Publicaciones etiquetadas ‘Quintana Roo’

La educación en Puebla reprobada, según últimos indicadores

.

Puebla presenta severos rezagos en educación básica, con índices de aprovechamiento por debajo de la media nacional en aspectos que afectan incluso el desarrollo de los alumnos en los niveles educativos superiores, como son los casos del porcentaje de ocupados sin educación básica, la cobertura de educación secundaria, el nivel de lectura de docentes, el porcentaje de niños con padres analfabetas y los promedios obtenidos por los alumnos en asignaturas como español, matemáticas y geografía dentro de las pruebas nacionales.
 
Lo anterior se desprende del último informe del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) titulado Panorama educativo de México 2007: Indicadores del sistema educativo nacional, que muestra, como único logro importante la tasa de matrícula con avance regular (los estudiantes cursan el grado adecuado a su edad) entre los alumnos de preescolar (80.8 y el promedio nacional de 77.2). El estado con la menor cobertura en este nivel educativo es Chihuahua (59.8%) y la más alta es la de San Luis Potosí (87.8%).

En cambio, Puebla tiene una de las tasas de cobertura más bajas en educación secundaria (75.5% contra 80% del promedio nacional y el 99.9% del D.F.). Entidades como Oaxaca, Guerrero y Chiapas están por encima de Puebla en este indicador, con tasas de 70.3, 66.6 y 63% respectivamente.

Además, la entidad registra una de las más bajas tasas de matriculación con avance regular en los alumnos a partir de los 14 años, con 73.9%, contra el nacional de 77.3%. Esto quiere decir que, a mayor edad, aumentan los índices de deserción y reprobación, lo que genera rezagos en educación básica, mismos que se agudizan en los niveles medio superior y superior.

El documento destaca, como otra de las deficiencias severas del sistema educativo poblano, el porcentaje de hombres ocupados que no terminaron la educación básica (94.2%, a diferencia del 89.5% nacional). Entre las mujeres, esta tasa es más alarmante: 47.2% contra 37.7% en el país. Aunque este indicador se refiere a población adulta, demuestra que en Puebla el impacto social de la educación básica ha sido bajo, al no ser una condicionante para la inserción laboral de la población.

Por otra parte, el porcentaje de niños de entre 3 y 14 años con padres analfabetas es uno de los más altos del país: 21.3% en 2005, mientras el promedio nacional se encuentra en 13.5. El porcentaje más elevado lo tiene Chiapas, con 39.7, mientras que el más bajo lo registra el D.F. (2.8). Esto muestra que un considerable porcentaje de los alumnos de educación básica carecen de apoyo para realizar sus tareas elementales al tener padres analfabetas.

En cuanto a hábitos de lectura de los docentes, el informe destaca que seis de cada diez profesores poblanos de preescolar leen tan sólo un libro al año (el promedio nacional es siete de cada diez). El estado con mayor nivel de lectura en este nivel es Quintana Roo (9 de cada 10) y el más bajo es Tlaxcala (5 de cada 10).

A nivel de secundaria, este mismo indicador muestra que 7 de cada 10 docentes en Puebla leen un libro por año. El promedio nacional es 8 de cada 10. El estado donde leen más estos profesores es el D.F., con 9 de cada 10; y donde leen menos es Hidalgo (6 de cada 10). En el caso de primaria, 7 de cada 10 son lectores, muy semejante al promedio nacional.

En lo que se refiere a la calidad en los aprendizajes, el panorama no es más alentador para los poblanos. Si se toma como referencia los Exámenes para la Calidad y el Logro Educativo (Excale), aplicados por el INEE, el porcentaje de alumnos de tercero de primaria que alcanza el nivel de logro educativo básico para matemáticas está dos puntos porcentuales abajo del promedio nacional al registrar 58%. En geografía se encuentra siete puntos abajo del promedio nacional al alcanzar tan sólo el 50%.

El porcentaje de alumnos de tercero de secundaria que alcanza el nivel básico de logro educativo para español es apenas del 64%, mientras que el promedio nacional es de 67%.

Una de las justificaciones que arguyen las autoridades educativas, para los bajos resultados, está en los factores de pobreza económica de la entidad, que repercuten en el desempeño de los alumnos. Sin embargo hay que señalar que, si se toma como referencia el Producto Interno Bruto (PIB) per capita, Puebla no es de las más pobres del país: está por encima de Chiapas, Guerrero, Nayarit, Oaxaca, Tabasco y Veracruz; y en el mismo nivel de Hidalgo y Zacatecas.

Incluso, algunas de estas entidades muestran mejores resultados que Puebla, como es el caso de Veracruz, cuyos promedios en los exámenes Excale son acordes a los nacionales.

Cindy Vortex y Jimmy Neutrón van a la escuela (Parte I)

.

Durante una reunión, mi hija de cuatro años –en un afán por iniciar una conversación sobre cualquier cosa- dijo que le gustaban los gatos. Una amiga respondió que a ella también y que tuvo uno en su infancia al que su hermano le escribió un poema. Lo recitó. Camila, al escucharlo, dijo: “¡Ah, ésa es poesía gótica!” Yo le pregunté, ¿desde cuándo sabes algo sobre poesía gótica? Ella me respondió: “Escucha la rima mamá. Debe ser poesía gótica.”

El incidente me llevó a reflexionar sobre las habilidades y conocimientos que puso en juego para tal respuesta: tiene noción de la rima, y si bien lo del arte gótico lo dedujo a partir de una caricatura (Mona la vampira) fue capaz de establecer una relación entre gatos y arte gótico. Aun no sé si tenga algún tipo de inteligencia sobresaliente, pero si así fuera es altamente probable que en la escuela sea excluida por esto.

En México, las necesidades educativas especiales se refieren sólo a discapacitados y se olvida de los más avanzados, los “inteligentes”, los denominados por los académicos como individuos con capacidades y aptitudes sobresalientes (CAS).

La Secretaría de Educación Pública (SEP), a través de la Subsecretaría de Educación Básica, en 2002 puso a funcionar un modelo de intervención educativa para alumnos y alumnas con aptitudes sobresalientes. Este programa opera en: Campeche, Colima, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Nayarit, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa y Yucatán (en 50 escuelas primarias).

El programa no ha funcionado, por once factores al menos:

1) Sólo dos terceras partes de las entidades del país atienden a los alumnos con aptitudes sobresalientes.

2) Las entidades que sí atienden a estos alumnos no utilizan todos los servicios de que disponen sino sólo una o dos unidades por entidad.

3) No hay orientaciones generales que guíen la organización y funcionamiento de los servicios de educación especial lo que ocasiona que existan diferentes tipos de unidades que ofrecen atención educativa muy diversas: USAER, USAER-CAS y Unidades CAS.

4) La atención es mínima, sólo alrededor de 1.5% del total de las 7,057 escuelas que tienen este apoyo.

5) La atención se centra en el nivel de educación primaria.

6) La formación de los profesores de educación especial, en un alto porcentaje, se limita a la licenciatura en problemas de aprendizaje, lo cual reduce la perspectiva de atención.

7) Los profesores siguen utilizando teorías clásicas de la inteligencia –modelo triádico de enriquecimiento de Renzulli, seguido del modelo de talentos múltiples de Taylor y, por último, el modelo de inteligencias múltiples de Gardner.

8 ) Lo anterior ha ocasionado que no exista un marco conceptual uniforme acerca de quién es el alumno con aptitudes sobresalientes.

9) Solamente 17 entidades establecen acuerdos y/o convenios de colaboración con diversas instituciones públicas y privadas para desarrollar programas de enriquecimiento extracurricular.

10) No existe un marco regulatorio en el que se defina la organización y funcionamiento de los servicios que se encargan de la atención de los alumnos con aptitudes sobresalientes.

11) Aun cuando la SEP realiza convocatorias para el desarrollo de proyectos de investigación en temas relacionados con la educación especial, las aptitudes sobresalientes ocupan un porcentaje reducido del número de investigaciones realizadas.

Según datos que reporta la SEP, durante el ciclo escolar 2006-2007, sólo fueron atendidos en el país 3,344 alumnos con capacidades sobresalientes, ¿Será acaso que hay tan pocos niños CAS en el país o los profesores no saben detectarlos?

Atender a los niños CAS supone considerar la diversidad en cuanto a los requerimientos que implica ser diferente en intereses, motivaciones, capacidades, experiencias, conocimientos previos, estilos o ritmos de aprendizaje.

Como padres de familia debemos saber que la gama de inteligencia no se circunscribe a un área y, de hecho, los maestros pueden observar e identificar a niños con capacidad de aprendizaje, habilidades motrices, liderazgo positivo, seguridad en sí mismos, etcétera. Lo sobresaliente es una condición que puede ser desarrollada en algunas personas si se establece una interacción apropiada entre esa persona, su ambiente y un área particular. Casi todas las habilidades pueden ser desarrolladas, por lo que se habla de los niños potencialmente sobresalientes. Estos niños muestran un comportamiento sobresaliente en ciertos tiempos y bajo ciertas condiciones.