Estar informado hoy ¿Cómo sobrevivir (a) las noticias?

Luis Alberto Martínez Álvarez

Man writting notes from smart phoneSi estás leyendo esto, es porque este artículo te encontró a ti. Probablemente un amigo tuyo lo compartió por Facebook, probablemente lo viste en tu time-line de Twitter, quizá entraste a este medio interesado en alguna otra noticia y la sugerencia de este título llamó tu atención, no era lo que buscabas, pero ahora lo tienes.

Sin duda alguna la relación del público con las noticias ha cambiado drásticamente, y no sólo al cambiar el medio, no sólo al desterrar al papel, ni tampoco al desplazar a la radio o la tv como fuentes principales de información. El lector de noticias en internet ha transformado sus hábitos constantemente y los periódicos o los especialistas en periodismo digital venimos tratando de adivinar estos cambios todos los días.

Leemos noticias en todos lados, a todas horas, mientras comemos, mientras trabajamos, mientras nos transportamos, en el supermercado, al despertar, en el baño, al hacer fila en algún lugar, incluso antes de dormir. La demanda de información parece aumentar constantemente y sin embargo los medios digitales seguimos ocupados y preocupados.

¿Te interesa estar pendiente de la actualidad de tu ciudad, tu país, el mundo? ¿Te consideras una persona informada? ¿Qué haces para serlo?

Imaginemos; hace 20 años para estar informado, el ritual comenzaba por las mañanas para ver/escuchar el noticiero matutino de televisión. El clima, el dólar, algún titular mundial, los nuevos impuestos, etc. Tus opciones: 2 o máximo 3 noticieros de TV.  El ritual continuaba en el auto o el transporte: informarte sobre el tráfico, las nuevas obras, bloqueos, marchas. Una decena de noticieros radiofónicos platicando más o menos lo mismo, buscando tu atención, uno de ellos tu preferido.

Después, acudías a tu kiosco favorito para adquirir, los 3 o 4 periódicos de tu preferencia que te permitieran profundizar sobre algún tema en particular, política, sociedad, gobierno, seguridad, resultados deportivos etc. En alguno de ellos tuviste a algún periodista, reportero o columnista de tu interés, alguien que te permitiera construir tu propia opinión formar tu criterio.

Si ocurría algo de extrema importancia en tu entorno, un sismo, una tormenta, un crimen, encendías la radio inmediatamente, esperando los primeros reporte en alguna estación. Al final te enterarías de más detalles y con suerte por la noche en algún noticiero de tv nocturno, o al día siguiente en la prensa local.

Completabas finalmente la dura tarea de estar informado, con algún semanario, programas de análisis en la televisión, algún programa especial de fin de semana, o algún suplemento.

Un gran esfuerzo, una gran inversión, y al final del día, se te escaparon muchas noticias, se te escaparon muchas declaraciones y eventos importantes, de los cuales en alguna charla ocasional te enterarás porque te dijeron “¿Cómo no supiste? Si salió en todos los periódicos”. Estar informado, era una tarea, que requería, hábitos, disciplina, o al menos, invertir en muchas suscripciones.

10 años después internet cambió algunos elementos de ese ritual: La televisión y el radio, mantuvieron aún esa utilidad informativa, enriquecida por la bilateralidad que las nuevas formas de comunicación les dotaron. Dejaste de comprar 3 o 4 periódicos y colocaste en los “favoritos” de tu explorador de internet, aquellos periódicos digitales que todos los días por la mañana revisas uno a uno, para encontrar la información del día. Estos mismos periódicos digitales fueron tu referencia obligada en caso de algún suceso importante, emergente.

Dejar escapar alguna noticia importante resultó menos frecuente, la disponibilidad y diversidad de información estaba al alcance de un buscador, de tu barra de favoritos, de un newsletter a tu correo electrónico.

Hoy, las redes sociales y los dispositivos móviles cambiaron drásticamente ese ritual. Dejaste de visitar las portadas digitales de tu pequeño universo de favoritos. Desplazaste a la radio y la televisión como fuentes primarias de información, el tráfico te lo da Waze o Google, los incidentes y las obras Twitter, Asumiste la responsabilidad y la tarea de informarte por ti mismo. Los periódicos, los noticieros, las revistas, día a día van perdiendo su cualidad de mediadores, pierden su función de dar orden, jerarquía, esmero, cuidado y selección de la información para ti.

En tan sólo unos minutos, te indignaste por algún acto de abuso en una ciudad que no es la tuya, pero que después de ser grabado por otro usuario, cobró tal importancia que para cuando tú lo leas y tienes cientos de miles de reproducciones, también supiste que del otro lado del mundo el presidente ruso desafió a algún otro presidente. Todo, mientras buscabas los últimos resultados de algún evento deportivo.

Aunque al principio te resististe, la comodidad de la inmediatez, la confianza de la sociabilización de la información, descargaron de ti la responsabilidad de buscar las noticias, de seleccionar los medios, de jerarquizar lo importante. Ahora las noticias te encuentran en cualquier lugar, los temas llegan a ti en tiempo real, en diversos y muy variados y ricos formatos y sobre todo asumiste que leer más de 100 titulares al día en el timeline de tus redes sociales, es estar informado.

Integrarnos a las virtudes de la modernidad, de la movilidad, de la hiper-conectividad, nos abrió las puertas a un amplio caudal de información universal, de acontecimientos y hechos noticiosos que se asoman en forma de alertas en nuestro dispositivo móvil, ¿Pero realmente estamos informados?

Aún cuando se dispone de cientos de medios, en nuestras redes cercanas pocos usuarios son los que contrastan información, o al menos verifican la fuente o el prestigio del medio que lo difunda, incluso el público más joven sólo lee un titular atractivo, lo valida y revalora al compartirlo.  Esto genera aún más confusión en torno a las noticias.

email

Recientemente la principal preocupación es la veracidad, responsabilidad y certeza de la información que circula en internet mediante las redes sociales.

Crear un sitio web de noticias resulta en la actualidad una tarea muy sencilla, aunque con limitaciones, y dependiendo de las expectativas, ya no se precisa integrar a un programador o personal especializado ya que a cambio de unos cuantos dólares, o algo de mínimas nociones de herramientas de internet, se puede levantar un medio digital que en conjunto con el trabajo mínimo de alguna red social, en unos cuantos días se convierta en una opción más de información.

Crear contenido noticioso para las redes sociales, y simular o ganar tráfico y relevancia en ellas requiere sólo de algunas técnicas o mañas para lograr captar la atención de un público determinado, sin nada que garantice que esta información está libre de manipulación, falsedad, o sesgo.

En el último año, con asombro y algo de preocupación diversos periódicos digitales en el mundo han encontrado una pequeña, pero constante disminución en sus usuarios únicos, en el tiempo que estos pasan en sus portales, en los clics desde redes sociales, etc. Parece haber un nuevo rompimiento en el comportamiento de los usuarios, tras el paradigmático cambio del papel a las pantallas, los periódicos digitales experimentan un quebranto en aquella buena salud y fortaleza caracterizada por un crecimiento constante cuyo mayor impulso se lo dieron los dispositivos móviles y que las redes sociales y la sobre-oferta de contenido.

Sin limitaciones técnicas o económicas para levantar un portal de noticias es la veracidad, el profesionalismo y el prestigio de un medio los únicos factores permitirán competir con un mar de información y noticias que todos los días encuentran a los usuarios desprevenidos, tratando de estar “bien informados”.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario