Facebook: del encantamiento y la adicción 2da Parte

Luis Alberto Martínez Álvarez

face-perfil

La semana pasada analizamos brevemente una de las razones por la que es muy difícil resistirse al fenómeno Facebook, hablamos del deseo de comparación y competencia, y de la facilidad de acceso a esta red social y su nula complejidad de uso.

Otro de los grandes imanes de Facebook está en que la mayoría de sus usuarios, principalmente jóvenes, sólo tienen una verdadera aceptación cuando ingresan a esta red ya que sólo tienden a destacar lo positivo, es decir, la parte que todos quieren que vean de ellos, la negación de defectos y el establecimiento de relaciones que sólo buscan una satisfacción inmediata.

Buscas publicar sólo aquellas fotografías en donde mejor sales, si alguno de tus contactos sube una en dónde te ves mal, te frustras y hasta pides que la cambien, en Facebook generalmente destacarás aquella buena decisión que tomaste, construyes una imagen tuya a partir de lo que publicas, ajena a tus vicios o defectos, si en algún momento los publicas es para vanagloriarte de ellos.

Los humanos son seres sociales que necesitan relacionarse para poderse desarrollar totalmente, sin embargo, se esfuerzan por ocultar su curiosidad. Ese anhelo por descubrir cosas, algunas importantes y otras no tanto, de sus amigos, de sus compañeros de la universidad, su familia, o de amigos de sus  amigos y en muchos casos de personas que no conocen.

La curiosidad es un fenómeno humano que cuesta trabajo medirse, ya que no se acepta tan fácilmente,  es una necesidad cuya satisfacción es muy importante que sea totalmente discreta de lo contrario, el curioso, se puede enfrentar al rechazo y la exposición social.

Es por ello que en su tiempo la televisión encontró un nicho al transmitir los reality shows como el Big Brother en horarios estelares, ya que de forma masiva se satisfacía la curiosidad del televidente quien podía observar sin ser detectado. Así también Facebook, permite explorar los perfiles de los contactos sin dejar rastro y de forma totalmente anónima, basta con aceptar a alguien como contacto para que este pueda husmear en todo lo que publicas. Lo que engancha de Facebook es la forma en que nos permite explorar la vida de los otros.

Entras en tu cuenta y de inmediato, el llamado time-line o feed de noticias que funciona en tiempo real te informa de lo más destacado de la actividad de tus contactos. De esta forma ves la foto del nuevo coche que se acaba de comprar uno de tus amigos, tu antiguo compañero de trabajo. Evidentemente quieres saber más y entras en su álbum de fotografías. Y revisando sus fotografías, te enteras de que se ha casado. Además, crees conocer a su ahora esposa. Sigues investigando y te das cuenta de que sí, que es amiga de alguna otra amiga tuya, que de acuerdo a su estado acaba de terminar una relación y parece ser que ahora está libre. Y claro, además de recorrer sus fotografías empiezas a averiguar quiénes son sus amigos, qué lugares frecuenta  y que gustos tiene… en fin durante media hora o más satisficiste tu curiosidad sin dejar rastro alguno.

Con cientos de juegos, aplicaciones, música, páginas temáticas y demás, Facebook es el remedio infalible contra el aburrimiento, pensemos ¿Qué podría ser más adictivo que encontrar algo que en que gastar las horas de aburrimiento que sufrimos al menos una vez al día? Otro de sus éxitos radica precisamente en ello, podemos brincar de una actividad lúdica a otra, pasar de un juego a otro y mantenernos activos en la red social, sin complicaciones.

En tu oficina, en tu cubículo, antes de dar una clase, juegas un rato Candy Crush, mientras conversas con tus amigos, te aburres, te cansas de pasar de niveles, entras a alguna página temática, recorres uno a uno los llamados memes y las imágenes curiosas, te aburres, buscas ahora alguna otra aplicación, vas de actividad en actividad, Facebook te lleva.

El auto-engaño de la vanidad. Lamentablemente, una gran parte de los usuarios de Facebook son vanidosos, otra gran parte tiene problema de auto estima, el resto tiene ambas cosas.  Existen muchos usuarios que a menudo creen que mientras más amigos tengan en esta red social mejores personas son. Otros tantos sostienen que entre más amigos posean son más populares y los más vanidosos valoran su “falsa perfección o belleza” en función de cuántos amigos tienen. Tal situación los lleva a tal punto de aceptar en su lista de amigos a cuantas personas les agreguen.

