afectaciones sociales y ambientales derivadas de la actividad minera desarrollada por la empresa de origen canadiense Almadem Minerals.

“Una de las mayores preocupaciones de los pobladores es que la empresa ha iniciado un recorrido por los manantiales de la región, lo que implica una amenaza al suministro de agua. Asimismo en la Asamblea se hizo referencia a la desinformación que existe en la región respecto al desarrollo de este tipo de proyectos.”

 

 

 

http://www.bocadepolen.org/12607/asamblea-informativa-sobre-mineria-en-ixtacamaxtitlan-puebla/index.html

 

Se puede leer en Mundo Nuestro en detalle lo ocurrido en Ixtacamaxtitlán en el reportaje publicado en el 2012: http://mundonuestro.e-consulta.com/index.php/reportaje/category/ixtacamaxtitlan

 

Resolutivo extemporáneo

El segundo tema está relacionado con lo sucedido en la comunidad de Tlamanca, en el municipio de Zautla, el año pasado, cuando los pobladores y el gobierno municipal prácticamente expulsaron a los mineros chinos de la empresa LDC Minerales, relatado en Mundo Nuestro en el mes de noviembre (http://mundonuestro.e-consulta.com/index.php/reportaje/category/zautla). En la Gaceta Ecológica de la SEMARNAT, en su edición del 23 de mayo del 2013, que presenta el resolutivo extemporáneo –del 6 de junio del 2012–, por el que el gobierno federal aprueba la construcción de una presa de jale y una planta de beneficio en la comunidad de Tlamanca.

http://thesector9.com/gaceta/archivos2013/gaceta_24-13.pdf

El número de trámite de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) aprobada en junio del 2012 es el 21PU2011MD072.

¿Cómo entender este comportamiento de SEMARNAT?: aprueba en junio una MIA, pero no publica su resolutivo. En los meses siguientes una rebelión popular echa abajo el proyecto por la vía práctica. “Tienen 24 horas para salir del pueblo, después no nos comprometemos a nada”, les dijeron a los chinos los campesinos de Zautla. Seis meses después, el proyecto se presenta como aprobado en la Gaceta.

De todo lo ocurrido el año pasado en Zautla se puede leer los reportajes publicados aquí en Mundo Nuestro sobre los acontecimientos en la comunidad de Tlamanca: http://mundonuestro.e-consulta.com/index.php/reportaje/category/zautla

foto niños

Intelectuales del mundo defienden la Sierra

.

IMG_9570 - copia

 

 

Intelectuales del mundo miran a la Sierra de Puebla

 

Noam Chomsky, Eduardo Galeano, Gustavo Esteva y Luis Villoro, entre otros destacados intelectuales del mundo respaldan a las comunidades indígenas de la Sierra de Puebla en contra de los proyectos hidroeléctricos y mineros.

Este es el desplegado firmado por ellos:

 

3 de junio 2013

A las comunidades indígenas de la Sierra Norte de Puebla
A los pueblos del mundo que cuidan a la Madre Tierra y la Madre Agua
A la sociedad civil y a los medios de comunicación nacional e internacional
A las autoridades estatales y municipales del estado de Puebla

“La tierra y el agua son sagradas para nosotras.
Son herencia de vida y futuro.
Por eso no se venden”.
Palabras de las compañeras totonacas
del Plantón de Ignacio Zaragoza

Manifestamos nuestra profunda indignación y preocupación por las violaciones a los derechos de las comunidades totonacas de Ignacio Zaragoza, Santa Catarina, Dimas López, Olintla, Sierra Norte de Puebla.

Sabemos que durante años las comunidades totonacas han cuidado las montañas conservando la tierra y el agua. Hoy están amenazadas por proyectos hidromineros que buscan fundamentalmente la ganancia, a costa del despojo, la aniquilación de la vida comunitaria y la devastación de la naturaleza.

