Publicaciones etiquetadas ‘blogeros’

Bloggers y democracia

Luis Alberto Martínez Álvarez

En los últimos años la apertura y facilidad de acceso a internet para la clase media ha generado a nivel mundial una idea de asequibilidad para comunicar mensajes, ideas y posturas. Se piensa entonces que al abrir la puerta de internet, se abre la puerta a un mundo donde cualquiera que quiera decir algo tiene cientos de miles de destinatarios potenciales, por lo que lo único que se necesita es generar el interés de una comunidad, sin embargo ¿hasta dónde es cierto esto?

Que nuestra voz sea escuchada a lo largo de la historia es un anhelo de muchos y un privilegio de pocos, lograr que nuestra idea sea recibida por la mayor cantidad de personas, y que se convierta en influencia significante para la sociedad es una labor que ha implicado mucho esfuerzo y que se da sólo a unos cuantos.

Los medios como la radio, la televisión y la prensa escrita tienen cada uno su propia evolución y, a lo largo de los últimos siglos, los avances tecnológicos para su desarrollo les han permitido ampliar su impacto, optimizar sus recursos, abaratar sus costos de producción, y ampliar sus espacios. Sin embargo los espacios que se han abierto muy pocas veces están enfocados en el ciudadano ‘de a pie’ , sólo existen espacios muy específicos como anuncios clasificados, encuestas, foros, desplegados pagados o programas ciudadanos especiales, que, aún en los formatos más libres, están bajo el control y supervisión de quien los abre, a la merced de los intereses de quien los produce y por tanto sujetos a una regulación y/o censura.

Internet en los últimos 10 años ha venido a cambiar aparentemente esta situación, se generaron espacios de comunicación nuevas que con la aparición de las llamadas redes sociales potencializaron la capacidad de comunicación de cualquiera con el simple hecho de tener acceso a internet y por lo tanto se construyó la idea de la “democracia digital’ en donde todos tenemos voz.

Surgieron entonces los ahora tan comunes blogs, espacios virtuales en forma de bitácora donde cualquiera puede escribir lo que se le venga en gana sin la aparente censura de nadie y con una audiencia potencial de miles de personas, pero la posibilidad de llegar a la gente y tener éxito en la red es tan similar como la de comprar un boleto de lotería y ganarla. Mattew Hindman nos pone los pies en la tierra y recuerda que también en internet, existe la diferencia entre poder hablar y ser escuchado.

Se le llama blogger a aquella persona que lleva un blog periódicamente, escribe sobre un tema en particular y genera influencia en sus lectores, ganando credibilidad e interés para una determinada comunidad.

Sin embargo, todos los bloggers son élite de una forma u otra. La mayoría de aquellos con cierto éxito en el país y en el mundo tienen un grado académico, o una preparación universitaria, algunos son profesores universitarios, abogados o periodistas; Muchos de ellos son miembros de algún medio tradicional de élite, perteneces a la plantilla de importantes periódicos nacionales, comunidades científicas o institutos académicos, mismos que la llamada blogósfera critica. En nuestro país por ejemplo un sector muy amplio de bloggers influyentes pertenece a la élite del mundo de las empresas, son dueños de negocios o gente que toma decisiones a nivel corporativo.

Tener un blog con una cantidad de tráfico considerable requiere para su éxito actualizaciones frecuentes; una persona que tiene un turno de 8 o 10 horas en un trabajo agobiante difícilmente puede hacerlo, por tanto los bloggers exitosos tienden a ser gente que tiene cierta autonomía social, algo de solvencia económica, no tienen supervisores directos y que pueden gestionar su propio tiempo además cuenta con el acceso ilimitado a internet en su casa o área de trabajo.

El doctor e investigador chileno Carlos Castillo plantea que “Internet contribuye a darle voz a los que ya tienen una voz, y saben utilizarla para deliberar”

Y hace una cita muy interesante de un tal Berkowitz “…. parece ser en efecto una aristocracia de intelectuales. En la práctica, es probable que el poder fluya hacia los decanos y directores, los profesionales y expertos, y todos aquellos que, por virtud de una educación avanzada, rapidez de pensamiento y fluidez del habla pueden persuadir a otros de sus habilidades en las altas artes deliberativas.”

Este fenómeno existe de forma similar dentro de las redes sociales, claro con algunos otros puntos específicos, propios de su dinámica, sin embargo en un próximo artículo abordaré este enfoque.

En conclusión sostengo que se tiene una falsa idea democrática de comunicación dentro de la red, tener la posibilidad libre de expresar algo en internet, no significa lograr que tenga impacto, influencia y éxito en él… eureka!