Día a día vives preocupado por algunos números, tu número de amigos, el número de comentarios en tus publicaciones, el número de “likes”, es muy probable que a un tercio de tus amigos de Facebook ni siquiera los conozcas o jamás hayas pasado palabra con ellos sin embargo esto no importa, representan un cuantioso número en tu escala de popularidad, sientes una interesante satisfacción cada vez que recibes un “Me gusta” o un comentario positivo a alguna publicación

Algunos autores sostienen que Facebook tiene el poder de ser la cura para la soledad, aunque añadiríamos que también es causa de la misma en ciertos eventos. Si te sientes solo, puedes llamar a un amigo, salir con un grupo, o simplemente pasan horas enviando mensajes a tus amigos de Facebook, dejar comentarios en sus fotos, escribir algo divertido en el muro y así sucesivamente. De forma extrema a esto se le llama la automedicación digital. Se trata de una condición en la que la persona pretende escapar de todos sus inconvenientes visitando la consoladora presencia de internet tal y como ellos la asumen.

Variadas son las razones para seguir pegado a Facebook, el que esto escribe no sataniza ni pretende ser inquisidor ante aquellos que hacen de Facebook un estilo de vida, de alguna forma u otra explotamos las redes sociales a nuestro modo, por supuesto que yo también construyo un personaje, construyo una imagen mediante la red social, simplemente creo que es una herramienta de la que hay que tener mucho cuidado y en la que uno debe estar consciente de que lo que comparte es lo que quiere mostrar, no más.

Facebook: del encantamiento y la adicción

Luis Alberto Martínez Álvarez

fbadict1

Primera Parte

Un tema que es muy socorrido y del que muchos hablamos, todos o casi todos aquellos que tienen el mínimo de contacto con internet tarde o temprano son atrapados por Facebook, unos más otros menos, unos muy conscientemente otros sin pensarlo, muchos lo niegan otros lo presumen, aquellos se molestan, otros se preocupan pero al final todos continúan inmersos en esta red social y todos nos preguntamos ¿Por qué no puedes resistirte a entrar?

Las redes sociales son el fenómeno comunicacional de los últimos años, muchos, sobre todo sus principales promotores, gurús y estudiosos, magnifican sus poderes y hablan de una revolución comunicacional y del éxito que se puede obtener dominándolas, sin embargo, realmente debemos preguntarnos ¿Quién domina a quién?

Desde el enfoque tecnológico el éxito de las redes sociales está en la facilidad de acceso y en la nula complejidad de su uso; Facebook ha sido optimizado para cargar de manera muy rápida en la mayoría de exploradores comerciales sin importar mucho el rendimiento del equipo. Además existen aplicaciones para la mayoría de teléfonos inteligentes en el mercado.

En cuanto a su uso, basta con tener una cuenta de correo electrónico y registrar los datos mínimos para poder acceder a esta red social, si lo queremos automáticamente busca en nuestros contactos de correo electrónico aquellos que tienen un perfil en Facebook y nos vincula con ellos. Su interfaz es muy simple: cargar una foto, publicar un texto, un comentario, interactuar con otros, todo no requiere más de un clic. Es por ello que es fácil de usar por todos, tengan o no dominio de la tecnología actual.

El fenómeno adictivo de esta red social principalmente se explica desde un enfoque sicológico, tomando en cuenta algunos factores propios de la naturaleza humana.

El primero, y creo que el más importante radica en el deseo de comparación y competencia, la factibilidad de poder comunicar en tiempo real lo que hacemos, lo que poseemos, lo que decimos alimenta nuestra necesidad de compararnos con otros en términos de apariencia, posesiones materiales, conocimiento, amistades y éxito. De esta forma decimos “yo estoy viajando, comiendo, comprando, leyendo, diciendo, esto o el otro y tú no”.

Hace una década si te comprabas un auto nuevo, por ejemplo, tenías que esperar a que tus amigos lo vieran estacionado en tu casa o cuando llegaras a una reunión presumirlo; ahora simplemente tomas muchas fotos en los mejores ángulos posibles, las compartes en Facebook y esperas las felicitaciones, las manifestaciones de gusto y hasta envidia con las que satisfaces aquella necesidad de comparación.