Denunciamos que la actitud de las autoridades municipales y estatales ha sido de abierta agresión contra las comunidades, la cual se expresa en prácticas de violencia e intimidación como en los casos de las comunidades de Santa Catarina y Dimas López en las cuales se están abriendo caminos y brechas en este momento sin su consentimiento sobre terrenos de cultivos destruyendo milpas y cafetales que representan el sustento de dichas comunidades. Además de la articulación de un discurso racista y denigratorio en el cual se les acusa de “ignorantes” por no querer el “progreso”, de ser “manipulados” por activistas “pseudo ambientalistas, agitadores, radicales”, creando con ello un clima de legitimación de la violencia privada y estatal.

Expresamos nuestro respeto y nuestra solidaridad a las comunidades de la Sierra Norte de Puebla, en especial a las comunidades totonacas del municipio de Olintla que se oponen dignamente a estos proyectos de muerte de hidroeléctricas y minas a cielo abierto.

Reiteramos nuestro apoyo y reconocimiento a las organizaciones que integran el Consejo Tiyat Tlali, cuyo trabajo de más de 50 años en la Sierra Norte de Puebla ha contribuido a la construcción de una sociedad justa. Rechazamos la política de descalificación y denigración de sus miembros por parte de autoridades municipales y estatales de Puebla.

Exigimos a las autoridades que cese el hostigamiento a las comunidades de la Sierra Norte, se garantice su seguridad y se respete su derecho a la autodeterminación como pueblos originarios, según el Acuerdo 169 de la Organización Internacional del Trabajo. Exigimos también que atiendan las denuncias y quejas interpuestas por las comunidades afectadas.

1- Eduardo Galeano, escritor y periodista, Uruguay.

2- Noam Chomsky, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

3- Gustavo Esteva, Universidad de la Tierra

4- Luis Villoro, UNAM

5- Pablo González Casanova, UNAM

6- Fernanda Navarro, UNAM

7- John Holloway, Prodesos investigador del ICSyH de la BUAP

8- Magdalena Gómez, Derecho Indígena

9- Michael Löwy, Centre National de la Recherche Scientifique.

10- Raúl Vera, Obispo de Saltillo.

11- Raúl Zibechi, Periodista, Uruguay.

12- Carlos Fazio, UNAM

13- Rodolfo Stavenhagen, UNAM, México

14- Gilberto López y Rivas, INAH, Morelos

15- Manuel Rozental, Colombia.

16- Francisco López Bárcena, UNAM

17- Miguel Concha Malo, Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria OP”, AC

18- Alejandro Solalinde Guerra, Premio Nacional de Derechos Humanos

19- Miguel Álvarez Gándara, SERAPAZ .

20- Bernard Duterme, CETRI, Centre TricontinentalGilberto López y Rivas, INAH, Morel.

21- Ana Esther Ceceña, UNAM.

22- Fernando Matamoros, ICSyH BUAP.

23- Eckard Boegue

24- Kirk Helliker, Rhodes University, South Africa.

25- Richard Pithouse, Rhodes University, South Africa.

26- Jacques Depelchin, Rhodes University, South Africa .

27- Patrick Silberstein, L´autogestion, Paris.

28- Rev. Dan González Ortega, Rector de la Comunidad Teológica de México.

29- Guillermo Briseño, Escuela del Rock a la Palabra.

30- Raquel Gutiérrez, ICSyH de la BUAP.

31- Oscar González.

32- Dolores González Saravia, Comité de Derechos Humanos del Ajusco.

33- Fray González Ituarte Verduzco, OP (Prior Provincial, Provincia de Santiago de México.

34- Jorge Fernández Sousa.

35- Dolores González

36- Antonio Almazán.

37- Enrique Rajchenberg, UNAM.

38- Iglesias por la paz.

39- Observatorio Eclesial.

40- Joel Peña, INAH Puebla.

41- Blanca Lara Tenorio., INAH Puebla.

42- Zaid Lagunes Rodríguez, INAH Pue.

43- María Eugenia Márquez Calderón, INAH Pue.

44- José Luis Naval, INAH Pue.

45- Celia Salazar Exaire, INAH Pue.

46- Cecilia Vázquez Ahumada, INAH Pue.

47.- Sergio Mastretta Guzmán.