Facebook: del encantamiento y la adicción

Luis Alberto Martínez Álvarez

fbadict1

Primera Parte

Un tema que es muy socorrido y del que muchos hablamos, todos o casi todos aquellos que tienen el mínimo de contacto con internet tarde o temprano son atrapados por Facebook, unos más otros menos, unos muy conscientemente otros sin pensarlo, muchos lo niegan otros lo presumen, aquellos se molestan, otros se preocupan pero al final todos continúan inmersos en esta red social y todos nos preguntamos ¿Por qué no puedes resistirte a entrar?

Las redes sociales son el fenómeno comunicacional de los últimos años, muchos, sobre todo sus principales promotores, gurús y estudiosos, magnifican sus poderes y hablan de una revolución comunicacional y del éxito que se puede obtener dominándolas, sin embargo, realmente debemos preguntarnos ¿Quién domina a quién?

Desde el enfoque tecnológico el éxito de las redes sociales está en la facilidad de acceso y en la nula complejidad de su uso; Facebook ha sido optimizado para cargar de manera muy rápida en la mayoría de exploradores comerciales sin importar mucho el rendimiento del equipo. Además existen aplicaciones para la mayoría de teléfonos inteligentes en el mercado.

En cuanto a su uso, basta con tener una cuenta de correo electrónico y registrar los datos mínimos para poder acceder a esta red social, si lo queremos automáticamente busca en nuestros contactos de correo electrónico aquellos que tienen un perfil en Facebook y nos vincula con ellos. Su interfaz es muy simple: cargar una foto, publicar un texto, un comentario, interactuar con otros, todo no requiere más de un clic. Es por ello que es fácil de usar por todos, tengan o no dominio de la tecnología actual.

El fenómeno adictivo de esta red social principalmente se explica desde un enfoque sicológico, tomando en cuenta algunos factores propios de la naturaleza humana.

El primero, y creo que el más importante radica en el deseo de comparación y competencia, la factibilidad de poder comunicar en tiempo real lo que hacemos, lo que poseemos, lo que decimos alimenta nuestra necesidad de compararnos con otros en términos de apariencia, posesiones materiales, conocimiento, amistades y éxito. De esta forma decimos “yo estoy viajando, comiendo, comprando, leyendo, diciendo, esto o el otro y tú no”.

Hace una década si te comprabas un auto nuevo, por ejemplo, tenías que esperar a que tus amigos lo vieran estacionado en tu casa o cuando llegaras a una reunión presumirlo; ahora simplemente tomas muchas fotos en los mejores ángulos posibles, las compartes en Facebook y esperas las felicitaciones, las manifestaciones de gusto y hasta envidia con las que satisfaces aquella necesidad de comparación.

Es cierto que en Facebook concurren infinidades de personalidades y no todas ellas satisfacen su necesidad de comparación y competencia destacando adquisiciones materiales, también están aquellas que destacan proezas profesionales, académicas, laborales y al igual que en el caso anterior encuentran una satisfacción cuando sus contactos las reconocen mediante comentarios y Me gusta.

Según sea tu  edad y ocupación escribes sobre los resultados de tu examen de matemáticas, el coche que arreglaste, el libro que leíste, el problema que resolviste o la clase que impartiste, y esperas ansioso el reconocimiento y los comentarios de tu círculo de amigos, principalmente de aquellos que comparten tus intereses y retos como compañeros de trabajo y colegas.

Los teléfonos inteligentes detonaron el uso y la aplicación de la ubicación geográfica, ya que mediante el GPS los usuarios de redes sociales pueden compartir el punto exacto de la tierra en el que se encuentran con un clic, de forma automática Facebook les sugiere los lugares cercanos y vincula con los perfiles o páginas públicas de dichos lugares. Al ser una geo-localización satelital automática no hay lugar a dudas o simulaciones.

Ahora no sólo compartes fotografías de tus vacaciones o viajes, también compartes tu ubicación exacta, nadie dudará por ejemplo que estás en Groenlandia, envías tu posición, los restaurantes a los que fuiste, las playas que visitaste y las calles que caminaste, haces de tus viajes un diario de viaje virtual constantemente actualizado, y si no tienes internet te frustras ya que tendrás que esperar hasta la noche, hasta el hotel para subir aquella foto con el delfín.

Hasta ahora hemos analizado el tema de la comparación y competencia, sin embargo nos falta revisar otras tantas causas como la curiosidad, el aburrimiento, la autosatisfacción, la soledad, los celos, en fin, mañana será.

Etiquetas:, , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (3)

  • criticas iphone 5

    |

    Aunque son muchas las críticas iPhone 5 de este nuevo dispositivo iOS de Apple, lo cierto es que cerca del 13% de los usuarios en los Estados Unidos se planteó como algo probable la posibilidad de adquirir el iPhone 5. Sin embargo debido a todo el tumulto de críticas al iPhone 5, Apple pidió públicamente disculpas en las que sugirió a sus clientes utilizar el software de sus competidores. ¿Quieres conocerla? ¡Te recomendamos esta página!

    Responder

  • vip auto shipping reviews

    |

    vip auto shipping reviews

    Eureka | e-consulta.com | Blog de Ciencia, Tecnología y Sociedad, México » Facebook: del encantamiento y la adicción

    Responder

Deja un comentario