Vomitó sangre

.

Vaya que si la victoria del Puebla de La Franja frente al América el domingo por la tarde-noche en el Cuauhtémoc caló hondo en el ser del quintacolumnista del Puebla de La Franja, Emilio Maurer Espinoza, el gozo se fue al pozo, fue lamentable ver la transformación de la cara del pseudo directivo quien conforme caían los goles de La Franja se descomponía cada vez más.

Y es que después de haber operado todo el fin de semana a favor de Manuel Lapuente, donde incluso hubo llamadas a gente como “El Coreano” Rivera para invitarlo a participar dentro del cuerpo técnico y donde le dijeron que ahora ellos mandaban en el Puebla, que finalmente Bernat y sus administradores eran sólo unas figuras decorativas, que de futbol no sabían “ni madres” y que lo convocaban a sumarse al proyecto de los nuevos jefes del equipo, operación que corrió a cargo de Luis Enrique Fernández, fiel pistolero de Maurer y quienes de verdad ya se sentían como los todos poderosos en la organización, sin embargo como todo en la vida no se puede cantar victoria antes de tiempo, y es que los jugadores de La Franja entendieron a tiempo que más vale malo por conocido que bueno por conocer, pues sabían bien que la salida del Chelís en caso de una derrota implicaba al mismo tiempo la salida de la institución de la mayoría de ellos, y es que es obvio después de ver la cara de Maurer en el Cuauhtémoc ayer, queda claro que a él el equipo no le interesa, solo le interesa el negocio que éste le pueda generar mediante la colocación de jugadores en el plantel, pues ayer fue el único de los “poblanos” que en lugar de festejar los goles del equipo los sufrió, su cara lo delató, fuera máscaras, y es que mientras nosotros festejábamos la victoria de La Franja. Él, su pistolero y Lapuente veían como irremediablemente se le iba el negocio de las manos.

Bernat se equivocó de nuevo

Al aceptar poner a Maurer en el Comité Deportivo y juntarlo con “La Chiquillada”, pues de antemano se sabe que son proyectos diferentes, mientras uno ve qué le puede sacar al equipo, los otros ven cómo pueden sumar en beneficio del conjunto y de la afición, además si Paco quería generar certidumbre al interior del vestidor, lo único que logró fue exactamente lo contrario, pues los jugadores actuales saben, y saben bien, que con Maurer no tienen ningún futuro y que lo más que obtendrían ellos en su inmensa mayoría sería quizás el retiro del máximo circuito.

Como sea, hoy el Chelís se encuentra firme pase lo que pase y seguramente será el técnico del Puebla para el próximo torneo que iniciará después del Mundial, con lo que el quintacolumnista se quedará como el “perro de las dos tortas”, o quizás, como el “perro de carnicería” en caso de que determine quedarse como el chinito “nomás milando”.

Por cierto, el más feliz ayer en el estadio era el mismo Paco Bernat, dicen que en los goles hasta se abrazó con Henaine y López Chargoy, seguramente sabía que si no ganaban Maurer tomaría por asalto el equipo, cosa de la que se salvó y se salvó bien, pues dicen los que saben que parte de la posible reconciliación de Paco con Henaine iría precedida de la salida de Maurer de la organización, bien vale la cabeza de Maurer por una orden de aprehensión, ¿o no?

Por lo pronto, y para terminar, “La Chiquillada” goza de cabal salud, mientras Maurer hoy se encuentra en fase terminal, al tiempo. Nosotros como siempre seguiremos en línea. Hasta la próxima.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario