Publicaciones etiquetadas ‘universidades’

Síndrome de la corrupción

.

México tiene un sistema cacicazgo en la educación, según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Instituto Internacional para la Planeación Educacional (IIEP, por sus siglas en inglés).

Estas organizaciones, en su estudio titulado Corrupt Schools, corrupt universities: What can be done? (Escuelas corruptas, Universidades corruptas ¿Qué se puede hacer?) presenta una clasificación de cuatro tipos de instituciones: abiertas, autónomas, clientelismo fragmentado y mecanismo de cacicazgo.

En el caso de los países como México en los que prevalece el mecanismo de cacicazgo es porque cuentan con grupos que limitan la competencia mediante políticas monopólicas, jerarquías altamente controladas y partidos poderosos.

En las estrategias contra la corrupción se encuentran agencias nacionales y los bancos de desarrollo, organizaciones internacionales, la radiodifusión y las organizaciones civiles.

Ciencias sociales, las favoritas de estudiantes mexicanos

.

En México los promedios de graduación es claramente dominado por las carreras pertenecientes al área de «Ciencias sociales, negocios, leyes y servicios» al registrar el 45.1%, mientras que tan sólo el 4.8% se graduaron en carreras relacionadas con la «Agricultura y ciencias físicas».

De acuerdo con las estadísticas 911, de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para el periodo 2009-2010, México cuenta con 2813 instituciones de educación superior, 4906 escuelas, 323,110 docentes y 2’847,376 de alumnos en el sistema escolarizado, mientras que en el no escolarizado suman 3’107,713. De los cuales la mayoría se encuentran inscritos en las áreas de ciencias sociales.

En cuanto al estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y en el que se calcula la tasa de graduación universitario por campo de estudio, se observó que la orientación vocacional en su mayoría, se dirigió al área de ciencias sociales, negocios, leyes y servicios que concentró en promedio 37.1% de los egresados, seguida de las áreas de humanidades, artes y educación con 24.9% y salud y bienestar con 13-3%. En dichas áreas se concentra el 75.3% de los graduados.

Por orden de preferencias, las áreas que registraron los mayores porcentajes por países son:

Salud y bienestar: Dinamarca con 27.7%

Agricultura y ciencias físicas: Irlanda con 14.8%

Matemáticas y ciencias de la computación: Austria con 9.1%

Humanidades, artes y educación: Islandia con 35.3%

Ciencias sociales, negocias, leyes y servicios: Hungría con 48.5%

Ingeniería, manufacturas y construcción: Corea con 26.0%

En el campo de estudio de matemáticas y ciencias de comunicación destacan México (8.2%), Australia (8.2%) y Austria (9.1); quienes se encuentran aún por arriba del promedio de todos los países de la OCDE (5.2%).

Universidades, entre las instituciones de mayor confianza

.

Las Universidades ocupan el segundo lugar de las instituciones que gozan de mayor aceptación en México, inmediatamente después de la iglesia; el tercer lugar lo ocupa el ejército, mientras que el cuarto los medios de comunicación son las instituciones, según la Encuesta Nacional sobre Confianza en las Instituciones, elaborada por Consulta Mitofsky.

En enero de 2010 fue realizado el estudio a mil personas mayores de 18 años, cuya selección fue aleatorea y distribuida en 100 secciones electorales de México. En ese estudio los mexicanos calificaron la confianza que les inspiran algunas de las principales instituciones del país.

Dadas sus características la encuesta muestra la evolución y la posición que ocupa cada institución.

Los resultados se clasifican en 3 grados de confianza: alta, media y baja

 

Es de destacar que entre la primera (mayo 2006) y la última aplicación de la encuesta (enero 2010), la mayoría de las instituciones ha perdido confianza entre los mexicanos, aún las universidades que se encuentran en primera posición tienen una diferencia de 0.5 puntos porcentuales menos, además de que el año pasado ocupaba la primera posición.

 

Nota: La escala de calificaciones va de cero al 10, donde cero significa nula confianza en la institución y 10 absoluta confianza.

Otros elementos destacables son:

  • las universidades y la iglesia desplazaron al ejército, que en 2007 estaba en mejor posición.

  • las mujeres sienten más confianza en todas las instituciones que la que muestran los hombres.

  • los jóvenes, muestran una tendencia ligeramente con más confianza hacia la mayoría de las instituciones.

  • los panistas son quienes muestran mayor confianza hacia todas las instituciones evaluadas, muy por arriba del promedio que manifiestan los perredistas y los ciudadanos independientes; además de que el presidente aparece en el grupo de alta confianza, además de que en primer lugar ubican al ejército.

  • Las variaciones entre las regiones también es considerable, en el sur del país es donde la iglesia es la institución más confiable y por el contrario a las universidades las manda al 4to. Lugar. El centro del país, que incluye a la ciudad de México, presenta en general las peores calificaciones para cada institución, sobre todo para las de orden político, a las que nunca sube de 5.5 en promedio.

 

Perfil del SNI en Puebla

.

Segunda parte: Distribución de investigadores por área de conocimiento

En Puebla, 30 de cada 100 investigadores trabajan en el área de las ciencias exactas, en tanto que sólo 4 de cada 100 lo hacen en ciencias de la salud, según los datos del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) vigente para el 2009.

El SNI agrupa a los investigadores en siete áreas de conocimiento: 1) ciencias exactas; 2) ciencias de la vida; 3) ciencias de la salud; 4) humanidades y ciencias de la conducta; 5) ciencias sociales y económicas; 6) ciencias agronómicas y biotecnología; 7) ingeniería y ciencias de la tecnología.

Cuando se analiza el desarrollo del SNI por área de conocimiento se observa que el campo privilegiado es el de las ciencias exactas, al representar el 30% de los investigadores de la entidad dedicados a alguna disciplina relacionada a él. Seguida por el área que agrupa a las ingenierías y las ciencias de la tecnología, con el 22 %.

Escasos son los investigadores que se dedican al estudio de las áreas de ciencias de la salud y ciencias agronómicas y biotecnologías, al representar apenas a 4 de cada 100 investigadores.

De los 475 investigadores que laboran en alguna institución pública, la mayoría están vinculados con el área de las ciencias exactas y de las ingenierías y las ciencias de la tecnología.

En tanto que de los 93 investigadores vinculados a instituciones privadas, casi 3 de cada 100 se encuentran trabajando en proyectos relacionados con las ingenierías y las ciencias de la tecnología, cantidad semejante se desarrolla en el área de las humanidades y ciencias de la conducta, como se observa en la gráfica.

La semejanza que se encuentra entre instituciones públicas y privadas, es que existe escasa incidencia en estudios relacionados con ciencias de la salud. En el caso de las instituciones públicas sólo 4 de cada 100 se dedican a esta disciplina, en tanto que en las privadas lo hacen 6 de cada 100.

Perfil del SNI en Puebla

.

El Sistema Nacional de Investigadores (SNI) se inició en 1984 con mil 396 miembros y para el 2009, 25 años después, suman ya 15 mil investigadores, de los cuales 568, es decir casi 4 de cada 100 (3.79%), laboran en Puebla.

El SNI es un sistema perteneciente al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) que evalúa la calidad y productividad de los investigadores del país, con el fin de tener una regulación en la producción científica y dar estímulos económicos a los estudiosos más destacados del país.

El sistema distingue entre: a) Candidato a Investigador Nacional, y b) Investigador Nacional, los que a su vez se dividen en niveles I, II y III. En donde el nivel III es el máximo reconocimiento obtenido por investigadores.

En el caso de Puebla, como en el resto del país, la mayor cantidad de investigadores se concentran en el nivel I con 307 registrados, seguidos por el nivel 2 (con 120), los candidatos suman 105 y al final se encuentran los investigadores del nivel III, con 36 investigadores.

Estos investigadores se encuentran laborando sobre todo en instituciones públicas, así como en las principales escuelas particulares:

La tabla muestra la distribución de investigadores por institución. La BUAP, con 343 miembros, tiene el sistema de investigación más importante en la entidad. La segunda fuerza científica en el estado es el INAOE con 108 miembros en el SNI. El resto de las instituciones públicas del estado suman 22 investigadores inscritos en el sistema. Las instituciones privadas tienen registrados a 83 investigadores, es decir que aunque su incidencia es baja, va en aumento.

Adicionalmente se encuentran investigadores que se desarrollan en organismos que no se dedican a la docencia, hay 2 investigadores en Laboratorios Clínicos de Puebla S. A. de C. V., 1 más en el INAH y otro en el gobierno de Puebla.

Como se observa, es escaso el personal de alto nivel que labora en instituciones poblanas, sobre todo cuando se considera que según datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP, Principales cifras 2007-2008) se tiene a 229 instituciones de educación superior en el estado con 14 mil 506 docentes, es decir que apenas 4 de cada 100 (3.92%) docentes de educación superior están inscritos en el SNI.

