Publicaciones etiquetadas ‘pobreza de patrimonio’

Educación y pobreza en México

.

México puede reducir sus niveles de pobreza alimentaria en un 18 % si la población tuviera acceso a la educación primaria, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Este dato aparece en el estudio “México: impacto de la educación en la pobreza rural” de Juan Luis Ordaz, dado a conocer en el mes de enero por la Cepal.

En este estudio se evalúa el impacto de la educación primaria y de la secundaria en la población nacional, con énfasis en el sector rural de México, en los tres niveles de pobreza oficialmente reconocidos: pobreza alimentaria, de capacidades y de patrimonio.

La “pobreza alimentaria”, identifica a la población cuyo ingreso es inferior al necesario para adquirir una canasta suficiente de alimentos. La “pobreza de capacidades” se refiere al ingreso que permite cubrir las necesidades mínimas de alimentación, pero que es insuficiente para la educación y la salud de cada miembro del hogar. La “pobreza de patrimonio” se refiere a la población que cuenta con el ingreso suficiente para cubrir sus necesidades mínimas de alimentación, educación y salud, pero que no les permite adquirir los mínimos aceptables de vivienda, vestido, calzado y transporte, para cada uno de los miembros del hogar.

Según el estudio en mención, el acceso generalizado de la población a la educación primaria, a nivel nacional, disminuiría la pobreza de capacidades en un 15 % y la de patrimonio en 4 %.

En México la pobreza alimentaria, afecta al 13.2 % de la población. La pobreza de capacidades, en la que se encuentra el 20.7 % de mexicanos. Mientras que en pobreza patrimonial, se encuentran el 42.6 %.

La información demuestra que la educación por sí misma es un instrumento efectivo para ayudar a las personas a salir de la pobreza.

La educación primaria reduce la probabilidad de encontrarse en pobreza alimentaria en aproximadamente 5.5 puntos porcentuales, en la de capacidades en 5.9 puntos porcentuales, y en la de patrimonio en 2.6 puntos porcentuales. Lo que representa una disminución de alrededor de 18%, 16%, y 4%, en las correspondientes tasas de pobreza para las personas que han concluido la primaria en comparación con quienes no lo han hecho.

La educación secundaria tiene un mayor efecto en la disminución de la pobreza que la primaria. A nivel nacional se encontró que como consecuencia de llegar a la secundaria, las personas bajan en promedio las tazas de pobreza en 30% alimentaria, 27% de capacidades y 15% de patrimonio.

El estudio muestra con evidencias que la educación básica en México es un mecanismo importante para ayudar a los individuos a salir de la pobreza extrema y moderada. Además, el impacto es mayor cuando se trata de llegar a más altos niveles educativos y es más marcado en el medio rural que en el urbano.

La cantidad de la educación es un elemento fundamental en este estudio pero no la calidad, sin embargo es lógico concluir que es probable que cuando es mayor calidad educativa, ella sea un medio aún más efectivo en el combate a la pobreza en México.