Publicaciones etiquetadas ‘maestría’

Casi 9 de cada 10 profesores mexicanos quieren recibir más cursos y talleres, el promedio más alto de la OCDE

.

Casi 9 de cada 10 profesores mexicanos (85.3%) desean mayor desarrollo profesional, según los datos dados a conocer durante el presente mes de junio por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Este dato coloca a México como el país con el más alto porcentaje.

TALIS es la primera encuesta internacional sobre enseñanza y aprendizaje (TALIS, por sus siglas en inglés), fue realizado –durante el 2007 y 2008– a 70 mil maestros y directores de secundarias de 23 países de la OCDE y siete naciones más. México y Brasil son los únicos países latinoamericanos que participaron.

Según esta encuesta la mayoría de los maestros mexicanos señaló que le gustaría haber recibido más formación profesional en los últimos meses y que con frecuencia no se sienten suficientemente preparados para enfrentar a las dificultades en su trabajo ante el grupo.

Como se observa, el promedio de la OCDE, la mitad de los profesores encuestados deseaba tener mayor desarrollo profesional. El rango va desde el más bajo, 31% en Bélgica, hasta los porcentajes más altos, arriba del 80%, en Malasia, Brasil y en México.

Otro dato destacable señala que el porcentaje de maestros mexicanos cuya escuela reporta una falta de maestros calificados (según los directores) como un factor que dificulta el aprendizaje es casi dos veces el promedio de los países (64% frente al 38% del promedio de TALIS). Una diferencia similar se muestra en los reportes de los directores para la falta de técnicos de laboratorio (65% de los maestros, contra el 33% de la media de la OCDE), y en menor medida con respecto al personal de apoyo educacional (65% frente al 48% para el promedio del TALIS) y otro personal de apoyo (69%).

En México, la asistencia a “Cursos y talleres” (94%) fue la principal forma para fomentar el desarrollo profesional de los maestros, a diferencia del resto de países que señalaron como primera opción el “Diálogo informal para mejorar la enseñanza”, con 93%.

El porcentaje de maestros mexicanos que reportan haber tomado un curso de desarrollo profesional durante los 18 meses anteriores al estudio es relativamente alto en México (92% en comparación con el promedio de la OCDE de 89%).

México también tiene más de dos veces el promedio de días que los maestros invierte en su desarrollo profesional (34 frente a 15 del promedio del TALIS). Aunque también destaca que son los maestros más preparados quienes reciben más cursos, por ejemplo, los maestros con maestría o algún grado académico recibieron casi el doble de cantidad de días de cursos que aquellos que no tienen licenciatura.

Los maestros que dan clases en los pueblos, en promedio tomaron 8 días menos que aquellos que viven en una pequeña comunidad o en una gran ciudad.

A partir de esta información se pretende proporcionar una oportunidad para que maestros y directores den su aportación en el análisis educativo y en el desarrollo de políticas en algunos de los principales ámbitos de la política. Pretende que las experiencias que tienen los profesores en diferentes partes del mundo, sirvan para enfrentar los retos similares y aprender de otros enfoques de política.

Puebla tercera entidad en becarios de posgrados

.

El estado de Puebla tiene mil 324 becarios en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), lo que coloca a la entidad en la 3ª posición en cuanto al otorgamiento de becas de posgrados, según datos de la Secretaría de Educación Pública en el estado.

El Conacyt, en el 2008, tenía registradas mil 171 becas nacionales de posgrado para estudiantes poblanos, las cuales se han distribuido en los niveles de:

En cuanto a los apoyos para realizar estudios en el extranjero, 153 poblanos han sido beneficiados por el programa de becas, lo que garantiza su manutención, la matrícula y el seguro médico.

Lo anterior ha significado una inversión de 118 millones de pesos.

De acuerdo con datos del Conacyt, la mayor demanda de becas se ubica en las áreas de ingeniería y ciencias sociales y humanidades.

En este rubro de becas, el Conacyt ha anunciado que disminuirá, durante el 2009, más del 60 % de las becas de posgrados al extranjero, al otorgar sólo 500 (de mil 500 que se asignaron el año anterior).

A nivel nacional, mientras que en 2008 se asignaron 3 mil 400 millones de pesos a becas, para 2009 se destinaron 3 mil 600 millones, lo que significa un escaso incremento para nuevos apoyos.

Los escasos recursos destinados este año a becas afectan principalmente a los apoyos al extranjero, se reducirá una tercera parte, debido a los costos de la divisa y el bajo presupuesto.

La disminución de becas al extranjero impedirá la formación de especialistas en otros países, con el fin de que se fortalezcan la ciencia y la tecnología nacionales.

NUEVAS CARRERAS

.

Abarrotan 75 % de estudiantes matrícula de 20 carreras de nivel superior

Casi tres cuartas partes de la matrícula de estudiantes de nivel superior están concentradas en sólo 20 carreras, entre las que destacan derecho, administración y medicina; en tanto, hay otras poco conocidas en México y cuya demanda es mínima, de reciente creación y ofrecidas por una sola universidad.

Con frecuencia, las carreras más saturadas registran un abismo entre la oferta educativa y las necesidades laborales, lo que ha llevado a varias instituciones, públicas y privadas, a proponer carreras inéditas; no tratan sólo de crear un catálogo especial de carreras para satisfacer a los nuevos giros industriales o de negocios, sino también de crear conceptos innovadores de la educación superior en México.

Las nuevas carreras están orientadas a la solución de problemas sociales, culturales y tecnológicos, y se especializan en aspectos concretos; por ello, lo que se estudiaba en ingeniería civil en general ahora se puede recibir una formación especializada en ingeniería geomática, las ciencias genómicas ofrecen un área específica de la medicina convencional. No todas las carreras son completamente nuevas, algunas son transformaciones de anteriores como desarrollo de zonas costeras, ciencias ambientales y genómicas.

Varias de estas carreras implican un nuevo modelo educativo basado en la compactación de los años de estudio. El concepto es que en tres años un estudiante aprenderá lo básico, para posteriormente poder estudiar lo especializado de la profesión, de esta manera se ofrecen en tres años de licenciatura, dos de maestría y tres de doctorado. Así, a los 8 años obtiene el doctorado con dos salidas terminales. Este modelo es conocido como 3-2-3, tres años de licenciatura, con la posibilidad de titularse al cursar la maestría en dos años, la cual a su vez puede cubrir el requisito de titulación con la inscripción al doctorado de tres años.