Es cierto que en Facebook concurren infinidades de personalidades y no todas ellas satisfacen su necesidad de comparación y competencia destacando adquisiciones materiales, también están aquellas que destacan proezas profesionales, académicas, laborales y al igual que en el caso anterior encuentran una satisfacción cuando sus contactos las reconocen mediante comentarios y Me gusta.

Según sea tu  edad y ocupación escribes sobre los resultados de tu examen de matemáticas, el coche que arreglaste, el libro que leíste, el problema que resolviste o la clase que impartiste, y esperas ansioso el reconocimiento y los comentarios de tu círculo de amigos, principalmente de aquellos que comparten tus intereses y retos como compañeros de trabajo y colegas.

Los teléfonos inteligentes detonaron el uso y la aplicación de la ubicación geográfica, ya que mediante el GPS los usuarios de redes sociales pueden compartir el punto exacto de la tierra en el que se encuentran con un clic, de forma automática Facebook les sugiere los lugares cercanos y vincula con los perfiles o páginas públicas de dichos lugares. Al ser una geo-localización satelital automática no hay lugar a dudas o simulaciones.

Ahora no sólo compartes fotografías de tus vacaciones o viajes, también compartes tu ubicación exacta, nadie dudará por ejemplo que estás en Groenlandia, envías tu posición, los restaurantes a los que fuiste, las playas que visitaste y las calles que caminaste, haces de tus viajes un diario de viaje virtual constantemente actualizado, y si no tienes internet te frustras ya que tendrás que esperar hasta la noche, hasta el hotel para subir aquella foto con el delfín.

Hasta ahora hemos analizado el tema de la comparación y competencia, sin embargo nos falta revisar otras tantas causas como la curiosidad, el aburrimiento, la autosatisfacción, la soledad, los celos, en fin, mañana será.

¿Cómo funciona WhatsApp?

Luis Alberto Martínez Álvarez

whatsapp

En el mundo se envían aproximadamente 10mil millones de mensajes diarios mediante WhatsApp; en prácticamente todos los teléfonos inteligentes de reciente manufactura se puede utilizar, su éxito mundial es arrollador, pero ¿Qué tanto sabemos de él?.

Empecemos por su peculiar nombre, WhatsApp es un juego de palabras que conjunta  la frase coloquial inglesa “What’s up“, que significa “¿Qué pasa?”, similar a nuestro “Qué onda”, y la abreviatura -también inglesa- para aplicaciones informáticas, “App“. Ya que el nombre resulta un tanto complicado de pronunciar para los hispanos han surgido muchas variantes como: Wassap, Uasap, Uassa, Wazap, Whatsap, Whatssup, Uasap, Guasa, Whazap, Wassup y hasta se ha impuesto popularmente el verbo “whasapear”.

Él éxito de esta plataforma radica en su facilidad de uso, su compatibilidad con todos los smarthphones, las prácticas funciones de comunicación con las que cuenta, y su muy bajo costo (antes era gratis) ya que, en varias plataformas como Android, al cabo de un año de uso WhatsApp requiere que te registres para seguir funcionando, sin embargo el costo de la suscripción anual es muy bajo, apenas son 2 dólares.

¿Cómo funciona?

La aplicación de WhatsApp funciona exclusivamente en teléfonos celulares, oficialmente no existe ninguna versión para computadoras personales y otro tipo de dispositivos, y aunque en la red existen varios emuladores que lo permiten, estos no están reconocidos por la compañía fabricante de la aplicación.

El popular servicio de mensajería utiliza la red de datos plana o 3G para comunicarse, también puede utilizar wi-fi, lo que significa un ahorro muy importante en conectividad, comparado con los SMS de pago por mensaje.

Una vez que se instala en el dispositivo automáticamente crea una cuenta de usuario usando el número telefónico como nombre de usuario de esta forma se crea un registro más en la enorme base de datos con la que cuenta WhatsApp. De esta forma aunque se cambie de dispositivo, mientras se conserve el mismo número telefónico, siempre se mantendrá el registro.

En la base de datos de WhatsApp, por una parte se almacenan los datos de cada usuario y por otra todos los videos, imágenes, audio y ubicaciones compartidas.

servidor-whatsapp

En el primer bloque o tabla almacena el identificador, es decir el número de celular, el estado, esa frase personalizada que utilizamos, la imagen que subimos a nuestro perfil, si estamos o no en línea, la última vez que nos conectamos, las conversaciones que hemos mantenido con nuestros contactos, los grupos que hemos creado y los bloqueos a otros usuarios.

