Publicaciones etiquetadas ‘preparatoria’

Se aprueba el bachillerato obligatorio

.

El 9 de diciembre se dio a conocer que la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad la reforma que establece que la federación, estados, el Distrito Federal y municipios impartan obligatoriamente la educación media superior, para ampliar la educación pública (Notimex, 9 de diciembre de 2010).

Esta medida se aplicará, mediante las reformas a los Artículos 3 y 31 de la Constitución Política y entrará en vigor a partir del ciclo escolar 2011-2012 de manera gradual hasta universalizarla en el ciclo 2020-2021.

Según la información dada a conocer, en los 30 días posteriores a la entrada en vigor del decreto, se instalarán comisiones técnicas y de consulta con las autoridades educativas para iniciar un proceso de transformación estructural y laboral de la educación media superior.

De esta manera el Ejecutivo federal determinará los planes y programas de estudio de la educación preescolar, primaria, secundaria y media superior.

El diputado Baltazar Hinojosa (PRI), dijo que con el crecimiento sostenido de la economía, resulta lógico e indispensable que el Estado asuma su responsabilidad de impartir también de forma gratuita, la educación media superior.

Hace apenas unos días el subsecretario de Educación Media Superior, Miguel Ángel Martínez Espinosa, admitió que a corto plazo no es posible hacer obligatoria la preparatoria sin los recursos suficientes y sin la legislación correspondiente. «Hay un cálculo que se deriva de multiplicar el costo por alumnos promedio, por el número de alumnos que están fuera de la media superior y que da una cifra mucho muy alta» (El Sol de México, 22 de septiembre de 2010).

Según el Gobierno federal y la UNAM 2.4 millones de jóvenes no estudian y la inversión por estudiante de bachillerato es de 24 mil 500 pesos. Por lo que se tendría que invertir 4 mil 722 millones 891 mil 566 dólares para su atención.

El mismo subsecretario señaló que tienen que concurrir tres cosas: obligatoriedad legal, recursos presupuestales y las políticas que hagan efectiva una y otra cosa, de lo contrario -subrayó- no va a ser alcanzable en el corto plazo. Consideró que más que establecer una periodicidad, la discusión con el Legislativo tiene que plantearse en términos de cuándo y cómo es razonable organizar la obligatoriedad, considerando tiempos y circunstancias económicas del país.

Al igual que en educación preescolar, por decreto, se establece la obligatoriedad de algún nivel educativo aunque no se prevén los cambios requeridos. Ahora se tendrán 15 años de obligatoriedad, sin garantizar su calidad.

Se plantea ampliar la obligatoriedad sin haber hecho antes las proyecciones económicas y sin haber enfrentado las causas de la mala calidad en la educación básica.

Según los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el gasto por instituciones públicas y privadas en primaria, secundaria y preparatoria que México hizo fue de 3.8%, es decir que sobrepasa el promedio de los gastos que tienen estos niveles en el conjunto de países pertenecientes a la organización.

Con estos datos se comprueba que es muy costoso el bachillerato y con la obligatoriedad se tendrán implicaciones mayores, además para los profesores se necesita ampliar las instalaciones, en equipos científicos más dotados y el problema es que no se ha garantizado la calidad, y se llega al mismo punto de reducir la oferta educativa a la cobertura. 

Urge mejorar la gestión educativa en Puebla

.

Puebla ocupa el lugar veintiuno a nivel nacional en cuanto a extensión territorial y es la quinta entidad más poblada con 5 millones 538 mil 621 habitantes. El estado se ubica en el lugar 25 de acuerdo a la proporción de personas de entre los 15 y los 64 años que cuentan con su educación básica concluida, son algunos de los datos a los que se hace referencia el reporte de la asociación Mexicanos Primero, denominado “Contra la pared, Estado de la Educación en México 2009”.

Lo que revela el estudio es que existe una relación directa entre las limitaciones en los resultados educativos de los alumnos y sus posibilidades a futuro de tener empleos bien remunerados, productivos, un mejoramiento en las condiciones de bienestar en general.

El estudio hace un comparativo nacional, basado en el Índice de Desempeño Educativo Incluyente (IDEI), que como se mencionó en la pasada nota (“Cuesta mucho, pero rinde poco”), se basa en:

Resultados en los alumnos

  • Aprendizaje
  • Eficacia
  • Permanencia

Procesos de gestión educativa

  • Profesionalización de los docentes
  • Supervisión
  • Participación de los padres en la escuela

Este índice compara el desempeño de los estados para tratar de ofrecer una educación incluyente y de calidad. Adicionalmente, a los resultados obtenidos por entidad los contrasta con lo que deberían alcanzar, basados en su contexto socioeducativo.

Los niveles de desempeño que se marcan en el estudio son: muy alto, alto, esperado, bajo y muy bajo.

En los resultados de la comparación el caso de Aguascalientes es notable, en cada uno de los criterios utilizados esa entidad se separa del resto, logrando tener, tanto en primaria como en secundaria, un nivel muy alto. Mientras que en el otro extremo también destacan pero por su baja calidad, las entidades de Michoacán y Oaxaca.

Los resultados de primaria y secundaria pueden ser muy diferenciados, es decir que se puede tener algún estado con muy buenos resultados en primaria y con regulares o malos resultados en secundaria o viceversa.

Así en el caso de Puebla, en primaria apenas se hace lo que es esperado de ella colocándose en la posición 12, mientras que en secundaria tiene un desempeño alto, logrando la cuarta posición.

El mejoramiento de un nivel a otro no necesariamente refleja que la educación se vaya mejorando conforme se avance en el sistema educativo, también puede deberse a que una alta deserción en primaria hace que en secundaria esté los alumnos seleccionados y por tanto sus resultados sean mejores.

¿Cuáles son los elementos que han llevado a Puebla a esos resultados?

Resultados en los alumnos

En los resultados de aprendizaje, es decir del nivel de conocimientos y capacidades conseguidos por los alumnos, el ordenamiento se basa en los elementos arrojados por las pruebas como ENLACE y PISA. En primaria Puebla se ubica en la posición 9, en tanto que en secundaria se ubica en la sexta, es decir que se encuentran con un buen resultado.

La eficacia se refiere a la capacidad del sistema educativo local por conseguir que todos los alumnos culminen su educación básica y que lo hagan en los tiempos que marca la norma. En este rubro se observa que los resultados de Puebla en primaria son buenos, colocándose en la quinta posición, en tanto que en secundaria el desempeño sólo es el esperado y su ubicación es en el puesto 12.

La permanencia se define como la capacidad del sistema educativo de lograr que tanto niños como adolescentes se mantengan en la escuela. Aquí Puebla, en primaria, se encuentra entre las entidades que hacen sólo lo que se espera de ella, se ubica en la posición 12, mientras que en secundaria se incrementa notablemente su desempeño, logrando ubicarse en el segundo lugar, logrando con ello un alto desempeño.

Procesos de gestión

La profesionalización docente básicamente mide el desempeño del sistema educativo para mantener a sus maestros con una actualización certificada. En este aspecto es en donde Puebla tiene los niveles más bajos de rendimiento, en primaria se va hasta la posición 27. Los maestros de secundaria ya están mejor actualizados, por lo que se ubican en la posición 10, aunque su rendimiento es sólo el esperado.

Supervisión se refiere al adecuado seguimiento de las necesidades de las escuelas. Cabe destacar que en ninguno de los niveles se ubican entidades con muy alto desempeño, además de que varias de ellas se ubican con características muy similares por lo que existen “empates” en la primera posición. Puebla tiene un nivel bajo de desempeño de la supervisión y se ubica en el lugar 24 en primaria, en tanto que en secundaria muestra una ligera recuperación y pasa a la posición 19. En Puebla el 88.21% de las zonas escolares de primaria se compone de menos de 20 escuelas y en secundaria el 92.90%.

La participación en la escuela, mide el esfuerzo del estado para activar el compromiso de padres de familia y comunidad con la educación de los niños. Este es uno de los aspectos en donde el estado está peor, tiene un nivel bajo de participación en primaria y se ubica en el lugar 25. En secundaria se observa una ligera recuperación pasando al nivel esperado de desempeño y ocupa la posición 19.

A pesar de los bajos niveles de desempeño en los indicadores de procesos de gestión, los alumnos poblanos de primara y sobre todo de secundaria alcanzan niveles altos de desempeño en aprendizaje, pero además también permanecen y acaban en tiempo cada uno de los niveles escolares.

Si las autoridades educativas lograran mejorar la gestión educativa es altamente probable que el logro en los aprendizajes de los alumnos serían todavía mejores. El reto para la entidad parece estar centrado en alcanzar en sus procesos de gestión al menos los niveles de desempeño que se espera de ellos (con relación a su contexto poblacional).

Bachillerato, nivel con mayor abandono escolar en Puebla

.

La deserción en el bachillerato es un problema en Puebla, 10 de cada 100 alumnos que se inscriben en este nivel abandonan la escuela.

El abandono escolar es uno de los problemas más graves que enfrenta la educación media superior en el país, no sólo en Puebla, llega a alcanzar hasta 40 % de los estudiantes.

Las causas de deserción son diversas: entre las principales destaca que más de una tercera parte de alumnos reprueba en el en el bachillerato, lo que motiva el abandono de las clases.

Otra causa de deserción que ha sido identificada en diversos estudios es la necesidad de dejar los estudios por tener que cuidar a algún familiar, así como la falta de ingresos de la familia y en consecuencia la incorporación al mercado laboral.

Asimismo, la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha aceptado que el abandono de los estudios, por parte de los alumnos del bachillerato, se debe a que no se sienten satisfechos con lo que están aprendiendo en las aulas.

El subsecretario de Educación Media Superior de la SEP, Miguel Székely Pardo, señaló que 40 % de los jóvenes que cursan bachillerato desertan en el primer y segundo año no por causas económicas sino porque los programas de estudio no responden a sus intereses y necesidades. Además agregó que el bachillerato es el nivel de estudios de mayor deserción entre los estudiantes en el país (El Financiero, 9 de junio de 2009).

En Puebla, a semejanza de lo que ocurre en el país, el problema del abandono de estudios en el bachillerato es mayor que el registrado en primaria y secundaria:

En primaria sólo 1 de cada 100 alumnos abandonan los estudios, en secundaria 5 de cada 100 y en bachillerato lo hacen 10 de cada 100 alumnos, es decir que el promedio de alumnos que abandonan la escuela se duplica de secundaria a bachillerato.

Al problema anterior hay que agregar que acceden a este nivel solamente 64 de cada 100 muchachos que están en edad de cursar el bachillerato. De esta manera se puede decir que se está dejando sin educación de este tipo a 46 de cada 100 (sumando falta de cobertura y deserción).

Como se observa, la situación de la cobertura se agrava cuando se avanza en los grados de estudio.

Juan Ramón de la Fuente, ex- rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), hace algún tiempo señaló que para resolver el problema de la deserción (en nivel medio superior y superior) hay que explorar y fortalecer los sistemas de educación a distancia, como un camino para lograr la cobertura y deserción.

Lo que los padres de familia deben saber antes de inscribir a sus hijos a la preparatoria

.

Ante los próximos procesos de admisión para el nivel medio superior, de instituciones públicas  y privas en el estado, algunos padres se preocupan por inscribir a sus hijos en una escuela segura, es decir, que ofrezca la mejor oferta educativa y que tengan el reconocimiento, de los organismos competentes, para su funcionamiento.

Según las estadísticas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de inicio de curso 2007-2008, en Puebla se tienen registrados mil 102 bachilleratos generales, de los cuales 323 son privados y 58 bachilleratos tecnológicos, 21 de ellos privados.

Ante la presencia de tan grande cantidad de instituciones privadas de educación media superior ¿cómo estar seguros de que la preparatoria o bachillerato del interés de sus hijos cuente con Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE)?

Los RVOE son registros para garantizar que la educación impartida por particulares sea de calidad. Ellos son expedidos por el Gobierno Federal, a través de la SEP –esta última, con la facultad también de revocarlos.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en un artículo titulado Brújula de compra, recomienda observar los siguientes pasos:

  • 1.Solicitar al plantel la clave de incorporación a la SEP.
  • 2.Verificar que el RVOE corresponde al bachillerato o carrera en la que se inscribió. Esto porque una institución puede tener un bachillerato o varias carreras y, por tanto se necesitan este reconocimiento por cada uno.
  • 3.Se pueden comprobar dichos datos en el Sistema de Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (http://www.rvoe.sems.gob.mx), el cual permite consultar todos los planteles privados, en el país, que ofrecen carreras con RVOE y el estatus con el que cuenta. Es decir, que si no se encuentra una institución en la lista es que no cuenta con dicho registro.

Además de este sistema, también se puede solicitar información en el teléfono número (01-55)-3601-1000 extensiones 18566 y 18526 y en rvoe@sems.gob.mx.

Los requisitos para que un particular obtenga un RVOE son:

1.-Cumplir con la normatividad nacional (artículo 3o. de la Constitución y la Ley General de Educación).

2.-Cumplir con los planes y programas de estudio que la SEP autorice.

3.-Proporcionar un mínimo de becas en los términos de los lineamientos generales.

4.-Contar con:

  • a.Personal que acredite la preparación adecuada para impartir educación y, en su caso, satisfagan los demás requisitos a que se refiere el artículo 21;
  • b.Instalaciones que satisfagan las condiciones higiénicas, de seguridad y pedagógicas que la autoridad otorgante determine. Para establecer un nuevo plantel se requerirá, según el caso, una nueva autorización o un nuevo reconocimiento, y
  • c.Planes y programas de estudio que la autoridad otorgante considere procedentes, en el caso de educación distinta de la preescolar, la primaria, la secundaria, la normal, y demás para la formación de maestros de educación básica.
  • d.Facilitar y colaborar en las actividades de evaluación, inspección y vigilancia que las autoridades realicen u ordenen.

Aunque la mayoría de instituciones educativas que se encuentran funcionando cumplen con los requerimientos, por tanto su situación es regular, existen otras que no cumplen con sus obligaciones y, por ello la SEP revocó 172 permisos a 93 escuelas de 11 estados de la República distribuidos de la siguiente manera:

Así que si se tiene el conocimiento de que el personal de la escuela de interés no cuenta con capacitación, las instalaciones no son las adecuadas, funcionan en casa-habitación; ya es motivo para dudar de su reconocimiento y es necesario consultar el catálogo.

Cuatro de cada diez mexicanos finalizan sus estudios de bachillerato

.

Cuatro de cada diez jóvenes de entre 18 y 24 años finalizaron sus estudios de bachillerato o preparatoria; de ellos la mitad cursa alguna carrera en el nivel superior, de acuerdo a la última información disponible en América Latina, publicada en el este mes de marzo por el Sistema de Información de Tendencias Educativas en América Latina (SITEAL), en el artículo “El tránsito del nivel medio al superior y acceso diferenciado a carreras terciarias y universitarias” (http://www.siteal.iipe-oei.org).

Relación entre el porcentaje de jóvenes que culminaron el nivel medio y la tasa específica de asistencia al nivel superior, América Latina. 2006 (13 países1)

En el gráfico se observan grupos de países. El primero de ellos lo conforman Chile y Colombia, se caracteriza por un alto nivel de graduación en el nivel medio y baja permanencia dentro del sistema educación formal. Es decir, en estos países en donde hay un alto número de alumnos inscritos en el nivel medio, el acceso al nivel superior es muy restringido: seis y siete de cada diez jóvenes terminan la preparatoria pero sólo cuatro de cada diez graduados inician una carrera en el nivel superior.

El siguiente grupo destacable es el de Uruguay y Costa Rica. En Uruguay se presenta el fenómeno que pocos alumnos culminan el nivel medio pero el ingreso al nivel superior es alto: un tercio de los jóvenes de entre 18 y 24 años finalizaron la preparatoria pero en contraste de quienes lo lograron siete de cada diez continúa estudiando.

El tercer grupo digno de mención se forma por Honduras, Guatemala y Nicaragua. Este grupo es de los más desfavorecidos pues el culminar el nivel medio es una excepción. En Nicaragua, menos del 30% y en Guatemala y Honduras menos del 20% de los jóvenes finalizaron sus estudios en el nivel medio superior, pero la proporción de los que continúa estudiando es considerablemente menor que la del grupo anterior.

México se encuentra en el grupo de los intermedios, está en el promedio de los países analizados, es decir, que cuatro de cada diez jóvenes finalizaron sus estudios de bachillerato o preparatoria y de ellos, casi el 50% continúa con los estudios superiores.

* Nivel medio en México constituye el nivel medio superior, es decir bachillerato o preparatoria.
La información de México fue tomada de la  ENIGH 2006 del INEGI.

Maestros de México: ganan más, pero enseñan peor, por culpa del SNTE

.

A pesar de que México ya destina al sector educativo el 7.07 % del Producto Interno Bruto (PIB), la educación en nuestro país sigue siendo inequitativa y de baja calidad. 

El promedio de 7.0 del PIB rebasa el 6 % recomendado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y, a pesar de ello, persisten problemas graves de deserción, bajo nivel de aprovechamiento, entre otros.

En educación primaria la cobertura es de casi 100% y en preescolar de 70% aproximadamente. Pero no ocurre lo mismo con los demás niveles.

Además, pese a tales niveles de cobertura, la deserción es severa. En primaria, abandonan 22 de cada 100 alumnos. En el paso de la primaria a la secundaria, el número aumenta a 32; pero, además, de los 68 que siguen estudiando sólo egresa la mitad. Al ingresar a bachillerato desertan otros 10 y, si lo hacen a la preparatoria, el promedio de abandono es de 16; de tal forma que de los 100 iniciales sólo 24 completan el nivel medio superior. De éstos, 21 alumnos llegan a la universidad, pero sólo 14 la terminan.

Por otra parte, existen grandes rezagos en el aprendizaje de español y matemáticas, ya documentados ampliamente tanto la Secretaría de Educación Pública (SEP) como por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), a partir de los resultados de la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (Enlace) y de los Exámenes para la Calidad y el Logro Educativos (Excale) y los resultados de PISA (analizados por Consultoría Contracorriente en trabajos anteriores).

Los recursos destinados a la educación en México son incluso mayores que en España y Canadá (según los Indicadores del Sistema Educativo Nacional 2006). Sin embargo, el problema principal radica en que casi la totalidad se destina al gasto corriente. 

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), mientras otros países destinan 8.2% de su presupuesto educativo a infraestructura (salones, baños, bancas, laboratorios, y otros apoyos), México sólo canaliza 2.8% (denominado gasto de inversión). Del total de gasto corriente, 90.8% se va a compensaciones del personal (que incluye tanto salarios base como compensaciones adicionales que se dan a los profesores), dejando para otros gastos, como materiales educativos, el 6.4 sólo en el caso de primaria.

Según la directora adjunta de la secretaría general de la OCDE, Gabriela Ramos, todo esto genera una debilidad estructural porque no hay un equilibrio en los gastos educativos; además, se carece de un sistema para detectar a los mejores maestros y premiarlos; finalmente, el incremento presupuestal no se refleja en mejores resultados.

De acuerdo con el anuario 2005 de la OCDE, los salarios de los profesores mexicanos, en términos nominales, son los más altos de los países registrados en la organización. Pero en relación con el poder adquisitivo de nuestro país, están entre los más bajos.

Por otra parte, no existen evaluaciones sobre el desempeño del profesorado en México, porque sólo se mide a los alumnos y los programas. Pero la evaluación del programa Enciclomedia —a la cual tuvo acceso Consultoría Contracorriente— reveló que 6 de cada 100 profesores de primaria no tuvo noción de lo que es una escala, sólo 16 de cada 100 pudo interpretar información contenida en una tabla y 29 de cada 100 supo el significado de una fracción.

Con motivo de la presentación de los resultados de la evaluación de Enciclomedia a 131 mil docentes, Gilberto Guevara Niebla, director del Centro de Investigación Educativa y Actualización de Profesores señaló que nuestro país tiene maestros de “mediana calidad”. 

El profesor se encuentra en el centro del aprendizaje, pero en el caso de México no tiene los incentivos para apoyar a que los alumnos tengan mejores logros. Si bien se reconoce que los docentes han elevado, de manera importante su escolaridad, sólo 60% cuenta con licenciatura, cuando en casi todos los países pertenecientes a la OCDE la totalidad tiene este grado.

Los maestros no son los únicos responsables del consumo del presupuesto en educación y de su mala calidad, tenemos también al sindicato. El SNTE privilegia los criterios políticos por encima de los educativos.

Prueba de la gran fuerza política del SNTE es que de los 152 mil millones que se canalizan a la Secretaría de Educación Pública (SEP), 61 mil millones (40.13%) se utilizan para “servicios personales”, según el Presupuesto de Egresos de la Federación 2007.

El SNTE es la organización sindical más grande de Latinoamérica con un millón 200 mil agremiados, comandados por la maestra Elba Esther Gordillo. Su importancia política ha quedado de manifiesto en diversos comicios como los de Baja California, así como en las últimas elecciones federales. De hecho han creado su propio partido político: Nueva Alianza.

Su influencia, incluso, llega a esferas de gobierno, influyó en la designación de José Fernando González Sánchez, yerno de la maestra Gordillo, como subsecretario de educación básica, así como de otros tres directores generales de la subsecretaría en mención, los cuales mantienen una relación directa con el sindicato.

El gremio es uno de los que manejan la mayor cantidad de cuotas sindicales, mismas que son descontadas por la SEP del sueldo de los trabajadores sindicalizados, sin que ellos puedan oponerse.

Si se toma en consideración que cada trabajador aporta 1% de su salario mensual (se calcula una aportación de al menos 40 pesos al mes), podemos estimar que las cuotas sindicales (si sólo se tomara al nivel de primaria en el estado de Puebla, cuyo registro es de 23 mil 986 docentes, pertenecientes a escuelas públicas), asciende a casi un millón de pesos mensuales y 11 millones 513 mil 280 pesos anuales. A nivel nacional los cálculos son, por lo menos, de 40 millones de pesos al mes, es decir, 480 millones anuales.
En 2005, la SEP destinó a este gremio, por el concepto de “acuerdos”, 900 millones de pesos correspondientes a compensaciones y estímulos a la labor.

Este sindicato, tiene como privilegio la “repartición” (que en realidad son “ventas”) de más del 50% de las plazas de nueva creación en escuelas de educación básica. Además controla la gestión de créditos financieros o de vivienda ante las autoridades del Instituto del Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) o la SEP, cuyos montos no son cuantificables.

En suma, los profesores mexicanos de “mediana calidad” son responsables del consumo de la mayor parte de los recursos destinados a la educación, pero no son los únicos que consumen estos recursos económicos, pues una buena parte va al SNTE.