Publicaciones etiquetadas ‘secundaria’

Urge mejorar la gestión educativa en Puebla

.

Puebla ocupa el lugar veintiuno a nivel nacional en cuanto a extensión territorial y es la quinta entidad más poblada con 5 millones 538 mil 621 habitantes. El estado se ubica en el lugar 25 de acuerdo a la proporción de personas de entre los 15 y los 64 años que cuentan con su educación básica concluida, son algunos de los datos a los que se hace referencia el reporte de la asociación Mexicanos Primero, denominado “Contra la pared, Estado de la Educación en México 2009”.

Lo que revela el estudio es que existe una relación directa entre las limitaciones en los resultados educativos de los alumnos y sus posibilidades a futuro de tener empleos bien remunerados, productivos, un mejoramiento en las condiciones de bienestar en general.

El estudio hace un comparativo nacional, basado en el Índice de Desempeño Educativo Incluyente (IDEI), que como se mencionó en la pasada nota (“Cuesta mucho, pero rinde poco”), se basa en:

Resultados en los alumnos

  • Aprendizaje
  • Eficacia
  • Permanencia

Procesos de gestión educativa

  • Profesionalización de los docentes
  • Supervisión
  • Participación de los padres en la escuela

Este índice compara el desempeño de los estados para tratar de ofrecer una educación incluyente y de calidad. Adicionalmente, a los resultados obtenidos por entidad los contrasta con lo que deberían alcanzar, basados en su contexto socioeducativo.

Los niveles de desempeño que se marcan en el estudio son: muy alto, alto, esperado, bajo y muy bajo.

En los resultados de la comparación el caso de Aguascalientes es notable, en cada uno de los criterios utilizados esa entidad se separa del resto, logrando tener, tanto en primaria como en secundaria, un nivel muy alto. Mientras que en el otro extremo también destacan pero por su baja calidad, las entidades de Michoacán y Oaxaca.

Los resultados de primaria y secundaria pueden ser muy diferenciados, es decir que se puede tener algún estado con muy buenos resultados en primaria y con regulares o malos resultados en secundaria o viceversa.

Así en el caso de Puebla, en primaria apenas se hace lo que es esperado de ella colocándose en la posición 12, mientras que en secundaria tiene un desempeño alto, logrando la cuarta posición.

El mejoramiento de un nivel a otro no necesariamente refleja que la educación se vaya mejorando conforme se avance en el sistema educativo, también puede deberse a que una alta deserción en primaria hace que en secundaria esté los alumnos seleccionados y por tanto sus resultados sean mejores.

¿Cuáles son los elementos que han llevado a Puebla a esos resultados?

Resultados en los alumnos

En los resultados de aprendizaje, es decir del nivel de conocimientos y capacidades conseguidos por los alumnos, el ordenamiento se basa en los elementos arrojados por las pruebas como ENLACE y PISA. En primaria Puebla se ubica en la posición 9, en tanto que en secundaria se ubica en la sexta, es decir que se encuentran con un buen resultado.

La eficacia se refiere a la capacidad del sistema educativo local por conseguir que todos los alumnos culminen su educación básica y que lo hagan en los tiempos que marca la norma. En este rubro se observa que los resultados de Puebla en primaria son buenos, colocándose en la quinta posición, en tanto que en secundaria el desempeño sólo es el esperado y su ubicación es en el puesto 12.

La permanencia se define como la capacidad del sistema educativo de lograr que tanto niños como adolescentes se mantengan en la escuela. Aquí Puebla, en primaria, se encuentra entre las entidades que hacen sólo lo que se espera de ella, se ubica en la posición 12, mientras que en secundaria se incrementa notablemente su desempeño, logrando ubicarse en el segundo lugar, logrando con ello un alto desempeño.

Procesos de gestión

La profesionalización docente básicamente mide el desempeño del sistema educativo para mantener a sus maestros con una actualización certificada. En este aspecto es en donde Puebla tiene los niveles más bajos de rendimiento, en primaria se va hasta la posición 27. Los maestros de secundaria ya están mejor actualizados, por lo que se ubican en la posición 10, aunque su rendimiento es sólo el esperado.

Supervisión se refiere al adecuado seguimiento de las necesidades de las escuelas. Cabe destacar que en ninguno de los niveles se ubican entidades con muy alto desempeño, además de que varias de ellas se ubican con características muy similares por lo que existen “empates” en la primera posición. Puebla tiene un nivel bajo de desempeño de la supervisión y se ubica en el lugar 24 en primaria, en tanto que en secundaria muestra una ligera recuperación y pasa a la posición 19. En Puebla el 88.21% de las zonas escolares de primaria se compone de menos de 20 escuelas y en secundaria el 92.90%.

La participación en la escuela, mide el esfuerzo del estado para activar el compromiso de padres de familia y comunidad con la educación de los niños. Este es uno de los aspectos en donde el estado está peor, tiene un nivel bajo de participación en primaria y se ubica en el lugar 25. En secundaria se observa una ligera recuperación pasando al nivel esperado de desempeño y ocupa la posición 19.

A pesar de los bajos niveles de desempeño en los indicadores de procesos de gestión, los alumnos poblanos de primara y sobre todo de secundaria alcanzan niveles altos de desempeño en aprendizaje, pero además también permanecen y acaban en tiempo cada uno de los niveles escolares.

Si las autoridades educativas lograran mejorar la gestión educativa es altamente probable que el logro en los aprendizajes de los alumnos serían todavía mejores. El reto para la entidad parece estar centrado en alcanzar en sus procesos de gestión al menos los niveles de desempeño que se espera de ellos (con relación a su contexto poblacional).

Mejores los alumnos de primaria que los de secundaria

.

Los estudiantes poblanos presentan retrocesos en sus habilidades en español y matemáticas conforme avanzan dentro del sistema educativo, como se observa en los resultados de la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE). Si bien este fenómeno no es exclusivo de Puebla, se puede observar en el sistema nacional, aquí se toman los datos de la entidad como representativos del fenómeno.

Mientras que 29 de cada 100 alumnos de primaria alcanzan el nivel bueno en español, en secundaria lo logran solamente 14 de cada 100, prácticamente la mitad, según los datos de la edición 2009 (aunque este fenómeno se puede constatar desde el inicio de esta prueba, en 2006) de esta evaluación.

En matemáticas, el fenómeno se repite aunque de manera más dramática: 27 de cada 100 alumnos de primaria alcanzan un nivel bueno, mientras que en secundaria lo logran 9 de cada 100.

Aunque los alumnos de primaria tienen mejores resultados que los de secundaria, en ese nivel ya se observan grandes brechas que caracterizan al Sistema Educativo Nacional, y son las que existen entre las escuelas privadas y las públicas; y dentro de esta segunda categoría, entre quienes estudian en escuelas urbanas y los que lo hacen en rurales e indígenas.

Como se observa en estos resultados, las brechas entre los estudiantes empiezan desde la primaria. Las escuelas privadas obtuvieron resultados muy por encima de las públicas. En cambio los pobres empiezan rezagados, como se observa al comparar la educación privada con la de las escuelas rurales, cursos comunitarios o educación indígena.

Mientras en primaria privada (promediando solamente español y matemáticas), el 15.25% de los alumnos obtuvieron el nivel de excelencia, la educación general (escuelas públicas rurales y urbanas) colocaron a 5.1% de alumnos en ese nivel; mientras que en educación indígena apenas el 2.1% obtuvo resultados excelentes y cursos comunitarios apenas alcanzó a colocar a un 0.6% de sus estudiantes en ese nivel.

Los mejores resultados de aprendizaje se concentran en los grupos cuyas condiciones sociales y escolares son las mejores: en orden decreciente, las escuelas privadas, urbano-públicas, rural-públicas, indígenas y cursos comunitarios.

Estos resultados confirman lo ya sabido: las condiciones socioculturales en que se desarrollaron los estudiantes y en las que operan los centros educativos, inciden de manera directa en el rendimiento académico.

Sólo 3 de cada 100 primarias logran un buen desempeño en Enlace

.

En Puebla 746 escuelas primarias tienen a 0% de alumnos en niveles altos de aprovechamiento (bueno y excelente) y sólo 100 (de 3 mil 760) tuvieron más 60% de sus estudiantes en niveles altos, es decir que sólo casi 3 de cada 100 escuelas (2.66%) logran un buen desempeño, según los resultados de la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) de la aplicación 2009.

En tanto que los resultados de las secundarias en la entidad son más alarmantes, pues 479 instituciones presentan el mismo fenómeno de 0% de sus alumnos en los más altos niveles de aprovechamiento y ninguna alcanza a colocar ni siquiera al 50% de sus alumnos en estos niveles.

ENLACE es una prueba estandarizada que se aplica anualmente a todas las escuelas, públicas y privadas, a estudiantes de 3º a 6º de primaria y este año a los 3 grados de secundaria. Esta evaluación fue realizada por primera vez en 2006 (en las áreas de español, matemáticas, en 2008 se agregó ciencias naturales y este año educación cívica y ética). Los resultados se clasifican en niveles de competencia alcanzados por los alumnos: «insuficiente», «elemental», «bueno» y «excelente».

La prueba fue aplicada a 5 mil 587 instituciones de educación básica en el estado. De este total, 3 mil 760 fueron primarias y mil 827 secundarias (que en esta ocasión incluyeron también a primero y segundo grados).

En educación primaria, las escuelas que tuvieron al 100% de sus alumnos en los niveles de bueno y excelente, en la evaluación en su conjunto, fueron:

Como se aprecia, la mayoría de estas instituciones están ubicadas en el municipio de Puebla, 5 son particulares y 2 públicas (una perteneciente al sistema general y una a CONAFE). Estos resultados fueron de la evaluación al turno matutino, excepto en la escuela general que fue el nocturno.

Del total de las 3 mil 760 primarias evaluadas, la gran mayoría (85.38%) cumplió con los requisitos establecidos por la Secretaría de Educación Pública (SEP) de representatividad, es decir aquellas escuelas con más de 30 estudiantes y que presentaron más de un 80% de asistencia en la prueba. Los datos aquí referidos fueron obtenidos después de considerar estos criterios.

En educación secundaria, no se registró alguna escuela que tuvieron al 100% de sus alumnos en los más altos niveles. La institución que registró al mayor porcentaje de alumnos en nivel de excelencia apenas alcanzó 47.42% de sus alumnos.

En este caso, 2 de las 5 escuelas con arriba del 40% de alumnos de alto nivel se ubican en el municipio de Puebla. Las particulares siguen teniendo más instituciones en este nivel, aunque la que obtuvo mejor promedio es una telesecundaria. A excepción de la escuela particular “Guadalupe”, todas fueron evaluadas en el turno matutino.

¿Regreso a clases?

.

Durante esta semana las notas de los titulares de los principales diarios se refieren al regreso a clases que se realizó, oficialmente, este 24 de agosto pero ¿cuántos de los que están edad de regresar a clases lo hicieron y en qué condiciones?

Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la mitad de los jóvenes mexicanos de 16 a 18 años, no tienen acceso a la educación, es decir que no fue posible que se incorporaran a alguna institución.

A esta información hay que agregar que según La Comisión Económica para América Latina (CEPAL), los jóvenes latinoamericanos de sectores vulnerables valoran cada vez menos a la escuela y el trabajo como mecanismos de movilidad social.

Gonzalo A. Saraví, Profesor e Investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) de México, en su artículo Juventud y sentidos de pertenencia en América Latina: causas y riesgos de la fragmentación social de la Revista CEPAL Nº 98, señala que un número creciente de jóvenes mexicanos percibe que la educación secundaria es incapaz de generar mejoras en sus condiciones de vida.

La enseñanza secundaria se ha masificado, pero la retención escolar es baja. Según la CEPAL, más de la mitad de los jóvenes de 20 a 24 años no completa los 12 años de estudio, el mínimo de escolaridad necesaria para evitar la pobreza.

De acuerdo con Saraví, la crisis del sentido de la escuela y el trabajo ha provocado mayor migración, actividades delictivas e ilícitas y conductas evasivas.

Numeralia

De la mitad de mexicanos que regresa a clases, uno de cada cuatro está en edad de cursar la educación básica (preescolar, primaria y secundaria).

El 73% de los alumnos de tercero de secundaria tienen más años de escolaridad que sus padres.

Más de la mitad de los jóvenes que estudian secundaria, se encuentran en los niveles más bajos de aprovechamiento según las pruebas de español y matemáticas de la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE).

De acuerdo a la prueba internacional PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) más de la mitad de los estudiantes mexicanos de 15 años, no entienden lo que leen y no pueden resolver problemas simples de matemáticas.

México es el país que reporta más tiempo perdido en las aulas: OCDE

.

Los profesores mexicanos invierten el 30 % del tiempo que deberían ocupar en la enseñanza en poner orden en el aula y en realizar trámites burocráticos, de acuerdo con el Estudio Internacional sobre Enseñanza y Aprendizaje, TALIS (por sus siglas en inglés), de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El reporte está basado en la información proporcionada por más de 70 mil maestros y directores de educación secundaria en 23 países participantes.

El porcentaje de tiempo que los profesores reportan para la realización de otras actividades posicionó a México en el primer lugar en pérdida del tiempo para la enseñanza: 17% se pierde a causa de las tareas administrativas (por arriba del promedio nacional 9%), y el 13% lo ocupa poniendo orden en el salón debido a riñas, disputas o disturbios. En algunos casos este porcentaje se eleva hasta el 50 %.

Una vez que se inician las clases, el tiempo no es desperdiciado. Según los maestros en cuanto comienza la lección, los estudiantes se calman.

Estas cifras están relacionadas con otros datos proporcionados, en la misma encuesta, por los directores, quienes reportaron los disturbios en clase como un factor que dificulta la educación, con un 72%. Un porcentaje mayor –cerca del 80%– de maestros reportó llegadas tarde y absentismos de los estudiantes como un comportamiento importante que entorpece la calidad de su educación.

El mal comportamiento de los alumnos en clase, la falta de incentivos a los profesores y la poca formación, son las principales causas que limitan el desarrollo docente de los maestros.

A pesar de los problemas que enfrentan los profesores, por diversas circunstancias como la indisciplina, la falta de incentivos, poca formación profesional; una gran proporción de ellos está satisfecha con sus empleos y considera que su trabajo hace la diferencia para sus estudiantes. Los profesores que más valoran su desempeño son los de países como Noruega, Bélgica y Austria; mientras que en países en Hungría y la República de Corea los maestros cuestionan su propia eficacia.

TALIS muestra la estrecha relación que existe entre factores como ambiente positivo en el aula, las ideas de los profesores, la cooperación entre ellos, la satisfacción del profesor en su trabajo, el desarrollo profesional y la adopción de diferentes técnicas de enseñanza, y la mejora en la calidad de la enseñanza.

Resulta destacable que para estos factores, gran parte de las variaciones son diferencias entre los profesores individuales y no entre escuelas y países. Por lo que se concluye que cuando se interviene en las actitudes, ideas y prácticas de los profesores en su conjunto se mejora de la enseñanza y del aprendizaje, pero haciéndolo en cada maestro en particular seguramente esta mejora será mayor.

Lo que los padres de familia deben saber antes de inscribir a sus hijos a la preparatoria

.

Ante los próximos procesos de admisión para el nivel medio superior, de instituciones públicas  y privas en el estado, algunos padres se preocupan por inscribir a sus hijos en una escuela segura, es decir, que ofrezca la mejor oferta educativa y que tengan el reconocimiento, de los organismos competentes, para su funcionamiento.

Según las estadísticas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de inicio de curso 2007-2008, en Puebla se tienen registrados mil 102 bachilleratos generales, de los cuales 323 son privados y 58 bachilleratos tecnológicos, 21 de ellos privados.

Ante la presencia de tan grande cantidad de instituciones privadas de educación media superior ¿cómo estar seguros de que la preparatoria o bachillerato del interés de sus hijos cuente con Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE)?

Los RVOE son registros para garantizar que la educación impartida por particulares sea de calidad. Ellos son expedidos por el Gobierno Federal, a través de la SEP –esta última, con la facultad también de revocarlos.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en un artículo titulado Brújula de compra, recomienda observar los siguientes pasos:

  • 1.Solicitar al plantel la clave de incorporación a la SEP.
  • 2.Verificar que el RVOE corresponde al bachillerato o carrera en la que se inscribió. Esto porque una institución puede tener un bachillerato o varias carreras y, por tanto se necesitan este reconocimiento por cada uno.
  • 3.Se pueden comprobar dichos datos en el Sistema de Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (http://www.rvoe.sems.gob.mx), el cual permite consultar todos los planteles privados, en el país, que ofrecen carreras con RVOE y el estatus con el que cuenta. Es decir, que si no se encuentra una institución en la lista es que no cuenta con dicho registro.

Además de este sistema, también se puede solicitar información en el teléfono número (01-55)-3601-1000 extensiones 18566 y 18526 y en rvoe@sems.gob.mx.

Los requisitos para que un particular obtenga un RVOE son:

1.-Cumplir con la normatividad nacional (artículo 3o. de la Constitución y la Ley General de Educación).

2.-Cumplir con los planes y programas de estudio que la SEP autorice.

3.-Proporcionar un mínimo de becas en los términos de los lineamientos generales.

4.-Contar con:

  • a.Personal que acredite la preparación adecuada para impartir educación y, en su caso, satisfagan los demás requisitos a que se refiere el artículo 21;
  • b.Instalaciones que satisfagan las condiciones higiénicas, de seguridad y pedagógicas que la autoridad otorgante determine. Para establecer un nuevo plantel se requerirá, según el caso, una nueva autorización o un nuevo reconocimiento, y
  • c.Planes y programas de estudio que la autoridad otorgante considere procedentes, en el caso de educación distinta de la preescolar, la primaria, la secundaria, la normal, y demás para la formación de maestros de educación básica.
  • d.Facilitar y colaborar en las actividades de evaluación, inspección y vigilancia que las autoridades realicen u ordenen.

Aunque la mayoría de instituciones educativas que se encuentran funcionando cumplen con los requerimientos, por tanto su situación es regular, existen otras que no cumplen con sus obligaciones y, por ello la SEP revocó 172 permisos a 93 escuelas de 11 estados de la República distribuidos de la siguiente manera:

Así que si se tiene el conocimiento de que el personal de la escuela de interés no cuenta con capacitación, las instalaciones no son las adecuadas, funcionan en casa-habitación; ya es motivo para dudar de su reconocimiento y es necesario consultar el catálogo.

Alumnos poblanos de primaria y secundaria presentarán la prueba Enlace

.

Cerca de un millón 200 mil alumnos poblanos de primaria y secundaria presentarán la prueba de Evaluación Nacional de Logro Académico (Enlace), del 23 al 29 de abril, según lo dio a conocer la Secretaría de Educación Pública (SEP) en Puebla en el boletín publicado este 19 de abril.

El documento señala “Cabe recordar que serán evaluados alumnos de todos los grados de nivel primaria y secundaria en 7 mil escuelas en el estado”, sin embargo a nivel nacional la SEP federal (en su portal de internet) anotó que como todos los años será aplicada de tercero a sexto de Primaria y Secundaria.

Enlace es una prueba censal, es decir que se aplica en todas las escuelas a nivel nacional (lo que la hace única en su tipo en México), y se aplica anualmente desde el 2006 a los alumnos de tercero a sexto de Primaria y tercero de Secundaria, en escuelas públicas y privadas. La novedad para este año es la ampliación de su cobertura a los tres grados de secundaria.

En su primera edición se evaluaron las asignaturas de Matemáticas y Español como básicas. En 2008, además de las básicas se incluyó Ciencias Naturales como adicional. En este año será Formación Cívica y Ética, en el 2010 Historia y en el 2011 Geografía. Se planea que para el 2012 se reinicie el ciclo con Ciencias Naturales.

La aplicación de Enlace del año pasado se extendió a la educación media superior, al evaluar a alumnos del tercer grado de Bachillerato (quienes en este año respondieron la prueba en los primeros días de abril).

La finalidad de esta prueba es valorar el resultado del trabajo escolar, es decir medir conocimientos y habilidades definidos en los planes y programas oficiales. Los resultados están clasificados en los niveles de «insuficiente», «elemental», «bueno» y «excelente».

Los maestros aplicarán la prueba Enlace a grupos de alumnos que no son los suyos, bajo la supervisión de los padres de familia, observadores ciudadanos y coordinadores de aplicación, quienes trasladan los materiales y levantar las actas del proceso.

Los resultados de la aplicación 2009 se darán a conocer en la última semana de agosto, en la página de internet de la SEP federal www.enlace.sep.gob.mx.

Para este año, la SEP tuvo que posponer la prueba en Aguascalientes (se aplicará en mayo) y Tabasco (se aplicará en junio). Para estas entidades se elaboró un examen diferente a los que se aplicarán esta semana, a fin de que no haya alguna filtración de datos.

En Michoacán, a pesar de tener los materiales listos para la realización de la evaluación, los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación señalaron que no dejarán aplicar la prueba. En esa entidad nunca se ha realizado esta evaluación.

En el estado de Puebla, el representante de los maestros disidentes de la sección 23, Gilberto Maldonado, señaló que pese a las sanciones previstas por la SEP estatal, cerca de 20 mil maestros dejarán de aplicar la prueba, debido a que consideran que forma parte de la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE), a la que se oponen.

Desempeño de los alumnos poblanos:

Desde el inicio de la aplicación de esta prueba, Puebla avanzó cinco posiciones, al pasar del lugar 29 al 24. El gobierno del estado ha señalado que se pretende alcanzar el lugar 20 al 15 para el final del sexenio.

En cuanto a los niveles de aprovechamiento, en 2008, casi 50 de cada 100 de los 460 mil alumnos de primaria evaluados alcanzaron el nivel elemental en matemáticas; 23 de cada 100 estuvieron clasificados en el insuficiente, mientras que sólo 4 de cada 100 se consideró excelente.

En secundarias, en la misma evaluación, 53 de cada 100 de los 92 mil alumnos que presentaron el examen fueron clasificados en el nivel insuficiente en matemáticas; 37 de cada 100 en el elemental; mientras que casi uno (0.7) de cada 100 en el excelente.

En Puebla se atiende más a la educación preescolar que a la secundaria

.

En Puebla, la cobertura en educación preescolar (84.6) es superior a la de secundaria (77.3), según datos del Panorama Educativo 2008, del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

En esta publicación se calcula la tasa neta de cobertura, referente al número de alumnos inscritos en el grado escolar ideal para su edad.

Este indicador se calcula considerando dos variables: la matrícula escolar correspondiente al inicio del ciclo 2007/2008 y la población en edad normativa a mitad del año 2007.

En México los datos, correspondientes al inicio del ciclo 2007/2008, muestran que debido al tiempo transcurrido desde que se promulgó la obligatoriedad de la educación preescolar y su requisito para ingresar a la primaria, el nivel de cobertura nacional (76.4%) es aún bajo.

En la mayoría de los estados se observa este comportamiento, salvo en once entidades federativas en las cuales la cobertura en preescolar superó la de secundaria: San Luis Potosí (95%), Tabasco (92.3%), Guerrero (88.3%), Chiapas (84,7%), Puebla (84.6) Yucatán (84.5), Guanajuato (81.1), Oaxaca (79.8%), Jalisco (79.5), Michoacán (74.1%) y Campeche (74.1%).

El estado que presenta la menor cobertura es Baja California, con 60.7%.

Sobre la educación primaria, a nivel nacional, prácticamente la totalidad de la población tiene acceso a este nivel educativo (101.4%), observándose un comportamiento similar en la mayoría de las entidades federativas.

En Baja California Sur (110.5%), el Distrito Federal (107.8%), Baja California (106%), Morelos (104.5%) y Chiapas (104.3%) la cobertura sobrepasa el 100%.

Puebla, tiene una cobertura del 100.1%, colocándose apenas por abajo del promedio nacional.

Por otra parte, en entidades como Quintana Roo (94.8%), Aguascalientes (95.0%), Yucatán (95.5%), Campeche (96.7%) y Colima (97.1%) aún tienen porcentajes importantes de niños sin asistir a la escuela.

Se estima que a nivel nacional, entre 1 y 2% de la población de 6 a 11 años no asiste a la escuela. Las principales causas de este fenómeno son la incapacidad del Estado para brindar servicios de primaria en localidades rurales, pequeñas y aisladas, a la migración (por motivos de trabajo agrícola) o a impedimentos físicos de los niños.

En lo que se refiere a la educación secundaria, la tasa neta de cobertura nacional es de 81.5%. Este dato muestra un menor acceso de la población a la educación secundaria con respecto al nivel primaria. El Distrito Federal (100.9%), Coahuila (92.3%), Baja California Sur (91.8%), Tlaxcala (91.1%) y Morelos (90.2%) son las entidades federativas con los niveles de acceso más altos.

Chiapas (64.6%), Guerrero (69.9%), Campeche (72.6%), Oaxaca (73.2%) y Michoacán (73.7%), muestran los niveles más bajos de cobertura de la educación secundaria.

En tanto que Puebla apenas alcanza el 77.3% de cobertura en este nivel educativo.

Chiapas, como se mencionó, se ubica dentro de los primeros cinco lugares de cobertura en el nivel primaria, pero ocupa la última posición en el acceso a la educación secundaria.

Los datos muestran que se ha avanzado en la atención –prácticamente universal– de la educación primaria, aunque todavía hay deficiencias en este aspecto en educación preescolar y secundaria.

En el caso de la educación preescolar se tiene la observación de que su obligatoriedad es muy reciente, sin embargo no sucede lo mismo en secundaria.

Puebla, quinto lugar en el país con población en edad escolar básica

.

A pesar de que en México la población en edad escolar para asistir a la educación básica (3-14 años) ha disminuido desde 2005, hay entidades que siguen presentando una gran cantidad de niños en este rango de edad, entre las que destaca Puebla, según datos del Panorama Educativo 2008, publicado por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

Según el estudio, en 2007 la población de 3 a 14 años, edad en la que deben estar inscritos en preescolar, primaria o secundaria (educación básica), representaba 24.5% de la población nacional (con una cantidad de 25 millones 899 mil 056 niños), y según las proyecciones del Consejo Nacional de Población (Conapo) se estima que para 2020 la población disminuya a 18.6% (21 millones 515 mil 452 niños).

El nivel que concentra a la mayoría de los niños es el de primaria (6-11 años), quienes representan poco más de la mitad de la población en edad escolar básica, seguido por los de secundaria y preescolar.

El estudio señala que la población total en México se mantuvo en crecimiento desde mediados de los años cuarenta y hasta la década de los setenta, cuando alcanzó su máximo histórico con una tasa de crecimiento de 3.4%. De 1974 a 2000 se inició una fase de desaceleración.

Entre 2000 y 2005 la tasa de crecimiento media anual de la población era de 1%. En el 2007 la población nacional era de 105 millones 790 mil 725 mexicanos, lo que significó una tasa de crecimiento media anual de 0.9% con respecto de 2006.

La población infantil (0-14 años), a partir del año 2000, inició su disminución al pasar de 33 millones 241 mil 843 niños a 31 millones 739 mil 142 en 2007, lo que significa 1 millón 502 mil 701 niños menos. En 2007 los niños en edad escolar básica representaban 24.5% de la población nacional, el mayor número corresponde al grupo en edad de cursar la primaria (12.5%).

Se estima que en el año 2020 la población en edad escolar básica representará sólo 18.6% de la población total nacional (21 millones 515 mil 452 niños), es decir, menos de una quinta parte de la población nacional.

En 2007 un poco menos de 26 millones de niñas y niños debieron estar asistiendo a la escuela, en cualquiera de los tres niveles: preescolar, primaria o secundaria. Sin embargo, según datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), en el ciclo escolar 2007-2008 se encontraban inscritos 25 millones 066 mil 522 niños, es decir, el 3.4% de este grupo de edad no asistía a la escuela.

A pesar de las tendencias nacionales, el cambio demográfico, ha sido diferente entre grupos sociales y entidades federativas del país, de manera que aquellas entidades de mayor pobreza y marginación son las que enfrentan en general los mayores rezagos.

En 2007 siete entidades federativas concentraban casi la mitad de la población del país de 3 a 14 años (48.7%): estado de México, Distrito Federal, Veracruz, Jalisco, Puebla, Guanajuato y Chiapas. Estas entidades también tienen la mayor población del país.

De acuerdo con diversas investigaciones del INEE, las entidades federativas que atienden el mayor número de alumnos en condiciones de vulnerabilidad se concentran en Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz y Puebla, por lo que al menos 24.6% de la población en edad escolar básica, en 2007, vivía en las entidades de mayor pobreza y rezago social (6 millones 366 mil 551 niños).

En el ciclo escolar 2006-2007 estas mismas entidades registraron las mayores tasas de rezago educativo a nivel nacional.

En la última década la población mexicana, a pesar de tener una población joven, ha comenzado un proceso de envejecimiento. De 2007 a 2020 se estima (Conapo) que la población presente una tasa de crecimiento anual de 0.7% a nivel nacional y de -1.4% para la población en edad escolar básica (3-14 años), destacándose el grupo de edad 6 a 11 años.

Efectos inflacionarios de la evaluación

.

Del año 2006 al 2008, los alumnos de primaria del país, aumentaron 48.515 puntos en matemáticas y 48.388 puntos en español, según la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE). Pero ¿ha habido incremento en las competencias de los alumnos, se ha avanzado efectivamente en los resultados educativos o los alumnos han aprendido a contestar los exámenes?

ENLACE es una prueba que se aplica en todas las escuelas del país a estudiantes de 3º a 6º de primaria y 3º de secundaria. Esta evaluación fue realizada por primera vez en 2006 (en las áreas de español, matemáticas y, en 2008, se agregó ciencias naturales) y es anual. La Dirección General de Evaluación de la Secretaría de Educación Pública (SEP) es la encargada de ella.

El aumento de puntos observado de 2006 a 2008 no necesariamente implica una mejora en las habilidades lectoras y matemáticas, puede ser que se presente un efecto inflacionario de los resultados. Una explicación es que la recurrencia de estas evaluaciones enseña a los alumnos a contestar los exámenes (cuando de manera repetitiva se les presentan un determinado tipo de prueba), además de que se incentiva a las escuelas para que sus estudiantes obtengan buenas calificaciones, independientemente de que esto vaya o no asociado con el aprendizaje real. Por tanto, los resultados obtenidos hacen parecer que ha habido un aumento de conocimientos sobre los ámbitos evaluados, cuando en realidad ha habido un incremento en la disposición y el aprendizaje para responder a las pruebas: se ven cambios en los números, pero no cambios en los aprendizajes reales.

Cada año en ENLACE se observa: a) los rankings de escuelas publicados en los medios de comunicación, b) se han asociado consecuencias monetarias para los docentes de acuerdo con las puntuaciones de sus estudiantes, y c) se premia, públicamente, a los estudiantes con las puntuaciones más altas. Todos estos elementos han provocado que las escuelas quieran aparecer como las mejores.

El Dr. Eduardo Backhoff, en el “Estudio comparativo del aprendizaje en sexto de primaria en México 2005-2007: Español y Matemáticas” del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), es de los primeros en México en señalar este efecto y cita a Kortez y Hamilton (2006):

  • Las evaluaciones de gran escala, cuando se utilizan de manera repetida producen una inflación en los resultados de aprendizaje.
  • El tamaño de la inflación de los resultados de logro educativo es muy difícil calcularlo, por lo que es complicado conocer el rendimiento real en un lapso de tiempo.
  • La familiaridad de los estudiantes con las demandas de las evaluaciones explican en gran parte dichas ganancias.
  • En algunas ocasiones, la familiaridad con las evaluaciones pueden incrementar la validez de las puntuaciones, pero a su vez decrementar la validez del beneficio.
  • En periodos cortos de tiempo (menos de cuatro años) no es creíble observar ganancias reales en los aprendizajes en un sistema educativo.
  • Es importante que el Estado no invierta recursos económicos en premiar a las escuelas o a los docentes por resultados espurios, ya que desperdicia el recurso y manda mensajes equivocados a la comunidad educativa y al país en general.
  • Es importante que se descuenten las ganancias observadas en los primeros años de evaluación y evitar que se utilicen como evidencia de logros educativos.

Las evaluaciones de gran escala, no solamente ENLACE, también los Exámenes de Calidad y Logro Educativo (EXCALE) del INEE, el Programa para la Evaluación para Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés), el SERCE coordinado por el Laboratorio Latinoamericano para la Evaluación de la Calidad Educativa (LLECE), entre otras; definitivamente tienen un efecto inflacionario, sin embargo es muy difícil determinar el efecto real del aprendizaje con respecto al inflacionario. No se puede afirmar categóricamente que no ha habido avances en los aprendizajes, aunque tampoco se puede saber con exactitud cuáles han sido.

Con lo que tienen que pasar los niños (con todas estas pruebas) no es extraño pensar que ha habido un aprendizaje en el sentido real de habilidades, sino en llenar bolitas.

Para poder determinar el valor inflacionario y el real es necesario hacer estudios transversales, de tendencias y, sobre todo, longitudinales, que den información más veraz.