Además dispone de otro bloque que almacena todos los archivos que se han intercambiado, de esta forma nos podemos imaginar el tamaño y cantidad de servidores con los que debe contar esta empresa.

La aplicación también automáticamente se sincroniza con la agenda del teléfono, de tal suerte que el usuario se evita agregar contactos a una agenda diferente como en el caso de Facebook o el extinto Messenger Móvil.  Ya que todos los usuarios son registrados con su número de teléfono WhatsApp listas todos los usuarios entre los contactos automáticamente.

Una de sus más interesantes funciones es que aún cuando los contactos no estén conectados,  ya sea por tener el celular apagado o fuera de cobertura, WhatsApp almacena los mensajes en el servidor y espera a que conecten para enviárselos. Esto se verifica con el número de “palomitas” que aparecen delante del mensaje la primera avisa que el mensaje fue enviado, y se encuentra en el servidor, la segunda que el mensaje fue recibido por el destinatario.

En el caso de los mensajes que contienen una imagen, audio o video, estos se envían subiéndolos  a un servidor web HTTP y enviando al receptor un enlace mismo, junto a  una vista previa –thumbnail- almacenada en una secuencia de codificación llamada Base 64.

WhatsApp genera cada madrugada, una copia de seguridad de las conversaciones, una diaria, almacenando un total de siete días.  La interrogante de muchos está precisamente en cuanto tiempo permanecen en sus servidores todos los archivos que se suben a su almacén, algunos dicen que como mínimo un mes.

Quedan muchas dudas sobre el uso de la información por parte de WhatsApp, es innegable que actualmente cuenta con la base de datos telefónicos más grande del mundo, con perfiles y conversaciones suficientes para analizarnos, una herramienta muy útil que junto a muchas otras, que han transformado la forma de comunicarse de los seres humanos, ocultan por otro lado el verdadero poder que tienen al concentrar tanta información.

WhatsApp la plataforma de mensajería instantánea más utilizada en México

Luis Alberto Martínez Álvarez

En México, el 84 por ciento de quienes utilizan una aplicación de mensajería prefieren Whatsapp, mientras que Facebook se encuentra a 15 puntos de distancia de esa plataforma (69%).

La plataforma de mensajería instantánea por Internet, WhatsApp, se colocó en el primer semestre del año como la aplicación más utilizada por los usuarios mexicanos, muy por delante de aplicaciones similares como la de Facebook, Line o Wechat.

Una investigación de la firma Acision reveló que el 84% de los usuarios que poseen un teléfono inteligente utilizan esta aplicación, por entre un 69 a 70% que utiliza el servicio de mensajería de Facebook. Un 43% de los usuarios mexicanos opta por la aplicación de Twitter para enviar mensajes, mientras que aplicaciones como Line o Wechat apenas pintan en las listas.

En la investigación de Acision, el 66% de los usuarios mexicanos acepto que “tendría problemas” por no contar en su teléfono con una aplicación de WhatsApp, mientras que el 26% se sentiría perdido si no contara con una aplicación de este tipo.

 

Amazon estrena tienda online en México

Luis Alberto Martínez Álvarez

amazon

Amazon abrió este día su tienda de libros digitales en México, permitiendo acceder a un catálogo de 70.000 e-books en español en la Kindle Store.

El director de contenido de Kindle para América Latina, Pedro Huerta, indicó que la tienda cerró alianzas con editoriales como Ediciones Era, FCE, Siglo XXI y la librería mexicana Gandhi, entre otras. De este modo, los Kindle podrán comprarse en las sucursales de Gandhi.

A modo de promoción de lanzamiento, Amazon venderá por sólo MXN$9 (USD$0.68) unos 1.000 títulos diferentes. Para comprar, se pueden utilizar tarjetas de crédito y de débito. La tienda cuenta con secciones especiales para casas editoriales como Harlequín, Ediciones ERA y Leer-e, así como una de lenguas indígenas con libros del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas.

La versión más barata del Kindle que se venderá en México costará MXN$1,399 (USD$105), mientras que el Kindle Paperwhite costará MXN$2,399 (USD$180) y el Kindle DX con 3G costará MXN$3,499 (USD$260). Aquellos que no quieran acudir a Gandhi podrán pedirlo en línea ya que la página de Amazon México muestra las dos opciones, aunque para esta última el precio es en dólares (impuestos incluídos) y termina saliendo más caro.

Gandhi no es ajeno al negocio de libros electrónicos. Desde hace buen tiempo que las librerías comercializan el lector enos (MXN $600 más caro que el Kindle) y cuentan con una sección dedicada de libros electrónicos

(Con información de fayerwayer.com)

Publicidad en la web, el empoderamiento del banner.

Luis Alberto Martínez Álvarez

publicidadNo se puede hablar de comunicación masiva sin hablar de publicidad, desde que aprendimos a transmitir un mensaje a gritos, descubrimos la publicidad. Por cada nuevo hito tecnológico en materia de comunicación se inició una revolución en la forma de hacerla.

Con la llegada de la imprenta y el mimeógrafo, llegó también el volante, el panfleto que nos sugería comprar tal o cual producto o visitar tal o cual lugar. Llegó la radio y con ella los jingles y las menciones pagadas: “Colgate Palmolive presenta…”. Fue la llegada de la televisión la que dio inicio a la invasión publicitara más grande en el planeta. Eventos deportivos internacionales, sucesos históricos mundiales, cultura, música, todo tuvo un patrocinador, en todos ellos está presente un corte comercial.

Internet inició su masificación hace un par de décadas y fue entonces que su explotación con fines comerciales comenzó. El proceso fue muy largo, hasta hace apenas 15 años anunciarse en internet era por demás difícil y muy arriesgado.

Todo este proceso comenzó cuando alguien decidió poner un pequeño anuncio en su página web promoviendo algo, a este anuncio le llamaron banner.

La mayoría de inversionistas, las grandes marcas y los grandes empresarios del planeta veían con enorme desconfianza a internet, anunciarse en un sitio web era por demás inútil y arriesgado, muy pocos invertirían un peso en algo que era más visto como un juguete o una ocurrencia.

Sin embargo con el pasar de los años esta realidad se transformó totalmente, hoy podemos ver por todos lados noticias, reportajes que hablan del fuerte impacto y las enormes ganancias que representa anunciarse en internet. Comenzó entonces la tendencia global de crear campañas en este medio. Todo debido a la fuerte penetración del mismo y a las enormes ventajas que ofrece para publicitar un servicio, producto o marca, innumerables ventajas en comparación con los medios tradicionales como televisión, radio y publicidad impresa.

Tan sólo en nuestro país en 2012 se invirtieron más de 6,397 millones de pesos en publicidad en internet, 38% más con respecto a al año anterior.

¿Cuáles son las ventajas de anunciarse en internet?

El anunciante puede atraer a más personas a su página web y con ello ofrecer más detalles para captarlo, con televisión o radio, aunque se publique la liga, tendrá que ser hasta que el usuario de conecta a internet para que visite la página, si antes no la olvidó por supuesto.

La inversión de publicidad es precisa y completamente efectiva ya que en los medios tradicionales se contrata un espacio por tiempo o por posición, sin embargo ahora el pago también puede ser por click, por número de impresiones o por objetivos, de tal suerte que la inversión resulta mejor controlada.

Una de las mayores ventajas por la cual las grandes firmas miraron a internet es la posibilidad de dirigir su publicidad exactamente a quien quieren. Con todos los datos que al día internet recolecta de sus usuarios, la publicidad puede ir enfocada exclusivamente a aquellos que cumplen cierto perfil y ciertos hábitos, de esta forma la publicidad es aún más efectiva.

Otra de las razones de peso del éxito de la publicidad en internet es sin duda la capacidad de análisis y medición de resultados. Es decir, el anunciante puede medir exactamente el número de personas que vieron su anuncio, los que accedieron al enlace, su perfil, etc. Estos datos le permiten conocer si su publicidad es exitosa o no y por ende rectificar su estrategia o apuntalarla.

Y como en internet todo se puede medir y almacenar, entonces el anunciante también puede conocer mejor a sus clientes potenciales ya que la mayoría de ellos actualmente buscan en internet antes de adquirir un producto o servicio.

Si analizamos lo anterior desde el enfoque empresarial y del mercado veremos con entusiasmo entonces, las maravillas de internet y las magníficas oportunidades que están frente a nosotros. Sin embargo, si esto se analiza desde el punto de vista social y humano, el empoderamiento de la publicidad en internet, su apabullante precisión y su enorme explotación nos sitúan en un escenario en el que evolucionamos de “televidentes” a “conectados” y en el que nuestro poder de decisión es otra vez manipulable por quien tenga los recursos para comprarlo.

Demuestran que Google supera a Yahoo en visitas

Luis Alberto Martínez Álvarez

Yahoo_vs_Google_Traffic-21

Que siempre no, la empresa SimilarWeb publicó un análisis en el que se demuestra que Google superó en visitas a su competidor Yahoo

Apenas la semana pasada comScore anuciaba que las páginas web de Yahoo superaron en visitantes únicos al resto de portales de Internet en julio en EE.UU., incluyendo, por supuesto, al tráfico generado por Google . Sin embargo, SimilarWeb analizó el tráfico web en el mismo mes y encontró que Google obtuvo 21,4 mil millones de visitas a nivel mundial, mientras que Yahoo! –incluyendo a Tumblr y Flickr– llegó a 6,8 mil millones de visitas.

En lo que respecta a Estados Unidos -donde está la comparación específica con los datos de comScore- Google tuvo 9.4 mil millones de visitas y Yahoo! 2.4 mil millones, de acuerdo con una publicación de Mashable

En la diferencia entre visitantes únicos y visitas, al parecer estás últimas son un retrato más preciso del uso de Internet de los consumidores, ya que “ComScore en realidad no cuenta si una persona va a YouTube una vez al mes o 300 veces al mes”, dijo Daniel Buchuk, jefe de marca y estrategia de SimilarWeb.

(Con información de pulsosocial.com)

Del ocaso de las mini torres y la invasión de basura tecnológica

Luis Alberto Martínez Álvarez

EWaste. Basura Electronica.

Hace algunos años, tener en casa una computadora personal tipo mini torre era de lo más común, cajones estorbosos apilados sobre algún mueble o en el suelo, que además de usarse como computadora, servían como libreros, mesitas de noche, o hasta para sentarnos en ellos. Esos mal llamados “ce-pe-us” paulatinamente están extinguiéndose.

El abaratamiento de las laptops, la creación de la notebooks y la fiebre de las tablets, han contribuido para que tanto en casas como en negocios, las mini torres abandonadas se amontonen en los rincones, en los sótanos, en las azoteas y compartan destino con los trebejos domésticos.

Hasta hace algunos años si necesitábamos una computadora adquiríamos una mini-torre, ya sea de marca o ensamble, ya que su costo era mucho más reducido que cualquier computadora portátil. Era entonces cuando íbamos a la computadora, no la computadora venía con nosotros. Por supuesto que además del costo, otro factor que influyó en el desuso de las mini-torres es la evolución y crecimiento de las redes inalámbricas que permitieron entonces tener acceso a internet sin depender de algún cable de red.

Las computadoras portátiles se popularizaron gracias a la aparición de las notebooks que, con precios realmente económicos, se volvieron las favoritas de los estudiantes y de quienes no requieren grandes capacidades de procesamiento o memoria. Algunas mini-torres sobreviven, gracias a la demanda de equipos de cómputo de muy alto rendimiento para aficionados a videojuegos (gamers) y creadores multimedia, aunque en el mercado existen también portátiles y estaciones de trabajo portátiles de muy alto desempeño.

Tener un equipo de sobremesa entonces se volvió una tendencia del mercado actual de tecnología, las grandes firmas idearon el concepto all in onetodo en uno– y así integraron la computadora junto con el monitor –iMac es el claro ejemplo- dilapidando así el uso de las mini-torres.

El tremendo crecimiento del uso del celular y su transformación en teléfono inteligenteSmartphone- contribuye más a la desaparición de las mini-torres, estos dispositivos, junto con las famosas tabletas, pueden realizar cualquier tarea básica como revisar el correo electrónico, el periódico o los pendientes, escenario que en una pc tradicional implica ir a la computadora, esperar que arranque y proceder.

Las mini-torres se suman entonces a los monitores CRT, las impresoras de matriz de punto, el casete y el disquete, como víctimas de la modernidad y la ola tecnológica.

La chatarra tecnológica

cpuAsí como las minitorres, miles de aparatos viejos sufren el mismo destino. De acuerdo a datos de la Organización de las Naciones Unidas se generan al año cerca de 50 millones de toneladas de basura electrónica en el mundo. De estas, en nuestro país producimos más de 300 mil toneladas anuales, tan sólo en Puebla se generan 80 mil toneladas anuales de basura.

Algo que debe alarmar es que en México, el 72% de esta chatarra se almacena en los rincones y sótanos de hogares y oficinas; aproximadamente el 21% se reutiliza tras ser rehabilitado y el 3% termina en los rellenos sanitarios comunes y sólo entre 1% y 3% es reciclado de forma adecuada.

De acuerdo a cálculos del Instituto Nacional de Energía,  si una planta procesara 8 mil computadoras obsoletas de hasta  seis años de antigüedad,  al día se obtendrían 10 mil toneladas de acero, 7 mil de aluminio, 3 mil de plomo, 3 mil de cobre y una de oro, entre otros materiales como vidrio.

Todos los días hablamos de las maravillas de nuestro tiempo y los avances en tecnología, sin embargo, debemos comenzar a preocuparnos también por sus consecuencias negativas.

Trucos para evitar las fotomultas en Puebla ¿sirven?

Luis Alberto Martínez Álvarez

fotomulaPA unas cuantas semanas de que el programa de foto-multas se pusiera en marcha en la ciudad de Puebla, y a la espera de que lleguen las primeras sanciones a los domicilios de los ciudadanos, han surgido un sinfín de peculiares trucos entre los automovilistas para evitar las infracciones. ¿en realidad funcionan?

fotomulta1¿Cómo funcionan las foto-multas por exceso de velocidad?

Técnicamente el funcionamiento no es muy complejo, mediante un dispositivo que se coloca junto a una calle o carretera se envía una señal de radio en un haz estrecho y se recibe la misma señal de vuelta después de rebotar contra algún objeto (un automóvil por ejemplo); existe un fenómeno llamado efecto Doppler, en el que si un objeto se está acercando o alejando del dispositivo transmisor, la frecuencia de las ondas que emite dicho transmisor al rebotar contra el objeto variaran pudiendo así medir la velocidad.

Una vez que este aparato detecta un objeto a una velocidad superior a la permitida, envía una señal instantánea a una cámara fotográfica de alta resolución estratégicamente colocada para captar la placa y modelo del automóvil. Esta fotografía junto con la hora y fecha así como la velocidad, es almacenada y posteriormente validada por las autoridades viales quienes notificarán la infracción al usuario.

Trucos y mitos para evitarla.

Ante ello y gracias a la experiencia en otros países y al ingenio mexicano se han transmitido entre los usuarios varios trucos para tratar de evitar la sanción.

Circular en el carril de baja o en laterales y acotamientos

Muchos automovilistas circulan a altas velocidades en los carriles de baja, o en acotamientos y laterales ya que se cree que los radares sólo tienen un ángulo de 45 grados suficiente para  un carril, sin embargo las autoridades explicaron que el ángulo de cobertura cubre tanto laterales como acotamientos y que la fotografía es casi panorámica por lo que se registra todo el ancho de la vialidad. Otros Automovilistas han optado por zigzaguear o bajar la velocidad al pasar junto a la cámara, lo cual aunque funciona constituye otras infracciones por imprudencia.

Aerosoles

En internet circulan cientos de páginas y ofertas de aerosoles transparentes los cuales se aplican a la placa creando una película sobre ella, prometen que durante el disparo de la cámara fotográfica  el destello no permitirá captar los números sin embargo, como ya se advirtió, dicho aerosol no funciona para aquellos radares de tecnología láser.

Micas

En Puebla al igual que en otras ciudades del país han comenzado a comercializarse unas micas que al colocarse sobre la placa del automóvil generan una visión nula del número de la placa desde diversos ángulos particularmente a 45 grados imposibilitando el registro de la matrícula por medio de las cámaras. Otras micas más sofisticadas funcionan de forma similar a un holograma ya que pueden ser vistas de frente pero no lateralmente. Se comercializan también micas que contienen algunas franjas oscuras en el medio distorsionando los números de matrícula. Todas ellas aunque técnicamente funcionan están siendo detectadas por las autoridades mediante operativos.

Otros mitos

audicdEntre la población también han surgido algunos otros mitos algunos de ellos bastante hilarantes producto de la ignorancia y el desconocimiento:

Poner un CD colgado del espejo retrovisor.

Colgar llaves y metales, espejos y bolas de espejos.

Poner CD’s al costado de la placa.

Tapar números de la placa, o ponerle lodo a las letras (para que la foto no muestre bien la matrícula).

Doblar la placa hacia el pavimento, para que la foto no la capte

Usar unos dispositivos denominados “anti-radares“,que emite ondas que “confunden” al radar.

Hacer cambio de luces, ya que se cree que confunde a los radares de laser.

El truco que más funciona

El velocímetro de cualquier automóvil marca una velocidad ligeramente superior a la real -en un coche moderno, aproximadamente entre un 3 y un 8%; en uno con más de 15 años, puede superar el 10%- por ello lo mejor es mantenerse en los límites de velocidad indicados en cada vialidad, levantarse temprano, manejar con precaución y dejar a un lado las trampas y los cochupos.

El odioso Captcha una molestia muy útil para la humanidad

Luis Alberto Martínez Álvarez

captchas

A todos nos ha pasado que al momento de realizar un registro como usuario en internet, llenar un formulario en línea o simplemente cuando nos equivocamos más de 2 veces en la contraseña de acceso de nuestras cuentas de correo y redes sociales, nos aparece una caja de texto solicitando que escribamos las letras y/o números que aparecen en una imagen. Algunos son odiosos o muy complicados otros tantos aparecen a cada momento, pero ¿Cuál es su utilidad práctica y por qué no debemos odiarlos?

Captcha es el acrónimo de Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart (Prueba de Turing pública y automática para diferenciar máquinas y humanos), fue ideado por un ingeniero guatemalteco llamado Luis Von Ahn,  de la Universidad Carnegie Mellon en el 2000 con la finalidad de poder distinguir entre las acciones de un humano y una máquina.

Existen actualmente millones de robots y programas automatizados dedicados a recolectar información de la red, propagar anuncios, espiar, obtener datos privados, insertar virus, etc. La creciente presencia y fuerza de estos robots obligó a subir los niveles de seguridad de los sitios que requieren captar información del usuario y a poder distinguir entre si detrás de la computadora está un humano o es una aplicación automatizada.

Estos artilugios se utilizan por ejemplo, para que aplicaciones automáticas no puedan participar en encuestas o foros de discusión,  y así modificar las tendencias. También para que no puedan registrar cuentas de correo electrónico automáticamente y así posteriormente usarlas para enviar correo basura.

Sin embargo aun cuando son molestas y nos quitan tiempo pueden tener una utilidad muy interesante: Utilizar Captchas para ayudar a digitalizar material impreso aprovechando el ejercicio de los usuarios para descifrar palabras escaneadas de libros.

Esta interesante utilidad es conocida como reCaptcha y a diferencia de un Captcha común y corriente que muestra caracteres aleatorios, muestra palabras tomadas de textos previamente digitalizados, entonces, las soluciones introducidas por el usuario se utilizan para agilizar y mejorar el proceso de digitalización.

Recordemos que para tal fin ya existe el llamado reconocimiento óptico de caracteres  (OCR) un sistema que mediante algoritmos de reconocimiento transforma la imagen en un carácter, sin embargo presentan muchas dificultades para reconocer ciertas palabras impresas con tinta borrosa, o gastada, generando errores que son de hasta el 30% de lo escrito.

Una palabra no reconocida en la OCR, pasa a la base de datos de Recaptcha, que se las muestra a algún usuario que de forma inocente, la interpreta, la teclea, y envía. Si la palabra es muy ilegible entonces se envía a varios usuarios, y si estos coinciden al interpretar el mismo Captcha, la palabra queda confirmada y digitalizada, completando así algún fragmento de algún libro.

Para agregar certeza a este proceso el sistema muestra dos palabras a la hora de determinar si no somos un robot: una es para hacer el control “antirobots” tradicional, y la otra una palabra para digitalizar en algún libro. La primera el sistema ya la reconoce de esta forma en el momento en el que la averigües, el sistema estará seguro que puede fiarse de ti en la segunda.

Para tener una idea de la magnitud de este proyecto, al día se descifran 200 millones de Captchas en internet, sus creadores calcularon que cada usuario destina 10 segundos en resolverlo, lo que se traduce en 150mil horas de trabajo.

De acuerdo a las cifras publicadas por el autor del proyecto, actualmente se están digitalizando alrededor de 100 millones de palabras diarias, que aproximadamente, suma dos millones de libros al año. De acuerdo a Von Ahn, 900 millones de personas estamos a diario ayudando a digitalizar libros mientras respondemos a un reCaptcha.

La herramienta que fue vendida a Google se ha utilizado para digitalizar números antiguos del New York Times y miles de libros para Google Books.

Ahora cada vez que nos topemos con algún Captcha sabremos que al resolverlo contribuimos para archivar el conocimiento humano, y  hacer la información más accesible al mundo.