Las cartas están echadas

.

Así es. Con lo sucedido en la última semana, incluyendo por supuesto la derrota del equipo de La Franja a manos del campeón Toluca en el mismísimo Estadio Cuauhtémoc, nos damos por enterados que para la corrupta Federación Mexicana de Futbol los intereses de grupo, de dinero y de conveniencias están por encima de cualquier actividad que tenga que ver con el famoso Fair Play, ya que éste sólo se menciona en el discurso, pero la verdad de las cosas es que es más falso que un billete de trescientos pesos.

Lo más lamentable del asunto es que a pesar de que el fallo de la Federación fue en contra absoluta del equipo Camotero, no conformes con ello las represalias no se hicieron esperar, y ayer domingo, en las dos jugadas que La Franja generó y terminaron dentro de las redes, el árbitro de una u otra manera encontró los pretextos idóneos para acuchillar a La Franja y a su noble afición.

Esto sin embargo no es novedad. Y es que sólo debemos contar con un poco de memoria: el afán de la FMF de desaparecer al Puebla es el resultado de que en los últimos diez años el equipo ha estado representado por un personaje llamado Francisco Bernat, y que lo único que en ese tiempo le ha generado a la misma son problemas como demandas, dobles contratos, pagos no realizados, tanto a agremiados como a un sinfín de jugadores, y esto para los federativos ya llegó a un punto insostenible. Para ellos no es conveniente seguir teniendo a un agremiado que es considerado como el hijo incómodo, mal queda, problemático y que sólo mancha el supuesto “buen nombre” que tiene el organismo. Aunque como en todo, cada quien tiene su versión y me platican que en el edificio de la Femexfut el comentario era en el sentido de que cómo era posible que Francisco Bernat llegara a exigir justicia cuando él le ha robado a todo el mundo. Y desgraciadamente tienen razón, pues con qué calidad moral puedes exigir cuando tú has realizado todo lo contrario en cuestiones de justicia. Bien dicen que “el que a hierro mata, a hierro muere”. Así es que, como le decía, las cartas están echadas y Chelís y sus jugadores tendrán que realizar una hombrada para poder salvar esta franquicia.

Demasiado tarde se dará cuenta Bernat, el que tanto dice querer al equipo, de que su presencia como dueño del mismo sólo lo perjudica de pésima manera y que el asunto terminará en la división de ascenso, junto con sus supuestos cincuenta millones de pesos que vale su porcentaje accionario. En fin.

Otra de Bernat
Ahora resulta que este pseudodirectivo no respeta sexo, raza ni posición económica. Y es que ahora nos enteramos que también a los niños les roba. Lea usted esta historia: el pasado 6 de abril del 2008, en el partido Puebla-Toluca desarrollado en el Estadio Cuauhtémoc, el niño Sergio Armando Zafra Contreras con el boleto numero 3314 fue el ganador de la rifa que se realizó al medio tiempo del juego, en la que el premio era una motocicleta marca Italika color naranja, misma que después de ser nombrado ganador le fue entregada en propia mano ante la presencia de su mamá, la señora María Elena Contreras de Zafra. El problema estriba en que se le avisó que en días posteriores, a través del contador público Álvaro Flores le sería entregada la factura de la misma. Sin embargo, a casi un año de esta promesa es la hora que la factura no ha sido entregada a su legítimo propietario y debido a esta situación no han podido ni emplacar la moto, ni mucho menos pagar tenencia y por supuesto ni pensar en venderla. La señora y su hijo han acudido a todas las oficinas del ingeniero Bernat, y como siempre, lo único que ha obtenido son largas al asunto. Fue tal su desesperación que en su momento acudieron a las oficinas de la marca Italika y en ese lugar le informaron que la factura se encuentra en poder de Paco Bernat y su gente, desde el momento en que las motos se llevaron al estadio para su rifa, pues ellos las cedieron a la directiva del Puebla en un intercambio de publicidad. Así es que, como podemos observar, el delinquir para este personaje se da en todas las esferas y en todos los niveles de la sociedad poblana y sus alrededores. Ver para creer.

Lobos
Los que sí de verdad se vieron bastante mal fueron los universitarios de Juan Alvarado. Y es que cuando el exceso de confianza llega a un equipo, éste generalmente pierde la brújula, y éste fue el caso, cuando después de iniciar ganando el partido 1-0 se confiaron y fueron vacunados por unos Albinegros de Orizaba que demostraron mucho más hambre de triunfo en el terreno de juego que los universitarios. Ojalá la derrota sirva para que toda la escuadra realice un acto de humildad y modifiquen sus errores para enderezar el rumbo a la brevedad posible.

Nosotros, como siempre, seguiremos en línea. Hasta la próxima.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (78)

Deja un comentario