De la censura de internet y otros demonios

Luis Alberto Martínez Álvarez

twitter-censurara-tweets

Cuando Enrique Peña presentó su iniciativa de Ley de Telecomunicaciones, a todo mundo se le pararon los pelos de punta, y con justa razón considerando que la iniciativa pretende censurar los contenidos de Internet y restringir su uso a conveniencia del Estado. Sin embargo, las protestas, el escándalo y la histeria colectiva comenzaron a surgir cuando se detallaron los puntos clave de estas reformas en materia de Internet y cuando diversos grupos sociales, reconocidos activistas, intelectuales y uno que otro chairo ciber-activista comenzaron a organizar protestas masivas desde la red. Particularmente creo que se está pensando con el teclado caliente y no con la mente fría.

Desde que el mundo es mundo y el poder tiene el poder, los intentos por censurar los canales de comunicación e información realizados por quien ostenta la autoridad han sido muchos, muy variados, algunos sangrientos, otros sutiles, muchos manipuladores y todos con la fuerza de las leyes del poderoso.

Post_24_Prohibir_librosLos antiguos manuscritos eran privilegio de algunas castas, su reproducción era controlada por la iglesia y los canales de comunicación libre eran sólo orales y de poco alcance, ¡vaya, hasta a los juglares les dieron sus 2 o 3  chingadazos entre pueblo y pueblo!. La llegada de la imprenta implicó la reproducción más rápida de información, y con ello la comunicación con elementos impresos se extendió en el pueblo. Pronto también fue controlada y la producción de libros y panfletos fue legislada y censurada por los poderosos. A raíz de la proliferación de periódicos, tabloides, revistas, etc y la mejora de los mecanismos de impresión, la comunicación impresa se volvió masiva y con ello se dio la posibilidad de generar críticas y mensajes libertarios opositores a las cotas de poder, situación que desató una intensa lucha entre los gobiernos y las editoriales por el control de los contenidos y la restricción del uso.

El radio, y posteriormente la televisión, detonaron aún más la masificación de la comunicación, entonces un mensaje de cualquier índole ahora podría llegar a más personas; sin embargo, estos medios requieren 2 elementos para ser funcionales: el uso de una frecuencia y la inversión cuantiosa para transmitir en ella. Por ello fueron presas fáciles de la ley de los poderosos y, salvo contadas excepciones, fueron fácilmente controladas, estableciendo principalmente restricciones sobre el espectro radial.

el-imparcial1En todos los casos, la lucha no sólo significó la legislación, la persecución o la restricción en el uso de los medios de comunicación referidos, también ha existido la compra, apropiación y patrocinio que ha permitido una estrecha y cómoda relación entre quienes también han visto a los medios como la oportunidad de capitalizar y hacer rentables la transmisión de las versiones oficiales.

El surgimiento de Internet y la consecuente apertura de nuevos canales de comunicación, y sobre todo la extrema facilidad y velocidad para compartir información, desató un fenómeno social, económico y cultural que trastocó la dinámica del mundo entero.

Cuando Tim Berners Lee concibió Internet partió de una máxima premisa: “que cualquier persona pueda compartir información con cualquier otra, en cualquier lugar”. A partir de entonces han existido muchos intentos por censurarla, por legislarla y por tanto de establecer un control sobre ella.

El mismo Berners Lee ha denunciado a los proveedores del servicio de internet (ISP´s) por ser los principales culpables de colaborar con los gobiernos para frenar el tráfico con los sitios y organismos con los que no ha realizado acuerdos. También en todo el mundo se ha acusado la participación del gobierno en el constante  monitoreo de los hábitos online de las personas y su información privada, poniendo así en peligro importantes derechos humanos.

Esta lucha lleva ya un buen rato en todo el planeta, tenemos que estar conscientes que el impacto tan veloz que han tenido estas nuevas tecnologías ha sorprendido a los mismos gobernantes, y si tomamos en cuenta que en el tercer mundo la legislación y las acciones reformistas implican burocracia y acuerdos, estamos ante un gobierno que está llegando tarde a la pelea.

Considero entonces innecesario y hasta ocioso todo el despilfarro de energía que se ha dado en las redes sociales en torno a  #maspoderalpoder #EPNvsInternet y #ContraelSilencioMX, teniendo en cuenta que el aparato gubernamental siempre se ha hecho sordo y ciego en torno a cualquier manifestación física y virtual originada en las redes por muy voluminosa que esta sea. Basta recordar la campaña #NiunVotoalPRI en el contexto de las elecciones presidenciales o #ElPetroleoEsNuestro respecto a la reforma energética y la consecuente privatización del petróleo.

También lo considero innecesario considerando que algo que destaca históricamente a la clásica vileza priísta empoderada es su capacidad de manipulación de la opinión pública, a sabiendas que la lucha por la libertad de Internet es un tema actual a nivel mundial que se ha detonado a partir de fenómenos como WikiLeaks o el espionaje del gobierno norteamericano a países Latinoamericanos. El gobierno lanzó un irresistible trozo de carne para entretener a toda la opinión pública atrapada en las redes sociales, brindándoles un próximo y meritorio triunfo cuando el intento de reforma se venga abajo y las iniciativas claramente importantes que “nadie entiende” y en las que pocos ponen atención, hayan sido aprobadas sin que medie una protesta de las voces que estarán ocupadas vitoreando su propio triunfo.

Lo realmente importante

20120523-200819_No_Mas_TelevisaBásicamente se trata de beneficiar a Televisa, pues dentro del paquete de iniciativas se establecen algunos contenidos que implican un retroceso total respecto a la reforma constitucional aprobada en junio, la cual garantizaría competencia en el sector.

Tras la creación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFETEL) y la subsecuente regulación en la competencia con la aparición del concepto de “agentes preponderantes”, Televisa y otros grandes monopolios se vieron afectados en sus intereses, por lo que estas iniciativas buscan es “parchar” la ley para evitar que las regulaciones del IFETEL afecten a Televisa, finalmente la mayoría de los mexicanos se informan por la tele y estarán dispuestos a defenderla.

Algunos legisladores han observado que la iniciativa enviada al Senado por Peña no promueve realmente los intereses y el desarrollo del sector de las telecomunicaciones, resta atribuciones al IFETEL, y favorece a Televisa, al regular solamente a uno de los agentes preponderantes determinados, América Móvil.

 

 

Etiquetas:, , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario