Archiv para 22 agosto, 2010

El mensajero (o de cómo se dio la salida del Chelís)

.

El sábado por la noche quien esto escribe recibió una llamada vía nextel, al otro lado de la línea la voz inconfundible de José Luis Sánchez Sola “Chelís”, me comentaba que era urgente para él fijar una opinión ante los medios de comunicación sobre su situación en el equipo, que el hotel de concentración de La Franja se encontraba lleno de periodistas y que la presión era mucha, – ¿qué puedo hacer por ti? – le contesté, – necesito hablar con Henaine a la brevedad posible para definir la situación – , yo le comente que de acuerdo a una charla telefónica que había yo sostenido con Ricardo por la mañana me había dicho que su intención (a pesar de todo) era que las cosas continuaran en el club exactamente igual a como las iba a encontrar el lunes, que eso incluía, por supuesto, su permanencia en el banquillo, así como su sueldo íntegro junto con el de los jugadores, cuerpo técnico y todo lo que ya venía caminando.

Le insistí, – Henaine está en buen plan contigo, aprovéchalo -, la intención era plasmar en papel y tinta los acuerdos verbales a los que a través del mensajero estábamos llegando. Al terminar la plática me insistió en que quería que se le pagara el sueldo de este año por adelantado, a lo que le contesté que eso ya estaba más “cabrón”, que yo no lo podía decidir, pero que trataría de ayudarlo convenciendo a Henaine, debo decir que en esta petición él aclaró que si lo “corrían”  antes de terminar el torneo, devolvería el dinero que no hubiera devengado, lo que me pareció justo.

Créame amigo lector que intenté por todos los medios lograr que estas dos personalidades tan disímbolas coincidieran, me comuniqué con Ricardo a la ciudad de México y le pedí la cita, de inicio me dijo que mejor el lunes, le insistí que el domingo y accedió, la cita era después del partido Pumas-Puebla en el hotel María Isabel Sheraton, por otro lado me pidió de favor Ricardo que antes del partido en CU les dijera a los jugadores que como él no podía bajar al vestidor (está suspendido hasta septiembre) que estuvieran tranquilos, que no se preocuparan por sus sueldos y que él los vería en Puebla el martes por la mañana, etc., el mensajero cambió sus planes domingueros con la familia y me trasladé por la mañana del domingo al estadio universitario.

Logré hablar con los muchachos y trasmitirles el mensaje, los vi bien, tranquilos y relajados, diría yo que hasta despreocupados, después de esto “Chelís” me cambió la jugada (nuevamente) y me dijo que consideraba que la reunión de las 2:15 de la tarde mejor no se llevara a cabo porque no quería entrar a esta ni eufórico, ni abatido de acuerdo al resultado que se obtuviera, le dije – ¿para esto me hiciste venir? -, lo cuestione, – ¿y tu postura con los medios? -, me aseguro que sólo comentaría temas del partido y que la postura la daría antes del martes después de hablar con Henaine, – ok – le dije, y le comuniqué a Henaine que mejor el lunes nos veíamos con el técnico debido a que quizás después del partido no era lo más conveniente, aceptó sin problemas, me subí al palco a ver el partido del que ya conocemos el resultado.

Al salir del estadio y cuando estaba a punto de abordar mi automóvil, recibí una llamada donde me decían que era urgente que bajara al vestidor, así lo hice, al llegar, “Chelís” ya les había comunicado a los jugadores su decisión de abandonar el barco debido a diferencias irreconciliables con Ricardo Henaine, me dijo López Chargoy que había hablado con él y que aun no se iba a decir nada a los medios hasta el lunes y que probablemente ya “Chelís” en frío recapacitaría y no pasaba nada como en otras ocasiones, me dirigí a la conferencia de prensa y justo al entrar (ya estaba adelantada) escucho que dice que no puede más, que es definitivo, que odia a Henaine, que a pesar del dinero que solicitó, y aunque se lo dieran, tampoco se podía quedar, pensé entre mí – entonces en qué chingaos quedamos -, ya estamos locos todos, al salir platiqué con él a solas y me confirmó lo que ya había yo escuchado antes, sólo le insistí en que por qué odiaba tanto a Henaine, ¿que si le había matado un hijo o qué?, sólo me contestó que porque le había desmadrado a su equipo (sic), al final junto con Jesús López Chargoy le solicitamos que si no tenía inconveniente en que Eduardo Fentanes y su cuerpo técnico se quedaran al frente pues no era justo que por su calentura esta gente se quedara sin trabajo y que además son bastante capaces y conocen bien la estructura del equipo.

Él en un momento de sensatez aceptó gustoso en que se pudiera platicar con ellos sin problema, la cosa quedó en que si el grupo acepta que este cuerpo técnico se quede así será, por lo pronto Fentanes tiene el visto bueno de Henaine y creo yo que en general de los jugadores, sólo faltaría que se aterrice el acuerdo. Esa fue la historia del mensajero en un domingo cualquiera, vaya. Nosotros como siempre seguiremos en línea. Hasta la próxima.