La información del SNI es confiable, particularmente porque no existe otra fuente de información sobre el número de investigadores activos y reconocidos que no pertenezcan al SNI. Sin embargo no hay que perder de vista que habrá algunos investigadores que dedican su tiempo a otras actividades como consultoría y por tanto no cumplen con los requisitos para formar parte de este sistema.

¿Qué prefieren los jóvenes mexicanos, carreras técnicas o universitarias?

.

Al terminar la educación media superior las dos opciones básicas de estudio para los jóvenes son: carreras técnicas o universitarias, como lo señala el estudio “El tránsito del nivel medio al superior y acceso diferenciado a carreras terciarias y universitarias” del Sistema de Información de Tendencias Educativas en América Latina (SITEAL).

Las carreras técnicas (o terciarias como las nombra el SITEAL) son más cortas que las universitarias, y están orientadas a una rápida inserción laboral. Están diseñadas para estudiantes que trabajan.

La oferta de educación universitaria, tiene una duración más larga, los procesos de selección son más rigurosos y las instituciones están más dispersas geográficamente lo que obliga a los alumnos a tener mayor movilidad.

De esta manera, las carreras técnicas parecieran ser una opción para los de jóvenes que no tienen muchas posibilidades de continuar sus estudios en el sistema universitario, sobre todo en esta época cuando el bachillerato no es suficiente para una buena inserción en el mercado laboral.

Además de la posibilidad que ofrecen las carreras técnicas de estudiar y trabajar, existen otros factores que parecen ser determinantes para la selección de cualquiera de estos tipos de educación.

El haber nacido en hogares con adultos que hayan cursado estudios superiores es fundamental para estudiar carreras universitarias, ya que no es frecuente que los integrantes de una familia cuyos padres tengan estudios universitarios tengan un menor nivel de instrucción.

Hay una diferencia muy marcada en la proporción de estudiantes con padres que accedieron al nivel superior y que se inclinaron por una carrera universitaria de aquellos que eligieron una carrera técnica.

En México, Perú y Chile sólo dos de cada diez estudiantes que cursan carreras técnicas tienen padres que también accedieron al nivel superior. En Argentina esta proporción es de tres de cada diez y en Bolivia sólo uno de cada diez.

El grupo de estudiantes universitarios con padres que superaron los estudios de bachillerato alcanza a la mitad en Perú. En México, Argentina y Chile la relación disminuye a cuatro de cada diez, y en Bolivia a tres de cada diez.

Otro factor influyente en la elección del tipo de carreras es el ingreso de las familias. Entre más ingresos tenga la familia es más factible que los jóvenes elijan carreras universitarias.

La proporción de estudiantes pertenecientes al estrato de mejores ingresos es considerablemente mayor entre los estudiantes universitarios.

Más de la mitad de los estudiantes universitarios de México, Argentina, Perú y Bolivia provienen de hogares con alto nivel de ingresos, y en Chile esta proporción alcanza a seis de cada diez.

La brecha más amplia en relación con el nivel técnico se encuentra en México, Bolivia y Perú. En estos países sólo tres de cada diez estudiantes de carreras técnicas provienen de hogares pertenecientes al estrato social mejor posicionado.

Ranking mundial de universidades

.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se posicionó en el lugar 150 del World University Ranking, elaborado por el Instituto de Educación Superior de la Universidad Jiao Tong, de Shanghai (UJTS), de acuerdo con su última actualización, publicada el 9 de octubre de 2008.

En esta emisión, la UJTS evaluó a más de seiscientas universidades en todo el mundo y, dentro de los resultados, ninguna universidad latinoamericana se encuentra entre las cien primeras posiciones. Sin embargo la UNAM se posicionó en el lugar 150, consolidándose así en la mejor de América Latina.

El ranking de la UJTS se elaboró tomando los siguientes criterios: las publicaciones en revistas científicas, los premios recibidos tanto por alumnos como por profesores, la difusión de sus investigaciones, además del funcionamiento académico con respecto al tamaño de cada institución. La máxima calificación  posible es de 100 puntos.

Se destaca que en su última edición (2008) se plantea un panorama diferente en América Latina con respecto a los resultados de 2007. El año pasado la mejor posicionada fue la Universidad de Sao Paulo, Brasil, seguida por la Universidad de Buenos Aires, Argentina. En aquella ocasión la UNAM apareció como la tercera mejor institución a nivel superior en América Latina, seguida por la Universidad Católica de Chile.

En 2008, la UNAM subió 42 posiciones, al pasar de la posición 192 al 150 y se posicionó en el primer lugar en América Latina, seguida por las universidades de Brasil y de Argentina.

Las 10 mejores universidades del mundo, según el listado de la UJTS, son:

El panorama no sólo es diferente para América Latina, ya que en la edición pasada, se señaló que la mayoría de las universidades mejor posicionadas se encontraban en Estados Unidos, país que concentra al 53.5% de las primeras cien del ranking y al 32.7% de la lista de 500. En 2008, el porcentaje de mejores universidades en ese país disminuyó a 38 % de las primeras cien.

El segundo país con el mayor número de universidades dentro de esta selección era el Reino Unido: 10.9% de las primeras cien instituciones se encontraban en este país. Este porcentaje aumentó este año hasta llegar al 17 %.

En el caso de México, la única universidad que figura dentro del ranking es la UNAM y su clasificación obedece a que obtuvo una puntuación de 60.9:

NUEVAS CARRERAS

.

Abarrotan 75 % de estudiantes matrícula de 20 carreras de nivel superior

Casi tres cuartas partes de la matrícula de estudiantes de nivel superior están concentradas en sólo 20 carreras, entre las que destacan derecho, administración y medicina; en tanto, hay otras poco conocidas en México y cuya demanda es mínima, de reciente creación y ofrecidas por una sola universidad.

Con frecuencia, las carreras más saturadas registran un abismo entre la oferta educativa y las necesidades laborales, lo que ha llevado a varias instituciones, públicas y privadas, a proponer carreras inéditas; no tratan sólo de crear un catálogo especial de carreras para satisfacer a los nuevos giros industriales o de negocios, sino también de crear conceptos innovadores de la educación superior en México.

Las nuevas carreras están orientadas a la solución de problemas sociales, culturales y tecnológicos, y se especializan en aspectos concretos; por ello, lo que se estudiaba en ingeniería civil en general ahora se puede recibir una formación especializada en ingeniería geomática, las ciencias genómicas ofrecen un área específica de la medicina convencional. No todas las carreras son completamente nuevas, algunas son transformaciones de anteriores como desarrollo de zonas costeras, ciencias ambientales y genómicas.

Varias de estas carreras implican un nuevo modelo educativo basado en la compactación de los años de estudio. El concepto es que en tres años un estudiante aprenderá lo básico, para posteriormente poder estudiar lo especializado de la profesión, de esta manera se ofrecen en tres años de licenciatura, dos de maestría y tres de doctorado. Así, a los 8 años obtiene el doctorado con dos salidas terminales. Este modelo es conocido como 3-2-3, tres años de licenciatura, con la posibilidad de titularse al cursar la maestría en dos años, la cual a su vez puede cubrir el requisito de titulación con la inscripción al doctorado de tres años.

Sólo cinco universidades de Puebla cuentan con carreras acreditadas

.

En Puebla, sólo cinco universidades cuentan con programas de licenciatura cuya calidad es acreditada por organismos oficiales. Y entre éstas, la orientación predominante son las áreas de Educación y Humanidades, así como la de Ciencias Económico-Administrativas, a pesar de que las tendencias mundiales en educación superior apuntan hacia el desarrollo de las Ciencias Naturales y Exactas, así como Ingeniería y Tecnología.

Organismos como el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (COPAES), así como de la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior (FIMPES) tienen dentro de sus registros de buena calidad a las licenciaturas ofrecidas por la Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), la Universidad de las Américas (UDLA), la Iberoamericana, campus Golfo (UIA), Universidad Madero (UMAD) y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

Pero, de acuerdo con un estudio realizado por Consultoría Contracorriente, a pesar de su calidad, los programas ofrecidos por estas instituciones no siguen las tendencias mundiales.

Tendencias nacionales

Tanto a nivel local como estatal, la mayoría de las universidades, tanto públicas como privadas, tienden a favorecer las carreras en las áreas de Ciencias Sociales y Administrativas (Derecho, Contaduría, Administración, etc.)

La diferencia entre los sistemas públicos y privados radica, fundamentalmente, en el número de carreras ofrecidas: mientras que en las universidades privadas se ofrecen 40, en las universidades públicas existen 526 opciones disponibles.

 

 

Tendencias internacionales:

A diferencia de lo ocurrido dentro del país, a nivel mundial las áreas administrativas pierden presencia ante el auge de las carreras de áreas de ciencias exactas, así como de ingeniería y tecnología.

Sólo los casos de Australia y España son similares a México en el sentido de que sus ofertas académicas se centran en las áreas sociales y administrativas.

Tendencias en el estado de Puebla:

Como se mencionó al principio, sólo cinco universidades poblanas cuentan con programas de licenciatura reconocidos como de buena calidad por organismos internacionales. Y la orientación de éstos es similar a la del resto del país: